Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Presente y futuro de la filantropía en España

2 Noviembre 2011 - 22:48 - Autor:

Este es el escenario: el grifo de las subvenciones de las administraciones está seco (estado, autonomías y ayuntamientos), también el de las obras sociales de las cajas de ahorro y las fundaciones de grandes empresas. A ese grifo van a beber cerca de 20.000 ONG cada año. Hay que buscar nuevos pozos ¿dónde? En los donantes particulares, en los donantes anónimos, en las empresas y su RSC y en los beneficios que genere un agente emergente del tercer sector, las empresas sociales.

El presente y el futuro es incierto, pero abierto. Para encontrar respuestas he acudido a tres de los mayores expertos en nuestro país sobre el tercer sector y la filantropía: Oriol Renart, fundador y presidente de Alter Company; Catalina Parra, socia de la consultora Philanthropic Intelligence; y Josep Miró, una de las voces más reconocidas de la blogosfera social y que trabaja en el Ayuntamiento de Barcelona, en el área de innovación.

1. ¿Cómo es el presente de la filantropía privada en España?

Catalina. En España respondemos muy bien cuando hay grandes catástrofes. Solemos estar entre los cinco o diez primeros donantes del mundo, pero a la hora de dedicar un capital a las ONG, al desarrollo de forma continua, estamos bastante por detrás de otros países.

Oriol. La filantropía en nuestro país está en un momento de pleno cambio. Hasta hoy era extremadamente clásica, pero la hora de la filantropía estratégica y efectiva está llegando.

Josep. Estamos entrando en la inversión social que busca el retorno, más que en proyectos de tipo caritativo, y esto me parece buena noticia.

2. ¿Tiene sentido, es inteligente y rentable socialmente que por cada millonario o filántropo, haya una Fundación?.

Catalina. La clave es que el proyecto esté bien dotado patrimonial y cerebralmente, que haga las cosas bien, siguiendo principios de eficiencia y eficacia.

Catalina añade cómo en el origen de la gran proliferación de Fundaciones está el hecho de que haya una pasión o un problema personal que anima al fundador o fundadores a ponerla en marcha. Su consultora está poniendo en marcha un “Giving Pledge” a pequeña escala en nuestro país.

Catalina afirma que en nuestro país todavía la filantropía “privada” no es tan relevante como en EE.UU, hay pocas familias y particulares que requieran servicios de asesoría filantrópica, aunque cada vez más. Al mismo tiempo, afirma que muchas de esas familias canalizan su vena solidaria a través de proyectos de proximidad: comedores sociales, órdenes de caridad…

Oriol. No. El modelo de inversión debe definirlo cada uno en función de sus objetivos y su recursos. Una Fundación solo es un vehículo. El foco debe ser el resultado, no el vehículo.

3. La crisis ¿es una amenaza o una oportunidad para el sector?

Oriol. Claramente es una oportunidad. Por dos cosas. Por un lado los filántropos empiezan a preguntarse dónde han estado metiendo sus millones en los últimos años, y se empiezan a dar cuenta que el café para todos no tiene sentido.

Por otro lado hay un cambio importantísimo de valores. Por un lado lo que son valores de nuestra sociedad (pasamos del yo al nosotros) y por otro lado la importancia de ser reconocido como un buen filántropo. Mis alumnos en Esade antes querían ser Bill Gates de Microsoft, ahora quieren ser Bill Gates de la Fundación Melinda y Bill.

Josep. Es el momento de la innovación. La innovación social es una alternativa real para el Tercer Sector, y para el sector público, que tiene que hacer igual o más con menos. Ahora hay cantidad de gente pensando en propuestas que puedan generar valor social y económico. Lo vemos en los medios porque es una moda, está en la agenda, esto hace cinco años ni pensarlo, pero el contexto también lo facilita.

Aún así, los emprendimientos sociales de este país tienen poco “Business Model” en su propuesta. Tienen mucha creación de valor social, pero el modelo de sostenibilidad y negocio está menos desarrollado y eso hace que sea más problemático. Es mucho más difícil invertir en ellos. Si lo quieres llevar a escala es difícil si no tienen un modelo en la base de la propuesta.

4. Venture Philanthropy, bono de impacto de social, modelos de rentabilidad social, fondos de inversión en emprendimiento social…¿Se está “contaminando” demasiado lo social de lo empresarial?

Catalina. El que sepa hacer zapatos, donará zapatos; el que cocina, dará de comer a mucha gente; el que sabe hacer finanzas, ¿por qué no ayudar con las finanzas?

Si quieres hacer algo sostenible hay que pasar la exigencia al emprendedor para que devuelva parte del capital, para que la iniciativa que lanza sea autosostenible. Doy dinero para crear una escuela y luego está vacía porque los niños no pueden llegar hasta ella. Que los chavales hagan productos de artesanía que se vendan y se pueda sostener la escuela.

El retorno puede ser parte financiero y parte social. De hecho hay gente que exige menos retorno financiero a medida que hay más retorno social. Depende mucho del filántropo. Estos instrumentos ayudan a la exigencia de sostenibilidad y continuidad, pero no excluyen a la filantropía tradicional de la donación.

Oriol. En mi opinión no. Es un proceso necesario. Debemos establecer modelos de inversión, seguimiento y control mucho más ‘empresariales’ en las inversiones sociales y cada vez más debemos aspirar a un auténtico retorno (en distintas dimensiones) para nuestra filantropía. Estas herramientas son necesarias y debemos aplicarlas lo antes posible.

Josep. En lo social van a pasar muchas cosas que harán que el tercer sector tenga que moverse. Lo he visto durante mucho tiempo en unas posturas que se pueden sostener poco.

Me parece bien que haya que pensar en retorno, en sostenibilidad, si esto viene desde lo más empresarial, bienvenido. Si el sector social adopta eso, mejor. Hay que moverse en otro paradigma.

5, Por dónde puede ir el futuro de la filantropía ¿Es el emprendimiento social el modelo a apoyar y dotar de recursos?

Oriol. El emprendimiento es una de las grandes vías. Las ongs y las administraciones públicas  han quedado tremendamente tocadas por esta crisis. Están aturdidas. Deberían aportar soluciones efectivas a las grandes necesidades quee nos encontramos en nuestro sistema contracturado, pero son incapaces. Es en este momento donde surgen los emprendedores sociales. Los ‘indignados’ con propuestas. Y a ellos debemos focalizar una parte de la inversión filantrópica.

Josep. El modelo del Tercer Sector tiene que cambiar, en España y todas partes. Por un lado gano dinero, como sea, y por otro me lo gasto en caridad es el modelo que ha existido hasta ahora, esto no va. Crear modelos de negocio que creen valor económico y social es lo que está en boga, no porque sea una moda.

Está para quedarse, hay que crear negocios sostenibles, que creen valor público, valor social.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://blogs.lainformacion.com/laregladewilliam/2011/11/02/presente-y-futuro-de-la-filantropia-en-espana/trackback/

6 Comentarios

Puede seguir esta conversación suscribiéndose a la fuente de los comentarios de esta entrada.

¡Anímate a ser el primero en dejar un comentario!

Lo sentimos, los comentarios para este post están actualmente cerrados.

Buscador

Feed RSS

Suscríbete a nuestro RSS

Sobre el blog

Durante más de 100 años la comunidad científica mantuvo un intenso debate sobre el origen y significado del altruismo hasta que en la década de 1.960, el biólogo William D.Hamilton creó una fórmula matemática que relacionaba el altruismo con el grado de parentesco entre el que da y el que recibe. Desde aquí nos proponemos poner a prueba esa ecuación al mismo tiempo que descubrimos a personas e iniciativas que luchan por sacar adelante causas sociales.

Entradas recientes

Categorías

Archivos

Etiquetas