Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Estos son los ganadores de los “Premios Nobel Alternativos 2011″

29 septiembre 2011 - 11:00 - Autor:

En 1980, el periodista sueco Jakob von Uexkull, desencantado con la poca amplitud de miras de los Premio Nobel decidió crear unos galardones que  “reconocieran los esfuerzos de aquellos que estaban abordando los grandes desafíos de la humanidad de manera más directa, con respuestas prácticas a problemas como la contaminación del aire, el suelo y o el agua, el peligro de una guerra nuclear, el abuso de los derechos humanos, la indigencia y la miseria de los pobres y el consumo excesivo y la pobreza espiritual de los ricos “.

Ese mismo año instauró los Right Livelihood Award (Premios al Correcto Modo de Vida en su traducción literal). Con el tiempo, se han conocido como los “Premios Nobel Alternativos”, sobre todo como contrapeso al Nobel de la Paz, ya que los Livelihood siempre reconocen a personas que luchan en el ámbito social o medioambiental.

Hoy, esta mañana, en Estocolmo, se han anunciado los Right Livelihood Awards 2011. El próximo 7 de octubre se falla el Nobel de La Paz. Tendremos tiempo de comparar. Desde luego, la selección de este año merece la pena.

Huang Ming

Huang Ming (China) ha recibido el Premio de Honor 2011 “por su excepcional éxito en el desarrollo y el despliegue masivo de las tecnologías más avanzadas para el aprovechamiento de la energía solar, lo que demuestra cómo las dinámicas economías emergentes puede contribuir a resolver la crisis mundial del cambio climático generado por el hombre”. Es la primera vez que un premio Right Livelihood Award va a China.

Huang es un reconocido promotor y emprendedor de la energía solar en China y ha convertido a la ciudad de Dezhou, de cinco millones de habitantes, en el “Valle del Sol”. Toda el agua caliente que se consume en la ciudad la producen las placas solares de la empresa de Huang, Himin, líder mundial en la fabricación de placas solares (su web está traducida al español!).

Los otros tres premiados que se repartirán los 150.000 dólares de dotación del Right Livelihood Award (RLA) son:

Jacqueline Moudenia en junio de 2011

Jacqueline Moudeina, de Chad, ha sido reconocida  “por sus esfuerzos incansables, asumiendo un gran riesgo personal, para conseguir justicia para las víctimas de la dictadura en el Chad y aumentar el reconocimiento y la vigilancia de los derechos humanos en África “. También es la primera vez que un premio RLA va a Chad.

Moudenia lleva liderando desde hace más de 11 años una cruzada judicial contra el ex-dictador de Chad Hissène Habré, responsable de la muerte, al menos, de más de 40.000 personas por motivos políticos y de la tortura de otras 200.000, según la ONG Human Right Watch, que le catalogó como el “Pinochet de África”.

La organización GRAIN Internacional ha sido premiada “por su trabajo en todo el mundo para proteger el modo de vida y los derechos de las comunidades agrícolas y por sacar a la luz  las compras masivas de tierras agrícolas en los países en desarrollo por intereses financieros extranjeros “.

Henk Hobbelink, Coordinador de GRAIN, en 2008 en Argentina.

Henk Hobbelink, Coordinador de GRAIN, en 2008 en Argentina.

Una parte importante del trabajo de GRAIN se desarrolla desde España, desde Barcelona, donde está el coordinador de la organización desde hace más de 20 años, Henk Hobbelink.

La organización está centrada ahora en denunciar el acaparamiento de tierras por parte de bancos y multinacionales. A través de la web http://farmlandgrab.org/, la ONG mantiene un espacio de información y denuncia sobre el problema.

Ina May Gaskin

Por último, el jurado ha reconocido a Ina May Gaskin (EE.UU.) “por toda una vida dedicada a la enseñanza y a la defensa del papel central de la mujer en los partos, promoviendo el bienestar físico y la salud mental de la madre y el niño”.

A Ina, nacida en 1940, se la conoce como la matrona más famosa del mundo. Ina es, casualmente, la mujer de Stephen Gaskin, el impulsor de Plenty, una organización que recibió en 1980 el primer Right Livelihood Award.

Ina creó en los 70, en Tennessee, una clínica de maternidad de parto respetado. Cuando en 1970 el porcentaje de cesáreas en los EE.UU era del 5%, en su clínica estaba en el 1,7; cuando el del país creció salvajemente hasta el 30% en 2005, en su centro nunca sobrepasaron el 2%. Ina participa y ha participado en numerosas iniciativas y proyectos que siempre tienen el foco en defender los derechos de la madres. También trabaja en la educación y formación de matronas por todo el mundo y es una firme defensora de la lactancia materna.

Ruge la marabunta de la innovación social

26 septiembre 2011 - 22:20 - Autor:

Los autores de No somos hormigas. De izqda a dcha: Fernando, Javi, Pablo y Doris

“A todos los pesimistas y desinformados por hacernos ver que este libro era tan necesario”. Esa es la dedicatoria de entrada del libro No somos hormigas, un interesante ejercicio realizado a ocho manos, las de Javi Creus, Fernando Casado, Pablo Juncadella y Doris Obermair, para recopilar los logros sociales alcanzados en los últimos tiempos, enumerar los problemas que faltan por resolver y proponer 150 iniciativas que están luchando, desde la innovación y el emponderamiento social, para conseguir un mundo más justo y libre.

No somos hormigas aspira a ser algo más que un libro o una web, aspira a ser un movimiento.

Como libro, es un caramelo visual. Los grafismos de Pablo Juncadella nos acercan a las cifras, nos ayudan a tomar conciencia de esas estadísticas que a fuerza de repetirse en las noticias acaban por parecer mudas.

Uno de los grafismos de Pablo Juncadella para No somos hormigas. Fuente: No somos hormigas

La primera parte del libro presenta todos los avances y objetivos cumplidos en los campos más diversos, desde la esperanza de vida a la libertad de expresión. La segunda habla de los problemas a los que nos enfrentamos: el cambio climático, el desigual reparto de la riqueza… Y el tercer capítulo reúne 150 iniciativas que se enmarcan en el sueño de gozar de una vida sostenible y equitativa.

La web del proyecto ha funcionado como una extensión del papel y ya son más de 300 las iniciativas recogidas, clasificadas por temáticas y zonas geográficas. Al mismo tiempo, los autores han conseguido expandir el mensaje por toda la geografía española, difundiendo las enseñanzas extraídas y aplicando lo aprendido a proyectos empresariales como Ciudadanía 4.0, de Telefónica Catalunya.

Nueve meses después de que empezara a rugir esta marabunta solidaria y de que saliera el libro al mercado, he charlado con Javi Creus y Doris Obermair para saber qué velocidad tiene el movimiento y qué enseñanzas les ha proporcionado el camino.

Pregunta. ¿Por qué el título “No somos hormigas”?

Xavi.  Es porque me pase dos años con idea de que el mundo iba bien, de que la botella estaba llenándose y cuando quería contárselo alguien, siempre utilizaba el mismo símil: si en vez de ser humanos, que siempre nos quejamos de todo, siempre vemos la botella medio vacía, si fuéramos hormigas, estaríamos todo el día de fiesta, porque cada día estamos mejor alimentados, nos conocemos mejor entre nosotros,tenemos mejor educación…

Pregunta. Para vosotros, ¿la botella siempre está medio llena?

Xavi. Primero hablamos de lo que está medio lleno, luego de lo que está medio vacío y luego decimos que la botella está llenándose, vamos a más, no a menos.

Pregunta. Moustaki cantaba “Soy un pesimista alegre, soy un optimista triste”…

Xavi. Es un planteamiento nostálgico.
Doris. Somos más bien como optimistas informados, nos basamos en datos objetivos.

Pregunta. El leit motiv de La regla de William (el título de este blog) es buscar los orígenes del altruismo. Qué habéis encontrado vosotros en las decenas de iniciativas que habéis conocido.

Xavi. La base de la vida es el altruismo. En las iniciativas que detectamos la parte altruista es muy clara. Y frente al debate sobre lo público y lo privado, lo que hacen los ciudadanos es compartir lo que tienen.

Pregunta. Parece que hay un cambio de paradigma. Antes todo el trabajo social lo lideraban las ONG, ahora se organizan y provocan algunos cambios sin que haya una estructura formal que tenga que sustentar ese cambio.

Xavi. Es una organización emergente, no hace falta estar pre-organizado ni repartirse los papeles de una vez para siempre, sino que los papeles se van cambiado a medida que se hace camino.Además, los proyectos que estamos viendo siempre tienden hacia dar más autonomía al individuo, que tengan más oportunidades; y también a dar más autosuficiencia a los colectivos. Eso son los dos objetivos centrales.

Doris. Hay muchos proyectos que ayudan a capacitar a gente, iniciativas para compartir, para mejorar sus vidas.

Pregunta. ¿Os ha llegado algún feed-back de algún movimiento que se haya creado inspirado por vuestro trabajo?

Doris. Lo que estamos viendo es que los proyectos no tienen nada que ver con proyectos caritativos, la mayoría son proyectos protagonizados por personas como tú y yo, ciudadanos que se organizan para compartir su tiempo, cosas que ya no necesitan, lo que sobra, y en algunos casos crean modelos de negocio que se sostienen en el tiempo.

Sí hay muchos proyectos que hemos detectado fuera, ahora se están repitiendo en España. Por ejemplo, el Social Car Sharing (un ejemplo es la empresa Social Car) que empezó hace dos años en UK, Estados Unidos, Australia.

Xavi. Con suerte, podemos haber inspirado a alguien, interesado a otros e informado a muchos.

Pregunta. ¿Se han cumplido vuestras expectativas de difusión?

Xavi. A nivel de impacto, relaciones y repercusión, desde luego. A nivel de ventas, estamos pendientes de vernos con la editorial, pero parece que vamos por debajo de lo que ellos pensaban.

Pregunta. Vuestra idea era y es llegar al gran público, ¿es más complicado al tratarse de un libro de gran componente social?

Xavi. Es complicado en este sector del libro superar los 3.000 ejemplares en algo que no sea un best-seller, o de un autor muy conocido o narrativa o algo de autoayuda muy claro.

Pregunta. ¿Habéis pensado en profundizar en algunos de los proyectos que estáis recogiendo en el blog?

Xavi. La primera destilación que hemos hecho son las 7 características que comparten todos los proyectos, son transversales. De alguna manera es la depuración intelectual de lo que estamos observando. No tenemos ahora mismo la energía para ponernos a apoyar a uno u a otro y ese tipo de cosas.

Pregunta. ¿Qué proyecto/s son los que más han llegado, los que más os han llamado la atención. ¿Good Gym?

Doris. Good Gym es uno de ellos. Luego pensamos que OpenScience es muy importante y tiene todavía muy poca visibilidad.

Pregunta. ¿Qué es lo siguiente?

Xavi. Estamos haciendo labor de pequeño altavoz. Y en Cataluña, a través de un proyecto que se llama Ciudadanía 4.0, junto con Telefónica, estamos mapeando la iniciativa civil que usa las redes de forma intensa, proponerles mentores (profesionales de primer nivel) y , en un evento, enseñar los 20 proyectos seleccionados a más de 150 empresas e instituciones para que vieran que la sociedad innova y que igual apoyándolos a ellos innovan más que con sus propios departamentos internos.

Empiezan los resultados. Telefónica invirtiendo en algunas de las iniciativas, el ayuntamiento de Barcelona contratando servicios a otros y otras iniciativas que han unido fuerzas entre si para ser más fuertes.

Esclavas a la vuelta de la esquina

23 septiembre 2011 - 11:16 - Autor:

* Hoy, con motivo del Día Internacional contra la Explotación Sexual y la Trata de Mujeres, escribe el post una autoridad en España en la problemática de la trata de personas. Susana Fernández ha sido Responsable de Campañas en Amnistía Internacional y Directora de Movilización en Médicos del Mundo. Ahora, Susana asesora a diversas organizaciones que luchan contra la trata y trabaja haciendo lobby para conseguir cambios legislativos que mejoren la vida de estas mujeres. Puedes seguir a Susana en Twitter.

Prostitutas en la Unidad Móvil de la ONG Médicos del Mundo en Madrid. Foto: Médicos del Mundo

Cuando explico que trabajo sobre esclavitud moderna en España, la mayoría de la gente se sorprende y la pregunta es rápida: “Pero, ¿existe esclavitud en España?”.

Yo explico que sí, que hay muchas personas en situación de esclavitud o en situaciones cercanas a la esclavitud, que suelen ser personas extranjeras, inmigrantes víctimas de engaño, coacción o forzados a realizar un trabajo sin la libertad para dejarlo.

Pero cuando explico que muchas son mujeres explotadas sexualmente, parece que entonces lo ven con mayor claridad, y la sorpresa inicial se relaja. “¡Ah, ¿te refieres a la trata de blancas?”. Esto les parece preocupar mucho menos. Quizás porque les suene a algo tan antiguo como inevitable.

El término “Trata de blancas” viene del siglo XIX cuando mujeres europeas eran llevadas con fines de explotación sexual a Asia y África. En el año 2000 Naciones Unidas definió el fenómeno de la trata de personas por primera vez, y lo hizo dentro del marco de la lucha contra el crimen organizado.

Desde entonces, el término trata de personas ha ido calando muy poco a poco en leyes (hasta diciembre de 2010 no se introdujo en el Código Penal como delito en España), planes y cifras de los gobiernos. Pero dudo mucho que la población haya entendido qué quiere decir esa palabra nueva usada para designar algo tan antiguo como la esclavitud.

¿Por qué no hablar entonces de esclavitud, en este caso de esclavitud sexual?

En España la prostitución está asumida y normalizada, ocupamos el tercer puesto en cuanto a cantidad de hombres que pagan por sexo (el 34%, solo detrás de Tailandia y Puerto Rico, según cifras de Naciones Unidas).

Europeos cruzan los Pirineos para acceder a macroprostíbulos de Cataluña, y los principales diarios anuncian la venta de cuerpos a domicilio, sin los escrúpulos de género que hacen gala en sus artículos. Lejos de juzgar la prostitución como una opción libre, es necesario denunciar que la realidad mayoritaria que existe detrás de toda esta industria del sexo es muy cercana a la esclavitud.

Hubo un tiempo en los 80 y 90 que las que hacían la calle eran españolas, muchas con dependencias de drogas y alcohol, otras lo hacían por necesidad económica. En 1998, algo cambió radicalmente el panorama de la prostitución en España. Llegaron mafias del este con mujeres nuevas, desplazaron a las de toda la vida a la fuerza. A la fuerza significa con amenazas y palizas, hubo hasta muertas.

En menos de un año la oferta de sexo de pago se modificó completamente y no sólo por la oferta exótica de la nuevas mujeres (más del 90% de las mujeres que ejercen prostitución son extranjeras en España). Lo que verdaderamente cambió fue la organización de esa oferta. Dejando atrás esa figura “romántica” (si es que alguna vez lo fue) de mujeres que acababa por dedicarse a vender su cuerpo bajo la protección y el abuso de su chulo.

El chulo pasó a convertirse en una mafia, o un grupo más o menos organizado, incluidos familiares que atraídos por un negocio rápido y sin demasiados riesgos proliferaron en España.

Creo que parte del problema es que no es tan fácil entender en qué consiste este negocio, porque ya no podemos hablar de proxenetismo, no es un chulo que gana un tanto por ciento con una mujer que ha emigrado a España.

No, esto no tiene que ver con eso, esta historia tiene que ver con engañar a personas, a las mujeres de países más pobres, que sueñan con mejorar sus vidas y las de sus familias en un país con más posibilidades.

Tiene que ver con personas que se aprovechan de esta situación para atraerlas como moscas, y engañarlas con ofertas de empleo. De una organización que se encargan de arreglar y de costear el viaje y pasar la frontera. De mujeres que al llegar a España descubren que han contraído una deuda y que sólo hay una forma de saldarla. No conocen a nadie, a veces no conocen la lengua, ni sus derechos y desconfían de la policía. Pero saben que las mafias sí conocen a sus familiares, saben que si no pagan les podrán hacer daño. Y después de un tiempo acceden, por miedo, por desesperación, por vergüenza. Otras simplemente son obligadas por la fuerza. Todas ellas son de una u otras manera esclavas.

¿Sabes dónde está la calle Montera? Sí, justo en el centro de Madrid. Día y noche decenas de mujeres ejercen la prostitución, a veces son sólo niñas (menores de 18 años). Por estar ahí, expuestas mucha gente cree que están porque que quieren, que así se ganan la vida. Sin embargo, la realidad es bien distinta, un sofisticado entramado de control y deuda las tiene sujeta a esa esquina de una manera incomprensible a la vista del transeúnte.

Déjame que te cuente la historia de Elisa, de Rumanía:

El novio de Elisa le rompió varios huesos antes de venderla aquí a otros rumanos. Estuvo tres meses en la calle Montera, siendo la esclava de una compatriota. Atendía a unos 10 hombres al día, y tenía que subir con ellos a una pensión de la misma calle. Vigilada desde la otra acera, tenía que entregar lo que cobraba a su dueña. No gritó, no acudió a la policía, no llamó a su familia, demasiado miedo, demasiada vergüenza. Y nadie se percató de la situación. Todos veían a una “puta” más. Qué ¿cómo salió?, un día llamó a su tía que la animó a denunciar su situación a la policía.

Como ella, cientos, miles de mujeres son esclavizadas cada año en nuestro país. Son carne fresca para los “clientes”, son inmigrantes en situación irregular para la policía, son un problema de orden pública para los ayuntamientos, son algo indecoroso para la sociedad y son la mercancía desechable de sus explotadores.

Hoy, 23 de septiembre, es el Día Internacional contra la Explotación Sexual y la Trata de Mujeres para que prestemos atención a esta situación.

Las cifras están ahí, en 2010, 1.605 mujeres y niñas identificadas como víctimas de trata por la policía, rumanas, brasileñas, paraguayas, nigerianas, hasta 84 nacionalidades, pero estas sólo representan la punta del iceberg.

Prefiero contarte que muy cerca de ti, a la vuelta de la esquina, hay una mujer que no es libre, que quizás ha aceptado su destino, pero que es una esclava sexual. Ojala aprendiéramos a llamar a las cosas por su nombre, evitando eufemismos, para denunciar así la falta de protección de las autoridades que durante años las han tratado y las siguen tratando como delincuentes o deportándolas como inmigrantes en situación irregular.

Ojalá lograra que tras estas líneas comenzases a ver esclavas a la vuelta de la esquina.

Pasarela 2011/2012 de filantropía y redes sociales

22 septiembre 2011 - 23:12 - Autor:

El cocinero José Andrés en el Social Good Summit. Foto: Mashable

Ayer terminó en Nueva York el Social Good Summit, un evento organizado por Mashable (magazine digital especializado en Social Media) y la Fundación de las Naciones Unidas. Cuatro días para analizar el impacto de internet, las redes y los medios sociales en la acción social y humanitaria.

Se ha hecho esta semana para coincidir con la reunión de la Asamblea General de la ONU.  “193 Presidentes hablándose al ombligo en un monumental lugar, creyendo estar en un monumental evento que en realidad resulta irrelevante”, según la definición aportada en Twitter por Andrés Schuschny, trabajador de la ONU.

La sensación, desde la distancia, es que eventos como este beben demasiado del espíritu de los desfiles de moda y los cocktails post-exposición de arte moderno. Hay más de espectáculo que de espacio de conversación, de ideas y de generación de proyectos.

Parece lógico que cuando mezclas actores, modelos, primeras damas y CEO’s en un evento para hablar del futuro de la filantropía y las redes sociales, una fina capa de superficialidad lo tienda a cubrir todo. Pero también es cierto que este es el mundo en el que vivimos, esta es la tecnología de la que disponemos y ahora debemos ser capaz de separar lo trascendente de lo irrelevante.

Por ejemplo, que Melinda Gates esté en Twitter es algo poco relevante, el mundo no va a mejorar por ello; pero que ella y su marido se hayan empeñado en acabar con enfermedades como la polio sí es trascendente.

Y, al final, Twitter, el perfil de Melinda Gates, es, simplemente, una ventana para que quizás otros tomen ejemplo. Los medios sociales, Twitter, Facebook, etc, no van a cambiar el mundo, pero sí pueden ser testigos y transmisores del cambio.

El Social Good Summit también nos ha dejado claro que algunos personajes populares están “enganchados” a la solidaridad, decididos a cambiar el mundo desde sus propias organizaciones. Por ejemplo, la actriz Geena Davis o la modelo Cristy Turlington. ¿Es esto efectivo? ¿Por qué no canalizan su inquietud altruista a través de organizaciones consolidadas? Y, claro, utilizan las redes sociales para contarlo.

Y algunas Primeras Damas y Ex-Primeras Damas han encontrado en el trabajo social y en la lucha por los más desfavorecidos su razón de ser, o, por lo menos, su razón para aparecer en público o para tener algo que decir en su perfil de Twitter.

Aquí va una selección de historias del Social Good Summit.

  • El CEO de Skype anunció que su proyecto para conectar aulas en cualquier parte del mundo aspira a ser grande, muy grande: quieren comunicar hasta un millón de clases, de forma que un profesor de California pueda intercambiar ideas, experiencias y conocimiento con uno de Irán, de Nigeria o, por qué no, de España.
  • Nuestro chef José Andrés abanderó la campaña CleanCookStoves, traducido “Estufas/Hornos Limpios”. Y aunque pudiera parecer una campaña de publicidad de un desengrasante tipo KH7, se trata de la Alianza Mundial para Estufas Limpias, un proyecto de la Fundación de Naciones Unidas que busca la “creación de un próspero mercado mundial de soluciones limpias y eficientes para la cocina doméstica”. Aportan este dato: la exposición al humo de los fogones tradicionales y los fuegos abiertos provoca 1,9 millones de muertes prematuras al año.
  • La modelo Christy Turlington tuvo la oportunidad de presentar su ONG Cada madre cuenta. También sobre madres va una iniciativa con bastante aroma de marketing de la cadena de televisión ABC y, otra vez, la Fundación de las Naciones Unidas: Million Moms Challenge.
  • Margarita Cedeño, Primera Dama de la República Dominicana, hablando de la importancia de los medios sociales en las comunidades rurales y en la ayuda a la mujer. Su despedida ha sido de lo más comentado “Siempre estaréis en mi corazón, y en mi Ipad”
  • Transparencia. La ONG Charity Water ha sido capaz de canalizar su relación con socios y donantes a través de internet y los medios sociales. En el Social Good Summit ha presentado Dollars to projects, una forma de saber dónde y cómo se está usando el dinero de sus socios.

Descifrando el éxito de Actuable

19 septiembre 2011 - 23:29 - Autor:

Paco Polo en la presentación de Actuable en 2010

Hace justo un año, Paco Polo presentaba en Madrid Actuable, la primera plataforma de activismo on line en español. Paco dejó su empleo en el equipo de movilización social del PSOE para apostar por un proyecto personal inspirado en el modelo marcado por change.org en Estados Unidos.

A Paco le conocí unos meses antes de que lanzara Actuable y tuvimos varias charlas sobre su proyecto. Él siempre se mostró muy convencido del éxito social de la plataforma y de su viabilidad económica. Si no lo hubiera estado, no hubiera funcionado, es evidente. Yo era más escéptico respecto a la financiación, que debía apoyarse en las aportaciones de las ONG, a las que la plataforma les iba a permitir encontrar nuevos socios.

Pero lo cierto, es que, de nuevo, la historia de las “start up” de éxito, al igual que en su momento ocurrió con Facebook o Twitter, nos dice que lo primero es crear un producto robusto, potente, que crezca exponencialmente y que gane usuarios. Más tarde habrá tiempo de preocuparse por conseguir ingresos.

Actuable, en su primer año, ha sido un éxito rotundo, ha creado una base social de 683.000 personas comprometidas, dispuestas a provocar cambios. ¿Ha conseguido encontrar su modelo de negocio? Seguramente hoy tengamos importantes novedades para esto. Habrá que esperar hasta las 20 horas (acto de celebración del 1 aniversario) para saberlo.

Lo que resulta apasionante es comprobar que, de verdad, internet, una plataforma de movilización ciudadana, creada por y para los ciudadanos corrientes es capaz de provocar cambios. Sé que hay mucho escepticismo sobre esto y sí es cierto que sólo la acción de Actuable o de Change o de Avaaz no cambia radicalmente una realidad, pero sí enciende la chispa de la revolución.

Actuable nos ha dado varios ejemplos de victorias. Alicia Mora y su campaña para limpiar de ratas El Gallinero; o Antonio Vila-Coro y su plataforma para conseguir que el Registro Civil reconociese a los niños nacidos por gestación subrogada, lo que errónea, y hasta despectivamente, se conoce como “vientre de alquiler”.

Es importante no quedarse callado. Mucha gente desconocía el problema que había en Madrid, a 15 kilómetros de Sol y a raíz de Actuable vieron que en un poblado se estaban vulnerando los derechos de los niños. No había derecho de que centenares de niños durmieran por la noche con el miedo de que les iba a morder una rata.

Alicia Mora se alió con los voluntarios de la parroquia de Santo Domingo de la Calzada y comenzó una petición para conseguir que el Ayuntamiento de Madrid limpiara lo que se conoce como El Gallinero, una de las zonas más deprimidas de la Cañada Real Galiana.

Más de 6.000 firmas después, Ana Botella en persona llamó a los voluntarios, a Paco, la cabeza visible de la acción social en El Gallinero, para anunciarle que irían a limpiar.

Se hizo limpieza, pero no se habilitaron letrinas. Los habitantes de allí no tienen baños y hacen sus necesidades fuera de las chabolas. Esto genera mucha suciedad y aparecerán nuevas ratas.

Al éxito de la petición iniciada por Alicia contribuyeron varios factores, especialmente el apoyo de un medio de comunicación como El País, que, además de hacerse eco de la campaña, cedió imágenes de sus fotógrafos. También fue fundamental la movilización “off line” de los voluntarios, que corrieron la voz por todos los rincones. Pero sin la chispa de Actuable no hubiera sido igual.

¿De verdad al firmar la petición le está llegando un mail al destinatario?

Yo mismo me he hecho esta pregunta en alguna ocasión. Incrédulo! Antonio Vila-Coro cuenta que en su campaña en Actuable recibió una llamada de Pedro Zerolo (PSOE) para que cesara el envío de mails a María Ángeles Alcalá, Directora General de los Registros y del Notariado. Zerolo estaba mediando entre Antonio y la plataforma que había promovido, y la citada Directora General.

Antonio Vila-Coro y su marido habían sido padres por gestación subrogada. A su hija, concebida en Estados Unidos, el Ministerio de Justicia no le otorgaba la nacionalidad española y, por tanto, no podía inscribirla en el Registro Civil, con los perjuicios e inconvenientes que supone (por ejemplo, gestionar el permiso de maternidad/paternidad, empadronamiento, cartilla sanitaria…).

En octubre de 2010, iniciaron una petición en Actuable y, por consejo de Paco Polo se organizaron en plataforma y crearon su identidad digital. Unos días después de crear la petición, el Ministerio de Justicia dictaba resolución para que se empezara a resolver favorablemente la ciudadanía española de estos niños. Victoria!!! Pero seis meses después, no se había procedido a regularizar a nadie.

La plataforma se movilizó de nuevo, acudió a medios de comunicación y comenzó su segunda petición en Actuable, con la bonita coincidencia de que en mayo surgió el 15M y Actuable explotó. La petición de Antonio se benefició de la onda expansiva de las peticiones multitudinarias del 15M y en apenas dos días la citada Directora General recibió 2.000 correos.

El 13 de junio re resolvió favorablemente el expediente de la hija de Antonio. Desde entonces, todas las familias homoparentales que recurren a la gestación subrogada tienen garantizado que sus hijos podrán ser inscritos como ciudadanos españoles.

¿Cuál es el secreto del éxito de una petición? Lo mejor, preguntar al padre de la criatura, Francisco Polo.

Que sea una historia que enganche a la gente, que apele a los sentimientos, a su sentido de la justicia o que, simplemente, la indigne.

Que se articule en torno a una masa de gente que sea consciente de que si la apoya puede cambiar las cosas.

Que lo que se está proponiendo sea algo que realmente se pueda conseguir, que haya una buena teoría del cambio detrás de esa petición. Si la gente hace lo que se le pide, se van a desencadenar una serie de actos que van a provocar cambios.

Añadiría un factor más, decisivo: saber jugar con la actualidad.

Luis Morago, Director de Campañas de Avaaz, me habló en su momento de la importancia de aprovechar la actualidad para impulsar causas. En el caso de Actuable ha sido muy claro. Las peticiones más firmadas han sido respuestas directas a temas de actualidad: Referendum para ratificar la reforma de la Constitución (150.000 firmas), Petición para no prohibir manifestaciones 15M (215.000 personas).

Hoy, a las 20 horas, Actuable cumple un año. Y ya se ha hecho mayor. Hoy, a las 20 horas, habrá noticia: que el activismo no para.

Al mundo le faltan 3,5 millones de héroes

23:27 - Autor:

* Este post es una colaboración especial de Natalia Quiroga, blogger y periodista del equipo de comunicación de Save the Children. Natalia escribe desde Camboya para rendir homenaje a los trabajadores sanitarios y reclamar a la ONU y a los países miembros a que se comprometan a invertir en salud y en personal sanitario para seguir salvando vidas, vidas de niños.

La matrona más veterana del centro de salud de Mien. 24 años de servicio. Escucha los latidos del feto a través de un cuerno. Foto: Natalia Quiroga/Save the Children

Navy nos recibe con una energía que estremece y una sonrisa que apabulla. Acaba de terminar la sesión con un grupo de mujeres embarazadas. Estamos en el poblado de Tuol Sambour, en un distrito al sur de Camboya, y aunque llegamos algo tarde, nos da tiempo a escuchar algunos de los consejos que les está ofreciendo y las recomendaciones para la próxima visita al centro sanitario más cercano.

Todas sonríen, a Navy todas las mujeres del pueblo la conocen bien. Es una de las dos voluntarias sanitarias de la comunidad y ya todas saben que siempre está dispuesta a apoyarlas para cualquier cosa que necesiten. Apenas he visto su sonrisa unos minutos y ya puedo entender el tipo de sentimiento que despierta. Navy es una de esas heroínas que nunca nos enseñan en las películas.

Porque en un lugar como Camboya, en donde la guerra civil de hace poco más de 30 años
dejó un sistema sanitario devastado (sólo 50 de los 600 médicos que practicaban en el país
antes de 1975 sobrevivieron al genocidio de los jemeres rojos), trabajar para ofrecer salud a
las personas que viven en las zonas más remotas es, sin duda, propio de una auténtica superheroína.

Salvan vidas

Los trabajadores sanitarios, de Camboya y de todo el mundo, salvan la vida de los niños y las niñas. Sin ellos, las vacunas no podrían administrarse, los medicamentos más básicos e imprescindibles no podrían prescribirse y ninguna mujer embarazada recibiría asistencia experta durante el parto.

Ningún niño debería morir por no poder recibir la ayuda de un trabajador sanitario. Sin embargo, debido a la carencia global de más de 3.5 millones de estos trabajadores (entre los que se incluyen médicos, enfermeras, matronas y trabajadores y voluntarios sanitarios locales), millones de niños y niñas mueren cada año.

Una madre acaba de dar a luz a su primer hijo. Sólo el 40% de la mujeres Camboyanas acude a un centro de salud para dar a luz, el resto lo hace con parteras tradicionales y dando a luz en casa. Desde Save the Children se intenta incentivar a las propias parteras para que animen a las embarazadas a acudir a la consulta. Foto: Natalia Quiroga/Save the Children

Desde hace un tiempo desde Save the Children venimos denunciando que esta importante carencia va a
provocar que el mundo no vea cumplido el Objetivo de Desarrollo del Milenio 4, que persigue
reducir en dos terceras partes la mortalidad de los niños menores de 5 años para el año 2015.

La Asamblea General de Naciones Unidas se reúne hoy para, entre otras cosas, debatir formas y evaluar las vías que se están empleando para lograr mejorar la salud de los niños y las
madres y alcanzar el Objetivos marcados para este fin.

Allí estamos nosotros junto con un montón de organizaciones de todo el mundo, para reclamar más inversión en el número de trabajadores sanitarios como vía imprescindible para salvar la vida de más de 15 millones de niños y niñas menores de 5 años.

Porque no es justo que, como señala el informe que presentábamos ayer, los niños y niñas que viven en los países afectados por la crisis de trabajadores sanitarios tengan cinco veces más posibilidades de perder la vida que un niño que nace, por ejemplo, en España.

Una crisis que precisa compromiso pero que tiene solución.

Estamos hoy en Nueva York para insistir a los líderes mundiales en que esta crisis y la actual
falta de trabajadores sanitarios tienen solución con un compromiso de verdad.

En países con bajos ingresos, como Bangladesh o Nepal, una gran inversión en trabajadores sanitarios ha
reducido el número de muertes de niños y niñas. Ambos países se encuentran entre los pocos encaminados a cumplir el Objetivo de desarrollo del milenio de Naciones Unidas de reducir la mortalidad infantil en dos tercios para 2015.

Desde Nueva York o desde Camboya, desde Nepal o desde Liberia, es necesario denunciar la falta de trabajadores sanitarios, debemos apoyarles porque solo gracias a ellos y ellas nosotros, nosotras y todos los niños del mundo, podrán disfrutar algún día del derecho a tener una salud atendida.

Porque el mundo necesita héroes y heroínas, pero de esos que no nos enseñan en las películas.

Masoquismo, remordimiento y miseria africana

13 septiembre 2011 - 23:12 - Autor:

Foto del post "Negro rico, negro pobre". Bauleni Banda. Chikandwe Village, Malawi. Foto: Duncan McNicholl

Los africanos se quejan, con razón, de nuestro apetito por contar las miserias de su continente, de nuestra insaciable voracidad para convertir en noticia todo lo que resulte morboso, catastrófico o exótico.

En la edición digital de El País la noticia más leída habla de una práctica que mutila a las mujeres de Camerún, miles de personas lo hemos compartido en redes, con estupefacción, seguramente murmurando el clásico “Qué barbaridad!!”. También nos indignamos cuando Jon Sistiaga escribió el Blancos de la Magia Negra o cuando el blog 3500 contó la persecución a los gays en Uganda.

¿Merece África que solo saquemos toda su miseria?

Ahora bien, cuando se producen crisis como la del Cuerno de África nuestro enfoque periodístico suele llevar una gran carga de remordimiento, quizás es la herencia católica o quizás no, pero lo cierto es que solemos aprovechar para flagelarnos y expiar nuestros pecados. Saltan las alarmas del confesionario, bendecimos a los pobres africanos, que ya están sufriendo bastante, y nos damos unos cuantos latigazos: maldecimos nuestra política exterior y nuestra falta de compromiso.

Somos responsables, sí, seguro, de la suerte de esos millones de personas hambrientas, pero, ¿Y los gobiernos africanos? ¿Cuál es su responsabilidad? ¿Y los millonarios africanos? ¿Los líderes de opinión, cantantes, artistas? ¿Qué están haciendo? Muy poco.

Y los medios españoles que conseguimos tanta atención con el folclore gore africano, ¿hablamos de ello? ¿profundizamos en los problemas de esos países?

Pero el ser humano siempre prevalece. Cuando ya toda la esperanza en los gobernantes ha muerto, solo queda confiar en los ciudadanos, en los movimientos espontáneos, en las personas y en algunas organizaciones sociales capaces de aglutinar sueños y resultados.

Hace unos días, el músico senegalés Youssou N’Dour visitaba el campo de refugiados de Dadaab y decía.

Sólo vemos occidentales, los africanos no están aquí, eso es triste. Todo depende de nosotros para ayudar, para mostrar a nuestros hermanos, a nuestra gente que nosotros también estamos aquí. Tenemos un montón de gente conocida en África, artistas y deportistas para movilizar a todo el mundo y para que estos niños sientan que África está detrás de ellos.

N’ Dour es uno de los líderes del movimiento Africans Act 4 Africa, que busca presionar a los gobiernos para que actúen y se comprometan a responder ante la hambruna. ¿Qué han hecho hasta la fecha los citados gobiernos?

El ridículo. A finales de agosto una  conferencia de donantes de la Unión Africana comprometió 350 millones de dólares, pero se desveló el pastel: 300 eran del Banco Africano de Desarrollo y solo 46 eran dólares contantes y sonantes, aportados por tan solo 21 de 54 países. Más, tres países, aportaban 20 de esos 46: Argelia (10), Angola (5) y Egipto (5).

El futuro no es muy alentador, sobre todo tras leer este demoledor artículo de Katy Migiro/Alertnet, en el que retrata una nueva reunión de donantes que se acaba de celebrar en Nairobi.

Parece que tanto los africanos, como nosotros, los occidentales, tendremos que seguir agarrándonos a esas historias ya casi legendarias de los niños milagro africanos (otro gran cliché). Si desde hace unos años todos hablamos del chico del molino de viento, ahora ya tenemos un nuevo héroe al que adorar, Andrew Adansi-Bonnah, un niño de Ghana que, con 11 años, ha recaudado más de 6.000 dólares para las víctimas de la hambruna.

7.000 millones de felicidades

7 septiembre 2011 - 22:21 - Autor:

¿Cómo puedo llegar a ser feliz? ¿Dónde se puede conseguir un kilo de felicidad? Los seres humanos necesitamos definir, clasificar, catalogar y etiquetar todo. Buscamos fórmulas y teorías para sentir que tenemos todo bajo control. Pero, ¿la felicidad?

Tenemos a cientos, miles de personas investigando los países más felices; tenemos cientos, miles de personas escribiendo sobre la felicidad en periódicos, en blogs, en redes sociales; tenemos incluso un lugar, Bután, en el que se han atrevido a instaurar el concepto de Felicidad Nacional Bruta… Incluso tenemos a la ONU (sí, a la ONU) publicando resoluciones en las que piden a los países que se esfuercen por perseguir la felicidad.

Pero, ¿Y si la felicidad fuera distinta para cada uno de los 7.000 millones de seres humanos que vivimos en la Tierra?

Esa es una de las premisas de las Las felicidades del mundo, un proyecto documental de una joven cineasta valenciana, Ainara Aparici. Desde mayo de 2010 Ainara está recorriendo Latinoamérica de arriba abajo, desde Cuba hasta Argentina, investigando y entrevistando a decenas de personas felices.

Tras un breve descanso (acaba de pasar un par de meses con su familia y amigos en España) hoy Ainara está ya de vuelta en Lima, Perú, para completar la preproducción de su proyecto. En los próximos seis meses viajará hasta Argentina, Uruguay y Brasil para terminar un mosaico gigantesco del que, finalmente, quedarán cinco historias, cinco personas. He hablado con ella de su proyecto, de su viaje y, por supuesto, de la felicidad.

Pregunta. Este año de viaje por Latinoamérica, ¿ha sido tu época más feliz?

Respuesta. Sí!, buscar la felicidad de otra gente supone también la mía. Voy a buscar lo mejor de cada persona y me encuentro con mucho buen rollo. Está siendo una experiencia muy enriquecedora.

P. Supongo que habrás puesto de parte, buscar a personas felices y tratar de retratar la felicidad requerirá cierta predisposición, cierto optimismo.

R. Definitivamente!! De hecho en junio me volví porque en Perú me robaron y entré en crisis. No estaba bien para continuar, además llevaba tres años fuera de España y necesitaba volver a mi casa, ver a familia y volver a Perú con ganas de seguir con el proyecto. Si yo no estoy bien, es imposible encontrar a la gente que esté bien.

P. Y en el reencuentro con tu familia y, sobre todo, con tu madre, encontraste la felicidad.

R. Sí, llevaba dos años en Estados Unidos, más el último año viajando por Centroamérica y Sudamérica y hacía mucho que no veía a mi madre. Fue uno de los momentos más emotivos de mi vida.

P. ¿Se cumple aquello de que tiene que faltarte algo que siempre has tenido para que lo valores de verdad?

R. Desgraciadamente parece que necesitamos perder algo para darnos cuenta. Este proyecto va en contra de esto, no tener que perder algo para valorarlo.

P. José Luis Montes, fundador de Wikihapiness, me decía hace unos meses “Como hemos renunciado a ser felices, nos convencemos de que la felicidad son pequeños momentos… esto no es verdad”.

R. Este proyecto lo que quiere demostrar es que no hay una sola felicidad, sino que hay muchas. Hay gente que considera que son pequeños instantes. Por ejemplo, una entrevistada me dijo una frase muy bonita: “La vida es una línea discontinua y los momentos de felicidad son esos puntitos que une tiene que ir recogiendo para que esa línea sea lo menos discontinua posible”.

El proyecto contará la felicidad de cinco personas. Hay gente que considera que es un estado bastante constante. No quiero posicionar mi propia voz, sino posicionar la de gente con una visión muy dispar. No se trata de dar una receta mágica, sino que cada uno saque sus propias conclusiones.

P. Sí, pero la sociedad, nosotros, todos, demandamos recetas, consejos, decálogos…

R. La gente ha encontrado su propia receta, sin libros de autoayuda, sin dogmas… Se crean sus propias filosofías de vida y tienen muy claras ciertas cosas. Hay gente que probablemente no tiene más opciones y hay otros que sí las tienen, pero tienen muy claro cuál es su función. Lo fascinante es que haya gente que no necesite seguir esas pautas estipuladas por el mundo desarrollado en el que vivimos: cierto trabajo, cierta educación, cierto estatus económico…

Ainara Aparici grabando una entrevista

P. Muchas de las personas altruistas a las que he entrevistado afirmaban ser felices. Parece que ayudar a los demás es una buena forma de alcanzar la felicidad.

R. Tengo un amigo cubano que afirma que hay que fomentar el egoísmo positivo, hacer el bien por el gustito que nos da a nosotros mismos.

Sí, es cierto, mucha de la gente feliz es gente muy entregada y eso da mucha gratificación. Cuando regalas algo a alguien y ves cómo te lo agradecen es algo que te hace sentir bien.

P. Cuando empezabas tu proyecto he leído en tu blog que algunas personas trataban de disuadirte, recurriendo a argumentos y prejuicios: una mujer sola viajando por países en los que hay inseguridad… Los prejucicios no ayudan a ser feliz.

R. Una de las cosas que impide la felicidad es el miedo. Si tu tienes prejuicios, tienes miedo, tienes desconfianza, te da miedo porque escuchas que es peligroso…

Soy de las que pienso que la mayoría de la gente es buena, lo que pasa es que los malos hacen mucho ruido y son los que más se ven en televisión y en los medios de comunicación. Voy con la predisposición de confiar. Cuanto más confías, sin ser tampoco una persona ingenua, la gente lo va a notar y te van a tratar mejor.

P. ¿Crees que, al final del viaje y del proyecto, podrás darnos algún tipo de receta…?

R. Me encantaría para aplicármela a mi misma!!!  Estoy aprendiendo mucho y hay cosas que se repiten. La gente feliz tiene muy claro el foco de su vida, lo que tiene que hacer, es gente que está a gusto en su lugar, con su gente cercana, sabe que lo que está haciendo.

P.  Y el dinero, ¿dónde queda?. En las 150 entrevistas que llevas hasta ahora, ¿dónde han puesto las personas el dinero?

R. Bueno, como una de mis premisas es que el dinero no da la felicidad…

P. Pero eso es asumir un prejuicio…

R. Sí, pero es que el dinero y el sistema en el que vivimos crea muchas infelicidades. Y pienso que vivimos en un mundo bastante materialista. El dinero es importante en el sentido de que te da la opción de acceder a ciertas cosas necesarias: comida, un techo… Pero es una herramienta, no el fin de tu vida.

P. Hay alguna persona rica entre los 150.

R. Tanto como rica… clase alta.

P. ¿Cuál era su actitud sobre la función del dinero: la felicidad está en el dinero o el dinero me ayuda a ser feliz?

R. Bueno, es que la gente que tiene mucho dinero eso lo obvia. Cuando uno tiene cierta capacidad económica ya no es una preocupación.

Buscador

Sobre el blog

Durante más de 100 años la comunidad científica mantuvo un intenso debate sobre el origen y significado del altruismo hasta que en la década de 1.960, el biólogo William D.Hamilton creó una fórmula matemática que relacionaba el altruismo con el grado de parentesco entre el que da y el que recibe. Desde aquí nos proponemos poner a prueba esa ecuación al mismo tiempo que descubrimos a personas e iniciativas que luchan por sacar adelante causas sociales.

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube iPhone iPad Android