Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Diario de una chica con síndrome de Down

30 octubre 2009 - 1:02 - Autor:

Mercedes y su hija Teresa

Mercedes y su hija Teresa

No soy un fanático de las frases hechas y los tópicos, pero en el caso de Mercedes Donoso, la madre que escribe el blog Diario de una chica con síndrome de Down, creo que tiene todo el sentido traer aquí una cita de John Lennon que ella misma ha utilizado en su bitácora “La vida es lo que te ocurre mientras estás ocupado haciendo otros planes”. Mercedes y su marido tienen 6 hijas, la 5ª es Teresa, de 2 años, con síndrome de Down (SD). Hasta su nacimiento, se habían planteado muchas veces irse a vivir al campo, pero nunca terminaban de decidirse, la aparición de Teresa ha desatado toda una serie de cambios no planeados, el primero de ellos, el traslado a Yanguas, un pueblo de Soria con apenas 120 habitantes.

Teresa solo nos ha traído cosas buenas. Lo que siempre hemos querido hacer y no habíamos hecho, pues ahora es cuando hemos sido más valientes. Teresa en vez de ser un freno ha sido un motor.

Otro de esos cambios es el blog que, a su vez, ha llevado a su autora a convertirse ya en una referencia social en la red, especialmente tras llevarse el premio 20blogs al mejor blog solidario. Mercedes ya se ha topado con el concepto de popularidad, aunque, todavía, a muy baja escala: el otro día una madre de otra niña con SD la reconoció en Soria. Además, empieza a sentir el peso de la responsabilidad, de comprobar que otras familias la piden consejos, información, etc.

Para no abandonar los tópicos, podemos seguir con el asunto de los Seis grados de separación para comprobar que Mercedes, nada más recibir la confirmación del síndrome de Down de su hija, se lanzó a internet y tuvo la suerte de dar con el blog de Anna, sobre el que ya he hablado aquí y que no me canso de recomendar y citar. Mercedes supo que Teresa tenía SD a las 9 horas de nacer, no se había hecho la amniocentesis.

Desde las cinco de la mañana a la una de la tarde disfruté de una Teresa, a partir de esa hora tenía otra hija totalmente diferente. Estaba sonriente, pero a partir de la una es como si se me hubiera muerto el hijo. El otro día lo hablaba con la terapeuta a la que va Teresa y es que realmente es como si hubiera muerto un hijo y hubiera nacido otro.

Mercedes tardó un año en asumir la noticia y su asimilación coincidió con la apertura del blog.

Lo empecé porque tenía necesidad de contar cómo estaba llevando mi experiencia, la vida con mi hija. Pero necesité un año, necesité un año para aceptar que tenía una niña con Síndrome de Down.

Mercedes es sincera, no es fácil reconocer a un desconocido (o sea yo) que has tardado en asumir plenamente la situación. La misma honestidad que demuestra es la que le gusta encontrar en otros blogs que hablan sobre discapacidad o SD.

Me gustan los blogs que tratan el SD con las cosas buenas y las cosas malas, no me gusta el trato de Angelito, regalito, enviados del cielo… Me gustan los que hablan de las preocupaciones, de que lo duro viene luego, en la adolescencia. Ahora son solamente cosas graciosas, pero cuando llegue  a la adolescencia creo que sufriré mucho, que lloraré mucho por ver que mi hija quiere llegar a puntos que no va a poder. Lo fácil es ahora, lo difícil es después.

La honestidad de Mercedes continúa.

Ahora soy más tolerante, más respetuosa, antes era indiferente a la gente con discapacidad. Teresa nos ha cambiado a mí y a todo el entorno.

Y, como no podía ser de otra forma, en la conversación con Mercedes aparece un referente, casi un icono del síndrome de Down en la actualidad… Sí, Pablo Pineda, pero creo que es hora de dejarle descansar un poco y no seguir generando debates en torno a su figura. Creo que lo mejor para tener una visión lo más amplia posible de esta alteración cromosómica es acudir al portal Down21 y a uno de sus promotores, el Doctor Flórez.

Y, desde luego, si eres o vas a ser un padre de un niño con SD no dejes de visitar el blog de Mercedes y otros muchos blogs personales que, sin duda, reconfortan y ayudan a los recién llegados. Sí es curioso comprobar que la mayoría de ellos cuentan la vida de niños pequeños, niños que ahora tienen 2, 4, 5 años, pero que todavía no han llegado a los años decisivos. Va a ser muy interesante comprobar esa evolución, descubrir los cambios que se irán produciendo en padres e hijos. Por ahora, tenemos los deseos de Mercedes para ese futuro.

Espero que Teresa sea feliz, como todas mis hijas, y espero que sea lo más independiente posible, que tenga sus amistades, que tenga su trabajo y que sea respetada a todos los niveles, laboral, familiar y  que, ojalá, a nivel sentimental tenga una pareja. Y que dentro de sus capacidades tenga una vida lo más normal posible, con el apoyo de sus hermanas y de su familia.

José Luis Fernández Iglesias, un altavoz para la discapacidad

29 octubre 2009 - 1:12 - Autor:

Jose Luis Fernández Iglesias

Jose Luis Fernández Iglesias

A los 11 meses, cuando aún apenas podía caminar, la polio cortó las alas a José Luis Fernández Iglesias. Desde entonces, según cuenta él mismo, ha tenido que luchar mucho, un día tras otro, hasta hoy, 55 años después. Hace unos 15 años recorrió todos los medios de España para denunciar un fraude empresarial: un tipo le había contratado a él y a varias decenas de personas con discapacidad, muchas de las cuales nunca antes habían trabajado, para poner un marcha un negocio relacionado con el incipiente mundo de internet: les dejó tirados. José Luis se encontró cómodo en los micrófonos y varios medios le llamaron para colaborar. Así empezó su noviazgo con la información sobre el mundo de la discapacidad, una relación que conoció su punto más alto en los años que compartió con Iñaki Gabilondo en Hoy por Hoy. Ahora, José Luis sigue colaborando en diversos medios y también promueve la Asociación Nacional Discapacidad y Medios de Comunicación ( ADIMECO), a través de la que estos días organiza el primer ciclo integral de cine accesible.

P. ¿Cómo es el cine accesible?

R. El ciclo es el más accesible que se hace en España, no solo proyectamos las películas audiodescritas y subtituladas, sino que ponemos en la sala bucle magnético para las personas que llevan un implante coclear o que llevan un audífono, para que perciban el sonido sin interferencias ni ruidos. Luego, utilizamos lengua de signos en las mesas de presentación y en las mesas redondas si las hubiere y, por supuesto, la accesibilidad física es total, lo hacemos en un sitio (La Casa Encendida) que tiene el certificado AENOR de Accesibilidad. Y, por último, los programas lo hacemos en braille y en fácil lectura para las personas con discapacidad intelectual.

P. En breve tendremos el primer cine accesible de toda España, el Roxy B

R. Hay algunos que ya tienen un sistema accesible, pero no proyectan películas de una manera habitual como va a ocurrir en el Roxy B donde pretenden proyectar 8 o 10 películas al año totalmente accesibles. Sería el primer cine en España que haría algo semejante.

P. Hablando de películas, ahora tenemos en cartelera Yo, también, que habla del Síndrome de Down, ¿que otras películas importantes destacarías que han sabido hablar sobre el mundo de la discapacidad?

R. Hay cientos, cientos y cientos. Lo que ocurre es que no se las ve con los ojos que hay que verlas para descubrir la discapacidad: ¿A quién ama Gilbert Grape?, A propósito de Henry, El hombre elefante, Acción Mutante (que la proyectamos el martes), Alguien voló sobre el nido del cuco, Azuloscurocasinegro (el padre del protagonista), Bailar en la oscuridad (se proyecta hoy), Bailo por dentro, Carne trémula

P: Pues sí que está presente en el cine y en grandes autores como Almodóvar, Milos Forman, Lars von Trier, pero cómo influyen esas películas en la sociedad, qué impacto dejan en relación a la discapacidad.

R. Creo que aportan presencia, que es importante en sí mismo. En los últimos 15 años la mirada del cine hacia la discapacidad ha sido mucho más real, con muchos menos prejuicios, hasta entonces había una serie de ideas preconcebidas muy claras sobre las personas ciegas o sobre las personas con enfermedad mental o, por ejemplo, en la década de los 40, en cuanto aparecía alguien que cojeaba, tenía un mal humor extraordinario.

P. ¿Cómo ha evolucionado el tratamiento de las personas con discapacidad en el cine y en los medios?

R. En el cine, cuando se aborda la discapacidad se hace de una forma bastante aceptable, las películas son interesantes y no son marginales, no son de filmoteca, ahí está Forrest Gump, por ejemplo. Con respecto a los medios, se ha avanzado mucho, pero estamos muy lejos de dar una imagen real y equilibrada. Se abusa del paternalismo, se abusa del sensacionalismo, de la conmiseración. Pervive un lenguaje y una mirada muy negativa sobre la discapacidad. Estamos lejos de conseguir un cambio de lenguaje, de mentalidad, para que se nos considere ciudadanos con derechos. Pero no solo con la discapacidad, también con los homosexuales o los inmigrantes o las mujeres.

P. Hiciste una Guía de estilo sobre discapacidad para profesionales de los medios, ¿Cuáles son la peores prácticas que continuamos aplicando?

R. El lenguaje, en general, y la utilización de la discapacidad en los titulares cuando se trata de sucesos. Me irrita. Hace mucho tiempo se llegó a un acuerdo entre los medios para no estigmatizar a ningún colectivo y es muy raro ver un titular que diga “un colombiano ha apuñalado a un ecuatoriano en la puerta de una discoteca”, se dice “una personas herida en la puerta de una discoteca”; mientras que con la discapacidad no. Se sigue utilizando en el titular como morbo añadido que, creo, es innecesario. Luego hay una visión muy victimista, salvo cuando se abordan avances científicos o la enfermedad mental. Que se nos incluya en la sección de salud no deja de ser complicado porque la discapacidad y la enfermedad son dos cosas muy diferentes.

P. Luego tenemos casos mediáticos excepcionales como el Pablo Pineda, ¿cómo afecta a la percepción social de la discapacidad?

R. Hay una falta de equilibrio en los medios. O te tratan cuando eres víctima o te tratan como superhombre. El otro día, en una televisión, me hablaban de la heroicidad de Pablo Pineda y yo siempre digo que es un tío increíble, igual que El Langui, pero que no son representativos.

A Pablo le he visto haciendo una ponencia de 30 minutos y ya quisieran muchos sin discapacidad poder mantener ese hilo argumental tan claro, con sentido del humor, etc. Echo en falta que los medios saquen a la gente normal, cotidiana, que su heroicidad es levantarse todos los días e intentar hacer vida normal. Echo de menos a la gente que se levanta, cada día, haciendo un esfuerzo importante, la gente que tiene que superar múltiples barreras mentales y físicas que le pone la sociedad por todos los lados.

P. Quizás esos casos de Pablo o El Langui sirven para la parte de la sociedad que nunca se ha acercado a la discapacidad y tiene muchos prejuicios sobre ella, para la gente que ve a una persona con Síndrome de Down como un inútil.

R. Concretamente se les llamaba subnormales, bueno, nos llamaban subnormales a todos, pero a las personas con discapacidad intelectual mucho más. Es bueno que se les vea, que estén, pero no pueden ser referentes. La discapacidad es un mundo muy complejo y amplio.

P. ¿Qué podemos hacer los medios para transmitir a la sociedad una imagen acertada de las personas con discapacidad?

R. Los medios y la sociedad no deben tener miedo a la discapacidad. Nos falta una mirada normal. Olvidemos los extremos, dejemos el victimismo o lo del superhombre o la supermujer.

La verdad sobre los e-microcréditos

25 octubre 2009 - 23:25 - Autor:

Llevo varios días queriendo escribir de esto y lo voy a hacer ahora, antes de que esta semana vuelva a centrarme en personas, en las historias de personas que están luchando para conseguir una vacuna contra la malaria y en la de un hombre, José Luis Fernández-Iglesias, que defiende los derechos de los personas con discapacidad a través de los medios de comunicación. El caso es que hace dos semanas se montó una polémica tremenda en el mundo blog social USA en torno al proyecto social estrella del momento: Kiva. Y el fondo de la cuestión me recuerda mucho al tema de los apadrinamientos, mejor dicho, a la fórmula de comunicación de las ONG que promueven apadrinamientos. Vamos por partes.

Cuando empezaba con el blog, conté la historia del creador de Kiva, Matt Flannery.

Matt Flanney se ha enfrentado a una auténtica guerra de blogs. Foto: Joi. Vía: Flickr

Matt Flanney, derecha, se ha enfrentado a una auténtica guerra de blogs. Foto: Joi. Vía: Flickr

Resumo: Kiva es una plataforma on line de microcréditos que pone en contacto a emprendedores de países en vías de desarrollo con pequeños prestamistas (o donantes, ya que no hay intereses en las operaciones) ubicados, en general, en los países ricos. Y todo con el aval  de entidades y empresas locales. Según se desprendía de lo que contaban en su web, el sistema era el siguiente: María (por poner un nombre), una emprendedora de  Bolivia necesita un microcrédito para su negocio, canaliza su petición a través de una contraparte local (cooperativa, empresa…), que sube el caso a la web y los donantes la financian. Así de sencillo, tanto como el esquema siguiente:

Diagrama de Kiva antes de la polémica

Diagrama de Kiva antes de la polémica

Bien, pues resulta que Matt y su equipo habían simplificado las explicaciones y que a raíz de un post de David Roodman (uno de los mejores bloggers sobre temas sociales de EE.UU.) hemos descubierto todo el proceso, un proceso que por otra parte, tiene todo el sentido del mundo. ¿Cómo es? Pues, básicamente, cuando el emprendedor acude a la contraparte de Kiva, la contraparte analiza el caso y si lo ve viable “adelanta” la financiación, para después subir el caso a la web y conseguir la colaboración de cientos de personas. Pero tú, como donante, estás financiando a la contraparte (la Fundación Adelante en el gráfico) que habrá adelantado el dinero no solo a uno sino, probablemente, a varios micro-empresarios. Es decir, se relativiza un poco el concepto de acción-reacción, se pierde el efecto persona-persona que tanto gusta a los expertos de marketing, pero al mismo tiempo la lógica misma del sistema dice que tiene que ser así para garantizar que casi ningún micro-emprendedor se quede en la estacada.

Estamos pues ante un caso de omisiones en el proceso de comunicación, el recurso tan habitual de contar una historia para conectar al rico con el pobre. Ante la polémica, Matt Flannery respondió rápidamente con un post bastante extenso, pero muy clarificador, en el que nos cuenta que cuando empezaron en 2005 su sistema era realmente así, sobre todo porque sus socios sobre el terreno (las contrapartes) no tenían la posibilidad de adelantar el dinero. Matt sostiene que algunos de los gráficos y explicaciones de la web son de esa época, de forma que no estaban mintiendo. Además, afirma que intentaron simplificar al máximo las explicaciones sobre la complejidad del sistema ya que muchos de sus usuarios no tenían ningún tipo de cultura sobre los microcréditos. En cualquier caso, Kiva ha reaccionado rápido y ha cambiado el gráfico anterior por el siguiente:

El ciclo de Kiva, después de la polémica

El ciclo de Kiva, después de la polémica

Resumiendo: la reacción de Matt ha sido rápida, eficaz y transparente, lo que ha minimizado el daño “reputacional” que ha podido causar una polémica que ha estado, sobre todo, en los blogs, por lo que muchos usuarios de Kiva ni se habrán percatado. El fondo y el contenido del proyecto siguen indemnes, pero, de nuevo, se pone el foco en el mal y poco ético uso de la comunicación y el marketing para ONG y causas humanitarias. Y aquí llegamos a los apadrinamientos.

Los apadrinamientos surgieron porque eran una forma muy clara y fácil de vincular a un donante: “Tú puedes cambiar la vida de Arielito… con XX euros al mes le darás comida, educación…él te escribirá y podrás ir a visitarle…”. Ese era el tipo de comunicación que, a finales de los 90, se puso de moda entre algunas ONG españolas para captar fondos; y se captaron, muchos, muchos en supertelemaratones, en los que se mostraba al niño etíope de turno rodeado de moscas… Nunca se destina el dinero a una familia/persona en concreto, siempre va a la comunidad. Hoy, en las webs de las principales ONG que trabajan con padrinos, ese punto queda claro:

  • Ayuda en Acción: “Cuando comenzamos a trabajar en una zona, establecemos un estrecho contacto con la comunidad. El sistema de apadrinamiento se expone a las familias y una vez que éstas han expresado su aprobación, realizamos una ficha personal de los niños y niñas. Toda la comunidad es partícipe de la gestión y aprovechamiento de los recursos destinados a través del apadrinamiento. La colaboración económica de los padrinos y madrinas repercute, por tanto, en el desarrollo de toda la comunidad”.
  • Plan: “El apadrinamiento es una forma personal de ayuda sostenible con la que tú puedes dar a un niño un futuro mejor, creando relaciones cercanas desde lugares muy diferentes del mundo. Su contribución no va directamente al niño sino que, junto con otras donaciones de Plan en todo el mundo, se destina preferiblemente a mejorar las condiciones de vida de la comunidad donde vive el niño apadrinado en las áreas de: salud, educación, hábitat, ocupación  y establecimiento de relaciones.
  • Fundación Vicente Ferrer. “Apadrinar significa contribuir al desarrollo de un niño o niña de Anantapur, y al de toda su comunidad. Porque la contribución mensual de 18 € no se destina únicamente a ese niño o niña, sino a mejorar las condiciones de todo su entorno”.

7 fotografías que gritan

23 octubre 2009 - 1:20 - Autor:

Muchas personas se sienten abrumadas cuando se plantean colaborar con alguna asociación o convertirse en voluntarios, ¿Qué puedo hacer yo, si estos problemas me sobrepasan? Unas veces se trata de pura autojustificación, en otras detectas, realmente, una parálisis. Aquí voy alternando personas excepcionales que hacen cosas excepcionales con personas corrientes que hacen cosas excepcionales. Pero también hay hueco para las personas corrientes que, habitualmente, hacen cosas corrientes, pero, a veces, descubren que son capaces de algo cercano a lo excepcional. Todo suma.

Pensando en cómo podría convencerte a ti de que tú también puedes, he recurrido a una afición popular como la fotografía: un medio perfecto para conseguir transmitir un mensaje social o medioambiental. Y si el autor ha querido aplicar una licencia Creative Commons a sus imágenes y compartirlas en la mayor red social mundial sobre fotografía, Flickr, entonces, de forma definitiva, está marcando la diferencia. Así que he buceado por Flickr para intentar descubrir fotógrafos que hayan querido ofrecer un testimonio, ya sea para denunciar, para resaltar algo o, más fácil, simplemente para mostrar una realidad sobre la que el usuario saque sus propias conclusiones. He encontrado varias imágenes  a las que no voy a poner ningún adjetivo, hablan, gritan, por sí mismas.

Niña con bebé en la sala de espera del centro de nutrición de Wukro, Etiopía. Foto: Subcomandanta

Niña con bebé en la sala de espera del centro de nutrición de Wukro, Etiopía. Foto: Subcomandanta

Recomiendo vivamente las imágenes de Subcomandanta-Lorena Pajares. Solo un dato sobre el tema de esta imagen: más de 1.000 millones de personas pasan hambre en el mundo, y creciendo.

Homeless Afghan Refugees. Foto: Zoriah

Homeless Afghan Refugees. Foto: Zoriah

Zoriah, un fotoperiodista con un impresionante curriculum, tiene unas series bastante fuertes. En su blog podéis descubrir más sobre su trabajo.

Vicenç Ferrer. Foto: art_es_anna

Vicenç Ferrer. Foto: Quim Botey

Actualización: el usuario, “q”, que gestiona el blog Documentación fotográfica, apuntaba que la foto de Vicente Ferrer no era de la usuaria de Flickr art_es_anna, sino del fotógrafo Quim Botey, miembro de Foto Film Calella. El propio Quim me ha confirmado que la imagen es suya, la tomó en “en un viaje de Foto-Film Calella para inagurar un centro ortopédico en Kadiri en el año 2003″. Gracias “q” y gracias Quim.

Siempre es bueno recordar a los que, de verdad, se han dejado la vida por mejorar el mundo. El legado de Vicente Ferrer continúa con su Fundación.

Hay fotos que se respiran. El paisaje inferior pertenece al Glacier National Park de Canadá. La naturaleza sigue siendo el mejor espectáculo del mundo.

A morning swim to bird island. Foto: Stuck in Customs

A morning swim to bird island. Foto: Stuck in Customs

Muchos fotógrafos han intentado captar los efectos del cambio climático. Hace tiempo, para el suplemento Tierra del ElPaís, entrevisté a Daniel Beltrá, que tiene un increíble portfolio de imágenes medioambientales, algunas las utilizó Al Gore para su documental. En uno de sus viajes captó una instantánea única, un oso intentando saltar de un bloque de hielo a otro. La foto que sigue podría ilustrar el estado de ánimo de un pingüino al comprobar que estamos “derritiendo” sus tierras…

My Dear Keeper. Foto: Frodig - Fernando Rodríguez

My Dear Keeper. Foto: Frodig - Fernando Rodríguez

… sino fuera porque el fotógrafo leonés Fernando Rodríguez la tomó en el parque temático FAUNIA.

Kids Dream. Foto: mustharshid

Kids Dream. Foto: mustharshid

Añado parte del texto que acompaña en la foto de Flickr: “dos niños de Kaafu Guraidhoo miran a la cercana isla con el Resort de lujo. Guraidhoo fue una de las islas más afectadas durante el tsunami de 2004. Varias casas fueron dañadas y destruidas. Cuarenta y seis casas fueron reconstruidas por la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja”.

La última. Se calcula que todavía hay en el mundo 250.000 niños soldado.

Un niño en un campamento rebelde del noreste de la República Central Africana. Foto: Pierre Holtz | UNICEF CAR | hdptcar.net

Un niño en un campamento rebelde del noreste de la República Central Africana. Foto: Pierre Holtz | UNICEF CAR | hdptcar.net

Los Premios Nobel Alternativos, ignorados

20 octubre 2009 - 0:43 - Autor:

El Nobel de la Paz para Obama ha sido un fiasco de premio (para la mayoría de los tertulianos, opinadores y bloggers), pero un éxito mediático absoluto. Todo lo contrario ha ocurrido con los “Premios Nobel de la Paz Alternativos”, los Right Livelihood Awards: ni Dios ha hablado de ellos, pero parece que las cuatro personas que los han recibido tenían “algún” mérito para tal distinción. Es un nuevo caso, y van…, de pasotismo informativo sobre historias sociales positivas. Está claro que la agenda de los medios está en otros temas y seguramente también los intereses de los usuarios. De vez en cuando, algún medio, gracias http://www.lainformacion.com, apuesta por abrir una ventana a personas y organizaciones que están dejándose la piel para mejorar su mundo, tu mundo.

El pasado martes 13 se entregaron los Premios al Sustento Bien Ganado, según ha traducido Wikipedia, o los Premios al Correcto Modo de Vida, según tradujo el año pasado Manuel Almeida. Es curioso observar cómo un autor de gran prestigio y seguimiento en redes como bitacoras.com solo tuvo un voto por este post en 2008. En 2009, Manuel no ha repetido la experiencia. Este año la fundación Right Livelihood Award ha concedido sus premios al congolés René Ngongo, el neozelandés Alyn Ware, la australiana Catherine Hamlin y el canadiense David Suzuki, que se ha llevado el premio honorífico (no tiene dotación económica).

El jurado ha reconocido la lucha por la protección de los bosques de Ngongo, el compromiso para promover la paz y contra las armas nucleares de Ware, el trabajo sanitario de Hamlin y la defensa del uso responsable de la ciencia de Suzuki. Los premios se consideran una “alternativa” a los Nobel de la Paz o una “antesala”. De hecho, en 1984 premiaron a Wangari Mathai, que obtuvo el Nobel 20 años después.

La Doctora Hamlin con pacientes de su hospital

La Doctora Hamlin con pacientes de su hospital

Catherine Hamlin (Sidney, 1924) llegó a Etiopía de Australia en 1959 para trabajar como ginecóloga en un hospital de Addis Abeba, la capital, donde descubrió la gran cantidad de mujeres que sufrían de fístula obstetricia, que, básicamente, provoca la incontinencia que, a su vez, supone el abandono por parte de los maridos y la marginación de la comunidad. Catherine y su marido crearon su propio hospital donde las mujeres son tratadas de forma gratuita. Las instalaciones incluyen albergues de acogida  y un centro de rehabilitación para los heridos más graves. También ha fundado centros locales para extender el tratamiento a otras zonas del país y una escuela de matronas para ayudar a prevenir la fístula. La cadena de televisión PBS hizo A walk to beautiful, un tremendo documental de casi una hora sobre las mujeres que sufren esta enfermedad y sobre el hospital de Catherine.

Izqda: Alyn Ware. Centro: René Ngondo. Drcha: David Suzuki (Foto: Kent Kalberg)

Izqda: Alyn Ware. Centro: René Ngondo. Drcha: David Suzuki (Foto: Kent Kalberg)

Alyn Ware (Nueva Zelanda, 1962) es un activista antinuclear que lleva 25 años luchando por la educación para la paz y la abolición nuclear en Nueva Zelanda y en todo el mundo. Sus ideas y textos están en millares de libros de texto de escolares en su país, donde lideró la campaña por la prohibición de las armas nucleares. Además, colabora con diversos organismos, entre ellos, la ONU. Su currículum es bastante extenso.

René Ngongo (Goma, Congo, 1961) creó en 1994 OCEAN, una organización para impulsar la reforestación y la explotación sostenible de la selva del país, la segunda en tamaño de todo el mundo detrás de la del Amazonas. En los últimos 15 años no ha parado de trabajar para, a través de la presión, evitar que la guerra (que asoló el país del 96 al 2002), las empresas madereras, etc, acaben con uno de los pocos paraísos vírgenes del planeta. Desde el 2008 está trabajando en la creación de la oficina de Greenpeace en África.

David Suzuki (Canadá, 1936), científico, lleva 20 años alertando sobre el cambio climático y sobre cómo puede ser combatido. Los premios reconocen su “defensa de la responsabilidad social del uso de la ciencia y su contribución masiva a extender el conocimiento de los peligros del cambio climático e impulsar el apoyo público a las políticas que lo reconocen”.

Los premios se entregarán en una ceremonia en el Parlamento Sueco el próximo 4 de diciembre.

Estrella, activista por el clima

15 octubre 2009 - 0:07 - Autor:

Estrella Delgado. Foto: Greenpeace/Pedro Armestre

Estrella Delgado. Foto: Greenpeace/Pedro Armestre

Muchos ya sabréis que hoy se celebra el Blog Action Day, un proyecto cuyo objetivo es conseguir que, por un día, toda la comunidad de bloggers escriba un post relacionado con una causa común: en 2009 es el cambio climático. Como no podía ser de otra forma, desde este blog me sumo a la iniciativa y lo hago contando la historia de una persona a la que seguramente veáis próximamente en la televisión, los periódicos…

Se llama Estrella, tiene 29 años, es enfermera y desde el 2002, voluntaria-activista de Greenpeace. Junto con Vicenç, un mallorquín de 23 años, protagoniza la campaña Activistas por el clima que la organización ecologista ha lanzado con un claro objetivo: conseguir que Zapatero se “moje” y vaya a la próxima cumbre sobre cambio climático en Copenhague.  Así que Estrella, con toda seguridad, será noticia porque se encadenará a una central térmica o bloqueará el acceso a una incineradora o a una central nuclear… todavía no sabe qué será de su vida en las próximas semanas, pero está preparada para todo.

Desde luego Estrella no cuadra con el perfil de activista ecologista melenudo que muchos tienen en la cabeza. Pero es que resulta que muchos de los voluntarios de la ONG no responden a ese estereotipo. Transmite tranquilidad y seguridad, aunque reconoce que las entrevistas (esta es la segunda que hace en su vida) le ponen más nerviosa que las acciones; siempre está sonriendo y en el rato que charlamos comprobé que no hace falta ser un “cabra loca” para luchar por una causa, solo se necesita creer con fuerza en ella.

Estrella empezó a creer a los 6 años, cuando su padre le mostró en el periódico, allá por los 80, una acción de la ONG en un barco.

Me impactó mucho ver lo que podían llegar a hacer esas personas por algo en lo que creían.

En cuanto recibió su primera paga, a los 13 años, decidió vincularse como socia.

Hay causas que se llevan dentro. Estrella, adolescente.

Hay causas que se llevan dentro. Estrella, adolescente.

Y a los 22 años, en noviembre de 2002, participó en su primera “acción”.

Fue inolvidable. Ocurrió en Constantí, Tarragona, en una incineradora de residuos en la que bloqueamos dos puertas. Fue muy emocionante.

Estrella es una buena conocedora de la “arquitectura” energética española. Ha estado en Garoña, Almaraz, Pasaia… Una de las cosas que siempre me han llamado la atención de las acciones de resistencia (las que duran varios días) es cómo se las apañan para comer, dormir, hacer sus necesidades.

En Pasaia estuvimos en la chimenea, que tiene 3 anillos y cada uno es una pasarela estrecha que rodea la torre, donde puedes
estar de pie. Estuvimos cinco activistas durante tres días, dos noches. Llevábamos cacerolas, hornillo, chocolate… de todo, íbamos preparados.

Acción en marzo de 2007 en Pasaia. Foto: Greenpeace

Acción en marzo de 2007 en Pasaia. Foto: Greenpeace

Otra cuestión clave es la preparación física. Greenpeace cuenta con muchos voluntarios escaladores, bomberos… Estrella no escala, aunque me enseña las marcas del entrenamiento que ha estado haciendo el fin de semana.

Lo máximo que he hecho es subir a una torre de un teleférico en Lisboa, con arnés y asegurándote; pero no he hecho escalada de descolgarse.

Muchas de las acciones que vemos en los informativos de televisión acaban con los activistas en los calabozos.  Estrella ha estado en esa situación, al menos, cinco veces y reconoce que son “gajes del oficio”. Afirma que la policía en las comisarias y la Guardia Civil en los cuartelillos siempre les han tratado bien; en el caso de los antidisturbios es otra historia. Me cuentan, no Estrella, que muchas veces, para no llamar la atención de los medios de comunicación que suelen estar presentes en las acciones, usan objetos pequeños, como cucharas, para pincharlos en las costillas de los voluntarios. En otras ocasiones son los “afectados” por las actuaciones de Greenpeace los que pueden llegar a suponer un peligro para los activistas, de hecho, Estrella pasó los peores momentos que recuerda en su vida con los trabajadores de la central nuclear de Almaraz.

En Almaraz bloqueamos la puerta principal de acceso. Fui la única que consiguió engancharse a la puerta, con un cepo en U que tenía puesto en el cuello. Con lo cual, si movían la puerta, me movían a mí. Amenazaron con cortar el cepo con una radial y aparecieron  detrás mío con ella, tuvimos que pedir ayuda a la Guardia Civil porque parecía que los empleados de la central estaban dispuestos a utilizarla. Pasé miedo, sabes que no lo van a hacer, pero te asusta.

Estrella en el hospital 12 de Octubre

Estrella en el hospital 12 de Octubre

En cualquier caso, Estrella no tiene pinta de ser miedosa, su trabajo como enfermera en la UVI del Hospital 12 de Octubre es otra muestra de ello. Lleva ya 10 años allí, en la UVI Polivalente, con pacientes que, la mayoría, están coma. Ella atiende a los enfermos, pero también ayuda a los familiares y reconoce que cuando consigue tranquilizarlos, cuando les reconforta, se siente bien. Estrella es una mujer vocacional, trabaja y colabora en causas que le apasionan y que le llenan. Tiene la suerte de que su novio también es enfermero y le apoya, además, en su activismo ecologista. ¿ Y sus padres? Qué van a decir! Fue su padre el que encendió la mecha. Ella piensa seguir luchando por el medio ambiente el tiempo que haga falta.

Guillermo Fernández, “Mito”, un maestro de la vida

12 octubre 2009 - 1:06 - Autor:

Me hubiera gustado tener un maestro como Mito. En un momento en el que los profesores parecen una especie amenazada, en el que los políticos intentan regular cómo deben interpelarles los alumnos, en un  momento en el que se lanzan iniciativas como el Homenaje al maestro de la FAD o como My teacher, mi hero, para recuperar el valor de los educadores, más que nunca, son necesarias personas con carisma, con motivación, con capacidad para emocionar a sus estudiantes.

Guillermo Fernández, Mito, hace unos días en Senegal. Foto: Sebastián Losada

Guillermo Fernández, Mito, hace unos días en Senegal. Foto: Sebastián Losada

Guillermo Fernández, sus amigos le conocen como Mito, tiene ahora 63 años y desde hace una década está volcado, a través de Ecodesarrollo Gaia, en ayudar a los inmigrantes que llegan a su tierra, Galicia, y en dotar de infraestructuras básicas a Yoff, una barriada de Dakar (Senegal). Pero Guillermo también trabajó muchos años como responsable de juventud y educación de una corporación local, tratando de transmitir a los niños desde los 4 hasta los 20 años conceptos como el desarrollo sostenible…

Recorrimos Galicia caminando, recorriendo todos los pueblos, hablando con los campesinos, desarrollando un intenso programa de conocimiento del medio para acercarlo a los chicos, para que se asombrarán de la importancia trascendental de los procesos naturales, de la belleza del mundo y que se asombraran del respeto por la vida de toda la gente que vive en el campo.

Mito cree que uno de los problemas más serios de este país es el abandono de las políticas dirigidas a la juventud.

Es absolutamente fundamental, y hay que meterse profundamente, en esa etapa se gestan las bases del futuro, de lo que van a tener en la cabeza y en el corazón la gente que dentro de poco va a decidir los destinos de este país. La gente se llena la boca hablando del futuro y el futuro son los jóvenes, no hay más.

Y ese futuro no es muy alentador, según Guillermo, sobre todo porque el tiempo de los jóvenes no lo tenemos los padres o los maestros.

Lo tiene la Sony, las multinacionales, los videojuegos a los que juegan cientos de miles de niños. Se entrenan horas y horas y horas en ser francotirador, en acertar en el medio de la sien, en destruir. Antes, el aburrimiento era fuente de inspiración y la puerta de la introspección. Hoy en día siempre hay una respuesta a ese aburrimiento y es absolutamente negativa y cargada de contenidos bélicos.

No obstante, todavía existe un hueco, unas horas, que debemos aprovechar al máximo, un “tiempo de calidad”, como dicen los que no tienen tiempo de estar con sus hijos. En el ámbito de la escuela, Mito cree fundamental que los profesores a los que les toca hablar de conocimiento del medio, de naturales, de literatura… vivan y sientan lo que cuenten.

Los niños y jóvenes tienen una gran capacidad de percepción, entonces la gente que enseña debe vivirlo. Hay que explicarles la belleza de esta vida, lo importante que es la bondad, su importancia trascendental como una forma superior de inteligencia. La forma de transmisión no puede ser organizada, verbalizada, hay que transmitir vivencias y emociones y eso es lo que nos engancha.  Las emociones son las que nos enganchan.

Mito se fue de su Galicia natal a estudiar Sociología a Alemania en un momento en el que la alternativa verde era una realidad en aquel país y una utopía en el nuestro. Allí se empapó de las nuevas corrientes de opinión que ya alertaban de la contaminación atmosférica, de los tóxicos… A su vuelta a España, quiso transmitir esa nueva mentalidad y, entre otras muchas cosas, estuvo en los orígenes de Greenpeace España, organización con la que sigue colaborando. Desde hace ya unos cuantos años dedica su vida a echar una mano a los inmigrantes que llegan a A Coruña. Desde Ecodesarrollo Gaia les ayudan a integrarse, a encontrar trabajo, a conciliar su pasado con su presente.

Somos una ONG de conciliación, queremos que los inmigrantes
desarrollen su proyecto, pero que éste no entre en colisión, no incida negativamente con la población de acogida.

El año pasado ayudaron a más de 1.700 personas de 80 nacionalidades distintas. Mito se muestra especialmente orgulloso de un proyecto de reinserción de 105 marineros senegaleses en flotas de pesca gallegas. Es un ejemplo de su trabajo. La conversación es muy fluida con Guillermo, transmite con mucha claridad y ofrece continuamente conceptos e ideas muy claras.

El principal derecho que tiene el ser humano es a no emigrar. En segundo lugar, sería a emigrar, pero no en las condiciones
en la que se produce, porque no es emigración. Es expulsión. Se produce una situación muy dolorosa, se produce una especie de regulación afectiva, personal, de ubicación…

Mito ha regresado hace solo unos días de Yoff, una barriada de pescadores de Dakar, la capital de Senegal, que cuenta con apenas 60.000 habitantes. Allí Ecodesarrollo Gaia está realizando un proyecto integral de creación de infraestructuras básicas de educación, de salud, desarrollo económico y formación de los jóvenes.

Entrada de la Escuela "Coruña" en Yoff. Foto: Sebastián Losada

Entrada de la Escuela "Coruña" en Yoff. Foto: Sebastián Losada

Ya han construido un centro de formación para niños, “Escuela Coruña”, y un centro de desarrollo sostenible comunitario regido por mujeres. Están levantando un centro de formación para jóvenes y una casa del mar, buscando siempre dar las herramientas a los senegaleses para sean dueños de su futuro, para que encuentren un trabajo, una vida.

En el último viaje le han acompañado un grupo de médicas voluntarias de A Coruña, que han estado atendiendo a más de 1.500 niños con sarna, hongos, heridas no curadas, problemas en los ojos, problemas en los pies, “hay niños que caminan sobre los talones porque tienen los pies reventados”, dice Mito.

Médica voluntaria atendiendo a mujeres y niños en Yoff. Foto: Sebastián Losada

Médica voluntaria atendiendo a mujeres y niños en Yoff. Foto: Sebastián Losada

También quieren crear una maternidad ya que en la que existe actualmente  unas tijeras y unos cordones de zapato son todo el material médico disponible para traer a los niños a este mundo. Creo que el proyecto de Mito merece la pena, que están dejándose la piel en ello.

Somos gente anticuada, hacemos las cosas y no las publicitamos. Estamos encantados de hacerlas, tenemos una honestidad a prueba de bombas y con cuatro duros vamos tirando  y haciendo las cosas, aquí no se pierde un céntimo, pero estamos siempre sonados.

Ese “sonados” se refiere al dinero necesario para mantener la locomotora funcionando. Cuando entran en escena infraestructuras, los gastos pesan más que los ingresos, especialmente cuando eres “anticuado” como decía Guillermo. Él lleva ya muchos años tirando de ahorros y del dinero que no tiene, pero no piensa parar, tiene una responsabilidad consigo mismo y con la cantidad de gente que depende ahora de él.

Testimonio directo sobre el tifón en Filipinas

9 octubre 2009 - 14:56 - Autor:

Las personas nos hemos insensibilizado ante las catástrofes que ocurren a miles de kilometros de nosotros. Me temo que la reiteración de imágenes espeluznantes que hemos ido recibiendo a lo largo de los últimos años nos ha obligado a crear una barrera de protección psicológica, no nos afectan mucho. Y, si están lejos, menos. Hace tiempo, cuando hice el reportaje con Toni, de  Solidarios, me decía que la proximidad  es fundamental, que nos movilizamos si el desastre nos “toca”, pero que ante las grandes tragedias (hambrunas en África, tifones en Asia, etc) mantenemos la distancia.

Unos niños reciben ayuda en Filipinas

Pero eso no significa que esas situaciones dejen de existir, están ahí, están ocurriendo, lejos, sí, pero afectando a personas como tú y como yo. Ante las inundaciones de Filipinas pensé en entrevistar a algún cooperante que estuviera en la zona, pero creo que es mejor conocer un testimonio de forma directa, sin intermediación. Contacté con Lourdes (gracias), de Save the Children, y la respuesta ha sido inmediata, la colaboración absoluta. Esta es la historia que cuenta Gia Chu, Directora de Comunicación de Save the Children en Filipinas.

Hoy he estado ayudando a mis compañeros de Save the Children a distribuir artículos de primera necesidad entre las familias afectadas por el tifón Ketsana en Muntinlupa. Cada vez que veo a los niños y  niñas venir con sus padres a recibir los suministros no puedo evitar preguntarme cómo se están sintiendo estos niños y cómo están sobrellevando esta situación tan difícil.

Cuando voy a los centros de evacuación los niños se me acercan deseosos de contarme sus historias. Hoy uno me ha contado cómo rescató a sus hermanos y hermanas pequeños durante la tormenta y cómo cuidó de ellos porque sus padres no estaban en casa cuando llegó el tifón. Otro me ha contado que no tuvo nada de miedo porque su padre estaba a su lado. Dos niñas de un centro de evacuación en Cainta me contaban que echan de menos sus casas y todas las cosas que perdieron en la tormenta. Todos ellos comparten una preocupación común por sus padres ya que les ven luchando por sacar adelante a la familia.

Los niños tienen una gran capacidad de recuperación, a veces incluso mayor que la de los adultos. A pesar de todo lo que les ha ocurrido, todavía son capaces de reírse, cantar, bailar y jugar. Muchos de ellos están impacientes por volver a la escuela para aprender cosas nuevas. Algunos cuidan de sus hermanos pequeños para ayudar a sus padres. Otros ayudan a limpiar su casa dañada por la tormenta y recogen trozos de metal para vender y poder comprar comida para su familia con el poco dinero que ganan.

Necesitamos parecernos más a estos niños. Hay tanto que hacer. Tenemos que continuar trabajando para dar a los niños lo que merecen – un mundo que luche por la supervivencia infantil, un mondo que les proteja, un mundo que priorice su bienestar y desarrollo, y un mundo que les escuche.

Save the Children está proporcionando ayuda de emergencia a los miles de niños y niñas afectados por los desastres naturales en la región de Asia Pacífico. En Filipinas la tormenta tropical Ketsana y el tifón Parmala causaron inundaciones y obligaron a más de 420.000 personas a refugiarse en centros de evacuación. Más de 400 escuelas han sufrido daños a causa de la tormenta, mientras que un total de 226 escuelas se están utilizando como centros de evacuación y refugios, y hay más de 40 familias que están viviendo en las clases. Hasta el momento la organización ha proporcionado ayuda de emergencia – en forma de comida, agua potable, suministros higiénicos y para el hogar, materiales para poder refugiarse y espacios seguros para los niños y niñas – a más 14.800 personas en Filipinas, más de la mitad niños y niñas. Otras ONG como Acción contra el Hambre, Médicos del Mundo o Bomberos Unidos sin Fronteras también están movilizando todos sus recursos para ayudar en la zona.

Esmeralda Valderrama, coreógrafa de talentos con distintas capacidades

7 octubre 2009 - 21:51 - Autor:

Esmeralda Valderrama

Esmeralda Valderrama

¿Puede una persona con discapacidad intelectual, síndrome de Down, por ejemplo, ejecutar con la precisión y destreza de un bailarín sin discapacidad una coreografía? Si estás leyendo este blog y este post, seguro que sabes la respuesta a esta pregunta. La directora y coreógrafa Esmeralda Valderrama lleva más de 15 años empeñada en demostrar que la danza es algo más que técnica, que también es comunicación, emoción. A través de su centro de enseñanza en Sevilla y de su compañía, Danza Mobile, Esmeralda ayuda a muchas personas a creer en sí mismas y a pensar que pueden conseguir aquello que se propongan. Acaban de actuar en Madrid, en La Casa Encendida, ahora están en Bremen (Alemania) y, dentro de unos días, podremos ver a algunos de los chicos de la compañía en la película que ha encumbrado a Pablo Pineda, Yo, también.

P. ¿Cómo fue vuestra participación en Yo,también?

R. Toda esta historia empezó cuando hace unos años conocimos a Antonio Naharro y a Alvaro Pastor (los directores). Ellos habían hecho un corto con la hermana de Antonio, Lourdes, y se nominó para los Goyas de ese año. En ese momento nosotros estábamos dando un curso de formación de monitores para personas con discapacidad y Antonio se apuntó al curso. Nos dijo que tenía en mente hacer un largo y que la productora de Medem estaba interesada en la idea.

A partir de ahí se iba comunicando con nosotros y venían a nuestro centro para estar con nuestra gente y poco a poco fueron haciendo la historia, de ahí que en la película, Pablo, además de trabajar en la administración pública, trabaja por la tarde de monitor en un centro como el nuestro. Por eso salen en la película nuestros alumnos del Centro de Arte y uno de ellos, Daniel, hace también un pequeño papel como novio de su hermana. Los personajes del director del centro y de la directora, están inspirados en Fernando y en mí.

Un momento del espectáculo "Jaquelado". Foto: Danza Mobile

Un momento del espectáculo "Jaquelado". Foto: Danza Mobile

P. La asociación nace en el 95, la compañía en el 99 y es curioso que, como suele ocurrir en otros casos, tú no tenías ningún familiar o amigo íntimo con discapacidad intelectual o síndrome de Down, ¿Qué te impulsó a crear este proyecto?

R.  Yo no tenía ningún familiar ni conocido con discapacidad, pero siempre me había interesado este mundo, no sé por qué, quizá por lo desconocido que era. Me interesaba la parte artística y creativa, era bailarina y siempre me fastidiaba que lo que se tuviera en cuenta fuera el físico antes que las capacidades artísticas, te estoy hablando de hace muchos, muchos años. Yo pensaba que la danza, bueno, el arte, era otra cosa. Era comunicación, era poder hacer que el público sintiera algo cuando fuera a ver un espectáculo.

Por eso cuando tuve la primera oportunidad de trabajar con un grupo de personas con discapacidad intelectual, me quedé enganchada. Eso era lo que yo buscaba. Otros físicos, otros cuerpos, diferentes energías, que enriquecen lo que pasa sobre el escenario.

Con esto no quiero decir en absoluto que las personas que tienen algún tipo de discapacidad estén tocadas por alguna mano divina y sean artistas. Lo que quiero decir, es que dentro de este colectivo, hay personas que sí lo son, y por eso debe haber centros donde puedan tener una formación, bien como actividad de ocio si ellos quieren y como actividad profesional para los que tengan talento.

P. Acabáis de estar en Madrid, en La Casa Encendida, y gente que ha visto lo que hacen bailarines como José Manuel Gómez se quedan impresionados, habéis conseguido auténticos profesionales.

R. Muchas veces, nosotros, los que trabajamos en este ámbito, tenemos la culpa de no cambiar la imagen de las personas con discapacidad, especialmente con discapacidad intelectual. Nos volvemos poco exigentes y parece que todo vale, así no vamos a ningún sitio. Hay que ser exigentes. No todo el mundo vale para estar profesionalmente sobre un escenario y si queremos que esto vaya cambiando tenemos que entender que lo que se muestra con personas con discapacidad tiene que tener la calidad suficiente para poderlo vender como profesional. Lo otro puede valer para otros ámbitos pero no para los circuitos profesionales.

P. ¿Recuerdas cuál fue vuestra 1ª obra “oficial” con público? ¿Qué sentiste?

R. Fue muy pequeña, hacía poco que habíamos empezado con la escuela de danza, eran solo 4 pequeñas coreografías y realmente  no era profesional, no podía serlo porque los bailarines tenían poca preparación y estábamos empezando. Pero fui la persona más feliz del mundo porque esto había empezado ya.

Bailarines en la obra "Algunas veces", de 2006

Bailarines en la obra "Algunas veces", de 2007. Foto: Danza Mobile

P. ¿Has notado un cambio en el público, en su sensibilidad, desde esa primera actuación hace 10 años hasta ahora?

R. Sí, el público ha ido creciendo y cambiando. Antes era casi siempre personas relacionadas con discapacidad, ahora mismo y gracias a haber entrado en circuitos normalizados y por el festival que venimos haciendo desde hace tres años, el público se ha ampliado a otros sectores y sobre todo a personas que tienen que ver con el arte. Eso es importante.

P. ¿Cuál es el método de trabajo de Danza Mobile con los chicos con discapacidad? Supongo que, a veces, tendréis que ir más despacio.

R.  En principio es como el de cualquier centro donde se imparten talleres de ballet clásico, de danza contemporánea, de clásico español, de música, de teatro…  Sí es verdad que a veces hay que ir más despacio en algunas cosas, también es verdad que hay diferentes niveles, como en cualquier centro. Lo más importante es que todas las personas que están aquí es porque han querido, de ahí que su motivación sea tan grande, y eso es lo imprescindible para el aprendizaje.

P. Igual que hay un Pablo Pineda en el cine (y en la vida), es decir, un caso excepcional, ¿ha pasado por Danza Mobile alguna persona que os haya dejado sorprendidos por su capacidad?

R.  Aquí hay muchas personas que nos sorprenden cada día. Pero de lo que tú me dices, para mí hay una persona especialmente que nos ha demostrado que todo lo que nosotros decimos y en lo que creemos puede hacerse realidad. Es un bailarín que se llama José Manuel Muñoz. El empezó aquí hace 12 años, pero ya era mayor , ahora tiene 35 años, y nunca había tomado ninguna clase de danza ni de teatro. Ahora mismo te podría decir que está en una producción con Suiza y sencillamente en el escenario es un bailarín más de la compañía, es impresionante su profesionalidad y, por supuesto, su talento, la conciencia que tiene de su trabajo y la responsabilidad que esto conlleva.

José Manuel Muñoz en un momento de "Pez y Pescado". Foto: Danza Mobile

José Manuel Muñoz en un momento de "Pez y Pescado". Foto: Danza Mobile

Tenemos también otros bailarines con muchas facultades, que saben estar en un escenario, por ejemplo Daniel Parejo, que hace en pequeño papel en Yo, también y que junto a José Manuel ha hecho un corto llamado El vuelo de coco ; o Irene Crespo que siempre está en todos nuestro espectáculos.

P. ¿Qué te ha aportado, personalmente, Danza Mobile? ¿Qué has aprendido con ellos?

R. No exactamente Danza Mobile, sino trabajar con el colectivo de personas con discapacidad intelectual me ha aportado otra visión de la vida, me cambió mi escala de valores, creo que aprendí a dar importancia a las cosas que realmente la tienen, y sobre todo a comunicarme de otra manera, más simple y mucho más directa, y a reírme, a reírme mucho y a saber disfrutar las pequeñas cosas que pasan cada día y que a veces son logros enormes. Por eso, Danza Mobile es para mí una forma de vida.

P. Y qué crees que es lo más importante que se llevan los chicos con discapacidad que pasan por la compañía y la escuela.

R. Se llevan respeto, se llevan el saberse tratados como personas, disciplina y, sobre todo, que hay personas que creen en su capacidad y no hablan de lo que no pueden hacer y sí de lo que pueden llegar a conseguir.

Coopa Roca, de la favela a la pasarela

4 octubre 2009 - 22:34 - Autor:

Ahora que Río de Janeiro se ha llevado las Olimpiadas de 2016, estoy seguro de que los medios pondrán el foco en ella y que con cierta frecuencia llegarán hasta nosotros noticias sobre la vida que palpita en la ciudad. Además de los puntos calientes típicos, Carnavales, Maracaná y Copacabana, estoy seguro de que empezaremos a escuchar y leer historias sobre la violencia, los niños de la calle, las favelas, etc. La historia que voy a contar ocurre en Rocihna, la que hasta este pasado mes de agosto era la favela más grande de Río y que ahora ha pasado al tercer lugar.

Panorámica de la Favela da Rocinha. Foto: Eric Schockmel (Eschock).

Panorámica de la favela da Rocinha. Foto: Eric Schockmel (Eschock).

Situada en la zona sur, es uno de los diez barrios con más bajo índice de desarrollo humano, en el que el 22% de sus 60.000 habitantes vive bajo el umbral de la pobreza. Rocihna es el escenario de una aventura con final, por ahora, feliz. La aventura la inició Maria Teresa Leal,una socióloga que detectó las habilidades para coser y diseñar de muchas mujeres de la barriada y creó la cooperativa Coopa Roca, cuya ropa está hoy en algunas de las mejores tiendas del mundo.

Las mujeres de Coppa Roca en Rocinha, con Maria Teresa Leal, de blanco, en el centro de la foto. Foto: Murillo Meirelles

Las mujeres de Coopa Roca en Rocinha, con Maria Teresa Leal, de blanco, en el centro de la foto. Foto: Murillo Meirelles

Maria Teresa Leal, Teté, una mujer de clase media-alta, licenciada, acomodada, tenía inoculado el “virus” del altruismo gracias a su padre, un prestigioso doctor que, cada sábado, acudía voluntariamente a las favelas, y de su madre, educadora. Descubrió el potencial de las mujeres gracias a las visitas que realizaba periódicamente con la asistenta de la familia, que vivía allí.

Observó que muchas de las chicas que iba conociendo eran costureras cualificadas, pero no tenían los medios para aprovechar su potencial y generar ingresos. Así que a principios de los 80 montó una cooperativa para reciclar los restos de tela que tiraban las grandes fábricas y comenzó a producir edredones, almohadas, bolsos… Poco a poco, fueron adquiriendo experiencia y habilidades hasta que su trabajo se hizo más profesional.

El salto se produjo cuando Teté, atraída por el mundo de la moda, convenció a la cooperativa para diseñar y crear ropa. En 1994 llegó su presentación en público en un desfile en Río y, a partir de ahí, el interés de los medios (Vogue, Elle, etc) y el acuerdo con diseñadores como Carlos Miele, presidente de Mr Officer, una marca de gran prestigio en Brasil. Ahora Coopa Roca diseña ropa y objetos de decoración para Miele, para grandes almacenes como C&A o diseñadores como el británico Paul Smith.

La cooperativa da trabajo a más de 150 mujeres, la mayoría amas de casa que nunca había trabajado antes y que cosen desde sus hogares.  Todas las decisiones se toman colectivamente y se comparten las responsabilidades de producción, administración y publicidad. Se trata de un caso de éxito más de emprendimiento social, un caso reconocido por la mayor red de emprendedores del mundo, Ashoka, y que es objeto de estudio en Universidades. Solo espero que cuando se acerquen los Juegos de Río, los medios de comunicación nos inviten a conocer a gente como María Tereal Leal, Teté.

Buscador

Sobre el blog

Durante más de 100 años la comunidad científica mantuvo un intenso debate sobre el origen y significado del altruismo hasta que en la década de 1.960, el biólogo William D.Hamilton creó una fórmula matemática que relacionaba el altruismo con el grado de parentesco entre el que da y el que recibe. Desde aquí nos proponemos poner a prueba esa ecuación al mismo tiempo que descubrimos a personas e iniciativas que luchan por sacar adelante causas sociales.

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube iPhone iPad Android