Saltar al contenido

« ver todos los blogs

El golazo de Messi es digno de un himno

30 mayo, 2015 - 21:20 - Autor:

La final de la Copa del Rey se desarrolló con el guión esperado. La pitada al himno fue atronadora y Messi marcó un gol escandaloso. Es el resulmen más sencillo, breve y conciso de lo que fue el partido en el Camp Nou. No hubo encuentro porque la tormenta Messi arrasó al Athletic. Los bilbaínos salieron en tromba a por el Barça y con un marcaje lapa para frenar al argentino. Valverde puso a Balenziaga a perseguirle por todo el campo, con la misión de incordiarle, descentrarle y desquiciarle. Las consecuencias fueron perores. A Messi le cambio la cara, echó una mirada asesina a Balenziaga y se hiperventiló. Cogió un balón en la banda derecha, explotó su velocidad, se fue de cuatro jugadores y entre los amagues y los recortes entró al área para fusilar a Herrerín. Fue la tormenta perfecta.

El golazo de Messi tiene un efecto positivo para todos los españoles. Deja en un segundo plano la desagradable pitada al himno. Fue atronadora y ruidosa. Un estruendo. Era de esperar, pero no por ello es avergonzante e irrespetuosa. La imagen del fútbol español queda por los suelos. ¿Cómo se le explica este acontecimiento politizado a los niños? ¿Qué dirán de nosotros fuera de España? ¿Y ahora cómo va a sancionar Antiviolencia la pitada de la vergüenza? Hubo otra pitada más. La de un sector de los aficionados del Athletic a Iniesta cuando fue sustituido por Xavi. ¡Increíble! Gracias a Dios que apareció Messi para poner el foco en el balón. Su gol merece un himno para ser cantado y aplaudido.

El Barcelona jugó en su césped. La grada era un San Mamés. La mayoría absoluta de los aficionados del Athletic y el colorido rojiblanco transformó la atmósfera del estadio azulgrana. En el césped se vieron más los colores blaugranas. El equipo de Luis Enrique impuso su pegada, velocidad, juego directo e individualidades. El Athletic puso pasión y furia. Messi explosionó el juego con sus pases, carreras, toques, arrancadas, atrayendo rivales… Hizo el primero y el tercero. Imparable.

El Barcelona está intratable. Tras la Liga ha conseguido la Copa del Rey y en una semana tiene la final de la Champions contra la Juventus. Suma dos títulos y le queda el más gordo para conseguir la hazaña del triplete. Sería el segundo de su historia.

Por pasión, ilusión y aventura gana el Athletic al Barça en la final de Copa

29 mayo, 2015 - 9:32 - Autor:

La temporada futbolística en España toca a su fin. Se cierra con la final de la Copa del Rey en el Camp Nou entre Barcelona y Athletic. Escenario trampa para los azulgranas, que juegan en casa, pero no ante su afición y a una semana de la final de la Champions. Al Barça se le da como favorito por plantilla y las individualidades. También por tener la ventaja de conocer cada metro de césped de su estadio. En la cancha parece que no hay discusión. Se debería imponer la calidad y el talento de los de Luis Enrique, en el que será su segundo asalto a un título y el gran objetivo de conseguir el triplete. Esto es una motivación más para los azulgranas.

En la grada no habrá superioridad de la afición azulgrana. El aforo está equilibrado con casi 38.000 aficionados por cada equipo, pero la pasión de los bilbaínos es mayor. Se percibe durante toda la semana. En Barcelona juegan en casa y los bilbaínos llevan tiempo programando y organizando el viaje. El desplazamiento hace más épica la aventura de ganar esta final en el campo del rival. Los ‘leones’ de Valverde viven más de cerca la atmósfera de fiesta, mezclada con la ilusión y la esperanza, que se respira por las calles de Bilbao.

La trampa está en la final de la Champions. Para el Barcelona puede suponer un estorbo esta final de Copa. Si por estorbo se entiende que el gran objetivo es llegar sanos y bien preparados para el duelo contra la Juventus el 6 de junio. Luis Enrique no lo va a permitir, pero si ponemos en una balanza la ilusión y la pasión por ganar este partido cae del lado de los del Athletic. Otra cosa es lo que suceda dentro del terreno de juego porque aquí ya son once contra once y en uno de los equipos está Messi.

Este escenario nos retrotrae a la final que disputaron estos dos mismos equipos el 5 de mayo de 1984. Fue hace 31 años en el Bernabeú y el Athletic de Javier Clemente venció (1-0) al Barcelona de Maradona. La final la ganaron los bilbaínos por pasión, intensidad y entusiasmo. Anularon a Maradona como ahora pretenden hacer con Messi. Este es el reto.

Era el Athletic de Zubizarreta, Goikoetxea, Urkiaga, De Andrés, Nuñez, Liceranzu, Dani, Argote, Endika… Se impuso al Barça de dos estrellas como Maradona y Schuster con un gol en el inicio del encuentro de Endika. Quedó bautizado como el zurdazo. Al Barcelona se le atragantó la intensidad, presión, ritmo y fiereza de los ‘leones’. El final es conocido por todos. Acabó con una espectacular pelea entre los jugadores. Ganó David a Goliat. Desde entonces, han pasado 31 años y el Athletic no ha vuelto a levantar el trofeo de Copa. La final de este sábado, por muy favorito que sea el Barcelona, vuelve a ser un partido peligroso y trampa para los culés.

 

Unai Emery, el técnico de moda, merece entrenar al Sevilla en la Champions

27 mayo, 2015 - 21:02 - Autor:

El triunfo del Sevilla es la victoria de un entrenador que apunta altísimo. Unai Emery (43 años) consigue su segunda Europa League consecutiva con el equipo hispalense, la cuarta de la historia club. Emery se merece entrenar al Sevilla la próxima temporada en la Champions. “Estoy muy feliz aquí”, dijo nada más terminar el partido en el césped. Ni con la euforia del título confirmó que va a continuar y cumplir el año de contrato que le queda. Normal. El trabajo del de Fuenterrabía ha despertado el interés de varios clubes importantes, entre ellos el Real Madrid y el Milan. Incluso el del Manchester City. Florentino Pérez se lo ha planteado tras ver lo que es capaz de hacer el técnico de moda en el fútbol europeo. Pero está Benítez y el presidente del Real Madrid también ha valorado el daño de imagen o la antipatía que le haría fichar a un técnico de otro equipo español.

Emery ha hecho un equipo de autor que refleja en el campo el carácter obsesivo y la personalidad de un entrenador meticuloso, apasionadotrabajador y sacrificado. Su obsesión por cuidar todos los detalles, la estrategia y la gestión de la plantilla han dado bueno resultados. Ha sacado lo mejor de los futbolistas. De los que parecían acabados y los más jóvenes. Ahí están los resultados de un recuperadísimo Banega, Reyes, Vitolo, Iborra, Sergio Rico, Aleix Vidal… Varios de ellos ya en la selección española. El equipo se debilitó con las salidas de Rakitic y Alberto Moreno y, entre Emery y Monchi, lo han reinventado y lo vuelven a hacer campeón. No se le puede pedir más. Ganador de la Europa League y quinto en la Liga. Peleó hasta el último minuto del campeonato el cuarto puesto.

El Sevilla de Emery dio un recital en la final contra el Dnipro. Se le puso el partido en contra enseguida y tuvo fuelle para remontarlo. La energía y el impulso de un inquieto Emery es la que tienen los jugadores en el campo. Ese espíritu competitivo y sacrificado que le ha llevado a ganar, precisamente, al rival que derrotó en las semifinales al Nápoles de Benítez.

Pepe Castro, el presidente, tiene que rascarse el bolsillo para retener a Unai Emery. Dinero va entrar en caja. Ganar la final al Dnipro significa un ingreso de 5 millones de euros. Estar en la Champions te asegura un mínimo de 8,5 millones más las suma de las victorias y los empates, que se pueden ir hasta 12 kilos sólo en la fase de grupos. En el Sevilla hay imaginación, talento, trabajo y ahora entra más dinero. Puede hacer un buen proyecto para competir la próxima temporada en la élite del fútbol, con los clubes más grandes y poderosos.

 

Casillas se agarra al larguero: ¿Y ahora qué pasa con De Gea?

26 mayo, 2015 - 23:20 - Autor:

Iker Casillas es un cabezota. Lo reconoció en la entrevista que dio a la Ser en la noche del martes en el césped del Bernabéu. Una entrevista para privilegiados la que pudo hacer De la Morena en su programa nocturno de ‘El larguero’. Salieron por el vestuario hasta el campo y se fueron a sentar en la portería del fondo norte. “Que noche más buena hace en el Bernabéu. De verano…”, le decía el entrevistador con cuatro focos en la portería y una luz tenue. “A mí me da mucha paz ver así de vacío el estadio. Me quedaría a dormir”, contestó el capitán. En este ambiente de confesionario fluyó la conversación.

Que no, que Casillas no se va a ir del Real Madrid. Lo ha vuelto a dejar claro. Se lo ha dicho a Florentino Pérez y ahora se lo hemos escuchado de su boca la primera vez desde que acabó la temporada. Así explicó cómo le pidió al club que le aclarara su situación: “Ante todos los rumores que se están publicando sería bueno saber qué está ocurriendo aquí”. La respuesta fue: “Queremos que te quedes”. Se le avisó que pueden fichar a un portero (De Gea) y Casillas contestó: “Estoy aquí para competir”. De la Morena insistió con De Gea para encontrarse con otra respuesta de cabezota: “Si viene David, fenomenal. Me parece un chaval majísimo y es presente y futuro. Será bien recibido, le tenderemos la mano y tendremos que competir como lo hacemos en la selección”.

Casillas confesó que Florentino le ha preguntado alguna vez qué portero traería e Iker le recomendó el producto nacional (Asenjo, Sergio Rico y nombró a De Gea). Se mostró humilde y tranquilo. Dijo que no quiere ser un problema para el club y que está para competir. Pero que no, que no se va: “Estoy convencido de que voy a seguir. Me veo fuerte, bien y me gustan los retos”.

Con lo que ha pasado en la última etapa de Mourinho y el sector crítico que le pita en el Bernabéu no se mostró bravucón. Se definió como un tipo orgulloso, cabezón y competitivo para explicar cómo vive los silbidos, cómo sufre que le llamen topo y el gesto que no pudo contener el día del Valencia a la grada: “Me salió de esa manera porque íbamos perdiendo y no había que centrarse en pitar a Casillas sino en la remontada y estar todos a una”. De su mal final con Mourinho lo sabemos casi todo e insistió en que esa etapa de ostracismo le ha servido para superarse, no rendirse, asumir más retos y ver el vaso medio lleno.

“¿Iker cualquier tiempo pasado fue mejor?”, preguntó De la Morena para ponerle en suerte ante un grupo de periodistas. “Lo mejor está por llegar”, reaccionó con reflejos el portero para responder a otra batería de cuestiones: como que lo que busca es el bien del Real Madrid, que los que le aplauden son más que los que pitan, que no siente envidia de las despedidas de Xavi y Gerrard (hombres de club) porque él todavía no se ha despedido, que le escuece cuando le dicen que está acabado, que siempre le llaman lo mismo “gordo, topo, poco profesional, está fuera de peso, mira más por la selección que por el Real Madrid, traidor…” y se rebeló ante los que le atacan con el argumento fácil de agarrarse a los dos años de contrato que le quedan. “Si yo estoy tranquilo y me veo bien”.

“La noche va refrescando en el Bernabéu”, acabó despidiendo De la Morena la entrevista. “Seguramente nos veremos muy pronto porque la temporada está a la vuelta de la esquina”, sentenció Casillas.

¿Y ahora qué pasa con De Gea? Esta es una pregunta para Florentino Pérez.

El próximo entrenador del Real Madrid tiene que ser un Luis Enrique

6:24 - Autor:

Tras el despido de Ancelotti hay otro motivo más para no creer en la solidez del entrenador del Real Madrid. Es una figura frágil. Con Florentino Pérez han pasado por el banquillo todo tipo de técnicos de diferentes personalidades y nacionalidades. Con más o menos éxito y algunos experimentos fallidos han ido cogiendo la puerta de salida por la exigencia del presidente. Estamos totalmente despistados sobre cuál es el mejor entrenador para Florentino. La única certeza es que si no gana no sigue.

Una temporada sin Liga y sin Champions no vale para pasar el corte. Aunque hayas ganado la Champions hace un año. Ya puedes ser cercano a los jugadores, dialogante y educado que sin títulos estás abocado al despido. Ni ser autoritario o un ogro te garantiza la continuidad. El fin es ganar. Es el único criterio válido para el presidente del Real Madrid cuando habla del desgaste y busca un nuevo impulso.

El banquillo del Real Madrid se ha convertido en una carrera de relevos en el que tienen que ir pasando cada cierto tiempo entrenadores que sepan manejar a ciclistas rodadores, escaladores y esprinter. Rodar para ganar la Liga, escalar cuando lleguen las eliminatorias europeas y coperas y esprintar en las finales. Hay que pasar por todas las estaciones, terrenos y climas sin desfallecer. Lo más parecido a lo que es un Alberto Contador en la carretera. Dominar todos los terrenos. Un ejemplo es hoy, para desgracia del madridismo, Luis Enrique. Tiene músculo e impulso. Exigente y sacrificado.

Este es el nivel de exigencia del patrón del Real Madrid. En el momento en el que el pedaleo baje será relevado por otro con más fuelle que tire del pelotón de jugadores. Los Cristiano Ronaldo, Kroos, Marcelo, Sergio Ramos, James… Todos estaban contentos con el ritmo que marcaba Ancelotti en el día a día. Lo veían suficiente para llegar a más metas. Lo consideraban un buen jefe de filas porque les llevó a ganar la Décima y no les asfixiaba.

Pero esto no le ha valido al patrón Florentino, que venía detectando que el ritmo bajaba y el físico no llegaba para rodar, escalar y menos para esprintar. Se han ganado etapas importantes con la foto finish, pero se ha perdido el Tour (Champions) y la Vuelta (Liga). Le han faltado piernas a los jugadores y como el patrón no puede cambiar a medio pelotón de un plumazo ha cogido el camino más corto: cargarse al entrenador. Quizás por eso estaba tan bajo Florentino cuando le ha tocado despedir a Ancelotti. Le aprecia, e incluso le valora, pero ha visto que el pelotón no le ha acompañado en el campo. Fuera sí, como hemos visto con la avalancha de mensajes en las redes sociales. Pero en la dureza de la carretera no ha sido así. Demasiados errores de concentración, atención, falta de intensidad, despistes, lesiones…

Florentino se ha quedado con las ganas de bajar de la bici a más de uno de sus ciclistas. Las pájaras (de algunos muy importantes) también han echado a Ancelotti. ¿A qué pájaras me refiero? La derrota en Anoeta, los seis derbis perdidos (sobre todo el 4-0 del Calderón), el susto del Schalke (3-4) en el Bernabéu, el partido de Turín, el de Liga ante el Valencia, las salidas nocturnas…

Ahora vendrá otro jefe de filas para darle un impulso al equipo y veremos cuál es la respuesta del pelotón.

Cristiano Ronaldo no está para quitar y poner entrenadores

25 mayo, 2015 - 6:26 - Autor:

Entre hoy y mañana tiene que aclararse el futuro de Ancelotti. Dijo el técnico italiano que, desde la derrota contra la Juventus, sólo había cruzado unas palabras con Florentino Pérez (digamos que se quedó en un saludo) y espera ahora el veredicto. Florentino Pérez lo tomó tras perder las semifinales de la Champions e incluso antes con el empate en Liga contra el Valencia. Curiosamente, el penalti que falló Cristiano Ronaldo en este partido impidió seguir luchando por el título.

El presidente dijo que una temporada sin Liga y Champions es mala y activó la búsqueda de un nuevo entrenador. El primero de la lista es Rafa Benítez, con el que ya ha hablado José Ángel Sánchez, mano ejecutora del presidente. Hay más en una corta lista ‘B’: Unai Emery, Klopp, Míchel y el deseo prematuro de Zidane.

Florentino madura el nombre de Benítez. No sale bien parado en las encuestas, no genera expectación ni ilusión entre los aficionados y la prensa y, lo más importante, no gusta a los jugadoresCristiano Ronaldo, mudo desde el 7 de febrero cuando perdió el equipo (4-0) en el Calderón, ha ejercido de portavoz de la plantilla. Lo hizo en su cuenta de twitter que siguen más de 35 millones de personas para lanzar un obús. Posó con Ancelotti en el vestuario y puso el siguiente mensaje: “Gran entrenador e increíble persona. Espero que trabajemos juntos la próxima temporada”.

Cristiano Ronaldo se ha mojado. Como otros jugadores lo han hecho anteriormente (Sergio Ramos, Marcelo, James…), pero de forma más espontánea. Cristiano ha hecho uso de su poder. Es la estrella y el jugador franquicia. Esta actitud no ayuda a Florentino que también le escuchó cuando su relación con Mourinho se estropeó.

Cristiano Ronaldo no fue valiente para publicar un mensaje en las redes sociales diciendo que no quería que siguiera Mourinho (el que dio la cara en televisión fue Pepe) y  lo ha sido para pedir que siga Ancelotti. Esta es la diferencia. Un jugador, por muy estrella que sea, debe tener cuidado con los mensajes que publica en las redes sociales y más si pretenden tener influencia en las decisiones del presidente. Cristiano no está para quitar o poner entrenadores. Y menos para hacer una presión social-mediática.

A Florentino no le gustan este tipo de mensajes y chantajes. Ya los vivió con Luis Figo y su relación se rompió. Ahora el presidente tiene más poder de decisión para elegir quién es el sustituto de Ancelotti y si no encuentra uno que le convenza se dirá que Cristiano Ronaldo se ha salido con la suya.

El drama y la indignación del Eibar, el héroe Salomao y el salvador Alcácer

23 mayo, 2015 - 18:47 - Autor:

La última jornada ha sido de infarto, un drama, con lloros, rabia y decepciones. Descienden Eibar y Almería, que acompañan al Córdoba a Segunda división. El Atleti asegura su objetivo, la tercera plaza que le da acceso directo a la Champions con el empate a cero en Granada. El Valencia agarra la cuarta plaza para jugar la fase previa de la Champions gracias a un gol de Paco Alcácer y el Sevilla, que ganó en Málaga, se queda quinto. Los de Unai Emery estuvieron por momentos cuartos con el empate del Valencia en Almería. El Athletic, que goleó al Villarreal, queda séptimo y entra en la Europa League. Si gana la Copa del Rey va directo a la competición europea y si la pierde tiene que jugar dos fases previas.

Por arriba había mucha emoción por saber quién cogía la tercera y cuarta plaza entre Atleti y Valencia y la cuarta y la quinta entre Valencia y Sevilla. Lo del Granada-Atleti, con empate a cero, fue extraño. No se hicieron daño. Se repartieron un punto para lograr sus objetivos. Hay que felicitar a Sandoval, el entrenador milagro del Granada, que en cinco partidos ha evitado el descenso a Segunda división.

El Sevilla olió la Champions en Málaga, pero apareció el salvador Alcácer para hacer el tercer tanto que salva el presupuesto y el proyecto del multimillonario Peter Lim. El Valencia de Nuno, que esta temporada no ha jugado competición europea, entra con apuros y en los últimos minutos de la Liga en la fase previa de la Champions.

El verdadero drama estaba en el descenso. Ipurua empezó siendo una fiesta con la goleada al Córdoba que le mantenía en la Primera división y la afición y los jugadores acabaron enfadados e indignados con lo que sucedió en el Camp Nou. El Deportivo remontó el 2-0 del Barcelona, con doblete de Messi. Primero marcó Lucas Pérez y el tanto del milagro lo hizo un portugués, Salomao. El Barça se relajó tras el 2-0, no apretó y dio aire a un Depor que se vino arriba e hizo lo más difícil. Empató en casa del campeón con un rival que tenía en el campo a Masip, Vermaelen, Adriano, Bartra, Douglas en la segunda parte…

La jornada deja un héroe. Diogo Ferreira Salomao, portugués del Deportivo, 26 años. Un futbolista procedente del Sporting de Lisboa que ha sufrido en su carrera una lesión en el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha, con el que no contaba el anterior técnico del Depor (Víctor Fernández) y que jugó en el Camp Nou su segundo partido de titular. Su único gol en la Liga vale la permanencia en Primera división. El Almería de Sergi Barjuán se va a Segunda.

 

El entrenador del Real Madrid tiene una vida corta: ¿Quién los devora?

22 mayo, 2015 - 6:26 - Autor:

El Real Madrid sigue devorando entrenadores. De perfil bajo, alto, con autoridad, mano izquierda, español, extranjero, veterano, joven… La pregunta del millón es por qué no se consolida un proyecto duradero con el mismo entrenador. Hay diferentes respuestas y muchas de ellas apuntan a la poca paciencia de Florentino Pérez y la falta de un criterio deportivo para mantener al técnico con independencia del resultado. La otra reflexión es la siguiente: ¿Quién se come a los entrenadores? ¿Florentino o el vestuario? También hay que preguntárselo.

Los criterios de Florentino Pérez para mantener la confianza en los entrenadores son diversos. Van desde la máxima exigencia (“aquí hay que ganar siempre”), a lo que suma jugar bien (“buscamos la excelencia”), sacar el máximo rendimiento a una plantilla con un alto coste y estrellas, resolver los problemas de todo tipo que aparecen a lo largo de una temporada (lesiones, sanciones, baja forma, egos, disciplina…). En definitiva, Florentino no oculta que busca la perfección porque ser entrenador del Real Madrid es un privilegio, está muy bien pagado y significa ser el profesional mejor preparado del mundo del fútbol.

Resulta casi imposible encontrar un entrenador que dé el perfil ideal y consiga los resultados con esta exigencia. Influyen muchas circunstancias. Como que haya un equipo mejor que el tuyo. También manejar una plantilla de futbolistas que no son máquinas y que, con sus diferentes personalidades, chocan o aceptan al técnico. Mourinho y Ancelotti son las dos caras de la moneda. La mayoría del vestuario acabó enfrentado a Mourinho, la convivencia resultó difícil y los resultados se reflejaron en la última temporada. Cero títulos. Con Ancelotti, más cercano y aceptado por casi todos, se cierra una segunda temporada sin Liga y sin Champions. A las dudas del presidente de una mala preparación física se une la relajación que ha provocado tener un entrenador amigo.

La conclusión es que el entrenador del Real Madrid tiene una vida corta y debe aprovechar el tiempo que esté para sacar el máximo rendimiento a los futbolistas, ganar títulos y sumar puntos para ganarse una renovación. Ancelotti, incluso con la Décima, no consiguió su deseo de ampliar el contrato. Pellegrini, el primero en el segundo mandato de Pérez, fue despedido tras el primer año por no ganar nada.

Ganar siempre. Superarse continuamente. Jugar bien. Ser el mejor en todo. Son los criterios de Florentino para creer en los entrenadores de fútbol. Se puede estar de acuerdo o no, pero no hay otra ley. El presidente del Real Madrid mantiene la confianza en uno de sus altos cargos del club siempre y cuando le demuestre que está capacitado para ser un líder sólido y lo traduzca en buenos resultados. No le vale la autoridad o la mano izquierda si comprueba que el proyecto gira hacia abajo.

Florentino se considera el cirujano que interviene antes de que la enfermedad no tenga remedio. Probablemente sea un signo de inestabilidad para un proyecto deportivo. Pero tiene esta mentalidad deportivo-empresarial. Está claro que está en permanente búsqueda para encontrar los mejores. También vale para los jugadores.

Se va Xavi, el hombre que revolucionó el fútbol español

21 mayo, 2015 - 6:20 - Autor:

Es un día para la nostalgia. Se va el más listo, un sabio, el que mejor leía el fútbol, el que ha hecho más buenos a los que jugaban a su lado, el dueño la pelota, el creador del ‘tiki taka’, el líder de la España de los bajitos, el que le dio el pase a Fernando Torres en la final de la Eurocopa de 2008 contra Alemania, el que marcó el camino de la excelencia, innovó y nos renovó, el que nos llevó a ganar dos Eurocopas y un Mundial, el talento que relevó a Guardiola en el Barcelona, el que tiene el mejor palmarés, un tipo sencillo, humilde, generoso…

Nos deja Xavi, el futbolista con más partidos con la camiseta del Barcelona y el autor del estilo más bello y exitoso de la selección española. El cómplice en el campo de Luis Aragonés. No se puede entender la figura del de Terrasa sin la del difunto ex seleccionador. Luis confió en la calidad y la capacidad de Xavi para revolucionar el fútbol y con ellos alcanzamos la gloria. Se juntaron los Iniesta, Silva, Cesc, Villa, Fernando Torres… 44 años después volvimos a ganar la Copa de Europa. Luego llegaría la etapa de Del Bosque y el continuismo de un estilo hermoso y ganador. Con Xavi a los mandos nos llegó para levantar otra Eurocopa y un Mundial. ”Soy pequeño y lento, pero rápido de mente”. “Odio más perder un balón que fallar un gol”. Así se definía Xavi, el filósofo de la cancha.

Con el Barcelona debutó un 24 de marzo de 1998, con 18 años y dos meses, en la Copa Cataluña contra el Lleida. Ese día tenía de rival a Tito Vilanova. Mourinho, por entonces en el Barça y segundo de Van Gaal, fue su primer entrenador. La Masía había formado un ‘4’ para garantizar el estilo futbolístico de toque y posesión de sus antecesores (Luis Milla y Pep Guardiola). Xavi, por su talento y exquisitez, lo aseguraba. Pero estuvo en duda, pasó por momentos delicados con Rijkaard y le costó asentarse en el primer equipo. No fue fácil. Cuando lo consiguió y tuvo la confianza ya era insustituible.

Xavi, como Casillas, es el ejemplo de lo que debe ser un canterano. El azulgrana llegó a los 11 años al club y se marcha a los 35. Ha jugado 17 temporadas, lleva 23 títulos, todos ellos repetidos, y todavía pueden ser 25 si consigue la Copa y la Champions. Es el jugador con más partidos en la historia del Barça. Ha ganado ochos Ligas, tres Champions, dos Mundiales de clubes, dos Copas… Deja un gran legado de títulos, fútbol y comportamiento.

Se va el capitán del Barça, un señor, un hombre de paz, de juego limpio, respetado y admirado por todos. Como él mismo decía: “Para el tipo que tenga que sufrir la comparativa conmigo será una gran putada”.

Gracias por tanto Xavi.

Xavi ha encontrado una prejubilación de oro y Casillas quiere pelea

20 mayo, 2015 - 6:17 - Autor:

Xavi ha encontrado una prejubilación de oro y Casillas quiere pelea. No tiene nada que ver el adiós del azulgrana con las ganas de dar guerra del madridista. El primero se retira del fútbol de élite al paraíso millonario de Qatar y el segundo quiere seguir en la batalla. Los casos de uno y otro, por tener carreras paralelas, no son comparables.

Xavi anuncia este jueves que deja el Barcelona después de 17 años y cierra un ciclo triunfal. Lo ha ganado todo, en repetidas veces, y se va por la puerta grande con la posibilidad de conseguir su cuarta Champions y su tercera Copa del Rey. Ha logrado su octava Liga. Se iría con un triplete. Hoy suma 23 títulos. Un palmarés impresionante para un jugador de leyenda. El Camp Nou le rendirá homenaje en el partido de este sábado contra el Deportivo, aunque puede no ser la última vez que pise el césped como azulgrana porque todavía le queda la final de Copa del 30 de mayo contra el Athletic.

Xavi se va al paraíso millonario de Qatar con un contrato irrechazable a sus 35 años. Firma tres temporadas como jugador del Al-Sadd a razón de 10 millones de euros por año. Ganará más de 30 millones de euros y también desempeñará funciones de asesor de la Academia Aspire y embajador del Mundial de Qatar 2022. Sigue el camino por el que pasó el ex madridista Raúl. También aprovechará para sacarse el carnet de entrenador. Otro técnico en potencia.

Xavi (35 años) se va al retiro dorado y Casillas (cumple hoy 34 años) no busca esto. El portero quiere quedarse en el Real Madrid y se lo ha dicho a Florentino Pérez. La respuesta del presidente ha sido que esté tranquilo. Le quedan dos temporadas de contrato y, al menos, le gustaría seguir una más porque se siente capacitado para competir y porque el próximo verano está la disputa de la Eurocopa de Francia. Iker, a diferencia de Xavi, no ha renunciado a la selección.

Casillas quiere pelea y la dará. Hoy tiene la confirmación del presidente de que va a continuar, pero todavía queda tela por cortar. Florentino Pérez no quiere despedir a Casillas, pero busca otro portero y De Gea es el elegido. Si lo ficha, con el paso de la pretemporada puede conseguir que Iker se rinda y acabe pidiendo la salida. Entonces habrá otra reunión para pactar el finiquito. Le dolerá marcharse y lo hará con los calores de agosto, de diferente forma que Xavi porque él no quiere dejar el Real Madrid. Si sale está obligado a buscar un equipo importante (se habla del Arsenal) para que Del Bosque le tenga en cuenta y pueda llegar con opciones de estar en la Eurocopa de Francia.