Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Valdano

26 Mayo 2011 - 7:00 - Autor:

Valdano es un señor. Un personaje educado con el que se puede coincidir o discrepar, pero siempre con guantes y chistera. Eso allana el resto del artículo. Eso atenúa el adjetivo y suaviza el discurso. Con Valdano se puede hablar. Con Valdano incluso se debe hablar.

Ahora está en la calle. No es plan de avisar a las plañideras. Tiene el riñón cubierto, pero es motivo de lástima. Es difícil echarse al teclado en un asunto de estos y no transmitir la sensación de tomar partido. Más que nada porque no deja de ser meterse en una pelea.

Valdano

Si llega a ser necesario, me voy de cañas con Valdano. No porque sea más afín, que creo que lo es (a Mourinho no le conozco).

Es simplemente por las formas. Eso que parece importar tan poco pero que determina con quién te sientes a gusto y con quién no.

El despido de Valdano representa una de las apuestas más arriesgadas que jamás vi realizar a un presidente. No era de esperar en Florentino. Definitivamente no en Florentino.

Supone, básicamente, que el presidente se apoya en el entrenador. La figura más efímera del fútbol, el técnico, será el escudo presidencial.

Si sale bien, sale mal. Si sale mal…

Si sale mal habrá que concluir que el riesgo era excesivo e innecesario. Habra que volver sobre el asunto para escarbar algo más, pero en dos días se juega la final de la Copa de Europa, y eso es asunto mayor.

Por lo menos para los que consideramos que un par de horas viendo fútbol es tiempo ganado, jamás perdido.

Valdano

6 Febrero 2011 - 11:59 - Autor:

Ayer hubo rueda de prensa de Mourinho. O sea, que subió el pan. Al margen del dardo a Pandiani y del resto de argumentos, todos en la frontera de lo polémico, lo que más me llamó la atención fue que asegurara que “ahora todos los estamentos del club van en la misma dirección”.

Jorge Valdano

Enésimo palo a Valdano y de nuevo innecesario. Porque, que yo sepa, en el Real Madrid no se ha movido nada ni nadie salvo Jorge Valdano, que de motu propio decidió dar un paso al costado como medida cicatrizante.

Para evitar más bronca, más ruido, más distracción, más todo. Para evitar, vamos.

El gesto de Valdano fue un gesto de grandeza. Es algo que no ha escapado a nadie. O a casi nadie. Un ejercicio de responsabilidad más allá de lo exigible.

Una lección a la que Mou permanecerá impermeable pero que debería calar en el madridismo.
La generosidad de Valdano es interpretable de muchas maneras. Según se le quiera más o menos, se puede ver como un simple gesto de dejar la pelea –aquello de que siempre cede el más inteligente- o como una medida de supervivencia al comprobar el potencial del enemigo.

Sea como sea fue algo desprovisto de egoísmo. Eso y la solución a la ecuación, que parecía más una integral por partes.

Si eres uno de los que mandan en el club y ves preciso dar un paso atrás para lograr un objetivo, lo haces y punto. No es habitual pero es lo correcto. La vanidad suele impedir este tipo de ejercicios.

Por tanto, lo que no llego a entender es el empecinamiento de Mou. Cada vez que pasa la tostada le vuelve a poner mantequilla. Me recuerda a Paco Martínez Soria pero en portugués.

Dando por bueno que el técnico portugués hubiera ganado la batalla, le falta la humildad y sobre todo la misericordia del vencedor.

Ahora que las cosas parecen ir bien para todos conviene recordar que quien arregló el estropicio fue Valdano.
Igual le cojo gusto al estilo machacón de mi amigo Mourinho y lo recuerdo cada poco. Por si acaso.

Agitador profesional

26 Enero 2011 - 7:00 - Autor:

No debe resultar muy difícil arengar a los aficionados de un equipo si eres el presidente del club. Supongo que desde el poder se tienen los resortes necesarios para saber qué tecla tocar y que argumentos esgrimir.

José María Del NidoDel Niú para Laporta– es el mayor y mejor arengador del reino. Es un hombre excesivo. En casi todo lo que hace peca por tener más que menos. Rara vez se queda corto.

Cuando anima, se enteran hasta los chinos. Cuando decide sacar los tanques de la motivación a la calle lo hace sin freno. Así está estos días Sevilla.

Esperando al Real Madrid inundada de octavillas con publicidad agresiva, mensaje en portugués mediante. Eso es tirar con bala y no lo de los hermanos Benetton.

Pero a Del Nido no le ha parecido suficiente. Ni el spot televisivo ni las octavillas. Su plan es más ambicioso. Su pretensión debe ser que la gente llene el campo dos horas antes y que piten hasta a los que ponen las líneas.

Por eso ha sacado a pasear un incidente en el que Valdano bajo a hablar con el árbitro en el Sánchez Pizjuán en…2004.

Hace siete años de aquello pero para Del Niú apenas ha pasado un rato. Como abogado que es, no puedo evitar imaginármelo en un juicio. Debe ser de aúpa.

Este te pega (argumentalmente) con lo que encuentre a mano. Es un finalista maquiavélico disfrazado de simpático andaluz.

Creo que se ha equivocado gravemente. Ni Valdano debe penar eternamente por el episodio en cuestión ni desde una tribuna tan notable se debe agitar a las masas de forma tan alegre. Luego pasan cosas y todos se ponen de perfil.

Calentar un poco un ambiente que se detecte frío es algo que nadie se atrevería a criticar. De ahí a meter la presión que está metiendo el Sevilla hay un abismo.

Ya sé que es muy importante para los dos, pero es fútbol. Sólo y nada más que fútbol. Y por tanto debe quedar claro que no vale todo.

Lo del anuncio, vale, aunque utilizar el portugués en frases amenazantes es una deriva peligrosa. Lo de Manzano metiéndose con Mourinho, también. Alguien tan crítico como Mou debe estar sujeto a que se las devuelvan. Lo de Del Nido, sin embargo, me sobra.

Espero que deje asomar más su lado socarrón y gracioso, que lo tiene, y menos su descontrolada agresividad.
Que a veces da miedo este hombre, y no debería.

Saber rectificar

22 Diciembre 2010 - 12:00 - Autor:

He querido esperar un par de días antes de hablar del lío entre Mourinho y Valdano. Más que nada para poder ver hacia dónde se extendía el incendio.

Ya no hay que esperar más. El incendio lo ha arrasado casi todo. Aunque se apague pronto, que se apagará, los daños tienen difícil arreglo.

Así, me parece necesario diferenciar y separar dos asuntos: las causas del enfrentamiento por un lado y qué hacer ahora por el otro.

Mourinho

En cuanto a las causas, la idea más extendida es la de una enemistad de vieja raigambre, artículos en prensa mediante. Una especie de Montescos y Capuletos en versión deportiva.

No me lo creo. Es la más extendida porque es la más cercana. La más sencilla, vamos. No nos engañemos. El periodismo, cuando no tiene las respuestas, las escoge entre la más cercanas.

Yo aquí prescindiré de situar el origen de la riña en un día determinado y con una causa única. De hecho, prescindiré de quién lanzó el primer dardo.

Puede que Mourinho no haya sido ni el causante ni el culpable del enfrentamiento, pero ha sido el que lo ha escenificado en público, y por esa vía se le ha marchado el agua.

Poco importa ya si su razón era mayor o su causa mejor. Cruzó la línea de lo privado y ese pecado es de rango superior.

En cuanto a qué hacer ahora, la cosa es tan complicada como lo quieran hacer los protagonistas. Teatralizar un acuerdo duradero sería poco creíble pero muy efectivo.

Mourinho tendrá que recomponer la figura y retroceder ese paso que le situó fuera de la línea. Desconozco si lo hará, pero debería planteárselo. Cuando pegas mucho tienes que saber encajar en igual medida.

Sin perjuicio de que en el fondo del debate las razones le asistan, en este caso la forma le ha sacado de la partida.
Florentino lo sabe. Valdano lo sabe. Hasta Mourinho lo sabe. El resto también lo sabemos.

Las broncas entre hermanos, primos, matrimonios, novios, etc…dentro de casa. En la calle queda feo. Sobre todo si el escudo que hay en tu puerta es el del Real Madrid.

Pulso por un delantero

15 Diciembre 2010 - 7:30 - Autor:

Mourinho quiere un delantero. Lo quiso en verano y lo sigue queriendo en invierno. Los argumentos que ofrece parecen sólidos. A mí me convencen.

Valdano no quiere fichar ningún delantero. No quiso en verano y sigue sin querer en invierno. Sus argumentos también me convencen.

Este deporte está lleno de contradicciones. Es capaz de hacer pasar por ciertas una afirmación y su contraria.

Sin embargo el debate sobre la necesidad de fichar y las posibilidades reales de hacerlo queda en un segundo plano.

Algo de rango superior lo relega: el morbo. Eso que todo lo puede y que Telecinco empaqueta en dosis diarias.

El morbo lo ponen Valdano y Mourinho. El morbo está en saber quién se saldrá con la suya. Quién ganará este pulso entre los dos pilares del club.

Parte con ventaja Valdano. Más que nada porque el presidente se inclina por su tesis. Fichar en invierno tiene más contras que pros. El mercado es muy limitado y las posibilidades de encontrar lo que realmente quieres son escasas.

A esta realidad insoslayable se une el irrefrenable deseo que anida en la cúpula de poder del Real Madrid de sacar algún conejo de la chistera de la cantera.

Morata, Sarabia o quien sea. Hay más confianza en el éxito de un canterano que en el de un delantero cazado a lazo y resabiado.

Puede ser. Sin embargo Mou no se ha mostrado caprichoso en este apartado. Analítico si acaso. Ve verdes a los canteranos y no entiende la negativa a salir de compras.

Mourinho indicó a pricipio de año qué posiciones pensaba que necesitaban reforzarse y dio algunos nombres. Sólo Di María y Carvalho terminaron llegando. Por cierto, dos de los mejores del equipo hasta ahora. Ni Maicon ni Kolharov ni delantero alguno aparecieron por Concha Espina.

Yo creo que al final la decisión dependerá, como siempre, del rendimiento del equipo en ataque en el próximo mes.
Si hay gol no habrá compra y si la cosa se pone muy fea el presidente obligará a Valdano a tragarse otro sapo.
Reconozco que estoy expectante.

Cristiano no practicante

25 Agosto 2010 - 8:00 - Autor:

Es la primera vez que traigo a Cristiano Ronaldo a este rincón y seguro que no será la última. Hablar de Ronaldo es hacerlo casi siempre de cosas que tienen que ver con su carácter. Si os dais cuenta de su fútbol se habla poco. Es porque de sus condiciones es difícil dudar y de su entrega también.

Por eso y porque su carácter es tu talón de Aquiles. Tal es así que en ocasiones interfiere en su rendimiento. Ayer pasó. Juega con ansiedad. Demasiada. Se le nota con tantas ganas que se pasa. Está bien que estés contento al ver a alguien que no ves en tiempo. Si le aplastas del abrazo al saludarlo consigues el efecto contrario al deseado.

Además es posible que te peguen un capón de vuelta. Es lo que le pasa a Cristiano. Exceso de ganas. Que abraza mucho, vaya.

Eso y que tiene poco temple. Le tocan el tobillo un par de veces y le sacan de quicio. El peligro es que Ronaldo es partidario, según se ve, de la ley del Talión. Y con aplicación inmediata. Si me das te doy. Como en el colegio pero con veinte cámaras.

El año pasado se llevó un par de disgustos por eso. Se los llevó él y se los dio al madridismo, que comprobó que su mejor jarrón se raya a la mínima.

Valdano habló con él. O lo intentó, porque a ver quién es el guapo que se atreve con estrellas de este nivel. Hacen caso a quien quieren y suelen querer poco.

Queda claro que o bien Valdano se adornó en exceso –posible-  o su mensaje no fue lo suficientemente rotundo –probable-.

Lo siento por Mourinho pero me da que va a tener que ser él quien toree ese Miura. Es compatriota, amigo y su jefe. Le sobran galones y motivos. Es perentorio que lo haga y además sin atajos.

El mensaje debe ser el mismo que le llegó a Pedro León tras su expulsión en Alicante: otra de esas y a la nevera.Sabemos que es Cristiano, ahora sólo le falta ser practicante. Lo de la otra mejilla pero en versión pantorrilla.  Pues eso.

¿Alguien quiere un Diarra?

30 Julio 2010 - 11:33 - Autor:

Si hay una asignatura en la que el Real Madrid se estrella año tras año es en la venta de jugadores. Ni aprueba en junio ni recupera en septiembre.
Puso Florentino a Valdano como profesor particular pero ni por esas. Valdano es como esos profesores de matemáticas que saben mucho pero enseñan poco.

Este año pinta mal también. Salvo que un palizón a estudiar lo salve a última hora, unos cuántos cates están al caer. Los dos Diarra tienen todas las papeletas.

Entre los dos costaron cerca de 60 millones de euros. Cantidad por la que el Madrid, descontado Ronaldo, sólo ha comprado a Figo, Zidane o Kaká. Pues dos Diarras valen lo mismo.
Eso si los compras. Si los vendes te pasa como cuando cambias dólares en el aeropuerto: te timan fijo.
Al primero lo trajo Florentino después del destrozo que le hizo a los blancos en una eliminatoria de Liga de Campeones cuando jugaba en el Lyon. Por unas o por otras hay que meterse un par de horas en internet para recordar un buen partido del malí vestido de blanco. Se lo debió dejar todo en Francia el hombre.

El segundo llegó sin estar en los catálogos. Tal es así que se cambió el nombre y el personal se encogió de hombros como diciendo: tú mismo. Lass, sin embargo, si llegó a cumplir con las exigencias del guión. Correr, robar y dársela a otro. Fútbol de músculo de siempre pero a precio de oro.

Todo se torció cuando Sancho Panza quiso ser El Quijote. Pensó que eso de correr para otros tenía una connotación escalvista inaceptable y desapareció de las alineaciones. Por desaparecer, desapareció hasta del Mundial. Le dio un no sé qué que se le curó tal como vino. Ahora que lo pienso, es un tipo misterioso el Diarra francés.

Pues estos dos remeros de galera están en para el que los quiera y no hay tu tía. Con Xabi Alonso y Khedira tiene Mourinho su línea Maginot. Gago como recambio ya es suficiente. Como mucho podría colar quedarse con un Diarrá. Casi como algo sentimental más que práctico. Como no se tiran las camisas viejas que te has puesto mucho y te han hecho un apaño. Pero más imposible.

Como Valdano no apruebe esta asignatura vamos a tener que ir pensando en ponerle un profesor al profesor.

Enrique Marqués: BioVid

¡Hazte fan en Facebook!

Noviembre 2017
L M X J V S D
« May    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Regates en Practicopedia

El deporte ahora en TV