Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Esteban Beltrán: “En Amnistía nos sentimos parte de toda esa gente del 15M”

27 mayo 2011 - 9:27 - Autor:

Esteban Beltrán. Foto: Rocío Carneros

El 28 de mayo de 1961 el periódico británico The Observer publicaba una carta de Peter Benenson, un abogado inglés, titulada “Los presos olvidados”, en la que hacía un llamamiento para que los lectores enviaran cartas de protesta al gobierno portugués del dictador Salazar por condenar a siete años de cárcel a dos estudiantes que habían brindado por la libertad. Así nació Amnistía Internacional.

50 años después, la organización cuenta con más de tres millones de miembros y mantiene una independencia radical que le permite presionar a los gobiernos y conseguir victorias en materia de derechos humanos. A punto de cumplir 50 años, al igual que la organización, Esteban Beltrán, el Director de la Sección Española, lleva 30 años en AI, 15 de ellos como máximo responsable. Charlamos con Esteban de los hitos y anécdotas de 50 años de vida, del movimiento del 15M, el gobierno de Zapatero y los retos de futuro de Amnistía.

Pregunta. En la carta que el fundador de Amnistía, Benenson, envió al periódico The Observer y que dio origen a la organización se puede leer “Leyendo el periódico se tiene un desagradable sentimiento de impotencia” ¿Sigue sintiendo impotencia AI y Esteban Beltrán cuando abre los periódicos?

Respuesta. Es muy difícil saber lo que siente la gente cuando lee algo desagradable, lo cual es todos los días. Pero no es impotencia. Impotencia se siente cuando uno está solo, que es lo que sentía Peter Benenson, por que uno se siente desbordado. ¿Qué haces? ¿Cómo tengo capacidad de cambiar algo? Pero cambia la percepción de impotencia cuando uno está acompañado de muchos.

Cuando estás acompañado, lo que la gente no sabe o no es consciente es de que puede hacer una diferencia fundamental. Cuando muchos presionan a la vez la impotencia, a veces, se transforma en potencia y eficacia. Quién hubiera pensado que una mujer nigeriana, Amina Lawal, 10 millones de personas consiguieron que no se lapidara.

P. El motor que puso en marcha AI fue la indignación.

R. Exacto, Benenson se indignó porque dos estudiantes en Portugal fueron encarcelados por brindar por la libertad. Esa indignación se transformó en acción y en acción junto a otros. Eso tan sencillo y tan profundo es la semilla que hace que Amnistía esté.

P. Que es lo mismo que estamos viendo ahora, con el movimiento del 15M.

R. Peter provocó una indignación y no solo escribió al periódico, sino que pidió que mucha más gente escribiera para él llevar las cartas a las embajadas. Exactamente lo que hacen los movimientos sociales del norte de África o la indignación que siente la gente en la puerta del Sol: la indignación convertida en acción junto a muchos. Eso empezó hace 50 años.

P. Y ese sentimiento de cabreo, de indignación hay que mantenerlo vivo para generar cambios.

R. Parte de un principio muy importante: los derechos humanos son demasiado importantes para dejarlos en manos de los gobiernos. Y ese principio tiene un gran componente de solidaridad: me preocupo por los derechos humanos de otros, pero preocupándome por los derechos humanos de otros, defiendo mis derechos. Eso también es parte de lo que se está produciendo en el norte de África: defiendo mi derecho a la vivienda, a la libertad… y lo que muestra es que los derechos humanos no se pueden trocear. Uno reclama en dignidad: vivienda, alimentación, el derecho a expresarse, a reunirse… todo a la vez.

P. ¿Qué postura tiene Amnistía sobre el 15M?

R. Lo que Amnistía está diciendo es que las reivindicaciones no podemos ni apoyarlas ni oponernos, porque son muchas y muy diferentes; lo que defendemos es el derecho a expresarlas libremente sin temor. Y eso es lo que queremos que ocurra con el 15M, pero sobre todo con el 15M del norte de África, porque en el norte de África lo que la gente se está jugando es la vida.

Hay una frase que AI utiliza de Volteaire: “No estoy de acuerdo con lo que dices, pero moriría por tu derecho a expresarlo libremente”. Hoy el debate y uno de los temas fundamentales es la libertad de expresión de aquel que se manifiesta pacíficamente. Y eso es la revolución. Amnistía hoy, una organización de más de 3,3 millones de personas, reclama la libertad de expresión. Eso es el principio de todo. Si no la tienes, no hay verdad, no tienes voz, no hay posibilidad de que es escuchen.

P. ¿Os sentís viejos viendo este movimiento? Amnistía cumple 50 años y un movimiento con apenas unas semanas de vida toma las calles, moviliza a la sociedad.

R. 50 años en 21 siglos no está mal, somos realmente unos bebés (ríe) … No, Amnistía forma parte de las personas y hay un 25% de activistas que tienen menos de 29 años. No podemos sentirnos viejos. Al contrario, nos sentimos parte de toda esa gente.

P. ¿No creéis que ya, de alguna manera, formáis parte del establisment?

R. ¿Qué es Amnistía? Una organización independiente, no recibe fondos de gobiernos. ¿De quién se compone Amnistía? De la gente. En España somos 65.000 socios, eso es sociedad civil. Lo que nosotros hacemos es presionar a los gobiernos, desde la independencia, desde la radicalidad de ser incómodos, desde hacerlo sobre torturas o malos tratos o pena de muerte. Algo que en otros países otros gobiernan defienden.

Nos han acusado de miles de cosas en estos 50 años… Reivindicamos la incomodidad. Y eso es hablar de derechos humanos en cualquier circunstancia y desde una independencia radical.  El dictador Amín Dada definía a AI de una manera muy correcta: “Es una organización que pretende mantener como rehenes a más de 90 gobiernos en todo el mundo”. Esa movilización espectacular es lo que es Amnistía.

El sistema, en lo que se refiere a las instituciones, no estamos en ellas, somos parte de la sociedad civil.

P. 50 años da para muchos logros, muchos éxitos, ¿puedes quedarte con uno solo, el más importante para ti?

R. Dos, no puedo quedarme con uno. Uno sería es contribuir a llevar ante la justicia a criminales internacionales, empezando por Pinochet, siguiendo por los que están en Tribunal Penal Internacional, Fujimori… El segundo, los avances en materia de pena de muerte. La pena de muerte que hoy aquí ya mucha gente está en contra de ella, era algo normal hace un siglo y hace 50 años. Había verdugos a cargo de los presupuestos generales del estado en muchos países, hoy todavía hay unos cuantos, pero el avance es imparable.

P. La historias se forjan con éxitos… y fracasos. ¿Qué fracasos ha sufrido AI?

R. Muchos… cada vez que no hemos logrado sacar a alguien de la tortura o que haya sido ejecutado. Al año, en China, miles de personas son ejecutadas. Eso es un fracaso de la sociedad civil. Cada persona que no logramos rescatar de la tortura o que es desalojada de su casa sin derecho a nada, es un fracaso de la organización.

P. Conocemos a muchas personas y personajes públicos que os han apoyado, que son vuestros amigos… ¿Quiénes son vuestros enemigos?

R. Cuando cumplimos 30 años como Sección publicamos una lista. Me acuerdo de que Ricardo García Damborenea cuando era del PSOE de Euskadi dijo que solo nos importaba cuando le daban una bofetada a un Etarra; el régimen iraní nos acusó de ser parte de los servicios secretos británicos, la embajada de Israel nos acusa de ser pro-palestinos… Estamos en el lugar correcto.

P. Cuando empezó Zapatero, AI se reunió con Zapatero y su proyecto despertó cierta ilusión en la organización. Han pasado 8 años, ¿cómo valoras la trayectoria de su gobierno?

Ha habido avances, algunos importantes; pero esos avances han ido palideciendo y, en algunos casos, se han convertido en retrocesos importantes.

Avances en materia de igualdad, reconocimientos derechos minorías sexuales. Hubo un intento inicial importante de combatir la violencia de género a través de la ley integral, ha contribuido internacionalmente a abolir la pena de muerte, en un intento legítimo, prioritario en su política exterior. Está la Ley de Comercio de Armas de 2007, que busca regular, aunque eso después de una presión muy importante de la sociedad civil durante años.

Los principales retrocesos, los derechos humanos no forman parte de su política exterior. En el norte de África hemos visto que hasta que no han empezado las manifestaciones y la gente moría en la calle, no se han parado las exportaciones de armas.

Cuando te sientas en una mesa, tú, presidente del Gobierno, con China o con Rusia, con Marruecos, los derechos humanos no juegan ningún papel.

En España, dos retrocesos importantes. No se reconoce que en España hay un problema con tortura y malos tratos de las fuerzas de seguridad, especialmente con un componente racista. Y eso a pesar de que toda la Comunidad Internacional se lo hemos dicho.

El segundo tiene que ver con las restricciones cada vez mayores a los inmigrantes. La política en general es de sospecha hacia los inmigrantes, expulsiones sin garantías, criminalización…

P. ¿Os ha decepcionado?

R. La ilusión con un Gobierno es algo que AI difícilmente tiene. Conocemos mucho cómo son los gobiernos en todo el mundo; ha tenido luces y sombras muy claras y las sombras en esta última parte son mucho más acusadas que las luces.

P. ¿Hay algún político que os haya sorprendido en positivo?

R. No hay que hablar de personas. La gente puede pensar que los torturadores son unos psicópatas, no es así, forma parte de un sistema en algunos países, en otros no forma parte del sistema, pero la gente no repara en ellos. No es tanto el torturador el problema, sino el sistema. En Gobiernos no es una persona, es la política del gobierno. El gobierno de España no tuvo en su centro los derechos humanos.

P. Estás a punto de cumplir 50 años, ¿te imaginas haciendo otra cosa que no sea trabajar AI?

R. Sí, me imagino haciendo otra cosa que no sea trabajar en AI, pero no me imagino no defender los derechos humanos. Dos tercios de mi vida ha estado dedicados a eso, y no queda otra. Uno aprende defendiendo los derechos humanos que nunca se llega a Itaca, que nunca dejas de defenderlos, incluso cuando hay avances. Nunca se llega a ningún Parnaso. Trabajar por los derechos humanos es defenderlos siempre y quiero dejar un mundo mejor a los que vienes después, con Amnistía y con otros.

P. Hace unos meses, el Director de Greenpeace España, Juan López de Uralde, se pasada a la política ¿Alguna tentación política?

R. Mi tentación política es conseguir que los políticos defiendan los derechos humanos, no hay otra tentación. Y Amnistía es una herramienta muy eficaz para que lo hagan. Pero no he tenido ningún tipo de tentación.

P. 15 años dirigiendo la sección

R. Mucho tiempo…

P. ¿Cómo se mantiene la pasión?

R. La pasión se mantiene por dos razones. El convencimiento de que esta lucha vale la pena y consigue cosas. No hay nada peor para una pasión que sea estéril y esta es una pasión que unida a mucha gente consigue cosas asombrosas.

P. Sigue la pasión, siguen los resultados, sigue Amnistía…

R. Nuestra aspiración sería cerrar, no existir, irnos. Yo pienso que en alguna cuestión, como pena de muerte, podemos hacerlo. Pero desgraciadamente hemos comprendido con el tiempo que la lucha no termina nunca.

P. La sociedad cambia a una velocidad de vértigo, hay movimientos ciudadanos independientes, otras organizaciones que entran en vuestra esfera de denuncia, de presión, como Avaaz o Actuable, ¿Qué retos de futuro tiene AI?

Primero, se va camino de una agenda muy parecida. Los derechos humanos son universales, hay que defenderlos en la Cañada Real y en los suburbios de Nairobi. Se dará una confluencia en el activismo, en ser parte de la sociedad civil a través de la red, la movilización, junto a muchos. Amnistía se percibe en el futuro junto a muchos.

Y el futuro pasa porque AI pueda tener mucha más sociedad civil en los países donde hay graves violaciones de derechos humanos. Es un reto que haya secciones muy fuertes en Brasil, en India, en Sudáfrica, quizás China, Rusia…

Y pasa también porque estamos cada vez más cerca de las víctimas sobre el terreno, que haya más investigadores, estar más donde la gente sufre violaciones de los derechos humanos.

Millones de personas a través de la red o presencialmente y al lado de la gente donde ocurren las violaciones.

10 ideas para una Navidad más social

17 diciembre 2010 - 0:14 - Autor:

Postales de Quentin Blake para la ONG Survival.

Llegamos a la época en la que se disparan muchos índices: el de consumo, el de masa corporal, el de precios… y también el de solidaridad. Seguramente todos esos índices estén relacionados. El caso es que si ha llegado el momento de hacer una buena obra, te doy 10 ideas.

1. Las postales de toda la vida. Las que puedes encontrar en muchas papelerías, en centros comerciales o a través de los sitios web de muchas ONG, como por ejemplo la Fundación Vicente Ferrer o las de Survival, que este año cuentan con unas fantásticos diseños de Quentin Blake, artista famoso por haber ilustrado obras de Roal Dahl como Matilda y James y el melocotón gigante).

2. Amanecer en el Sáhara. Como cada año, la Coordinadora Estatal con el Sáhara organiza un viaje del 27 de diciembre al 2 de enero para vivir y conocer la realidad de este pueblo. En el programa, encuentros con diversas organizaciones y personalidades, visitas a escuelas, al hospital… y, por supuesto, la cena de nochevieja. Infórmate.

3. España fantasma. El incansable bloguero y tuitero Kurioso se ha involucrado en un apasionante proyecto editorial solidario que nació en el Mundial de Sudáfrica. Kurioso propuso retratar las calles y lugares de España durante la final del Mundial, con las fotos seleccionadas ha editado un libro cuyas ventas van destinadas a la ONG Save the Children. Compra el libro en Bubok o en CAM.

4. Regala tus palabras. “La época navideña no se distingue de otras para los presos y presas de conciencia, pero puede llegar a ser particularmente triste. Por eso queremos infundirles ánimos y regalarles nuestras palabras de solidaridad”. Activismo on line con Amnistía Internacional.

5. Dona sangre. ¡Qué forma más sencilla de ayudar! Un pinchazo y generas vida para otros. Además, te llevas un bocadillo. De la mano de Cruz Roja en donarsangre.org

6. Lotería Social. Todavía estás a tiempo, decenas de ONG buscan ayuda para sus proyectos compartiendo sus billetes de lotería. En loteriasocial.com tienes algunas opciones. Recomendación: busca a tu ONG  “de cabecera”, seguro que tienen boletos.

7. Regalos justos. Si no queda más remedio que comprar, siempre puedes hacerlo en tiendas o distribuidoras de Comercio Justo. Desde la Coordinadora nos aseguran que este tipo de comercio beneficia cinco veces más a los productores que el convencional. La tienda que más me gusta a mí, SETEM. Puedes consultar un listado completo

8. Un euro veinte. ¿Pagarías por ver un video en Youtube? En este pagas 1,20 euros que van destinados íntegros a proyectos de apoyo a la infancia de Unicef. Si quieres saber qué puede provocar tu aportación, no dejes de verlo. Es una pena que a la realización del spot le falte naturalidad y autenticidad.

9. Los mayores también creen en los Reyes Magos. La ONG Mensajeros de la Paz no falla a su cita anual con las personas mayores que viven solas en residencias, hospitales, centros de día. Puedes colaborar hasta el 4 de enero, dejando los regalos, sin coste alguno, en cualquier oficina de la empresa de la empresa de Mensajería MRW de la península, indicando en el paquete “para la campaña de Mayores”. Más información.

10. Tu aportación importa. A las pequeñas organizaciones les cuesta mucho asomar la cabeza para que sepamos de su existencia y de sus necesidades, pero plataformas como miaportacion.org están tratando de llevar el concepto “micro” a la solidaridad: cualquier aportación es importante y las causas pequeñas (en cuanto a coste) puede producir grandes beneficios. Hace unos meses hablaba con su creador y ahora compruebo que el proyecto sigue en marcha, creciendo, y que también se están preocupando por salvar la Navidad.

Roser Batlle y la responsabilidad de los jóvenes para mejorar su comunidad

26 septiembre 2010 - 23:59 - Autor:

Proyecto de aprendizaje-servicio "Conecta Joven". Fundación Esplai.

Aprender y ayudar al mismo tiempo. Esa la filosofía del Aprendizaje-servicio, un método del que la pedagoga Roser Batllé es una de las más activas embajadoras. Después de una hora de entrevista con Roser, concluí que el principal inconveniente para que las ideas que promueve arraiguen todavía más es su marca, su nombre “Aprendizaje-servicio“. Son dos palabras que no tienen química, poco atractivas y que ya por separado no terminan de seducir. Pero lo cierto es que lo que propone Roser es, sobre todo, aplicar al sentido común al sistema educativo.

Aprender haciendo un servicio a los demás, con acciones que son útiles para otras personas, personas que tienen algún tipo de necesidad.

Roser Batlle

Un ejemplo muy fácil: los niños de primaria que se preparan unos villancicos y los cantan en una residencia de ancianos. Uno puede pensar que este tipo de cosas solo ocurren en los dibujos de Caillou, pero no, están en la vida real. Más ejemplos, la típica plantación coincidiendo con el Día del Árbol o el del Medio Ambiente. Roser habla de servicios a los demás y, en un sentido más amplio, de servicios a la comunidad. Estos ejemplos son sencillos, más adelante podrás leer casos muy interesantes, como el Mataró y los estudiantes de Comunicación Audiovisual o el de los presos de Villabona, pero Roser también quiere definir el alcance.

Cuando hablamos de mejorar nos se trata de solucionar las cosas de manera radical, porque muchas cosas no las pueden solucionar y algunas ni siquiera las podemos solucionar los adultos. Se trata de desarrollar pequeñas mejoras en el entorno.

Muchos podréis decir, “pero esto ya lo hacía yo en el colegio hace 30 años“.

La clave está en que se vinculen a contenidos y formación, porque entonces hay un doble efecto. Cuando haces alguna acción al servicio de los demás y la vinculas a los aprendizajes. Por ejemplo, en la casa de música, cuando los alumnos aprenden las canciones, sabiendo que les están esperando, que van a cantar para personas a las que les hace especial ilusión oírles, que tienen que aprender canciones que saben los abuelos, pero ellos no. Todo esto hace que el a sea más significativo e importante para ellos, porque le ven la utilidad..

Y lo normal es que todavía tengas dudas de que esto aporte alguna novedad con respecto a los típicos días del Domund o de salida al Museo de Ciencias Naturales que viviste en tu infancia.

Hay una experiencia de acciones solidarias puntuales: una colecta, el Día del Árbol… Lo que no se ha descubierto es la potencia del vínculo de las acciones ligadas a unos aprendizajes. Imagina una escuela que tiene por costumbre contribuir a una campaña de solidaridad por el Sáhara. Las escuelas lo pueden plantear como algo puntual: tal día, tal hora, una recolección de alimentos. Lo que pasa es como actividad educativa se pierde el entrar a ubicar esto en la clase de sociales, trabajar la historia, cómo ese pueblo llegó allí… Vincular una campaña a unos contenidos curriculares le da una dimensión mucho más sólida.

A medida que subimos la edad de los niños, el Aprendizaje-servicio toma una nueva dimensión. Roser comenta el caso de Mataró, una ciudad con una gran cantidad de ONG de perfil sociosanitario (Alzheimer, Parkinson…) que se quejaban de su poca presencia en el televisión local, así que al ayuntamiento promovió que los estudiantes de Comunicación Audiovisual de FP realizaran sus prácticas contando historias de las ONG y emitiéndolas en la televisión local.

También me ha gustado mucho un ejemplo aplicado a clases de inglés y al típico ejercicio de redactar cartas. ¿Por qué no aprovechar para bucear en la página web de Amnistía Internacional, encontrar una causa que te inspire y preparar un texto dirigido a evitar una lapidación o una pena de muerte? También me ha gustado otro de los descubrimientos que aporta este método.

Una de las cosas que suele ocurrir es que chicos y chicas difíciles de motivar, con estas cosas se animan. El típico que mete bulla, que no para, que molesta, le das una oportunidad de este tipo y es muy frecuente que acabe encontrando un sitio y se sienta más motivado. De entrada, es una cosa activa, no te puedes dormir, generas una expectativa, alguien te está esperando.

Roser destaca como experiencia de éxito la de Cibermanager, una iniciativa a través de la que los adolescentes adiestran en el uso de las Tecnologías e Internet a los niños de primaria. Y, saliendo, de entorno educativo, también hay buenas historias de aprendizaje y ayuda, como el de los internos de la cárcel de Villabona (Asturias) que trabajan obras de teatro en las que explican y comparten con chavales de instituto los riesgos de las drogas.

Este método educativo está más implantado en Latinoamérica y, especialmente, en Argentina. Roser lo atribuye a que allí el Estado del Bienestar está menos extendido. Hay muchas ideas y trabajos de gran impacto porque no hay servicios sociales suficientemente desarrollados.

Hay, sobre todo, uno que da para un post completo: en 2001, durante la gran crisis socioeconómica argentina, Mar del Plata era una de las ciudades más afectadas, paro y hambre eran sus dos grandes problemas. Así que un grupo de estudiantes de la Facultad de Agronomía de la Universidad crearon un programa para ayudar a combatir ambos problemas: formaron a los parados y establecieron huertas comunitarias para dar de comer a las familias. Eso dio lugar a un programa más completo con 115 huertas comunitarias, siete granjas, cuatro viveros, cuatro huertas medicinales, dos huertas escolares y varias microempresas que autoabastecían en 2007 a 480 familias y proveen a 60 comedores.

Aquí, en España, tenemos una realidad más cómoda, menos crítica y hay que adaptar los proyectos a nuestra situación socioeconómica. Con lo que me quedo es con la importancia de aprender desde la experiencia y a través de la ayuda. Y con una cosa más, casi todos sobreprotegemos a los niños, es inevitable, pero ¿es lo mejor para ellos?

Roser apuesta por la responsabilidad y por la generosidad y hace referencia a un principio de  la primera declaración de los Derechos del Niño, realizada en 1924 por Eglantyne Jebb, fundadora de Save the Children: “El niño deberá ser educado en la conciencia de que sus talentos han de ser empleados al servicio del prójimo”. Este principio se eliminó de todas las declaraciones posteriores, incluida la Convención de 1989.

La solidaridad “roja” y el Mundial del marketing social

17 junio 2010 - 23:42 - Autor:

Campeones contra el hambre, La mejor defensa de la historia, Márcale un gol al SIDA, Un gol por la educación… el Mundial es una fuente inagotable de argumentos tanto para las marcas comerciales como para las organizaciones sin ánimo de lucro. Al calor del evento deportivo más relevante del año aparecen campañas con las que ONG como Amnistía Internacional o Acción contra el Hambre tratan de conseguir apoyos.

No tengo muy claro la efectividad en medio de tanto “ruido”, pero sí tengo claro que este blog tiene que recogerlas y citarlas. Y al igual que las organizaciones utilizan la “percha” del Mundial, yo voy a hacer lo mismo para hacer un repaso por el compromiso social público de nuestros “rojos”.

Y es que en medio de la que les está cayendo por culpa de un accidente, esta me ha parecido una buena ocasión para reunir la experiencia solidaria de muchos de nuestros jugadores, desde Casillas hasta Torres pasando por Puyol.

Para facilitarme el trabajo y a vosotros la lectura, voy a clasificar las acciones en función del grado de implicación. Está claro que solo puedo analizar las actividades públicas, desconozco el compromiso privado que muchos, todos o ninguno puedan tener.

  • Alto. Creo que aquí el campeón es Casillas, sin duda. Desde protagonizar campañas como el Partido contra la Malaria, con Nadal, hasta viajar a Sierra Leona con la Fundación de Chema Caballero o, más recientemente, ser el embajador de la ONG Plan, visitando proyectos en Perú o en Malí. Está claro que no se trata de un apoyo puntual.
  • Iker en Perú con Plan

  • Medio – alto. Aquí están aquellos que participan con frecuencia en partidos benéficos, de forma que tienen que desplazarse, jugar, atender a los medios… Por ejemplo, Sergio Ramos que con su amigo Kanouté lleva unos años organizando el Champios for África, que contó con futbolistas como Villa, Navas o Albiol.
  • Medio. En este escalón voy a englobar las acciones que tienen que ver con ceder la imagen para campañas de sensibilización, desde la de Torres e Iniesta con las enfermedades raras o Puyol (hace un par de años) con la campaña “Un juguete, una ilusión” o Victor Valdés con la campaña de Acción contra el Hambre..

Aquí también podemos englobar un clásico: los calendarios. Por ejemplo, el de la Fundación Talita, en el que participa  Piqué.

Piqué y su prima Anna, en el calendario de Talita

  • Bajo. Aquí entran los rutinarios paseos por Hospitales que organizan los clubes en Navidad, visitas en las que se suele ver bastante incómodos a los futbolistas.

Y no voy a incluir en ningún grupo, por ahora, uno de los temas que más tertulias de bar ha rellenado: las primas de los jugadores. Resulta que todos se han puesto de acuerdo para, en caso de ganar el Mundial, donar a obras sociales, cada uno, 50.000 de los 600.000 euros previstos. No creo que encuentre respuesta, pero sería interesante saber si la idea partió de ellos o no y cuál será el destino de esos 50.000 euros, porque el Mundial lo ganamos, ¿verdad?

Contra la Pena de Muerte, Helen Prejean

26 febrero 2010 - 8:32 - Autor:

La Hermana Helen Prejean

La Hermana Helen Prejean

Pena de muerte. Para un momento a pensar, pronuncia con pausa las tres palabras Pena – de – muerte. Se me revuelve el estómago cada vez que las oigo y estos días, con motivo del 4 Congreso Mundial contra la Pena de Muerte, en el que ha estado Zapatero, las estamos escuchando bastante. Lo deseable es que no las tuviéramos que oír más, eso está claro. No puedo imaginar la angustia de todos aquellos que un día fueron sentenciados a muerte y que, después, fueron absueltos. El País Semanal publicó el pasado mes de enero  A un paso de la muerte un reportaje impactante sobre cómo estas personas intentan rehacer su vida.

En el proceso de recuperación interviene de una forma decisiva  Witness to Innocence (Testigos para la Inocencia), una ONG que aglutina a los 139 ex-condenados a la pena capital que han logrado demostrar su inocencia y cuyo objetivo final es conseguir su abolición en los EE.UU. Tres de sus miembros también han estado estos días en Ginebra. Uno de ellos, Ray Krone, pasó 10 años en Arizona, incluidos tres en el Corredor, antes de ser exonerado en el año 2002. Ahora es el Director de Comunicación de la ONG y viaja por todo el mundo buscando apoyos.

Es difícil describir lo que supone estar en el Corredor de la Muerte sabiendo que eres inocente. Todo lo que sabes es que lo parece una horrible pesadilla se convierte en una realidad, una realidad más allá de toda comprensión.

Witness nació en Filadelfia en el año 2005 gracias a Helen Prejean, un nombre que seguramente no conozcas, pero te aseguro que es una persona de la que probablemente sepas más de lo que crees. Helen es la monja a la que dio vida Susan Sarandon en la película Pena de muerte, y si la has visto, es difícil que se te haya olvidado.

La hermana Helen Prejean (Louisiana. 1939) es un monja católica que lidera en EE.UU. la lucha contra la pena de muerte. La película citada está basada en sus experiencias como consejera espiritual de los condenados y, más específicamente, en su relación con Elmo Patrick Sonnier (Sean Penn), que fue ejecutado el 5 de abril de 1984. La experiencia de Helen proviene, precisamente, de su contacto como consejera con diversos presos, de ahí nació también Survive, una organización que fundó en los primeros años para ofrecer consuelo y atención a los familiares. Helen es una activista “total” que centra sus esfuerzos no solo en su trabajo personal con los citados 139 condenados absueltos, sino, sobre todo, en sensibilizar a la opinión pública norteamericana a través de libros, charlas… La puedes seguir a través de su blog, de su perfil en Facebook, e incluso, de su Twitter. Sus argumentos son claros.

El Papa dice que debemos estar incondicionalmente a favor de la vida, en contra del aborto, en contra de la eutanasia, contra el suicidio y la pena de muerte.

Helen también está en Ginebra, en el  4º Congreso Mundial sobre la Pena de Muerte, un encuentro que tiene numerosas sesiones plenarias, charlas, mesas redondas, conciertos, happenings… ¿De verdad es necesario tres días y cientos de actividades con cientos de personas para que el mundo tome nota de que la pena de muerte es una barbaridad? ¿Tan mal estamos? Por lo que nos cuenta Amnistía Internacional, parece que sí.

Pablo Heras (y otros 2 millones de personas) exigen dignidad

17 febrero 2010 - 0:10 - Autor:

Pablo se hizo voluntario un poco antes de entrar en la crisis de los 40, quizás por eso no tiene pinta de haber pasado por ella. Licenciado en económicas, compatibiliza su jornada laboral en Jazztel con su compromiso como activista en la oficina española de Amnistía Internacional (AI), desde donde centra sus esfuerzos en la campaña “Exige dignidad“, que denuncia los vínculos entre la pobreza y las violaciones de los derechos humanos. Conferenciante habitual de la organización en diversos foros, Pablo se maneja como un auténtico profesional de la comunicación y, además, cree en lo que piensa y en lo que defiende “Mi voz de forma individual no significa mucho, pero unida a la de otros muchos es capaz de hacer cambiar actitudes y políticas”.

P. ¿Por qué te hiciste activista de Amnistía? ¿Cómo surge el espíritu de voluntariado?

R. Nunca había participado en ninguna ONG y con cerca de 40 años me plantee un día que necesitaba hacer algo para procurar que la gente viviera mejor. Me plantee si a través de una dedicación individual era posible cambiar cosas, vi que era imposible y decidí buscar una organización. Las cosas pueden cambiarse a través del esfuerzo individual organizado de forma colectivo. Mi objetivo al hacerme activista era cambiar el mundo, suena utópico, pero es posible.

Pablo Heras en la oficina de Amnistía Internacional en Madrid

Pablo Heras en la oficina de Amnistía Internacional en Madrid

P. ¿No crees que mucha gente para no involucrarse, para no participar, se agarra a la imposibilidad de las utopías, al tópico de que las cosas no se pueden cambiar?

R. El salto, la barrera que nos impide comprender que el activismo en fundamental es la barrera de los tópicos del tipo “de qué va a servir mi firma, no sirve para nada”. Yo he podido comprobar que el esfuerzo de muchas personas sí cambia las cosas, las actitudes. Cuando un gobierno recibe millones de cartas de todo el mundo que reclaman lo mismo hacia un preso político, hacia un condenado a muerte, hacia una población indígena cuyos derechos han sido vulnerados, cambian las cosas. Es importante que sepamos que cada uno somos un granito más.

P. Ahora estás trabajando en la campaña “Exige dignidad”, ¿En qué consiste?

R. La violación de derechos humanos provoca pobreza y esta, a su vez, violación de derechos humanos. Si bien organizaciones como AI se había centrado hasta la fecha en violaciones de naturaleza civil y política, es necesario tener en cuenta los de naturaleza económica, social y cultural, porque un principio fundamental es que todos están relacionados. Es imposible procurar el derecho de la libertad de expresión cuando las personas no se pueden alimentar.

P. ¿Qué hitos tiene la campaña? ¿Qué resultados estáis obteniendo?

R. Es una campaña a largo plazo, que durará muchos años. A corto plazo hemos empezado con 3 temas fundamentales:

  1. Los alojamientos precarios y desalojos forzosos.
  2. La mortalidad materna.
  3. La responsabilidad empresarial de las corporaciones que actúan en los países pobres.

En cuanto a resultados, estamos viendo como algunos gobiernos están reaccionando, tomando en cuenta los informes que vamos lanzando de cada tema. Por ejemplo, tras el informe de mortalidad materna en Burkina Faso, el gobierno ha hecho suyas recomendaciones en cuanto a la gratuidad y  a la eliminación de las barreras a los costes de salud materna de las mujeres de este país, que tienen un índice de mortalidad materna de los más extremos del mundo.

P. Supongo que este tipo de hechos son los que, como voluntario, te hacen pensar que merece la pena el esfuerzo que estás dedicando a la organización y la campaña.

R. Te das cuenta de que tu esfuerzo individual organizado de forma colectiva en organizaciones como AI, que tiene más de 2 millones de socios, y un montón de activistas que nos movemos al unísono, es capaz de presionar a los estados. Mi voz de forma individual no significa mucho, pero unida a la de otros muchos es capaz de hacer cambiar actitudes y políticas.

P. En otras ONG de carácter más asistencial, los beneficios de la labor del voluntario resultan muy tangibles: acompañar a un enfermo, ayudar a descargar comida en un banco de alimentos… mientras que en organizaciones como Amnistía el trabajo es distinto, está centrado en la investigación, en la denuncia, en la presión… ¿Te costó ver el beneficio de tu activismo?

R. Tal vez al principio, cuando no tenía conocimiento de la influencia que podemos tener. Cuando uno entra en una organización como AI en la que aprendes mucho, y te ayudan mucho, piensas, ¿Cómo va a llegar tu mensaje, cómo voy a conseguir cambiar una ley en un país lejano en el que se está vulnerando un derecho humano o en tu propio país, incluso? Desconoces tu capacidad de influir, de lograr un movimiento unido, organizado, de tantas personas a la vez reclamando una misma cosa. Lo fundamental de una organización como la nuestra es la capacidad de provocar cambios, a través de la presión, de la investigación, de la movilización.

P. Me sorprende que, siendo voluntario, seas portavoz de la organización y hayas participado en tantas charlas, conferencias…

R. En AI, el activista es un representante de la organización, con todas las letras.

P. No suele ser lo habitual en las ONG.

R. El voluntario, en función de su capacidad, de su tiempo, etc, puede representar a la organización como cualquier miembro.

P. En La regla de William hemos ido descubriendo cómo el altruismo mejora tanto la vida del que da como del que recibe, ¿A ti también te ha ayudado, te ha mejorado ser activista?

R. Sí, claro, existe esa autosatisfacción. Me veo capaz de de aprender, que es fundamental en este campo, para poder transmitir lo que creo que es justo y para, por lo tanto, poder contribuir a cambiar el mundo.

Helen Bamber, una mujer contra la trata de blancas

14 diciembre 2009 - 18:59 - Autor:

Bibiana Aido y Enma Thompson en la inaugurtación de la exposición

Bibiana Aido y Enma Thompson en la inauguración de la exposición. Foto: Ministerio Igualdad

El pasado viernes la ministra de Igualdad se hizo una foto con Enma Thompson, muchos medios recogieron la presencia de la actriz en nuestro país. No venía a estrenar una película, ni una obra de teatro, no estaba de vacaciones. Estaba para denunciar una práctica repugnante: la esclavitud sexual, la trata de blancas, a través de una exposición: “Journey“. El viaje que narra puede dejar importantes secuelas en aquellos que se quieren acercar a descubrirlo (solo hasta el 15 de diciembre, o sea mañana, en el Paseo de Coches del Retiro de Madrid). Como decía, esta exposición no deja indiferente, es imposible, busca captar todos los sentidos del visitante y lo consigue, especialmente con el del olfato y lo que vais a oler en una de las salas no os va a gustar.

A través de siete contenedores, la exposición hace un recorrido por la vida de Elena, una joven moldava, víctima de trata (todo basado en un caso real), desde la captación y el engaño hasta la sentencia de los tribunales que condena a los explotadores, y recrea imágenes, olores y sonidos del “viaje” que sufren estas mujeres. Lo de los olores se puede apreciar en una habitación que reproduce con todos los detalles imaginables (condones, sábanas, maquillaje…) el escenario en el que se producían muchos de los encuentros de esta víctima.

La habitación del "pánico"

La habitación del "pánico"

Lo peor es el hedor a semen, vomitivo. Como decía, Enma lidera una campaña de la Fundación Helen Bamber para denunciar y actuar ante este fenómeno tan occidental.

La semana pasada una mujer fue vendida en la calle Oxford Street, en Londres, a plena luz del día. Es inaceptable que en el siglo XXI se vendan y compren mujeres como bolsos, y eso está sucediendo también en Madrid, debajo de nuestras narices. Yo no acepto eso y no me quedaré tranquila hasta que se actúe.

Helen Bamber en el año 45

Helen Bamber en el año 45

Lo cierto es que este post no está dedicado a Enma Thompson, aún reconociendo su excelente trabajo de difusión y sensibilización, está dedicado a Helen Bamber, una mujer impresionante, que lleva casi seis décadas luchando por la dignidad de las víctimas de la tortura. Helen Bamber (1925) estudió psicoterapia en la Universidad de Essex y con apenas 20 años, recién terminada la II Guerra Mundial, formó parte de un equipo de rehabilitación en el campo de concentración de Bergen-Belsen.

Nadie puede expresar lo que fue Bergen sin haber estado allí… Te sientes incapaz de hacer algo ante semejante horror… (declaraciones de una entrevista para BBC en 2001)

En 1947 regresó a Inglaterra para trabajar en el Comité para el Cuidado de Niños de campos de concentración. En 1961, entró en Amnistía Internacional y se convirtió en presidenta de la organización. En 1974, fue la responsable de crear el grupo de médicos dentro de la organización y se fue especializando en la atención a víctimas de tortura, víctimas que sufrían  lesiones físicas y psicológicas.

Helen Bamber en la actualidad

Helen Bamber en la actualidad

En el 85 creó la Fundación Médica para el Cuidado de Víctimas de la Tortura para proporcionar cuidados a largo plazo a los pacientes. Finalmente, en 2005, con 80 años!!! tuvo la fuerza suficiente para crear la Fundación que lleva su nombre y que ha organizado esta muestra que ha viajado ya por otras ciudades como Londres o Nueva York. El objetivo de su fundación es “trabajar con los supervivientes de la crueldad“, según reza su logo.

Helen no ha podido viajar a Madrid, pero ha encontrado una voz excepcional en Enma Thompson y en el doctor Michael Korzinski, director de la Fundación, que está al pie del cañón en la exposición, atendiendo a todo el que le pide información.Helen, al igual que Inge Genefke, son personas clave en el tratamiento y atención a las miles de víctimas de abusos y torturas. Sin ellos, la vida de miles de personas hubiera sido, todavía, más insoportable.

Los españoles pasamos de las causas sociales en Facebook

11 junio 2009 - 0:42 - Autor:

La red social líder en el mundo no habla español a la hora de promover la solidaridad y las causas sociales y medioambientales. Los 4,3 millones de españoles que utilizan esta red creada por el estudiante de Harvard Mark Zuckerberg no están por la labor, por ahora, de dedicarse a cuestiones altruistas en Facebook. ¿Dónde está el problema? ¿No hay causas, no enganchan, no se comunican las que hay? o es que los usuarios están a otras cosas. Veamos primero cuáles son los temas de más éxito en la citada red social.

Para saberlo, solo es necesario acceder a la aplicación “Causes“  y curiosear un poco. Dicha aplicación ha sido desarrollada por unos jóvenes emprendedores que se hacen llamar Proyecto Ágape, liderados por, cómo no, un estudiante de Harvard llamado Joe Green. Si te interesa saber más acaban de montar un blog, Causes Exchange, para compartir con los usuarios las novedades de su aplicación.

Una de las páginas de la aplicación "Causes" en Facebook

Una de las páginas de la aplicación "Causes" en Facebook

Como decía, si damos un paseo por Facebook veremos que las causas con más seguidores provienen, lógicamente, de EE.UU. Así, con cerca de 5,5 millones de seguidores, y más de 50.000 dólares donados a través de la citada aplicación, está, en lo más alto del ranking, “The race to end cancer”, en la que se buscan apoyos para el Hospital Infantil de Arkansas que, como indica la descripción de la página, “atiende a niños con cáncer desde que nacen hasta que tienen 21 años”.  Si buscamos causas, páginas o grupos en español relacionados con el cáncer no encontraremos nada relevante, a no ser que te resulte relevante descubrir que existen personas que se apellidan  “Cáncer”.

En la clasificación de causas más populares se sitúa en segundo lugar otra relacionada con la prevención del cáncer (también desde EE.UU); en tercer lugar una campaña para la defensa de los derechos de los animales; en cuarto, con casi 3 millones de seguidores, una iniciativa para frenar el cambio climático promovida por la Alianza para la Protección del Clima; y en quinta posición nos encontramos una de las múltiples acciones destinadas a parar los abusos a menores y la pedofilia.

Si eres usuario habitual de Facebook te habrás dado cuenta de que suelen triunfar iniciativas “graciosas”, ingeniosas o, directamente, idiotas. La prueba es que en la categoría de causas relacionadas con el medio ambiente, en las primeras posiciones está “Salva el agua, bebe cerveza” (972.697 seguidores) a la que siguen, siempre en la misma categoría, todas las combinaciones posibles “Salva el agua, bebe champagne”, “Salva el agua, bebe vino”, “Salva el agua, bebe vodka”…

La pena es que luego no tengamos tiempo para sumarnos a otros proyectos que sí necesitan un apoyo, un impulso social. Por quedarme en la misma modalidad, “medio ambiente”, veo que la campaña antinuclear de Greenpeace España no ha superado los 6.000 seguidores. En comparación con las anteriores, la cifra resulta bastante escasa y, sin embargo, se puede considerar un caso de éxito en un país como el nuestro en el que algunas de las organizaciones más importantes como Médicos sin Fronteras apenas llega a los 5.000 fans; Amnistía Internacional se queda en los  3.167 miembros, mientras que Intermón está en 2.463.

Así, después de este pequeño repaso, me atrevo a sacar algunas conclusiones.

  • La aplicación “Causes”, se ha pervertido en Facebook y necesita un lavado de cara, una orientación más estricta y definida si quiere ser respetada y valorada.
  • En España no hay, todavía, una masa de usuarios consolidados en Facebook  como para que muchas de estas iniciativas tengan reconocimiento (¿A cuánta gente conoces que se ha dado de alta y luego no ha vuelto a pisar su perfil?)
  • Hace falta que las organizaciones sociales dispongan de tiempo y recursos para apostar por este tipo de canales y hacerlo con convicción y, sobre todo, creatividad.

Buscador

Sobre el blog

Durante más de 100 años la comunidad científica mantuvo un intenso debate sobre el origen y significado del altruismo hasta que en la década de 1.960, el biólogo William D.Hamilton creó una fórmula matemática que relacionaba el altruismo con el grado de parentesco entre el que da y el que recibe. Desde aquí nos proponemos poner a prueba esa ecuación al mismo tiempo que descubrimos a personas e iniciativas que luchan por sacar adelante causas sociales.

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube