Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Pau Donés, Ana Torroja, Ana de Armas y decenas de artistas se comprometen con Voces

31 agosto 2010 - 15:53 - Autor:

Si te digo que gente como Ana Torroja, Antonio Orozco, Ana de Armas, Pau Donés, Conchita o Fernando Guillén Cuervo están implicados en un proyecto social que apuesta por la cultura como estrategia para generar desarrollo, entendería que alguno sospechara del grado de implicación de los artistas, de la oportunidad, de la justificación… no por los nombres en sí, sino porque, no nos engañemos, hemos creado y alimentado ciertos estereotipos y, en general, al colectivo de creadores le damos bastante poco margen.

Jarabe de Palo en el Conservatoire des Arts et Metiers Multimedia. Foto: Voces

Ana Torroja en Mali, con Juan Merín a la derecha. Foto: Voces

Pero lo cierto es que esos nombres y otros muchos están comprometidos con Voces, una organización que busca sensibilizar a la sociedad española  y potenciar la industria cultural y el desarrollo de países como Mali o Colombia. Su fundador es Juan Merín, y él también es consciente de los inconvenientes de un proyecto así.

Uno de los riesgos que el proyecto tiene es que se entienda que los artistas quieren ir de guays y quieren sumar a su imagen pública una imagen solidaria que a lo mejor no tienen. Y la verdad es que te sorprendería ver cómo la gente se lo curra en Mali, en Colombia. No hemos tenido ni una sola desilusión.

Juan Merín(1968) lleva a sus espaldas unos cuantos años de trabajo en el sector, primero en UNICEF y desde hace cuatro años en Voces, un proyecto que nació gracias al apoyo inicial de La Mari de Chambao (Presidenta) y de Antonio Orozco (Vicepresidente), al que luego se incorporó Mala Rodríguez y siguieron una buena cantidad de artistas y actores hasta los 25 que están, en la actualidad, implicados en el día a día de la ONG.

Lo fundamental es que ellos se sientan protagonistas en el buen sentido de la palabra, que se sientan agentes transformadores y con capacidad de presentar opciones distintas a las que viven en la actualidad las personas con las que intervenimos.

Por un lado, Voces trabaja en España la sensibilización, sobre todo de los jóvenes, gracias a los artistas y los eventos en los que participan (Festival de Cine de Málaga…).Por otro, utiliza la cultura como herramienta frente a la pobreza que excluye a la infancia.

En Colombia trabajamos mucho con niños de la calle,  gracias a motivarlos para que participen en bandas musicales cambian un poco la visión que tenían de la desesperanza que genera esa pobreza.

Además, muchos de los creadores acuden a los proyectos en Mali o Colombia a formar a jóvenes músicos y actores y trabajar en el intercambio cultural.

Ana de Armas en Mali. Foto: Voces

Lluvia Rojo en Mali. Foto: Voces

En esos proyectos (Mali, Colombia y Paraguay, por ahora), Voces trabaja para fortalecer la industria cultural.

En Mali, el PIB que genera la cultura es el 3,5%, es más que la agricultura, por ejemplo. Nos parece que ayudar a los países a fortalecer sus industrias culturales tiene muchos elementos positivos. Además del económico, también un pueblo que tiene capacidad de comunicar, de expresarse, de cohesionarse culturalmente está más preparado para luchar por otros derechos.

Ese intercambio genera iniciativas interesantes. Por ejemplo, Pau Donés y Jarabe de Palo estuvieron en Mali en mayo para dar unos talleres en el Conservatoire des Arts et Metiers Multimedia y en el Institut National des Arts en Bamako. Fruto de la colaboración surgió una versión del Depende que se puede comprar en Itunes: los beneficios irán a un proyecto de Escuela en Sangarebougou. Suena bien, ¿no?

Además, Voces trae este mes un grupo nacido en el citado Conservatoire des Arts et Metiers Multimedia para tocar el día 9 en Alcorcón, como teloneros de las fiestas; el 10 en Palma, con Jarabe de Palo, y el 13, en Grecas, Toledo, en una actuación organizada con las comunidades malienses que viven por la zona.

Emeka Okafor, el bloguero de la “otra África”

29 agosto 2010 - 18:09 - Autor:

¿Un evento en Kenia en el que se reúnen emprendedores sociales e inventores africanos para compartir conocimiento, ideas y recursos con los que crear productos y empresas innovadoras? Eso no le interesa a nadie.

Si me hablas de negocios en África, háblame de cómo los chinos están colonizando el continente o cómo en Nigeria cada mes hay asaltos a las plataformas petrolíferas; pero ¿africanos que crean riqueza para los africanos? Sí, pero solo porque hay un tipo llamado Emeka Okafor, con ascendencia inglesa (su padre es inglés y su madre nigeriana) y afincando en Nueva York, que está empeñado en que el mundo entienda que más al sur de Gibraltar también hay buenas ideas en campos como la tecnología, la agriculltua o la industria.

Emeka Okafor. Foto Flickr: White African

De África sabemos con certeza que es el continente más pobres del mundo, que más del 50% de la población vive con menos de un dólar al día, sabemos que hay muchos países, pero que nosotros preferimos identificar continente con país, de forma que si hablamos de inmigrantes nigerianos, siempre diremos inmigrantes africanos o, como mucho, subsaharianos, es más fácil.

En La Regla de William intentamos pasar por encima de las convenciones y, aunque a veces hay que tomarse con humor el asunto de los estereotipos, nos gusta poner encima de la mesa nuevas historias acerca del continente, por eso, hoy, os voy a hablar de Emeka Okafor.

Emeka tiene la mala suerte de compartir nombre y apellidos con un popular jugador de la NBA, lo que seguramente le resta protagonismo en la red, pero este hijo de una nigeriana y un inglés que ha vivido en Inglaterra, Canadá, EE.UU y Nigeria, se dedica a buscar por todos los rincones de África proyectos innovadores que tengan que ver con la tecnología, el desarrollo sostenible, el diseño, la industria o la artesanía.

Y todo lo que descubre lo cuenta en sus dos blogs; Timbuktu Cronicles y Africa Unchained. Además, organizó TEDGlobal, en Arusha, Tanzania, en 2007, y ahora acaba de clausurar Maker Faire África 2010, en Nairobi, Kenia.

Durante dos días, 27 y 28 de agosto, decenas de emprendedores, inventores, empresarios y buscadores de oportunidades se han reunido en la Universidad de Nairobi con el objetivo de encontrar ideas viables de negocio “Una celebración del ingenio, la innovación y la invención africanas”, reza el slogan del evento. En el evento se han podido ver desde ideas relacionadas con la robótica, el software, la agricultura o las industrias textil y del vidrio. Por compararlo con algún evento en España, tendría algo del espíritu de Iniciador.

Fotos de Maker Faire África 2010 (Galería completa en Flickr).

Emeka habla del evento en una entrevista con una bloguera neozelandesa.

Estamos buscando zonas de fusión, romper las barreras entre los sectores. Cuando se coloca el bioquímico junto al poeta o el artista visual junto al físico, se puede confiar en las sinergias que nace de su curiosidad compartida.

Okafor es también un descubridor de talentos, uno de ellos, William Kamkwamba, se ha convertido, gracias a un libro, en un caso de éxito mundial. Quizás es un síntoma de que él mismo ha caído en algo que no le gusta: el poder de lo exótico, de lo inusual; pero sus reflexiones sobre cómo África puede prosperar revelan su amplitud de miras.

Si nos fijamos en los países industrializados tienen en común que han alcanzado el éxito y la superación de la pobreza a través de la evolución del sector productivo e industrial. Y, sin embargo, los expertos en desarrollo no se centran en la producción y el diseño industrial como los recursos que pueden ayudar a conseguir los retos que están siempre en sus conversaciones: la salud y la educación.

Este emprendedor y bloguero idealista que lleva en su ADN la pasión por su país y por su continente y la confianza en sus gentes y en su potencial nos seguirá invitando a compartir historias de esperanza y de descubrimiento a través de sus Crónicas de Tombuctú (Timbuktu), en un afán por convertir su bitácora en un “refugio de la gente erudita y justo, un refugio de los santos y los ascetas, y un lugar de encuentro de caravanas y barcos“, tal como definió, en el siglo XVII, a la mítica ciudad de Maí su cronista más reconocido,  Abd al-Rahman al-Sadi.

Gracias, patata

25 agosto 2010 - 22:25 - Autor:

Para Domingo Santos Guzmán la patata es algo más que un tubérculo comestible, es su medio de vida. Domingo podrá seguir viviendo de ella, cultivándola en Tarija, Bolivia, gracias a los 28 donantes que a través de Kiva.org le han prestado los 1.000 dólares que necesita para semillas y para herramientas de trabajo.

Vuelvo a Kiva, la plataforma de financiación de micro-emprendedores en países en desarrollo a la que ya dediqué dos posts: uno para comentar su historia y la de su fundador y otro para aclarar el sistema de gestión de los prestámos.

Cada mes, Kiva envía un boletín en el que nos invita a seguir de cerca su trabajo y a sus emprendedores y siempre propone ideas y proyectos interesantes. En agosto han querido rendir un pequeño homenaje a la patata. Y he decidido dos cosas: primero, sumarme y, segundo, recoger las impresiones de un usuario español habitual de la plataforma.

Papa andina. Foto Flickr: Licor de Mandarina

El usuario se llama Arcadi Magre, es el Director de Tecnología de entradas.com, empezó probando con un préstamo de 25 dólares, al que luego han seguido otros 14. Sobre todo me interesaba saber el nivel de satisfacción con el servicio y el tiempo medio de retorno del préstamo. “Depende del proyecto, pero vienen a devolver el importe en unos 6 meses. El sistema me parece muy bueno. No hay que hacer realmente nada, todo funciona por sí mismo. Tú solo debes elegir a quien prestar”. Está claro, Kiva funciona.

En cuanto al homenaje, ni Kiva ni yo somos muy originales, la verdad. Y es que ya en el 2008, la ONU celebró el Año Internacional de la Patata.

La historia de la patata está plagada de hazañas y de anécdotas increíbles,  que podéis leer en un texto ágil y ameno de un gastrónomo, Jorge Fernández Nogueira. La llegada a Europa y su posterior uso masivo en la Revolución Industrial o en países como Rusia ha salvado muchas vidas.  Ahora bien, como todo recurso natural, necesita que la mimemos, la cuidemos y hagamos políticas agrarias con sentido común. Cuando esto no sucede, se producen desastres como La Gran Hambruna Irlandesa.

Las bondades son infinitas y eso lo saben bien aquellos en cuyas tierras está el origen del Solanum_tuberosum (nombre científico de la patata): los peruanos. Su cultivo se remonta al quinto milenio antes de Cristo en las regiones andinas. Para preservarla y potenciarla han creado el Centro Internacional de la Papa, un organismo que se dedica a “reducir la pobreza y alcanzar seguridad alimentaria sobre bases sostenibles en los países en desarrollo, mediante la investigación científica y actividades relacionadas con la papa, el camote y otras raíces y tubérculos”.

¿Por qué la importancia capital de la patata? Algunas razones:

  • Es el producto no cerealero número 1 y su consumo es vital en el mundo en desarrollo, que hoy produce más de la mitad de la cosecha mundial, y donde la facilidad del cultivo la han convertido en valioso producto comercial para millones de agricultores.
  • La ONU sostiene que es un producto esencial para la seguridad alimentaria ya que, a diferencia de los principales cereales, sólo una parte del total de la producción entra en el comercio internacional y los precios no dependen de las fluctuaciones del mercado mundial. Y esto es bueno para los agricultores de bajos ingresos y los consumidores en países pobres.
  • La patata necesita poco tiempo, se puede cultivar en terrenos pequeños y en climas difíciles y es comestible un 85%, frente a un 50% en el caso de los cereales.

En este punto, solo me queda añadir una cosa: gracias, patata.

Llévale al cole

24 agosto 2010 - 23:37 - Autor:

Tigis y Sintayeu. Son los nombres de dos chicas catalanas-etíopes que he conocido este verano. Llegaron hace cuatro años, cuando la mayor, Tigis, tenía seis años y la pequeña, dos. Su padre me contaba con una sonrisa de admiración cómo no necesitaron mucho tiempo para aprender el idioma y para que Tigis se pusiera al nivel de sus compañeros de colegio, en apenas cuatro meses dejó de necesitar un profesor de apoyo. Tenían y tienen ilusión por aprender. Sus padres les han dado una oportunidad.

Aula de la Escuela St Mary en Metcha Boroddo

Es difícil imaginar la felicidad que debe suponer saber que estás ayudando a que uno, dos o muchos niños tengan una oportunidad. María Obispo seguramente sí lo puede imaginar. María viajó en el año 2005 junto con otros once amigos a Metcha Boroddo, un pueblo de Etiopía. Tras un mes y medio colaborando en un proyecto educativo de las Misioneras de la Caridad volvieron a España. Pero la experiencia les transformó.

Creo que todos aprendimos a ver el mundo de otra forma. En el aspecto más superficial creo que todos nos enamoramos de Etiopía: de sus paisajes, sus gentes…y seguimos suspirando por volver. En el sentido más profundo creo que aprendimos a valorar más lo que tenemos aquí por un lado pero también a desprendernos de lo material, a darle más importancia a una sonrisa que al móvil de última generación. Creo que con eso intentamos vivir cada día (aunque se nos olvida muy a menudo).

Cuando volvieron decidieron que los chicos con los que habían compartido un tiempo tan feliz merecían una oportunidad, así que se pusieron en marcha para, a través de una asociación (Agnes), conseguir el apoyo de amigos, familiares y colaboradores dispuestos a echar una mano en la educación de esos chavales. Se comprometieron.

Nos dimos cuenta que podíamos hacer algo, que cambiar el mundo empieza por cosas pequeñas, no se hace de repente. Y nosotros queríamos cambiar la situación de esos niños, la situación de ese país y creímos y seguimos creyendo que la educación era la base necesaria.

María, junto con tres de los compañeros de aquel viaje, Astrid, Lorena y Dani, se dedica a mantener vivos los proyectos de la asociación. Ninguno de ellos trabaja a tiempo completo en la asociación, cada uno tiene su trabajo, María en la consultora de comunicación Llorente y Cuenca, y saca horas de donde puede para que cada vez más gente se sume a sus proyectos, que son, básicamente, dos:

  • Llévale al cole, que consiste en cubrir, por 75 euros al año, los costes del curso escolar de un niño en la escuela de primaria St.Mary, fundada en 1928 por la orden de San Vicente Paul, y en la que actualmente estudian 635 niños desde los 6 a los 14 años de edad. Las becas pagan las tasas del colegio, los libros y material escolar, el uniforme y además una pequeña partida para higiene, alimentación y salud. En el pasado curso 2009/2010, cientos de personas anónimas que apoyan la asociación han facilitado becas para 270 niños.
  • Escuela infantil. Desde la asociación están tratando de que los niños de 3 a 6 años puedan tener un espacio digno en el que aprender. El coste del proyecto es de 42.000 euros, todavía les faltan unos 25.000.

Aspecto exterior de la Escuela Infantil

Interior de la Escuela Infantil

Así que María, Astrid, Lorena y Dani, luchan, sobre todo, para tender un puente de solidaridad entre los chicos de la escuela de St Mary y sus padrinos aquí.  Trabajan con la Congregación de San Vicente de Paúl y con el padre Mulugeta Berhane, director de la escuela, con el que mantienen un contacto permanente gracias a un ordenador y una conexión a internet que dejaron en el centro. De esta forma, María tiene información continua desde Etiopía y los padrinos, también (Todos los que quieran colaborar pueden seguir la evolución de los proyectos en su página de Facebook.)

El año pasado, Astrid, Lorena y Dani viajaron a Etiopía para supervisar el proyecto y María afirma que viajan “siempre que sea posible y el crecimiento de la Asociación lo permita. No nos es posible viajar todos los años al país, fundamentalmente porque supondría dedicar una parte importante de los fondos de la Asociación”.

Son estos pequeños detalles, estos “principios” sumados  los que hacen posible que, cada año, más niños de Metcha Boroddo puedan tener una oportunidad.

Slackactivism=activismo para vagos

19 agosto 2010 - 8:43 - Autor:

Si el miércoles escribía sobre las gigantescas obras filantrópicas de gente como Bill Gates o Warren Buffet, hoy me voy al extremo contrario para hablar de un movimiento surgido al calor de los nuevos medios sociales, ya sabéis, Facebook, Twitter… Se llama Slackactivism y es el resultado de unir dos palabras inglesas: slacker (vago) + activism (activismo).

En Wikipedia viene definido como:

Un término peyorativo que describe las acciones que se realizan en apoyo de un asunto o causa social para “sentirse bien”, y que tienen muy poco o ningún efecto práctico. Estas acciones también tienden a exigir muy poco esfuerzo personal del slackactivist.

Parece que el término se acuñó en 1995 por un activista cristiano Dwigth Ozard, pero con un significado distinto al que ha adquirido ahora, se refería a aquellas acciones que se podían hacer de forma individual, sin necesidad de un grupo. Desde la irrupción de la Web Social, a partir del año 2001-2002, diversos periodistas de EE.UU lo han utilizado para referirse a actividades como firmar peticiones por internet 0 llevar una pulsera de apoyo a una causa (os acordáis del Livestrong de Lance Amstrong).

Mgive.com, aplicación de donaciones vía móvil que utilizó Cruz Roja en Haití

Ahora, con la proliferación de las redes sociales, también se considera Slackactivism a cosas como cambiar tu avatar de Facebook para mostrar tu apoyo a una causa, participar en iniciativas como la Hora del Planeta o enviar mensajes de texto para hacer donaciones cuando se producen catástrofes como la de Haití o Pakistán.

Lo verdaderamente importante es si los slackactivists aportan o no aportan, si su activismo supone una ayuda para resolver algún problema social o no. Ya sabemos que el término ha acumulado cierta mala fama, pero, ¿es merecida?

Varios bloggers norteamericanos defienden su papel. Por ejemplo, Nancy Lublin, en Fast Company, afirma:

En el mejor de los casos, puede proporcionar resultados mucho más rápido. Después del terremoto de Haití en enero, por ejemplo, las compañías de teléfono EE.UU.  recibían hasta 10.000 mensajes de texto con la palabra “Haití” por segundo. Hasta ahora, las donaciones de 10 dólares por mensaje han ascendido a 38 millones dólares para la Cruz Roja Americana.

Dan Morrison, CEO de Citizen Effect y experto en marketing, sostiene:

Slackactivism surgió porque las herramientas de los medios sociales dieron a los slackactivists con corazón la oportunidad de involucrarse de acuerdo con sus propias necesidades. Es un error pensar que son simplemente vagos. Algunos están demasiado ocupados o  no se sienten cómodos involucrándose con una causa de forma pública. Los mensajes de texto,  Twitter…les da la capacidad de dar durante el tiempo de que disponen…

Así que como en tantas otras facetas de la vida, lo que algunos ven como un problema, porque supone sustituir un trabajo de voluntariado físico más tradicional por otro “virtual”, más difícil de apreciar, para otros implica una oportunidad. Con este tipo de asuntos siempre me vienen a la cabeza las palabras del padre Ángel: “Generalmente, los que dudan del trabajo de tal o cual ONG son los más mezquinos, los que no han dado nada o no tenían pensado dar nada”.

Así que, quizás, es mejor no poner en duda a los “activistas vagos”, ellos están haciendo su aportación, limitada, sí, pero, como ya hemos visto, también puede ser importante. Recurriendo ahora a Cristóbal Colón (La Fageda), “Todos servimos para algo, pero sabemos que no todos servimos para lo mismo”.

El origen del plan filantrópico de Gates y Buffet

17 agosto 2010 - 22:44 - Autor:

Warren Buffet, Melinda Gates y Bill Gates. Foto: Fundación Melinda&Bill Gates

El espíritu de este blog, inspirado por William D. Hamilton es encontrar el origen del altruismo. Ya he profundizado en más de un post sobre el concepto de “dar” sin esperar nada a cambio. Vuelvo a él tras el boom ocasionado por el anuncio de Gates y Buffet de su proyecto Giving pledge, por el que están invitando a los multimillonarios de su país (EE.UU) a que destinen, al menos, el 50% de sus fortunas a proyectos sociales, culturales, educativos…

Bill Gates ya ha demostrado con creces que sabe cómo invertir socialmente su dinero, de hecho, desde que creó la Fundación Bill&Melinda Gates ha destinado más de 28.000 millones de dólares. Desde hace varios años solo se dedica a su trabajo filantrópico, aquí ya he comentado alguno de sus proyectos. La cuestión es, ¿por qué se han decidido Gates y Buffet a crear este movimiento?

Más allá de la poderosa iniciativa privada de estos gigantes de los negocios y del altruismo, hay un ascendente, una influencia en el país de las oportunidades que ha determinado la historia de la filantropía en los últimos 100 años y, por supuesto, la de Gates y Buffet. Y es la marcada por Andrew Carnegie y su ensayo Wealth (Riqueza), de 1889. Carnegie fue el precursor de la gran ola de filantropía que hoy invade EE.UU.

Retrato de Andrew Carnegie

Si eres un enamorado de Nueva York o de Woody Allen, seguro que el apellido te suena, entre otras cosas, por el Carnegie Hall (financiado por Andrew). Bien, pues el hombre que está detrás, Andrew Carnegie, nació en Escocia en 1835, con apenas 13 años emigró a EE.UU y empezó a trabajar en una fábrica de tejidos de algodón. Más tarde se hizo telegrafista, comenzó a escalar puestos en la Pennsylvania Railroad Company y realizó sus primeras inversiones, hasta que dio en el clavo con el negocio del acero y en 1870 fundó Carnegie Steel Company, con la que se convirtió en uno de los hombres más ricos del mundo y de la historia.

Pues bien, Carnegie escribió en 1889 un ensayo Wealth (Riqueza) en el que abogaba por devolver a la sociedad la mayor parte de las ganancias obtenidas. Te dejo el enlace en el que puedes leer el ensayo completo digitalizado en su versión original o también lo puedes consultar en texto normal.

El hombre que muere dejando tras de sí muchos millones de la riqueza disponible, pasarán  sin honores y sin reconocimiento alguno.

Es una de las frases de su ensayo. Quizás pueda dar a entender que se trata de, una vez muerto, dejar un legado solidario; pero no, Carnegie había observado cómo muchos millonarios se gastaban su dinero de forma frívola y ridícula, por eso creía que era fundamental que, también en vida, el rico administrara su dinero en pos del bien común. Creía un deber y una responsabilidad de cualquier empresario hacer un buen uso social de esas riquezas. Al mismo tiempo, no era partidario de la caridad, entendida como dar dinero de forma indiscriminada a los pobres.

Uno de los graves obstáculos a la mejora de nuestra civilización es la caridad indiscriminada.

Por eso, él creó su propia Fundación y sus mecanismos para realizar una correcta “inversión filantrópica”. Carnegie creó cientos de bibliotecas por todo EE.UU, una Universidad, así como programas de becas, ayudas educativas… Puedes encontrar más información sobre su legado en la web de la Carnegie Corporation.

El Giving Pledge (compromiso de dar) se inspira, por tanto, en la línea filosófica creada por Carnegie. A este lado del Atlántico, todavía no tenemos noticias de que nuestros millonarios o los de otros países estén interesados en sumarse. En España hay unos cuantos ricos en la lista Forbes y Ruth Ugalde ha hecho un estupendo artículo sobre lo que podrían aportar al proyecto de Gates.

Lo cierto es que tanto en España como en Europa, los que ejercen labores de ayuda social, educativa o cultural lo hacen, los que lo hacen, con más discreción o timidez, según se mire. Es una lástima, porque este tipo de iniciativas funcionan como ejemplo, como motor, como inspiración para toda la sociedad.

Cómo ayudar a Pakistán

13:02 - Autor:

Reparto de ayuda. Foto: Save The Children.

Aunque haya quién todavía lo dude, el Cambio Climático es el responsable de que ocurran desastres como el de Pakistán: donde desde hace más de un mes las inundaciones han causado ya más de 1.600 muertos y donde más de 3,5 millones de niños corren el riesgo de contraer enfermedades, según Unicef.

Ante una catástrofe de esta magnitud, ¿qué podemos hacer nosotros? Lo mismo que hicimos en Haití. Claro, que hay dos diferencias: Haití queda, quizás, demasiado cerca en el tiempo y la cobertura mediática y, sobre todo, televisiva, de Pakistán es ridícula comparada con la que se dio al terremoto de Puerto Príncipe. Pero eso no significa que no haya organizaciones españolas trabajando en la zona, ya sea directamente con sus cooperantes o a través de sus ramificaciones en Pakistán, Francia, etc.

Por eso, lo primero es informarse, conocer qué están haciendo las ONG y, luego, decidir qué puedes hacer tú. Aquí va el listado de las entidades que están allí (vía CONGDE).

MEDIOS SOCIALES: TWITTER, SAHANA…

Además, puedes seguir en tiempo real el seguimiento en Twitter a través de los hashtag #floods o #Pakistan

Como curiosidad, una de las cosas que puedes hacer es sugerirle ideas de ayuda al escritor Paulo Coelho.

Akram con su hija de dos años Arshad en el campo de desplazados de Gujrat, distrito de Muzzafargarh, en Punjab Sur. Foto: Save The Children

En Facebook, Save the Children está ofreciendo una buena cantidad de imágenes y noticias aportadas por sus cooperantes desde el terreno.

Y para los muy curiosos o interesados en herramientas de colaboración 2.0, está Sahana, una aplicación creada por una serie de ingenieros de Sri Lanka tras el Tsunami de Indonesia en 2004, y cuyo objetivo es crear un sistema de alertas para localización de víctimas, familiares, necesidades…

Sydney Possuelo, el mejor amigo de los indios amazónicos

8 agosto 2010 - 23:14 - Autor:

En los últimos años me ha encontrado a muchas personas que hablan maravillas de Sydney Possuelo. Para el público general es un desconocido absoluto, pero para los defensores de la naturaleza y de los pueblos indígenas es una de las personalidades más importantes del mundo contemporáneo.

Sydney Possuelo

El otro día Diego de Azqueta me decía que él no era un guardían de los indígenas, que Sydney sí es un auténtico defensor de los derechos de los indios amazónicos. Lo mismo nos contaba hace ya unos años, en un curso sobre Producción de Documentales, el divulgador Luis Miguel Domínguez. Y en su blog le rinde homenaje en un post.

Este hombre es el artífice de un periodo imprescindible para el respeto a los pueblos indígenas del Brasil. Para mí es un heroe de carne y hueso. Se ha jugado la vida mil veces , defendiendo a los indefensos.

Sydney Possuelo (1940), brasileño, fue durante muchos años, en los 90 y hasta 2006, Director del Departamento Indígena de la FUNAI (Fundación Nacional del Indio), el organismo estatal brasileño encargada de proteger y velar por los indios. Y en solo dos años consiguió doblar la superficie protegida oficialmente, incluidas las tierras Yanomami.

Ha liderado cientos de expedicciones en el Amazonas y ha conseguido contactar con numerosas tribus aisladas con el objetivo de protegerlas. Una de ellas, los Korubo, fue, precisamente, objeto de un documental de Luis Miguel Domínguez (adjunto pieza de 1:30)

Le gusta definirse como “sertanista“, término para designar a exploradores que se adentran en la selva para buscar riquezas o por intereses científicos. La primera generación de sertanistas, a principios del siglo XX, respondía más al primer objetivo, buscar tesoros; pero la segunda, con gente como Orlando Villas-Bôas, del que fue discípulo Sydney, cambiaron el significado del término.

En 2006 fue despedido de la FUNAI tras criticar a su jefe, Mercio Pereira, quién consideraba que los indios tenían demasiadas tierras. Apenas hay rastro de lo que ha hecho Possuelo después, alguna conferencia en 2009, pero poco más. No sé si es que no le gusta estar bajo los focos, pero en cualquier caso un personaje así merece un poco más de atención, ¿no? Nos queda el consuelo de los reconocimientos que ya ha recibido: Premio Bartolomé de las Casas, “Héroe del Planeta” para la revista Time, Medallo de Oro de la Sociedad Geográfica Británica…

5 barcos de esperanza y 5 de piratas

3 agosto 2010 - 17:36 - Autor:

Mercy África, MV Esperanza, Oceana Ranger, Rainbow Warrior… son nombres que inspiran, que hacen volar nuestra imaginación,  que asociamos a la aventura y también a la protección del medio ambiente, de los mares, de las personas.

No se me ocurre un mejor momento que los 34 grados de este mes de agosto para contaros la historia de estos buques:

ÁFRICA MERCY

Desde 1978 Mercy Ships (Naves de Esperanza) ha visitado con sus barcos más de 550 puertos de 70 países en desarrollo para llevar salud y futuro a miles de personas. A bordo del África Mercy (152 metros de eslora), voluntarios médicos, ingenieros, logistas… que se dedican a realizar operaciones, chequeos, proyectos de agricultura… en los países más pobres del mundo.

África Mercy

RAINBOW WARRIOR

El más mítico de todos, “El guerrero del Arco Iris”, el que más historia acumula en sus velas y su puente de mando. El pasado 10 de julio se cumplieron 25 años del hundimiento del primer Rainbow, el actual fue construido en 1957, botado en 1989 y tiene 55 metros de eslora, 8,5 metros de ancho, capacidad para 28 personas, 650 metros cuadrados de vela y una velocidad máxima de 12 nudos. He tenido la suerte de estar a bordo (amarrado a puerto, eso sí) y os recomiendo que, si podáis, lo visitéis: Greenpeace suele hacer jornadas de “Open Boat” cada vez que llega a un puerto.

Ahora, Greenpeace está construyendo en Rainbow III, que estará operativo en 2011, cuando se cumplan 40 años de la organización. Sus mástiles se elevarán 54 metros para aprovechar al máximo el viento y reducir su huella de CO2.

Rainbow Warrior 3

La organización cuenta con más buques. El MV Esperanza, construido en Gdansk en 1984, fue usado por el Gobierno ruso como barco de bomberos. Con 72 metros de eslora (largo) y una velocidad máxima de 16 nudos es el mayor barco de la organización.

EL MV Esperanza

Y también está el  Artic Sunrise (49 metros de eslora). Antes de que Greenpeace lo comprara, era un pesquero de focas contra el que, incluso, la organización había realizado una acción en la Antártida. Greenpeace lo compró en 1995 a través de una compañía “fantasma” llamada Artic Sunrise Ventures Ltd., para que los anteriores dueños noruegos accedieran a venderlo.

Artic Sunrise

OCEANA RANGER

El catamarán de Oceana, la ONG de defensa de los oceános, tiene 23,5 metros de eslora, 10,5 de manga, una autonomía a motor de 1.000 millas y una capacidad de diez a catorce tripulantes entre capitán, marineros, buceadores y biólogos marinos.

Oceana Ranger

SEA SEPHERD

Sea Shepherd usa innovadoras tácticas de acción directa para investigar, documentar y actuar cuando sea necesario sacar a la luz y enfrentarse a actividades ilegales que se dan lugar en alta mar.

Es parte de la declaración de intenciones de Sea Sepherd, una organización ecologista que no duda a la hora de utilizar la acción-fuerza. En España no es muy conocida, pero en EE:UU es bastante potente y tiene una infraestructura poderosa: en enero de 2010 un popular ex-presentador de TV, Bob Baker,  les donó 5 millones de dólares con los que han comprado un nuevo barco para su flota. Además de recurrir a la acción directa y a la fuerza, Sea Sepherd con su líder al frente, Paul Watson, no tienen problemas en identificarse con la imaginería pirata, ya que todos sus barcos están pintados de negro, los activistas visten monos negros y su bandera muestra una calavera.

Miembros de Sea Sepherd atacando un barco ballenero japonés

Su flota es bastante extensa (5) y me llama especialmente la atención el Ady Gil, un trimarán creado para batir el record mundial de circunnavegación.

El Ady Gil

Hans Rosling cambiará tu visión del mundo

1 agosto 2010 - 20:51 - Autor:

Te lo aseguro, los mapas y presentaciones de Hans cambiarán tu forma de ver el mundo actual y pasado, de entender qué está pasando con la población, con enfermedades como el HIV, con la mortalidad infantil.

Hans Rosling mostrando uno de sus gráficos

Antes de nada, ¿Quién es Hans Rosling? Sueco (1948), profesor de salud pública en el Instituto Karolinska, estudió estadística y medicina en la Universidad Sueca de Uppsala y, más tarde, salud pública en la India. Trabajó como médico en el norte de Mozambique, donde descubrió una nueva enfermedad (Konzo), que generaba parálisis y que se produce por el exceso de ingesta de Yuca en poblaciones rurales de África afectadas por malnutrición. Además, fue uno de los fundadores de Médicos sin Fronteras en Suecia y, finalmente, desde el año 2005 el creador de la Fundación Gapminder.

Desde la Fundación Gapminder desarrolló un software (que compró Google en 2007) que permite convertir series estadísticas en gráficos interactivos con la idea que comprendamos cómo está cambiando el mundo. Y, como sabemos, entender ayuda a tomar decisiones para mejorar. Y eso es lo que también hace Hans, colaborar con la ONU y otros organismos internacionales para alcanzar los Objetivos del Milenio.

Además, Hans es un gran comunicador, un habitual de las Ted Talks. Os traigo la última, de julio en Cannes: una demostración magistral de cómo tenemos que apoyar el crecimiento de los países más pobres para que el exceso de población mundial no amenace la supervivencia de todo el planeta.

Y lo mejor de todo, su trabajo es Creative Commons, se puede descargar, usar… Gapminder utiliza los datos públicos de diversas instituciones (gobiernos, ONU, FAO…) para crear los gráficos. Lo mejor que podéis hacer es curiosear por su inmensa base de datos. Podréis descubrir desde curiosidades como hasta qué edad hubiérais vivido en España en 1.800, hasta comprobar cómo los países en desarrollo han mejorado su esperanza de vida frenando su natalidad.

Esta charla TED es genial para desmontar mitos sobre el mundo en desarrollo.

Estamos tan habituados a escuchar cifras y estadísticas que, no nos engañemos, no nos llegan, no nos impactan, apenas nos dicen nada: más de 1.000 millones de personas pasan hambre, 115 millones de niños sin escolarizar… Estos grandes números no nos interesan por una razón muy sencilla: nosotros no podemos hacer nada para cambiarlo.

Es una regla básica del Fundraising (captación de fondos para ONG): olvida los grandes números, habla de lo micro, la “enormidad” asusta, intimida, nos derrota. Pero hablar de que con 10 euros pagas un tratamiento con Plumpy Nut que salva la vida de un niño hambriento… eso ya es otra cosa. Ahora sentimos que podemos ayudar, que podemos ser parte del problema… y de la solución.

Los mapas de Hans, a primera vista, pueden resultar fríos, pero desvelan que, efectivamente, los países que han invertido en salud y educación han mejorado la calidad de vida de sus habitantes, reducido la mortalidad infantil y pasado de países pobres a “países emergentes”. Y si esto lo vemos en un cuadro animado nos convenceremos de que estamos marcando una diferencia con el euro o los euros que aportamos a tal o cual Fundación que realiza proyectos de cooperación sobre salud o formación.

Buscador

Sobre el blog

Durante más de 100 años la comunidad científica mantuvo un intenso debate sobre el origen y significado del altruismo hasta que en la década de 1.960, el biólogo William D.Hamilton creó una fórmula matemática que relacionaba el altruismo con el grado de parentesco entre el que da y el que recibe. Desde aquí nos proponemos poner a prueba esa ecuación al mismo tiempo que descubrimos a personas e iniciativas que luchan por sacar adelante causas sociales.

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube