Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Estas 10 personas no son las protagonistas del 2011

30 diciembre 2011 - 14:51 - Autor:

“La utopía está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y el horizonte se desplaza diez pasos más allá. Por mucho que camine, nunca la alcanzaré. Entonces, ¿para qué sirve la utopía? Para eso: sirve para caminar.” Eduardo Galeano. Estas 10 personas están caminando. Algunos seguramente no tendrán muy claro adónde, pero entretanto, caminan, hacen camino. Y en ese camino inspiran a otros, ayudan a otros, ejercen su derecho a la solidaridad con otros. A ninguno de ellos les gusta que les llamen héroes. Han elegido una forma de comprometerse, y son felices así. Estas 10 personas no han sido las protagonistas del 2011.

Eduardo Berzosa en la sede del Banco de Alimentos en Madrid

1. Eduardo Berzosa. A sus 92 años, Eduardo es un símbolo del Banco de Alimentos de Madrid. Allí acude cada día de los últimos 17 años y demuestra, mejor que nadie, que la juventud puede llegar a ser un estado mental y que las ganas y las fuerzas para ayudar a los demás no tienen límites.

Alexia Vieira. Foto: Khanimambo

2. Alexia Vieira. Alexia es un ejemplo de que un joven con 24 años en España tiene más alternativas  de las que la opinión dominante intenta imponer. Ella eligió viajar a 8.000 kilómetros de su casa, a una aldea de Mozambique para levantar un proyecto de ayuda a la infancia. En 2007 creó la Fundación Khanimambo (Khanimambo significa “Gracias” en Shangana, uno de los dialectos de Mozambique) y hoy sus proyectos garantizan la salud y la educación de decenas de niños.

José Carlos Rodríguez Soto. Foto: ONG Red Deporte y Cooperación

José Carlos Rodríguez Soto. Foto: ONG Red Deporte y Cooperación

3. José Carlos Rodríguez Soto. Este ex-misionero comboniano ha pasado media vida en el norte de Uganda, protegiendo a los niños del ataque de las guerrillas paramilitares. Hace tres años dejó el sacerdocio, se casó, tuvo dos hijos y trasladó su compromiso con el continente y con sus jóvenes a  la ONG Red Deporte y Cooperación.

José Carlos ha visto y vivido episodios que solo estamos acostumbrados a ver en las películas. “Cuando empezaba a ponerse el sol, hacia las 18:30 de la tarde, todo el mundo tenía tensión “¿Qué va a pasar esta noche? A mí me daba dolor de hombros todos los días pensando en que puede haber un ataque, disparos, explosiones, pueden entrar en casa… He vuelto a España y durante muchos meses, cuando llegaba el atardecer, seguía con el dolor de hombros”.

Inés Grau (en el centro) en la cima del Kilimanjaro. Foto: Jeff Rennicke

Inés Grau (en el centro) en la cima del Kilimanjaro. Foto: Jeff Rennicke

4. Inés Grau. Las hazañas deportivas, las historias de superación, los cuentos en los que David vence a Goliat siempre nos causan admiración. Cuando uno tiene esclerosis múltiple, lo normal es que Goliat se vea todavía más gigante, no para Inés Grau.

Esta barcelonesa de 24 años coronó el pasado mes de julio el Kilimanjaro, una de las cimas míticas del alpinismo. Lo hizo junto con un grupo de enfermos de Parkinson y de esclerosis múltiple porque querían lanzar al mundo un mensaje: las enfermedades neurodegenerativas no representan el final de una vida “normal”. Mensaje recibido.

El equipo de Teixidors, con Juan Ruiz, el segundo por la izquierda. Foto: Gabriela Bhaskar

5. Teixidors. La historia de la empresa textil Teixidors y de sus fundadores, Juan Ruiz y Marta Ribás, no tiene tintes épicos, no aparece en los catálogos oficiales de leyendas solidarias, pero déjame darte un dato: 34 de los 43 trabajadores presenta discapacidad intelectual.

Juan y Marta creyeron en el año 83 que era posible crear una empresa rentable, que trabajará con productos artesanales de calidad y que mejorará la vida de las personas que trabajan en ella y las de su entorno más cercano. “Trabajar por una economía social y que ese trabajo tuviese un componente de mejora individual de las actitudes”. Todo un ejemplo en estos tiempos.

Juan Carlos Arnanz en los ensayos del concierto de Voces del pasado 12 de junio

6. Juan Carlos Arnanz. Juan Carlos es, en el mejor de los sentidos, un hombre-orquesta. Él es Voces para la Paz, una ONG que organiza conciertos solidarios. Esto no suena muy distinto de lo que hacen otras organizaciones, pero al profundizar un poco descubres el trabajo titánico que hay detrás de cada uno de sus recitales.

Juan Carlos es capaz de reunir e implicar a los mejores músicos y coros de las mejores orquestas del país, algo bastante insólito en un sector bastante competitivo y celoso. En cada concierto consigue miles de euros que luego destina a ONG de prestigio. En junio, más de 400 artistas ofrecieron un espectáculo único a 2.000 personas. Con estas palabras cerró Juan Carlos el evento “Les habéis aplaudido como músicos, pero eso lo tienen todos los días. Por favor, aplaudidles como buenas personas”.

Pablo de la Nuez

Pablo de la Nuez. Foto. Victoriano Izquierdo - Obra Social Caja Madrid

7. Pablo de la Nuez.  Pablo ha descubierto que en la era de las redes sociales, de Facebook, de Twitter, de las aplicaciones móviles, el mejor canal para movilizar la solidaridad de las personas es, sorpresa!!, el correo electrónico.

En 2008, Pablo reenvío el mail de un amigo pidiendo ayuda. Aquel reenvío fue la semilla de una cadena que hoy, una o dos veces a la semana, Pablo alimenta con ofertas y demandas de empleo, solicitudes de colaboración de ONG, descuentos… Él lo envía a unas 350 personas, esas 350 a otras tantas… así hasta el infinito. Y funciona, cada semana le llegan unos 350 correos que debe ordenar, clasificar, resumir. Entre esos 350, siempre hay alguno de agradecimiento: un empleo conseguido, una necesidad cubierta… Es la cadena de favores.

Paco Moreno

8. Paco Moreno. Se puede poseer todo, o casi todo lo que uno desea y no ser del todo feliz. Paco era un brillante abogado, un joven con un buen trabajo, una vivienda en propiedad, coche, estatus… pero descubrió que el dinero no lo era todo,  y buscando el sentido de la vida aterrizó un verano en Etiopía, y se quedó para sacar adelante los proyectos de la ONG Amigos de Silva.

Guzmán y su padre José

9. Guzmán, José Carnero y los pelones. Todo empezó como una forma de hacer terapia, de buscar una lectura positiva a la leucemia contra la que estaba luchando su hijo Guzmán, de tres años. Ahora, el blog Uno entre cien mil de José Carnero es también un faro en mitad de la noche para muchos navegantes perdidos del cáncer. Pero no sólo él, él y también la comunidad de pelones, Mari Carmen Álvarez, Ainara Trigueros, Elías (Hoy nos toca reír),… personas que se están enfrentando a la enfermedad más temida aplicando blogoterapia de choque.

Paula (al fondo con cámara) y Manuel (al fondo sosteniendo un bebé) con los "macarronianos". Foto: Victoriano Izquierdo - Obra Social Caja Madrid

10. El macarrón solidario. Paula y Manuel han creado una “I.S.I”,  una iniciativa solidaria individual como ellos la han bautizado, que engancha a cualquiera que la quiera conocer un poco.

Un día decidieron que no debía ser tan complicado preparar algo de comida y bajar a la calle a compartirla con las personas sin hogar. Empezaron hace tres años, con un grupo de apenas seis; hoy, cada domingo, salen por Valencia con raciones de macarrones, preparados junto con sus fieles”macarronianos” (voluntarios) y arropados por el cariño que se han ganado gracias a su blog.

La radio lleva la ilusión de los Reyes Magos a 2.500 niños pobres

29 diciembre 2011 - 12:30 - Autor:

Voluntarios de El Almacén de la Ilusión posan con ropa de bebé aportada por Miguel Ángel, uno de los voluntarios

“Mañana podré ir al colegio y responder a la pregunta ¿Qué te han traído los Reyes?” Mari Angeles recuerda con nitidez ese testimonio, lo escuchó el año pasado, el 6 de enero, en el programa de radio El color de la tarde.

Mari Angeles es voluntaria de El Almacén de la Ilusión, un proyecto solidario impulsado por María José Bosch (presentadora de Radio Inter) que desde hace tres años consigue que muchos niños que no tienen nada, que viven en la pobreza, puedan disfrutar de la ilusión de los regalos en el día de Reyes.

La radio ha sido y es el motor que ha hecho crecer este almacén. Todo empezó en noviembre de 2009, María José acababa de entrar en Radio Inter para presentar el programa de la tarde. Aunque apenas llevaba un mes, tuvo claro que quería poner en marcha una iniciativa para recaudar juguetes y llevarlos a dónde más se necesitasen.

Lanzó el reto en antena y la redacción y los despachos de la emisora se llenaron de regalos y de voluntarios. En el primer año contaron con el apoyo de 40 personas para hacer llegar sus Reyes a 500 niños. Al año siguiente, María José trasladó el almacén físico a la parroquia de Jesús de Medinacelli. Allí, hoy, más de 250 voluntarios se esfuerzan para que todo esté listo el 6 de enero.

Este año, el objetivo es tan ambicioso como la ilusión de María José, su equipo y sus voluntarios.

Regalos preparados para que los distribuyan los Reyes Magos

2.500 niños, 2.500 paquetes personalizados que preparar con 11.000 juguetes, todos envueltos en papel de regalo, clasificados por edades … el reto es titánico, pero no es la primera vez que ella se enfrenta a un desafío semejante. Durante los años 97, 98 y 99 organizó campañas solidarias de Reyes en Cope Barcelona y en el 99 consiguió reunir 150.000 juguetes para 55.000 niños.

Creo que la radio, además de entretener e informar, tiene la obligación de cumplir un cometido social. Si repasamos la historia de la radio nos daremos cuenta del valor y la importancia que en grandes desastres ha tenido la radio, como ha estado al lado del que lo necesitaba.

El programa de María José, El color de la tarde, es el centro neurálgico de esta iniciativa a la que se han sumado desde compañías jugueteras como Comansi, editoriales como Siruela, empresas como Unipapel o colectivos, como el de los taxistas de Madrid, que han ofrecido sus coches para trasladar los juguetes de los donantes hasta la iglesia de Jesús de Medinacelli.

Allí, en la Iglesia, mañana, tarde y hasta noche, los más de 250 voluntarios, casi todos oyentes del programa, se turnan para tener todo listo el 4 de enero. Ese día estarán todos los sacos preparados para que los recojan las parroquias y asociaciones con los que han venido contactando en los últimos días. Este año también se enviará un cargamento de juguetes a Lorca  y otro al Padre Patera y su casa de acogida en Algeciras.

En la gran cadena de solidaridad que se ha formado, los eslabones clave son los voluntarios, encargados de recibir, ordenar, clasificar y empaquetar los sacos de regalos, sacos que contienen cinco objetos, no solo juguetes, sino también libros, material escolar y ropa, especialmente para los bebés.

En las oficinas de la iglesia de Jesús de Medinacelli María José, cuando termina su programa, trabaja con pasión y entrega, codo a codo junto con los voluntarios, tratando de asegurar que todo vaya bien, escuchando, compartiendo ideas, mediando en los pequeños conflictos que supone  gestionar un grupo de personas “Esto es un proyecto de amor y entre el equipo tiene que haber amor”. La prueba es que en el rato que estuve por allí pude comprobar cómo han surgido nuevas y poderosas amistades gracias al proyecto.

Mari Angeles y Marisol han hecho amistad gracias a El almacén de la Ilusión

Mari Angeles y Marisol han hecho amistad gracias a El almacén de la Ilusión

A María José no le gusta el protagonismo ni hacer un espectáculo de la entrega de regalos, que ni fotogafía ni filma; prefiere que cada ONG, que cada parroquia disponga de los regalos dos días antes y los organice como quiera.

Eso sí, tiene muy vivas algunas imágenes y anécdotas que le han contado párrocos y voluntarios sobre la emoción que supone el momento de la llegada de los regalos. Se le pone la piel de gallina al recordar cómo un párroco de Pan Bendito (Madrid) le contaba que en la misa de 12 del día 6, al finalizar, varios voluntarios subieron al altar con los regalos, los niños corrieron entusiasmados a recogerlos mientras los padres lloraban de alegría en los bancos.

El almacén de la ilusión entra en su recta final: el día 2 una “cabalgata de taxis” llegará hasta las oficinas de la iglesia, el 4 ya estarán listos los sacos para que los “emisarios” de los Reyes los recojan y el día 6, por la tarde, de 16 a 19 horas en la Inter, la magia de la Navidad y de los Reyes Magos volverá a palpitar en la radio.

Billetes con mensaje para salvar vidas

22 diciembre 2011 - 22:57 - Autor:

Ahmed muestra un "billete con mensaje" en su frutería de la madrileña calle Rafael Calvo.

Ahmed muestra un billete con mensaje en su frutería de la madrileña calle Rafael Calvo.

Hoy, ahora, decenas de billetes circulan ya de mano de mano, de comercio en comercio, con el siguiente mensaje “Hazte donante de médula ósea”.

La idea ha nacido en internet, en un foro de “pelones” (afectados por cáncer). El responsable es Elías Martínez, un estudiante de comunicación de 21 años, autor del blog “Hoy nos toca reír“, en el que cuenta con mucho humor su convivencia con la Leucemia Linfoblástica Aguda.

El pasado 14 de diciembre, Elías escribía:

Hemos pensado en hacer circular billetes que contengan el mensaje “Hazte donante de médula ósea”…Esta idea ha surgido de las ganas que tenemos de conseguir donantes de médula ósea, de concienciar a la gente, y de llegar al mayor número de personas posibles de una forma sencilla y curiosa. Todos podemos ayudar en este movimiento pelón.

En el “movimiento pelón” están implicados diversos bloggers: Cristian Eslava, Mari Carmen Álvarez, Ainara Trigueros , José Carnero, entre otros.  Elías cuenta que al día siguiente ya estaba pagando en la cafetería del hospital con un billete con mensaje.

La pregunta que surge, ¿se consideran de curso legal billetes que tienen anotaciones?

Los participantes en la campaña se acogen a una supuesta nota del banco de España que aparece publicada en diversos foros. En la nota se puede leer:

En contestación a la consulta que nos realizó con fecha 4 de mayo de 2007 relativa a la posibilidad de escribir sobre los billetes de curso legal, cabe señalar que, sin perjuicio del interés que tiene el Banco de España en preservar la calidad de los billetes en circulación, no hay en principio ninguna disposición en nuestro ordenamiento jurídico que prohíba expresamente escribir sobre los billetes.

Desde el Banco de España afirman que la nota que circula por internet es válida, ha salido de su departamento de emisión y caja. Así, por lo tanto, los billetes con anotaciones que no supongan un deterioro del mismo, son perfectamente válidos. Pero, ¿y si el mercado se llenara de miles, millones de billetes con estas anotaciones? ¿lo consentiría el Banco de España?

Lo de escribir sobre los billetes no es nuevo, Quim Monzó contaba en un artículo en La Vanguardia cómo los billetes se han usado y se siguen usando como soporte de mensajes políticos. Está claro, es un objeto que todo el mundo quiere y tiene, que circula de mano en mano, que viaja continuamente y que, uno solo, puede “impactar” a decenas de personas.

Esta iniciativa, “Hazte donante de médula ósea”, llama la atención sobre un importante problema. En un país tan generoso en la donación de órganos como España, la donación de médula ósea es muy escasa.

El problema, como señala Elías, está en la falta de información.

No hay información, la gente piensa cosas que no son. Suena como que te van a arrancar un trozo de espalda y se lo van a poner a otra persona. Partimos de la base de que se confunde médula espinal con médula ósea.

La Fundación Carreras es la encargada de gestionar en España el Registro de Donantes de Médula Ósea y también quién crea las campañas de comunicación para fomentarlo.

Lo más importante es ser consciente de que es un proceso relativamente sencillo teniendo en cuenta el beneficio que puede generar: salvar una vida. Eso sí, requiere de anestesia, general o epidural, o, como bien apunta Janire en los comentarios del blog, de un procedimiento mucho más fácil, sin dolor, sin anestesia, que se llama  AFERESIS. Lo más práctico es informarse en la web de la Fundación Carreras o en el teléfono gratuito 900 32 33 34.

¿Estás dispuesto a sumarte a los “pelones” en su campaña de “billetes con mensaje”?

Los 30 mejores emprendedores sociales del mundo, según Forbes

13 diciembre 2011 - 23:20 - Autor:

Un bebé recién nacido en un saco térmico de Embrace Global

Un bebé recién nacido en la India, en un saco térmico de Embrace Global. Foto: Embrace Global

Por primera vez en sus 94 años de historia, la prestigiosa revista Forbes se ha decidido a elegir a los emprendedores sociales con mayor impacto en el mundo: Forbes Impact 30.

Un estudiante de 20 años que abandonó la Universidad de Princetown y creó una empresa, Terracycle, que recoge residuos en 14 países y los convierte en productos para el colegio, para la oficina o para el jardín con un toque “fashion”. Los vende en grandes almacenes como Wallmart y dona a obras sociales 2 céntimos de dólar por cada desperdicio que recupera.

Envases reciclados por Terracycle

Rafael Álvarez, un ingeniero mejicano que tras trabajar más de 11 años en HP creó una organización, GenesysWorks,  que ofrece a los estudiantes con menos recursos económicos una beca para, durante su último año de instituto, especializarse en perfiles tecnológicos y trabajar en grandes corporaciones de Houston y Chicago. El objetivo: convencer al estudiante, y a la empresa, de que cualquier persona, con la motivación y entrenamiento adecuados, pueden alcanzar el éxito.

Son dos de los 30 emprendedores sociales elegidos, una figura que Forbes define como “una persona que utiliza los negocios para resolver problemas sociales“. Es decir, no son solo organizaciones sin ánimo de lucro; se trata, sobre todo, de empresas que crean y venden productos o servicios.

La lista la componen casi exclusivamente emprendedores norteamericanos o con empresas cuya sede está en Estados Unidos. Es lógico, el jurado que los ha elegido es estadounidense, incluido el fundador de Ashoka (red mundial de 3.000 emprendedores sociales) y Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, Bill Drayton.

No nos engañemos, al igual que el sector de las empresas tecnológicas y de internet, el de los emprendedores sociales y la filantropía está monopolizado por el país de las barras y estrellas.

Entre los 30 seleccionados están algunos proyectos de los que hemos hablado aquí. Por ejemplo, Scott Harrison y Charity Water, que está llevando agua limpia a más de 2 millones de personas en 19 países o Jacqueline Novogratz, creadora de Acumen Fund, un fondo de ayuda a emprendedores de países pobres.

Además de las personas ya citadas, me han gustado especialmente, por su innovación y por su capacidad para transformar realidades, proyectos como el de Sam Goldman y Ned Tozun, dos jóvenes de 32 años que han creado D.light Design, una compañía que fabrica lámparas portátiles alimentadas por energía solar.

Sam Goldman y Ned Tozun, creadores de D.Light Design

En un mundo en el que una quinta parte de la población no tiene electricidad y se alumbra con fuego, con candiles de queroseno y otros recursos tan poco seguros, las lámparas que fabrican estos dos ex-alumnos de Stanford se venden a precios razonables, de 10 a 40 dólares, en más de 30 países.

Teach for America es una iniciativa apasionante que busca acabar con el fracaso escolar y las desigualdades educativas en Estados Unidos. Para ello, recluta a algunos de los mejores licenciados de las mejores universidades del país y les entrena para triunfar enseñando en las escuelas urbanas y rurales más deprimidas. Una suerte de “brigadistas” que durante un mínimo de dos años se dejan la piel para sacar del desastre a decenas de chavales.

Wendy Kopp creó esta organización en 1990, tras realizar su tesis doctoral en Princetown sobre los desequilibrios e injusticias del modelo educativo estadounidense. En 21 años, 33.000 profesores han enseñado a más de tres millones de alumnos. Ahora, Wendy está exportando Teach for America a otros países.

También me ha sorprendido el saco térmico para bebés de Jane Chen, un invento pensado para paliar las muertes de bebés prematuros en países pobres en los que los hospitales no pueden permitirse incubadoras y no gozan de sistemas eléctricos que garanticen los adecuados niveles de calor que necesitan los nacidos antes de tiempo.

El saco que ha creado permite mantener durante horas la temperatura corporal. Según datos de Embrace Global, la organización de Chen, cada año nacen 20 millones de niños prematuros o con bajo peso y 450 muere cada hora.

Son todos proyectos, empresas y organizaciones innovadoras, creativas, orientadas a dar un vuelco a problemas sociales, diseñadas para marcar la diferencia. Su foco no es atender necesidades pasajeras, su misión es transformar. Como dijo Drayton en su visita a España “Es el momento de cambiar el sistema“.

Voluntariado para todos los públicos: 10 testimonios

5 diciembre 2011 - 1:57 - Autor:

La mejor forma para decidir si quieres ser voluntario y cómo quieres que sea tu voluntariado es conociendo la experiencia de otras personas con las que te puedas identificar. Desde este post puedes descubrir 10 testimonios de personas de diferentes edades y perfiles y con diversos intereses sociales.

Te presentamos 10 alternativas de voluntariado, recopiladas a lo largo de los dos años  de existencia de La regla de William, ¿cuál es la tuya?

1. Lanzarte a una vida nueva en Mozambique con 24 años.

Eso es lo que hizo Alexia Vieira, que decidió viajar hasta una aldea de Mozambique y dejarse la piel por ofrecer una vida mejor a decenas de niños. Su experiencia es una mezcla de espíritu emprendedor y solidario, salpicado de algo de inconformismo juvenil. “Sabes que no vas a cambiar el mundo, pero no puedes renunciar a formar parte del intento”, es el mantra de Alexia.

Alexia, con niños del proyecto Khanimambo

2. El corto e intenso verano en Nepal de un joven voluntario

Alexia ha hecho de su proyecto solidario un proyecto de vida. Se dedica a su Fundación en Mozambique a tiempo completo; el caso de Felipe Adeva es distinto. Pasó una temporada en Nepal en 2008, con SETEM, y ahora asesora a aquellos que, como él, quieren implicarse en un proyecto de cooperación en las vacaciones de verano. “Hay gente que se queda con una experiencia bonita, pero luego se mete en su día a día y no cambia nada”.

Felipe Adeva en Nepal. Foto: SETEM

3. Cuando viajas a un proyecto de cooperación, lo peor es vuelta a lo cotidiano.

Cerramos el capítulo de cooperantes con Félix Delgado, 31 años, voluntario de la ONG Entreculturas, con más de un año de voluntariado con jóvenes sin recursos en Ayacucho, Perú. “Me cuesta acostumbrarme a preocuparme por las cosas materiales de aquí. Noto más la crisis de valores que la económica”.

Félix Delgado conduciendo una camioneta

4. Café, un bocata y conversación con los sin hogar

Toni es de los que piensa que el voluntariado le aporta más al voluntario que al beneficiario. Él, con 46 años, decidió que su forma de cambiar el vida iba a ser salir a la calle todas las semanas para ofrecer café y conversación a los sin hogar de la zona centro de Madrid. Ahora tiene 56 y es un veterano de la ruta de los Sin hogar de Solidarios. “Un porcentaje de las personas que hacen voluntariado viene por temas de carencias personales, emocionales, problemas familiares, etc”.

Toni, voluntario de la ruta Sin Hogar de Solidarios

5.  Sin crisis de los 40 gracias al activismo en Amnistía Internacional

Organizaciones como Amnistía Internacional ofrecen un voluntariado con un ingrediente más: el activismo, la sensibilización, la incidencia política. Pablo Heras estaba a punto de cumplir los 40 y decidió empezar a luchar por los más débiles. “Las cosas pueden cambiarse a través del esfuerzo individual organizado de forma colectivo. Mi objetivo al hacerme activista era cambiar el mundo, suena utópico, pero es posible”.

Pablo Heras en la oficina de Amnistía Internacional en Madrid

6. El sueño de ser activista de Greenpeace

Cuando Estrella cumplió 13 años y recibió su primera paga decidió hacerse socia de Greenpeace. Nueve años después participó en su primera acción, en Tarragona, protestando en una incineradora de residuos. “Lo máximo que he hecho es subir a una torre de un teleférico en Lisboa, con arnés y asegurándote; pero no he hecho escalada de descolgarse”.

Acción en marzo de 2007 en Pasaia. Foto: Greenpeace

7. El heroísmo también está en acompañar a los que sufren

Mari Carmem Villaverde ha sufrido muchos años el trabajo como barrendera en la calle, luego el Parkinson y la soledad de llevar sola una casa con tres hijos. Y a pesar de eso, ahora, Mari Carmen es voluntaria de la Asociación Parkinson Madrid, acompañando a otros enfermos, ofreciendo apoyo, consolando. “Cuando un acompañante tiene momentos de hostilidad, la mejor forma de ayuda es cuando se calme y no dar consuelo si no dialogar con ellos”.

Mari Carmen Villanueva en la terraza de La Casa Encendida, Madrid.

8. Una información a tiempo puede salvar vidas

Antonio Moraleda supo que tenía el SIDA con 65 años. Ahora, con 78, dedica todo el tiempo que puede a formar e informar a los jóvenes sobre esta enfermedad. Afirma que el voluntariado es un buen tratamiento contra el virus. “Yo he ido al hospital de La Paz a estar con una persona bastante enferma y al segundo día le llevé mis informes médicos para decirle que había estado igual que él. Es lo que se llama “educación de pares”.

Antonio Moraleda. Foto: proyecto "Eres Igual". Obra Social Caja Madrid

9. Si sabes cómo haces reir a los niños, únete al Circo de Piruleto

De acompañar a los que sufren sabe mucho Fernando Martínez Alvite, “Piruleto”. Primer sufrió él, a los 13 años por un tumor cerebral.  A los 17 estuvo durante un año acompañando a otro chaval con un tumor y desde hace más de 15 niños, Fernando y sus voluntarios alivian, durante unas horas, el temor, la ansiedad y el dolor de un niño y su familia en el Hospital Niño Jesús. “Entro en una habitación y veo cómo a un niño le cambia la cara con un simple juego de magia, eso es tremendo”.

Piruleto en la puerta del Hospital Niño Jesús

10. A veces es tan fácil y tan difícil como cocinar unos macarrones

Paula y Manuel llevan tres años preparando los mejores macarrones de España y del mundo. ¿Qué macarrones son capaces de hacer felices, cada domingo, a más de 60 personas que viven en la calle, en Valencia? Su constancia y empuje. a pesar de las dificultades, es brutal.  “El Macarrón Solidario nació con 3 personas, luego con 10 y llegamos hasta 110, ahora damos unas 50-60, pero no importa la cantidad, importa hacerlo”.

Paula y Manuel comparten paella en su casa de Valencia.

Eduardo Berzosa, 92 años: “El voluntariado lo es todo”

0:06 - Autor:

Eduardo Berzosa en la sede del Banco de Alimentos en Madrid

Don Eduardo Berzosa está a punto de cumplir 93 años y se mueve con la misma energía y vitalidad con la que habla y bromea. Si alguien tiene el antídoto contra la depresión post-jubilación, ese es este ex-empresario (“empresarillo” dice él) que desde hace 17 años acude cada mañana a una nave dentro del recinto del colegio de San Fernando, en la carretera de Colmenar Viejo, sede del Banco de Alimentos de Madrid.

Eduardo nunca había hecho voluntariado, su vida había estado dedicada a sus tres tiendas de deportes en Madrid y a sus ocho hijos. Así que cuando desaparecieron sus obligaciones laborales y se relajaron las familiares, siguiendo la recomendación de uno de sus hijos, decidió unirse a una organización que acababa de nacer. Corría el mes de diciembre de 1994 y el Banco de Alimentos había empezado a caminar en septiembre. Tenía 76 años.

Lo que surgió como una distracción para mantener la actividad y llenar horas se ha convertido en ingrediente esencial de su vida.

Esto es todo para mí. Vengo todos los días y me he encariñado con el Banco y con la gente que trabaja conmigo, y es una labor muy bonita. Siento un beneficio muy claro y a mí me viene muy bien. Me encuentro muy a gusto.

Eduardo empezó haciendo de todo en los orígenes de la institución, desde labores administrativas hasta conducir y transportar los alimentos en su camioneta. Ahora trabaja en el departamento de distribución, él se encarga de asegurar que los suministros lleguen a su destino.

Las chinchetas azules son residencias; las rojas, comedores sociales y ONG

Esos destinos los ha ido marcado con chinchetas en un gran mapa de Madrid. Es una forma de representar visualmente su labor, de sentir que lo que hace está marcando la diferencia, es su manera de señalar la trascendencia del “papeleo” que cada día, de 9 a 14, realiza en la oficina.

Desde su posición tiene una buena panorámica sobre los efectos de la eterna crisis en las necesidades de comedores sociales y ONG. Afirma que ahora hay una buena cantidad de organizaciones en lista de espera para recibir la ayuda del Banco y sostiene que en lo que más se ha notado la coyuntura económica es en la reducción de las aportaciones que venían realizando las grandes cadenas de alimentación.

Eduardo, en su oficina.

Y aunque la mayoría de su tiempo lo pase en una mesa, acompañado de un ordenador y de papeles, se nota que le gusta salir de la oficina y pasear entre los pasillos de palés y estanterías llenos de conservas y alimentos no perecedos. Con sus zapatillas deportivas y un simple jersey, desafiando al frío que sí sentía este que escribe, Eduardo se mueve por el Banco como si estuviera en casa, soltando chascarrillos e intercambiando bromas con cada voluntario que se cruza.

Al hacer alusión a su edad, Eduardo se ríe.

Yo es que no me lo noto!!! Seguramente se me reflejará en la cara. Sí, me miro al espejo y digo, estás jodido!! Quizás lo noto más cuando me hago una foto con los nietos!

Y esquiva la insistencia del entrevistador sobre lo extraordinario de su estado físico y mental y sobre si se imagina haciendo esto con 100 años.

Yo no pienso nada!!

Eduardo disfruta en el Banco, disfruta haciendo lo suyo y “metiéndose en todos los charcos”. En los últimos 17 años solo ha faltado a raíz de un accidente “laboral”, fue atropellado por una grúa en una visita a un hipermercado y estuvo a punto de perder la pierna.

Cuesta creer que Eduardo Berzosa esté a punto de cumplir 93 años, cuesta pensar que una persona con 76 años y una vida tan intensa a sus espaldas decidiera involucrarse de tal manera en un voluntariado. Desde luego es un caso excepcional, pero es un gran espejo en el que pueden mirarse no solo los jubilados y jóvenes pre-jubilados de los tiempos actuales, sino cualquiera de nosotros.

Eduardo parece haber hecho suya una frase de un coétano, José Luis Sampedro: “El tiempo no es oro, el tiempo es vida”.

Buscador

Sobre el blog

Durante más de 100 años la comunidad científica mantuvo un intenso debate sobre el origen y significado del altruismo hasta que en la década de 1.960, el biólogo William D.Hamilton creó una fórmula matemática que relacionaba el altruismo con el grado de parentesco entre el que da y el que recibe. Desde aquí nos proponemos poner a prueba esa ecuación al mismo tiempo que descubrimos a personas e iniciativas que luchan por sacar adelante causas sociales.

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube iPhone iPad Android