Saltar al contenido

« ver todos los blogs

El Barça al ralentí, el Atleti pierde el lema del ‘partido a partido’ y el Madrid de Bale

30 abril, 2016 - 21:00 - Autor:

Barça, Atleti y Real Madrid no han fallado. La Liga entrará en las dos últimas jornadas con la emoción de dos domingos en los que los partidos ya se jugarán a la misma hora y ninguno podrá sentir la presión de saber qué ha hecho su competidor. Ha sido un supersábado delicioso porque hemos visto a tres equipos peleando con más empuje que buen fútbol. Quizás el que más ha destacado, en superioridad, ha sido el Madrid, el tercero en discordia en la pelea. Y lo ha hecho gracias a un dúo que funciona. Lucas Vázquez y Bale ganaron tres puntos en Anoeta como lo hicieron la jornada anterior en Vallecas. Dos futbolistas que enganchan, verticales, incisivos y con instinto depredador. En el Madrid queda la sensación de que hay un equipo solvente o capacitado para competir sin Cristiano Ronaldo. Bale roba los focos al portugués en esta pugna por el título. Es digno de destacar el riesgo que tomó Zidane utilizando a Bale todo el partido sin tener la garantía de que Cristiano y Benzema estarán sanos ante el Manchester City.

Del Atleti sorprendió que Simeone cambiara medio equipo y mirara más por la Champions. Queda en entredicho el lema de ‘partido a partido’. El Cholo pensó más en el Bayern de Múnich que en el Rayo. La suerte que tuvo es que, en la segunda parte, metió a Griezmann y Fernando Torres y los tres puntos cayeron de su lado gracias a un disparo del francés y la ingenuidad de un Rayo dominador y manso en la pegada.

El Barcelona acusó la presión de las victorias de Madrid y Atleti. Era el más fresco de los tres por no jugar la Champions. No se notó. Fue un Barcelona al ralentí que deja dudas. Da la sensación de que la temporada se le está haciendo muy larga y que no se ha recuperado del golpe del Clásico y la eliminación de la Champions. Luis Enrique podrá decir lo que quiera, que celebrará la Liga con una gran fiesta si la gana, pero sus jugadores la están disputando como si fuera un postre. Les sabe a poco y mientras estuvieron contra once no dieron la sensación de tener la urgencia de conquistar el título. Se le hizo la luz con el regalo de Adán y un Betis que fue decreciendo con el desgaste de la inferioridad. En definitiva, que la Liga está abierta y es maravilloso vivir un final tan emocionante.

¿Es Simeone el nuevo ‘number one’?

29 abril, 2016 - 7:19 - Autor:

Partido a partido se ha cargado a Luis Enrique de la Champions, antes ganó a Zidane en el debut del francés en un derbi, tiene al equipo colíder y le dio un baño a Guardiola en el planteamiento del primer periodo en el Calderón. Simeone, como diría Pep, ha ganado un título, que es el de estar compitiendo con el Barcelona, Real Madrid y Bayern de Múnich. No vale para nada esto si no tienes la Champions. Este es el objetivo del entrenador argentino. El que encumbraría su figura como el mejor entrenador del mundo. El Atleti es el ‘Cholo’. La última hazaña ha sido ganar al Bayern sin Godín. No se derrumbó sin el líder en el campo. El ‘number one’ está en el banquillo. Simeone ha vuelto a demostrar que, por encima de los jugadores, hay una idea y un estilo que se sustenta en el trabajo colectivo, sobre todo, y pasa por el esfuerzo insufrible. Del Atleti se dice que es un equipo pesado, incómodo, insoportable, rocoso y un dolor de muelas. Un equipo de autor de un entrenador especial.

¿Hace falta que Simeone gane una Champions para decir que es el mejor entrenador del mundo? Mi opinión es que hoy es un número uno y a las pruebas me remito pese a que pueda acabar la temporada sin ningún título. La siguiente pregunta que se puede plantear es: ¿Si le dieran el Real Madrid, Barcelona, Bayern, PSG, Chelsea o Manchester City de qué sería capaz? La lógica dice que si es competente para crear un equipo tan formidablemente competitivo como es el Atleti podría hacerlo mejor con Messi, Cristiano Ronaldo, Kun Agüero, Diego Costa y toda la cantidad de estrellas de los equipos mencionados. Hay quien entiende que la suerte que tiene el ‘Cholo’ es que maneja una plantilla sin egos y su filosofía no encajaría en plantillas con futbolistas que son multinacionales y tienen el apoyo presidencial. Ojalá algún día lo podamos comprobar y le veamos en uno de estos equipos.

En cualquier caso, hoy Simeone está demostrando que es más entrenador que Luis Enrique, Zidane, Guardiola, Pellegrini, Blanc, Mourinho, Klopp, Van Gaal, Wenger… Falta el broche de oro. Esa Champions que convenza a todos (aficionados, periodistas y presidentes). En el camino está de un título mayor (la final de Milán), de un doblete o de quedarse a las puertas de todo ello. Pero hoy el ‘Cholo’ merece elogios más refinados y despampanantes que los de un líder carismático que transmite carácter, garra, temperamento, fuerza y fe. Simeone es un genio en la gestión de grupos, tomando decisiones y en la preparación de partidos con presión. Sean cuál sean las dificultades. Un entrenador como la copa de un pino con un carácter especial que le ha llevado a recibir una sanción de tres partidos porque desde su banquillo salió al campo un balón espontáneo.

El Atleti alcanza la perfección ante el Bayern

27 abril, 2016 - 20:52 - Autor:

Para ganar al Bayern hay que hacer muchas cosas bien. Para anular todo el talento, individualidades y juego de posesión del equipo de Guardiola hay que hacer un partido perfecto. Esto es lo que realizaron los soldados de Simeone. Alcanzaron la perfección. Lo dieron todo para tomar ventaja en una eliminatoria que nos deja un primer encuentro espectacular. Fue un partidazo con mayúsculas entre dos equipos que buscaron la victoria, que crearon una buena cantidad de ocasiones de gol, con intervenciones de mérito de Oblak y Neuer, con balones a los postes, intensidad, trabajo, esfuerzo y mucha emoción. Una semifinal deliciosa que deja en mal lugar a la que disputaron el Manchester City y el Real Madrid. En el Calderón no hubo especulación ni conservadurismo. Se libró una gran batalla táctica y física.

El Atleti es un dolor de muelas. Quedó demostrado, una vez más, en cómo salió a comerse al Bayern desde el minuto uno. Espectacular la entrega de todo el equipo y, en especial, de Fernando Torres para realizar una presión alta que se le atragantó al equipo alemán. Quedó anulado, desactivado y noqueado con el golazo de Saúl. Una obra de arte de un futbolista que no para de sorprendernos. Quien veía sólo al Atleti como un bloque descubrió algo más en este partidazo. Hay más futbolistas que Griezmann, Koke y Torres que pueden desequilibrar una cotienda.

El Atleti fue a por el Bayern mientras le aguantaron las fuerzas. Cuando se quedó sin pilas, en el inicio de la segunda parte, demostró que se puede defender bien desde la colocación. Sufrió en el segundo periodo la avalancha de un Bayern que puso en el campo a Müller y Ribéry junto a Douglas Costa y Lewandowski. Demasiada metralla que no tumbó al acorazado rojiblanco. Cuando lo hizo, ahí estaba Oblak para dejar la portería a cero. El resultado es buenísimo. Pudo ser mejor si entra el balón de Torres que dio en el palo. El Atleti toma ventaja y al Bayern se le hará duro marcarle dos goles y dejar su portería a cero. La final española coge color.

Al final tuvo más miedo el City que el Madrid

26 abril, 2016 - 21:00 - Autor:

El Real Madrid saca un buen resultado en la ida de las semifinales. En el primer combate ganó el equipo de Zidane, a los puntos, gracias a una segunda parte en la que decidió soltarse y arriesgar. Fue un partido con fútbol rácano entre dos equipos temerosos, con muchas precauciones y más pendientes de la consigna de no encajar un gol. La primera parte se resolvió sin ningún disparo entre los tres palos en ambas porterías, dato que dice mucho de lo inofensivos que se mostraron y el respeto con el que se tomaron este primer asalto. Propuso algo más el Manchester City, pero lo hizo porque el Madrid retrocedió incomprensiblemente. Mal los de Zidane, que parecieron acusar el golpe moral de la ausencia de Cristiano Ronaldo. Sin el portugués, sin la referencia, sin el hombre que intimida vimos un Madrid chato, lento e indeciso. A su baja se unió la de Benzema, que salió de inicio a darse un paseo. El francés tampoco está sano y el Madrid acusó las bajas.

Zidane aplicó la lógica en el descanso. Más vale un jugador sano que otro mermado por muy Benzema que se sea. Sacó a Jesé y la primera gran ocasión de peligro fue para el canario con un cabezazo al larguero. Es lo que necesitaba el Madrid. Meter un susto en el cuerpo de los de Pellegrini para provocar sensación de miedo. Fue pánico lo que le entró al City. El Madrid creció y encadenó cuatro ocasiones de gol. Una de Bale, que empezó a parecerse al de Vallecas, otra de Modric, una más de Casemiro y la más importante, la de Pepe. El portugués, a un palmo de Hart, mandó la pelota al cuerpo del portero. Ahí estaba medio billete para la final de Milan.

El empate a cero deja abierta la eliminatoria, pero las sensaciones son para ser optimista. El Madrid, que espera recuperar a Cristiano para el Bernabéu, tiene que comerse al City. Con cuatro arreones ha sido capaz de aterrorizar a los ingleses y en su estadio tiene que hacer valer su potencial. El Real Madrid es mejor. Es peligroso el cero a cero por el valor doble de goles, pero este Madrid es capaz de hacer dos y tres. El balance es positivo. Milán está más cerca.

El guión del Real Madrid y el Atleti en las semifinales de la Champions

25 abril, 2016 - 7:21 - Autor:

El Real Madrid obediente e infatigable del Camp Nou y el Atleti osado e intrépido que eliminó al Barcelona. Este es el guión que tienen que seguir los dos equipos españoles para superar las semifinales ante Manchester City y Bayern de Múnich. Los dos pueden lograr el éxito de estar en la final de Milán si se aplican como en estas citas. Ser muy humilde en el caso del Madrid y masoquista en el del Atleti. Habrá final española y derbi madrileño en la Champions, el segundo en dos años, si encuentran el equilibrio entre activar sus virtudes y desactivar las de los rivales. Entramos en una semana deliciosa, apasionante y de máximo interés. Los primeros asaltos se juegan en el Etihad y en el Calderón.

Primero juega el equipo de Zidane en Manchester. Lo tiene que hacer con la referencia del ideario que le dio la victoria en el Clásico. Fue el punto de inflexión de un Real Madrid que provocó la crisis en el Barcelona y como se reenganchó a la Liga. En el Camp Nou decidió apretar los dientes, juntar las líneas, hubo esfuerzo colectivo, corrió y reaccionó. Ganó por mentalidad y luego por la pegada en su contragolpe. Este es el guión del Madrid contra el Manchester City. Que no se equivoque, como le sucedió después en casa del Wolfsburgo, donde se confió y hubo un abandono general en defensa. Si el Madrid juega con orden, rigor, atención, intensidad, esfuerzo y humildad es un equipo enchufado y favorito. Debe traerse la eliminatoria al Bernabéu provocando en el Manchester un estado de desánimo. Debe aprender también la lección de las semifinales de la pasada temporada contra la Juventus, tirada a la basura por un absurdo penalti de Carvajal en Turín.

El miércoles es el turno del Atleti ante el Bayern de Múnich y la película del encuentro parece evidente. Las estrategias están más claras que en el City-Real Madrid (duelo de contras). En el Calderón, la pelota la querrá el equipo de Guardiola y al Atleti no le importará esperar cerrado y bien juntos, con la solidez que le caracteriza. Los del Cholo han sido capaces de eliminar al Barcelona y pueden volver a repetirlo con el Bayern. Son el equipo que mejor defiende del mundo y el más incómodo. Avisados están con los arbitrajes en Europa. Con autocontrol e inteligencia emocional tendrán que pelear los balones divididos. Lo malo del Atleti es la baja de Godín. Lo bueno, que juega con dos pelotas. Y no me refiero a las que salen desde el banquillo.

La Quijotada de Simeone, los tres penaltis del Barça y Súper Bale

23 abril, 2016 - 20:41 - Autor:

Ganó el Madrid de Bale, el Atleti del ‘cholito’ y el Barça de Luis Suárez. Son los protagonistas de un sábado que mantienen la emoción de la Liga a falta sólo de tres jornadas. La sensación es que al Barça, pese a la goleada de seis tantos y con tres penaltis (ya le han señalado 19 a favor), le sabe a poco esta Liga. Lo transmite en su juego. Ganó al Sporting con ritmo lento, apático y un fútbol aburrido. Le mantiene arriba Luis Suárez con sus goles, al que el generoso Messi quiere hacerle Pichichi y Bota de Oro para fastidiar a Cristiano Ronaldo. Los dos primeros penaltis fueron para que el uruguayo hiciera ‘clin, clin, caja’. Más celebrados los tantos del goleador que el fútbol. Da placer quitarle un par de trofeos al portugués. Puede que hasta motive más este tipo de objetivos que el de una Liga que, como digo, es menor en las aspiraciones del Barcelona después de quedarse sin Champions. Hubo un penalti, vergonzoso, que se lo dieron a Neymar para quitarle las penas.

Lo vivido en el Calderón nos dejó asombrados. Simeone fue expulsado por el lanzamiento de un balón desde la zona del banquillo para intentar interrumpir un contraataque del Málaga. Mateu Lahoz aplicó el reglamento y, sin poder tener la certeza de quién fue el infractor, mandó al ‘Cholo’ a la grada como responsable del banquillo. Circulan imágenes por las redes sociales (hoy un árbitro más en los campos de fútbol) en las que se aprecia como Simeone ordena el lanzamiento de ese balón espontáneo. El culpable es “el chico de al lado”, según dijo Simeone en la sala de prensa, que se atrevió a tal Quijotada. Un recogepelotas adiestrado para este tipo de maniobras que están dentro del ideario del ‘Cholo’ en situaciones extremas. En definitiva, un gesto antideportivo y feo que le va a costar al argentino una multa de 3.000 euros y tres partidos de sanción si se aplica bien el reglamento. El balón de oxígeno fue la entrada de Correa, que hizo el gol y le dio otro aire a un espeso Atleti.

El Madrid pasó del caos en Vallecas a ser un rayo con el mejor Bale. Zidane rotó y priorizó la Champions en Vallecas. El once no respondió en los primeros veinte minutos y sucumbió ante un enérgico Rayo. El equipo se resiente sin Cristiano Ronaldo, Carvajal, Casemiro y con Modric y Sergio Ramos en el banquillo. Todavía más cuando Benzema pidió el cambio por lesión. El Madrid se recompuso con las entradas de Lucas Vázquez y Modric y la aparición de un gigante. Bale demostró que, sin Cristiano, puede tener galones de estrella y ganar partidos. Hizo dos tantos y dio la asistencia a otro de Lucas Vázquez. Del Madrid hay que quedarse con la reacción que le da más confianza para intentar eliminar al Manchester City que posibilidades para ganar esta Liga. 

Casillas probará el banquillo antes de la Eurocopa

22 abril, 2016 - 7:25 - Autor:

Iker Casillas será suplente en el partido del sábado que enfrenta al Oporto contra el Académica. Una decisión del entrenador, José Peseiro, que justifica para que Helton (el otro guardameta) llegue rodado a la final de la Copa portuguesa. Un palo, en definitiva, para el capitán de la selección española, que probará el banquillo en las cuatro últimas jornadas antes de que Del Bosque termine de madurar la decisión sobre quién debe ser el titular en la Eurocopa. Al seleccionador se le pueden despejar las dudas y empezar a tener más claro que a David de Gea le ha llegado el turno de estar en el once de ‘La Roja’.

En el día que conocimos, por boca de Peseiro, que Casillas estará este sábado en el banquillo a De Gea le nominaban en el once ideal de la Premier League. El portero del Manchester United es el mejor de Inglaterra, según los propios compañeros, y este es un buen criterio para atender el rendimiento y la calidad del que se juega el puesto con Iker en la seleccción. Lo de Casillas es un jarro de agua fría porque no lo merece. Ni el mejor Helton (38 años) ofrece más garantías que el peor Casillas. Pero a Iker le han metido un gol con el cambio de entrenador y parece empezar a estar cuestionado por el nuevo técnico. De fichaje estrella de Lopetegui ha pasado a estar cuestionado por José Peseiro, que ya le conocía de su etapa en el Real Madrid como segundo de Carlos Queiroz. Parece que no le gusta Iker.

Una mala noticia para Casillas, que no imaginaría nunca cuando se fue del Madrid que acabaría esta temporada en el banquillo. Quedan cuatro partidos de Liga en Portugal y en dos será suplente. Mal final de temporada, como digo, para un Casillas que no ha tenido un buen año y que extraña que no sea el elegido para jugar esa final de Copa. La suplencia le puede suponer perder puntos de cara a Del Bosque y también hacer las maletas y probar en el campeonato estadounidense (MLS). Marcharse al lado de su amigo David Villa. ¿Estamos en el final de Iker Casillas?

Zidane es un insensato y Cristiano Ronaldo un imprudente

21 abril, 2016 - 7:24 - Autor:

A la espera de conocer el alcance de la autolesión de Cristiano Ronaldo hay que poner el foco en la gravedad de los hechos. Que lo son. Cristiano ha vuelto a cometer un acto de irresponsabilidad y egoísmo al querer jugar todo el partido contra el Villarreal con el objetivo (yo diría que más obsesión) de marcar su golito que le mantenga en posición adelantada en el Pichichi y la Bota de Oro. Los cuatro de Luis Suárez al Deportivo eran una amenaza y el portugués, como en otros partidos, no entendió y decidió por su cuenta, sin pensar en lo poco que queda de Liga y las semifinales de la Champions, que está antes el equipo que un trofeo individual. Un error mayúsculo de cálculo en la ambición de un futbolista sin control.

Zidane queda mal porque transmite la imagen de un subordinado de Cristiano Ronaldo. También peca, como lo han hecho otros técnicos, de no tener ni autoridad ni estrategia convincente para hacer ver a la estrella que tiene que gestionar los esfuerzos y puede entrar en los tres cambios. Con Bale sí se atreve. Han cometido un error importante. Zidane es el entrenador y debe mirar por el bien colectivo. Tiene que prevenir las lesiones de los jugadores y si se trata de Cristiano debe prestar más atención. Si el chico no le hace caso porque es de los que frunce el ceño cuando se le cambia, tiene que aguantar la mirada. Para eso es el entrenador. Lo que no puede permitir es que esté en el césped, como en Getafe, hasta el minuto 91 para meter el quinto gol.

Ahora Cristiano es una preocupación y en el Madrid hablan de susto. Tiene una sobrecarga y veremos si es algo más y no puede jugar contra el Manchester City. No debería hacerlo contra el Rayo. Que se olvide del Pichichi porque está pocho. Si no llega al encuentro de ida de las semifinales de la Champions, que es donde el Madrid se juega la temporada, habrá demostrado que es un insensato por querer jugar hasta los minutos de la basura y Zidane un imprudente por no haberlo quitado a tiempo.

Entre Sergio Ramos y Simeone activan el ‘cagómetro’

20 abril, 2016 - 7:34 - Autor:

A Sergio Ramos le han cazado las cámaras azuzando a sus compañeros con un “¡vuelve el cagómetro!”. Una expresión para espolear al equipo y que sirve de cachondeo entre los madridistas. Imagínense si el capitán es capaz de soltar o escapársele esta palabra lo que se estará diciendo dentro del vestuario del Real Madrid. Ver al Barcelona despeñarse da placer y sirve de estímulo. El ‘cagómetro’ es una palabra mal sonante, fea y vulgar. Pero es el término que utiliza Ramos para motivar al equipo. Una simplísima radiografía para burlarse de los males del Barcelona. En el Real Madrid lo han pasado muy mal esta temporada y ahora encuentran la diversión con el descalabro de los azulgranas. Es lo que tiene la rivalidad. La desgracia de uno es la satisfacción del otro y a Ramos se le ha escapado, con o sin intención, cuál es el estímulo de la plantilla.

En la línea de Sergio Ramos va el ‘Cholo’, más refinado, que sorprende cuando dice que dependen de ellos mismos. No es la realidad desde el punto de vista objetivo. Pero Simeone es muy listo y lanza un mensaje de presión a Luis Enrique porque percibe que al Barcelona le tiemblan las piernas. Ve el fallo y mete más leña en el fuego. La Liga también se juega en las salas de prensa y aquí el ‘Cholo’ hace sentir el aliento. Porque él cree que ya no va a fallar. Entre el Real Madrid, en el Clásico, y el Atleti en la Champions han generado ese ‘cagómetro’ del que habla Sergio Ramos.

Luis Enrique debería manejarse mejor en las dinámicas negativas. Está demostrando ser poco inteligente y los que le rodean no deben atreverse a decirle que está equivocado. Empiezo a pensar que tiene poca comunicación con Bartomeu porque no son lógicas sus salidas de tono y los malos modos en la sala de prensa. Nadie le reprende y hace ver que transmite falta de equilibrio. Se equivoca y mucho porque, lo quiera o no, hace de portavoz del Barcelona cuando aparece por la sala de prensa y, aunque aborrezca a los periodistas, debe darse cuenta que su mensaje va dirigido a millones de barcelonistas de diferentes formas de pensar y no todos ellos tienen el estilo soez del que hace gala.

El Barcelona, del tiquitaca al rifirrafe

19 abril, 2016 - 7:23 - Autor:

El desplome del Barcelona está acompañado por una falta de buen comportamiento que afean más las derrotas. Juega peor y pierde mal. Puede perder un partido, dos y tres. Puede atravesar una mala racha. Incluso puede no ganar la Liga y, todavía más, ni la Copa. Puede acabar la temporada con cero títulos y calificarse como una debacle, pero lo que no puede perder es el modelo de conducta. El primero que tiene que dar ejemplo es Luis Enrique. Si no lo hace, si comparece ante la Prensa desafiante, mal encarado y borde está invitando a los más descerebrados de la plantilla a copiar este tipo de actuación. Las malas contestaciones del entrenador a los periodistas, reiteradas en el tiempo, cada vez más burlescas y con intención de desprecio se suman a los desaires, groserías y desprecios de Neymar. El brasileño acabó el partido contra el Valencia tirando una botella en el túnel de vestuarios a Barragán. Antes fue al grupo de celebración del Valencia para soltar un manotazo. Mucho antes, en el partido de Copa en el Camp Nou (7-0) descubrimos lo que le dijo: “Tú te callas, que yo cobro diez veces más”.

El Barcelona no es noticia por la excelencia de su juego. Ha pasado del ‘tiquitaca’ a los rifirrafes. Luis Enrique, Neymar y Alves (irresponsable por exhibir su ausencia de pena tras caer en la Champions) ensucian al Barça. Este patrón de conducta se sostenía en las victorias y con los cinco títulos. Nadie fue capaz de pararse a pensar que un día puede llegar la derrota y cambiar el viento en contra. Nadie. Ni Bartomeu ni Iniesta. El presidente y el capitán no han advertido lo peligroso que supone sembrar tempestades. Dejamos de lado a Luis Enrique por su incapacidad para corregir los malos modos y las faltas de respeto a los rivales.

Se confirma que la inspiración y el ingenio florece cuando el resultado está de tu lado. Los alardes de Neymar han desparecido, como los Periscope de Piqué, que ahora sólo salta cuando aparece Arbeloa. Parece que va a tener razón Fabio Capello cuando dice que lo que necesita el Barcelona es un capitán con carácter como Puyol, que entre al vestuario y coja a los jugadores por la corbata.