Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Entrevista con @Haiti

12 enero 2012 - 0:45 - Autor:

Pradip Malde y su mujer Rachel.

Tras el terromoto del 12 de enero de 2010 en Haití acudí a Twitter buscando fuentes de información y me encontré con @haiti. Esperaba encontrar el perfil oficial del Gobierno o de alguna embajada o medio de comunicación, pero no. Pertenece a Pradip Malde (1957), fotógrafo y profesor nacido en Tanzania y afincando en Tenesse (Estados Unidos), que desde el 2006 trabaja en un proyecto fotográfico en Haití. Tanto su blog como esta entrevista nos permiten acercarnos al país con una visión nueva, estimulante, alejada de los prejucios y convencionalismos que muchas veces transmitimos los periodistas y las organizaciones sin ánimo de lucro.

Pregunta. En primer lugar, su perfil de Twitter @Haití, ¿le ha causado algún malentendido después del terremoto?

Respuesta. Muchos!! Muchos usuarios de Twitter no parecen entender la diferencia entre @Haití y #Haití. Empecé a usar Twitter casi desde la primera semana en que apareció, por lo tanto conseguí el perfil con facilidad. En aquel entonces – creo que fue alrededor de 2007- Haití era un país más pobre y no había mucha gente de la blogosfera interesada. Durante años tuve alrededor de 200 a 300 seguidores. Se produjo el terremoto y los seguidores se dispararon: en aproximadamente una semana llegué a cerca de 10.000. Inmediatamente me di cuenta de que tenía que llevar el perfil con mucho cuidado.

Pregunta. ¿Qué clase de mensajes escribe y qué tipo de respuestas recibe?

Respuesta. Soy cuidadoso con lo que tuiteo. Puedes comprobar cómo los mensajes son muy escuetos, sólo comento las noticias que considero muy importantes. Por ahora, creo que es mejor escribir poco que ser desconsiderado o irreflexivo. Lo ideal sería reunir a un equipo que pudiera gestionar la cuenta. Es un proyecto importante y aún no he tenido tiempo para dedicarme plenamente.

 

Hombre leyendo. Amanecer. Puerto Príncipe. Haiti. Marzo de 2011. Foto: Pradip Malde

Pregunta. ¿Ha estado trabajando en Haití en los últimos seis años, ¿cómo define al pueblo haitiano?

Respuesta. Tienen mucha esperanza y una gran voluntad de supervivencia, además de un fuerte sentimiento familiar y de espíritu comunitario. Eso es bueno. Pero la historia de Haití, especialmente desde su independencia hace 200 años, ha estado marcada por sus escasos recursos naturales, por haber padecido una política vengativa por parte de los estados más ricos a ambos lados del Atlántico.

Juntas todo y te das cuenta de que esta es una nación traumatizada. Sus habitantes sufren de trauma a largo plazo – tanto físico como psicológico. El primero, el trauma físico, lo están tratando varios miles de ONG que operan en Haití.

El trauma psicológico aún no se ha abordado, principalmente porque es más difícil de identificar y tratar. No estoy hablando de un trauma psicológico en el sentido normal, sino de toda una nación que ha perdido toda posibilidad de recuperar lo que en la mayoría de las naciones democráticas se consideran los  valores y comportamientos que sustentan un gobierno eficaz. Una nación que ha perdido el sentido, en gran parte debido a décadas de pobreza, represión y marginación.

Pregunta. ¿Cómo ha afectado el terremoto a los haitianos, cómo han cambiado?

Respuesta. A pesar de todo, de lo comentado antes, he notado cambios. El primer gran cambio es que los haitianos están abandonando los sueños ofrecidos por las organizaciones no gubernamentales. y aumentando sus expectativas de un gobierno eficaz. Esto es realmente bueno.

Las organizaciones no gubernamentales en Haití, por lo menos durante los últimos 30 años, han ayudado al pueblo, a la gente, pero su creciente presencia últimamente ha provocado algunos daños. El principal de ellos es que, en conjunto, se han sustituido los servicios que normalmente proporcionan el gobierno o las empresas privadas o una combinación de los dos. Su masiva presencia ha permitido a los políticos y a algunas empresas privadas asumir una actitud parasitaria, antes y tal vez durante el primer año o más después del terremoto.

Las últimas elecciones han despertado al sistema político y han aumentado las críticas acerca de la presencia de las ONG. El presidente Martelly está, probablemente, trabajando más duro que ningún otro dirigente que haya tenido el país, quiere hacer lo correcto para su pueblo, y las organizaciones no gubernamentales se están dando cuenta de que tienen que redefinir su “modus operandi”, no sólo en Haití, sino a nivel mundial.

Cerca de la Avenue Ste Christoff, Puerto Príncipe, de la serie ‘Somnambulist’ . Haiti, 12 de marzo de 2011. Foto: Pradip Malde

Pregunta. Paul Farmer sugiere que la ayuda internacional a Haití  alivió el sufrimiento durante los peores momentos tras el terremoto, pero que ha fallado a la hora de ayudar al país a fortalecer la capacidad de sus instituciones públicas. ¿Está de acuerdo?

Respuesta. Totalmente. Farmer ha sido diplomático, seguramente por el éxito de su propia organización, Partners in Health (conocida en Haití como Zanmi Lasante), y no ha ido tan lejos como para decir abiertamente que las ONG están haciendo daño a  Haití. Aún me mantengo con mi sensación de que las ONG han perpetuado la falta de políticas sociales, medioambientales, educativos y de salud pública del gobierno.

Stefanie Casea con un a máquina de escribir Braille. Ecole Saint Vincent para niños con discapacidd. Puerto Príncipe. Diciembre de 2010. Foto: Pradip Malde.

Pregunta. A pesar de todo ¿mantienen los haitianos la fe en un mañana mejor?

Respuesta. Creo que sí. Pero este año va a ser crítico, con dos puntos de inflexión importantes para que surja un país mejor. 1. El empleo tiene que subir. 2. Alojar a los refugiados del terremoto que todavía viven en campamentos.

Jean Saint Louis, pescador en Ville de Dieu, con su hijo. Puerto Príncipe, Haití. 18 diciembre de 2010. Foto: Pradip Malde.

Pregunta. Después del terremoto pudimos leer en los medios de comunicación una gran cantidad de historias acerca de la extraordinaria fuerza del pueblo haitian. En su trabajo como fotógrado estos dos años tras el terremoto ¿Se ha encontrado con estas historias de supervivencia?

Respuesta. He conocido a unos cuantos, pero no recuerdo nombres o detalles específicos, en parte porque lo que ellos quieren es seguir adelante con sus vidas. Sin embargo,conozco a estudiantes universitarios que continúan en sus estudios, viviendo en tiendas de campaña, y están más decididos que nunca a ser los líderes de su país.

Pregunta. ¿Qué tipo de historias y de personas busca en su proyecto artístico-fotográfico en Haití?

Respuesta. Estoy tratando de encontrar la manera de subrayar la importancia de un gobierno eficaz y responsable. Esto significa que me interesa todo, por ejemplo, la gente que es capaz de tener conversaciones calmadas e inteligentes en  la calle acerca de las diferentes actitudes políticas y asuntos de la comunidad para identificar problemas como la falta de sistemas de eliminación de aguas residuales en Puerto Príncipe.

Pregunta. ¿Y el futuro? ¿Qué espera y con qué sueña para Haití?

Respuesta. Sueño con una nación a la que los países desarrollados ayuden por el mero deseo de que mejore su calidad de vida. No hay nada con valor estratégico en Haití. Lo que alguna vez motivó a los EE.UU. y otras naciones esclavistas para frenar el desarrollo de este país (no olvidemos que es la segunda democracia más antigua en el mundo post-colonial) ya no es o ya no debe ser importante. Hay muchas razones para que Haití se convierta en el lugar de la esperanza. Realmente quiero que sea eso, y todo el trabajo que hago está destindo a realizar una pequeña contribución a ese objetivo.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://blogs.lainformacion.com/laregladewilliam/2012/01/12/entrevista-con-haiti/trackback/

4 Comentarios

Deja tu comentario

Puede seguir esta conversación suscribiéndose a la fuente de los comentarios de esta entrada.

rterr

rtrtrtt

hola rt

muy buena la pagina

Deja tu comentario

Buscador

Sobre el blog

Durante más de 100 años la comunidad científica mantuvo un intenso debate sobre el origen y significado del altruismo hasta que en la década de 1.960, el biólogo William D.Hamilton creó una fórmula matemática que relacionaba el altruismo con el grado de parentesco entre el que da y el que recibe. Desde aquí nos proponemos poner a prueba esa ecuación al mismo tiempo que descubrimos a personas e iniciativas que luchan por sacar adelante causas sociales.

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube