Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Kroos, el antifiestas

28 febrero, 2015 - 9:07 - Autor:

A Toni Kroos no le van a pillar en otra fiesta que no sea la de la celebración de un título en La Cibeles. El alemán no ha estado ni en la polémica celebración de cumpleaños de Cristiano Ronaldo ni en la cena que organizó Sergio Ramos en un restaurante de Madrid y en la que el sevillano y Jése fueron cazados por las cámaras de Cuatro saliendo del restaurante a las 04.40 horas de la madrugada. Dos festejos ruidosos, sobre todo el primero por coincidir con la dolorosa derrota en el derbi y las imágenes filtradas de Cristiano Ronaldo con el micrófono y el gorro de purpurina y el lesionado (James), que no benefician al líder. A Florentino Pérez no le gusta este tipo de escenas y se lo hizo saber a los jugadores en una charla en el vestuario antes de un entrenamiento.

Kroos es distinto. Algunos dicen que hasta raro por su timidez. No hace vida nocturna y le cuesta salir de casa. Es un chico reservado, prudente y simpático. Está perfectamente aconsejado por su mujer, Jessica Farber, su novia de siempre. Llevan toda la vida juntos y tienen un hijo, Leon Kroos, de poco más de un año. Juntos forman una familia discreta, que se deja ver poco en los actos y evita exponerse ante la prensa. Jessica Farber trabaja en el sector del turismo y, como Toni Kroos, son muy celosos de su intimidad. Hacen escaso uso de las redes sociales para mostrar su vida privada. Veranean en Mallorca y allí hacen todo lo posible por evitar a la prensa sensacionalista.

Toni Kroos vive su profesión con mucha pasión y es un chico que está centrado. En su primer año en España y en un club de la exigencia como el Real Madrid busca la estabilidad para no bajar su rendimiento. Hace poco le preguntó Ancelotti si estaba cansado y si notaba el desgaste de muchos meses compitiendo (fichó por el Real Madrid después de ganar el Mundial) y la respuesta fue que necesitaba jugar más para demostrar por qué había venido al Real Madrid. Hoy es el futbolista que más partidos ha jugado. Un total de 38 de los 40 oficiales que lleva el equipo esta temporada entre todas las competiciones. Es el más fiable. Irrompible.

Kroos no quiere fiestas nocturnas. Está obsesionado con triunfar y demostrar que está fresco y centrado para jugar. En Alemania dijo que estaba invitado a la celebración del cumpleaños de Cristiano Ronaldo y que no fue porque no era el mejor momento. Sus declaraciones no han tenido repercusión y la realidad es que son el ejemplo de lo que quiere el presidente. Jugadores que no se distraigan ni se descentren, pese a que reconoce que son jóvenes, porque se puede estropear la temporada. A Florentino le entran los siete males cuando ve a los jugadores por la noche. Es el caso de Jesé, al que se le vio protestando en Elche en el banquillo y luego fue el último que abandonó la cena del jueves.

La renovación de Busquets tiene olor electoral, es un palo para Alves y una pista para Ramos

27 febrero, 2015 - 7:14 - Autor:

Josep María Bartomeu no puede ilusionar con los fichajes, pero lo quiere conseguir con las renovaciones. El presidente del Barcelona (candidato en las elecciones que se celebren al final de la temporada) ha decidido renovar a Sergio Busquets hasta 2019. Le amplía el contrato una temporada más, con opción a otra si cumple una serie de objetivos, le sube el sueldo hasta los 15 millones de euros brutos y mantiene la cláusula de rescisión en 150 millones de euros. La operación es redonda para el Barcelona y para Busquets. El club fideliza a una de sus banderas, el jugador pasa a estar entre los mejores pagados y Bartomeu sale en la foto con uno de los chicos de la cantera que han triunfado en el primer equipo.

Lo llamativo de la operación es que se haga a mitad de la temporada y no se haya esperado al final. Se pueden realizar diferentes interpretaciones y todas son válidas. A la imagen de la institución le viene bien demostrar cómo pueden triunfar los niños de La Masía en un momento en el que el club está sancionado sin poder fichar por irregularidades en los traspasos de los menores. También genera confianza entre los aficionados, que pueden presumir de tener a uno de los mejores mediocentros del mundo y no tienen que ilusionarse con otros. Es, además, un buen cromo para las portadas de los medios de comunicación catalanes.

Todos salen ganando. Busquets, el que más. En cuatro años ha tenido tres renovaciones y en esta última realmente se le amplía una temporada más. Lo que va a ganar está a la altura de las estrellas. Un total de 15 millones de euros brutos que le sitúan en el cuarto escalón salarial de la plantilla por detrás de Messi, Neymar y Luis Suárez. En el mismo que el de Iniesta y Xavi.

Busquets tenía la promesa del ex presidente Sandro Rosell de renovar si mantenía el rendimiento y la regularidad. No lo ha dejado de hacer porque desde que le subió Guardiola en 2008. No ha dejado de jugar y ganar títulos con su equipo y la selección. Es un futbolista de club y un fijo para cualquier entrenador. Un ejemplo y un orgullo para todo el barcelonismo.

Esta renovación tiene olor electoral. Es la primera maniobra de Bartomeu en su carrera para ser elegido presidente en las urnas. La hace a mitad de temporada, cuando todo está en juego y Luis Enrique es poco amigo de distracciones. Envía, de este modo, un mensaje de unión al barcelonismo. Premiar a Busquets es recordar a los socios que cuida a los de la casa.

La renovación adelantada de Busquets supone un palo a Dani Alves. Bartomeu no quiere saber de nada del brasileño, que termina contrato al final de esta temporada. La representante del brasileño dice que ni les han llamado y están tristes por el trato. Se puede interpretar que Alves no es una prioridad y si se le hace una oferta será a la baja. Es, también, una renovación que afecta indirectamente al Real Madrid y a Sergio Ramos. El sevillano y sus agentes también cogerán como referencia lo que va a ganar Busquets. Por menos, Ramos no va a firmar su nuevo contrato.

Simeone se equivoca con el papel de engañabobos

26 febrero, 2015 - 7:10 - Autor:

Simeone se equivoca cuando dice que se va contento con la derrota en Leverkusen. No le viene bien al ‘Cholo’ ese papel de ‘aquí no pasa nada’ cuando el equipo no da la talla. Es uno de los mejores entrenadores del mundo, tiene una de las mejores plantillas y genera ilusión. Hay que exigirle. Está mal que no haga autocrítica del que fue uno de los peores partidos que ha dirigido al Atleti y no sea realista, en público, del bajísimo rendimiento en Leverkusen. Su equipo fue superado en intensidad, velocidad y actitud por el conjunto alemán. No puede ocultar que el Bayer Leverkusen le dio una lección y preparó mejor el partido. Ganaron las disputas de los balones divididos, fueron más bravos, agresivos, contundentes y llevaron la iniciativa del partido. La sensación de peligro del Leverkusen  provocó que se viera un Atleti manso, perdido en el campo y sin respuesta. En la primera parte solo hizo dos faltas y este dato refleja la angustia que pasó el subcampeón de Europa.

El ‘Cholo’ reconoció en Vigo, cuando alineó el tridente de inicio (Griezmann, Fernando Torres y Mandzukic) en la derrota contra el Celta, que tiró la primera parte. Le honró ser sincero y asumir el error táctico. Lo que no se puede negar es lo evidente, que el Atleti fue inferior al Leverkusen y pudo salir muy mal parado en un día en el que perdió su identidad.

A Simeone no le viene bien ser un engañabobos y hacernos creer que se puede estar contento con el partido que hizo el Atleti en Alemania. Lo menos malo fue el resultado. El ‘Cholo’ no quiso admitir la realidad y calificó el encuentro de raro. Lo redujo a un análisis simple con el problema de los dos cambios en el primer tiempo (Siqueira y Saúl) y un gol anulado (la pelota salió del campo). En su afán por pasar página y olvidar lo más rápido posible el baño alemán dijo que hay que estar tranquilo y habló como si no hubiera sucedido nada. Anunció que las importantes bajas de Godín y Tiago para el partido de vuelta las va a suplir con Giménez y Mario Suárez.

Cuando el Atleti le dio un repaso al Real Madrid en el Calderón (4-0) se le elogió por el partido tan completo que hicieron sus jugadores y cómo contrarrestó el potencial del rival. Ese día le tocó a Ancelotti bajar la cabeza, pedir perdón y admitir que habían estado horribles. Al Atleti del ‘Cholo’ también hay que exigirle porque es el subcampeón de Europa y campeón de Liga. Lo que ha conseguido es por méritos propios, se ha instalado en la élite de los grandes clubes porque tiene excelentes jugadores y un equipo reconocible. Pero en Alemania le dieron una lección y debería haber sido más sincero con los aficionados, sorprendidos y decepcionados por la imagen, con unas palabras más autocríticas. Suele recurrir a este discurso cuando le interesa. Cuando pierde en la Liga dice que su objetivo es la tercera plaza y utiliza el argumento de las diferencias de presupuesto cuando le conviene.

Se engaña si está contento con lo que se vio en la derrota frente al Bayer Leverkusen. El Atleti no fue capaz de construir juego, de salir de la presión del rival, de contragolpear ni pisar el área. Estuvo, en líneas generales, persiguiendo jugadores del Bayer por todo el campo y acabó desquiciado con la expulsión de Tiago. El resultado no es malo. Lo peor es la imagen de equipo vulnerable y la pérdida de identidad. 

Messi debió dejar tirar el penalti a Luis Suárez

25 febrero, 2015 - 7:23 - Autor:

Messi se marcó un partidazo contra el Manchester City en la gran noche de Luis Suárez. Al argentino le faltó poner la guinda a una brillante actuación con un gol. Y lo tuvo, por doble ocasión, en un lanzamiento de penalti con el tiempo ya cumplido. Con el pie se lo paró Hart y, en el rechace de cabeza, envió la pelota fuera en un remate extraño. Falló con la portería vacía. Hizo lo más difícil en la situación más fácil. Quizás por querer esquinar la pelota en el escorzo de cabeza y el estirón en plancha de todo su cuerpo. Este fallo deja con vida al equipo inglés. La eliminatoria no está cerrada, pese a que el propio Pellegrini, culpable del pesimismo que transmitió a sus jugadores en la primera parte, reconoce que lo tienen muy complicado. El chileno se cayó con el equipo en la primera parte.

Ese penalti debió tirarlo Luis Suárez para completar su partido más redondo desde que está en el Barcelona. Lo tuvo que lanzar el uruguayo porque era su noche. Tenía grabado el gol en la cabeza. Hizo dos y mereció irse con un ‘hat-trick’ de Inglaterra. Estuvo especialmente inspirado, batallador y acertado en la definición. Hizo dos goles en menos de quince minutos y en ambas jugadas dejó constancia de cómo se tiene que mover un ‘9’ puro dentro del área. Ganó los duelos en los contactos y por anticipación. Haberle dado el balón en el penalti habría sido lo más seguro para el Barcelona.

Ese tercer gol suponía dejar la eliminatoria cerrada y ahorrar energías para el partido de vuelta (18 de marzo contra el City) con vistas al Clásico. Cuatro días después llega el Real Madrid al Camp Nou con su eliminatoria resuelta ante el Schalke.

Messi tiene multitud de virtudes, pero entre ellas no está el don o la facilidad para marcar desde el punto de penalti. Parece exagerado y atrevido decir esto, pero lo confirman sus últimos lanzamientos. Esta temporada ha marcado tres de seis. En su carrera en el equipo azulgrana ha fallado 13 de 59. Su error es perdonable y no debe empañar la exhibición que dio en el Etihad, pero el City sale vivo y Pellegrini escarmentado.

Son las derrotas en el Camp Nou contra el Celta (0-1) y Málaga (0-1) las que hacen lamentar ese penalti que falló Messi. Aún así, el resultado del Barcelona es extraordinario, pero cuando se te presenta la oportunidad de cerrar la eliminatoria hay que aprovecharla. El Barça mandó y jugó con la autoridad que marcó Messi. El argentino no se pareció al jugador que afrontó con desinterés el partido contra el Málaga. Lo dijo Luis Enrique, otra vez sin dar nombres, después del partido cuando comentó que lo que más le gustó de su equipo fue la actitud. La que no tuvieron frente al Málaga y por lo que el entrenador les dio un toque de atención manifestando que merecieron perder.

 

 

El Barcelona hará los fichajes en la clandestinidad

24 febrero, 2015 - 7:14 - Autor:

Josep María Bartomeu confirma que el Barcelona trabaja en los fichajes pese a que lo tiene prohibido. Cerrará operaciones, aunque los jugadores contratados no puedan incorporarse este año. El presidente lo ha subrayado en los micrófonos de Radio Nacional para dejar clara la postura del club. No va a estar de brazos cruzados ni va a dejar que se le escape la posibilidad de tener a los mejores. Eso sí, los jugadores deseados tienen que estar dispuestos a esperar a la fecha del 1 de enero de 2016 para desembarcar en el Barcelona.

Bartomeu tiene la espina clavada de la sanción de la FIFA y el tono categórico con el que ha corroborado que el club se mueve en las contrataciones y en la planificación hace pensar que no quieren ser espectadores. Hay fórmulas para saltarse el castigo. El objetivo del Real Madrid u otro gran club también lo podrá ser del Barça. Lo será con matices especiales. Entrará en la puja con el anonimato de una sanción que le impide fichar, pero no cerrar operaciones.

El próximo mercado veraniego de fichajes va a tener a un competidor clandestino. Vale esta palabra para describir cómo se va a mover el presidente del Barcelona, quien sea el elegido, porque primero tendrá que pasar por las urnas. Los meses de junio, julio, agosto y septiembre provocarán terremotos de rumores. El Barcelona estará en la sombra, aparecerá detrás de cada operación y jugador que esté de moda y en el mercado. Será el contrincante secreto. “Podemos hacer fichajes”, insiste Bartomeu.

El matiz importante es que el transfer llegará con retraso, para el mercado de invierno de 2016. Habrá acuerdos ocultos y en la sombra para que el futbolista o futbolistas que fiche el Barça juegue lo menos posible hasta el final de este año 2015. Incluso se habla de llegar a pactos para que aquellos jugadores no participen en la Champions y así poder hacerlo a partir de 2016 con el Barcelona.

Lo que ha provocado la sanción de la FIFA es que el Barcelona acuda a la pillería en las negociaciones. Va a fichar pese a que no pueda presentar las caras nuevas en los meses más calurosos. Tendrá que esperar al frío. Las consecuencias son fáciles de adivinar. Las comisiones subirán, las operaciones se encarecerán y las negociaciones se harán más complejas e interminables. Quiere decir esto que el Real Madrid y cualquier otro club poderoso puede dar por eliminado al Barcelona en la competencia por los fichajes.

Es lo que tiene haber dejado al Barça fuera de dos mercados (el de invierno 2015 ya lo ha pasado) y ahora el mercado veraniego, que es el más importante porque sirve de cortina de humo a una mala temporada, genera ilusión entre los aficionados y ayuda a distraer en los meses en los que no hay competición. En esta clandestinidad ya se mueve Ariedo Braida, el director deportivo internacional que ha contratado Bartomeu para perseguir los cromos que más gustan. Braida ya está en Turín para seguir el Juventus-Borussia Dortmund. Lo que es lo mismo que haya saltado el rumor de que va a seguir a Pogba y Marco Reus.

El culón Isco se ha comido a las estrellas del Real Madrid

23 febrero, 2015 - 7:24 - Autor:

Cuando Isco fichó por el Real Madrid no tenía sitio. Parecía otro capricho de Florentino Pérez, que le dio por españolizar la plantilla con jovenzuelos: Illarramendi, Morata, Jesé, Carvajal y el malagueño. La realidad es que se lo quitó al Manchester City. Parecía muy complicado que Isco tuviera sitio en una plantilla en la que estaban Özil, Di María y el fichaje estrella, Gareth Bale. Su posición era la de media punta. Jugador de entre líneas, donde triunfó en el Málaga, se lanzó al riesgo de competir en un grupo con roles muy definidos y figuras en todas las líneas. Si quería jugar más retrasado estaban Modric, Xabi Alonso, Khedira e Illarra. Un poco más adelante quedaban Özil (salió el verano que llegó Isco), Di María y Bale. Y unos metros más adelante se topaba con Cristiano Ronaldo y Benzema.

Isco se ha ido comiendo a todos. Hoy el Real Madrid juega a lo que se le ocurra al malagueño. Es el faro en la construcción y la máquina de demolición en la destrucción. Aparece por cualquier zona del campo para tirarse al suelo, ir a por la pelota, presionar, levantarse y meter las diferentes marchas que necesita el juego de ataque del equipo. Puede jugar en primera, segunda y tercera si hay que tener paciencia con ataques estáticos. Empieza a meter la cuarta y la quinta para romper las líneas y se pone en sexta si hay que volcar el campo y contraatacar. Maneja todos los registros.

En Elche hizo otro partidazo y la afición se lo premió con una ovación cuando Ancelotti le cambió. La jugada del segundo gol fue fantástica. Cogió un balón en la banda derecha y corrió hasta la línea de fondo con la presión de un rival que no acertaba a pararle y meter la pierna para obstaculizarle. Llevó al defensa con el trapo de un sanferminero. En su centro puso la pelota en la cabeza de Cristiano Ronaldo para hacer el segundo gol.

Isco desequilibra un partido por la robustez de un físico antiestético. Culón, bajito, con aspecto de pesado, piernas arqueadas… No es el más alto, ni el más musculoso, ni tampoco tiene la envergadura de un atleta. A su fantasía le ha sumado trabajo y tenacidad. A su calidad le ha agregado esfuerzo. Su golpeo es fantástico. Sus goles, buscando las esquinas de la portería, geniales.

Hoy es el mejor jugador español. Está por encima de Iniesta, con el que se le tiende a comparar. Es el motor que hace rodar al Real Madrid. Dijo Ancelotti en Alemania que Cristiano Ronaldo había vuelto para celebrar que salía de su sequía goleadora. Lo que tendría que festejar el madridismo es que Isco nunca se ha ido. Se ha comido a las estrellas.

Dani Alves cava su tumba en el Barça: se mete de Málaga en Malagón

21 febrero, 2015 - 17:18 - Autor:

El Barcelona falló en otro momento clave de la temporada para coger el liderato. Lo hizo en Anoeta, cuando jugó con la posibilidad de ponerse el primero tras la derrota del Real Madrid en Valencia, y lo ha vuelto a hacer ahora, aunque en esta ocasión jugando antes que el equipo de Ancelotti. Desperdició la posibilidad de meterle presión a los madridistas. La derrota contra el Málaga deja un señalado. Es Dani Alves, que cometió un error grave en el gol de Juanmi al ceder el balón atrás a Claudio Bravo. El lateral del Barça puede haber cavado su tumba. Esta semana hizo público su descontento con Bartomeu, con fotos y mensajes a través de una red social, y con las declaraciones de su ex mujer y representante. Puso la maquinaria en marcha para presionar a los dirigentes y dejar claro que no le recibían para hablar de la renovación.

“Si me tengo que ir, que sea con una sonrisa”, publicó Alves en su mensaje. Contra el Málaga se retiró del campo con pitos y como el jugador señalado por la afición. Luis Enrique le quitó, a falta de media hora, y metió a Mascherano. Dani Alves, que entiende la vida y el juego al límite, se ha metido de Málaga en Malagón. El fallo de Alves, en el inicio del partido, fue una losa para el resto del equipo y un chute de ilusión y atrevimiento para el equipo de Javi Gracia, que dio un recital con un juego ordenado y solidario en defensa y descarado en ataque.

La derrota del Barça no debería dejar un único culpable. No estuvieron nada acertados Messi ni Neymar. Tampoco Luis Suárez. Los tres negados, previsibles e inofensivos. Pero el argentino y el brasileño no dispararon entre los tres palos de Kameni. El motor de Messi, que tras Anoeta ha volado en los siguientes once partidos, se paró y contagió al resto del equipo. Es evidente que si Messi tiene un mal día y no le sale nada, el grupo tiene dificultades para encontrar soluciones y generar peligro.

La derrota del Barcelona alivia al Real Madrid, que ahora puede jugar con menos presión ante el Elche. Ahora los de Ancelotti tienen otro tipo de presión. El desafío pasa por ganar y distanciarse de los azulgrana a cuatro puntos. Veremos cómo reaccionan. También es un serio aviso para los de Luis Enrique, que el próximo martes regresan a la Champions y juegan contra el Manchester City. Otro mal día les puede costar muy caro en la competición europea.

Es lo que tiene el fútbol, que cambia en cuanto menos lo esperas. El Barcelona era el equipo que mejores sensaciones transmitía en este inicio de año y ha sufrido un accidente en un partido considerado como asequible para haber dormido líder.

Cristiano Ronaldo se queda mudo y Messi ya da explicaciones

20 febrero, 2015 - 7:23 - Autor:

Se nota en los partidos y les afecta a su rendimiento. Uno lleva una mochila y el otro va más ligero. Cristiano Ronaldo arrastra una carga que necesita quitarse y Messi la ha soltado y vuela.

Cristiano Ronaldo se ha quedado mudo, no va a hacer declaraciones y ha decidido que le conviene hablar en el campo, con goles. Cabreado también se juega bien. A veces uno tiene que tocar fondo para reaccionar y sacar el orgullo que lleva dentro. Es el caso del portugués, que en Alemania, tras el partido contra el Schalke pasó por delante de los periodistas con mirada desafiante para runrunear que él no ya no atiende a la prensa porque han participado del espectáculo de su fiesta de cumpleaños. Ha sufrido, le han hecho daño y entiende que no tiene nada que justificar. Detesta la prensa rosa y está en alerta.

El impacto de las imágenes del portugués cantando, con el micrófono en la mano y el gorro de purpurina, mezclado con la humillante derrota en el Calderón hizo temblar al madridismo. Ese domingo libre fue uno de los peores días de Cristiano Ronaldo desde que es futbolista. Su prestigio quedó por los suelos y su marca blanca, como dicen ahora los responsables del marketing, se ensució. El golpe a su estado de ánimo fue grande y, tras conversar con Florentino Pérez y su agente Jorge Mendes, decidió que lo mejor era callar y trabajar. Ahora se ha impuesto la ‘ley del silencio’ y parece que va a tardar en hacer declaraciones.

En la cara opuesta está Messi, que  ha salido de las tinieblas. El argentino, envuelto en la polémica hasta hace poco tiempo, ahora se decide a hablar. Le van bien las cosas, hace goles con facilidad, va sobrado y su equipo gana. Necesitaba deshogarse. Ha concedido una entrevista al canal ‘Mundo Leo’, en la que reconoce, y le honra, que no estuvo bien la temporada pasada y que pasó por muchos problemas dentro y fuera del campo. Su rendimiento fue bajo y se ha marcado el desafío de volver a ser el de antes. Dice que ha recuperado las ganas y que ha cambiado la actitud. También la del equipo después de la derrota en Anoeta. También se ha dejado ver en un acto de masas en la reinauguración de una tienda deportiva en Barcelona. Transmite buenas sensaciones, optimismo e ilusión.

Así están los dos cracks de nuestra Liga. El portugués se está buscando y el argentino se ha encontrado. Cristiano Ronaldo decide no hablar en un momento en el que necesita aislarse y pensar solo en cómo volver a ser más competitivo. Messi ya se ve suelto y recuperado anímicamente y físicamente (el Mundial le hizo mucho daño) para dar explicaciones.

 

Marcelo reivindica a Ancelotti con su abrazo en Alemania

19 febrero, 2015 - 7:11 - Autor:

Marcelo marcó un golazo contra el Schalke y se fue a festejarlo con Ancelotti. El italiano, habitualmente es moderado y poco exaltado en sus celebraciones, invadió el terreno de juego con el tanto. Los dos se fundieron en un abrazo que tiene un significado. Marcelo quiso reivindicar la figura de Ancelotti a ojos de todo el mundo y el mejor escenario era la Champions. El brasileño convirtió en protagonista de la celebración a un entrenador que ha pasado sus peores días desde que está en el Real Madrid.

El Bernabéu pitó a Ancelotti en el partido contra el Deportivo. Ese gesto de desamor le ha dolido al técnico italiano. También a la plantilla. Dicen en el vestuario del Real Madrid que la afición es soberana y exigente, pero también hablan de la poca memoria y la falta de paciencia con un equipo que fue campeón de Europa y que no ha tirado la temporada a la basura por la derrota en el derbi. La goleada contra el Atleti duele y mucho, pero los jugadores también necesitan cariño y paciencia. Hay lesionados, bajones… Aún así, Ancelotti está mosqueado porque ha detectado que no se le valora su trabajo y que cuando atraviesan una mala racha todo se ve negro. Se ha desilusionado con el asunto de su renovación. Si no consigue un título, se le señalará como el culpable.

Por eso Marcelo fue a abrazarse con su entrenador y luego dijo una mentirijilla con que el gol era para su sobrina. La dedicatoria más verdadera y la realidad es que fue un gesto de protesta para llamar la atención a los que dudan del equipo y de Ancelotti. La complicidad entre los jugadores y el entrenador no se ha perdido y es difícil que se rompa porque los propios futbolistas no olvidan quién es el entrenador que les hizo campeones de Europa. Luego Marcelo habló de ser una familia y ese es otro mensaje para los que van al Bernabéu a pitar al entrenador y a otros jugadores. También duelen mucho los repetidos silbidos al capitán. Pero lo de Iker es otra historia y alucinan con su capacidad de aguante.

A Ancelotti le han visto la última semana con un estado de ánimo más bajo y un gesto serio y más preocupado. El entrenador ha tenido varias charlas con los jugadores para hacer autocrítica y encontrar la soluciones a los problemas. En Alemania se ha dado un paso para mejorar ciertos aspectos colectivos y se ha visto el compromiso de todos. Bale hizo de cuarto centrocampista cuando el equipo no tenía el balón, los de arriba trabajaron más, la concentración y la seriedad fueron las bases del triunfo. Faltó brillantez en el juego. La puso Marcelo con su golazo y ese abrazo.

¿Se imaginan a un jugador del Barcelona abrazando a Luis Enrique? Pues el técnico asturiano ha pasado por muy malos momentos en los pocos meses que lleva en el banquillo. Nada es imposible. Pero lo que sí ha quedado probado es que Marcelo y sus compañeros no olvidan quién es su entrenador y cómo les ha cambiado la vida desde que llegó. En Alemania se produjo el abrazo antipitos.

Ancelotti está harto de que no se le valore

18 febrero, 2015 - 7:11 - Autor:

En el día antes del partido contra el Schalke se ha visto al Ancelotti más serio y con un punto seco y reivindicativo. El italiano está preocupado por la cantidad de lesionados que tiene el equipo, afectado por la dolorosa derrota contra el Atleti, mosqueado con las críticas de la prensa que cuestiona el sistema y los resultados, pero también sorprendido con los pitos que recibió de una parte de la afición del Bernabéu en el partido contra el Deportivo. Ancelotti no es ajeno al ruido y la exigencia que genera este club, pero también tiene su orgullo.

Está cansado de que no se le valore. Lo ha avisado en más de una ocasión:  “A veces tengo que ponerme el vídeo de la final de la Champions para comprobar que ganamos la Décima”. Ahora atraviesa por uno de esos momentos en los que se duda de su trabajo, de la gestión con la plantilla y no oculta su malestar. Lo ha hecho en la rueda de prensa en Alemania. Compareció con gesto serio, la mirada perdida, los brazos cruzados, con respuestas cortas y con tono protestón para recordar que van primeros en la Liga, son campeones de Europa y van a hacer todo lo posible por ganar la Undécima. “Esta es la motivación”, sentenció.

Está en lo cierto porque es difícil tener tanto éxito en el tiempo que lleva como entrenador del Real Madrid. Ha conseguido cuatro títulos, entre ellos la ansiada Décima, y hoy tiene al equipo líder en el campeonato español. Pero está cuestionado. No se le perdona que no haya ganado al Atleti de Simeone. Es cierto que no ha podido hacerlo en los últimos seis derbis, pero también lo es que le venció en las semifinales de Copa de la pasada temporada y en la final de Lisboa en la Champions. Y eso se lo recuerdan poco. No le gusta que le quiten méritos.

Ancelotti ha llegado a Alemania con tono reivindicativo, sin perder la educación que le caracteriza, y dijo que nunca contesta a la prensa, que no lo va a hacer ahora y que cada uno exprima su opinión. Volvió a dejar claro que el tridente Benzema, Bale y Cristiano Ronaldo es innegociable porque el sistema y el planteamiento es bueno si se juega con intensidad en la recuperación del balón y en la profundidad para atacar.

El 4-0 del Calderón cuesta digerirlo. La victoria contra el Deportivo ayuda para coger confianza, pero el gesto de Ancelotti ha cambiado. Lo mismo que su situación. A finales de año se hablaba de una renovación y ahora parece tener la soga en el cuello.