Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Negación culé

29 Marzo 2012 - 14:09 - Autor:

Pretendo rascar algo mas en un asunto apuntado aquí hace días. Me refiero a la peligrosa deriva que rige en Barcelona por la cual se niega sistemáticamente cualquier mérito al rival que se enfrente al Barça.

Lo que comenzó como una pequeña travesura de colegial se ha convertido en el eje del pensamiento culé: todo lo que pasa en el campo nace y muere en el conjunto azulgrana. El otro no juega. Es, simplemente, el otro. El estorbo necesario. Un mal a liquidar sin siquiera ser nombrado.

Se trata de un ejercicio de endogamia intelectual que niega al adversario la posibilidad de protagonizar el fútbol y le somete a un perverso segundo plano.

Si el Barça golea es por su capacidad y talento. Si la cosa se tuerce, los argumentos a escrutar serán el árbitro, el estado del terreno y la violencia desmedida del bárbaro de turno, nunca que haya destacado en alguna faceta.

La psicología define la negación como un mecanismo de defensa que consiste en evitar enfrentarse a los conflictos negando su existencia. Bien manejado, un chollo.
Si el Milan se te atraviesa, cosa discutible, porque nadie se cree que el conjunto italiano sea capaz de salir vivo del Camp Nou, la conducta a seguir es situar en primer plano al árbitro seguido muy de cerca por el estado del campo.

Así funciona el pensamiento moderno. Nada de otorgarle un protagonismo merecido a Abbiati, que evitó con sus acciones más de un tanto culé. Ni el portero ni los vetustos defensas ni los anónimos centrocampistas italianos merecen crédito alguno.

Sus nombres sólo aparecen ligados a posibles faltas o a patadas incomprensibles. Y así día tras día. Mes tras mes. Año tras año. Nada existe fuera del Barça.

Justificar esta traumática realidad acusando al Real Madrid de mil pecados -que gran parte son verdad, por cierto- es otra negación más.

El entorno blaugrana debería abandonar este victimismo. Por antiguo y por injusto. Los demás que hagan lo que quieran, pero el rival debe ser considerado.

Una cosa es el cachondeo de menospreciar a todo aquel que pierda contra el Madrid hasta llevar al ridículo sus victorias y otra muy distinta olvidar de forma sistemática que quien juega contra ti debe ser reconocido.

La grandeza se mide también por la elegancia a la hora de ganar.
En los últimos tiempos, las únicas reflexiones que han reconocido méritos al rival desde La Ciudad Condal han sido hacia aquellos que han salido goleados y atropellados por el Barça.

Esa consideración detestable que sienta casi peor que el desprecio. Te machaco y luego elogio tu presunta valentía para engrandecer mi logro.
Se lo tienen que hacer mirar. Eso o negarlo todo, incluidas estas líneas, lo que es bastante probable.

¿Sana rivalidad?

25 Marzo 2012 - 12:14 - Autor:

La rutina es tan habitual que está a punto de convertirse en tradición. Barça y Real Madrid ganan el sábado y sus estrellas golean. El domingo toca leer la prensa y darte cuenta de que uno gana enarbolando la bandera del bien y el otro lo hace gracias a la práctica simultánea de todas las trampas imaginables.

La rutina del domingo dice que el Madrid gana por los árbitros. Sólo en casos extremos, y ante la eventual imposibilidad de aplicar esta máxima, se utiliza el argumento de reserva, es decir, que el rival es tan malo que hubiera perdido hasta jugando contra nadie.

El Barça, por contra, es como un barco vikingo en plena tormenta. Su lucha es noble y sus victorias son fruto del esfuerzo y el tesón. Cualquier triunfo tiene doble ración de mérito: el ya aplicable a tan insigne desempeño y el añadido por superar las siempre sibilinas trabas arbitrales.

El Barça juega al fútbol de maravilla, pero realmente no le haría falta. Se puede deducir cada domingo. Ganaría igual sólo con imponer sus valores de pureza, ecuanimidad y juego limpio.

Sería cómico si no hubiera hecho callo. Sería divertido si no fuera un ejercicio de desvergüenza con difícil disculpa.

Es posible que mi juicio esté desviado por la distancia, pero empiezo a pensar que en Barcelona se desea antes la aniquilación del Real Madrid que el triunfo propio. Tanta agresividad jamás conducirá a una rivalidad sana.

De acuerdo con que Mourinho no es Blancanieves, pero Guardiola jamás fue Robin Hood y mucho menos la Madre Teresa.

La manipulación infame a la que se somete a diario al público no tiene que ver con evaluar mejor el fútbol del Barça que el del Madrid. La trampa insoportable es la identificación sistemática del Real Madrid, sus integrantes, simpatizantes y resto de entorno como el eje del mal mientras se ubica al Barça como ejemplo de virtud infinita.

La rivalidad en el deporte es necesaria y deseable, pero esto está empezando a parecerse poco. Cuando la negación de cualquier mérito al rival se convierte en la primera premisa, el deporte abandona la sala.

La semana que viene volveré a la tediosa rutina. El Barça galopará a lomos de la honradez mientras el Madrid despelleja a mil púberes en plaza pública. Cansino.

Groucho al rescate

22 Marzo 2012 - 13:40 - Autor:

Uno de mis personajes favoritos es Groucho Marx. Genio en estado puro. Humor de manual y un apoyo constante a la inteligencia. Cuando uno está algo perdido, Groucho es el alivio perfecto. Vale cualquier película e incluso sus libros.

Mourinho necesita a Groucho. Para ya. Es muy probable que el fútbol del Real Madrid no mejore un ápice con esta recomendación, pero el clima en torno al equipo virará ciento ochenta grados.

Woody Allen descubrió el remedio siendo joven. Incluso no ha ocultado en sus películas el efecto mágico de Julius Henry Marx para con los afligidos.

Mourinho es posiblemente el mejor entrenador del mundo. No se encuentra mucho debate sobre sus capacidades tácticas o a la hora de sacar rendimiento de sus equipos.
En cuanto a su carácter, paño de lágrimas florentinas –no de Florencia- la discusión es inagotable. Hay quien no le pasa una y hay quien le justifica hasta el hartazgo.

Seguramente en el término medio, como casi siempre, esté la virtud. Ni se le debe criminalizar cada vez que se queja ni es aconsejable tolerar cualquier exceso.

Es cierto que Mourinho ha cambiado, pero no tengo claro que sea para bien. Se puede constatar que se irrita menos, pero ahora lo hace con más virulencia. Ha cambiado frecuencia por intensidad.

Lo sucedido ayer en Villarreal lo hemos visto mil veces.

El fútbol te hace estos guiños canallas en los que te quita lo que te dio y se ríe de ti. Así de cruel es esto. Que se lo digan al Bayern de Munich, al que los dioses del balompié le birlaron una Copa de Europa que ya casi le habían entregado.

Falló Casillas, falló el Madrid y un árbitro malo hizo mas ruido del necesario. Sin embargo, la responsabilidad exigible a quienes detentan posiciones de privilegio y trascendencia, no debe rebajarse por ello.

Que el Real Madrid abandonara ayer el estadio sin que ninguno de sus integrantes explicara lo sucedido no resulta tolerable. Prescindo de clichés como que no está en la línea de la historia y demás argumentos facilones que en este caso son verdad.

Me quedo con la obligación moral para con sus seguidores de aclarar su versión de los hechos. Mourinho está empezando a dar señales de estar preso de alguna de sus obsesiones.

Controla la política de comunicación del club desde que torció el brazo de Valdano. Lo malo es que con cosas como la de ayer demuestra que no le alcanza para el cargo. Le pasa como a Guardiola cuando se mete a realizador de Tv.

Groucho es la solución. La escena del espejo de Sopa de Ganso antes de una rueda de prensa y asunto resuelto.
Si Groucho no lo arregla voy a empezar a pensar que puede ser un problema de fibra en el desayuno, como dice el anuncio de las barritas.

Diferenciarse o morir

20 Marzo 2012 - 13:02 - Autor:

Jack Trout es uno de los gurús mas influyentes del marketing mundial. Durante más de treinta años ha ido creando y perfilando técnicas de venta y comunicación corporativa que han llevado al éxito a multinacionales de las que todos hemos oído hablar.

Una bestia, vamos. Uno de esos tipos que caen en lo que nadie cae. De los que ven más allá y te demuestran que si colocas a un niño en determinado anuncio vendes el triple.

Este genio publicó hace poco más de una década “Differentiate or die” (diferénciate o muere). En este manual que desglosa las claves del éxito en la sociedad occidental actual, extrae como conclusión fundamental que si no tienes o haces creer que tienes algo diferente al resto, tu mensaje parte como perdedor.

Alguno dirá que me he ido algo lejos para volver en sólo dos líneas a Guardiola y su críptico mensaje de rendición. Puede ser. Pero después de analizar con detenimiento lo dicho por el técnico del Barça y los momentos elegidos para decirlo, no me ha quedado otra opción.

Bueno sí, que sea medio bobo, pero por ahora lo descarto. Por eso creo firmemente que Pep ha bordeado la raya para buscar un mensaje diferenciador. Algo con fuerza. Algo que llame la atención. Algo que ayude a vender un género con difícil salida.

Y creo que lo ha conseguido el tío. Es buen entrenador pero es casi aún mejor comercial. Su producto es vender una Liga de la que le distancian ocho puntos –antes diez, y el mensaje era el mismo- y por tanto tiene muy complicado captar la atención o convencer.

A eso hay que sumar la diferencia que establece con el discurso de Mourinho, objetivo a vigilar de cerca cuando Guardiola está por medio.

El resultado está siendo fulgurante. Jack Trout estaría orgulloso. Guardiola es segundo, a ocho puntos del primero y ha lanzado un mensaje que ha hecho mas ruido y generado más debate y por tanto mas “venta” que cualquier otro más agresivo o brusco que hubiera intentado.

Me gusta Guardiola. Me fascina su dominio de la escena. Dicho esto, debería considerar la universalidad de su público. A ver cómo le explicas ahora a miles de niños culés que su entrenador realmente no piensa que los once partidos que quedan no valen ni para limpiarse el culo.

Aconsejo a Guardiola mas Trout. Primero para no dejar sueltos este tipo de cabos y segundo por si gana la Liga y se ve obligado a alguna voltereta intelectual. El último es de hace cuatro años, “In search of the obvius” (En busca de lo obvio). Aunque para respuestas más inmediatas quizá mejor su primer libro: “The 22 inmutable laws of marketing”, en Harper Collins. Ponte con ello Pep.

Descifrar a Guardiola

18 Marzo 2012 - 12:33 - Autor:

Anoche ganó el Barça y lo hizo en un campo difícil. Es cierto que no lo es tanto como hace unos años, pero Sevilla sigue siendo plaza a conquistar y el escenario aún impone.

Después llegó Guardiola y volvió a desempolvar el extraño mensaje que asegura que “esta Liga no la vamos a ganar”.
Uno hace lo que puede para interpretar al gran Pep. Es obligatorio. Por cada frase limpia te cuela dos mensajes ocultos.

Guardiola

La estenografía es el arte de ocultar la información. Del griego steganos (oculto) y graphos (escritura), tiene como objeto esconder el mensaje que se quiere transmitir.

Tiene morbo la cosa. Quieres decir algo pero sólo a unos pocos y que ni siquiera ellos estén seguros de que quieres decir eso.

Lo veo una cabronada, incluso para los iniciados en la estenografía que te puedan descifrar.

Sucede que Guardiola se adorna cada vez mas. Cuando se manejaba con técnicas más mundanas como “poli bueno, poli malo” todo era más sencillo.

Llevar la ironía a la frontera o doblar el sarcasmo hasta el extremo también era aceptable. Quizá fuera un poco pesado e incluso algo cursi pero debe reconocerse que los entrenadores requieren de algún recurso para esquivar cuestiones incómodas.

Ahora, desde que le ha dado por cifrar los mensajes no hay quien le aguante. Se diría que alguien le ha regalado la malévola máquina Enigma y se pone a juguetear con ella antes de cada rueda de prensa.

En las últimas horas he escuchado ya cuatro o cinco presuntas traducciones al mensaje guardiolano según el cual después de ganar en Sevilla y acercarse a su rival, misteriosamente se aleja del objetivo. Inaguantable. Además, no me convence ninguna. Eso, por no entrar en cómo le puede sentar a su afición esta rendición tan peculiar.

Desde hoy me declaro incompetente para descifrar al señor Guardiola. Que lo hagan los estenógrafos. Casi entiendo más a las mujeres, incluso cuando dicen no y quieren decir .

Me apaño mejor con Cruyff o con Mourinho. Siendo extranjeros, entiendo perfectamente lo que dicen cuando zurran, que es casi siempre.

Como esto siga así, terminará un partido y dirá algo como “Las vacas de los prados belgas suelen comprar martillos a los calamares azules de la sabana” y se quedará tan ancho. Pues eso.

El fútbol de siempre

16 Marzo 2012 - 2:09 - Autor:

El Athlétic Club de Bilbao está tirando la puerta abajo. Lleva aporreándola algún tiempo y es cosa de poco tiempo que termine por derribarla.

En Bilbao se hace casi todo así, a lo grande. Si te da por museos te haces un Guggenheim. Si te da por el fútbol, te cargas al que más presencias ha tenido en finales de Liga de Campeones de la última década.

Aquí tengo dudas. No sé si inclinarme por desgajar su fútbol o por analizar lo que pasa fuera del campo.

Es casi igual de importante ganar cosas como el camino que recorres para lograrlo. Que se lo digan a los griegos, que ganaron una Eurocopa y casi tuvieron que pedir perdón.

Llevo año y medio apostando por el Athlétic como auténtica alternativa al Valencia como aspirante de los aspirantes. Tiene poco mérito. Es algo que se viene anunciando con señales imposibles de ignorar.

Sin embargo, sólo la tenacidad y la osadía han permitido al Athlétic dar un paso más. Tenacidad para no deshacer un bloque plagado de buenos jugadores que en otros tiempos no muy lejanos ya habrían sido vendidos y osadía para enterrar de forma definitiva viejos complejos y apostar por un tipo como Bielsa.

Bielsa es un loco con pinta de loco y al que apodan “El loco”. Hasta aquí hay poco engaño. Sólo así puedes llegar el primer día y cargarte a siete, algunos con cartel como para buscarte un lío. Sólo así puedes convencer a una pandilla de galletones de que se puede ser un cachas de casi dos metros y jugar al fútbol con smoking.

El Athlétic está recogiendo el fruto sembrado. Buenas ideas, apuesta valiente y algo de suerte. Haga lo que haga en los dos meses que restan, es uno de los triunfadores del año.

La final de Copa es medio premio y el otro medio es haber logrado que toda Europa vea que hay un lugar donde se conservan intactas las raíces del fútbol de siempre. El que escupe partidos en los que ves correr, saltar, dar pases geniales, emoción, entradas fuertes -que no violentas- goles de fábula y gente en la grada que aplaude sin mirar a quién. Las cosas que uno ama desde niño, pero hechas de verdad.

Recuerdo que en 2003, viendo la final de Liga de Campeones entre la Juventus y  Milán, dudé del fútbol. Aquel empate sin goles se me clavó en la retina.

La eliminatoria entre el Manchester United y el Athletic me han sacado esa espina. Le debo una al Athletic, uno de los guardianes del fútbol de siempre.

El Gatopardo

14 Marzo 2012 - 13:00 - Autor:

El Gatopardo es una curiosa novela de Giuseppe Lampedusa que hubiera pasado inadvertida si no llega a llevarla a la pantalla el no menos curioso Luccino Visconti.

La novela, aunque rascó algún premio, es de difícil digestión. Se entiende pronto que fuera rechazada por dos editoriales antes de ver la luz.

Ambientada en el último tercio del siglo XIX y comienzos del XX, narra el ocaso de la aristocracia Siciliana tras el desembarco de Garibaldi mientras describe los primeros pasos de una incipiente burguesía corrupta. Resumiendo, un truño de proporciones bíblicas.

Sin embargo, dejó para la historia una de las expresiones más gráficas que recuerdo: “Cambiarlo todo para que no cambie nada” (Se vogliamo che tutto rimanga come è, bisogna che tutto cambi).La definición perfecta del espíritu del poderoso cuando comienzan a soplar aires de revolución.

Me quedo con la expresión porque llevo días dándole vueltas a cuento del futuro de Guardiola y Mourinho. Reconozco que el asunto me empieza a superar y por ende los personajes.

Resulta ya de por sí excesivamente arrogante que un entrenador de fútbol, al que se le suponen una pasión y una afición desmedidas, juguetee y remolonee con la simple idea de marcharse del Real Madrid o del F.C.Barcelona. Más aún si tenemos en cuenta el brillante presente de ambos.

Llevamos casi tres meses recorriendo un tortuoso camino, salpicado de miguitas de pan en forma de pistas, sobre el desenlace de tan insignes contratos.

La afición se ha visto forzada a muestras de cariño fronterizas con la pleitesía y hasta la prensa se ha escorado de forma tan vergonzante como innecesaria.

Y todo para nada. Porque, a poco que les queden dos neuronas sanas, ni Guardiola ni Mourinho van a mover el culo de tan distinguidos asientos. El error se comentaría durante años.

¿Entonces?, ¿Se trata de cambiarlo todo para que no cambie nada?, ¿Es eso?, ¿O es simplemente la sublimación de la vanidad de dos iconos del fútbol?ç

Algunos decían que hoy se anunciaría la renovación de Pep. Otros hacen fiesta porque Cristiano dice que dijo que le parece.

Yo me bajo en esta. Si quieren renovar, que renueven y si se quieren marchar, ahí está la puerta. Ni está España para estos ejercicios de gilipollez laboral ni los españoles para aplaudirlos. He dicho.

Contubernio judeo-masónico

11 Marzo 2012 - 11:56 - Autor:

Es de universal conocimiento que los males de la España hasta los años setenta fueron causados en su totalidad por un contubernio judeo-masónico. Lo supimos cuando la dictadura que veló por todos nosotros nos aclaró por fin los motivos del aislamiento, la pobreza y demás desgracias.

Eran épocas oscuras. Entonces, los árbitros vivían en los bolsillos de la chaqueta de Santiago Bernabéu. El Madrid ganaba en España gracias a ser el ariete de la trama conspiratoria.

El fútbol se retraía como la marea para dar paso al poder omnímodo de las sombras, que corregían cualquier desvío en caso de que el Madrid se empeñara en no ganar.

El reinado blanco en Europa se explica por las ramificaciones poderosas del contubernio judeo-masónico. Sobran más comentarios.

Toda esta insoportable trama corrupta quedó por fin desenmascarada con la llegada de la democracia. Poco a poco la luz se fue imponiendo y el deporte abriéndose paso.

La trasparencia trajo consigo al F.C.Barcelona y destapó las carencias del eternamente socorrido Real Madrid.
Los títulos que desde entonces logró el club blanco, tres europeos incluidos, se entienden desde la inercia de tanta década de manipulación.

Por esta deriva hemos llegado al presente. Ahora gobierna el fútbol imperial del Barça. Llevamos uno años de deporte puro. Competición limpia y reluciente que nos ha ubicado como ejemplo de sociedad.

Guardiola, gurú del pensamiento occidental más avanzado, eleva su figura sobre el resto.
Sucede que las hordas del mal no se rinden. Ocurre que el contubernio judeo-masónico que tanto mal nos causó en el pasado quiere recuperar su poder.

Las señales son inconfundibles. Los árbitros vuelven al redil, directivos manipulados como marionetas denuncian absurdas connivencias y el Madrid vuelve a estar arriba.

Por suerte, ahora existe la libertad de expresión. Eso nos salva. El toque de corneta del gurú desvela la operación. El diario Sport, faro vigilante de la igualdad y el fair play, nos guía por la senda correcta.

El contubernio lo tiene en chino. Me quedo más tranquilo.

A Godall no le gusta el cine

9 Marzo 2012 - 14:29 - Autor:

La primera conclusión cierta que extraigo de la rajada o confesión o lo que sea de Alfons Godall es que no le gusta el cine.

A poco que te llame la atención el séptimo arte, digo yo que te has tenido que ver cara a cara en una pantalla con “El Padrino”. Ahí, como reconocía Tom Hanks en “You’ve got mail” (Tienes un e-mail), están las respuestas a todas las preguntas.

Godall ha pisado el mayor de los charcos imaginables por pardillo.

Godall

Sólo así puedo entender tamaño destrozo. Eso, o que esté moribundo, Dios no lo quiera, y haya decidido limpiar su alma. Si es lo segundo me callo.

Si es lo primero, que tiene pinta, me veo en la obligación de ilustrar a Godall “el charlatán”.

Existen cuatro mafias principales en Italia, donde nació todo: La Cosa Nostra, en Sicilia, La Camorra, en Campania, Ndrangheta, en Calabria y la Sacra Corona Unita de Apulia.

Como todos sabéis, el aspecto más inquebrantable para cualquier miembro de una Familia es el honor. Los códigos de honor están en el espíritu fundacional de la Mafia y aún rige la mayoría de sus relaciones.

Después, casi al mismo nivel, se encuentra la Omertá o ley del silencio. Se explica fácil: quien la rompe y canta, al hoyo. Eliminado, y no como en los concursos. Aquí sales en un maletero.

Por eso, nadie, jamás, nunca, ha salido diciendo algo como: “La mafia roba, mata, extorsiona y trafica con drogas”. Impensable. Lo mas que han logrado las autoridades en siglos es la confesión de algún asesino a sueldo.

Que la mafia hace lo que hace lo sabe medio mundo y lo sospecha el otro medio. Por eso el silencio es tan importante como la vida. Eso fuerza a tener que probar cada crimen, cada corruptela, cada asesinato. No hay confesiones ni chivatazos ni delatores.

Godall hubiera evitado este monumental escándalo con haber pasado unas horas viendo El Padrino o leyendo a Puzo.

Ahora es tarde. El daño está hecho. Cualquier solución ya es mala. El Barça queda bajo sospecha. La Federación también. Y los árbitros, tanto en España como en Europa. Desde ayer aparecen como colaboradores necesarios de un crimen que, por primera vez en la historia del fútbol, han confesado desde dentro.
Tengo curiosidad por saber cómo se desenreda la madeja. Habrá que estar “Al loro”, como Laporta.

El portavoz derroca a Pep

6 Marzo 2012 - 12:46 - Autor:

La figura del portavoz tiene su aquel. Se trata básicamente de un tipo listo. Alguien con el don de la palabra. Capaz de sacar al colectivo que representa de un atolladero a base de torcer el lenguaje o de cortar por la verdad por la mitad como si fuera un melón.

Las argucias de un portavoz son incontables, pero siempre que cumplan con el objetivo, se dan por buenas.
La evolución del cargo, en uso desde hace siglos, ha transformado al que simplemente hablaba en nombre de los demás para evitar confusión y en base a su buen verbo en un sujeto sibilino y calculador que generalmente no te dice nada pero lo hace de forma brillante.

Toni Freixa

Menos rollo. El portavoz es el charlatán de la pandilla al que le das un barniz de seriedad, le haces aprenderse un par de latinajos y le pones una corbata cara. Algo de maquillaje y a correr.

En un mundo tan complejo, tan cambiante y tan tramposo como el fútbol, donde casi nada de lo que pasa hoy es verdad mañana, el portavoz precisa de de algo más.

Se requiere la diplomacia por delante de la capacidad de comunicación o de otros talentos. Así, podemos encontrar la figura de Valdano como uno de los portavoces más valorados de los últimos tiempos. A una pelea de barrio le llamaba discrepancia vecinal y quedaba de pelotas.

El Barça necesita un Valdano. Ya. Para ayer. Lo curioso es que hasta hace poco lo tenía: se llama Guardiola.

Ya no. Ha sido derrocado. Ahora ha salido de algún sitio sin determinar un señor con mas pelo del legalmente permitido que las lía pardas.

Ni habla bien, ni posee el don de la diplomacia ni tiene puñetera gracia. El señor Freixa, definitivamente, no era el listo de su pandilla.

Todo esto no tendría mayor trascendencia si no fuera porque detrás del tupé del interfecto va el nombre del Barça.

Que restauren a Guardiola y manden al ilustre melenudo al cine. Gana el Barça seguro.

Enrique Marqués: BioVid

¡Hazte fan en Facebook!

Marzo 2012
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Regates en Practicopedia

El deporte ahora en TV