Saltar al contenido

« ver todos los blogs

El partido clave

10 Septiembre 2011 - 12:22 - Autor:

Esta noche juegan At.Madrid y Valencia. Puede sonar a provocación hablar de este encuentro cuando Barcelona y Real Madrid lo hacen también hoy. No lo es. Hay vida más allá.

Para mí el Valencia – At.Madrid es el partido más importante de la jornada y de muchas de las jornadas que se avecinan.

Durante algo más de hora y media vamos a comprobar si de verdad si la Liga tiene remedio o los cenizos augures que nos acosan con sus vaticinios tienen razón.

At.Madrid - Valencia

Yo quiero ser optimista y pensar que uno de los dos, o los dos, pueden atreverse con Goliat. Que uno de los dos, o los dos, pueden caer en la bendita insensatez de anteponer fe a razón.

No digo ya ganar, con que crean nos vale. Nadie le pide al Valencia ni al Atlético de Madrid que conquisten la Liga, así sin más. Sólo que lo intenten.

Que piensen que la magia del fútbol reside en parte en que, de vez en cuando, dos más dos terminan siendo cinco.

El fútbol encuentra atajos que nunca hallaron las matemáticas. Por eso nos gusta.

Atletico y Valencia son los que nos quedan en El Alamo. En realidad intuimos que van a acabar igual que Davy Crockett, pero esa ridícula y minúscula posibilidad de que sobrevivan hay que explotarla hasta la exageración.

Lo escribo y no me lo creo ni yo. En estos casos busco consuelo en una de las citas del genial Churchill, que preguntado por las posibilidades de salir con bien de los bombardeos nazis, se arrancó con un épico: “Soy optimista, no parece muy útil ser otra cosa”. Pues eso.

¿Doping?

15 Marzo 2011 - 10:00 - Autor:

Os considero informados del lío que se ha montado en torno al presunto dopaje que supuestamente afectaría a Barcelona y Valencia y que supuestamente tendría al Real Madrid como dedo acusador.


Es todo mentira. Me duele decirlo, pero son follones de periodistas. Me duele y no me duele, porque casi lo prefiero así a que hubiera algo real detrás.

No perderé un segundo en guerras periodísticas. Allá cada uno con lo que cuenta y allá cada uno con lo que lee o escucha.
Sin embargo, si veo nefasto que Madrid o Barcelona, que tienen unas relaciones magníficas, se pudieran distanciar por esto.

Cada uno que salga de sus trampas como pueda. Hasta que se demuestre lo contrario – y diría, citando a mi añorado cuñado Francisco García Salazar, ni aún demostrándose- todos los supuestamente implicados son inocentes.

Los periodistas a veces vamos demasiado lejos. Cada vez más. Cosas de los tiempos. Por eso es imperativo dejar al Madrid y al Barcelona al margen.

El seguidismo interesado de parte de la prensa de Barcelona, cada vez más cercana al amarillismo, es, como habitualmente, marketing puro. Marketing de portada, por cierto. Luego dentro suele haber un periódico de verdad. La pela es la pela hasta la nausea.

Que Sport y Mundo Deportivo lleven en portada las fotos de Florentino y Mourinho es casi igual de grave que el patinazo del supuesto dopaje. Focalizan el epicentro del escándalo en el presidente del Real Madrid y en su entrenador. Vergüenza sin posibilidad de escape.

Profesión maravillosa atestada de mediocres e incapaces. Mal andamos cuando todo se homologa para vender un ejemplar más.

A lo nuestro, que me pierdo: Ni el Barça ha ganado un solo partido con trampas ni el Real Madrid piensa tal cosa. Ambas certezas cohabitan. Es tan aplastante esta realidad que terminará imponiéndose a lo demás.

Tratar de manchar el maravilloso fútbol del Barcelona es algo intolerable, y así debe ser rechazado. Acusar al Real Madrid, que no ha dicho ni Pamplona, de la tropelía, es algo igual de rastrero. Exigir una rectificación del club blanco es algo tramposo.

Por esa vía, podría dedicarme a decir barbaridades a diario en el supuesto nombre del Real Madrid y exigir que rectificara mis informaciones para mantener su buen nombre.

Veremos. Creo que esto tendrá más recorrido y me da que no para bien. Ahora toca tratar de escapar y eso reparte la porquería.

La distracción

9 Marzo 2011 - 10:00 - Autor:

Hoy le toca al Valencia, que espero que gane como ganó ayer el Barcelona. Sin embargo, tengo más dudas.

No en lo futbolístico, que también. Mis dudas llegan por la capacidad de distracción que percibo en torno al partido por parte del valencianismo.

El Valencia en pleno entrenamiento

Es algo propio de equipos novatos. Por eso es extraño.El Valencia es un habitual de la Liga de Campeones, por no nombrar su presencia en dos finales en la última década.

Se supone que debería tener asumidos e interiorizados algunos aspectos imprescindibles para pasearse por esta competición.

Quizá el principal es la concentración. Hablamos de partidos que aparecen escondidos en el calendario y que castigan sin piedad cualquier resbalón.

Por eso es fundamental ceñirse al juego y lo que allí pasa. Del partido de anoche quedan muchas cosas hoy, arbitro incluido, pero antes de jugar se hablaba de fútbol.

En Valencia no. O menos, si queréis. La distracción es tal, que arrincona al fútbol. Y la distracción se llama Raúl. No por él, sino por la molestia que anida en Valencia por el presunto apoyo de parte de la afición española al Schalke 04 gracias a él.

Es un error. No sé quién apoya a quién ni me importa. Si sé que el Valencia debería haberse blindado contra esta bala y haberla desactivado hace días.

Nadie gana con esto y uno pierde: el Valencia. Se distrae tanto la atención que termina llegando al campo. No nos engañemos. No hay vestuarios impermeables. Lo que se vive en la ciudad se termina viviendo en el césped.

Por eso hay que cambiar el discurso. El resto del día lo dedicaré a debatir si es mejor salir un un solo punta y Mata por detrás o dos puntas. O si la baja de Huntelaar va a llevar a Emery a tocar algo en defensa.

A Raúl ni agua. Por lo menos hoy.

¡Sal otra vez, ratita!

7 Marzo 2011 - 10:30 - Autor:

Albelda se ha echado al monte. Lo hace cada poco. Está en su naturaleza. Es como la fábula de la rana y el escorpión. Albelda es el escorpión, supongo.

Escuché sus declaraciones en rueda de prensa y rápidamente vino a mi mente de nuevo la voz de Ricardo Solans doblando a De Niro en “El cabo del miedo”: “Sal ratita. Enseña la colita, ratita”.

Seguro que es culpa mía y no de Albelda, pero no entiendo que le da esto al Valencia. Entiendo lo que le quita: amigos. Le genera antipatías innecesarias.

En un mundo en el que se busca vender y mejorar la imagen de todo cada día, hacer esto es como pegarle una patada en el culo al encargado del marketing del Valencia.

Es posible que Albelda caiga mal desde hace mucho, pero se empeña en renovar la cartilla cada poco.

Debe saber que la mayoría de los aficionados al fútbol, sean de donde sean, prefieren que gane el Valencia el próximo miércoles antes de que pase el Schalke 04. Digo en España, claro.

Supongo que habrá quien quiera tanto a Raúl como a su paella dominical y tenga a bien animar a los teutones, pero será un porcentaje residual.

Con este tipo de salidas, Albelda eleva ese porcentaje. Para empezar porque da por seguro que cualquiera que simpatice con el Schalke es seguidor del Real Madrid. Como si Raúl no tuviera seguidores más allá de la M-40.

La guinda es que, en lugar de criticar esa supuesta traición a un equipo español, que yo por cierto defendería como argumento, decide posicionarse a favor del Olympique de Lyon. Cosas de Albelda.

Hay que cambiarle de película. Va a ser mejor que no enseñe la colita más. Igual un cambio en el guión es suficiente: “No salgas más ratita. No enseñes la colita en unos cuantos meses, ratita. Quedate calladita, ratita”.

Me da que ni por esas. En fin, Amunt Valencia manque Albelda.

Dar lo que se tiene

16 Febrero 2011 - 17:00 - Autor:

Desde pequeños hemos escuchado a nuestros mayores la importancia de valores como el esfuerzo y el sacrificio. Eso ahora se lleva poco. Quizá por ello la reaparición fugaz de Raúl en nuestras vidas ha generado tanto revuelo.

Raúl

Raúl es un trozo de leyenda del fútbol que vive permanentemente a caballo entre el pasado y el futuro. Parece que es de otro tiempo pero ayer apareció y marcó.

Hechos tan relevantes como el de anoche en Mestalla han salpicado su carrera. Aparecer en las grandes ocasiones, cuando la presión es máxima, es algo al alcance de pocos.

Siendo sinceros, Raúl hace un par de años que lucha contra un enemigo imbatible: el tiempo.

Y ahí es donde su receta nos hace admirarle. Ahí es donde entran el esfuerzo y el sacrificio. Con eso no se llega al fin del mundo, pero está visto que te puedes acercar bastante.

Las prestaciones del jugador del Schalke 04 no dan para ser titular en uno de los equipos punteros de Europa. Hasta ahí no alcanzan ni el esfuerzo ni la magia.

Pero hay casi más dignidad en saber bajar un peldaño y seguir peleando.

Nadie de verdad discute que los jugadores que hoy en día figuran en la plantilla del Real Madrid están muy por encima de Raúl en velocidad, algo imprescindible para un delantero.

Es siempre más de admirar quien se adapta a un trabajo menor que quien se encuentra mejorado en lujos.

Raúl da lo que tiene allí donde va. Sea poco o mucho. Se suficiente o no. Eso es tan noble y tan inusual que nos hace olvidar cualquier otro debate.

No es el más simpático, no es el más mediático pero es el más respetado.

Ayer la volvió a liar. En Valencia se han enfadado porque muchos celebraron su gol. No creo que sea animadversión contra el conjunto de Emery. Tiene más pinta de ser una alegría espontánea. Un tributo a aquel que siempre lo da todo. Aquel del que hablaban nuestros mayores.

¡¡¡Albeldaaaaa…!!!

5 Enero 2011 - 8:00 - Autor:

Hay que leer el título con la voz que pone Robert de Niro en “El cabo del miedo” cuando llama a Nick Nolte. Es un remake más que notable de la aún más maravillosa “El cabo del terror” de Gregory Peck y Robert Mitchum. En el caso de De Niro dice: “…abogadoooo” .

Albelda

Como lo imita Buenafuente pero dando miedo en vez de risa. Ese es el tono.

Una vez que hemos llamado a Albelda, os cuento el porqué.
Leí con atención la crónica del partido entre el Valencia y el Espanyol del pasado lunes del periódico “Superdeporte”.

Leí las crónicas de Marca, As, Sport y Mundo Deportivo.

Fui más allá. Acudí con atención, como por otra parte hago habitualmente, a las crónicas de los diarios generalistas.

A las ediciones de Valencia de “El País” y “El Mundo” tuve acceso gracias a un buen amigo valenciano.

Por último, repasé, via Internet, lo dicho por la prensa local valenciana sobre el partido. Vamos, que he leído todo lo que se publicó el lunes sobre el partido en el que el Valencia se impuso al Espanyol merced a un gol en clamoroso fuera de juego en el tiempo de prolongación.

No he encontrado nada, repito, nada que haga referencia a David Albelda pidiendo disculpas a los aficionados del Espanyol por el decisivo error del colegiado.

Estoy casi seguro que he debido leer mal. La rapidez me ha debido jugar una mala pasada. No me cabe duda alguna de que Albelda ha debido pedir perdón.

Persona tan ecuánime y pausada como el centrocampista del Valencia no deja opción a pensar otra cosa.

Por si las moscas, hasta que una segunda lectura me saque del error, le seguiré llamando…
”Albeeeeeldaaaaaa”, sal ratita…

El sorteo

18 Diciembre 2010 - 13:00 - Autor:

Pues ya está. Guardiola esquivó a los franceses, el Real Madrid tendrá ocasión de vengar la eliminación del año pasado y Raúl volverá a España.

Estos sorteos se parecen cada vez más a las elecciones generales: todos ganan.
Y la verdad es que es difícil saberlo. A más de dos meses de que se dispute el primer partido, cualquier pronóstico es una aventura.

Sorteo Liga de Campeones

El fútbol gira a tal velocidad que lo que hoy nos parece obvio lo descartamos por insensato en pocas semanas.

Echarle un ojo a ese Deportivo de Lotina que parecía ya de segunda en octubre y ahora pinta más para zona europea.

El Arsenal parece el más en forma pero es poco fiable. La cuota de arrogancia del equipo se la quedó toda Wenger. Los jugadores no suelen responder a las bravuconadas del boss de los gunners.

Sin embargo el Lyon, estadísticas aparte, arrancó el año de forma canalla y ahora está en plena racha.

Tanto que ha hilvanado un par de meses sin perder hasta colocarse a un paso de la cabeza. Saber si volverá a desinflarse o irá a más está más cerca de las capacidades de Rappel que de las mías.

En cuanto al Schalke, con Raúl metiendolos de tres en tres y el equipo en franca mejoría, no es un rival del que se pueda decir prácticamente nada. Parece gallego en vez de alemán. No se sabe si es bueno o malísimo.

Si queréis afinar más el pronóstico os aconsejo dejar de lado la prensa deportiva y acercaros a páginas de videntes. Saben lo mismo pero lo cuentan mejor.

Todo menos fútbol

6 Diciembre 2010 - 8:00 - Autor:

Las maniobras de distracción y escape son algo tan antiguo como el fútbol. Pierdes en el campo y tratas de ganar fuera de él. Una especie de inmersión de las más básicas perversiones de la política en el mundo del fútbol.

Por eso lo mejor cuando pierdes es estar callado. El Madrid lo hizo bien tras salir golpeado de Barcelona. Te callas y te aguantas. Ya te tocarán mejores cartas.

El Valencia no gusta de estas costumbres. Desde hace años busca y busca hasta encontrar alguna explicación a la derrota que no tenga que ver con ellos.
Resulta que cuando pierden es por culpa de algún factor externo, preferentemente el árbitro.

En el Santiago Bernabéu cayeron por dos goles a cero, pero esos tantos no fueron de Ronaldo sino de Pérez Lasa. Discurso discutible pero entendible en la barra de un bar pero inaceptable en boca del presidente de la entidad.
Teatro y del malo.

Manuel Llorente

Veamos. Antes de que sucediera la expulsión de David Albelda, sobre el que tendré que volver, el Real Madrid había dispuesto de tres jugadas de mano a mano con el portero y un lanzamiento al palo. Especialmente sangrantes los fallos de Khedira y Di María.

En ese periodo de tiempo, las ocasiones de gol del Valencia fueron…ninguna. Nada. Cero patatero.

No quiero decir con esto que el partido debiera ir cuatro a cero cuando Albelda fue expulsado. Quiero decir que, aún no teniendo la fluidez de otras ocasiones, el partido era rotundamente del Madrid.

Llegaba con peligro cada cinco minutos. La presencia de Guaita se hacía más notoria según avanzaba el cronómetro y es muy posible que los goles de Ronaldo hubieran llegado de la misma forma con Albelda en el campo.

Además, está el clamoroso penalty de Miguel a Di María, que digo yo que será igual de claro aunque el Valencia hubiera jugado con quince.
¿De qué está hablando el Sr. Llorente entonces? ¿Cuál es su coartada para decir semejante mamarrachada como que el árbitro decidió el partido?

Hablamos de desviar la atención. Hablamos de sustraer del debate de los valencianistas el hecho de que Emery haya sumado un sólo punto de treinta y tres posibles contra los grandes de nuestra Liga.

Hablamos de evitar que la gente que acude a Mestalla se pregunte porqué el Valencia da un paso atrás en muchos estadios importantes. Hablamos de sacar de la ecuación el dato que refleja que el Valencia se fue del Bernabéu sin ocasión de gol alguna.

Por no hablar de Aduriz. O de cómo es posible que en menos de mes y medio se pase de liderar la clasificación a estar a trece puntos del líder. Supongo que será culpa de Pérez Lasa también.
Hablamos de no hablar de fútbol, en definitiva.

Si os fijáis, no entro en ningún momento a enjuiciar la jugada de marras que termina con Albelda en la calle. No hace falta.

Estoy convencido de que el discurso hubiera sido parecido, por no decir idéntico, si hubieran terminado once contra once. El discurso populista de Llorente igual le sirve para obtener el jaleo de los más radicales. A los demás nos deja fríos.
Igual con una peluca como la de Ortí lo vemos con más gracia.

Problemas y soluciones

18 Octubre 2010 - 11:19 - Autor:

El Barça tiene uno de los mejores equipos del mundo, sino el mejor. Cuando logra poner en conjunción planetaria a Messi, Xavi, Iniesta, Alves y Villa es capaz de hacer una docena de ocasiones de gol en un cuarto de hora.

Toca el balón con precisión y velocidad y eso no hay quien lo defienda. Por encima de tácticas está la gran verdad del fútbol: el talento. Si uno es mejor que tú al final te gana. Salvo que seas muy vago y permitas que la condición física neutralice la diferencia, si eres mejor ganas casi siempre. Porque regateas más y mejor, porque desbordas, porque pasas mejor y más rápido y vas haciendo invisibles las líneas de defensa del rival.


Ocurre que el fútbol no siempre es tan generoso como el cine y en la película de la vida nunca todo funciona como se espera. Ahí es cuando llegan los problemas. Y el Barça se encontrando con unos cuantos.

Tenía especial interés en ver lo que salía del choque ante el Valencia del pasado sábado. Me sirvió para afirmar las impresiones que me va generando el equipo de Guardiola desde el comienzo de año.

Por encima de los titulares que se centran en la remontada, que vaya por delante, fue espléndida y merecida, el partido me dejó la certeza de que efectivamente hay un antídoto contra este Barça. Se lo deben estar repartiendo unos equipos a otros a espaldas de los azulgrana.

Todos los que llegan a Barcelona juegan igual o por lo menos proponen lo mismo. Y lo malo para el Barça es que a todos les sale bien. El sábado pasado el Barça remontó apelando a la heroica, no al futbol quirúrgico que suele mostrar en el escaparate. Ganó por un Puyolazo. Parecía más Rocky Balboa que Tyson.

Además, la aparición simultanea de sus estrellas no está alcanzando el nivel de constancia deseable. Se dejan ver un rato. El Messi de la primera parte parecía otra vez argentino en vez de catalán. De Xavi no digo nada porque demasiado hace el hombre saliendo a jugar.

Es por eso que sus números como local son tan extraños como inesperados. Sólo cincuenta por ciento de victorias y el mismo número de goles marcados que recibidos.
Ahora le toca a Guardiola. Le toca encontrar un antídoto contra el antídoto. Es de lo más interesante que nos queda por ver este año. Al tiempo.

El mérito del líder

26 Septiembre 2010 - 8:00 - Autor:

Tengo que acercarme al Valencia para aplaudir su liderato. Comienzo reconociendo que no lo esperaba. He seguido de cerca su evolución desde la pretemporada y no pintaba demasiado bien. Generó más dudas de las que resolvió. Los nuevos no parecían aportar lo esperado y los resultados no acompañaban.

Sin embargo ha llegado la competición oficial y nadie ha sido capaz de ganarle. Está líder de nuestra liga y el único día que se asomó a Europa lo hizo dando una patada en la puerta.

Con el Valencia nos ha pasado un poco a todos lo mismo. Bueno, igual a todos no. Siempre habrá algún listo que diga que ya lo sabía.

Me refiero a que en el momento que supimos que se quedaban sin Silva y sin Villa, automáticamente le sacamos de la nómina de favoritos.

Subimos al Atlético un peldaño y junto con el Sevilla completamos el cuarteto de los mandones.

El Valencia parecía condenado a un año gris. Sin protagonismo ni tiempo para la gloria. Peleando por no ceder lugar entre los diez primeros y poco más.

Pero no. Lo que no cuajaba en pretemporada cuaja ahora. Tiene una defensa sólida en la que ha cambiado los grandes nombres por la eficacia anónima.

El centro del campo exhibe seriedad sin lujos en la zona de creación y veneno a mil por hora en las bandas. Pablo Hernández y Mata tienen regate, pase y gol. Serían titulares en la mayoría de los equipos punteros de Europa. A poco que estén en forma darán que hablar.

Arriba el hueco dejado por Villa parecía imposible de llenar. Ya no lo parece tanto. Soldado se puede ir por encima de los quince goles y Aduriz rondará esa cifra.

Si añadimos un poco de Dominguez, Joaquín, Miguel y César la fórmula se consolida. No sé si está para aguantar el tipo hasta el final o no. Tampoco importa mucho. Está donde todos querrían estar y por méritos propios. Es el primero y se merece un aplauso.

Enrique Marqués: BioVid

¡Hazte fan en Facebook!

Noviembre 2017
L M X J V S D
« May    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Regates en Practicopedia

El deporte ahora en TV