Saltar al contenido

« ver todos los blogs

10 blogs sociales imprescindibles para el 2012

5 enero 2012 - 1:08 - Autor:

Foto Flickr: Tarop

No son muchos, pero son valientes y están decididos a seguir escribiendo sobre temas que importan, aunque algunas veces cueste ganar lectores. Esta es una selección personal de 10 blogs de temática social a los que seguir la pista en el 2012.

1. 14 kilómetros. “14 kilómetros marcan la distancia entre la exclusión y la inclusión. Esa distancia separa la Puerta del Sol, punto neurálgico de Madrid, de la Cañada Real Galiana y del Poblado del Gallinero.14 kilómetros separan la costa europea de un continente empobrecido”. Así encabeza su blog el párroco de Entrevías, Javier Baeza, un luchador por la igualdad y contra la marginación, al que ya hemos visto enredado en algunas causas nada perdidas.

2. Ghaneantes, aviso para… Ángel Gonzalo es un periodista que ha dejado por un año su jefatura de comunicación en Amnistía Internacional para vivir en Ghana la experiencia del voluntariado en una radio comunitaria. Su blog es un testimonio muy bien escrito y presentado sobre esa aventura con la que tantos hemos especulado y solo algunos, como Ángel, han apostado de verdad.

3. En clave de África. El blog de José Carlos Rodríguez Soto y Alberto Eisman en Periodista Digital consigue acercarte al continente africano como si estuvieras leyendo una buena novela por entregas. Algunos post (Diplomacia cervecera en el Congo) son pura escuela para la vida. Eso sí, actualización irregular.

4. África no es un país. Y un último blog sobre África. Editado por Lola Huete cuenta con la colaboración de un corresponsal que atesora un conocimiento único sobre el continente, el ex-misionero Chema Caballero.

5. La leyenda de Caillou. El blog de Cristian Eslava ofrece una mirada distinta, “con respeto y cariño”, al cáncer. Cristian no se centra en aspectos terapéuticos o científicos, nos acerca multitud de proyectos artísticos (documentales, exposiciones) y campañas de concienciación relacionadas con la enfermedad. Por ejemplo, la historia del fotoperiodista Joan Kaplan o la campaña de donación de médula en redes sociales de la que es uno de los principales promotores.

6. Stanford Social Innovation Review Blog. Uno de los centros universitarios con más prestigio del mundo edita un blog en el que nos pone al día sobre tendencias en filantropía, emprendedores sociales, desarrollo humano, lucha contra la pobreza. Imprescindible.

7. Osocio.org. Un blog que recoge la mejores campañas de publicidad y marketing social del mundo, un recurso para conocer cómo comunican y qué hacen organizaciones de todo el mundo.

8. Optimistas impacientes es el título del blog de la Fundación Bill&Mellinda Gates, un ejemplo a seguir para cualquier ONG que quiera hacer un blog. Utilizan como nadie recursos gráficos (fotos, infografías, videos) para apoyar su mensaje y sus proyectos y aportan información valioso acerca de los ámbitos en los que trabajan.

9. El blog de Roser Batlle. Roser es una incansable “evangelizadora” del aprendizaje-servicio, una práctica educativa tan sencilla y eficaz que es complicado entender porque no se aplica ya en todas las escuelas de este país. Puedes conocer mejor a Roser en este post.

10.Viaje a la guerra. El periodista Hernán Zin es testigo directo de las miserias y hazañas que ocurren en los no-lugares de nuestro mundo. Su blog en 20minutos es todo un lujo para el periodismo.

El virus del macarrón solidario

26 enero 2011 - 0:40 - Autor:

Paula y Manuel comparten paella en su casa de Valencia.

Estamos en Valencia, en casa de Paula y Manuel. Un domingo, en el mes de noviembre de 2008, a los hijos de Manuel les tocaba  comer con su padre (Manuel tiene hijos de un matrimonio anterior). Él preparó su plato estrella, una paella, pero los chicos, finalmente, no pudieron ir. La paella estaba en la mesa y la decepción de Manuel también, así que Paula se propuso animarle  “¿Recordás que varias veces tuvimos la intención de compartir una paella con esta gente menesterosa? Pues esta es nuestra oportunidad!”. Así que bajaron a la calle con su paella y la compartieron con tres chicos subsaharianos. A ese día le siguieron muchos otros, de los tres chavales han pasado, en la actualidad, a 60 y a todos les han abierto las puertas de su casa para compartir lo que tienen y lo que no tienen, han conseguido movilizar a voluntarios “que no sabían cómo canalizar su solidaridad” y han enganchado a decenas de personas a su blog El macarrón solidario. Paula nos cuenta la historia del macarrón.

P. Una curiosidad, ¿por qué el cambio de la paella a los macarrones?

R. Para la segunda vez, a la semana siguiente, ya decidimos sentarnos y ver cómo lo hacíamos, porque hacer paella era muy caro; pensando una y otra cosa, al final volvimos a pensar en los gustos de los hijos de Manuel y que otro de sus platos preferidos son los macarrones. Y como la pasta es de gusto universal y es saciante, además de económica y rica…ya quedó decidido. Así que con el detalle de comprar solamente carne de ternera (por los muchos musulmanes que hay entre ellos) el segundo sábado fueron macarrones, unas 10 raciones que fueron aumentando en 40-50 durante los primeros 6 meses.

P. ¿Y nace el blog?

R. Cuando vimos que nuestros comensales eran muchos,  le comenté a Manuel que a algunas empresas que tienen una fecha tope para entregar mercaderías en la cadena de distribución pero que todavía tienen varios meses antes de su caducidad, así que les escribimos. Pero de cara a las empresas necesitábamos algo “tangible” y así fue que surgió el tema del blog.

P. ¿Qué cosas buenas os ha aportado el blog? ¿Alguna mala?

R. Aunque el objetivo primero era de cara a las empresas, el blog nos abrió un mundo que desconocíamos, lleno de posibilidades y entre ellas conocer gente de la mejor, “de selección”, porque todo aquel que decide venir a formar parte de la familia macarroniana es porque comparte esa misma inquietud solidaria que un día nos motivó a nosotros pero que muchos no saben cómo y dónde canalizar.

Mala, propiamente mala, ninguna, salvo alguna decepción  en comentarios de personas que nunca tuvieron necesidad alguna de nada y que no conocen la empatía, y que no ven la hora de que el gobierno le libre de ellos como si fueran despojos o animales sin sentimientos.

P. En el blog he visto que no solo salís a la calle sino que desde hace tiempo también abrís las puertas de vuestra casa ¿Marcáis alguna distancia con las personas a las que ayudáis?

R. Si miras las fotos del facebook, que es donde ponemos toooodas las que hacemos, verás que la mayoría de las veces los hacemos entrar en casa, se sientan, se prueban ropas que nos traen, a veces vienen con hambre, les hacemos bocatas o algo caliente, nos cuentan sus penas, les preparamos las bolsitas con mercaderías y se van.

El 99% de las veces son chicos muy respetuosos, super agradecidos con lo poco o mucho que se le pueda dar según la ocasión. El 1 % restante, dolorosamente hay que poner ciertos límites, porque al fin y al cabo la nuestra es una casa de familia y no una ONG abierta al público, y aún si fuéramos una ONG las mismas también tienen sus horarios y limitaciones. Pues nosotros también, tenemos nuestros horarios y tareas familiares como el resto de las familias, por eso los chavales suelen ser muy respetuosos con los horarios que les damos para venir a retirar alguna cosa, que son los viernes entre las 19hs y las 21hs, salvo alguno que otro de los que conocemos ya hace 2 años que alguna tarde se aparecen por algo puntual.

Siempre son necesarios ciertos límites y distanciamientos porque la necesidad y carencias de casi todo y el estar de continuo sin estabilidad, sin amparo y en la calle, te va comiendo la cabeza hasta dejar de sentirte persona, hasta dejar de sentir que tenés derechos,…hasta dejar de sentir, sólo sobrevivir y sufrir hacia adentro.

Manuel, en la calle, repartiendo raciones de macarrones

P. Cada semana convivís con historias difíciles y dolorosas, con personas que sufren ¿en alguna ocasión os ha pedido el corazón involucraros más, ir más allá de lo que teníais previsto? ¿Lo habéis hecho?

R. Un domingo de mañana del invierno pasado salimos a dar nuestro primer café con leche , entre las 9:30-10:00 de la mañana, allí estaban en un parque 3 o 4 tirados sobre cartones y tapados de pies a cabeza con mantas viejas…les dimos el café con leche calentito y unas bollerías. Allí estaba Oliver, 8 años en la calle, ya lo habíamos visto ebrio varias veces pero eso nunca nos impidió acercarnos, fue una de las noches más frías de ese invierno. Hablamos 5 minutitos con él, nos dimos la vuelta y regresábamos a casa en silencio, pensando los dos lo mismo pero sin decirnos nada, …a los pocos metros Manuel me dice…-si yo pudiera lo invitaba a casa a ducharse y ponerse ropa limpia… “hacelo” – le dije-.

La casa tardó un par de horas en renovarse de aquel “perfume de miseria”  que dejó nuestro invitado luego de ducharse en nuestro baño, pero su mirada  nos ayudó a sobrellevar aquel momento (Ver la historia en el blog)

Meses después volvimos a encontrarlo, sobrio, lo había ayudado una iglesia a alejarse de la bebida, al menos de momento lo está consiguiendo. Nos contó con detalles y resignación sus penurias como quien cuenta una noticia, y nuevamente sucumbimos ante su lucha y le ofrecimos cosas nuestras, de las que teníamos en casa. (Ver le post con la visita de Oliver a casa de Paula y Manuel).

P. Vosotros conocéis de primera mano las vidas y los sueños de numerosos de esos inmigrantes que para la mayoría de nosotros son invisibles, ¿cómo son? ¿que esperan encontrar aquí? ¿Qué piensan de nosotros?

Ellos siempre responden lo mismo y en este orden: queremos trabajar y ser feliz como cualquier persona normal y poder ayudar a nuestras familias, muchas de las cuales hicieron grandes esfuerzos para lograr que alguno venga a España.

Son personas muy alegres y agradecidas por la oportunidad que les da la vida de estar aquí luchando por sus papeles para trabajar y ser feliz. Los que ya tienen papeles y trabajan en la fruta se esfuerzan por hacer cursos para superarse y lograr tener un trabajo mejor.

De los españoles dicen no entender porqué los miran con desprecio, con miedo y sobre todo señalándolos como culpables de algo o de la situación de crisis actual…  …”si somos personas. Ellos son personas, nosotros somos personas…acaso no tenemos los mismos derechos de trabajar y ser feliz seamos del país que seamos? ”

Eso en cuanto a los subsaharianos, que son con quienes más nos involucramos por el hecho de que los veíamos en pie siempre buscándose la vida, monedita a monedita, con frío o con calor, o con lluvia. Nosotros no somos nada para entrar en el peligroso terreno de juzgar quien necesita más o quién necesita menos, por eso de camino hacia nuestro punto de encuentro con estos xavales nos encontramos un grupo de personas de países del este que se empezaron a acercar y siempre tenemos una bandeja de macarrones para ellos también. Y últimamente  atendemos un grupito de unos 20 españoles, con estos dos últimos grupos ya no tenemos tanto acercamiento como con los primeros, estamos de alguna manera  “aprendiendo la lección” y resguardando (si se puede) nuestra salud emocional, que no es fácil.

P. Mucha gente piensa que para hacer algo como lo vuestro es necesario dinero (bastante) y tiempo (muuucho), ¿contáis vosotros con esos dos elementos?

R. Ni dinero, ni tiempo.

Manuel es el único que trabaja en casa, pero por un embargo de su sueldo le quitan de su nómina 1300 cada mes hace 2 años, sí-si, mil trescientos cada mes. Tenemos la casa embargada y en cualquier momento nos la pide el  Banco, la seguridad social se llevó el coche hace año y medio, y las cuentas nunca cierran a fin de mes.

Tiempo?… todo el domingo, y entre semana cuando traen cosas, acomodarlas y reacomodarlas en casa para que quepan y esté relativamente ordenado todo.

Tiempo para hacer el blog, para poner fotos y comentarios en el facebook, para responder mails,  llamadas de teléfono, entrevistas, escribir otros tantos mails cada tanto a otras empresas cuando alguna ya no puede seguir colaborando por el motivo que sea.

No, no tenemos ese tiempo, pero ahí estamos. No tenemos dinero, pero el Macarrón no sería nada sin sus macarronianos.

P. Qué valores o virtudes creéis que es importante que tenga alguien que quiera poner en marcha un proyecto similar al vuestro.

R. Hablás de proyecto…Sabés?…lo nuestro no nació como un proyecto, sino, como lo llamo yo, es una   “i.s.i.”, una iniciativa solidaria individual, personalmente estoy convencida de que son las iniciativas individuales las que salen desde un lugar que desconocemos en nuestro corazón  y  se llevan a cabo como un compromiso de empatía y acción hacia alguien que lo necesita.

El Macarrón Solidario nació con 3 personas, luego con 10 y llegamos hasta 110, ahora damos unas 50-60, pero no importa la cantidad, importa hacerlo, ahora, mientras andamos por la vida, recogiendo estrellas de mar y devolviéndolas al agua, como la historia que es nuestro lema en el blog.

Me gusta y me siento identificada con una palabra, empatía. No sé si hacen falta virtudes o valores, creo que abriendo los ojos a la realidad que nos rodea, los valores y las virtudes despiertan estén donde estén adormilados. Hay mucha gente que tiene inquietudes solidarias, pero no saben cómo canalizarlas. En estos dos años esta es la frase más dicha de todos los macarronianos cada vez que venían por primera vez.

No pretendemos  que la gente haga macarrones por el resto del mundo, el ejemplo que queremos dar es que no hace falta ir lejos para hacer algo por los demás, que el que pueda que lo haga, perfecto, pero el que no, que vaya caminando por la playa de su vida y no dude en devolver al mar una estrella a la deriva, nunca sabremos el impacto y el resultado, pero no importa saberlo, importa que para quien lo viva, le cambie la vida aunque nunca nos enteremos de la repercusión que pude tener un pequeño gesto nuestro.

Siempre tiene sentido hacer algo por los demás.

P. ¿Dónde está el límite de vuestro proyecto personal?

R. Hasta donde nuestras fuerzas nos acompañen seguiremos caminando por la playa, algunas veces con el macarrón otras veces no lo sabemos, pero lo que importa no es el nombre ni la actividad que hagamos, lo importante es seguir siendo conscientes de que todo lo que hacemos siempre tiene sentido.

Vanesa Sáez Iglesias: quimioterapia, radioterapia y blogoterapia

19 enero 2011 - 0:13 - Autor:

Vanesa, como tantos otros enfermos de cáncer, acudió a internet en busca de información y de calor. Lo primero lo encontró, lo segundo no. Así que se lanzó a crear un blog en el que hubiera contenidos útiles e interesantes sobre lo que le estaba pasando (cáncer, linfoma de Hodgkin), pero siempre contados en primera persona, desde la experiencia, con humor, con pasión.

La Terapia del Canguro es ahora más que un blog. Gracias a premios como el LinktoStart que Vanesa recogió la semana pasada en Madrid, www.laterapiadelcanguro.com se ha convertido en una comunidad para todos los que tienen o pueden tener un vínculo con el cáncer: pacientes, familias, médicos, estudiantes, gente de a pie. Esta joven periodista gallega acaba de lanzar su proyecto, se la nota fuerte y convencida, pero, como ella reconoce, es fundamental que consiga apoyos públicos o privados para que pueda seguir funcionando. Entretanto, Vanesa ha comenzado a escribir una novela con su historia (aviso a editoriales: aquí hay buen material).

P. Lo primero, ¿cómo estás ahora? ¿En qué fase del tratamiento?

R. Recientemente he terminado un tratamiento de un mes de radioterapia, ahora estoy a la espera de ver cómo ha ido, de realizarme pruebas y de saber si la enfermedad ha remitido. Si todo va bien, sólo tendré que preocuparme de acudir a revisiones periódicas, para comprobar que la enfermedad se mantiene “a raya”. Va a hacer 6 meses que me realizaron un autotrasplante de células madre y me he sometido a varios tratamientos con quimioterapia.

P. El blog, ¿ha sido terapéutico? ¿Te ha ayudado en la lucha contra la enfermedad?

R. El blog ha sido para mí muy terapéutico: el compartir con otros mi vivencia de la enfermedad, los conocimientos adquiridos a lo largo de estos casi 2 años de lucha contra el Linfoma de Hodgkin, mi vocación por el periodismo y la comunicación, mis ganas de ayudar a l@s demás… Cuando supe que tenía cáncer mi mundo se derrumbó: perdí mi trabajo, a mi pareja… Pero en muy poco tiempo encontré un sentido a todo esto, además de reencontrarme con un antiguo amor al que di una segunda oportunidad y con quien actualmente comparto mi vida.

Fue entonces cuando pensé que de todo lo malo puede salir algo bueno, que toda crisis (ya no solo la económica, sino en mi caso, la crisis personal que supuso el ser diagnosticada de cáncer) puede tomarse como un aprendizaje… Y ese aprendizaje con la enfermedad, ese optimismo necesario para vencerla, esas ganas inmensas de vivir y de superar el cáncer… Todo eso he tratado de transmitirlo a través del blog http://terapiadelcanguro.novaxove.com/.

El poner en marcha este blog me ha ayudado a centrarme en otras cosas, a no preocuparme únicamente por mi enfermedad, sino a que la prioridad en mi vida sea ayudar a otros y otras que pasen por un percance similar.

P. Tu eres periodista y a los periodistas en la Facultad nos dicen que debemos guardar cierta distancia con las historias que contamos, que no nos impliquemos demasiado, ¿te ha pasado en este proyecto? El hecho de ser periodista y de contar a modo de crónica la enfermedad, ¿crees que ha podido resultar positivo para tu tratamiento?

R. Es cierto que un periodista de informativos debe narrar los hechos sin implicarse en ellos, sin emitir valoraciones y con la mayor objetividad posible. Pero con el blog, con la web, he hecho justo lo contrario: el punto de vista que doy sería casi como de periodismo de opinión. Es cierto que en muchos post  incluyo información obtenida de otros medios, de agencias de noticias… pero siempre tratando de interpretarla, de buscar algo positivo en ella, de ser crítica al mismo tiempo, de tratar de que los contenidos que escribo sean comprensibles para todo tipo de internautas, no todos tenemos porqué saber de cáncer.

Al mismo tiempo, antes de ponerlo en marcha, estudié un poco lo que había en la Web. Pero en todas las páginas en las que se hablaba de cáncer noté un tono frío. Esto me hizo reflexionar sobre qué era lo que a mí, como enferma de cáncer, me habría gustado encontrarme, y traté de darle forma. Es una enfermedad complicada, difícil, no es una guerra, son muchas batallas; los tratamientos te debilitan física y psicológicamente… Pensé que nadie mejor para ayudar a enfermos y enfermas de cáncer que alguien que lo vivía en primera persona.

P. Algunas de los fenómenos asociados al diagnóstico y tratamiento de un cáncer son la vergüenza, la depresión, el aislamiento…  con el blog parece que tu optaste por todo lo contrario, pero, ¿también has pasado por la “nube negra”?

R. Por supuesto que he pasado por ese nubarrón. Yo nunca he sentido vergüenza por mi enfermedad, y he tratado de no aislarme, pero a veces una reacciona por instinto y es inevitable caer en estos errores. El tema de la depresión, las crisis de ansiedad y demás una no lo elige: se manifiesta con la enfermedad. Se supone que cuando esta deja de ser una amenaza para la vida del paciente, éste empieza a relajarse un poco y paulatinamente los episodios depresivos y crisis de ansiedad van desapareciendo.

Tener cáncer y escucharlo de boca de un hematólogo u oncólogo es un shock que muchos solo pueden superar con ayuda psicológica y psiquiátrica. Esto no tiene porqué avergonzarnos, es algo normal, temer a una enfermedad grave, el miedo a morir… Pero una vez que uno está “ubicado” en el contexto de su enfermedad, lo mejor que puede hacer es tratar, en la medida de lo posible, de llevar una vida normal. Con las limitaciones impuestas por los médicos y los tratamientos, pero normal, dedicando tiempo a su familia, su pareja, sus amigos, sus hobbies… Uno no puede quedarse anclado en esa nube negra, hay que pasar por ella, sí, pero cuanto antes se deje atrás, mejor.

P. ¿Cómo se le gana al cáncer?

R. Lo ideal sería una vacuna, jejeje. Pero de momento no la hay. Así que yo creo que al cáncer se le gana con ayuda de la medicina, de la ciencia, de los tratamientos, de los avances, de la quimio, de la radioterapia, de los especialistas… Yo confío plenamente en el equipo que me lleva, el Servicio de Hematología del Hospital Xeral de Vigo. Son casi todas mujeres, son encantadoras.

Pero hace falta más para vencer al cáncer: hay que ponerle ganas, información, actitud positiva y constructiva, ganas de vivir, fuerza de voluntad, pasión, humor, risas, capacidad de desconectar de vez en cuando de la enfermedad, sentirse bien con uno mismo, verse bien en el espejo (si hace falta una peluca y maquillaje, pues se usa) salir a la calle, valorar las pequeñas cosas, tomarse la enfermedad como un aprendizaje y no como un castigo divino o algo así. Nada de andar lamentándose por las esquinas.

Una vez, mi doctora me dijo una frase que se me quedó grabada a fuego: “Con tu actitud, la batalla ya está ganada en un 50%”.

P. El blog y tu proyecto plantean abrir una amplia comunidad de personas involucradas en la enfermedad, ¿te pide la gente consejos y recomendaciones?¿Algún libro de instrucciones  o decálogo para lidiar con el Linfoma? :)

R. De momento muy poca gente me ha pedido consejo o ayuda abiertamente, como mucho un par de mensajes privados a través de Facebook. La gente todavía tiene mucho miedo de esta enfermedad, es normal, porque hace unos años un cáncer, sí o sí, estaba asociado a “muerte”. Hoy hay muchos/as supervivientes, que como yo han aprendido de esta experiencia de la que una sale fortalecida, como mujer, como persona, como todo. Si eres capaz de superar un cáncer, piénsalo: casi podría decirse que serás capaz de hacer todo aquello que te propongas.

Yo he lidiado con el Linfoma con el apoyo de mi novio, de mi familia, de los pocos amigos que no han salido despavoridos al conocer mi enfermedad. Después del auto-trasplante, un día ojeando un puesto de libros de segunda mano, me encontré con uno que se ha convertido en mi libro de cabecera: SOS… Tengo cáncer y una vida por delante, de Luis Montesinos Palacios. Es muy completo y te aclara muchas dudas. Es un casi un manual de psicología.

P. Parece que plasmar en un blog la evolución de una enfermedad, especialmente de un cáncer, es, todavía, un tema tabú, mucha gente se asusta solo de pensarlo, ¿Has tenido dudas en algún momento del proyecto sobre si seguir o no con las actualizaciones y las nuevas funcionalidades?

R. Sí, he tenido dudas, en el sentido en que quizás pueda afectar en un futuro a mi imagen profesional… Vamos a ver, no es lo mismo que Luz Casal haya tenido un cáncer y que vuelva a los escenarios (la van a recibir en febrero con los brazos bien abiertos, es todo un ejemplo de superación) a que una joven y anónima comunicadora como yo haya pasado por esta enfermedad y pretenda reincorporarse al mercado laboral.

Hoy las empresas buscan información sobre sus “fichajes” en Internet, a través de las redes sociales, etc. Yo le he puesto mi cara a la enfermedad, le he puesto mi voz, mi puño y letra, es una apuesta arriesgada. A mucha gente no le entra en la cabeza que si alguien supera un cáncer, será tan valioso o más que los demás trabajadores de una empresa. La única diferencia es que cada año o cada 2 años tendrá que someterse a pruebas médicas para evitar, precisamente, que pueda volver a manifestarse la enfermedad: la detección precoz no implica baja laboral o eso creo. Este tipo de cosas son los únicos aspectos que me han creado dudas.

P. ¿Conoces otros casos parecidos al tuyo? ¿Alguien en quién te puedas inspirar?¿Otros blogs que sigas?

R. Durante mis frecuentes y múltiples ingresos hospitalarios he conocido a mucha gente de muchas clases, con linfomas similares al mío, con otros tipos de cáncer… También en mi círculo más cercano se han dado algunos casos de linfomas en jóvenes. Pero la mayor inspiración la he encontrado en mi día a día.

Además del libro del que te hablaba antes, sigo un par de blogs que he descubierto en los últimos meses: quimioterapio, y uno entre cien mil. Son geniales, te dan otras perspectivas.

P. En algún texto has escrito que este proyecto era un sueño, ¿cómo sigue ahora el sueño? ¿Será algo más que un blog?

R. Este proyecto en efecto es un sueño: hago algo que me gusta, trato de realizar una labor social ayudando a personas en una situación similar, y encima he ganado varios premios por ello. ¿No te parece un sueño? He obtenido un premio en la X edición del concurso de ideas empresariales innovadoras de la Universidad de Santiago de Compostela, y el más importante para mi, el Premio Linktostart 2010 al mejor proyecto social.

La gente de Linktostart me ha apoyado mucho (a través de la web y por teléfono). Sonia Mulero ha sido un pilar muy importante de este proyecto, ella ha creído en él desde el principio, y eso me ha ayudado a tener más confianza en mi y a seguir adelante sin miedo. Ahora el blog se quedará como página personal, y gracias a la empresa Taller de Internet dispongo ya de una página web. Ahora mi trabajo es dotarla de contenidos, actualizarla… Y me gustaría presentarla ante entidades, administraciones, etc. En busca de donativos, patrocinios, inversiones… De momento mi proyecto está desarrollado con presupuesto cero, y hay cosas interesantes que podrían quedarse en el tintero si no consigo financiación para llevarlas a cabo…

Blogueros con causa

17 enero 2011 - 0:45 - Autor:

Primero fue La España Fantasma, luego el Blog Solidario y, ahora, Letras por el Sáhara. Es oficial, los “internautas” o, mejor, los “blogueros” no son solo unos exhibicionistas ensimismados con los mundos de Yuppie, son personas con sensibilidad social, con intereses más allá de su ombligo. Esas tres iniciativas, lanzadas por personajes bien conocidos en la blogosfera y en la twitteresfera, han conseguido la adhesión de más de 500 blogs y portales, además de cientos de “me gusta” en Facebook y “retweets”. Está claro que el slackactivismo o clickactivismo funciona, pero, ¿y el moneyactivismo? Eso ya no está tan claro.

Javier Sanz escribe uno de los más populares blogs sobre historia, “Historias de la historia“. La semana pasada, Javier y su amigo y colaborador Pablo Castañón provocaron una ola de solidaridad con una iniciativa que aspira a crear una biblioteca en Smara, Sáhara, de la mano del proyecto Bubisher (un bibliobús para los campamentos de refugiados saharauis).

Los muros de la futura biblioteca en Smara. Foto: Bubisher - Candi

“De una conversación trivial con Pablo (@psandez) sobre un post antiguo y un banner surgió “Letras en el Sáhara” (#letrasenelsahara). Esta iniciativa nace en la red y queremos que, con vuestra ayuda, desemboque en el Sahara”. Así empieza el post que el pasado miércoles compartió toda la comunidad bloguera. Letras para el Sáhara es un ejemplo de que, en ocasiones, no es necesario haber metido en dedo en la llaga para comprometerse con una causa: ni Javier ni Pablo han estado en los campamentos saharauis, pero ambos sí han escrito y conversado sobre la deuda moral que tenemos con aquel pueblo.

En apenas 48 horas, decenas de blogs apoyaban el proyecto, cientos de personas lo compartían en Twitter y Facebook y lo votaban en bitacoras.com, Javier recibía las primeras confirmaciones de los libros que, específicamente, necesitan en Bubisher, así como la colaboración de autores que donan ejemplares de su obra para regalar entre los que apoyen el proyecto.

Pero lo diferente es que esto no debe o, mejor dicho, no queremos que sea “flor de un día” si no que esta iniciativa estará en marcha hasta el 11 de marzo. Y para eso, trataremos de mantenerla fresca explorando otros medios. Nuestro gran reto será que se mantenga fresca y, además, no saturar a la gente. Estamos convencidos que la red, demonizada por muchos pero libre de ataduras políticas y económicas, puede “parir” una iniciativa que llegue a buen puerto en la vida real.

¿Y el dinero? No se trata solo de reunir una serie de libros, sino también de colaborar en la puesta en funcionamiento de una biblioteca. Y para eso se necesita dinero. Hasta el momento, 430 euros vía Paypal, ¿mucho o poco? Depende. Por ejemplo: es menos que el número de ocasiones que se ha compartido la noticia del proyecto en redes sociales. Si cada uno de los que lo ha difundido hubiera donado 1 euro, estaría por encima de la cifra recaudada hasta la fecha. Falta por saber la cantidad de donaciones aportadas a la cuenta de Bubisher en La Caixa.

Habla Kurioso.

La gente es muy solidaria cuando no hay que sacar la cartera. El proyecto (La España Fantasma) ha sido posible por el esfuerzo desinteresado de 300 y pico personas, que han perdido su tiempo por una buena causa. Pero si no transformamos ese intangible en monedas, no habrá servido nada más que para dejar bonitos los telediarios de Navidad.

Kurioso es el alias y el nombre del blog de José Jiménez, arquitecto madrileño que habla y escribe desde la libertad que da la independencia. Dueño de un ideario un tanto insólito para los tiempos que corren, Kurioso encendió la mecha de su proyecto solidario con un tweet (que arrastró cerca de 4.000 visitas): cinco meses después veía la luz La España Fantasma, un libro con más de 300 imágenes qure retratan la soledad de las calles de nuestras ciudades durante la final del Mundial de Sudáfrica. Los beneficios van destinados a un proyecto de Save the Children.

El libro se vende a través de Bubok y de la CAM (Caja de Ahorros del Mediterráneo). En la plataforma de autopublicación ya van más de 700 ejemplares, lo que supone unos 4.300 euros para la ONG (del coste de 18 de euros, 6,1 van a Save the Children). En la CAM, el precio íntegro, los 18, van al proyecto solidario, Kurioso estima que llevarán alrededor de 400. Pero José no se da por satisfecho y sigue en la pelea por mejorar la distribución.

Ana Aldea trabaja en Medios y Redes, una red de blogs temáticos, en la que usan el programa Adsense para obtener ingresos.

Pensé que esa misma herramienta podría servir para intentar cambiar las cosas. Por otra parte yo tengo un blog personal con el que no quería ganar dinero pero no me importaba poner publicidad y donar los beneficios y pensé que si a mi no me importaba donar un espacio seguro que a otros bloggers tampoco…y debí acertar porque ya somos muchos.

Pues ya son más de 200 las bitácoras que se han sumado al Blog Solidario. Los beneficios que genere esa publicidad insertada en cientos de blogs irán para los proyectos de la ONG Planeta Salud. Ana comenta que todavía no tienen datos de ingresos, la campaña apenas lleva unos días en la red.

Las tres iniciativas tienen un punto fundamental en común: nacieron de la espontaneidad, sin grandes planes de desarrollo detrás. Son proyectos sencillos y honestos. Y eso es lo que gusta a los “internautas”.

Su actual y futuro impacto tendrá mucho que ver con su resistencia al desánimo, con el empuje de los promotores y con su capacidad para llegar cada día a más y nuevos usuarios. Suerte.

10 blogs imprescindibles para el 2011

4 enero 2011 - 1:33 - Autor:

Imagen de cabecera del blog "La terapia del canguro"

Traigo una selección de 10 blogs de perfil social que merece la pena seguir en este 2011. No los perdáis de vista.

1. La terapia del canguro. Genial y sorprendente iniciativa de Vanesa Sáez Iglesias, una periodista gallega de 26 años a la que hace un año y medio le diagnosticaron Linfoma de Hodgkin y que está blogueando su cáncer: su tratamiento, sus sentimientos, sus inquietudes, sus consejos… al tiempo que comparte noticias interesantes relacionadas con la enfermedad. Vanesa está terminando su tratamiento e iniciando un apasionante proyecto on line. Me apunto a la terapia del canguro!

2. Poverty Matters. The Guardian apuesta por un blog que habla de ayuda humanitaria, de derechos humanos, de países en conflicto que no suelen estar en la “Agenda”. Lo escriben cinco personas, diferentes redactores del periódico, desde el editor de temas medioambientales, hasta la especialista en salud, y un trabajador del sector de la cooperación internacional… Imprescindible.

3. Lápices para la paz. El blog de Alicia Mora recoge las crónicas de su “ONG personal”, un proyecto que ha llevado ayuda a Etiopía, Palestina, Líbano…y las combina con una buena selección de historias de infancia, derechos humanos… siempre con un punto de pasión y compromiso.

4. Cambio y corto. El blog de Josep Miró.  Se define como Anthropreneur, palabra que surge de unir anthropologist y entrepreneur, es decir, antropólogo y emprendedor. Josep reúne en su blog novedades sobre el mundo de los emprendedores sociales, la cooperación al desarrollo y la responsabilidad social corporativa. En su sidebar (columna derecha) podéis encontrar un fenomenal listado de enlaces a instituciones y blogs sobre innovación social.

5. El blog de Actuable. El proyecto de activismo on line de Paco Polo lleva tres meses revolucionando la red. Su blog da voz a las novedades del proyecto y Eugenia Redondo se encarga de alimentarlo con enfoques originales y frescos. Hay que seguirle la pista.

6. Hijos de Adán y Eva. Rubén es una pediatra apasionado por su trabajo y por el mundo de la acción social, la solidaridad y los derechos humanos. No os perdáis su resumen semanal (suele ser los viernes) de la blogosfera social-sanitaria, descubriréis muchas historias increíbles de médicos y expertos en salud que comparten sus conocimientos en la red.

7. Aguas Internacionales. Ramón Lobo no necesita presentación y su blog está más allá de cualquier elogio. Es un maestro. Podéis empezar por su último post “Noticias (casi) invisibles de 2010″.

8. Masticable. Este blog colectivo realizado por cinco activistas/periodistas surgidos de la Factoría Chandra es un faro para las ONG que quieren entrar en el mundo de las redes sociales, el ciberactivismo y, en general, el uso de las nuevas tecnologías.

9. Aid Watch. Un blog que reflexiona sobre la efectividad de la ayuda humanitaria y las mejores y peores prácticas en este ámbito. Realizado desde la Universidad de Nueva York.

10. El macarrón solidario. Una pareja valenciana decidió un buen día que podían hacer algo por los inmigrantes que veían en su barrio, en sus calles, en su ciudad, y se pusieron manos a la obra: cada sábado preparan cantidades industriales de pasta y salen a la calle a compartirla. Además, su casa es un auténtico hogar de acogida. Y todo lo cuentan al detalle en el blog, con humildad, sin complicaciones, con naturalidad.

Miguel Nonay, activismo a salto de mata

29 julio 2010 - 20:42 - Autor:

Hace poco más de un año, Miguel Nonay, 48 años, picado por la curiosidad y por la aparente facilidad del envite empezó a escribir un blog de viajes: A salto de mata. A este maño, que está casado y tiene una empresa de servicios, siempre le había gustado viajar, sobre todo desde que sus padres le llevaron a Lourdes con apenas 2 años para ver si, después de una poliomelitis y quedar con la movilidad muy reducida, la Virgen le devolvía “hecho un Forrest Gump“, como afirma riendo él mismo.

Miguel, en Costa Rica, teleférico del volcán Arenal.

Hoy su blog es ya un referente en viajes accesibles. Pero es mucho más que eso. Miguel es un ejemplo claro de que las redes sociales y los blogs pueden ayudar a mejorar la vida de las personas.Él mismo lo reconoce, “las redes sociales me han cambiado la vida”.

Su popularidad empezó a crecer en octubre de 2009, cuando denunció que Renfe no le dejaba viajar con Scooty II, una moto eléctrica adaptada. Al final, gracias al apoyo que recibió de la blogosfera, la empresa se interesó por su caso y le facilitó el viaje, además se comprometió a cumplir de igual forma con el resto de viajeros en sus mismas circunstancias. Miguel estará mañana en la Campus Party contando su experiencia.

P. ¿ Te imaginabas hace un año, cuando empezaste el blog, todo lo que te ha pasado?

R. No, como me gusta viajar y escribir me puse a ello; pero no me planteaba en ese momento que fuera a ir más allá de pasar un rato. Las redes sociales me han cambiado la vida totalmente, me han cambiado la forma de pensar, me han hecho mucho más abierto.

P. ¿Qué esperas de la Campus Party?

R. Estoy muy nervioso, muy inquieto porque quiero transmitir muy bien el mensaje. Nos va a ver mucha gente y es una buena oportunidad para dar a conocer el mensaje “Si quieres, puedes”, las limitaciones son demonios a los que hay que vencer y solo tienes que creertelo, tú eres tu mejor marca y tu mejor publicidad. Voy a contar mi experiencia, mi historia de activismo, pero no de forma indivual, porque yo cuento para esto con mis más de 200 seguidores en el blog, más de 700 en Twitter o 1.200 en Facebook. Gente muy activa, que continuamente me está dando su apoyo.

P. El título de tu blog “A salto de mata” significa aprovechar las oportunidades que van apareciendo en el camino, ¿es tu caso?

R. Sí, es ir venciendo las dificultades, conseguir lo que realmente quieres.

P. Hay que viajar, más allá de las distintas capacidades de cada uno.

R. Lo que digo a todo el mundo es que se planteen a qué lugar quieren ir y ese es el reto. Ir a ese lugar. Luego iremos sacando la información necesaria y dando vueltas a si el sitio es accesible o no para ver cómo podemos llegar.

P. Has estado en Bélgica, Argentina, Brasil… Y en sitios como Costa Rica has hecho cosas que, aquí, en España, parece que están vetadas para las personas con discapacidad.

R. He saltado por los árboles haciendo tirolina, he hecho aguas bravas, he ido en ultraligero, he practicado kayak por el Caribe y en ningún momento me han puesto ningún problema. Siempre ha sido, “vamos a ver de qué manera, y con seguridad, podemos hacerlo”. Eso te da una sensación de libertad que en Europa no tienes, con tantas leyes y con tantos miedos a que el seguro no quiera pagar.

Miguel en el rodaje, el pasado fin de semana en Barcelona, de un documental sobre su vida

P. ¿Te estás creando una comunidad de personas con discapacidad interesadas en viajes y accesibilidad a través del blog?

R. No, el colectivo es muy disperso y el blog no tiene la posibilidad de hacer una comunidad de viajes, pero si he ido recibiendo comentarios de gente que viaja en silla de ruedas y, lo más importante, es que recibo muchos comentarios que implican un cambio de mentalidad. Viajeros que ahora ven las cosas de otra manera, se fijan si hay un rebaje, si hay rampas, si en el hotel hay habitaciones accesibles. Me interesa crear esa especie de mentalidad del turismo accesible como algo conceptual, como el arquitecto que cuando va a diseñar un edificio no hay que decirle que tenga en cuenta el tejado.

P. Y en octubre de 2009, todo cambió, tu blog se hizo más popular y abanderaste una causa.

R. Yo además de usar los bastones, utilizo un scooter eléctrico, y éste último no me lo dejaban subir a un tren para ir a Madrid a un evento que me interesaba mucho. Lo conté en el blog y los 60 seguidores que había hasta entonces se convirtieron en 170 en poco más de 48 horas y todos difundieron el post, también en Facebook. Renfe se puso en contacto conmigo y me dijo que no me preocupara pues no iba a haber ningún problema. Ahora, hasta han habilitado un teléfono de información para estas situaciones.

P. Detrás de un teclado todas las personas somos iguales, pero fuera, en la vida real, la cosa cambia.

R. Cambia por desconocimiento. Hemos avanzando mucho, pero sigue habiendo miedo a lo desconocido. Algunas personas “con capacidades diferentes” piensan que lo que les ha ocurrido es culpa del mundo entero y a veces una persona intenta ayudar y reaccionamos con mal humor. Yo siempre hago un llamamiento: habrá desconocimiento, pero no mala fe. Habrá que explicar si nos caemos al suelo, qué tienes que hacer para ayudar a levantarnos y si nos podemos reír, mejor, para desdramatizar.

P. Hablando de reír y de humor, en tu blog y en tus canales hay buen rollo y mucho agradecimiento.

R. Tengo un principio: me parece un acto de generosidad que alguien deje lo que está haciendo y en entre en mi blog a leer los artículos tan larguísimos que hago. Y que, además, comenten y con el cariño que lo hacen. Eso requiere devolverles su generosidad, agradecer su apoyo en los comentarios, en Facebook, en Twitter.

Gracias y feliz viaje A salto de mata.

¿Qué hacen en África con 1 millón de camisetas y sujetadores usados?

20 mayo 2010 - 20:24 - Autor:

Pequeñas tiendas de ropa usada en Tanzania. Foto: Kim TD. Flickr

Rosa usada en mercadillos en Tanzania. Foto: Kim TD. Flickr

El mundo de la solidaridad y la cooperación no está exento de iluminados inexpertos con ideas absurdas. A veces, la buena voluntad no es suficiente. En EE.UU. se ha organizado un jaleo muy importante por la campaña “1 million t-shirts for Africa”, promovida por Jason Sadler, un joven empresario de Florida. La presión de los blogueros expertos en ayuda humanitaria le ha hecho cambiar de opinión, no sin dejar tras de sí una importante gresca en la blogosfera y en Twitter.

El tema de fondo es que, según los expertos, no es en absoluto positivo enviar ropa o calzado usado a países pobres ya que provoca el efecto contrario al deseado: te cargas el comercio y la industria local. Es un punto del que ya comenté algo en el post dedicado a Jackeline Novogratz y su Sueter Azul.

Vamos con la historia de Jason y luego también os cuento otro proyecto bastante peregrino que apoyó una ONG norteamericana el pasado 15 de mayo: enviar sujetadores a Uganda.

Jason Sadler es un joven de 27 años que un día tuvo una feliz idea: montar con un amigo un negocio on line tan simple y ridículo como rentable. Cada día su colega Evan y él se ponen una camiseta distinta con el logo de una empresa. Se fotografían con la camiseta, graban un vídeo y lo hacen circular por Twitter, Facebook, etc. Es decir, son soportes publicitarios. Ese es su proyecto: I wear your shirt.

El caso es que Jason decidió que si a él le iba tan bien con su negocio, quizás las camisetas también podían ayudar a cambiar la vida de la gente más pobre de África, así que decidió poner en marcha una campaña on line, 1 million t-shirts for Africa, usando los medios sociales para conseguir un millón de camisetas y enviarlas luego a no se sabe dónde.

Y es que resulta imposible encontrar el destino en la página de la campaña y tampoco se explica absolutamente nada de cómo lo va a organizar. Todo eso provocó una oleada de críticas desde todos los sectores: Universidad, ONG, expertos en ayuda humanitaria… En el blog Good Intentions are not enough (“Las buenas intenciones no bastan”) han recogido la mayoría de los posts sobre el tema.

Lo peor fue la reacción de Jason, retando, en un video bastante chusco, a los que le criticaban. Este video, en lugar de calmar a la blogosfera social norteamericana, provocó que algunos destacados analistas empezaran incluso a dudar de las buenas intenciones del chico.

El asunto ha llegado a la revista Time, que le ha dedicado un amplio reportaje en el que explica, entre otras cosas, que Jason nunca ha visitado África ni trabajado en un proyecto de ayuda humanitaria. Sí han recogido las opiniones de las organizaciones que le apoyan. Finalmente parece que Sadler ha comprendido que su proyecto no tenía ni pies ni cabeza y afirma que ya no tiene previsto enviar las camisetas.

Conclusión: cuidado con las campañas en la que nos piden que donemos ropa o calzado para países de África o Asia, podemos estar haciendo mñas daño que beneficio. Lo que no significa que dejemos de donar este tipo de productos a organizaciones que sabemos le pueden dar un uso adecuado. Por ejemplo, AERESS, Asociación Española de Recuperadores de Economía Social y Solidaria y su campaña Tira del hilo.

Por cierto, se me olvidaba, el tema de los sujetadores: una colaboradora del famoso Hufftintong Post solicitaba ayuda para enviar sujetadores a Uganda. Las explicaciones son hasta cierto punto convincentes. Tu, ¿qué opinas?.

Una mujer, un blog y 365 días para donar 36.500 dólares

7 abril 2010 - 23:54 - Autor:

betty

Betty Londergan

¿Qué harías con una herencia de 28.000 euros que acabas de recibir de tus padres? Seguro que se te ocurren muchos usos para ese dinero, pero no creo que ninguno como el que le ha dado Betty Londergan. La historia empieza cuando Betty sale de ver la película Julie&Julia e, inspirada por el personaje de Julie Powell y su blog gastronómico, empieza a darle vueltas a una idea “¿Sobre qué tema podría escribir durante un año en un blog?”, a la mañana siguiente, desayunando, lo ve claro “Voy a escribir sobre la experiencia de donar dinero“.

Así que esta escritora y guionista freelance que ha trabajado durante 30 años como Directora Creativa en el mundo de la publicidad y que vive en Atlanta (EE.UU) decide emplear la herencia que le han legado sus padres en un proyecto único: donar cada día 100 dólares a una causa distinta. Y contarlo en un blog: WhatGives365. Así de sencillo y de complicado al mismo tiempo.

¿Te imaginas pensando cada mañana, durante 365 días, en un proyecto que te convenza, que creas que merezca la pena? Y, lo que es más delicado, contarlo, explicarlo y argumentarlo en un blog público. Apasionante. Por un lado, constituye una acción de filantropía y, por otro, un  ejemplo inspirador para los miles de personas que están conociendo a Betty. Y es que su blog, como ella misma me comenta vía correo electrónico, está llamando la atención de algunos de los principales portales y medios de comunicación en EE.UU: USA Today, Huffington Post… Así que, la primera pregunta es obligada ¿Cómo está funcionando?

Está funcionando de maravilla, amo lo que estoy haciendo, aunque sin duda es lo más difícil que he hecho en mi vida (bloggear todos los días, tratando de ser reflexiva y teniendo un propósito claro es un desafío!)

La aventura de Betty comenzó el 1 de enero de 2010 y el destinatario de los primeros 100 dólares fue la organización social religiosa Pacem in Terris, a la que pertenecieron sus padres. Desde entonces, en estos más de tres meses, Betty ha donado y escrito sobre proyectos, personas y organizaciones de todos los colores y pelajes: medio ambiente, protección de la infancia, enfermedad mental… Y siempre con una gran capacidad de comunicación (está claro, se ha dedicado 30 años a esto de escribir). Me encanta el estilo de muchas de sus entradas. Un ejemplo: titular “El elefante en la habitación (no es una metáfora) – Subtítulo. “Está bien. Ahí va una irresistible. Bebés, elefantes, orfanatos.” TALENTO.

Ahora vamos con el lado social puro y duro. ¿Realmente produce algún cambio donar 100 dólares cada día a una causa distinta?

Es obvio que no. Ni siquiera a una persona, de verdad. Pero puede suponer un impulso y, sobre todo, mi misión es iluminar, llamar la atención sobre las personas, las causas y las organizaciones que creo que están haciendo del mundo un lugar mejor, y darles el reconocimiento que merecen.

Touché.

Aún así, dejo una reflexión ¿No sería más rentable socialmente una periodicidad semanal, donar 700 dólares a un mismo proyecto?

Y Betty, ¿no descansa? ¿Va a escribir todos los días durante un año? No del todo. Lo cierto es que ha decidido tomarse un respiro todos los domingos para ir a Misa. Bueno, no sé si irá a su parroquia, Our Lady of Lourdes, situada en el distrito Martin Luther King Jr. de Atlanta, todos los Días del Señor, pero lo que es seguro es que los 100 dólares semanales irán al cepillo. ¿ Es lo mejor que has hecho en tu vida?

Lo mejor, haber tenido a mi querida hija Lulu; lo segundo mejor, esto, seguro.

Betty y su proyecto está abierto a la participación de la gente, de hecho ella anima a que le envíes sugerencias de proyectos a los que sumarse. Todavía le quedan muchos meses de solidaridad por delante, pero es inevitable, dado el éxito, preguntarle por el futuro a partir del 31 de diciembre de 2010, es decir la fecha en la que entregará sus últimos 100 dólares y su último post.

No sé. Tengo que ver lo que sucede. No me gusta pensar que esto se acabará porque me encanta hacerlo, pero también es increíblemente exigente todos los días. No puedo viajar como yo quisiera, etc, etc. Podría tratar de convertirlo en un libro, algo como “mi Top 100″. O podría ir y visitar las historias sobre las que he escrito. Esto es tan intenso que no tengo tiempo de mirar hacia adelante (o atrás), sólo tengo que estar en este momento.

Alicia Mora, solidaridad freelance

17 noviembre 2009 - 1:20 - Autor:

Maha Nassar y Alicia (con pañuelo). Foto: Jacobo Medrano

Maha Nassar y Alicia (con pañuelo). Foto: Jacobo Medrano

Alicia Mora es una mujer casada de 37 años, que trabaja en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid. Ahora está estudiando trabajo social, le gusta, y espera poder dedicarse a los temas de violencia de género. No le gusta nada salir en las fotos (como se puede comprobar con la imagen que Alicia ha pasado)… En definitiva, es una persona normal que, un buen día, inspirada por el blog de Hernán Zin (sí, un blog!!) decidió que no podía seguir de brazos cruzados y, aunque ya colaboraba con la ONG Infancia Solidaria facilitando las operaciones quirúrgicas a niños de países pobres; se propuso ir más allá, ayudando a los niños de los campamentos de refugiados palestinos, llevando algo tan simple y tan fundamental como lápices, cuadernos, libros… Así nació Lápices para la paz. Al mismo tiempo, abrió un blog para contar el proyecto y para aportar su visión del mundo, de la realidad de los más indefensos. Tres años, cientos de kilos de material escolar y unas decenas de posts después, Lápices ha llevado esperanza a Palestina, Sáhara y Etiopía.

P. Me sorprende que detrás de Lápices para la Paz no haya ninguna ONG.

R. No queríamos depender de ninguna ONG, queríamos que fuera un proyecto de personas para personas.

P. Pero sí he visto que has contado con el apoyo de Infancia Solidaria.

R. Sobre todo porque no nos hemos constituido como asociación y había gente que quería donar, así que a través de Infancia Solidaria habilitamos un número de cuenta.

P. El blog y el proyecto empezaron hace justo tres años, ¿has hecho tu balance personal de lo que te ha pasado en este tiempo?

R. Cuando empezamos con Palestina no sabíamos si lo íbamos a conseguir, queríamos aportar nuestro granito de arena, pero nadie daba un duro por nosotras, “están como cabras!!”, decían.

P. Y lo habéis conseguido…

R. Gracias al apoyo de la gente. Familiares, compañeros de trabajo, amigos. A mí me ven en el hospital compañeros de trabajo y se esconden!! Piensan que les voy a vender una camiseta… (acaba de sacar a la venta unas camisetas para colaborar con el proyecto).

P. ¿El blog ha sido un buen medio de difusión para conseguir adhesiones, colaboraciones, etc?

R. Ha sido un medio fantástico para seguir adelante. Me he encontrado muchos bloggers (mujeres, la mayoría) que han apoyado el proyecto. Incluso sin conocerme, han donado.

P. ¿Tenéis estructura? ¿El dinero recaudado va todo a los proyectos?

R. Tenemos cero estructura. Todo lo organizamos con una asociación del país al que vamos. Antes de ir hacemos un plan y decidimos dónde vamos a comprar. Todo el dinero para material escolar lo gastamos en el país, fomentamos la economía local y familiar. Nosotros nos pagamos los billetes de avión, el transporte, el alojamiento… Todo lo que sacamos de los donativos, camisetas, etc, va íntegro a los niños.

P. ¿Cómo os manejáis en cada país?

R. Lo trabajamos mucho, no podemos improvisar. Todo tipo de contactos son buenos: periodistas, cooperantes de ONG… La verdad es que, hasta ahora, ha salido todo rodado.

P. ¿Os habéis encontrado alguna barrera, alguna dificultad en algún viaje que os haya afectado en la misión?

R. En Palestina, con los check-point, muchas veces pensábamos que no podríamos pasar, pero nuestro pasaporte español abría puertas, no es lo mismo para los palestinos. En Etiopía tuvimos problemas con el material, teníamos que encargarlo. Es un país tan pobre que no tiene productos, a no ser que busques por todas las tiendas de Addis Abbeba. Fue tremendo transportar el material por las carreteras. Pero la verdad es que hemos tenido mucha suerte.

P. En los viajes, habéis ido descubriendo muchas historias, muchas realidades.

R. El blog también se abrió con otro objetivo, además del proyecto: ver con mis propios ojos la realidad de cada país al que viajamos, sus problemas… Siempre intento escribir lo que veo, esas historias que pasan desapercibidas en los medios de comunicación.

P. ¿Hay alguna imagen, algún instante de estos tres años que se te haya quedado grabado?

R. En el primer viaje, en un campamento de refugiados, en un colegio, tengo una imagen que no se me olvidará jamás. Un niño de unos ocho años, con una cara de terror tremenda, estaba temblando, así que le pregunté a la profesora y me dijo que pensaba que éramos israelitas.

P. ¿Vuestro siguiente proyecto?

R. Los campamentos de refugiados de Líbano. Esperamos que sea en marzo o abril.

P. ¿Cómo elegís el proyecto y el país?

R. Creo que casi el país nos elige a nosotros. Palestina fue por el blog de Hernán, Etiopía porque colaboré en la operación de corazón de una niña etíope que vino a Madrid; en Sáhara teníamos contactos con amigos saharauis y ahora he conocido a una persona que trabaja en cooperación internacional en esa zona.

P. ¿Se puede sumar gente?

R. Lápices es un proyecto abierto, cualquiera puede participar. En el próximo proyecto estamos metidas 6 personas.

P. ¿Que queda de vuestros proyectos? ¿Tenéis información de cómo sigue el material y las bibliotecas que habéis llevado?

R. Es un granito de arena, una pequeña aportación, no pretendemos cambiar la sociedad en dos días. Las ONG que están allí nos cuentan que el material sigue allí, que los niños están como locos. En Etiopía, en las escuelas rurales, muchos niños estaban un rato y luego se iban a trabajar, al campo, con el ganado, y yo me preguntaba “¿Servirá esto de algo?”. Si solamente un niño o niña a los que hemos llevado libros, se interesase por leer, tuviera la motivación para estudiar e intentar salir de la pobreza, con eso sería feliz.

Mikel Trueba, desafiando a la vida

28 julio 2009 - 0:35 - Autor:

Mikel y su hija Anne en Eurodisney en el verano de 2008. Foto cedida por Mikel

Mikel y su hija Anne en Eurodisney en el verano de 2008. Foto cedida por Mikel

Según las estadísticas oficiales, Mikel Trueba no debería estar en este mundo. Mikel sufre desde hace más de cinco años ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica) una enfermedad neurodegenerativa de tipo neuromuscular que provoca una parálisis progresiva.

Se desconoce su causa, pero sí se conoce que afecta a hombres de entre 40 y 70 años (no es el caso de Mikel), que en España se diagnostican cada día entre 2 y 3 casos (actualmente hay unas 4.000 personas que sufren esta enfermedad) y que la esperanza de vida es de entre 3 y 5 años.

Pero Mikel sigue muy vivo, escribiendo sus sensaciones, ideas y experiencias en un blog, “Las sorpresas de la vida”, que intenta ser una fuente de ayuda para otras personas que puedan estar en su situación. Mikel no escribe con mucha frecuencia, pero cuando lo hace, respira humor, dolor y resignación a partes iguales. Buena prueba de esto es su último post “Un poquito de mí”, del 21 de julio, del que reproduzco solo una muestra.

Sobre mi envoltorio, que decir. Mi brazo derecho ya casi no se mueve. Es solo un colgajo tatuado, que me llega a estorbar algunas veces. El brazo izquierdo, intenta resistir los envites de la ELA. Aunque supongo que a él, también le llegara su hora…

Mikel ha tenido la gran amabilidad de responder un breve cuestionario. Gracias Mikel, suerte y ojalá puedas ver Nueva York.

P.  Después de más de un año escribiendo en tu blog, ¿qué te ha aportado y qué te gustaría que aportara a los que te leen?

R. Me ha aportado tranquilidad. En mi caso, tenía muchos pensamientos, inquietudes y preocupaciones dentro de mi cabeza. Escribirlas y sacarlas me ha ayudado a serenarme.

A los que leen el blog, espero que les aporte muchas ganas de vivir, y que aprendan a disfrutar cada momento.

P. He leído tu blog desde que empezaste y me ha dejado bastante impresionado tu sinceridad al contar tus sentimientos, ¿te ha ayudado el blog, el hecho de escribir, a sentirte mejor?

R. Claro que me ha ayudado. Pero mi fin fue hacer conocer esta terrible enfermedad. También, que todas aquellas personas que empiecen con la ELA encuentren un posible camino a seguir. Que sepan que no están solos…

P . ¿Qué otros blogs lees? ¿Te interesan otros blogs o foros relacionados con ELA?

R. Me gusta leer los del correodigital. Hay muy buenos y muy variados. Sobre ELA, claro que sí. Tengo amigos que también escriben y los sigo muy de cerca.

P . Solemos engañarnos con que la discapacidad y la enfermedad solo afectan a los demás,  por eso cuando las sufrimos nos cuesta mucho asumirlo,  ¿te pasó lo mismo a ti?¿Estabas cabreado con el mundo al principio?

R. Claro, siempre pensamos que “A MI NO ME VA A PASAR”. Siempre nos fijamos en las desgracias de los demás, pensando que a nosotros no nos ocurrirá. Ahí está el error. La lotería de la vida es muy caprichosa y todos tenemos papeletas…

Al principio no me daba cuenta de lo que pasaba. Cuando ya aparecieron los primeros síntomas notables, exploté. Empecé a tener que dejar de hacer las cosas que me gustaban. Tenía una hija a punto de nacer. Todo era negatividad, hasta el punto de encerrarme en mi mismo. Me aleje de todo y de todos. Pero salí, y aquí estoy.

P. ¿Qué consejo le darías a alguien al que le acaban de diagnosticar ELA?

R. Tranquilidad. Que se rodee de los suyos. Que acuda a la asociación que le corresponda. Y sobre todo, muchas ganas de LUCHAR.

P. ¿Qué cosas te hacen sentir bien, disfrutar, sentirte conectado a la vida?

R. El motor que mueve mi vida es mi hija Anne. Sus ganas de vivir y jugar llenan mi depósito. Si ella no existiera, hace tiempo que no estaría aquí.

P. ¿Qué esperas del futuro?

R. Hace tiempo que deje de pensar en el futuro, vivo al día. Según estadísticas, los enfermos de ELA duran de 3 a 5 años normalmente. Yo voy por mi quinto año, así que…

Viendo ganar a España la Eurocopa, pensé que no vería el mundial 2010 de Sudáfrica. Creo que veré marcar al niño Torres, otra vez, el gol de la final. También tengo pendiente visitar la gran manzana. New York es mi gran sueño.

Buscador

Sobre el blog

Durante más de 100 años la comunidad científica mantuvo un intenso debate sobre el origen y significado del altruismo hasta que en la década de 1.960, el biólogo William D.Hamilton creó una fórmula matemática que relacionaba el altruismo con el grado de parentesco entre el que da y el que recibe. Desde aquí nos proponemos poner a prueba esa ecuación al mismo tiempo que descubrimos a personas e iniciativas que luchan por sacar adelante causas sociales.

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube iPhone iPad Android