Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Roser Batlle y la responsabilidad de los jóvenes para mejorar su comunidad

26 Septiembre 2010 - 23:59 - Autor:

Proyecto de aprendizaje-servicio "Conecta Joven". Fundación Esplai.

Aprender y ayudar al mismo tiempo. Esa la filosofía del Aprendizaje-servicio, un método del que la pedagoga Roser Batllé es una de las más activas embajadoras. Después de una hora de entrevista con Roser, concluí que el principal inconveniente para que las ideas que promueve arraiguen todavía más es su marca, su nombre “Aprendizaje-servicio“. Son dos palabras que no tienen química, poco atractivas y que ya por separado no terminan de seducir. Pero lo cierto es que lo que propone Roser es, sobre todo, aplicar al sentido común al sistema educativo.

Aprender haciendo un servicio a los demás, con acciones que son útiles para otras personas, personas que tienen algún tipo de necesidad.

Roser Batlle

Un ejemplo muy fácil: los niños de primaria que se preparan unos villancicos y los cantan en una residencia de ancianos. Uno puede pensar que este tipo de cosas solo ocurren en los dibujos de Caillou, pero no, están en la vida real. Más ejemplos, la típica plantación coincidiendo con el Día del Árbol o el del Medio Ambiente. Roser habla de servicios a los demás y, en un sentido más amplio, de servicios a la comunidad. Estos ejemplos son sencillos, más adelante podrás leer casos muy interesantes, como el Mataró y los estudiantes de Comunicación Audiovisual o el de los presos de Villabona, pero Roser también quiere definir el alcance.

Cuando hablamos de mejorar nos se trata de solucionar las cosas de manera radical, porque muchas cosas no las pueden solucionar y algunas ni siquiera las podemos solucionar los adultos. Se trata de desarrollar pequeñas mejoras en el entorno.

Muchos podréis decir, “pero esto ya lo hacía yo en el colegio hace 30 años“.

La clave está en que se vinculen a contenidos y formación, porque entonces hay un doble efecto. Cuando haces alguna acción al servicio de los demás y la vinculas a los aprendizajes. Por ejemplo, en la casa de música, cuando los alumnos aprenden las canciones, sabiendo que les están esperando, que van a cantar para personas a las que les hace especial ilusión oírles, que tienen que aprender canciones que saben los abuelos, pero ellos no. Todo esto hace que el a sea más significativo e importante para ellos, porque le ven la utilidad..

Y lo normal es que todavía tengas dudas de que esto aporte alguna novedad con respecto a los típicos días del Domund o de salida al Museo de Ciencias Naturales que viviste en tu infancia.

Hay una experiencia de acciones solidarias puntuales: una colecta, el Día del Árbol… Lo que no se ha descubierto es la potencia del vínculo de las acciones ligadas a unos aprendizajes. Imagina una escuela que tiene por costumbre contribuir a una campaña de solidaridad por el Sáhara. Las escuelas lo pueden plantear como algo puntual: tal día, tal hora, una recolección de alimentos. Lo que pasa es como actividad educativa se pierde el entrar a ubicar esto en la clase de sociales, trabajar la historia, cómo ese pueblo llegó allí… Vincular una campaña a unos contenidos curriculares le da una dimensión mucho más sólida.

A medida que subimos la edad de los niños, el Aprendizaje-servicio toma una nueva dimensión. Roser comenta el caso de Mataró, una ciudad con una gran cantidad de ONG de perfil sociosanitario (Alzheimer, Parkinson…) que se quejaban de su poca presencia en el televisión local, así que al ayuntamiento promovió que los estudiantes de Comunicación Audiovisual de FP realizaran sus prácticas contando historias de las ONG y emitiéndolas en la televisión local.

También me ha gustado mucho un ejemplo aplicado a clases de inglés y al típico ejercicio de redactar cartas. ¿Por qué no aprovechar para bucear en la página web de Amnistía Internacional, encontrar una causa que te inspire y preparar un texto dirigido a evitar una lapidación o una pena de muerte? También me ha gustado otro de los descubrimientos que aporta este método.

Una de las cosas que suele ocurrir es que chicos y chicas difíciles de motivar, con estas cosas se animan. El típico que mete bulla, que no para, que molesta, le das una oportunidad de este tipo y es muy frecuente que acabe encontrando un sitio y se sienta más motivado. De entrada, es una cosa activa, no te puedes dormir, generas una expectativa, alguien te está esperando.

Roser destaca como experiencia de éxito la de Cibermanager, una iniciativa a través de la que los adolescentes adiestran en el uso de las Tecnologías e Internet a los niños de primaria. Y, saliendo, de entorno educativo, también hay buenas historias de aprendizaje y ayuda, como el de los internos de la cárcel de Villabona (Asturias) que trabajan obras de teatro en las que explican y comparten con chavales de instituto los riesgos de las drogas.

Este método educativo está más implantado en Latinoamérica y, especialmente, en Argentina. Roser lo atribuye a que allí el Estado del Bienestar está menos extendido. Hay muchas ideas y trabajos de gran impacto porque no hay servicios sociales suficientemente desarrollados.

Hay, sobre todo, uno que da para un post completo: en 2001, durante la gran crisis socioeconómica argentina, Mar del Plata era una de las ciudades más afectadas, paro y hambre eran sus dos grandes problemas. Así que un grupo de estudiantes de la Facultad de Agronomía de la Universidad crearon un programa para ayudar a combatir ambos problemas: formaron a los parados y establecieron huertas comunitarias para dar de comer a las familias. Eso dio lugar a un programa más completo con 115 huertas comunitarias, siete granjas, cuatro viveros, cuatro huertas medicinales, dos huertas escolares y varias microempresas que autoabastecían en 2007 a 480 familias y proveen a 60 comedores.

Aquí, en España, tenemos una realidad más cómoda, menos crítica y hay que adaptar los proyectos a nuestra situación socioeconómica. Con lo que me quedo es con la importancia de aprender desde la experiencia y a través de la ayuda. Y con una cosa más, casi todos sobreprotegemos a los niños, es inevitable, pero ¿es lo mejor para ellos?

Roser apuesta por la responsabilidad y por la generosidad y hace referencia a un principio de  la primera declaración de los Derechos del Niño, realizada en 1924 por Eglantyne Jebb, fundadora de Save the Children: “El niño deberá ser educado en la conciencia de que sus talentos han de ser empleados al servicio del prójimo”. Este principio se eliminó de todas las declaraciones posteriores, incluida la Convención de 1989.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://blogs.lainformacion.com/laregladewilliam/2010/09/26/roser-batlle-y-la-responsabilidad-de-los-jovenes-para-mejorar-su-comunidad/trackback/

130 Comentarios

Puede seguir esta conversación suscribiéndose a la fuente de los comentarios de esta entrada.

floor protector…

[…]the time to study or check out the subject material or sites we’ve linked to below the[…]…

Lo sentimos, los comentarios para este post están actualmente cerrados.

Buscador

Feed RSS

Suscríbete a nuestro RSS

Sobre el blog

Durante más de 100 años la comunidad científica mantuvo un intenso debate sobre el origen y significado del altruismo hasta que en la década de 1.960, el biólogo William D.Hamilton creó una fórmula matemática que relacionaba el altruismo con el grado de parentesco entre el que da y el que recibe. Desde aquí nos proponemos poner a prueba esa ecuación al mismo tiempo que descubrimos a personas e iniciativas que luchan por sacar adelante causas sociales.

Entradas recientes

Categorías

Archivos

Etiquetas