Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Eduardo Berzosa, 92 años: “El voluntariado lo es todo”

5 diciembre 2011 - 0:06 - Autor:

Eduardo Berzosa en la sede del Banco de Alimentos en Madrid

Don Eduardo Berzosa está a punto de cumplir 93 años y se mueve con la misma energía y vitalidad con la que habla y bromea. Si alguien tiene el antídoto contra la depresión post-jubilación, ese es este ex-empresario (“empresarillo” dice él) que desde hace 17 años acude cada mañana a una nave dentro del recinto del colegio de San Fernando, en la carretera de Colmenar Viejo, sede del Banco de Alimentos de Madrid.

Eduardo nunca había hecho voluntariado, su vida había estado dedicada a sus tres tiendas de deportes en Madrid y a sus ocho hijos. Así que cuando desaparecieron sus obligaciones laborales y se relajaron las familiares, siguiendo la recomendación de uno de sus hijos, decidió unirse a una organización que acababa de nacer. Corría el mes de diciembre de 1994 y el Banco de Alimentos había empezado a caminar en septiembre. Tenía 76 años.

Lo que surgió como una distracción para mantener la actividad y llenar horas se ha convertido en ingrediente esencial de su vida.

Esto es todo para mí. Vengo todos los días y me he encariñado con el Banco y con la gente que trabaja conmigo, y es una labor muy bonita. Siento un beneficio muy claro y a mí me viene muy bien. Me encuentro muy a gusto.

Eduardo empezó haciendo de todo en los orígenes de la institución, desde labores administrativas hasta conducir y transportar los alimentos en su camioneta. Ahora trabaja en el departamento de distribución, él se encarga de asegurar que los suministros lleguen a su destino.

Las chinchetas azules son residencias; las rojas, comedores sociales y ONG

Esos destinos los ha ido marcado con chinchetas en un gran mapa de Madrid. Es una forma de representar visualmente su labor, de sentir que lo que hace está marcando la diferencia, es su manera de señalar la trascendencia del “papeleo” que cada día, de 9 a 14, realiza en la oficina.

Desde su posición tiene una buena panorámica sobre los efectos de la eterna crisis en las necesidades de comedores sociales y ONG. Afirma que ahora hay una buena cantidad de organizaciones en lista de espera para recibir la ayuda del Banco y sostiene que en lo que más se ha notado la coyuntura económica es en la reducción de las aportaciones que venían realizando las grandes cadenas de alimentación.

Eduardo, en su oficina.

Y aunque la mayoría de su tiempo lo pase en una mesa, acompañado de un ordenador y de papeles, se nota que le gusta salir de la oficina y pasear entre los pasillos de palés y estanterías llenos de conservas y alimentos no perecedos. Con sus zapatillas deportivas y un simple jersey, desafiando al frío que sí sentía este que escribe, Eduardo se mueve por el Banco como si estuviera en casa, soltando chascarrillos e intercambiando bromas con cada voluntario que se cruza.

Al hacer alusión a su edad, Eduardo se ríe.

Yo es que no me lo noto!!! Seguramente se me reflejará en la cara. Sí, me miro al espejo y digo, estás jodido!! Quizás lo noto más cuando me hago una foto con los nietos!

Y esquiva la insistencia del entrevistador sobre lo extraordinario de su estado físico y mental y sobre si se imagina haciendo esto con 100 años.

Yo no pienso nada!!

Eduardo disfruta en el Banco, disfruta haciendo lo suyo y “metiéndose en todos los charcos”. En los últimos 17 años solo ha faltado a raíz de un accidente “laboral”, fue atropellado por una grúa en una visita a un hipermercado y estuvo a punto de perder la pierna.

Cuesta creer que Eduardo Berzosa esté a punto de cumplir 93 años, cuesta pensar que una persona con 76 años y una vida tan intensa a sus espaldas decidiera involucrarse de tal manera en un voluntariado. Desde luego es un caso excepcional, pero es un gran espejo en el que pueden mirarse no solo los jubilados y jóvenes pre-jubilados de los tiempos actuales, sino cualquiera de nosotros.

Eduardo parece haber hecho suya una frase de un coétano, José Luis Sampedro: “El tiempo no es oro, el tiempo es vida”.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://blogs.lainformacion.com/laregladewilliam/2011/12/05/eduardo-berzosa-92-anos-el-voluntariado-lo-es-todo/trackback/

4 Comentarios

Deja tu comentario

Puede seguir esta conversación suscribiéndose a la fuente de los comentarios de esta entrada.

Solo puedo decir como nieta, que me siento la mas afortunada del mundo por poder disfrutar de una persona tan maravillosa como es mi abuelo.
Ojala todos pudieran conocerle, porque con tan solo 5 minutos hablando con él, hace que te des cuenta de que hay dos maneras de vivir: una con ganas, ilusion,optimismo, actividad, alegría y disfrutando de cada minuto del que disponemos tengamos la edad que tengamos , y otra la de lamentarse…evidentemente, yo opte por la primera y puedo decir que es un ejemplo para mí, un amigo, un abuelo irremplazable. Un saludo, Sandra

Solo puedo decir como nieta, que me siento la mas afortunada del mundo por poder disfrutar de una persona tan maravillosa como es mi abuelo.
Ojala todos pudieran conocerle, porque con tan solo 5 minutos hablando con él, hace que te des cuenta de que hay dos maneras de vivir: una con ganas, ilusion,optimismo, actividad, alegría y disfrutando de cada minuto del que disponemos tengamos la edad que tengamos , y otra la de lamentarse…evidentemente, yo opte por la primera y puedo decir que es un ejemplo para mí, un amigo, un abuelo irremplazable. Un saludo, Sandra

Yo quiero decir tambien que a D. Eduardo le siento como un maestro que imparte cada dia la mejor lección y la transmite con una sencillez inusitada a todos los que hemos tenido la suerte de conocerle; sus grandes valores humanos, su simpatia, su comprensiónD. Eduardo me uno a la alegria de todos los que le queremos. Cuidese mucho porque puede aplicar ese dicho popular de… “yo sé, yo sé, yo sé la manera, de dar, de dar, la lata a cualquiera”, ja,ja,ja,.
Siga con ese impetu que siempre le ha caracterizado de “tocar” los corazones de los que dirigen las grandes empresas para unirse a los muchos que andamos inmersos en ese hacer de la solidaridad pra quienes lo necesitan.
Que Dios le bendigo. Un abrazo muy fuerte. Teresa de San Blas

un saludo
muy muy cordial me dirijo ah ustedes para solicitarle información de como poder contactar con sus oficinas.tengo dos niños y actualmente mi esposo y yo estamos en el paro esto hace ser muy difícil nuestra situación sobre todo por los niño espero su repuesta atte hayat.

Deja tu comentario

Buscador

Sobre el blog

Durante más de 100 años la comunidad científica mantuvo un intenso debate sobre el origen y significado del altruismo hasta que en la década de 1.960, el biólogo William D.Hamilton creó una fórmula matemática que relacionaba el altruismo con el grado de parentesco entre el que da y el que recibe. Desde aquí nos proponemos poner a prueba esa ecuación al mismo tiempo que descubrimos a personas e iniciativas que luchan por sacar adelante causas sociales.

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube iPhone iPad Android