Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Una docena de modos en que nos manipulan para que estemos insatisfechos

23 Julio, 2014 - 10:45 - Autor:

Podemos tratar de olvidar o ignorar que vivimos en una sociedad de consumo en la que estamos constantemente asediados por impactos publicitarios de todo tipo. Pero eso no evita ni esos impactos, ni su efecto sobre nosotros. La única manera de ser mínimamente conscientes de cómo nos manipulan es conocer los mecanismos psicológicos que subyacen a muchas de las técnicas utilizadas para conseguir que compremos, sea un producto o un servicio o una idea. De ese modo nos convertimos en personas menos manipulables y por ende, más libres. Y podemos tratar de vivir, no al margen del sistema, pues eso es casi imposible y por otro lado bastante inútil, pero sí un poco menos acogotados por éste. Porque el objetivo, a pesar de lo que diga el marketing de cualquier tipo, no es que te sientas satisfecho, sino que nunca lo estés del todo. Pues la única manera de que sigas siendo manipulable y sigas en la rueda, es que no acabes de sentirte satisfecho del todo. Y espero no ganarme muchos enemigos del mundo del marketing, porque esto que explico va mucho más allá de eso.

 

1. Hacerte creer que la felicidad está en el tener

Quizás con este punto sería suficiente y no sería necesario escribir el resto de la lista. Pero lo haremos para ser más conscientes de los subterfugios utilizados tanto por las empresas, como por las marcas, los gobiernos e incluso algunos profesionales. Porque la primera mentira que nos han vendido y que siguen vendiéndonos en sesión continua es que la felicidad está en tener cosas, en adquirir bienes de consumo. Cuando en realidad sabemos que la felicidad está más en ser que en tener y en cosas totalmente intangibles.

2. Hacerte desear lo imposible

Ser el más guapo, el más delgado, el más exitoso, el que más amigos tiene, etc… En ese hacerte creer que puedes ser más y más se consigue que nunca alcances el objetivo y por tanto te quedes eternamente insatisfecho.

3. Que te creas que los demás sí lo tienen

Una de las sutilezas del marketing relacionada con el punto anterior, es que te creas que eso que tú no consigues los demás sí lo hacen. Y así comprarás el producto o servicio pertinente para conseguirlo. Y como no lo lograrás, volvemos de nuevo a la incomodidad de sentirte menos y diferente.

4. Fomentarte el deseo de pertenencia

Todos en mayor o menor medida nos sentimos más identificados con unos grupos sociales que con otros. Esta identificación puede ser por clase social, lugar de nacimiento, intereses, etc…El truco es fácil, se identifica el grupo, sus características principales y se “empaqueta” de algún modo. Si quieres sentirte que formas parte tendrás que pensar, actuar, vestir, comer de ese modo. Y como somos gregarios por naturaleza trataremos de parecernos a los miembros de ese grupo. Comprando lo que haga falta para lograrlo.

5. Convencerte de lo que es importante

Esto que parece tan complicado es de lo más sencillito que hay. Sólo tienes que machacar en los medios de comunicación con un tema determinado y dejar que las redes sociales expandan el tema en una especie de onda expansiva de enorme alcance.En breve todo el mundo estará hablando de lo mismo como si eso fuera lo más importante del mundo. Y si tratas de discrepar con el hecho de que ese tema sea tan importante, te acusarán de aguafiestas, de rarito, de intelectual o directamente no te harán ni caso.

6. Venderte productos incompletos

La mayoría de las marcas podrían venderte sus productos por el mismo precio que lo hacen y además “completos”. Pero entonces te sentirías súper satisfecho con el producto y no tendrías necesidad de cambiarlo por mucho tiempo. Por tanto es mejor venderte cualquier producto de modo que siempre le falte algo o hacerlo a un precio muy caro. Así o gastas mucho o te quedarás como con la sensación de que le falta algo (porque de hecho le falta) y tendrás tentaciones de volver a comprar en breve.

7. Hacerte sentir pasado de moda

En línea con el punto anterior, si por una casualidad de la vida el producto estuviera completo, en breve saldrá otro “más completo” o “más a la moda” y volverás a sentir que lo tuyo ya no sirve o ya no te llena del mismo modo. Y de nuevo tendrás que pasar por caja. Siempre hay que pasar por caja.

8. Que te creas que si no lo tienes/consigues es porque no quieres

Una de las mayores zanahorias que nos han colgado delante de las narices, proveniente de la concepción de vida americana, es que nos creamos que todos podemos conseguir todo. Que cualquiera puede llegar a “presidente” si se lo propone. Y esa es una de las mayores falacias que existen. Porque además de nosotros (en donde ya hay limitaciones) existen las situaciones y condicionamientos externos y no siempre es posible superar ciertas barreras. Por mucho que cientos de libros de autoayuda se empeñen en lo contrario.

9. Que te sientas culpable

En línea con el punto anterior y para rizar el rizo, se trata de que no sólo te sientas insatisfecho sino además culpable. Que realmente creas que es tu falta de voluntad, tu vagancia o tu poca perseverancia lo que te impide conseguir eso que querías. De ese modo no te planteas que vivimos en una sociedad desigual, clasista, repleta de enchufismo, con oportunidades dispares para unos y otros, etc… No, esos no son los motivos. El motivo de que no llegues a “lo que sea” es que no eres perseverante y no tienes voluntad.

10. Decirte quién son los modelos a imitar

Actores, cantantes, deportistas, triunfadores de diferentes sectores, etc… Ellos son los modelos a imitar, el espejo en donde hemos de mirarnos y a quien tenemos que tratar de imitar. Porque además todos ellos están trufados de marcas que tendremos que comprar para parecernos a esos ideales a seguir. Porque claro, si imitáramos a maestros, científicos, médicos, tal vez no tendríamos que comprar muchas cosas. Y eso no sería negocio. 

11. Decirte quién son los héroes a imitar

En la misma línea que en el punto anterior, los medios deciden quién son los héroes de nuestra sociedad: el futbolista que marca un gol decisivo, el atleta que corre un ultraman, el joven que triunfa con su primera empresa (si es que realmente lo hace), etc…De nuevo modelos inalcanzables para la mayoría y a los que sólo nos podemos acercar comprando la camiseta del futbolista en cuestión. O el equivalente en los otros casos. Porque los héroes cotidianos no venden en los medios ya que no generan negocio.

12. Comercializarlo todo. Absolutamente todo.

Da igual lo que hagas, a lo que te dediques. Alguien saldrá que lo comercializará. He sido psicóloga por más de 20 años. Ser psicólogo era algo vocacional, con lo que se podía aspirar a vivir dignamente, salvo algunas “figuras” que despuntaban mucho por salir en medios de comunicación y que podían “forrarse”. Entonces llegó el coaching, bajaron las barreras de entrada al mundo de “la mente y la ayuda” y se montó el negocio. Porque sí, hay coachs vocacionales. Pero también hay muchos que han visto en esto una manera sencilla de ganarse la vida bastante bien vendiendo humo. Y es sólo un ejemplo que pongo por cercano, pero lo mismo pasa en casi todos los sectores.

Todo está mercantilizado. No quiero hacer una condena del marketing, hay gente honesta trabajando en eso e incluso conozco a algunos personalmente. Pero no podemos olvidar que el marketing (que se aplica a todo, no sólo a las ventas de productos y servicios) tiene por objetivo venderte algo. Sí, a veces puede tener la intención de satisfacer una necesidad que tienes. Pero como ya hemos visto hay muchos casos en que esa necesidad no queda realmente satisfecha por lo que el objetivo real está más cerca de “crearte” nuevas necesidades para la venta recurrente que en satisfacer las que tienes. Y así entramos en un círculo vicioso sin fin. Como ya dije en la introducción no podemos quedarnos al margen del sistema y tampoco pasa nada por dejarnos llevar en algunos momentos y satisfacer algunos caprichos. Mi única intención es que seas más consciente y con ello un poco más libre para elegir lo que realmente tú quieres. Que simplifiques tu vida, te desaceleres, no seas tan consumista y te preocupes de lo que verdaderamente importa.

¿Con cuantas de estas “insatisfacciones” te sientes identificado?

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://blogs.lainformacion.com/coaching-psicologia-accion/2014/07/23/una-docena-de-modos-en-que-nos-manipulan-para-que-estemos-insatisfechos/trackback/

3 Comentarios

Puede seguir esta conversación suscribiéndose a la fuente de los comentarios de esta entrada.

Muy buen artículo. Yo matizaría que, realmente, no te fomentan la pertenencia al grupo, sino que minan tu sentimiento natural de pertenencia, alienándote, haciéndote sentir extranjero, para evitar lo cual compras el producto (y quedas insatisfecho, porque entonces te sientes disfrazado y sientes que cualquiera puede desenmascararte, por lo que vuelves a comprar).

Excelente artículos que pone de manifiesto la utilización e le “una moda”. Es como la psicología “fast food”. Al paso, casi sin digerir, resultados rápidos… no pensar en el contenido y su procedencia. Es importante que los profesionales serios nos pronunciemos.

Totalmente de acuerdo con los que expones. Y en el periodo que va de la adolescencia a la pubertad, hace estragos esta manipulación.

Lo sentimos, los comentarios para este post están actualmente cerrados.

Feed RSS

Suscríbete a nuestro RSS

Mertxe Pasamontes, psicóloga

Licenciada en Psicología (Universidad de Barcelona) con reconocimiento de la especialidad clínica y acreditación Europea de Experta en psicoterapia (EuroPsy). Licenciada en Humanidades (UOC).
Mertxe Pasamontes
- Mertxe Pasamontes
- Podcast en iTunes
- Twitter: @mertxe
Con los años he completado la formación académica con un Posgrado en Trastornos mentales (Universidad de León) y la no académica siguiendo el proceso completo que me capacita como Trainer – Master en PNL y Máster en PNL y Coaching (Institut Gestalt). He realizado también un máster en Hipnosis Eriksoniana y uno de Coaching Generativo con Robert Dilts y Stephen Gilligan. Máster en Análisis Transaccional (IAT) y un curso completo de Técnico en Recursos Humanos (COPC). Formada en el método Eagala de psicoterapia y coaching asistido por caballos. Así como 11.000 horas de psicoterapeuta y coach y como Formadora y Conferenciante motivacional.

Entradas recientes

Comentarios recientes

Archivos

Categorías

Meta