Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Los cubanos emigrados a España solo pedimos oportunidades

15 octubre 2010 - 9:15 - Autor:

En otro momento he tratado ustedes el tema de las artes plásticas, como forma de expresión y difusión de ideas; en definitiva como medio de comunicación libre. Hoy quiero compartir otra faceta del mismo, el de las oportunidades.

Me considero un vivo ejemplo de éstas, las oportunidades. En apenas 3 meses se me han presentado un sinnúmero de ellas jamás imaginadas en mí país: viajar, exponer y expresar con toda libertad mi testimonio personal. Encuentros y contactos con políticos, intelectuales y gente normal del pueblo, comparecer ante los medios de comunicación, hasta inaugurar una exposición de pintura que vincula el arte con los derechos humanos.

Hace poco viví otro ejemplo de todas las oportunidades que a las personas obligadas a emigrar se nos brindan, si nuestro espíritu emprendedor se combina con la necesidad de insertarnos de lleno en la sociedad que nos acoge.

El artista de la plástica Eduardo Lozano (Las Tunas, Cuba, 1967), graduado en el año 1992 del Instituto Superior de Arte, presentó su V exposición personal en el Teatro Liceo de Cheste (Valencia), titulada “Pequeño Formato”.

Cuarenta y seis obras entre gravados, acuarelas y óleos conforman la colección creada por el artista, destacándose algunas por los sentimientos que expresan y su cubanía.

‘El Balsero’ es un cuadro que impresiona. Representa a ese cubano desesperado que se aventura al cruce del estrecho de La Florida en busca de la libertad, a riesgo de perder la vida, y sobre él como un manto protector la Virgen de la Caridad del Cobre, la patrona del pueblo cubano, que como madre protege a sus hijos y los acompaña siempre.

En la colección se hacen recurrentes los temas religiosos: un gravado de última Cena, la Cruz, hasta el infierno está representado. Destaca Lozano que la obra que más le gusta de su colección es ‘El Café’, que representa la vida y costumbres en los pueblos de la región donde vive actualmente.

Más de 8 gravados sobre motos y carreras llama mucho la atención, aunque resulta lógico en una ciudad que vive con fervor este deporte de la velocidad y sede de la final del mundial.

Mientras permanezca abierta la exposición coincidirá con la fiesta de la vendimia. El cultivo de uva es la insignia de la región y su místela, verdadero licor de dioses.

Eduardo Lozano solo tuvo palabras de agradecimiento para las autoridades por las oportunidades que le brindan como emigrante y cubano asentado en estas tierras, como todos los que hemos llegado. Nada más pedimos oportunidades, no venimos a usurpar, ni ser carga alguna. No nos cansaremos de repetirlo.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://blogs.lainformacion.com/diario-de-un-cubano-exiliado/2010/10/15/los-cubanos-emigrados-a-espana-solo-pedimos-oportunidades/trackback/

No hay comentarios

Puede seguir esta conversación suscribiéndose a la fuente de los comentarios de esta entrada.

¡Anímate a ser el primero en dejar un comentario!

Lo sentimos, los comentarios para este post están actualmente cerrados.

Paneque

Aunque mi nombre completo es José Luis García Paneque, todos mis amigos y compañeros me conocen como Paneque. Soy uno de los primeros presos de conciencia cubanos liberados tras el acuerdo cerrado por la Iglesia de la isla y el Gobierno castrista. Cuando entré en prisión por ejercer la libertad de expresión en la primavera de 2003 pesaba 86 kilos; al salir pesaba 48. Ahora comienzo una nueva vida en Cullera (Valencia) junto a los familiares que me han acompañado en el exilio.

 

octubre 2010
L M X J V S D
« sep    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Normas de uso

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.


Warning: file_get_contents(http://utils.lainformacion.com/blogs/pie): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 404 Not Found in /srv/lib/blogs/lainfo/wp-content/themes/diario-de-un-exiliado-cubano/index.php on line 65