Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Claudio Gorosito, reinserción a través del hilo

15 septiembre 2009 - 0:22 - Autor:

“Empeñarse en morir o empeñarse en vivir”, le decía Andy Dufresne a Ellis Boyd “Red”  en una de sus conversaciones en el patio encharcado de la prisión de Shawshank. Andy, el personaje que compuso Tim Robbins en la inolvidable Cadena Perpetua, consigue ganarse a sus compañeros y a los celadores gracias a su habilidad con las declaraciones de hacienda. Claudio Gorosito me recuerda un poco a Andy. Ambos buscan su lugar, su espacio para sobrevivir en el talego, Andy con los números, Claudio, con el arte, con el hilo convertido en arte.

Claudio Gorosito en su estudio en Pinto. Detrás, su proyecto sobre Las Meninas

Claudio Gorosito en su estudio en Pinto. Detrás, su proyecto sobre Las Meninas

Hay algunas diferencias entre Claudio Gorosito y Andy Dufresne: Claudio sí era culpable, fue detenido en el año 2000, nada más aterrizar en Barajas transportando 3 kilogramos de cocaína; Andy escapó con la ayuda de Gilda, Claudio cumplió sus 9 años de condena el pasado mes de enero; Andy acabó en Zihuatanejo, al lado del Pacífico; Gorosito vive en Pinto (Madrid),  enseñando el arte que a él le ayudó a sobrevivir y a reinsertarse a jóvenes delincuentes y, a través de la asociación Darse, a mujeres presas de la cárcel de Alcalá Meco. Se nota que está muy ilusionado, desde hace más de seis meses, cada sábado, de forma desinteresada, comparte con ellas su técnica, su ilusión y sus esperanzas.

Hay otras dos diferencias más, fundamentales. Andy Dufresne no compuso un cuadro del Guernica, a tamaño real, junto con otros 25 internos de la prisión de Navalcarnero, en 360 días, utilizando 1.740 bobinas de hilo, más de 86 kilómetros de material. Y tampoco tuvo un alcaide como el de Gorosito, Don Carmelo, el Director de Navalcarnero en aquellos años.

Le tenía a maltraer, siempre insistiendo en que podíamos sacar algo adelante. Perseveré tanto que me dio un taller en uno de los módulos y le dije que a los tres meses iba a tener su primera exposición. Dicho y hecho, hice cinco exposiciones en total. Para la quinta, al año y medio de que empezara, le insistí en que podíamos hacer un Guernica a tamaño natural, que el coste era un poco elevado, pero que se podía hacer. Imagínate la responsabilidad para un director, tiene presos, gente que no tiene ninguna credibilidad, que han infringido la ley, y confiar en 25 personas de diferentes conceptos, manejados por otro preso, era muy loca la historia, pero le tire esa pizca y se lo voy a agradecer toda la vida.

En esta época, Claudio ya había asimilado los códigos de la cárcel, le costó. Nada más aterrizar, ser detenido y encarcelado, sufrió Lupus (sí, una de las favoritas del televisivo House), estuvo siete meses en la zona de custodiados del Gregorio Marañón, el estrés y la droga ejercieron de detonantes de su enfermedad.

Gorosito en la prisión de Navalcarnero, trabajando en El Guernica

Gorosito en la prisión de Navalcarnero, trabajando en El Guernica

En la prisión de Valdemoro consiguió su primer trabajo de subsistencia, lavando la ropa, a 70 pesetas la prenda, de cuatro internos “preferenciales”. Hasta que otro interno, colombiano, le enseñó un escudo del Real Madrid, fabricado con hilo, que vendió por 1.500 pesetas. Claudio empezó a conocer la técnica, la perfeccionó y la convirtió, como él dice, en arte. El hilo le relajaba, le daba algo en lo que pensar, le ayudaba, igual que a los presos a los que, ya en esa época, enseñaba.

Aprender la técnica lleva cerca de 3 meses. El hilo es para todo el mundo, pero no todo el mundo es para el hilo. Puede trabajar cualquier persona de 9 a 90 años, cualquier persona, he trabajado con síndrome de Down, he estado con un chico autista… y trabajan muy bien. Te desbloquea mentalmente.

Claudio explica la técnica del arte en hilo

Gorosito había tenido una vida muy movida en Argentina “Llevaba una vida muy dulce, trabajaba por la noche, en bares y discotecas”, apunta. Allí había dejado cuatro mujeres y cuatro hijos. Cada semana, invertía 34 euros en sobres de dos kilos para enviar algunas de sus creaciones (su primera obra en hilo fue un Winnie The Pooh) y algún dinerillo para la educación de sus hijos. Claudio vive ahora con la mujer con la que se casó hace cinco años, cuando aún estaba en la cárcel “estamos compartiendo una vida muy bonita”. Hasta hace unos meses trabajaba para la Agencia para la Reeducación y Reinserción del Menor Infractor, ofreciendo talleres sobre arte en hilo (las obras de los chicos se pueden comprar en la tienda Asombra de la calle León de Madrid) y, sobre todo, consejos y experiencia vital a jóvenes delincuentes, hablando su mismo código.

Mira loco, esto es lo que hay, tú ahora lo ves todo bárbaro, pero la forma en la que lo estás llevando no es la mejor, has elegido ponerte hasta arriba de drogas, has querido robar y tener algo más de lo que puedes tener, busca otros valores, sé que te va servir ahora muy poco, porque tienes 17 años, pero intenta mejorar tu cabeza, respeta al de enfrente, a tu prójimo. Busca opciones diferentes. Vamos a trabajar.

Claudio, para no defraudar el tópico argentino, es un gran conversador, además sus 40 años de vida han dado para mucho, especialmente los últimos. Su paso por la cárcel daría para un guión de TVmovie. Ahora está volcado en su labor como voluntario en la asociación Darse y en su nuevo gran proyecto. Primero fue el Guernica, ahora es la reproducción a tamaño natural de Las Meninas. Le está ayudando Ahmed, un joven marroquí que conoció en la Agencia y al que Claudio ha acogido como aprendiz y compañero. Gorosito intenta lanzar mensajes, influir en los chavales que viven al límite “Con 18 años me hubiera gustado tener un tarado, un loco que me dijera el camino que tenía que coger”.

Soy un ejemplo de la reinserción, porque tuve los medios, el apoyo y fui perseverante, pero hay gente que no llega, que se queda en el camino, hay que seguir luchando. La reinserción depende de cada uno. La administración te da las piezas, tú tienes que buscar tu camino.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://blogs.lainformacion.com/laregladewilliam/2009/09/15/claudio-gorosito-reinsercion-a-traves-del-hilo/trackback/

9 Comentarios

Deja tu comentario

Puede seguir esta conversación suscribiéndose a la fuente de los comentarios de esta entrada.

¡Qué gran historia! Gracias por estos reportajes. Así da gusto leer… en concreto y en general.
Salud!

Muchas gracias Dani, así da gusto escribir!!! Te sigo en Cámara Abierta (qué pena que no nos presentaron en los premios Bitácoras) y en tu blog.
Un saludo!!

La historia da para una película, a la española. Ánimo Gorosito que si has llegado hasta aquí podrás llegar mucho más lejos….

[...] Claudio Gorosito. Otro ejemplo, en este caso de superación, de reinserción. Gorosito ha pasado 9 años en la [...]

[...] para no perjudicarlas. Y luego está la vida fuera del taller, algo que también me contaba Claudio Gorosito hace algunos meses. En el taller hay solidaridad, cohesión, un proyecto común, una ilusión. La [...]

yo estube aprendiendo con claudio en un centro de menores y quisiera seguir aprendiendo si alguno me puede ayudar a contactar con el

Yo no aprendi con Claudio porque no tuve la oportunidad de trabajar en su taller de hilo pero si aprendi los fines de semana como actividad lucrativa en el centro de menores Los Rosales. Ahora estoy fuera y también tengo proyectos en este ámbito (pero como hobby personal) por eso le quiero dar las gracias a este gran hombre porque sin él no hubiera conocido este arte. Gracias CHE.

Have no cash to buy a building? You not have to worry, because it is achievable to get the business loans to work out all the problems. So take a college loan to buy all you need.

el loco es una maquina, y lo que hace es arte en hilo, es perseverante
y lograra vivir con la enseñanza de trazado en hilo.
Santiago su numero es 697322440

Deja tu comentario

Buscador

Sobre el blog

Durante más de 100 años la comunidad científica mantuvo un intenso debate sobre el origen y significado del altruismo hasta que en la década de 1.960, el biólogo William D.Hamilton creó una fórmula matemática que relacionaba el altruismo con el grado de parentesco entre el que da y el que recibe. Desde aquí nos proponemos poner a prueba esa ecuación al mismo tiempo que descubrimos a personas e iniciativas que luchan por sacar adelante causas sociales.

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube