Saltar al contenido

« ver todos los blogs

El mensaje

4 Enero 2012 - 15:23 - Autor:

Justo en el momento en el que Benzema marcó el tercer tanto, tuve la certeza de que Mourinho iba a volver a vestirse de Mourinho. Digo quitarse el disfraz de Kofi Annan que se ha comprado en los chinos.

Una cosa es que evite los charcos más profundos y otra que cambie el Sun Tzu por las obras completas de Tagore.

Yo me alegro. Ni creo en las imposturas ni veo tan complicado que el portugués retire las balas del cargador pero mantenga su discurso.

El fútbol no es una ciencia. Ya sé que hay colegas que piensan que lo es y se pegan la vida dibujando ecuaciones tan irreales como las cuentas de Urdangarín.

El fútbol es un juego. Cabe la pasión, cabe la táctica y cabe el trabajo minucioso.

Pero en la misma medida cabe la naturalidad y cabe llamar a las cosas por su nombre.

Para empezar, debe desenmascararse a los tramposos. No se puede zurrar a Mou por marcar la agenda mediática con escrúpulo y tacharle a su vez de airear trapos sucios de forma improvisada.

Si domina la escena, creamos en cómo la desarrolla. Si habla de la indolencia de los jugadores, valoremos que lo haya hecho antes en privado e incluso que haya anticipado a sus pupilos su discurso público posterior.

La eterna tentación de ponerle al portugués las “íes” no puede primar sobre la única realidad que dejó el partido, que los jugadores del Real Madrid seguían de vacaciones.

Ni ecuaciones tácticas ni leches. Pajarón de los de antes. Posiblemente por exceso de turrón.

¿No decirlo? Pamplinas. Si todos lo vemos, ocultarlo es hacer el canelo. Y os digo más: los señalados anoche no fueron Kaká ni Callejón. A quienes iba dirigido el mensaje era a Ronaldo y a Marcelo y ellos lo saben. El resto es literatura. Pues eso.

Enrique Marqués: BioVid

¡Hazte fan en Facebook!

Enero 2012
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Regates en Practicopedia

El deporte ahora en TV