Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Alta Costura en momentos bajos

7 Julio 2011 - 6:00 - Autor:

El pasado lunes arrancaban en París los desfiles de Alta Costura otoño-invierno 2011/12 con una cita que tenía a todo el mundo expectante: la primera colección couture de Dior sin Galliano tras 15 años al frente de la maison.


Dior sin rumbo.

Transcurridos varios meses desde su cese a raíz de los comentarios antisemíticos proferidos en estado de embriaguez en un bar de París, pero sin un sustituto oficialmente anunciado, todos se preguntaban qué harían esas “petites mains” que se ocuparon de terminar a toda prisa la colección otoño-invierno 2011/12 concebida por el ex diseñador y presentada el pasado marzo con todo el mundo fashion todavía en estado de shock por su arresto. Podrían haber optado por desempolvar los archivos de la maison para intentar salir del paso puesto que el presidente de la firma, Sidney Toledano, no parece tener prisa para volver a casarse con un diseñador. Sin embargo, lo que se vio en la pasarela era toda una propuesta construida bajo la dirección del propio sr. Toledano. Aunque mejor decir “despropósito” porque la colección inspirada en el trabajo de arquitectos como Ettore Sottsass no convenció. Algunos críticos, intentando encontrar sentido lo que vieron sobre la pasarela, sugirieron que se trataba de una estrategia para allanar el camino del sustituto de Galliano: presentando una colección de tan baja calidad, cualquier cosa que haga el que venga después ya no se comparará tan crudamente con la obra de Galliano.

El modisto italiano Giambattista Valli se estrenaba por primera vez en el club de la Alta Costura y lo hacía con un aprobado muy meritorio: su colección totalmente reconocible era una elevación de sus creaciones para el prêt-à-porter según los códigos de la couture.

También Givenchy (cuyo diseñador Riccardo Tisci encabeza las quinielas para sustituir a Galliano) nos elevó a los cielos con una colección divina tanto en su inspiración como en su realización.

Con el desfile de Chanel, celebrado ese mismo día en el Grand Palais, volvíamos a descender a los infiernos: una colección oscura como la última colección prêt-à-porter de Karl Lagerfeld casi post apocalíptica puesto que estaba ambientada en una place Vendôme futurista presidida por la versión robot de Coco Chanel. Respecto a los diseños, se reconocieron también los rasgos identitarios de la mítica casa francesa como el tweed, que dominó la colección.

Giorgio Armani también nos hizo viajar pero no en el tiempo, sino en el espacio con su colección inspirada en las geishas.

Un reino, dos bodas y tres vestidos

3 Julio 2011 - 0:56 - Autor:

Este fin de semana, Mónaco se ha vestido de gala para el enlace del príncipe Alberto con Charlenne Wittstock. Primero, con una ceremonia civil celebrada el viernes y, esta tarde, con una boda por la Iglesia.

Para la ceremonia civil, la ex nadadora ha optado por un traje azul cielo con detalles de encaje en la manga de la americana y una falda pantalón de gasa firmado por Akris. Para la boda religiosa, ha escogido un vestido mucho más clásico de riguroso blanco con 40.000 cristales Swarovski y 30.000 perlas doradas bordadas, un trabajo de más de 2.500 horas del taller de Armani Privé. ¿Qué look preferís?

La hermana del novio, Carolina de Mónaco, se mantenía fiel a Chanel tanto para la primera como para la segunda ceremonía:

Primero, como la novia, con un vestido azul de la colección Crucero 2011 y después con uno rosa como su hermana Estefanía y su hija Charlotte Casiraghi:

La joven ha escogido un vestido de Chanel Alta Costura de la colección Primavera/Verano 2011 que ya vimos llevar a Diane Kruger:

continuar leyendo