Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Bergen

14 agosto 2009 - 12:53 - Autor:

_dsc7511bergen

Seguramente las casas de colores del Brygge (muelle) de Bergen sean de los elementos más fotografiados de Noruega. Cuando uno se las encuentra, entiende el por qué. Llegar a Bergen es salir corriendo para encontrarse esa imagen que tantas veces ha visto en fotografías. Llegar a Bergen es pensar en el mercado de pescado. Y en el funicular que te sube a lo alto de la colina que ofrece las mejores vistas de la ciudad.

Porque, tampoco nos engañemos, Bergen, con todo eso, ya tiene mucho; pero tiene poco más. Se trata de una ciudad pequeña, de pescadores, que ha adquirido fama mundial por la belleza de su muelle. Y porque por ahí pasan diariamente unos cuantos cruceros que dejan por allí miles de personas y que convierten a esta pequeña ciudad en el centro neurálgico del turismo en Escandinavia.

Llegamos allí por la tarde, cuando debería comenzar a caer el sol en ese recorrido casi interminable que alarga las últimas horas de luz hasta muy tarde en esta época del año. Lástima que el sol no terminaba de iluminar. Al menos, al final nos dio un respiro y pudimos ver el puerto de Bergen con casi todo su esplendor.

Lo malo de llegar por la tarde es que el mercado de pescado está ya dando sus últimos coletazos. Pero aún tuvimos tiempo para esos olores, para ese ajetreo único entre el turista y el pescado fresco. Aún tuvimos tiempo para vivir ese lugar tan especial, ese mercado tan único. Ese mercado en el que podrás pedir lo que quieras en español y siempre te entenderás porque te encontrarás un paisano. Porque decenas de estudiantes españoles se van allí a pasar el verano y trabajar unas horas en el mercado a cambio de un sueldo que en España sería impensable por lo mismo. Y porque, según nos dijeron ellos mismos por allí, cada semana paran 6 cruceros españoles con 2.000 personas cada una que son clientes potenciales: si el trabajador sólo hablara noruego, se perderían muchas transacciones.

_dsc7515bergen2

Al otro lado del mercado, justo detrás de los afilados mástiles de los barcos atracados, se observan las casas de colores y de madera de Bergen. Esas casas. Esas casas que si las miras de cerca te das cuenta de que están torcidas a lo torre de Pisa. Esas casas que en cuanto reciben un poquito de luz solar, brillan. Esas casas que son Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Te puedes parar delante de ellas y pasar un buen rato por allí sacando fotos como un autómata.

Luego, subimos al funicular. Un tren cremallera que te sube en unos minutos a lo más alto de la zona .Un buen lugar para observar una buena panorámica de la ciudad y el sitio ideal para terminar una jornada de visita. Eso sí, no antes de degustar unos fish and chips y un poquito de salmón de la cena, más helado de rigor. Hay que ver lo que les gustan los helados a los noruegos, por cierto.

_dsc7596bergen3

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://blogs.lainformacion.com/deviaje/2009/08/14/bergen/trackback/

No hay comentarios

Puede seguir esta conversación suscribiéndose a la fuente de los comentarios de esta entrada.

¡Anímate a ser el primero en dejar un comentario!

Lo sentimos, los comentarios para este post están actualmente cerrados.

Suscríbete a este Blog

Normas de uso

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Warning: chdir(): No such file or directory (errno 2) in /srv/lib/blogs/lainfo/wp-content/themes/deviaje/index.php on line 48