Saltar al contenido

« ver todos los blogs

El templo de Abu Simbel

7 septiembre 2009 - 9:31 - Autor:

p1060808

Hay rincones del mundo que te marcan. De esos que siempre has querido ver y que luego no decepcionan. Y uno de ellos es, sin duda, el templo de Abu Simbel, en Egipto.
Llegar a él requiere, generalmente, un esfuerzo. Si bien es verdad que es posible viajar a Egipto por tu cuenta, la mayoría de la gente opta por hacerlo en un viaje organizado (la seguridad suele tener la culpa). Este tipo de viajes, a menudo comprende una visita de varios días a El Cairo y un crucero por el Nilo, recorriendo los templos más importantes y con final en Asuán.

Si digo que llegar a Abu Simbel requiere un esfuerzo, es básicamente porque este fabuloso templo se encuentra muy al sur, y para llegar hay dos opciones. La que supone un esfuerzo económico es tomar un avión hasta Abu Simbel directamente; y la que supone un esfuerzo físico, y la más habitual, es el madrugón al que te acostumbran los cruceros para llevarte en una caravana de seguridad (un convoy con decenas de autobúses escoltados delante y detrás por la policía local).

Normalmente, has de levantarte a las 2 de la mañana (hay gente que decide directamente no acostarse), y tienes algo más de tres horas de autobús hasta allí. El esfuerzo tiene una gran recompensa: la orientación del templo hace que sea ideal para verlo durante el amanecer, con el sol mojando de naranja sus paredes y con el sol levantándose encima del lago Nasser.

p1060801

El templo tiene una historia de esas que dejan de piedra. Levantados bajo la orden de Ramsés segundo, Abu Simbel significa “Montaña pura”. Y eso es justo lo que es. Un templo excavado en piedra de montaña que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en los años 70. Pese a ser construído en 1284 a.c., durante la era moderna pasó bastante desapercibido, al permanecer muy oculto bajo la arena hasta que fue descubierto por un explorador suizo y, posteriormente, excavado por el italiano Belzoni, quien encontró una vía de acceso.
La construcción de la presa de Asuán, imprescindible para controlar las crecidas del Nilo que a lo largo de la historia arrasaban con todo lo que encontraban de paso, obligó a poner en marcha una operación de rescate para evitar que este maravilloso templo quedase hundido bajo el agua.

Así, entre 1964 y 1968, y 38 millones de dólares (de entonces) después, se recogió piedra por piedra para ser situado en el lugar donde, ahora mismo, se puede visitar, respetando su orientación y disposición original.

p1060820

Para el visitante, la fachada de los dos templos (el mayor y el menor), es verdaderamente asombrosa. Fascinante. Pero uno no se espera que dentro haya más. El hecho de que en el interior no esté permitido grabar y se vigile mucho realizar fotografías, hace que esa parte sea casi un misterio para el viajero que, una vez ha visitado esas galerías repletas de columnas, mosaicos y colores totalmente impresionantes, jamás olvidará esa estampa.


Abu Simbel

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://blogs.lainformacion.com/deviaje/2009/09/07/el-templo-de-abu-simbel/trackback/

No hay comentarios

Puede seguir esta conversación suscribiéndose a la fuente de los comentarios de esta entrada.

¡Anímate a ser el primero en dejar un comentario!

Lo sentimos, los comentarios para este post están actualmente cerrados.

Suscríbete a este Blog

Normas de uso

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Warning: chdir(): No such file or directory (errno 2) in /srv/lib/blogs/lainfo/wp-content/themes/deviaje/index.php on line 48

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter