Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Probablemente el coche más feo del mundo

20 noviembre 2009 - 10:58 - Autor:

snaefell01

Mírenlo bien. Es una moto incrustada en un coche o bien un sidecar hipertrofiado o tal vez un coche que ha sido parasitado por una moto que estaba aparcada cerca. ¿Qué es?, ¿cómo se conduce?, ¿qué carnet se necesita? y, sobre todo, ¿a quién se le ha ocurrido fabricar semejante espantajo?

Pueden estar tranquilos. No se trata la última vuelta de tuerca de BMW para reinventar la moto, ni siquiera es una interpretación literal del concepto “híbrido” por algún ingeniero despistado. Se trata de un caso de bricolage casero, llevado a cabo por Francois Knorrec, un francés que trabaja de técnico hospitalario (quizás eso lo explique todo).

El Snaefell, que así se llama la criatura, está fabricado a partir de los siguientes ingredientes: una moto Laverda de 1976, un Golf GTI, un Audi 80 y un Citröen Xantia. (Y dos botes familiares de pintura roja Ferrari). Al orgulloso propietario de los vehículos le ha llevado 10.000 horas y en torno a 15.000 euros crear el Snaefell.

snaefell02

snaefella

Posibilidades de comercialización: 2%, aunque le vemos más recorrido en la Practicopedia.

Visto en DesignBoom.

Y, de propina, una galería de los coches más feos jamás fabricados.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://blogs.lainformacion.com/futuretech/2009/11/20/probablemente-el-coche-mas-feo-del-mundo/trackback/

588 Comentarios

Puede seguir esta conversación suscribiéndose a la fuente de los comentarios de esta entrada.

¡Anímate a ser el primero en dejar un comentario!

Lo sentimos, los comentarios para este post están actualmente cerrados.

Feed RSS

Suscríbete a nuestro RSS

¿De qué va este blog?

Futuretech se basa en diseños futuristas, plasmados en conceptos, ideas peregrinas, portfolios y hasta bocetos imposibles. Todos con un denominador común: el aparato sólo existe en la mente del creador o en los papeles del diseñador. Síguenos en @blog_futuretech y en facebook.com/futuretech.

Suscríbete a este Blog