Saltar al contenido

« ver todos los blogs

“Atrapar un dólar”, Yunus conquista América

30 marzo 2011 - 23:36 - Autor:

Yunus en la inauguración en 2008 del Grameen Bank of America. Foto: Erica Lansner

“Donde los bancos comerciales ven insolvencia, el ganador del Nobel Mohammad Yunnus ve oportunidades”, es una de las frases que acompaña la promoción de la película To catch a dollar (Atrapar un dólar), que esta noche, solo esta noche, se podrá ver, en un National Screening Event, la proyección simultánea en más de 200 salas de cine de Estados Unidos.

El documental sigue los pasos de varias mujeres del barrio de Queens, Nueva York, que han contado con el apoyo del Grameen America, la sucursal del Grameen de Bangladesh que Yunus abrió en 2008. El modelo de microcrédito es el mismo que en los últimos 30 años ha producido los siguientes resultados: 7,5 millones de familias beneficiadas en Bangladesh, 100 millones de dólares en microcréditos y presencia en 38 países.

También es el mismo sobre el que el gobierno de Banglaseh intentó cubrir de sombras al destituir a Yunnus de su puesto como director. Y es el mismo modelo que también puede cometer deslices en su gestión y reputación al realizar operaciones de ingeniería financiera: en noviembre de 2010 un documental de un periodista danés emitido en la televisión noruega denuncia que Yunus desvió una ayuda del gobierno de 96 millones de dólares a otra sociedad del grupo Grameen, aunque la operación no suponía un fraude, Grameen decidió rectificar. Aurelio Martínez Estévez, de Fundación por la Justicia, desentrañaba todas las claves de la polémica maravillosamente bien este domingo en El País.

Para intentar aportar algún dato más al asunto, para ir un poco más allá, llamo a Marcelo Abbad, ex – director del programa de microcréditos de Obra Social la Caixa, consultor social y, actualmente, Director General de Intervida. Abbad es una de las personas que más y mejor conocen el modelo de los microcréditos y, además, ha compartido algunas charlas con Yunus.

En primer lugar, al hilo de la polémica levantada por el documental  “Atrapados por los microcréditos”, Abbad afirma que no se puede imaginar a Yunnus realizando operaciones extrañas y menos con dinero de la cooperación noruega, descarta cualquier tipo de objetivo oscuro en la citada operación. En lo que sí se muestra crítico Abbad es en algunos matices del modelo de Yunnus.

Soy crítico con algunas cosas del modelo Grameen Bank. El reto está en entender que el microcrédito como desembolso de dinero no tiene ningún valor, el microcrédito es el fin de un proceso de inserción y de desarrollo de las personas. Lo peor para luchar contra la pobreza es el dinero, el desembolso de dinero. La caridad jamás ha prosperado, la ayuda oficial al desarrollo nunca ha prosperado, siempre ha estado movida por el espíritu colonizador del hombre blanco y se ha entendido como una macrocaridad.

Abbad apuesta por un proyecto más completo, en el que el microcrédito sea un ingrediente más, importante sí, pero no el único.

Debería haber desarrollado desde el principio procesos más integrales de inserción y lucha contra la pobreza y no centrarse tanto en el microcrédito, sino en la actividad inclusiva.

Este tipo de enfoque garantiza, según Abbad, el éxito del modelo en cualquier parte del mundo, no solo en Bangladesh. Y es que una de las preguntas típicas a Yunnus cuando visita cualquier país es ¿Funcionaría aquí su modelo? Abbad también le planteó esta duda en su momento a Yunus.

Me dijo: no te preocupes, solo hay un secreto en el microcrédito, hay que prestarle al más pobre, al más pobre que te encuentres, este te pagará siempre.

Héroe en África, invisible en España: José Carlos Rodríguez Soto

8:04 - Autor:

José Carlos Rodríguez Soto (Madrid, 1959) es una de esas personas cuya vida resulta imposible de sintetizar con justicia en una entradilla. Durante 20 años ejerció como misionero comboniano en el norte de Uganda. Allí, además del día a día del trabajo en sanidad, educación y alimentación,  participó en las conversaciones de paz entre el gobierno y el Ejército de Liberación del Señor y trabajó en el rescate de niños de la guerrilla. Pero el amor se cruzó en su vida y en 2008 dejó el sacerdocio para casarse con Margareth, una monja ugandesa, con la que ha tenido dos hijos: Mungumiyo, de tres años, y Malaika, ocho meses. José Carlos regresó a España y el primer golpe se lo llevó al comprobar que sus 20 años de lucha por la paz, la justicia y la solidaridad en Uganda eran invisibles a efectos “administrativos”, pero su carrera como periodista (imprescindible su blog En clave de África) le ha ayudado a encontrar trabajo en el sector de la comunicación en las organizaciones sin ánimo de lucro. Ahora dirige la comunicación de Red Deporte y Cooperación (sígueles en Facebook) una ONG de cooperación al desarrollo en cuyas modestas oficinas del barrio de Argüelles en Madrid ha transcurrido esta entrevista.

Pregunta. ¿Es difícil adaptarse otra vez a la vida aquí?

R. Es difícil, porque los intereses que tú tienes en África, lo que ves, el modo de vivir es completamente distinto a lo que ves aquí, como mentalidad. Como problemas, al final, los seres humanos tenemos los mismos: el que a una madre le secuestren a los niños para que combatan en la guerrilla es una tragedia, pero que un hombre que tiene su trabajo, lo pierde a los 45 años, con la hipoteca a medio pagar y tiene tres hijos, eso también es una tragedia.

El ritmo de vida, la mentalidad de África y de Europa, es muy distinto y es difícil adaptarse aquí otra vez.

P. ¿Has cambiado tus costumbres? Un voluntario de SETEM contaba aquí hace unas semanas que adquieres una serie de hábitos y llegas aquí y de nuevo te invade todo lo occidental.

R. En África la gente es pobre, pero te das cuenta de que necesitas mucho menos para vivir. Y luego lo que es cómo se plantean las relaciones humanas. Incluso en situaciones muy conflictivas, en general, te encuentras mucho calor humano, mientras que aquí es mucho más difícil de encontrar: las relaciones están marcadas por la eficiencia o por la utilidad. Adaptarse a este modo de vida es difícil.

La ventaja es que he encontrado un trabajo que me mantiene en una línea parecida a lo que he hecho antes, poder viajar a África dos o tres veces al año es un lujo, eso lo valoro más que otras cosas, como ganar más o menos, y el trabajar con gente que comparte tus intereses… eso pesa más que otras cosas.

P. Tuviste que empezar de cero después de 20 años.

R. No me dieron el paro. Si hubiera montado un puticlub en Mombasa me lo hubieran dado. Ser misionero está muy valorado socialmente, pero no tiene ningún reconocimiento a efectos de protección social, es como si hubiera estado 20 años de vacaciones. Es un tema en el que no hay presión social de ninguna clase y no creo que vaya a cambiar.

P. Y la Iglesia no va a hacer mucho para cambiarlo…

R. No tengo noticia. Tú vives allí con unas preocupaciones que son muy distintas a las que tienes aquí. Yo venía cada tres años y mi preocupación era estar con mis padres, descansar, hacerme chequeos médicos y en cuanto estaba un poquito adaptado buscar fondos para hacer el trabajo: pagar a los enfermeros del dispensario, pagar los estudios a los niños que han vuelto de la guerrilla… toda tu mente está en eso. Cuando llegué aquí, con 48 años, y me preguntaron los años que había cotizado a la Seguridad Social, yo contesté, ¿eso qué es? Había cotizado cuatro años. Si es verdad lo de que hay que cotizar 38 años para recibir la pensión, me jubilaré a los 80.

P. Te casaste, has tenido dos niños…¿te ha merecido la pena el cambio de vida?

R. Desde luego! En África una de las cosas que aprendes es a vivir más el día a día, a no estar pendiente de preocuparte sobre lo que ocurrirá dentro de 5, 10 o 15 años. Se trata de vivir hoy, de vivir mañana, de ver felices a las personas que viven contigo.

P. En tus libros, hablas de tu trabajo con niños soldado, de guerras, ¿somos capaces, desde aquí, desde la distancia, de entender lo que pasaba allí? ¿No lo vemos como algo irreal, casi de película?

R. Hay gente que sí lo entiende, pero estamos más preocupados de lo que le pasa a Belén Esteban que de si hay una tragedia en un país… En Libia sí, está muy cerca, tenemos miedo de que nos lleguen refugiados, está la cuestión del petróleo… pero en los 90 murieron cuatro millones de personas en la guerra del Congo y aquí la gente estaba más pendiente de las correrías de Clinton.

Uno de los shocks que tenía cuando venía a España era ver que yo estaba viviendo una tragedia, veía morir gente a diario, niños secuestrados, gente que huye, lo vivía día a día durante mucho tiempo y llegas aquí y nadie sabe dónde está Uganda, nadie se informa. Las guerras más mortíferas ocurren en lugares que están fuera de los intereses informativos, por lo menos en España. Si iba a Inglaterra, la gente sí estaba informada de lo que ocurría en Uganda. Pero en general son crisis que llaman poco la atención, ocurren en sitios donde no hay intereses económicos.

También tenemos  una información que no profundiza y entender una situación de una crisis o una guerra en África es complicado, es largo, hay que hacer un esfuerzo, no se adapta al esquema que tenemos de esto ocurre por una razón, estos son los buenos y estos los malos y se soluciona de esta manera.

A veces llegaban periodistas del New York Times, de BBC, Reuters, informaban, volvían a los 6 meses y me decían “Es que esta historia yo no puedo vendérsela a mi periódico, ocurre lo mismo que hace 6 meses, 1 año, 2 años”. Un día no pasa nada, mañana hay un ataque y matan a 10 personas, al día siguiente secuestran a cinco niños, dos días que no ocurre nada… Lo que se llama conflictos de baja intensidad, que atraen poco la atención.

P. Pero eso destroza la moral.

R. Sí, para mí es una satisfacción volver ahora de vez en cuando y es una alegría ver que dónde había antes un campo de desplazados ahora ya no lo hay. Entras dentro del bosque y ves a la gente en sus casitas, como era la vida hace 20 años.

P. Y eso, ¿es producto de la Ayuda Oficial al Desarrollo o es un efecto más relacionado con la paz establecida desde 2006?

R. En 2006  el gobierno y la guerrilla negociaron la paz, no firmaron un acuerdo formal de paz, pero como desde 2008 no hay guerrilla en el norte de Uganda (se trasladaron a otras zonas) la gente ha vuelto a sus casas. Es una satisfacción ver que la gente ha vuelto, que tienen libertad y pueden andar sin miedo, incluso de noche, cosa que no podían hacer en los últimos 20 años. Es un trauma lo que ha dejado eso. Aquí estamos con Memorias Históricas y han pasado 70 años, imagínate una guerra que ha acabado hace dos años

Ves mucha depresión, traumas, adicciones…Ves mucha gente, sobre todo jóvenes, bebiendo por la tarde y se están destrozando la vida. Se suele decir que cuando las guerras terminan en los campos de batalla se inician en el corazón de las personas.

P. Y todo eso te deja una huella imborrable.

R. Claro, no te das cuenta cuando estás allí. Tienes que sacar recursos de ti mismo para salir adelante, tienes una motivación muy fuerte. Te das cuenta de lo que te ha dejado la guerra cuando vuelves aquí. Yo pongo un ejemplo muy gráfico. Todas las noches la gente buscaba un sitio para esconderse, era cuando solía atacar la guerrilla. Cuando empezaba a ponerse el sol, hacia las 18:30 de la tarde, todo el mundo tenía tensión “¿Qué va a pasar esta noche?” A mí me daba dolor de hombros todos los días pensando en que puede haber un ataque, disparos, explosiones, pueden entrar en casa…

He vuelto a España y durante muchos meses, cuando llegaba el atardecer, seguía con el dolor de hombros, una cosa refleja… esa reacción la sigues teniendo, yo no puedo oír un petardo, me da la reacción de tirarme al suelo.

R. El documental de Fernando León para el proyecto Invisibles hablaba precisamente del miedo a la noche. ¿Estuviste con él trabajando?

R. Se portó muy bien, me pagó un viaje para revisar la versión final, sobre todo por el idioma, fue una experiencia bonito trabajar cuatro días con él. Le he dicho que tiene el gran mérito de que ha sabido llegar a las emociones. Es un tema muy trágico, negativo, pero lo presenta de una manera poética, bonita estéticamente, porque eso es verdad, tienes ese contraste, una guerra, una tragedia, la gente muere, sufre, escapa, pero los colores son vivos, la gente se ríe, la gente es cercana, tiene calor humano.

Te emocionan mucho unas imágenes que tiene en las que se ven rituales de acogida y de perdón de los guerrilleros que vuelven, ves a la gente cantando canciones por la paz, diciendo a los guerrilleros que vuelven a casa que ya les han perdonado. No he oído nunca a la Asociación de Víctimas del Terrorismo, a la que por supuesto tengo todo el respeto del mundo, que perdonen a los que han arruinado su vida. Lógicamente el perdón es libre, pero me llama la atención como en África tienes unas guerras muy crueles, pero la gente se sabe reconciliar, sin idealizarlo, por supuesto, también existe la venganza, pero la gente hace muchos esfuerzos por acoger… es un aspecto de África que no conocemos.

P. Y qué papel tiene el deporte en este escenario africano, ¿ayuda a rehabilitar personas, a potenciarlas, a dales una vida mejor?

R. Tenemos un proyecto muy bonito, una escuela de niños sordos. Estos niños, muchos de ellos, estaban en la calle porque los padres los ven como una maldición, llegan a abandonarlos, no se ocupan de ellos. Hay una ONG local que empezó recogiendo a estos niños y, por lo menos, recibían una educación especial. Fui hace dos años y me llamaba la atención al salir de la clase verlos, a las cinco de la tarde, sentados sin hacer nada.

La directora nos pidió ayuda y lo primero que hicimos fue, con un donativo, construir un campo de fútbol y pista de voleibol, luego mandamos balones, camisetas, un poco de dinero para que hicieran entrenamientos. Decían que era la primera vez que los niños participaban en los juegos escolares del distrito y eso ya les cambia la mentalidad, hace que tengan otros objetivos. Sube mucho la autoestima, también a las niñas, que tienen una posición social que deja mucho que desear, el hecho de que pueden hacer sus equipos y jugar les da más confianza.

P. Pero, después de todo, parece que el número de pobres en el mundo sigue creciendo. Cada vez más ayuda, más ONG, más fondos…

R. Hay dos tipos de ayuda, la ayuda que se da directamente de gobierno a gobierno, bilateral. Muchas veces los mismos funcionarios que la manejan te dicen que tienen una gran frustración porque muchas veces eso va a un fondo de corrupción y al final dices, bueno, pero no podemos romper el seguir enviando esta ayuda porque si no lo hacemos nosotros lo van a hacer los chinos, los árabes…

P. ¿Hay un juego oculto de créditos, de contrataciones, de negocios con empresas españolas..?

R. Yo he visto en Uganda material militar, camiones y “Land rover” hechos en España, de la marca Santana, y esos estaban pagados con fondos de ayuda al desarrollo, y eso es ayuda militar, y no es un secreto, ocurre en muchos países. Muchas veces, ¿por qué se da la ayuda?  ¿Malí o Senegal? Se da para que controlen la inmigración, el terrorismo…

Si la intención fuera que dejaran de ser pobres, tendríamos que cambiar, en primer lugar, las leyes económicas. Están estos acuerdos, EPA, libre comercio, sí, pero me voy a un supermercado en Kampala y me encuentro el azúcar producido en Kampala en un paquete y el producido en Italia, importando, y es más barato el italiano. Lo mismo pasa con los pollos de la Unión Europea, nosotros subvencionamos a las agricultores, a los ganaderos…

Luego está la ayuda por medio de ONG, hay de todo. Es cuestión de que el trabajo tiene que hacerse con la gente. Ir allí, enterarse de qué necesidades tienen e involucrarlos a ellos. Estos proyectos tienen bastantes posibilidades de salir bien.

————————–

Si te has quedado con ganas de saber más sobre José Carlos, no te pierdas su blog, En clave de África. También ha publicado dos libros, Desde mi veranda africana y Hierba alta. Además, recomiendo el trabajo que están realizando desde Red Deporte y Cooperación, tiene un gran valor, especialmente porque sorprende que con la cantidad de deportistas de élite que hay en este país, muy pocos se hayan mostrado interesados en colaborar con ellos. José Carlos me comentaba en la despedida de la entrevista que el mundo del atletismo sí es muy solidario, pero el fútbol… el fútbol, eso merece un capítulo aparte.

Héroes sociales entre fogones

27 marzo 2011 - 23:23 - Autor:

Darío Barrio en el viaje que realizó a Haití en enero. Foto: BUSF

Esta noche, el chef Darío Barrio y otros 19 cocineros de prestigio ofrecerán una cena a más de 300 personas en el Hotel Mirasierra Suites de Madrid. Lo harán gratis, al igual que todo su equipo de ayudantes y camareros. La razón: recaudar fondos para poner en pie la Ecole Communautaire du Bon Pasteur, en Puerto Príncipe, Haití.

Darío viajó hasta Haití con Bomberos Unidos sin Fronteras el pasado mes de enero y pudo comprobar el impacto del terremoto un año después. A su vuelta puso en marcha el proyecto Escuelas con fundamento que, en colaboración de BUSF y Obra Social Caja Madrid, prevé reconstruir la escuela y dotarla de energía y de un sistema de depuración de agua.

Solar en el que se construirá la Escuela del Buen Pastor. Foto: BUSF

Cada comensal pagará 80 euros por los cuatro platos principales que firmarán Darío Barrio, Paco Roncero, Mario Sandoval y Ernesto Hinojal. Además, otros 16 cocineros prepararán las tapas del aperitivo previo. El aforo está cubierto, pero si quieres colaborar puedes hacerlo comprando un delantal del proyecto (20 euros)

No es la primera vez que Darío Barrio se compromete con alguna causa, antes fue con Acción contra el Hambre o con la Fundación Pequeño Deseo. Y no es el único caso en el que se mezclan gastronomía, cocina y solidaridad. Hace unos días otros tantos cocineros liderados por Sergi Arola se comprometieron con Solidaridad Internacional en el proyecto Alta cocina x Haití. Lo normal es que el encuentro se produzca a través de eventos aislados, como este, pero también hay casos de proyectos consistentes y duraderos.

Por ejemplo, el programa de la CNN Heroes nos presentaba esta semana a Bruno Serato, un chef italo-americano que alimenta a 300 niños que viven en los límites de la pobreza en California. Lo hace todos los días, por la noche, y le supone alrededor de 2.000 dólares al mes. Bruno puso en marcha su proyecto en 2003, le llamó Caterina’s club, en homenaje a su madre, y, hasta la fecha, ha servido 278.400 cenas.

En la línea de buscar soluciones a largo plazo, no solo basadas en el hecho, trascendental por otra parte, de la alimentación, la organización con más nombre a nivel internacional se llama DC Central Kitchen. Creada por Robert Egger en 1989, la organización recicla cada día 1.300 kilos de comida excedente de los restaurantes en Washington y la transforma en 4.500 raciones que se sirven a personas sin hogar, menores sin recursos… Además, disponen de un programa de formación del que salen convertidos en cocineros decenas de personas que estaban desahucidas. DC cuenta con ilustres Chefs colaboradores, entre ellos nuestro televisivo José Andrés.

Una clase de cocina en DC Central Kitchen. Foto: Flickr DC Central Kitchen

A una escala más humilde, pero con el mismo o más entusiasmo y, sobre todo, sin los recursos de Bruno, Paula y Manuel, el Macarrón solidario, siguen con sus ollas gigantes de macarrones y carne los domingos en los aledaños de su casa de Valencia. ¿Qué efecto tendría que cientos, miles de personas tomáramos el ejemplo de Manuel y Paula?

No digas antiglobalización, di altermundialismo

23 marzo 2011 - 0:01 - Autor:

Esther Vivas

Esther Vivas es una veterana activista anticapitalista, feminista, ecologista y participante en diversos movimientos sociales de base. Es una habitual del Foro Social Mundial, ha escrito varios libros y ensayos relacionados con la soberanía alimentaria y colabora con numerosas publicaciones alternativas. También ha probado los rigores de la política como cabeza de lista de Izquierda Anticapitalista en las elecciones al Parlamento Europeo de 2009. En la entrevista analiza los logros y retos del Foro Social Mundial, del movimiento altermundialista y reflexiona sobre las posibilidades reales de cambiar el rumbo del modelo de sociedad actual. La puedes seguir en su blog y en twitter.

P. En el lenguaje del Foro Social he visto que se usa mucho la palabra “altermundialista”, en lugar de “antiglobalización”, ¿por qué?

R Sí, porque el concepto antiglobalización, con el que se conoce las protestas de Seattle surgidas a finales de 1999 contra la OMC, fue más impuesto por los medios de comunicación que por parte del movimiento. El movimiento no está contra la globalización en general, sino contra la globalización neoliberal y capitalista que antepone los beneficios privados de determinadas empresas multinacionales a las necesidades colectivas. Y por eso muchas veces desde otros sectores se habla de altermundialismo: no estamos de acuerdo con esta globalización, pero queremos otras políticas, otra globalización al servicio de las personas y de la Tierra.

P. Otro mundo es posible, ¿de verdad?

R. Sí, alternativas para cambiar el sistema hay, lo que no hay es voluntad política para llevarlas a cabo. Hemos visto distintos casos de connivencia entre élites política y económica y vemos como muchas veces las políticas que tienen impacto nefasto en el medio ambiente o a nivel social son promovidas por los Estados en consonancia con los intereses empresariales.

En el Foro Social de Dakar se han planteado alternativas: no pago de una deuda externa ilegítima e ilegal, soberanía alimentaria, exigir la nacionalización de los servicios públicos, que no se especule con la vida, con la tierra y los recursos naturales.

P. Pero, los ciudadanos, ¿no estamos desconectados de esa realidad?

R. Hay un gran escepticismo social entre los ciudadanos sobre la capacidad de cambiar el mundo. Una parte muy importante de la sociedad está de acuerdo en que el sistema actual no funciona y la crisis pone esto de manifiesto. También se considera que no hay capacidad para plantear otro sistema. Desde este punto de vista, las revueltas en el mundo árabe ponen de manifiesto que la organización social, política y colectiva pueden cambiar incluso los escenarios más adversos.

P. Estos cambios, ¿son replicables en Europa o en Estados Unidos?

R. Los contextos son muy distintos, está claro. Lo que es importante es que la organización colectiva de ciudadanos permite incidir políticamente y transformar y llevar a cabo procesos políticos y sociales que tengan un impacto. Nadie se esperaba las revueltas en el mundo árabe. Por lo tanto, los procesos de cambio radical muchas veces no son esperados, sino que vienen trabajándose o implican una acumulación de fuerzas fruto de un malestar social o de unas redes sociales activas y críticas.

Recientemente hemos visto los episodios en Wisconsin de los sindicalistas, organizándose para reivindicare sus derechos laborales frente a las políticas de recorte, y han tenido un cierto impacto a nivel de Estados Unidos. La historia no está escrita, del mismo modo que no se preveían las revueltas árabes, esperemos que, a pesar de lo que los escenarios son muy distintos, la agudización de la crisis y su impacto en Europa pueda permitir procesos de movilización importante.

P. ¿Qué cambios tangibles o políticas prácticas ha promovido el Foro Social desde su creación hace más de una década, cuáles son sus logros?

R. El Foro se autodefine como un espacio de encuentro y de debate de una diversidad de colectivos. Los actores que participen en el foro, las organizaciones y los movimientos sociales, lo utilizan como un punto de encuentro y de elaboración de sus agendas de acción. Desde este punto de vista se ha visto la importancia del Foro Social Mundial, y de la Asamblea de Movimientos Sociales (que aglutina a las redes más activistas a nivel internacional, como la Vía Campesina o la Marcha Mundial de Mujeres, entre otros).

En el 2003, en la Asamblea se aprobó la jornada de movilización del 15 de febrero contra la guerra de Irak que tuvo un impacto muy grande a nivel internacional, con millones de personas en la calle. Fue uno de los impactos y visualizaciones públicas más importantes. Tienen un impacto en lo simbólico, en la capacidad de cuestionar el modelo y de plantear alternativas.

P. ¿ Y qué alternativas prácticas ha propuesto el Foro Social Mundial de Dakar?

R. Por un lado, una de las temáticas centrales ha sido la deuda externa y la consigna clara de las distintas redes internacionales es el decir no al pago de una deuda que se considera ilegal e ilegítima y que el continente ha pagado con creces. Se han tomado experiencias como Argentina o Ecuador. Argentina en la crisis de 2002 dijo no al pago de su deuda y recientemente Correa ha puesto en marcha una auditoría para determinar qué deuda era legítima y cuál no.

Otras iniciativas en el marco de la lucha a favor de la soberanía alimentaria y de recuperar el control de las políticas agrícolas y decir ya basta a las iniciativas de acaparamiento de tierras en África por parte de multinacionales extranjeras: compran tierras para asegurarse la producción agrícola para su propio beneficio.

P. Hace unos días, en una charla con el ex-misionero comboniano José Carlos Rodríguez Soto, comentaba que en Uganda, en un supermercado es más barato un producto europeo que uno local, ¿Cómo es posible?

R. Es el resultado de las políticas de libre comercio, de las impuestas por la Organización Mundial del Comercio (OMC) que benefician a las grandes multinacionales de la agro-industria y al capital europeo y norteamericano. La producción de muchas industrias está siendo subvencionado por las política agraria comunitaria (PAC) en Europa o la política agraria estadounidense. Se subvenciona la producción y el excedente que no pueden vender en los países de origen se acaba vendiendo a países del Sur por debajo de precio de coste, de modo que el producto acaba siendo más barato que el autóctono y hace una competencia desleal que acaba con la producción en estos países.

P. También muchos expertos en desarrollo son muy críticos con las campañas destinadas a llevar ropa o productos usados al Sur.

R. Todo lo que son políticas de llevar ropa de segunda mano muchas veces acaba con la industria textil local. Esto también pasa con los electrodomésticos, que se llevan no para que  sean utilizados como producto de segunda mano, sino que acaban siendo deshechos, el documental Comprar, tirar, comprar lo explica muy bien. Se ve cómo se elaboran para que en poco tiempo caduquen. En los productos tecnológicos (ordenadores..), una vez dejan de funcionar, se llevan a países del Sur, con el discurso de que se han reutilizado, pero pasan a engrosar toneladas de basura que contamina de forma muy importante.

La solidaridad no pasa por la donación, pasa por un compromiso internacionalista, en la que debemos exigir a nuestros gobiernos que lleven a cabo determinadas políticas que tienen un fuerte impacto en estos países.

P. Volviendo al lema “Otro mundo es posible”, ¿Cómo alguien puede llevar una vida alternativa en una sociedad tan poco alternativa, tan influida por las marcas, las tendencias…?

R. Está claro que la coherencia absoluta es imposible. Uno vive en un sistema capitalista, los servicios son ofrecidos por empresas multinacionales, pero esto no quita que a partir de la toma de conciencia uno puedo cambiar una serie de hábitos en lo cotidiano que permitan una mayor coherencia con ese otro mundo posible. Cada vez hay más experiencias, como grupos y cooperativas de consumo agroecológico, ciudadanos y ciudadanas de una localidad que se ponen de acuerdo para comprar directamente a un campesino un producto local y ecológico; hay experiencias de banca ética, de redes de intercambio…

Estos cambios tienen que ir fuertemente unidos a una perspectiva política de cambio más global, reivindicar otras políticas públicas, que la crisis no la paguemos nosotros sino aquellos que la han creado, que no se financien las empresas en contexto de crisis a cambio de recortar los derechos sociales laborales, etc. Cambios cotidianos junto a políticas más amplias

P. Y, ahora, en España, entra en escena Equo, ¿Qué opinas del proyecto?

R. La iniciativa se vincula al proyecto de los Verdes a nivel europeo, alemán sobre todo, y quieren converger con la experiencia de Iniciativa Per Catalunya. Estas experiencias han demostrado que, a pesar del discurso ecologista, han acabado participando en gobiernos socialiberales. Y que el discurso ha sido más eso, un discurso, que una práctica política de cambio. Hay que ver la evolución de la experiencia política de EQUO, por los aliados o los referentes a nivel internacional plantea cuestionamientos fruto de la experiencias de estos partidos en esos países.

Lo que está claro es que hay una necesidad de replantear la política hoy en día, hay un gran descrédito de la práctica y creo que esa política debe tener claramente un perfil anticapitalista, cuestionando la lógica del sistema actual y debe estar fuertemente enraizada a los movimientos sociales de base, implicando a una nueva generación militante. Las experiencias políticas de futuro tienen que ver con la pespectiva anticapitalista y ecologista radical y tienen que vincularse a movimientos sociales de base

P. Lo radical, ¿no asusta un poco a los jóvenes?

R. A pesar de que hay un gran descrédito, la conciencia anticapitalista aún es muy débil, hay un malestar social acumulado, pero no implica una transgresión en movilización social, que debería ser muy importante en un contexto de crisis actual o en el reforzamiento de experiencias políticas de un perfil anticapitalista consecuente. Esto es una realidad y es una debilidad en lo que se refiere a lo social y lo político.

10 ideas para celebrar el “Día De”

21 marzo 2011 - 23:03 - Autor:

Tunning Botijos. Foto Flickr: Ramón Peco

No habíamos terminado de celebrar el Día Internacional de la Mujer Trabajadora y se presentan el Día Mundial del síndrome de Down, el Día Mundial Forestal, el Día Mundial del Agua, el Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial…

En solo dos días, 21 y 22 de marzo, nos hemos encontrado con varias fechas importantes a las que la convivencia no les sienta muy bien. Antes de seguir,  debemos reconocer que los que hacemos información social podemos resultar un poco aburridos a fuerza de recurrir a estas fechas. Incluso, el fin con el que se concibieron, sensibilizar, informar, despertar conciencias, puede acabar produciendo el efecto contrario, es decir, dormir aún más al personal a base de mensajes aburridos y deprimentes.

Así que aquí van una serie de ideas sencillas y prácticas para sobrevivir a estos “Días de”. Si, al final, queda asimilada una sola idea, la insistencia habrá merecido la pena.

El plástico y el Día Mundial del Agua

Es difícil cambiar nuestros hábitos de consumo, muy difícil, pero yo no soy muy mayor (33 años) y cuando era niño a las excursiones se iba con cantimplora, se comía con una jarra de agua y si en el parque tenías sed ibas a una fuente o entrabas a un bar a pedir un vaso. Primera idea (1): utiliza, siempre que puedas, agua del grifo, sabías que con un euro pagas 1.000 litros de agua del grifo.

La segunda idea (2) se la tomo prestada a Jesús Manzano (@notime_towaste). Jesús se ha propuesto que los directivos de este país sustituyan las botellas de agua de sus reuniones por botijos. La idea es, por lo menos, provocadora.

Y la tercera (3) es un poco más utópica. Siempre que veas un pozo ilegal, denuncia. Hace casi tres años estuve trabajando varios días en un reportaje sobre los pozos ilegales y las mafias del agua en España. Tenemos más de 500.000 pozos que están secando nuestras reservas subterráneas. De aquel trabajo me quedé con que en apenas 24 horas se puede abrir uno, a razón de 70 euros por metro perforado. Esto supone que cada año se extraen ilegalmente cantidades de agua que equivalen al consumo medio de más de 50 millones de personas.

Domar el lenguaje sobre el síndrome de Down y la inmigración

Si el lenguaje está antes que el pensamiento y si acelera nuestra actividad teórica e intelectual, está claro que seguir escupiendo palabras como “mongoles” o “subnormales” para referirse a personas con discapacidad intelectual no favorece una toma de conciencia. Y hay personas que siguen usando esas palabras. Las conquistas de las personas con síndrome de Down en los últimos años son asombrosas y su derecho a ser considerados ciudadanos como tú y yo es intocable. (4) Cuidemos el lenguaje y hagamos saber al que no lo hace.

Más de lo mismo (5) para expresiones como “panchitos”, a la que suele acompañar una disculpa del tipo “si yo no tengo nada en contra de los inmigrantes”. También puedes sumarte a SOSRacismo y pedir a los políticos que eviten los discursos xenófobos (6).

Vigila la madera que compras. Día Forestal Mundial.

Esta es otra de esas recomendaciones que se ofrecen con cautela: busca madera FSC (7). ¿Qué es eso? Una certificación que garantiza al consumidor que los productos forestales proceden de montes aprovechados de forma racional. Tienes abundante información en la web fsc.org y, lo más interesante, un listado de empresas que venden productos FSC, desde muebles, hasta papel para realizar folletos, libros, etc.

Y, claro, protege nuestro patrimonio natural (8), la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente te invita a salvar un árbol. Consérvalo y descubre las historias singulares que rodean algunos de los más impresionantes árboles de nuestro país, como el pino de la cadena, en Guadarrama (Madrid).

Benedetti y la poesía

Y para terminar, y aprovechando otro “Día de”, en este caso el de la poesía, dos haikus (9) y (10) de Mario Benedetti, las dos últimas ideas prácticas para celebrar que hoy es otro día más.

16

Hay pocas cosas
Tan ensordecedoras
Como el silencio

209

Bloque/alzheimer/
Hiroshima/ OTAN/ sida/
No fue un buen siglo

“Los niños tienen miedo del agua”

16 marzo 2011 - 0:29 - Autor:

Ian Woolverton contestando entrevistas desde Japón. Foto: Save the Children

“Es horrible pensar que hayan muerto niños en el tsunami” “Las escenas de devastación aquí me recuerdan a las escenas terribles que presencié en toda la provincia de Aceh tras el tsunami del 2004″. Son extractos del blog que el cooperante australiano de Save the Children Ian Wolvertoon está escribiendo desde el terreno, desde Tokio y desde Sendái, en el epicentro de la catástrofe. Ian lleva 48 horas sin dormir más de una hora seguida, ha atendido más de 100 entrevistas en apenas dos días y ha tenido la amabilidad de dedicarnos unos instantes.

Pregunta. ¿Qué cosas son ahora más necesarias: agua, suministros …?

Respuesta. Las autoridades japonesas están haciendo todo lo posible para llevar ayuda a los más vulnerables: agua, alimentos y refugio. Save the Children está respondiendo con asistencia psicológica y social a los niños.

P. ¿Cuál es la situación de los niños?

R. Tienen mucha ansiedad y están asustados. Algunos de ellos tienen miedo del agua, pensando en que un nuevo tsunami podría llegar. Temen separarse de sus padres.

P. Desde aquí tenemos la sensación de que los japoneses se están comportando con gran calma y el orden? ¿Es así?

R. Sí, están muy tranquilos.

P. ¿Qué destacarías de su carácter?

R. Son un pueblo con mucha resilencia.

P. ¿En qué estáis trabajando ahora?

R. Estamos creando espacios amigables para que los niños tengan un lugar seguro para jugar mientras los padres pueden solicitar asistencia.

P. ¿Tenéis miedo de la radiación?

R. Es una preocupación para todos nosotros  y nos estamos tomando la seguridad de nuestro personal muy en serio.

P. ¿Cuánto tiempo vais a permanecer allí?

R. Save the Children ha estado trabajando en Japón durante 25 años. Vamos a trabajar en la zona del desastre durante varios meses.

Save the Children estima que hacen falta 3,6 millones de euros para atender las necesidades de los 100.000 niños afectados por el terremoto. La organización está trabajando en varios frentes: atención y apoyo psicologico, creación de espacios de juego seguros en los centros de evacuación, distribución de ayuda… Además, el próximo jueves 17 a las 14 horas han convocado una acción de solidaridad en Twitter “10 minutos de Twitter por Japón“.

Japón, los ricos también necesitan ayuda

13 marzo 2011 - 23:09 - Autor:

Foto Cruz Roja: Toshirharu Kato, de la Cruz Roja Japonesa

La tercera economía del mundo, el país que genera más de un kilo de basura por persona y día y  en el que los habitantes tienen ahorrados una media de 83.000 euros, la cuna del tren bala y de la Nintendo, uno de los lugares más longevos para las mujeres, cuya esperanza de vida llega a los 86 años… el país del sol naciente, de los samurais y los kamikazes también puede necesitar tu ayuda.

Cuando se producen catástrofes como la de Haití de 2010 o el tsunami de Indonesia en 2004 o el terremoto de Irán en 2003, un comentario habitual, de conversación de ascensor o de café y periódico es aquel de “la naturaleza siempre se ceba con los más pobres”. Pero no es así, la naturaleza no entiende de PIB, renta per cápita o esperanza de vida, golpea igual de duro, la diferencia está en que en los países ricos los escudos son de acero y no de paja.

Japón no ha pedido ayuda internacional, es un país bravo y orgulloso, pero eso no significa que no la necesite. De hecho, sí la necesita. Para empezar, puede que les venga bien que los creyentes en Dios aprovechen su paso por algún templo y les dediquen una oración y que los practicantes del slackactivism hagan su ofrenda en 140 caracteres con el hashtag #prayforjapan.

Ni twitter ni todos los cánticos celestiales van a reconstruir los terribles destrozos causados por el terremoto ni van a atender a los que se han quedado sin nada, por eso las organizaciones sin ánimo de lucro han activado sus dispositivos de emergencia. Es su obligación, entre otras razones porque es su gran oportunidad de captar nuevos fondos que garanticen su trabajo.

Nada más producirse el terremoto la Cruz Roja Japonesa solicitaba donantes de sangre e informaba de sus oficinas en Tokio, también activaba una página web para poner en contacto a familiares desaparecidos, y movilizaba a más de 400 trabajadores. Eso sí, no ha solicitado ayuda de otras sociedades de Cruz Roja en el mundo, sin embargo la Cruz Roja Americana abría una causa en Facebook para recaudar fondos: ya han reunido más de 34.000 dólares.

Con buen sentido de la oportunidad, desde el blog de la aplicación Causes (Facebook) nos informan de las distintas ONG (norteamericanas la mayoría) que tienen habilitados dispositivos de ayuda y de recepción de dinero. Time Out Tokio también ha preparado algunos enlaces útiles, con varias ONG del país, igual que la red social Network for Good.

En cuanto a los equipos de emergencia internacionales, desde varios países, Inglaterra, Alemania, Corea del Sur, han llegado varios equipos de Naciones Unidas, según informa la televisión pública japonesa. También lo han hecho los cooperantes de Save the Children y los de Médicos sin Fronteras (MSF).

Según las autoridades, hay cerca de 90 equipos de asistencia médica en desastres trabajando en la prefectura de Miyagi . Parece que el personal desplegado es suficiente. También se ha establecido un sistema de referencias hospitalarias, y los hospitales están respondiendo… La gente necesita comida, mantas y agua. Estas necesidades son mayores que las necesidades médicas en estos momentos. Extracto del comunicado de MSF

Parece que, efectivamente, los problemas están en la distribución de alimentos, fármacos y en la electricidad, diversos bloggers españoles en Japón lo están contando en sus cuentas de twitter, pero yo os recomiendo seguir el twitter de Carlos Martínez de la Serna, periodista español en Nueva York y el blog que él y Tana Oshima, periodista japonesa también afincada en NY, han puesto en marcha para seguir los acontecimientos.

Además, si quieres donar o colaborar, asegúrate de que la ONG esté trabajando en la zona, y dona sin reservas. Si ya te has decidido, hazlo. Y si no lo has hecho, puedes darle una vuelta a esta serie de consejos (en inglés) sobre donaciones en tiempos de emergencias.

El día después del Día de la Mujer

9 marzo 2011 - 2:03 - Autor:

Una mujer en la One Million Women March Egypt. Foto: Al Jazeera English

Hoy es el día después del Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Hoy, todo el arsenal de entrevistas reportajes y artículos de opinión que ayer inundaron los medios de comunicación ya son historia, ya no significan nada o casi nada. A otra cosa. Hoy, al igual que pasó con el día después del aniversario de Haití, la mujer ya no será “Trending Topic”. En la red social de lo efímero, también llamada Twitter, ayer fue un día de unánime apoyo a las mujeres, hasta tres hashtag distintos llegaron a ser “temas del momento = trending topic”.

Lo bueno de escribir hoy sobre la mujer trabajadora es que no hace falta ser original y que hay disponible una cantidad industrial de buenas (y malas) historias sobre el asunto. Lo bueno de escribir hoy sobre la mujer trabajadora es que os puedo ofrecer algunos de las mejores artículos y comentarios publicados ayer. Así que aquí va una personal selección de lo visto ayer, eso sí, en formato tweet, no más de 140 caracteres por frase, para no perder de vista que lo más moderno hoy en día es ser un Trending Topic.

“Me gusta mucho Bachelet. Lo va a hacer muy bien en la ONU. Con buen sentido dice la batalla es de mujeres y de hombres juntos”. Este es un tweet real del político Javier Solana.

Ayúdalas a ser niñas de nuevo, regala un diario a las 2,000 niñas víctimas de abusos sexuales en Nicaragua que cada año acuden a centros de acogida y ONG.

Nuestra incansable amiga Pilar Mingote nos invitaba a que celebremos el Día con sus chicass10 de la cárcel de Teixeiro.

Puedes currarte una lista con las 100 mujeres más inspiradoras del momento y que lo más visto del día sea un video de Daniel Craig (007) sobre el Día de la Mujer. En The Guardian.

“Las #mujeres representan el 66% del trabajo mundial pero ganan el 10% de los ingresos y poseen el 1% de las propiedades #8demarzo”. Visto en @IntermonOxfam.

Mujeres-todos-los-días-lucha. Otra obra maestra de Ramón Lobo.

Women on the Bridge, miles de personas se manifestaron en puentes de todo el mundo, desde Brooklyn, hasta el Millenium Bridge en Londres. Consulta todas las imágenes y lugares

¿Quiénes son las mujeres maíz? Entre un 60 y 80% de la producción de alimentos en los países del Sur corre a cargo de las mujeres.

En la manifestación de ayer en Madrid se escucharon algunas frases sorprendentes, “abajo las barbies, arriba las barriguitas”. Visto en el Twitter de @olgaberrios

Selinah. Ver video

Solidarios en acción. Un techo para Chile

6 marzo 2011 - 0:10 - Autor:

Aquel grupo de jóvenes universitarios chilenos que, en el año 1997, liderados por el jesuita Felipe Berríos, construyeron 350 viviendas de emergencia en Curanilahue (sur de Chile)  no se imaginaban que, 13 años después, su proyecto iba a ser capaz de reunir a 80.000 voluntarios para dar un techo a 24.000 familias destrozadas por un terremoto.

Esta es la historia de Un techo para Chile, un proyecto que nació para conseguir “un Chile sin campamentos, con barrios sustentables y familias integradas a la sociedad” y que ahora está presente en otros 18 países de América Latina.

La piedra angular del proyecto es la “mediagua“.  Se trata de una vivienda de emergencia que se compone de ocho paneles prefabricados de madera de pino radiata, dos ventanas, una puerta, y una serie de elementos complementarios (clavos, zinc, etc…). Esas son las especificaciones técnicas marcadas por el Gobierno de Chile y por la propia institución para un tipo de casa que constituye una solución temporal, un trampolín para que aquellos que viven en la miseria recuperen su dignidad y puedan afrontar un proyecto de vida.

Voluntarios de un Techo para Chile construyendo 'mediaguas'. Marzo de 2010. Foto: Un techo para Chile

Tras las primeras 350 ‘mediaguas’ de 1997, el padre Felipe Berrios y su equipo de voluntarios se fijó un nuevo reto: construir otras 2.000 viviendas antes del año 2000. Lo consiguieron,y  antes de lo previsto. El modelo funcionaba y en 2001 se exportó a otros países latinoamericanos, 18 en la actualidad. Estos son los resultados: más de 76.000 casas y 400.000 voluntarios comprometidos. De ‘Un techo para Chile’ nacía Un techo para mi país.

Ahora el objetivo es reducir la pobreza en todo el continente, facilitar viviendas y emponderar a las comunidades más desfavorecidas con el apoyo de los voluntarios universitarios. Y no paran. Ayer mismo iniciaban la construcción de viviendas de emergencia en La Paz, Bolivia.

El proyecto que fundó Felipe Berríos y que es motivo de orgullo en Chile no se ha librado de críticas y dudas, sobre todo por el carácter temporal de sus soluciones. Por eso, la organización avanzó hacia un modelo más sostenible con los proyectos de ‘Habilitación social‘ y de ‘Vivienda definitiva‘. El primero se basa en la idea de crear una comunidad  y de darle las herramientas y conocimientos necesarias para crecer. El segundo acompaña y ayuda a los que quieren “una casa propia”:  gestionan los terrenos, los planes de obra, la construcción…

Grupo de viviendas en la comuna "Lo espejo", de agosto de 2010. Foto: Un techo para Chile

¿No debería asumir el Gobierno el compromiso proporcionar una vivienda digna a sus ciudadanos? ¿No está la ONG ejerciendo un papel que no le corresponde? En España y Europa no estamos acostumbrados a este tipo de iniciativa, aquí las políticas de vivienda protegida las promueven siempre las instituciones públicas, ¿tendría sentido que una organización se dedicara a construir viviendas para personas sin recursos?¿Qué criterios fijaría para la selección de los beneficiarios?

Lo cierto es que las relaciones entre ‘Un techo para Chile’ y el gobierno chileno fueron complicadas durante las labores de construcción posteriores al terremoto del 28 de febrero.

Felipe Berríos, fundador de Un techo para Chile, y Marcelo Bielsa, seleccionador de fútbol de Chile, visitan zonas afectadas por el terremoto de 2010. Foto: Un techo para Chile

Con la catástrofe, la ONG movilizó a todo el país para ayudar a los que se habían quedado sin nada. Bajo el lema ‘La tierra se movió, ahora muévete tú por Chile’ aglutinó a miles de personas para poner en pie 24.000 ‘mediaguas’. En el proceso, la organización encontró un ‘competidor’: el gobierno, que también recurrió a la fórmula de la ‘mediagua’. Ambos trabajaron con un objetivo común, pero con algunos problemas de coordinación.

La historia reciente de la organización tiene otro episodio destacado: Haití, enero de 2010. Allí, la ONG ha levantado 826 viviendas “transitorias” (otro de los términos con los que la propia entidad define sus construcciones).

Inauguración de una vivienda en la comunidad de Canaan, Haití. Foto: Un techo para mi País

En la primavera de 2010, Berríos se colgó por última vez las herramientas de construcción. Lo hizo en el mismo lugar en el que comenzó todo, en Curanilahue. Levantó con sus manos, como en 1997, una ‘mediagua’ y se despidió de su país rumbo a una nueva misión en Burundi, África: “No tengo límites. Voy como si fuera a quedarme para siempre”.

Una segunda oportunidad para 10 historias de febrero

2 marzo 2011 - 0:27 - Autor:

Marcha de inauguración del Foro Social Mundial en Dakar. Foto Flickr: Pambazuka News

Al igual que el pasado mes enero, aquí va una personal selección de 10 historias del pasado mes de febrero que, quizás, merecen una segunda oportunidad.

  1. Otro mundo es posible – Foro Social Mundial. En mitad de las revoluciones del norte de África, Dakar, la capital de Senegal, acogió del 6 al 11 de febrero, una nueva edición del Foro Social Mundial, un encuentro nacido en Porto Alegre (Brasil) en 2001 para buscar alternativas al modelo de desarrollo basado en el capitalismo. Por allí pasaron pensadores, intelectuales, activistas y algún que otro líder político (Lula da Silva). Merece la pena la crónica que ha hecho Esther Vivas.
  2. La realidad de la ayuda. “Creo que a los países ricos les conviene seguir invirtiendo en ayuda al exterior. Si las sociedades no pueden proporcionar sanidad básica a sus pueblos, si no pueden alimentar ni educar a la gente, sus poblaciones y problemas crecerán y el mundo será un lugar menos estable”, son las palabras de Bill Gates hace unos días. En España la ayuda oficial al desarrollo ha descendido un 23% en los últimos dos años, según datos de la ONG Intermón y su informe “La realidad de la ayuda”, presentado el pasado 9 de febrero.
  3. 7.000 enfermedades poco frecuentes que afectan a tres millones de españoles: son las ER (enfermedades raras). El pasado día 28 de febrero, los afectados y sus familiares reclamaron su derecho a ocupar, al menos un día, un espacio en la agenda informativa de nuestro país.
  4. Reparto de sobres con dinero para sobornos. Es triste que la imagen mental que tengamos de muchos países sea la de la corrupción, pero lo cierto es que la actualidad no da tregua. Uno de los últimos casos, en las elecciones de Uganda, sorprendente historia de compra de votos contada por José Carlos Rodríguez Soto, misionero comboniano, colaborador de Mundo Negro (una estupenda revista digital para estar al tanto de lo que ocurre en África.
  5. El “campeón” mundial de la lucha a favor de la mujer. El pasado 24 de febrero se celebrara con solemnidad la puesta en marcha de ONU Mujeres, la nueva agencia de la ONU concebida para propulsar el protagonismo de las mujeres en el mundo actual. Al frente, la ex-Presidenta de Chile Michelle Bachelet.
  6. Foto de familia de la inauguración de ONU Mujeres. Foto: UN Wom

  7. Nuestra tertulia. Esta es una historia mínima protagonizada por un hombre máximo, Pedro Meca, el guardián de los indigentes parisinos ha instaurado una tertulia en Madrid, los últimos martes de cada mes, para hablar de “nuestras cosas”.
  8. Programa vaso de leche. Hasta en la atención a los más desamparados siempre hay alguien que busca sacar provecho. Un proyecto social peruano para alimentar a niños pobres es objeto de mercadería y manipulación por parte de intermediarios.
  9. Los estudiantes cuentan. Es raro que las organizaciones sociales favorezcan que los usuarios de base, los beneficiarios y voluntarios tomen protagonismo social, por eso merece la pena escuchar lo que tienen que decir un grupo de estudiantes con discapacidad de la UNED. Historias de vida, superación y amargura contadas en primera persona y recogidas en un libro.
  10. Un brote de dolor ajeno contagia a la sociedad española. Es bueno ver cómo una buena campaña de sensibilización y publicidad puede movilizar y llegar al corazón de las personas. Las “pastillas contra el dolor ajeno” han vendido tres millones de cajas y los fondos recaudados ya están trabajando para atender emergencias humanitarias en el mundo. Ejemplar el trabajo de transparencia de Médicos sin Fronteras.
  11. Prime time para un misionero. Personas como Ángel Olarán merecen que, algún día, algún telediario abra con su historia. Ángel no ha sido noticia en febrero, ni en enero, ni lo será en marzo, pero su vida y su proyecto es auténtico prime time.

Angel Olarán en Mundo Negro TV

Ángel Olarán: Un hombre de pueblo from mundo negro digital on Vimeo.

Buscador

Sobre el blog

Durante más de 100 años la comunidad científica mantuvo un intenso debate sobre el origen y significado del altruismo hasta que en la década de 1.960, el biólogo William D.Hamilton creó una fórmula matemática que relacionaba el altruismo con el grado de parentesco entre el que da y el que recibe. Desde aquí nos proponemos poner a prueba esa ecuación al mismo tiempo que descubrimos a personas e iniciativas que luchan por sacar adelante causas sociales.

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube iPhone iPad Android