Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Baja el SIDA, sube el cólera

30 noviembre 2011 - 23:49 - Autor:

Fotograma del documental "La vergüenza en los tiempos del cólera", de Javier Arcos

Una buena y una mala noticia. La buena la conocíamos ayer: descienden un 22% las muertes por el VIH en cinco años y el número de nuevas infecciones cae un 15% en la última década. La mala es el dramático incremento del cólera: creció un 43% en 2010 (317.534 casos), murieron 7.543 personas.

Haití y los efectos del terremoto de enero de 2010 es una de las causas de semejante crecimiento, pero hay muchas más.

La vergüenza en los tiempos del cólera es un premiado documental que se adentra en el impacto de esta devastadora enfermedad en el África Sahariana y, especialmente, en países como Guinea Bissau, en los que persisten el estigma y las supersticiones mágicas. Su director, Javier Arcos, un cooperante de Médicos del Mundo, conoce bien la cara del cólera y de sus efectos.

Pregunta. Sube el cólera, bajan el SIDA o la tuberculosis ¿Es la pandemia olvidada el cólera?

Respuesta. Es posible que sea una de las enfermedades que de forma habitual recibe menos atención, salvo cuando se presenta en forma de grandes epidemias y en contextos complejos como ha ocurrido en Haití, un año después de un gran terremoto, o como ocurrió en Zimbabwe durante 2009, en que la asistencia en la epidemia estuvo muy ligada a las trabas políticas.

Durante el año 2010, fueron 32 los países que declararon fallecimientos por cólera, y solo la epidemia de Haití llegó a los medios de comunicación. Es más, desde hace varios meses los países cercanos al lago Chad (sobre todo Nigeria, Níger, Chad y Camerún) y las Repúblicas Democrática del Congo y Centroafricana están sufriendo el azote de una gran epidemia, que ya ha causado 2.500 muertes y más de 85.000 casos.

Pregunta. ¿Por qué este aumento tan brutal del cólera en los últimos tiempos? ¿Es Haití la principal razón?

Respuesta. Es cierto que desde el inicio del siglo XXI el aumento de casos ha sido constante, pero de esto Haití no es la principal razón, sino la principal consecuencia.

El cólera es una enfermedad tremendamente ligada a la vulnerabilidad social y sanitaria de la población, si comprobamos el Índice de Desarrollo Humano de los países que han declarado epidemias, veremos como todos están en el vagón de cola, como lo está Haití si lo comparamos con los países del entorno.

El aumento de los desplazamientos de poblaciones en relación con los conflictos y los desastres naturales, el abuso de la tierra y la explotación de los recursos, la escasez de agua y la pobreza que afecta a muchas regiones del planeta, son factores que ayudan sin duda a la aparición de casos de este tipo de diarrea.

Pregunta. ¿Es más fácil combatir el SIDA que el cólera?

Respuesta. Ningún combate contra una enfermedad que afecta a tantos millones de personas es fácil.

Lo que sí parece claro es que la lucha contra el cólera requiere la integración de muy diferentes niveles de intervención, y no solo el sanitario, como son el urbanismo, el saneamiento y el alcantarillado, la gestión de los residuos, el acceso al agua potable, la educación en salud de la población y el acceso a la sanidad. Tampoco debemos olvidar el importante estigma que supone en muchos países padecer una enfermedad asociada a la suciedad y la pobreza.

Pregunta. Tu documental habla de vergüenza, ¿es otra enfermedad? ¿Cómo se combate que en determinados países, enfermedades como el SIDA o el cólera sean tabú?

Respuesta. La verdad es que la vergüenza es otra enfermedad que podemos considerar pandémica, porque afecta a todos los continentes.

Con la vergüenza queríamos jugar con la idea del estigma que sufren los pacientes, que en muchos casos les impide ir a los centros de tratamiento, aumentando la mortalidad, y con el vergonzoso hecho de que una enfermedad conocida desde hace siglos, que no tiene secretos puesto que conocemos el germen que la provoca, cómo se transmite y cómo se trata, siga provocando tantas muertes en los países más vulnerables.

Combatirla es una labor a largo plazo, que se debe basar en la educación a todos los niveles, desde el más básico en las escuelas, hasta en los escalones más altos de la sociedad.

Pregunta. ¿Se puede acabar con el cólera?

Respuesta. Acabar con la enfermedad será una tarea realmente complicada. La globalización ha hecho que las enfermedades viajen tan rápido como nosotros, y que países que en casi un siglo no habían tenido epidemias, sufran enormes estragos con la llegada del cólera, como ha ocurrido en Haití.

Desde luego el único camino no es trabajar en responder cuando aparezcan epidemias (algo que seguiremos haciendo), la solución pasa por trabajar a nivel global por una mayor justicia social, que mejore la calidad de vida de todas las personas, para que puedan tener acceso a agua tratada, un saneamiento y un urbanismo que garanticen su higiene y dignidad, y en definitiva una reducción de la pobreza que traerá de la mano beneficios en salud pública que harán que se reduzca progresivamente esta lacra.

——

Hoy, en Madrid, a las 19 horas, en el Centro Cultural Galileo, se emite el documental La vergüenza en los tiempos del cólera. Posteriormente, Javier Arcos, su director, y Gonzalo Fanjul, editor del excelente blog 3500 millones, hablarán sobre el cólera y los avances y retrocesos en materia de salud pública.

VIH en un cuento de hadas

22:47 - Autor:

Antonio y Gloria

Antonio y Gloria, tras conseguir la Tarjeta Comunitaria

Es como un cuento de hadas. Un príncipe en apuros, consumido por las drogas, el VIH, la vida en la calle… es tocado por la varita mágina de un hada madrina. Ella es Gloria Iglesias; él, Antonio Marqués Cardoso. Este es el cuento, real como la vida misma.

Érase una vez un niño que vivía en Castillo Blanco, Portugal. A los cinco años perdió a su madre y a los ocho a su padre. Él, el pequeño Antonio, se quedó a vivir con su tía, pero no era feliz. Ella sólo tenía ojos para su propio hijo y Antonio se sentía ignorado y  abandonado. Así que a los trece años decidió irse a la capital, a Lisboa.

Su vida en las calles lisboetas degeneró y acabó convertido en un delincuente. Viajó hasta Madrid para vender unas armas que le habían pasado unos traficantes portugueses. Lo hizo y con lo que consiguió compró droga para venderla en su tierra. Antonio entró en una espiral sin salida.

A los 18 años se enamoró de una chica que estaba enganchada a la heroína, todo lo que conseguía se iba en droga y nunca era suficiente, así que empezó a robar en hoteles, bancos, tiendas…

No tardó mucho en caer en la cárcel y empezar a trapichear entre rejas. Perdió los nervios y la cabeza al enterarse de que la hija que había tenido con su novia había sido entregada a los servicios sociales.

Antonio se convirtió en un interno conflictivo y pasó a Primer Grado, máxima vigilancia, varias prisiones, incomunicado, solo salía una hora al patio. El trago le ayudó a rehabilitarse, tras ocho años salió limpio.

Vivió entre Barcelona y Madrid y la mala vida le volvió a conquistar. También el azar se cruzó en su camino, tuvo relaciones con una chica que le infectó con el VIH. Después llegó la tuberculosis, cuatro meses en el hospital, un año viviendo con las monjas de la caridad, la calle, la adicción, la enfermedad…

Hasta que llegamos al mes de abril del año 2000 y desde el albergue de San Isidro de Madrid llaman a Gloria, que acaba de abrir su piso de acogida.

Me dicen que me envían a Antonio, que le han dado una semana de vida y que no quiere morir allí. Me leen su curriculum, pero no me causó demasiada impresión.

Antonio fue el segundo huésped de Gloria, ya van más de 140.

No podía andar, ni tenerse en pie.

Antonio Marqués Cardoso resucitó en casa de Gloria Iglesias. Él siempre dice que fue un milagro: comenzó a comer, a andar, a recuperarse.

Gloria habla del “milagro” de la medicación. Lo primero que vigila de todos los chicos que llegan a su casa es que, si tienen VIH, como Antonio, tomen su medicación.

Gloria dice que, hoy, quizás no se muera por VIH, pero te puedes morir por las enfermedades asociadas, sobre todo cáncer de higado o hepatitis C. Por el piso de Gloria han pasado unos cuantos hombres en esas condiciones, algunos, muchos, han vuelto a la vida, otros no.

Gloria confió en Antonio.

Creí todo en él y hasta hoy. Hay quién responde a las ayudas. Antonio es un diamante en bruto, un tío impresionante.

A los cinco meses Gloria le retó a sacarse el graduado escolar. Antonio aceptó. Y lo consiguió, con notable. En el carné de conducir solo tuvo un fallo, en cualquier curso que hace, triunfa. Gloria afirma que Antonio tiene madera, sus padres eran médicos y él tiene interés por aprender y por la cultura, pero la vida no le ayudó mucho.

Antonio siempre cuenta cómo Gloria le vino un día y le dijo “Vas a trabajar de guardia de seguridad en un garaje” y él sorprendido “Pero si yo robé coches, ¿cómo voy a trabajar ahí?”. Dicho y hecho.

Antonio sigue en el piso de Gloria y no piensa irse ahora, ha habido tentativas de independizarse, pero cuando la enfermedad vuelve a azotar, Gloria siempre es un refugio.

El cuento que el destino había escrito para Antonio cambió cuando apareció Gloria Iglesias. El final no sabemos si será feliz, pero lo que sí sabemos es que existen las hadas madrinas.

Antonio Marqués. Foto: Juan Alberto García de Cubas / Obra Social Caja Madrid

—-

Proyecto Gloria. http://www.proyectogloria.es

La historia de Gloria fue la primera que recogió este blog. Hoy, este artículo supone el número 300 de La regla de William. Es un pequeño homenaje a Gloria Iglesias y a otras muchas Glorias conocidas y por conocer.

Todo el mundo quiere a Pedro

29 noviembre 2011 - 22:43 - Autor:

 

Pedro. Última foto subida al blog El Diario de Pedro.

608.000 seguidores en Facebook, ¿Quién puede alcanzar esa cifra sin recurrir a aplicaciones, a anuncios patrocinados, a promociones…? ¿Médicos sin Fronteras? ¿Greenpeace? ¿Amnistía Internacional? No, Pedro. ¿Y quién es Pedro? Un niño que nació el 10 de abril de 2010 con el Síndrome de Sturge Weber, una enfermedad rara que afecta a uno de cada 50.000 recién nacidos.

El pasado 22 de noviembre, el muro del Diario de Pedro registraba su último mensaje:

Pedro ya tiene un nuevo hermanito. Se llama Jesús y está sano… estamos muy contentos… Pablo, Pedro y Jesús…Nuestra pequeña familia va creciendo… y Pedrito nos está regalando unos meses de estabilidad, sin convulsiones y con pequeños avances que nos dan mucha esperanza…

Miguel Ángel y Teresa son los papás de Pedro. Cuando nació decidieron lanzar un SOS en la red: su objetivo era y sigue siendo encontrar ayuda para la enfermedad que sufre su hijo, al mismo tiempo que ayudar ellos a otras personas que estén pasando por el mismo trance.

Desde el mes de abril de 2010, miles, sí miles!, de personas han contactado con Miguel Ángel. Todavía no han logrado dar con una solución a todos los interrogantes de salud que plantea la enfermedad de Pedro, pero sí han conseguido contactar con otras familias en su misma situación y aprender mutuamente de sus experiencias.

Nunca han dado una entrevista a un medio de comunicación. Por lo menos no una entrevista sensu stricto, porque lo cierto es que el martes Miguel Ángel me atendió y me respondió algunas cuestiones, con absoluta sinceridad. En cualquier caso no quieren que la enfermedad de su hijo se convierta en un espectáculo mediático.

Las manifestaciones clínicas más habituales del Síndrome de Sturge Weber están descritas en el blog de Pedro: epilepsia, retardo mental y deficiencias neurológicas focales. Además está la lesión en la piel, que se conoce como mancha de vino de Oporto o malformación venoso-capilar.

Tanto en el blog como en Facebook se puede seguir, a cuentagotas, eso sí, los hitos y momentos más importantes en la vida de Pedro. Y uno se puede llegar a hacer una idea del camino lleno de baches y de curvas que está andando la familia. Para muestra, lo que me contaba anteayer Miguel Ángel:

En cuanto a hospitales en España no hemos conseguido ningún hospital de referencia de este síndrome (estoy convencido de que no lo hay) Ahora bien, gracias a la experiencia de las otras familias, Pedro, por ejemplo está siendo tratado por el Dtor. Peralta, oftalmólogo del Hospital La Paz y al cual acuden gran parte de los niños con glaucoma, uno de los síntomas de este síndrome y que tiene Pedro.

Para el tema neurológico y dermatológico, damos pasos pero no acabamos de encontrar profesionales con experiencia en este síndrome.

Para muestra: la última indicación del neuropediatra es que fuésemos a Santiago de Compostela para ser valorado por neurocirujanos del Hospital General de Galicia. Fuimos hace dos semanas, y la única opción que nos daban para Pedro es la “desconexión” de parte del cerebro dañado. Eso sí, nos dan esa opción sin conocer a Pedro, sin casi leerse su historial. Notamos cierta desidia o falta de profesionalidad… y nosotros nos jugamos mucho.

Ellos se juegan mucho, la vida de un hijo, ni más ni menos. Por eso están dispuestos a hacer lo que sea con tal de que Pedro mejore, se estabilice. Por eso se lanzaron, con el apoyo de amigos y familiares, a dar a conocer su historia en las redes sociales.

Es muy difícil quedarse quieto cuando un hijo nace con un síndrome del cual los propios médicos no tienen casi información y mucho menos experiencia.

La vida de Pedro se está escribiendo en internet, como Facebook y más de 608.000 personas como testigos privilegiados. Para los que quieran saber cómo se consigue semejante apoyo, una clave.

Transmitiendo desde el primer momento claramente lo que queríamos conseguir. Facebook hizo el resto.

Pedro es el niño más querido por los usuarios de Facebook. La lucha de Pedro y sus padres ha unido a miles de personas y nos permite creer que, de verdad, estamos en una red social.

Siete proyectos para cambiar la mirada sobre los sin “hogar”

26 noviembre 2011 - 23:57 - Autor:

Flashmob por las personas sin hogar el jueves 24 de noviembre en Barcelona. Foto: Juan Lemus - Fundación Arrels

El pasado jueves, a las 12 de la mañana, en 30 ciudades españolas, cientos de personas con hogar se unieron a cientos de personas sin hogar para gritar “Todos somos ciudadanos. Todos tenemos derechos. Son derechos, no regalos”.

Fue el acto central de la campaña “Todos somos ciudadanos. Nadie sin hogar” que hoy, 27 de noviembre, lanzan Cáritas Española, FACIAM y la Federación de Entidades de apoyo a las Personas Sin Hogar.

Dicen los voluntarios que han compartido muchas horas con la gente que vive en la calle que lo primero que necesitan es autoestima, dejar de ser nadies. En esa línea, es notable el trabajo de Fundación Arrels en un aspecto tan sencillo como la fotografía: no estamos acostumbrados a ver imágenes con luz, con vida, con optimismo de las personas sin hogar. Pues eso es lo que Arrels viene haciendo en su web y en su canal de Flickr, dignificarlas, fotografiarlas con dignidad.

Nosotros, “la sociedad”, también podemos contribuir a que sientan que existen, que son importantes. Para ello necesitamos cambiar nuestra propia mirada, abandonar los prejuicios. Estas historias que van a continuación buscan precisamente eso, intentar que cambiemos nuestra percepción. Son historias de superación protagonizadas por los nadies.

1. El camino de los encuentros

Desde hace algunos años, la Fundación Rais recorre con un grupo de sin hogar el Camino de Santiago, “El camino de los encuentros” lo llaman, una oportunidad para que un grupo de personas sin hogar se gane, además del jubileo, nuestro respeto y admiración. Aquarius les acompañó en el 2010 y rodó un spot.

2. La huerta de Milhistorias

También un proyecto de Rais, un proyecto de inserción laboral, un emprendimiento único, en el que, como consumidores, tenemos a nuestra disposición frutas y hortalizas de primera calidad, ecológicas. A un precio razonable. Echa un vistazo.

3. Growing Home

Un proyecto similar al de Milhistorias, pero en EE.UU, Homeless que se reenganchan a la vida a través de granjas ecológicas.

4.Tomar el poder, tomar el control

“Proyecto 7″ es una ONG argentina formada, básicamente, por personas que están o han estado en la calle.

El pasado mes de mayo creó el Centro Integrado Monteagudo,  “primero en el mundo dirigido en forma colectiva, por las mismas personas que lo utilizan. Para eso tenemos asambleas semanales, donde en conjunto se definen “encuadres de convivencia”, horarios, talleres, actividades, etc. Estamos convencidos que es la única forma, de que estos lugares cambien, y que se empiecen a aplicar políticas más de fondo sobre integración social”. según cuentan ellos mismos.

La revista argentina El Guardián publicó un reportaje completo sobre el proyecto.

5. El poder la música

La Fundación RAIS, con Obra Social Caja Madrid, está preparando un disco que dé voz a las personas sin hogar, un disco en el que las letras, las historias nacen de la experiencia personal de muchas de esas personas. Hace unas semanas el programa de La2 “En movimiento con” visitó el estudio de grabación.

6. Sin hogar, pero con Twitter

El pasado mes de febrero entrevisté a Danny, una persona sin hogar en Manhattan, un puertoriqueño de 58 años que encontró a su hija, tras 11 años separados, gracias a Twitter. Danny participó, junto con tres compañeros de albergue, en un proyecto de comunicación en el que se les entregó un teléfono móvil con acceso a internet y cuenta en Twitter para favorecer un nuevo acercamiento de la sociedad a este colectivo.

7. Paseos turísticos nunca vistos

Unseen Tours es un proyecto que propone un viaje único por las calles de Londres, un recorrido turístico por los rincones más sorprendentes gracias a la experiencia de los que mejor conocen los secretos de una ciudad, los que viven en sus calles 24 horas al día.

Enrique Richard, voluntariado con los invisibles

23:50 - Autor:

Enrique Richard

Enrique recorre todas las semanas las calles del centro de Barcelona para encontrarse con esas personas que tanto ignoramos e incluso tememos, las personas sin hogar. Desde el 2002 es voluntario de la Fundación Arrels (Raíces) y todas sus experiencias, sus reflexiones, sus denuncias se pueden seguir desde el 2007 en el blog Con cartones por la calle, que desde hace unos meses también comparte con Gabriel, un ex-sin hogar

Enrique afirma que la calle es su sitio, que su misión es acompañar a estas personas, no salvarlas, que nadie las puede salvar, solo ellos mismos. La experiencia de Enrique es pura sabiduría. Para mi recuerdo personal una imagen: Enrique convenció a un indigente para que acudiera a una pensión, al cabo de unos días murió, solo, sin ver las estrellas, justo lo que esa persona quería, morir acompañado, viendo el cielo estrellado.

Pregunta. ¿Cómo se enciende el chip del voluntariado con las personas sin hogar?

Respuesta. Lo de las personas sin hogar era algo totalmente desconocido. Siempre he tenido inquietud social. Durante mucho tiempo estuve implicándome en movimientos obreros de iglesia y cuando me prejubilaron de Telefónica (a los 51 años) tenía muy claro que no me podía quedar en casa.  Dediqué un año a mirar, a buscar. Mi intención era dedicarme a los inmigrantes, pero descubrí Arrels.

Pregunta. A cuántas personas recuerdas que hayan conseguido salir?

Respuesta. No me acuerdo.

Pregunta. ¿No conoces a ninguna?

Respuesta. Miras en el centro y conoces a gente que está en pisos, que de alguna manera lo ha superado. Pero quien está en la calle de una manera deteriorada nunca deja la calle. Siempre están los retrocesos, las subidas, las bajadas…

Pregunta. Supongo que hay historias de personas que te piden implicarte, aunque no debas.

Respuesta. El sufrimiento de la gente te duele, pero tienes que saber estar un poco por encima y descubrir lo que es urgente e importante. Con Arrels trabajamos con la gente más cronificada, esa gente que si no hubieses salido a la calle nunca hubieras tenido contacto con ellos. Conocemos a gente que lleva 40 años en la calle.

Pregunta. Toni, voluntario de Solidarios, me comentaba que para las personas que llevan mucho tiempo en la calle, su mundo de preocupaciones se reduce a que le quiten el sitio en el comedor, a que no le roben. Pierden el horizonte de abandonar la calle.

Respuesta.  Claro, por eso lo fundamental es la prevención. Si la gente que se queda en la calle, enseguida la das el trabajo que necesita, el hogar… con eso salen. El problema es cuando se habitúan. Supongo que debe ser como una droga.

Siempre lo comparo con una escalera. La persona va sufriendo golpes, una separación, la muerte de su padre y va cayendo y cuando te los encuentras se sienten nadie. Instintivamente le dirías, “Oye, pero es que te tienes que levantar, tienes que, tienes que…”. Y te dicen “si yo ya he caído de todo eso, yo ahora no soy nadie”. Entonces nosotros estamos ahí, para lo que quieran: estar, acompañar, conseguir su confianza, autoestima.

Pregunta. ¿Ese es el primer paso para empezar la recuperación?

Respuesta. Sí, pero muchas veces se queda ahí. Por ejemplo, una persona que conozco que lleva 40 años en la calle, desde que en un principio te sacó la navaja cuando le viste por primera vez hasta que llega un día en que se levanta del banco para recibirte y piensas, ¿pedimos más?. O que en un momento hayan dado el paso de acercarse al centro para ducharse, para cambiarse de ropa, para compartir de igual a igual, para relacionarse, son momentos importantes.

Pregunta. Son ellos los que salen, los que tienen que decidir salir, como decía Pedro Meca.

Respuesta. Está claro.

Pregunta. ¿Pero no llega un momento en el que no quiere salir porque no conoce otra cosa?

Respuesta. Es que ellos se sienten nadie, han tenido una experiencia muy negativa y no tienen fuerzas para entrar en un círculo del que han querido quitarse. Hasta que no vuelva a existir la autoestima no se puede hacer nada.

Pregunta. Y qué papel juega en la autoestima la sociedad, nosotros, todos ¿es importante algo tan simple como mirarles? ¿hacerles saber que existen?

Respuesta. Son invisibles, huelen mal, tienen un cartón de vino … es importante que se sientan personas. El pasado martes un magrebí nos decía “Qué Dios os bendiga”, y nosotros de Dios no hablamos nunca, pero ellos se sienten alguien porque tú estás a su lado. Es importante que te pongas a su misma altura.

Pregunta. Y no hay gente que se plantea este voluntariado como una válvula de escape personal y luego se han desinflado por lo delicado de las situaciones, porque es un voluntariado distinto a los demás.

Respuesta. El sufrimiento te toca, porque son los más excluidos, pero hay que poner límites y te das cuenta de que no vas de salvador, que no eres el capitán trueno.

Pregunta. Y cuidado con comprometerse personalmente.

Respuesta. El otro día comentábamos sobre eso en el grupo porque tenemos un caso que nos ha tocado. “Me lo llevo a mi casa”, decía uno de nosotros y porqué, ¿Por qué te llevas a ese y no a otro? Es que está peor o es porque a ti te toca más. Nosotros no tenemos la solución. Somos parte de una sociedad que lleva a la injusticia de echar a la gente a la calle y nosotros también somos culpables como parte de la sociedad. La postura es estar con ellos, a su lado, en el camino que vayan haciendo. No siempre tenemos ni recursos ni soluciones.

Pregunta. Otra de las sensaciones que me transmitía Toni, voluntario de Solidarios es que a la calle no se llega por la pobreza, sino porque se te ha roto algún cable en la cabeza, en el corazón.

Respuesta. Nosotros aquí decimos que es como una tela de araña, estamos unidos por unos hilos sociales, laborales, de la salud… y cuando se rompe uno no pasa nada, pero cuando se rompen varios y al mismo tiempo aquello se convierte en un guiñapo. Todos estamos expuestos a que nos suceda, pero quién más lo está es el que está más cerca de la precariedad.

Pregunta. Y sobre todo los que no tienen redes familiares, ¿no?

Respuesta. Claro, por eso nos estamos encontrando que ha aumentado el número de extranjeros. Se han quedado sin trabajo y no tienen familias que les sustenten.

Pregunta. El blog, ¿cómo empezó?

Uno de los objetivos de Arrels es la sensibilización, la denuncia, como un elemento muy importante. En el 2007 nos planteamos crear el blog. Y Gabriel, una de las personas a las que se atiende desde aquí, le gustaba el blog y le invité a que participara.

Pregunta. ¿Gabiel es un caso de éxito?

Respuesta. Sí, vive en una pensión, va buscando trabajo, ahora está en el paro… Son personas con 50 y tantos años y es muy difícil encontrar trabajo. Lleva muchos años viviendo en pensión y bien.

Pregunta. ¿Es una especie de terapia el blog?

Respuesta. Sí, es un poco eso. Cuando empecé en calle en 2002 necesitaba escribir y lo hice. Empecé a escribir porque todo lo que vivo me toca. En 2007 recuperé parte de esos escritos y empecé con más para el blog. Es una reflexión de lo que hago y también un medio de denuncia.

Pregunta. ¿Qué has encontrado en la gente que te lee? Qué feed-back tienes, qué repercusiones, mensajes…

Respuesta. No es un tema que la gente busque demasiado, no tengo una avalancha de gente que me lee, pero en los comentarios sí que te animan a que sigas escribiendo con el corazón.

Pregunta. Me llama la atención el contador de personas sin hogar muertas que tienes en el blog.

Respuesta. El que muera gente en la calle (y hemos vivido de esas situaciones, gente que conocemos y hasta los 2 o 3 meses no te has enterado) es cuando te planteas lo dura que es esta sociedad que deja morir a la gente en la calle. Es verdad que hay gente que sabes que va a morir en la calle. A mí me sucedió un caso que después de insistir mucho para que dejase la calle, que fuera a una pensión, al final accedió a ir a una pensión y murió en la pensión y murió solo. Para mí fue muy duro, ese hombre había muerto solo y sin ver las estrellas y eran justo las dos cosas que no quería. Quería morir acompañado y mirando las estrellas.

Arrels tiene el acompañamiento en la muerte, cuando alquien muere y sabemos que ha muerto y no tiene familia, gestionamos el entierro. El ayuntamiento de Barcelona lo hace gratis, pero nosotros acompañamos al féretro hasta el cementerio y le hacemos una despedida. Y ha habido algunas muy emotivas, en las que ha aparecido la familia y no conocían a esa persona, había cambiado tanto! En 2010 murieron 19 personas en Barcelona, que nosotros conociéramos, con una media de 50 años.

Pregunta. ¿Te has planteado parar cuando suceden historias de estas que te tocan?

Respuesta. No, por ahora no. Siempre digo que siempre me quedará la calle. En la calle me siento a gusto.

Darío le planta cara a la parálisis cerebral

23 noviembre 2011 - 23:40 - Autor:

 

Darío

Darío

El infierno empezó a los cinco meses. Hasta ese momento, Darío era como todos los bebés; pero a los cinco meses todo cambió.

Primero fue la vista, no la fijaba; luego uno de los brazos no terminaba de moverse como debía; y luego otros detalles. Del oftalmólogo al neurólogo. Y en la primera visita a este último, Jorge y su mujer ya anticiparon el diagnóstico: parálisis cerebral.

Lo defino como un cambio de guión. De repente tienes un guión, no porque lo hayas experimentado, pero lo has visto alrededor, y te esperas lo que se espera siempre. De repente, te quitan lo que estaba previsto, ya nada tiene el orden que debería, muchas de las cosas ya no se va a producir previsiblemente nunca, como que empiece a caminar. Automáticamente pasas a vivir otra experiencia, otro escenario. Se dice fácil, pero es muy difícil de tragar.

Comenzaba una nueva vida y Jorge, como otros padres, como José Luis Martínez, como Jose Carnero, ha encontrado en la escritura y en internet un aliado, un compañero de viaje, una cámara de resonancia para sus pensamientos, para sus inquietudes, para sus aprendizajes.

Jorge y Darío

Jorge y Darío

Jorge acaba de lanzar Plántale Cara, un portal que quiere ser un referente para todos aquellos que se enfrentan vírgenes a la parálisis, una primera toma de contacto con la discapacidad. Una toma de contacto desde la objetividad y la información de servicio.

Pero Jorge tampoco olvida su historia personal con Darío, su experiencia, consciente de que muchos padres acudirán a ella para reconfortarse. Jorge encabeza la página “Nuestra experiencia”, con un agradecimiento “Gracias Darío por ayudarnos a interpretar la vida de otra manera”.

Es inevitable trazar similitudes y diferencias con las historias de Uno entre cien mil y de El blog de Anna. De hecho, Jorge Martín y Jose Carnero son íntimos amigos, y Jorge ha sido un modelo para Jose. Encontrar “iguales” con los que compartir siempre es una buena terapia.

En general, no buscas un modelo específico de alguien que haya tenido un niño con parálisis, sino que buscas cualquier modelo de experiencia humana dura y trágica que es superada con gallardía y te sirve cualquiera. Esta es una de las múltiples contrariedades que puede vivir el ser humano. Al final, tienes una contrariedad muy grande, muchos seres humanos, desafortunadamente, tienen muchas contrariedades todos los días de todo tipo.

En cualquier caso, las trayectorias de Jose-Uno entre cien mil y Jorge-Plántale cara se separan.

Hay una variable que es el horizonte que hace que las cosas se puedan planear de una forma diferente. Lo nuestro es crónico, para toda la vida, lo de Guzmán se va a solucionar, esperemos que en un año como mucho. En nuestro caso, cada paso van surgiendo nuevas putaditas.

Esas putaditas son crisis epilépticas, una malformación en la cadera… Me admira y me inspira que Jorge no tenga ningún inconveniente en reconocer lo realmente jodido que es tener un hijo con parálisis cerebral.

Nadie está preparado para esto, para este cambio de guión. Estoy seguro de que, entre comillas, no lo voy a superar nunca. Mi sensación es que te meten un zarpazo en el alma y que el felino no se va, se queda quieto, te dice, bueno, no te voy a hacer más daño, pero está ahí, y cuando pasa algo nuevo pues te hundes. He pasado ratos muy malos, he pasado por la peor etapa de toda mi vida, de eso no tengo ninguna duda.

Se nota que Jorge ha pasado horas, muchas, miles de horas meditando sobre el proceso vital que están recorriendo con Darío. Por eso es tan valioso su testimonio, porque también pone sobre la mesa sus frustraciones, sin abandonar el optimismo, pero sin caer en la autocomplacencia.

Tienes un niño que no camina, con el que tienes que cargar, con un horizonte muy chungo y simultáneamente tienes un niño en casa que no para de sonreír, que te da amor como yo no lo he vivido con nadie, absolutamente incondicional, es una máquina de devolverlo amplificado, un amplificador de emociones. Y esto también es una experiencia única.

Estamos aprendiendo a entender la parte tan única y tan especial que tiene esto.

En la parte puramente formal, los proyectos de los padres coraje 2.0 también tienen divergencias. Mientras que Uno entre cien mil y el Blog de Anna adoptaron el blog como formato, Plántale cara se plantea, en primera instancia, como una especie de Wikipedia de la parálisis cerebral.

Hay mucha información, a muchos niveles, pero pensamos que la información está muy dispersa. A nosotros nos costó mucho tiempo hacernos una fotografía más o menos exacta de todo lo que implica el día a día con Darío. Qué iba a suponer en términos de desplazamientos, de ayudas, de médicos, de hospitalización, de centros de discapacidad, los neurólogos….

En apenas unos meses, semanas, el retorno que Jorge está recibiendo ante el lanzamiento de Plántale cara es brutal. De hecho, afirma que, por momentos, parece que está gestionando un voluntariado, pero ¡¡bendito voluntariado!! diseñadores que ofrecen sus ilustraciones, informáticos que se ponen a su disposición para crear una tienda on line de segundamano…

Para Jorge la ayuda que está recibiendo es vital, ya que Plántale cara tiene que convivir con su trabajo como investigador de mercados, con sus clases como profesor y, por supuesto, con su dedicación familiar.

Entre los proyectos de futuro de Plántale cara está crear un modelo de comunidad on line de los afectados. En ello está ya trabajando otro amigo y colaborador del Jorge, Miguel del Fresno. Y también está la parte reivindicativa o “reivindicactiva”, como la ha bautizado Jorge, que quiere acabar de una vez por todas con incivismos como que las plazas de discapacitados siempre estén ocupadas por no discapacitados.

Darío, con su madre, Carmen

Darío, con su madre, Carmen

¿Futuro personal y familiar?

El único éxito de nuestras vidas es tener normalidad. Ese ha sido nuestro gran esfuerzo y nuestra paliza gorda ha sido no dejar de salir con nuestros amigos, no dejar de salir al campo y echar a Darío a la mochila, en vez de quedarme en casa, que hubiera sido más cómodo.

¿Y el de Darío?

Si cometes el error de plantearte metas… Darío tiene que llegar aquí, Darío tiene que llegar allá… Lo primero que tiene que ser es feliz. Nuestro único objetivo es que sea feliz.

El inodoro, arma de salvación masiva

17 noviembre 2011 - 8:21 - Autor:

 

Letrina en el distrito de Góndola, en Mozambique. Foto: Fundación Gates

Si empezara este post diciéndote que en el mundo hay 2.600 millones de personas sin acceso a un retrete o a un sistema de saneamiento básico o si te dijera que en la India hay más teléfonos móviles que inodoros, automáticamente darías un paso (mental) hacia atrás y leerías este post como quién asiste a un concierto en playback. Nuevamente, los números, las grandes estadísticas, alejan, no acercan; desaniman, no inspiran.

Pero si te digo que, aquí, en España, en Madrid, a unos 12 kilómetros de la puerta del Sol, hay decenas de niños viviendo entre mierda, literalmente; niños que salen a la calle, a jugar en la Cañada Real Galiana, en el Gallinero, que se encuentran todo tipo de excrementos debido a la falta de saneamiento. Entonces, solo entonces, quizás se encienda alguna luz de alarma y puede que sigas leyendo el post sin dar ese paso atrás.

Y es que la ausencia de retretes y de sistemas básicos de saneamiento es uno de los problemas más urgentes en el desarrollo de los países pobres y no tan pobres, según nos recuerda la ONG ONGAWA (Ingeniería para el Desarrollo Humano) para llamar nuestra atención en el Día Mundial del Saneamiento (19 de noviembre).

Y la falta de saneamiento provoca enfermedades como la diarrea. Y la diarrea es mortal en muchas zonas del mundo, incluso en España.

Claro que aquí, evidentemente, la tasa de incidencia es muy baja: se registran al año 400.000 casos de diarrea infantil, y “solo” 500 acaban en muerte. Pero es que, en el mundo, 1,5 millones de niños menores de 5 años mueren por su culpa. ¿Se podrían evitar estas muertes?

Una de las revoluciones menos publicitadas de la historia ha sido la revolución del inodoro tal como lo entendemos hoy en día. La inició Alexander Cummings, un señor escocés del siglo XVIII que registró la primera patente.

Ahora, la Fundación Bill&Melinda Gates (Quién si no) se ha propuesto abanderar la segunda revolución del saneamiento. A finales de junio anunciaron la creación de un programa dotado con 31 millones de euros. Quieren “reinventar el inodoro“.

Con ese objetivo han convocado a diferentes institutos de investigación y universidades en Estados Unidos para que desarrollen sistemas de saneamiento innovadores y eficaces. Nuevos modelos que mejoren el vigente (del siglo XVIII, no lo olvidemos) y que, entre otras características, sean eficientes  en entornos, como África, en los que el agua no es un bien abundante.

La Fundación quiere acabar con el problema de la mierda, convirtiéndola, además, en algo bueno: combustible, abono…

Cuando la Fundación Gates entra en un área de trabajo, parece que lo satura, que desde siempre solo han existido sus proyectos. Ciertamente, son tan grandes y tan potentes y tan deslumbrantes en la cantidad de materiales que nos proponen a la opinión pública y a los periodistas que podemos caer en el olvido de otros proyectos e iniciativas que, a su escala, también provocan o pueden provocar cambios.

Por ejemplo, The Peepo, un “inodoro personal portátil” creado por Anders Wilhelmson, arquitecto y profesor sueco.

Peepo

Peepo

En esencia, se trata de una bolsa que contiene urea, que al entrar en contacto con las heces consigue desactivar, en 2-4 semanas, los agentes patógenos. Además, la bolsa es biodegradable.

Es evidente que, de alguna forma, este tipo de temas consiguen captar nuestra atención porque, además de su componente social, incluyen elementos que podemos definir como morbosos o, sí, escatológicos, pero es que es así. En España tendemos a dar rodeos, a definir mal los conceptos, a usar eufemismos, pero en otros países no pierden el tiempo en lo que no es importante.

Un ejemplo de ello es la World Toilet Organization (WTO), una organización creada por un ex-empresario de Singapur que celebra del 22 al 24 de noviembre su encuentro anual y que es la responsable, entre otras, cosas, de que el día 19 se declarase el World Toilet Day: Día Mundial del Inodoro.

Aquí, organizaciones como ONGAWA han preferido cambiar “Inodoro” por “Saneamiento”, Día Mundial del Saneamiento, aunque en su mensaje y en la acción de protesta que presentaron el jueves 17 en la Pza del Dos de Mayo (Madrid), el protagonista fue el retrete, el inodoro.

Tapas de váter en la Plaza del Dos de Mayo, Madrid.

Tapas de váter en la Plaza del Dos de Mayo, Madrid. Foto: ONGAWA

Bien, y yo, y tú, cualquiera, ¿qué podemos hacer? Primero, tomar conciencia, participar de la información y sensibilización sobre el derecho al saneamiento.

Y también podemos y debemos conocer que uno de los trabajos fundamentales de cualquier ONG que acude a emergencias o que trabaja en proyectos de cooperación es el saneamiento, la potabilización de agua, la construcción de pozos, la mejora de las condiciones higiénicas.

Ahora, además, después de conocer la relación entre las heces, el agua y el saneamiento, si queremos colaborar con alguna ONG, también podemos preguntar, ¿implantáis sistemas de saneamiento? o lo que es lo mismo ¿Ayudáis a que la mierda deje de matar niños a causa de la diarrea?

El 0,7 agoniza, ¿larga vida al 0,4?

10 noviembre 2011 - 22:57 - Autor:

Foto: AECID.

¿Es realista pensar que en España alcanzaremos en un futuro próximo el 0,7% de la Renta Nacional Bruta para Ayuda al Desarrollo (AOD)?

La historia de esta mítica reinvindicación se remonta en España al año 1981, ¡¡¡1981!!! Han pasado 30 años, 30 años en los que el movimiento ha vivido  victorias que invitaron a la esperanza, al optimismo, pero que, finalmente, ante la crisis económica, se han revelado insuficientes.

Las organizaciones sociales promotoras del 0,7 llegaron a reunir 500.000 firmas en 1994 y las entregaron en el Congreso de los Diputados. Después, ante la falta de compromisos políticos firmes, llegaron todo tipo de acciones de protesta: manifestaciones, acampadas, huelgas de hambre…

Todavía recuerdo que en mi bautismo en radio, en Radio Voz, en 1998, conectamos en directo con Sergi, un activista que se colgó durante 15 días en el campanario de la catedral de Lleida.

Y, por fin, llegaron los compromisos, Zapatero prometió en 2007 llegar al 0,7%. Pero se topó con la realidad, una realidad que Intermón ha venido estudiando y explicando en los últimos años a través de sus informes “La realidad de la ayuda”.

Nunca hemos llegado. El máximo ha sido el 0,5%

En 2011 estamos en el 0,4% de la Renta Nacional Bruta y esto, claro, tiene un impacto en los países destinatarios. ¿Acabaremos dando por bueno ese porcentaje? Recordemos que en 2003 estaba en el 0,23%.

Entonces, ¿qué podemos esperar ahora? Las ONG ya hicieron su lista de peticiones, pero ¿dónde han puesto el límite los partidos políticos que concurren a las elecciones del 20N?

Para empezar con una poco de perspectiva, si te sobra el tiempo y la moral, puedes bucear en el Informe de la Subcomisión para el estudio de las perspectivas de la cooperación internacional para el desarrollo española.

Y ahora, puedes buscar los programas electorales de los partidos. Ayer, en la presentación del Estudio sobre el Estado de Opinión de la Cooperación Española, todos los partidos coincideron en la importancia de, a largo plazo, aspirar al 0,7, pero ni PP , página 207 de su programa,  ni PSOE, página 139,  recogen compromisos concretos.

Seguramente las ONG sigan presionando para conseguir el 0,7, es su misión, están entrenadas para ello. Y, entretanto, ¿qué? ¿qué hace la sociedad civil? ¿Conformarse? ¿Seguir como meros espectadores?

“Si nadie nos tiene que mandar, a qué esperamos” es una frase que bien podría estar en el ideario de los nuevos movimientos cívicos. Como dice Xavi Creus, del proyecto  “No somos hormigas”, “Frente al debate sobre lo público y lo privado, lo que hacen los ciudadanos es compartir lo que tienen”.

En este nuevo escenario surgen iniciativas lideradas por personas o grupos de personas que se unen y que acaban resultando tan sencillas como eficaces.

Si los poderes públicos o privados no son capaces de organizar una respuesta ante tanta desigualdad e injusticia, los ciudadanos serán capaces de organizarse e impulsar iniciativas solidarias.

Un ejemplo es el Teaming, la idea de Jil Van Eyle por la que cada empleado dona un euro de su sueldo a final de mes a una causa compartida.

Más de 1.000 empresas practican teaming y generan más de 200.000 euros al mes.

Ahora, un iniciativa en Estados Unidas propone ceder un día de nuestro salario a una causa. One day wages nos invita a donar un 0,4% del sueldo (un día de trabajo) a proyectos para reducir la pobreza, preferentemente proyectos de base, que trabajen directamente con las comunidades beneficiarias.

Se trata de una iniciativa puesta en marcha por un matrimonio de clase media de Seattle que un día decidió dejar de quejarse, de ponerse excusas y comenzaron por, ellos mismos, donar un año de su salario. Ellos, como Jil, han iniciado un movimiento al que se han sumado ya miles de personas. Como ellos mismos dicen “No queremos reinventar la rueda, solo queremos recordarte que tú puedes marcar la diferencia”.

Estos FUTBOLISTAS “a una pierna” necesitan tu ayuda

9 noviembre 2011 - 13:11 - Autor:

La selección de fútbol " a una pierna" de Sierra Leona. Foto: Sergi Agustí

Si el mero hecho de vivir cada día atado a una silla de ruedas o a una muleta ya te parecen una proeza, cómo valorar cuándo vemos a un equipo de baloncesto como el BSR Valladolid, campeón de liga en España, o, un poco más lejos de nuestro país, al equipo de fútbol de amputados de Sierra Leona.

Después de más de 10 años de una guerra civil terrible, la esperanza se ha abierto camino en Sierra Leona con proyectos como el del equipo que surgió en 2001 de un campo de refugiados en Freetown, la capital del país. Hasta allí, en 2002, llegó el fotógrafo Pep Bonet y, un año más tarde, su amigo el documentalista Sergi Agustí. Los dos y la ONG Dyes, de Chema Caballero, son los embajadores en nuestro país de un grupo humano que causa admiración. Habla Sergi.

Lo que pasó es que en un sitio como Sierra Leona, con la posguerra, el equipo rompía todos los prejuicios. Había mucha pasión, una energía impresionante, una esperanza brutal de futuro. La transformación que habían conseguido era lo que nos impresionó más. En lugar de compadecerte, lo primero que haces es admirarlos.

Sergi estrenó en 2008 el documental One Goal que acumula 17 premios internacionales y que ha supuesto un gran vehículo para sensibilizar y llamar la atención sobre el proyecto.

Ahora, el equipo de amputados de Sierra Leona, que en España apoya la Fundación creada por Chema Caballero, está pidiendo  una pequeña colaboración (número de cuenta 0049 1705 03 2890077043) para conseguir competir en la Copa de África. Piensa una cosa, con lo que ganan Messi o Cristiano Ronaldo en medio día se podría pagar su participación en la competición.

De los 15.000 euros que necesitaban ya han conseguido 10.000 y negociado diferir el pago del viaje y otros gastos, pero siguen necesitando que echemos una mano. Sergi afirma que reunir el dinero para acudir a los campeonatos es una agonía, pero aún así han viajado a dos campeonatos mundiales. Y, ahora, podrán defender a su país en Ghana, compitiendo, del 18 al 27 de noviembre, con otras 11 selecciones.

Un jugador de Sierra Leona en Barcelona, en 2010. Foto: Sergi Agustí

Al campeonato también acudirán Sergi y Chema Caballero. Su intención es empezar a trabajar en un nuevo documental que hable de cómo el fútbol “a una pierna” une personas, sueños y nacionalidades, con la idea de poder exportar este modelo de integración y de rehabilitación a través del deporte.

Tienen un rol de activistas en su sociedad. Son un grupo que por sus circunstancias han acabado juntos, con un mismo objetivo: reincorporarse a la sociedad y ser vistos por todo el mundo con dignidad. Esto les convierte en activistas sociales. Y en una sociedad como la africana, en general, donde sobre todo falta una estructuración de la sociedad civil, la gente no está organizada, ellos son un ejemplo a seguir.

Ahora hay hasta ocho equipos en el país, pero no son profesionales. Tratan de sobrevivir con pequeños negocios, puestos en mercados, etc. Sergi, a través de su ONG “One goal” ha conseguido hacer llegar algo de financiación y microcréditos, en colaboración con la Caja de Burgos, para que puedan trabajar y sostener a sus familias.

Además, cada vez que viaja allí organizan partidos amistosos, partidos que funcionan como una auténtica fiesta para la comunidad.

Empiezan a pasear por el barrio, por los alrededores de la zona en la que vayan a jugar, cantan y bailan para que lo sepa todo el mundo “Partido de la paz” “No os lo perdáis, venid con todos”, gritan. A veces cobran entrada y a veces pasan el plato. Toda la comunidad acaba allí. Alquilamos música para que suene bien fuerte, buscamos un descampado y a jugar. Se lo toman muy en serio.

Como a cualquiera que juega al fútbol, les gustaría llegar más arriba. Pero para ellos, el fútbol ha transformado su vida.

Si uno era soldado, antes luchaba por su país con la pistola y ahora lo hacen con la pelota. Es más una cuestión de representación. Pero tampoco descartan con que les fiche alguna selección europea.

En mayo de 2010 estuvieron en España y compartieron unas horas con los jugadores de la selección de fútbol. Sergi cuenta como alguno de ellos sugería que España crease una selección y les fichase.

La selección de fútbol "a una pierna" de Sierra Leona con la Selección Española de Fútbol, en mayo de 2010. Foto: Sergi Agustí

Aunque no puedan dedicarse en cuerpo y alma al fútbol, ellos se sienten FUTBOLISTAS, con mayúsculas. Buena prueba de ello es que esa es la profesión que figura en los pasaportes de cada uno de los jugadores.

Uno me decía “yo, con una pierna, he viajado. Mis vecinos, con dos piernas, y ninguno se ha movido del pueblo”.

Presente y futuro de la filantropía en España

2 noviembre 2011 - 22:48 - Autor:

Este es el escenario: el grifo de las subvenciones de las administraciones está seco (estado, autonomías y ayuntamientos), también el de las obras sociales de las cajas de ahorro y las fundaciones de grandes empresas. A ese grifo van a beber cerca de 20.000 ONG cada año. Hay que buscar nuevos pozos ¿dónde? En los donantes particulares, en los donantes anónimos, en las empresas y su RSC y en los beneficios que genere un agente emergente del tercer sector, las empresas sociales.

El presente y el futuro es incierto, pero abierto. Para encontrar respuestas he acudido a tres de los mayores expertos en nuestro país sobre el tercer sector y la filantropía: Oriol Renart, fundador y presidente de Alter Company; Catalina Parra, socia de la consultora Philanthropic Intelligence; y Josep Miró, una de las voces más reconocidas de la blogosfera social y que trabaja en el Ayuntamiento de Barcelona, en el área de innovación.

1. ¿Cómo es el presente de la filantropía privada en España?

Catalina. En España respondemos muy bien cuando hay grandes catástrofes. Solemos estar entre los cinco o diez primeros donantes del mundo, pero a la hora de dedicar un capital a las ONG, al desarrollo de forma continua, estamos bastante por detrás de otros países.

Oriol. La filantropía en nuestro país está en un momento de pleno cambio. Hasta hoy era extremadamente clásica, pero la hora de la filantropía estratégica y efectiva está llegando.

Josep. Estamos entrando en la inversión social que busca el retorno, más que en proyectos de tipo caritativo, y esto me parece buena noticia.

2. ¿Tiene sentido, es inteligente y rentable socialmente que por cada millonario o filántropo, haya una Fundación?.

Catalina. La clave es que el proyecto esté bien dotado patrimonial y cerebralmente, que haga las cosas bien, siguiendo principios de eficiencia y eficacia.

Catalina añade cómo en el origen de la gran proliferación de Fundaciones está el hecho de que haya una pasión o un problema personal que anima al fundador o fundadores a ponerla en marcha. Su consultora está poniendo en marcha un “Giving Pledge” a pequeña escala en nuestro país.

Catalina afirma que en nuestro país todavía la filantropía “privada” no es tan relevante como en EE.UU, hay pocas familias y particulares que requieran servicios de asesoría filantrópica, aunque cada vez más. Al mismo tiempo, afirma que muchas de esas familias canalizan su vena solidaria a través de proyectos de proximidad: comedores sociales, órdenes de caridad…

Oriol. No. El modelo de inversión debe definirlo cada uno en función de sus objetivos y su recursos. Una Fundación solo es un vehículo. El foco debe ser el resultado, no el vehículo.

3. La crisis ¿es una amenaza o una oportunidad para el sector?

Oriol. Claramente es una oportunidad. Por dos cosas. Por un lado los filántropos empiezan a preguntarse dónde han estado metiendo sus millones en los últimos años, y se empiezan a dar cuenta que el café para todos no tiene sentido.

Por otro lado hay un cambio importantísimo de valores. Por un lado lo que son valores de nuestra sociedad (pasamos del yo al nosotros) y por otro lado la importancia de ser reconocido como un buen filántropo. Mis alumnos en Esade antes querían ser Bill Gates de Microsoft, ahora quieren ser Bill Gates de la Fundación Melinda y Bill.

Josep. Es el momento de la innovación. La innovación social es una alternativa real para el Tercer Sector, y para el sector público, que tiene que hacer igual o más con menos. Ahora hay cantidad de gente pensando en propuestas que puedan generar valor social y económico. Lo vemos en los medios porque es una moda, está en la agenda, esto hace cinco años ni pensarlo, pero el contexto también lo facilita.

Aún así, los emprendimientos sociales de este país tienen poco “Business Model” en su propuesta. Tienen mucha creación de valor social, pero el modelo de sostenibilidad y negocio está menos desarrollado y eso hace que sea más problemático. Es mucho más difícil invertir en ellos. Si lo quieres llevar a escala es difícil si no tienen un modelo en la base de la propuesta.

4. Venture Philanthropy, bono de impacto de social, modelos de rentabilidad social, fondos de inversión en emprendimiento social…¿Se está “contaminando” demasiado lo social de lo empresarial?

Catalina. El que sepa hacer zapatos, donará zapatos; el que cocina, dará de comer a mucha gente; el que sabe hacer finanzas, ¿por qué no ayudar con las finanzas?

Si quieres hacer algo sostenible hay que pasar la exigencia al emprendedor para que devuelva parte del capital, para que la iniciativa que lanza sea autosostenible. Doy dinero para crear una escuela y luego está vacía porque los niños no pueden llegar hasta ella. Que los chavales hagan productos de artesanía que se vendan y se pueda sostener la escuela.

El retorno puede ser parte financiero y parte social. De hecho hay gente que exige menos retorno financiero a medida que hay más retorno social. Depende mucho del filántropo. Estos instrumentos ayudan a la exigencia de sostenibilidad y continuidad, pero no excluyen a la filantropía tradicional de la donación.

Oriol. En mi opinión no. Es un proceso necesario. Debemos establecer modelos de inversión, seguimiento y control mucho más ‘empresariales’ en las inversiones sociales y cada vez más debemos aspirar a un auténtico retorno (en distintas dimensiones) para nuestra filantropía. Estas herramientas son necesarias y debemos aplicarlas lo antes posible.

Josep. En lo social van a pasar muchas cosas que harán que el tercer sector tenga que moverse. Lo he visto durante mucho tiempo en unas posturas que se pueden sostener poco.

Me parece bien que haya que pensar en retorno, en sostenibilidad, si esto viene desde lo más empresarial, bienvenido. Si el sector social adopta eso, mejor. Hay que moverse en otro paradigma.

5, Por dónde puede ir el futuro de la filantropía ¿Es el emprendimiento social el modelo a apoyar y dotar de recursos?

Oriol. El emprendimiento es una de las grandes vías. Las ongs y las administraciones públicas  han quedado tremendamente tocadas por esta crisis. Están aturdidas. Deberían aportar soluciones efectivas a las grandes necesidades quee nos encontramos en nuestro sistema contracturado, pero son incapaces. Es en este momento donde surgen los emprendedores sociales. Los ‘indignados’ con propuestas. Y a ellos debemos focalizar una parte de la inversión filantrópica.

Josep. El modelo del Tercer Sector tiene que cambiar, en España y todas partes. Por un lado gano dinero, como sea, y por otro me lo gasto en caridad es el modelo que ha existido hasta ahora, esto no va. Crear modelos de negocio que creen valor económico y social es lo que está en boga, no porque sea una moda.

Está para quedarse, hay que crear negocios sostenibles, que creen valor público, valor social.

Buscador

Sobre el blog

Durante más de 100 años la comunidad científica mantuvo un intenso debate sobre el origen y significado del altruismo hasta que en la década de 1.960, el biólogo William D.Hamilton creó una fórmula matemática que relacionaba el altruismo con el grado de parentesco entre el que da y el que recibe. Desde aquí nos proponemos poner a prueba esa ecuación al mismo tiempo que descubrimos a personas e iniciativas que luchan por sacar adelante causas sociales.

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube