Saltar al contenido

« ver todos los blogs

España-Cuba: es más lo que nos une que lo que nos separa

11 Octubre 2010 - 5:45 - Autor:

Mañana se celebra el Día de la Hispanidad en España y algunos países latinoamericanos. No así en Cuba.

Nunca ha sido tan polémica la celebración de un hecho histórico, que inició el contacto entre Europa y un territorio hasta ese momento desconocido que a la postre se llamaría América. Culminó con el “encuentro de dos mundos”, transformó la visión y la vida tanto de europeos como de todos los americanos.

Que podamos o no estar de acuerdo con lo que vino después no quita el hecho de que aquel momento marcó la vida de millones de personas que con sus peculiaridades y tradiciones arraigadas. Como cubano, siento que compartimos raíces, cultura, costumbres y sobre todo la misma lengua con los españoles.

Muchos países de Hispanoamérica celebran este día, algunos con fiestas de carácter nacional: México, Colombia, Venezuela, Ecuador, incluso de habla inglesa, en los Estados Unidos se conoce como “Día de Colón”. En definitiva, para bien o para mal nuestros mundos se unieron allá en 1492.

Pero lo que no debemos hacer con el Día de la Hispanidad es convertirlo en una conmemoración de confrontación, como pretenden algunos  “iluminados” en el continente americano que con fines populistas tratan de acuñar el acontecimiento con nombres como “Día de la resistencia indígena”. Yo pienso que fiestas como éstas son las que propician el acercamiento entre naciones enteras que comparten más similitudes que diferencias.

Después de tres meses en España, y pasando balance, puedo decir sin temor a equivocarme que son más las cosas que nos identifican que las que nos separan.

De país de acogida a isla de exiliados

Me hubiera gustado que en mi patria se celebrara esta fiesta con más fervor, sin mal intencionados intereses políticos que en nada ayudan a la concordia y el entendimiento entre los pueblos. Recordemos que fuimos la última posesión española del continente americano en convertirse en “república independiente”, con apenas 1.200.000 cubanos a principios del siglo XX.

En medio siglo llegamos a crecer hasta 6.500.000 habitantes. Tal crecimiento solo puede ser posible por las constantes oleadas migratorias, principalmente de españoles que llegaron a la isla en busca de oportunidades. “Se aplatanaron”, formaron familia, contribuyendo al desarrollo de un país que llegó a tener una de las economías más prósperas de la región.

Hoy el flujo se invierte y por circunstancias totalmente absurdas, los descendientes de esos emigrantes, hijos y hasta nietos y personas como yo venimos a España obligados por las circunstancias. Venimos en busca de lo que nos niega el régimen imperante en nuestra patria. No llegamos en son de conquistadores, todo lo contrario: con el espíritu de insertarnos en la sociedad de nuestros ancestros y no pretendemos ser carga alguna para el Estado y mucho menos para el pueblo con el cual compartimos raíces comunes.

Aprendiendo español de España

En mi corto tiempo de peregrinación por la península, por cierto bastante activo, he tenido la oportunidad de interactuar con la sociedad que me acoge y desde la nostalgia de un refugiado hacer comparaciones. Pero aún no me acostumbro a la forma de expresar algunas palabras del castellano con respecto a las utilizadas en Cuba.

Por ejemplo, “vale” para decir “está bien” o “ese tío está cabreado” si una persona está enfadada, “pon el culo para inyectarte” le dijo a mi padre de 74 años una enfermera del ambulatorio, en Cuba un término obsceno… y así por el estilo.

La cocina española también tiene referentes en Cuba, el puchero con el ajiaco, la fabada asturiana con el cocido, la paella valenciana y nuestro arroz con gallina… hasta los churros azucarados son iguales, aunque pueden variar en sus ingredientes y forma de elaboración.

Arquitectura y literatura compartida

La arquitectura de aquí, principalmente la de los pueblos más pequeños de España, tiene algo en común con la de Cuba. Por ejemplo, al visitar el pueblo de Villa Nueva de Castelló me recordó a mi querida Camagüey, conocida como la “Ciudad de los Tinajones”. Tienen varios parecidos con sus casas de puntales altos y sus largos corredores, los canales y recipientes para almacenar el agua de lluvia, las macetas con plantas ornamentales en los pasillos.

No puedo dejar mencionar la literatura, que no solo nos hermana por la lengua castellana, sino que somos muchos los que hemos bebido de esa fuente: el poema de ‘El Mío Cid’ en España y ‘Espejo de Paciencia’ de Silvestre de Balboa, primer poema épico conocido en Cuba, ‘Don Quijote de la Mancha’, entre otros muchos clásicos de nuestra rica literatura… Además difunde lo mejor de la creación del mundo hispano.

España no solo los estimula, también los premia. Tenemos el privilegio de contar con tres de los premios Cervantes: Alejo Carpentier, Guillermo Cabrera Infante y nuestra Dulce María Loynaz, esta última con casi toda su carrera en España.

Hace unos días nos sorprendió para regocijo que el premio Nobel de Literatura ha sido otorgado a un digno representante de nuestra lengua. Me sumo a los que felicitan al autor de La fiesta del Chivo. Felicidades, señor Mario Vargas Llosa. Hace mucho que usted lo merecía.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://blogs.lainformacion.com/diario-de-un-cubano-exiliado/2010/10/11/espana-cuba-es-mas-lo-que-nos-une-que-lo-que-nos-separa/trackback/

2 Comentarios

Puede seguir esta conversación suscribiéndose a la fuente de los comentarios de esta entrada.

EXPLICATIVO -EXELENTE – MAGNANIMO…FELICIDADES POR ESTE ARTICULO . AMIGO RECIBE CON CARIÑO UN ABRAZO Q ESPERO HAGAS EXTENSO A LOS TUYOS ALLI DONDE ESTES ….
CUIDATE ,Y COMO DECIAN LOS ANGOLANOS,,,”” A LUTA CONTUNUA ..

El Latinoamericano realmente culto ve la conquista efectuada por España con sus luces y sus sombras, Los caudillos populistas la utilizan para manejar al pueblo y avivar odios innecesarios.

Existe en los caciques cubanos actuales un odio por España que se traduce en silenciar cualquier ayuda española y resaltar la ayuda del hermano pueblo de Venezuela o del hermano pueblo de China.

Aunque la palabra culo no suena tan mal aquí como en Cuba, la enfermera que le puso la inyección a su papa, es una enfermera vulgar y soez, que merecería un par de azotes en su culo.

Lo sentimos, los comentarios para este post están actualmente cerrados.

Paneque

Aunque mi nombre completo es José Luis García Paneque, todos mis amigos y compañeros me conocen como Paneque. Soy uno de los primeros presos de conciencia cubanos liberados tras el acuerdo cerrado por la Iglesia de la isla y el Gobierno castrista. Cuando entré en prisión por ejercer la libertad de expresión en la primavera de 2003 pesaba 86 kilos; al salir pesaba 48. Ahora comienzo una nueva vida en Cullera (Valencia) junto a los familiares que me han acompañado en el exilio.
Octubre 2010
L M X J V S D
« Sep    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Normas de uso

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.