Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Kobe Bryant, ‘Black Mamba’, adiós a la serpiente de las canchas

30 Noviembre, 2015 - 12:47 - Autor:

Noviembre de 2015 queda marcado como el mes de la nostalgia en el deporte del fútbol y la canasta. En quince días nos quedamos con el escalofrío de la soledad que impedirá seguir viendo a dos leyendas y deportistas ejemplares. Dos iconos, profesionales insuperables por su talento, pero más por su capacidad de liderazgo, carisma y pasión por el juego. Raúl González Blanco anunció, con 38 años, que colgaba las botas con el logro de un último título con el Cosmos. Raúl cambió la historia del Real Madrid con la consecución de las tres Champions en color. Hasta su llegada las seis primeras eran en blanco y negro. Hoy conocemos que Kobe Bryant dejará de dar saltos por las canchas, hacer fintas, rebotear, taponar y encestar. La bandera de Los Angeles Lakers en los últimos 20 años deja un vacío difícil de llenar que nos rememora a la retirada del gran Michael Jordan. Puedo decir que he sido un privilegiado por ver a dos monstruos del aro que llevaron este deporte a otra dimensión. La altura no es sinónimo de torpeza. No está reñida con la elasticidad, el espectáculo y el éxito.

El anuncio de despedida de Kobe Bryant le hace más Dios por la humanidad y el sentimiento que refleja en su carta. Su ‘Querido Baloncesto’ es el agradecimiento de un inmortal a su pasión. Cumplió el sueño que tenía a los 6 años de jugar en Los Lakers y se retira a los 37 años con todo conquistado. En títulos y en el reconocimiento a una trayectoria intachable. Cinco anillos, 17 All Star, 4 MVP en el All Star, dos MVP en las finales, once veces en el mejor quinteto de la temporada, un concurso de mates… Todo un palmarés edificado desde el 3 de noviembre de 1996.

Se va una estrella para ser un mito. Quedan meses, hasta el 13 de abril de 2016, para honrar a un gigante de la canasta. Para los más jóvenes o los menos conocedores del deporte de la canasta les recuerdo que le llamaban ‘Black Mamba’. Es el nombre de la serpiente más venenosa de África, capaz de deslizarse a mayor velocidad que cualquier humano. El reflejo en la cancha de su juego. Escurridizo en sus movimientos y mortal en su eficacia para anotar. Me quedo con una reflexión de su carta: “Mi corazón puede seguir latiendo. Mi mente puede seguir creando. Pero mi cuerpo sabe que es hora de decir adiós”.

Gracias Kobe.

La victoria del Real Madrid en Eibar tiene un gran valor: aprende a sufrir

29 Noviembre, 2015 - 17:21 - Autor:

El Real Madrid bajó al barro. Se puso el mono de trabajo contra el Eibar y logró el objetivo de los tres puntos. Una victoria que evita el desplome y sirve de alivio después de la exhibición sabatina del Barcelona y la solvencia del Atleti. Salir a Ipurúa a nueve puntos de los de Luis Enrique y cinco de los del ‘Cholo’ era una presión fuerte para los jugadores y, sobre todo, para Benítez. Se notó en las caras y en el juego. Rostros rígidos, de extremada responsabilidad, de mucho respeto en los jugadores y el entrenador ante un rival intenso y bien organizado. Correr, vaciarse, anticiparse, replegarse y tapar agujeros era más importante que arriesgar. El balón quemaba y la prueba es que Cristiano Ronaldo falló dos claras ocasiones de gol. Salvó la tarde marcando el penalti.

Benítez sufrió en el banquillo retortijones. Tuvo un arrebato de valentía. No puso el once más conservador. Llamó la atención la suplencia de Casemiro, el cerrojo y mediocentro que da más equilibrio, con las bajas de Sergio Ramos y Varane. Rafa apostó por Kovacic, futbolista disciplinado y con buen manejo del balón, y James para acompañar a Bale y Cristiano Ronaldo. Al colombiano le ha abandonado la inspiración y le cuesta abonarse al trabajo. Fue sustituido por Lucas Vázquez, jugador que le dio más solidez y profundidad.

La victoria del Real Madrid tiene valor después del 0-4 en el Clásico, los tres goles encajados en diez minutos en Ucrania y tener que jugar después de los triunfos de Barça y Atleti. No estaba el equipo de Benítez para más fallos y supo entender que la única manera para competir en Ipurúa era correr más que el Eibar, sacrificarse, esforzarse, ayudar al compañero y ser más bloque. El buen juego es la asignatura pendiente. Pero eso hoy ya no es una prioridad. Lo más importante era mantener la portería a cero para ganar confianza y demostrar que desde la solidez, el compromiso y el esfuerzo sí se puede reaccionar. El talento acabará reforzando todo lo bueno que tiene esta plantilla.

¿Seguirá Benítez si pierde contra el Eibar?

27 Noviembre, 2015 - 8:33 - Autor:

La pregunta planea en el ambiente y cogerá fuerza el sábado después de los partidos del Barcelona, sobre todo, y el Atlético. ¿Seguirá Benítez si pierde contra el Eibar? El Real Madrid juega el domingo en Ipurúa con la presión, para bien o para mal, de saber los resultados del Barcelona-Real Sociedad y el Atlético-Espanyol. En el Camp Nou huele la cosa a una nueva goleada y más después de las palabras de Iñigo Martínez. Dice el central de la Real Sociedad que “es muy complicado puntuar”. Con este ánimo es difícil pensar que la Real Sociedad tenga esperanzas y moral de hacerle frente al Barça. Esperemos que haya otros jugadores y, sobre todo, el nuevo entrenador, Eusebio, con mejor ánimo y algo más de ambición para competir por los tres puntos o el punto.

Damos por hecho que el Barcelona no va a ganar. Va a golear y volveremos a ver el festival de juego, goles y felicidad de Messi, Neymar y Luis Suárez. Del Atleti también se espera que saque adelante su partido contra el Espanyol. Los del Cholo cuando cogen la rueda son buenos perseguidores y no la sueltan. Ahí están. Segundos en la Liga, a cuatro puntos del Barcelona y por delante, a dos, del Real Madrid. Con pocos goles ruedan en la cabeza. Este equipo sí que puede presumir de equilibrio y una buena defensa. Lo que le gustaría a Benítez es la especialidad de Simeone. Portería a cero, todos a presionar, sacrificio, esfuerzo, trabajo y ya llegará el golito.

El domingo llegará el turno de Benítez contra el Eibar. Es un partido para bajarse al barro. Es lo que necesita este Real Madrid que, lejos de enamorar, sus jugadores transmitieron una imagen de vagos y gandules en el Clásico alarmante. Benítez tiene plenos poderes presidenciales para poner y quitar jugadores. Para hacer el once que mejor le cuadre. Y ahora sí que tiene que afinar y hacerlo completamente suyo porque el once de gala quedó retratado con el Barcelonazo. Si pierde dudo de que le echen porque no hay un entrenador claro en la recámara. Pero Rafa no se puede equivocar más. Quedaría muy, pero que muy tocado. Tiene que estar muy acertado para evitar el polvorín.

Cristiano y Bale se dan el abrazo anti-crisis

26 Noviembre, 2015 - 8:07 - Autor:

Sincero o no y más o menos forzado, creo que tampoco hay por qué dudarlo, el abrazo entre Cristiano Ronaldo y Bale tras el segundo tanto del portugués al Shakhtar es el mejor triunfo que se llevó el Real Madrid de Ucrania. La victoria pierde brillo por sufrir un desplome alarmante que le costó encajar tres goles en diez minutos y acabar pidiendo la hora. El 3-4 es bueno como dato, como le gusta decir a Benítez, pero malo para quedarse tranquilo y decir que el equipo ha reaccionado, que ya es fiable y que se puede dar por superado el 0-4 del Clásico. Lo mejor, sin duda, la imagen de las dos estrella del equipo. Es un abrazo anti-crisis, oportuno y sano.

Bale, mejor cuando corre por la banda izquierda y no digamos ya si tiene espacios, sirvió dos goles a Cristiano Ronaldo. El primero lo celebró el portugués con su habitual giro de gamba y aullido lobezno. El segundo fue distinto. Marcó y se fue hasta la línea de fondo donde estaba tirado Bale para agradecerle la asistencia. Se tiró encima del galés y dejó una celebración más simpática y agradable que la del primer gol. Es más amable este gesto que verle tensar los músculos y las venas del cuello para lanzar ese bramido. No le beneficia.

También es más atractivo este abrazo porque ayuda a despejar dudas sobre la relación, distante y fría, de las dos estrellas. Al Real Madrid le convienen exhibiciones de este tipo, de buen rollo, para contrarrestar las que vemos habitualmente entre Messi, Neymar y Luis Suárez. Los del Barça son la familia feliz. Los del Real Madrid están últimamente avinagrados y se echaba en falta este gesto radiante e higiénico. El siguiente paso sería que Cristiano le diera el mismo abrazo a Benítez. Esto sí que sería salir de la crisis.

Messi, Neymar y Luis Suárez sacan los colores a la ‘BBC’

25 Noviembre, 2015 - 8:05 - Autor:

‘Fútbol de Fantasía’, ‘Gigantes’, ‘Marcianos’, ‘Imparables’, ‘Exhibición’… Los titulares de la goleada del Barcelona a un equipo que no tuvo nada de italiano son innumerables. Un rival blandito. Para que luego se quejen y critiquen al gran Paco Jémez cuando se presenta con su modesto Rayo Vallecano en el Camp Nou y sale goleado por ir al ataque. Me interesa destacar otras cosas. Del 6-1 del Barcelona a la Roma me quedo con la tarjeta amarilla que vio Messi, en el minuto 63, en un intento por recuperar la pelota. Con 5-0 corrió a por el balón para cortar una jugada y recibió la amonestación. Vale este gesto para establecer la comparación entre lo que es hoy el Barcelona y el Real Madrid.

Más allá de que los delanteros del Barcelona estén demostrando que atraviesan un momento dulce y que pasan por tener mejor pegada que Bale, Benzema y Cristiano Ronaldo, el hecho de ver cómo presionan Neymar, Messi y Luis Suárez para recuperar la pelota deja en mal lugar a los madridistas. A la ‘BBC’ del Real Madrid se le ha acabado el cuento de que no está entre sus funciones la presión y el esfuerzo de perseguir la pelota y hacer el equipo más compacto. La ‘MSN’ del Barcelona está demostrando que se puede ser la bella y la bestia. 

Esto es, precisamente, lo que le ha reprochado Rafa Benítez a sus jugadores después de la debacle del Clásico. Le ha dicho a los delanteros que está decepcionado porque les había dado indicaciones e instrucciones. Tenían que presionar arriba y no lo hicieron. Messi, Luis Suárez y Neymar están sacando los colores a Bale, Benzema y Cristiano con y sin balón, en la implicación, el esfuerzo, sacrificio, la pegada y otro aspecto muy importante: a buen rollo también ganan los tres delanteros del Barcelona.

Benítez ha encontrado antes el equilibrio en el palco que en el campo

24 Noviembre, 2015 - 8:09 - Autor:

Rafa Benítez ha encontrado antes el equilibrio en el palco que en el campo. Llamativo. Tiene mérito o mucha suerte lo que ha conseguido el entrenador de la reconstrucción. Fichó por el Real Madrid como el gurú del orden, la solidez y el rigor táctico y está vivo después de un bochornoso 0-4. A  ojos de los aficionados se ha erosionado su credibilidad como estratega y todo ese rollo que nos vendió de que al equipo le llegan menos y defiende mejor. Pero sigue adelante. Tiene algo que le salva. Una red. Ante el Barcelona fue inteligente. Puso el once de gala y con ello se reparten las culpas de la debacle entre el campo, banquillo y palco. Mi opinión es que tienen más delito los jugadores por hacer un partido golfo que el entrenador por alinear a los más importantes. Lo reconoció Modric cuando dijo que no habían sido un bloque.

Al grano. Benítez ha salvado su cabeza tras el 0-4 porque a Florentino le ha entrado un ataque de equilibro. El presidente no se ha dejado llevar por el calentón y ha evitado encender la hoguera para echar al entrenador. Florentino ha salido a respaldar públicamente a Benítez. Incluso ha pasado el trago de elogiarle y apoyarle tras el Barcelonazo. Dice que es el entrenador elegido por su profesionalidad, experiencia y trayectoria. Señala a los jugadores cuando apunta que el 0-4 es consecuencia del desgaste que tiene la plantilla desde enero. Florentino también transmite desgaste y apela a la paciencia. El de no no haber acertado con el cambio de Benítez por Ancelotti. Es lógico que no lo pueda decir públicamente ni tomar la medida urgente de poner otro entrenador.

Benítez tiene hoy el apoyo de Florentino. El presidente le ha dado el impulso al entrenador cuando era Benítez el que tenía el encargo de darle el empujón al equipo. Florentino no se ha calentado y ha decidido hacer un ejercicio de equilibrio. Benítez se puede considerar un privilegiado, pero si es inteligente que no se haga ilusiones porque sólo le garantiza la continuidad un triplete. Que se lo digan a Luis Enrique.

A Benítez le salva el irresponsable partido del mejor once

23 Noviembre, 2015 - 8:04 - Autor:

Florentino Pérez le da una vida más a Rafa Benítez. El presidente, con más o menos confianza, no le va a echar después de la debacle del Clásico y cuenta con el frío respaldo del club. No puede ser de otra forma. Benítez se cayó con todo el equipo en el Clásico. Nunca mejor dicho. Sucumbió con un once en el que estaban los jugadores más importantes y esta es la red para el entrenador. Le ha salvado que su plan pasaba por alinear a los mejores, por proponer un once ofensivo y anunciar el día antes que iba a jugar al ataque. El único problema o culpable, entonces, no es sólo el entrenador. Los jugadores salen mal parados por su ausencia de competitividad e incumplimiento de funciones. Hicieron un partido irresponsable. Con mejor o peor actitud no dieron la talla.

Hay imágenes en las que se ve a Benítez pidiendo al equipo que se junte. No lo hicieron. Lo reconoció Modric y es de agradecer su sinceridad. “Nos ha faltado ser un bloque”, dijo. Hay un mandamiento en el ideario de Benítez. El orden y el equipo está por encima de las individualidades. De esto no es sospechoso. Quedan mal, por lo tanto, los jugadores por desobedientes. Benítez puso a los mejores y no le respondieron.

Me imagino cómo pudo ser el día después de Benítez tras la goleada humillante del Barcelona. En la soledad del fracasado, la angustia de una llamada que le anunciara el despido y la impotencia y rabia de no acertar con el éxito puede ser una radiografía aproximada del estado de ánimo. Benítez ha perdido crédito para los aficionados y para la Directiva. Pero va a seguir adelante porque Florentino no es partidario de una decisión tan drástica que abra una crisis mayor. Existe el ejemplo de Luis Enrique. El 4 de enero, tras la derrota en Anoeta, se pidió su cabeza y Bartomeu convocó elecciones. El final de la historia ya lo conocen. Un triplete. Es pronto para echar a Benítez porque se le ve como un remedio para salir de la crisis. Como a los jugadores, aunque no se libran de la crítica por su partido ‘golfo’. Por dar demasiadas facilidades al Barcelona.

Benítez perdido, los jugadores tienen un buen cacao y pañolada al palco

21 Noviembre, 2015 - 19:37 - Autor:

El Real Madrid es un desastre, un equipo sin alma, sin estilo de juego definido, sin capacidad de reacción y lo peor, sin corazón. El Clásico deja en mal lugar a todos. A Benítez por demostrar que realmente no tiene un plan ofensivo trabajado, a los jugadores por su falta de competitividad y a Florentino por haber fichado a un entrenador que venía a darle un impulso y lo que ha está consiguiendo es un retroceso. El Real Madrid sale del Clásico tocadísimo. No hundido. Pero le va a costar sangre, sudor y lágrimas darle la vuelta a una situación crítica. El Barcelona se aleja a seis puntos. Uno más, presumiblemente, con el contundente 0-4 en caso de empate.

Florentino fichó a Benítez como el mejor entrenador para ganar la Liga. Le habían hablado de la garantía que ofrece este entrenador en el campeonato de la regularidad. Daba igual jugar mejor o peor porque la cuestión pasaba por hacerse con la Liga. Teniendo a Cristiano, Bale, James, Benzema, Modric y demás seguro que habría fases de buen juego y espectáculo. Pero nada de nada. Benítez se tomó el mensaje como el fontanero que acude a taponar una tubería con chicles. Vendió que el equipo iba a defender mejor y no se ven los resultados. No sólo no defiende mejor sino que ataca peor. Los jugadores tienen gran parte de culpa. Tampoco parece que ponen mucho de su parte para llevarse medianamente bien con el técnico. La realidad es que dan muestras de tener un buen cacao mental. No saben a qué juegan. Dudan. Esto es lo peor. Se quedan a medio camino entre la defensa y el ataque. Es un desgobierno. Caen en el desequilibrio. Así vino el primer gol del Barcelona. El Real Madrid esperaba en su campo, replegados y sin presión alta. El fútbol control del Barça convirtió a Sergi Roberto en Messi con una gran internada que culminó Luis Suárez. Si el Real Madrid ya tenía dudas de inicio, con el 0-1 aparecieron los nubarrones. Fue un desastre. La primera parte acabó con un único disparo del Real Madrid a Claudio Bravo.

El Bernabéu, mosqueado, anda muy despistado. No sabe a quién echarle la culpa de esta humillante derrota y miró al palco. Hubo gritos de ‘Florentino, dimisión’. También pañolada. Y aplausos a Iniesta. No es un 0-4. El quinto gol se lo han metido a Florentino, que ahora tiene que tomar decisiones y dar explicaciones. Trajo al entrenador del ‘impulso’ y no funciona. El equipo está en caída libre mucho antes que el de Ancelotti. Y todo esto con Messi de suplente.

El chocante debate del Clásico: Casemiro contra Messi

20 Noviembre, 2015 - 8:08 - Autor:

Me parece chocante cuál es el debate futbolístico en el Real Madrid y el Barcelona en las horas previas al Clásico. Benítez se siente más seguro con Casemiro y Luis Enrique vive tranquilo sin Messi. El dilema es si juega Casemiro y saber qué decisión toma Messi. Asombroso. La expectación que genera conocer con qué once y con qué intenciones van a plantear Benítez y Luis Enrique el Clásico depende de estos dos futbolistas. No es una cuestión menor en ninguno de los dos casos porque ambos le cambian la cara al equipo y a las intenciones de los entrenadores.

A Benítez le gusta más Casemiro que añadir el dulce de otro futbolista ofensivo a Bale y Cristiano Ronaldo, titularísimos. Casemiro es el cuchillo jamonero que parte en lonchas al rival. Sin Casemiro no hay corte. Traducido al idioma Benítez significa que sin el mediocentro defensivo brasileño no hay orden ni equilibro. Jugarían Kroos, Modric y James en el centro y por delante Bale y Cristiano, seguros, y si se trata de arriesgar hasta Benzema es la mejor elección. Demasiadas concesiones al rival para la doctrina de Benítez.

Luis Enrique no sufre el mismo problema. Tiene un dulce recién salido del horno. Messi tiene la última palabra para escoger si le conviene jugar en el Bernabéu. Con Messi el Barça asusta más y ha llegado a tiempo para jugar. En Argentina andan mosqueados porque esta semana le han visto entrenar con el grupo y le echan en cara que no hubiera estado con la selección. Alucinante. Messi tiene todavía el ligamiento de la rodilla izquierda tierno y es el de la pierna de golpeo. Seguro que le está dando muchas vueltas a la conveniencia de arriesgar su salud y poder sufrir una recaída. No es un partido para jugar andando y dar dos acelerones. Es un día para jugar con el turbo activado y exprimirse. Hay riesgo. Sin Messi, el Real Madrid debería ser favorito. Con Messi, el Barça es más favorito si Benítez elige a Casemiro. En entusiasmo, pierde Benítez.

El vestuario del Real Madrid se automedica antes del Barcelona

19 Noviembre, 2015 - 8:08 - Autor:

El ruido en el Real Madrid pasa porque los jugadores le han comunicado a Benítez que están más cómodos con las líneas adelantadas. Sienten inseguridad cuando se echan atrás. Lo de retroceder y juntarse cuando se pierde el balón se llama hacer un buen repliegue para Benítez. Necesario para ser mejor en defensa, ganar en equilibrio y solidez, según el meticuloso entrenador. Pero lo jugadores siguen sin ver tan claro que esto les haga mejores. En cualquier caso, los capitanes le han transmitido al entrenador que ante el Barcelona estaría bien dar pasos al frente porque en los dos últimos partidos (París Saint Germain y Sevilla) se llevaron un meneo para la reflexión. Contra el PSG les salvaron los postes y en Sevilla escucharon los olés de la grada.

Ha habido reunión en el vestuario del Real Madrid para hacer tachones en el librillo de Benítez. Algo han hecho ya a ojos de todos. A Cristiano Ronaldo le pillaron las cámaras quejándose a Sergio Ramos, en el Sánchez Pizjuán, de que el equipo jugaba demasiado atrás. No es la primera vez que lo dice el portugués y se le nota en la cara. La escena del susurro a Blanc le delató. Así que en el vestuario han hablado los jugadores de lo conveniente que sería llevar la iniciativa del partido contra el Barça desde el principio hasta el final. Lo que se llama mandar y romper el corsé del riguroso orden. Se sufre menos queriendo la pelota que estando más pendiente del repliegue.

Benítez ya conoce cómo se sienten mejor sus jugadores. Se lo han comunicado. El paso que han dado los capitanes es algo común en situaciones en las que un equipo está incubando un virus. Cuando un vestuario se siente en peligro se juntan los que mandan y hablan de autogestión, que es lo mismo que automedicarse. Hay un resfriado y hay que ponerle remedio. Si la receta del médico Benítez no funciona, el paciente dice conocer mejor el malestar de su cuerpo. Se llama, autogestión en fútbol. Lo bueno en el Real Madrid es que se lo hayan dicho antes del Clásico a Benítez porque si no estaríamos hablando de una rebelión.

Comentarios recientes