Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Los daneses, los más felices del mundo

3 abril 2012 - 10:53 - Autor:

Asistentes a un festival sobre vida sostenible en Suecia. Foto Flickr: angsbacka

Son rubios, altos, tienen uno de los índices de paro más bajos del mundo (7,9%), una alta renta per cápita (56.000 dólares) y, además, son felices. Son los ciudadanos daneses, que junto con los noruegos y los finlandeses han resultado como los más dichosos del mundo según el Informe sobre la Felicidad Mundial, publicado ayer con motivo de la Conferencia sobre Felicidad de Naciones Unidas.

Los españoles, a pesar de un paro del 23,6% y de una crisis apocalíptica, somos felices. Si la puntuación del líder, Dinamarca, es de 7,6, la nuestra es de 6,8, estamos en la posición 22 y, además, ganamos por la mano a nuestros vecinos franceses y portugueses.

¿Cómo y quién ha llegado a estas conclusiones? El estudio lo ha publicado el Earth Institute de la Universidad de Columbia y han participado economistas como Richard Layard, de la London School of Economics, o Jeffrey D. Sachs, de Columbia University.

Afirman haber tenido en cuenta muchas variables. Además de los ingresos o la riqueza de los países, han considerado indicadores como la libertad personal, la seguridad, la ausencia de corrupción, los lazos sociales…

Lo cierto es que el informe es un auténtico lío, repleto de gráficos y cuadros con diferentes mediciones. El cuadro que el propio Earth Institute está utilizando para sus comunicaciones de resultados es el 2.3; pero ayer la web de la ONU recogía las clasificaciones del cuadro 2.5, que sitúa a Costa Rica como el país más feliz.

Tendremos que fiarnos de lo que han escrito los propios autores en el Huff Post: definitivamente, gana Dinamarca.

Quizás lo más interesante de la reunión celebrada ayer en la ONU fue la presencia de Jigmi Y. Thinley, Primer Ministro de Bután, país ya célebre por haber introducido en sus magnitudes y estadísticas oficiales el “Gross National Happiness” o Felicidad Interna Bruta (está muy bien explicado en este video en inglés).

Thinley dijo algunas obviedades que, no obstante, pueden adquirir nuevos significados en estos tiempos “El objetivo del desarrollo debe ser la creación de condiciones que permitan, a través de políticas públicas, conseguir la felicidad de todos los ciudadanos”.

Por su parte, Sachs apuntó ” El PNB (producto nacional bruto) por sí solo no promueve la felicidad. Los EE.UU. ha tenido un aumento de tres veces del PIB per cápita desde 1960, pero el índice de felicidad no se ha movido. Otros países han seguido otras políticas y han logrado aumentar su felicidad, incluso con niveles mucho más bajos de ingresos”. Estaba claro, ¿no?

En La regla de William nos hemos aventurado en varias ocasiones en la búsqueda de la felicidad. De hecho, una de las máximas que vengo observando después de casi 400 artículos es que ayudar a los demás incrementa sensiblemente el nivel de felicidad en sangre.

Por ejemplo, recordad la historia de José Luis Montes, fundador de Wikihappiness, y su percepción de la felicidad:

Estar alegre, la alegría, el placer, ese tipo de cosas son sucedáneos. Como hemos renunciado a ser felices, nos convencemos de que la felicidad son pequeños momentos… esto no es verdad.

Ese momento en el que llegas a casa y te das una ducha caliente después de haber pasado mucho frío… Pero bueno, ¡es que no podemos aspirar a una felicidad continuada!

No, la vida tienen que ser pequeños momentos. Renunciamos a la felicidad real y duradera y nos conformamos con ratitos, con lo que nos entregamos a la búsqueda de las alegrías y placeres.

Puedes vivir eso con felicidad, pero la felicidad no es conseguir mesa en el restaurante de Adriá, eso es un placer y las alegrías están fantásticas, son mejores que los placeres, pero no son la felicidad.

El mundo está lleno de felicidades, distintas, la tuya no tiene que ser igual a la mía. Como me decía Ainara Aparici “no hay una sola felicidad, sino que hay muchas”. En cualquier caso, siempre podemos conformarnos con momentos de alegría y placer. ¿Acaso no es una alegría que dentro de dos días estemos todos de vacaciones?

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://blogs.lainformacion.com/laregladewilliam/2012/04/03/los-daneses-los-mas-felices-del-mundo/trackback/

8 Comentarios

Deja tu comentario

Puede seguir esta conversación suscribiéndose a la fuente de los comentarios de esta entrada.

Para aquellos que les interesa el futuro, les recomiendo dos libros que en internet son gratuitos. me refiero a:
*EL SHOCK DEL SIGLO XXI* *LOS PRÓXIMOS 500 AÑOS* Los cuales podrán leer o bajar gratuitamente a sus computadoras desde: http://futuro.clan.su

!Qúe asco de pais! ¿No se aburren?. Eso tiene su antídoto y solución: le mandamos algunos políticos españoles para que ejerzan allí.

La felicidad es algo mental.Una persona puede autoeducarse para que mentalmente se sienta feliz y que se sienta feliz aunque no tenga motivos, simplemente por que le de la real gana.Yo lo concibo asì, o sea, que soy feliz porque me da la gana, pase lo que pase. Tambièn pienso que la felicidad no puede ser total mientras existan grandes injusticias, guerras, hambre etc.etc. Ser totalmnte feliz creo que es ser idiota.

¡Que curioso!, cuando un país de tendencia socialdemócrata consigue un aburguesado nivel de vida medio (como es el caso de los países nórdicos), inmediatamente sus gobiernos se ponen a medir intangibles, como por ejemplo, la felicidad. El problema es que como todos los socialismos, de medir la felicidad a imponernos su modelo de felicidad y aun paso muy pequeño, que generalmente todo gobernante socialista más pronto que tarde está dispuesto a darlo. Y es que, les guste o no, siguen creyendo con Marx en su paraíso socialista.

Ana, no conocía la web http://futuro.clan.su y he echado un vistazo a los libros que indicas: *EL SHOCK DEL SIGLO XXI* *LOS PRÓXIMOS 500 AÑOS*. La web es visualmente muy atractiva y dado que estoy unos días de vacaciones me he permitido leerlos casi en su totalidad. Los libros que indicas son socialismo puro.

…y los que creemos en la libertad de pensamiento, no nos gusta que nos adoctrinen los profetas.

En cualquier caso gracias.

Pablo el herrero

Yo siempre he pensado que en estas encuestas de felicidad, lo único que se contabiliza es cuanta presión social se ejerce sobre la población para que digan que son felices, algo no muy feliz y si, muy represivo.
“Tienes tu casa, tu auto, comida, estás casado, ¿Que otra maldita mierda puedes querer, cretino?”

Les recomiendo leer el libro “La geografía de la felicidad”

Soy Mexicana, uno de los países con más desigualdad social, con más impunidad y corrupción. Eso definitivo te hace entrar en depresión, sin embargo, también tiene un clima maravilloso, una cultura extraordinaria y con muchísimo valor a las relaciones sociales y a los amigos. En lo personal jamás había sido tan feliz hasta que sobreviví al cáncer y me comprometí a ayudar en esta causa, eso!! la ayuda a los demás de manera desinteresada es lo que le dio un sentido y una dirección a la plenitud, valorando a mi familia, mi trabajo, la naturaleza, cada instante cada mañana. Pero si generalizamos un país jamás podrá ser feliz con gobiernos que distan de los de Europa occidental…

esa encuesta esta mal: los nórdicos se suicidan muchísimo: los más felices son los paises donde hay familias unidas y fe

Deja tu comentario

Buscador

Sobre el blog

Durante más de 100 años la comunidad científica mantuvo un intenso debate sobre el origen y significado del altruismo hasta que en la década de 1.960, el biólogo William D.Hamilton creó una fórmula matemática que relacionaba el altruismo con el grado de parentesco entre el que da y el que recibe. Desde aquí nos proponemos poner a prueba esa ecuación al mismo tiempo que descubrimos a personas e iniciativas que luchan por sacar adelante causas sociales.

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube