Saltar al contenido

« ver todos los blogs

The Guardian enseña el camino a los emprendedores sociales

23 abril 2012 - 11:09 - Autor:

Página principal de la red de emprendedores sociales de The Guardian

Seamos realistas, ¿alguien conoce a algún emprendedor social?

Un momento, quizás antes habría que preguntarse por unas coordenadas claras sobre el alcance e implicaciones del concepto: ¿tener una cooperativa o una Fundación o una asociación es ser un emprendedor social?

En España parece que hemos empezado a darle vida mediática y de mercado al término: tenemos un master en la UOC, y un buen catálogo de premios: BBVA, Ashoka, Universidad Europea de Madrid. Y, sin embargo, tras conocer en los últimos años a varios “emprendedores sociales” todos coinciden en que todavía no se han creado ni las bases ni el ecosistema necesarios para el desarrollo de una verdadera casta de emprendedores sociales.

Por eso, tenemos una buena oportunidad de aprendizaje en el camino recorrido por Inglaterra, país que quiere liderar este movimiento cívico y empresarial en la vieja Europa. Y la oportunidad todavía es más evidente si el responsable de gestionar la mayor comunidad on line de emprendedores del Reino Unido es un español.

Ginés Haro Pastor, sevillano, inició su carrera en el sector social en España, en la asociación Madre Coraje, luego pasó a dirigir una campaña de apoyo al pueblo indígena ecuatoriano, hasta que en 2010 se mudó a Londres, al epicentro del Social entrepreneurship en Europa, y empezó a trabajar para Net Impact London y para UnLTD, entidad de apoyo a emprendedores sociales, desde la que ha dado el salto a The Guardian para gestionar la comunidad y los contenidos de The Guardian Social Enterprise Network.

Con más de 20.000 miembros, la comunidad que ha creado The Guardian quiere ayudar a los emprendedores sociales a descubrir cómo incrementar su impacto social y conseguir sus objetivos empresariales. La Red ofrece artículos, recursos, mejores prácticas y asesoría de expertos, así como conectar con otros emprendedores y sus empresas sociales.

Nosotros no hacemos periodismo o no contratamos a periodistas, damos la palabra a los profesionales del sector para que compartan su experiencia. Organizamos sesiones de preguntas y respuestas sobre temas relevantes y temas de management, marketing, etc.

Ginés y The Guardian tienen muy claro que el éxito de su propuesta pasa por salir de la frontera de su sector e interesar a otros públicos.

En una segunda fase, la idea es hacer publicidad transversal: salir del sector. En vez de ser algo muy de nicho, como ahora mismo, que estamos hablando “entre cuatro gatos”, hay que romper la barrera del sector. The Guardian tiene otros networks profesionales, por ejemplo de funcionarios, profesores, de expertos en sostenibilidad…

La experiencia internacional de Ginés le ha permitido comparar mercados y constatar que, en España, todavía falta mucha cantera.

Ashoka España, por ejemplo, realmente no promueve el emprendimiento social de base, Ashoka elige los “Cristiano Ronaldos’, por decirlo de alguna manera. Cualquiera que da un premio está eligiendo, entre los que ya existen, a los mejores. Pero no hay nadie trabajando la cantera. Por hacer otro simil de fútbol, no hay nadie que sea el FC Barcelona, trabajando la cantera para ver quién sale.

Tampoco parece que, por ahora, el gobierno o las instituciones públicas españolas estén animando el sector, todo lo contrario que en Inglaterra, donde ya hay una ley de emprendimiento social,  un banco de inversión “social” o iniciativas como los bonos de impacto social, que comentábamos hace unas semanas en este blog.

Lo que parece claro es que las comparaciones, a veces, son odiosas y hasta insanas. Y, aunque nos duela, quizás haya que asumir que con el emprendimiento social en España estamos creando una gran humareda tras la que, al despejarse, apenas queda nada.

Nace una empresa social que cultiva setas en los posos del café

20 enero 2012 - 1:13 - Autor:

Setas cultivadas en restos de café, en Berlón. Foto: Chidos

Idea de negocio: cultivar setas gourmet en los posos del café. Comercializar las setas a nivel local y vender también kits de autoproducción. Donar el 1% de la facturación a proyectos de cooperación al desarrollo. Dar empleo a personas con discapacidad. ¿Suena utópico? ¿Suena marciano?

Es un proyecto que ya está contrastado que es viable.

Eso afirma Ignacio Mielgo, principal promotor de Mi seta, un proyecto innovador de emprendimiento social. Y es cierto. Una empresa norteamericana y una organización africana llevan tiempo aplicando con éxito este modelo de negocio.

Ignacio, 29 años, es biólogo, pero trabaja en una tienda de camisetas en su ciudad, Vigo. Siempre le han gustado las setas, así que investigando en internet modelos de producción clásicos, dio con un estudio de una universidad suiza que hablaba de producirlos en los restos del cultivo de café. Después descubrió una empresa en EE:UU que ya trabajaba con este tipo de producto, Back to the Roots.

El detonante definitivo llegó tras contactar con un grupo de personas que también trabajaban en la misma idea desde Madrid, influidos por la Blue Economy, una tendencia de pensamiento y producción en cascada, en la que los desechos de un producto son la materia prima para la creación de otro.

“En Mi Seta nos dedicamos al cultivo de setas gourmet sobre posos de café. ¿Por qué café?  Porque del café tan solo consumimos el 0,2%, y el resto va a parar a los vertederos. Donde emiten metano, un gas que produce 20 veces más efecto invernadero que el CO2.  Nosotros no solo evitamos que se produzcan estas emisiones, si no que devolvemos a la tierra sus nutrientes. Ya que, después de cultivar las setas, el café se convierte en un abono excelente para todo tipo de cultivos.”

Así se presenta Mi seta en la plataforma de crowfunding Lánzanos. Ignacio define el proyecto como “Unas setas con una bonita historia detrás”.

Proyecto de Kits de "Autocultivo" de Mi Seta

Ahora, están buscando financiación para poner en marcha una fábrica y empezar a trabajar al 100% en la iniciativa. Ignacio dejará en breve su trabajo en la tienda para entregarse en cuerpo y alma a este proyecto. Pero, ¿ha probado si realmente funciona el método?

Hace un año empece a probar en mi casa de 40 metros cuadrados. En las primeras pruebas hice unas 10 bolsas, y en tres o cuatro salió bastante bien y vi que teníamos potencial porque sin medir la temperatura ni la humedad nos habían salido cuatro. Con más control lo vi muy viable. Trasladé el experimento al garaje de mi madre y bien, pero nos hacen falta más pruebas.

Ignacio está muy ilusionado con el proyecto. Aunque no consigan la financiación en Lánzanos, seguirán adelante con el proyecto y seguramente se traslade a Madrid para instalar la planta de producción. El plan de empresa también pasa por convertirse en un Centro Especial de Empleo y ofrecer puestos de trabajo a personas con discapacidad.

Venderán sus productos (setas Ostra y Shitake, en un principio) a nivel local (Madrid) y ofrecerán por internet los kits de cultivo, para que cualquiera de nosotros pueda ver crecer y comer sus setas en casa.

El proceso hasta tener las setas tiene dos fases: la incubación, que dura entre 15 o 20 días; y el cultivo, que varía mucho. La primera tanda de setas está en un mes.

Las setas se producen en unas bolsas a las que hay que hacer unos cortes y regar dos veces al día. De cada bolsa brotan tres o cuatro cosechas.

Foto: Chidos

Cuando uno se acerca por primera vez a este proyecto, lo hace por su exotismo, pero descubre que la utopía puede estar más cerca de lo que pensamos cuando habla con Ignacio y, sobre todo, cuando descubre la historia de Chido Govera, una joven huérfana de Zimbabwe que, tras participar en un proyecto de Zeri Foundation (promotora de la Blue Economy), ha creado una red de emprendedores y agricultores que cultivan setas en los restos del café.

Ignacio aspira a demostrar que el café que tomamos todas las mañanas sirve para, además de para activar nuestras neuronas, hacer crecer un proyecto empresarial y social único. Suerte.

Capitalismo 2.0: las empresas sociales cambiarán el mundo

29 diciembre 2010 - 0:44 - Autor:

Si estás enfadado puedes ser un emprendedor social. Según el libro Capitalismo 2.0: el poder del ciudadano para cambiar el mundo (Plataforma Editorial) escrito por Patricia Sáez y Luis Pareras, “estar enfadado es importante. En el mundo emprendedor, las mejores oportunidades aparecen cuando alguien está muy enfadado”.

Un ejemplo: Mikkel Vestergaard estaba enfadado porque millones de personas mueren cada año por no tener acceso a agua potable. Mikkel, danés, 39 años, descendiente de una familia de comerciantes, puso en marcha una empresa con fines sociales y en 2005 lanzó uno de sus productos estrella:LifeStraw, un dispositivo sencillo y relativamente barato (alrededor de 3,5 euros para ONG y 25,87 euros para particulares)  en forma de tubo que elimina las bacterias y virus del agua.

Patricia Saéz es la directora académica del primer  MBA Social de España, impartido por la UOC y lleva más de cuatro años analizando las mejores prácticas de todo el mundo y asesorando a decenas de emprendedores a definir su proyecto. Está convencida de que 2011 será el año del emprendimiento social y tiene muy claro que el Estado y las ONG no son suficientes para acabar con la pobreza.

Necesitamos soluciones más duraderas. Estamos cansados del discurso 10 euros para este niño, 10 euros para tal… creemos que la solución no va por ahí, mover dinero de un sitio a otro, sino que pasa por crear soluciones que cambien las cosas. La innovación social va por ahí, intentar regenerar sectores enteros.

Ahora bien, el camino para crear en España un tejido relevante de empresas sociales no es fácil, nos cuesta mucho emprender y todavía más si se trata de hacerlo con un fin no meramente económico. Y, además, está el espacio que ocupan las ONG. 29.000 entidades sociales sin ánimo de lucro trabajan en la actualidad en nuestro país.

Nosotros no planteamos prescindir de las ONG, ni decimos que lo hagan mal, simplemente vemos que las cosas están marchando muy bien en esa hibridación de tres sectores: las mejores prácticas del mercado, el mejor acercamiento del gobierno y la voluntad y modo de trabajo de las ONG.

Capitalismo 2.0 recorre la incipiente historia de este nuevo fenómeno social, analiza los diferentes modelos de negocio y reúne numerosos ejemplos de iniciativas de éxito. Es un buen libro para inspirarse, para buscar ideas y confrontar con la realidad nuestras utopías, “Nunca antes en la historia de la humanidad la capacidad de los individuos había sido mayor para cambiar las cosas“, señalan los autores al inicio.

Kimanza Secondary Schoo, Kenia. Foto: Neil Thomas

Escuela de cocina de DC Central Kitchen. Foto: DC Central Kitchen

Los microcréditos on line de Kiva, la base de la pirámide, Bill Drayton y Ashoka, la movilización de los agricultores y productores de café de Liga Masiva, la barrita de crema de cacahuete que salva a los niños desnutridos, la escuela de cocina para adultos excluidos de DC Central Kitchen, el modelo de integración de inmigrantes de Jean Claude Rodríguez, el compostaje de Eugeni Castejón … son algunas de las historias que nos propone el libro de Patricia Sáez y Luis Pareras. ¿Alguna especialmente simbólica?

Patricia comenta la auténtica revolución que ha supuesto el modelo de microcréditos creado por Yunnus o el avance que supone poder diagnosticar y prevenir enfermedades como la malaria o la hepatitis mediante una solución de biotecnología que sustituye la toma de una muestra sanguínea en medio líquido (imposible de almacenar y transportar en muchos lugares de África) por una toma sobre papel de filtro. Es lo que hace Diagnostics for all.

A los que hacen una fiesta de todo” es la dedicatoria que encabeza el libro, una filosofía que inspira a los emprendedores y de la que se ha contagiado Patricia, que lleva tres meses viendo una media de 3 o 4 proyectos al día, con lo que no es raro que se le hayan pasado por la cabeza diversas ideas y proyectos interesantes para poner en marcha. Por ejemplo.

Una empresa que haga un catálogo de iniciativas sociales que hayan triunfado en otras partes del primer mundo y disponga de franquiciados.

¿Qué falta para que la empresa social adquiera en España la relevancia y trascendencia que ya tiene en países como Estados Unidos?

Muchas cosas, desde transferencia de conocimiento entre las academias y los emprendedores… la cultura de las entidades educativas que tienden a evitar los riesgos, la falta de incentivos desde el Gobierno… Este ecosistema está por hacer, veremos surgir muchas cosas en 2011.

10 historias que te pueden interesar sobre Sudáfrica

8 junio 2010 - 20:49 - Autor:

Niños del proyecto "Stars in their eyes". Foto: Flickr. Development Works

Llega el Mundial y los medios os obsequiamos con, básicamente, dos clases de historias sobre Sudáfrica: las futbolísticas y las que inspiran miedo porque hablan de muertes, asesinatos… el clásico morbo para atraer lectores. Así que aquí traigo 10 historias/personas muy diversas sobre ese país que estará en boca de todos durante un mes.

  • Una leyenda del activismo. Nadine Gordiner. Extraordinaria mujer, luchadora antiapartheid, Premio Nobel de Literatura en 1991, a sus 87 años sigue en la vida pública y, últimamente, defendiendo a muerte las virtudes de los libros frente a los dispositivos electrónicos. “No hay sustituto para el libro, y sería una gran pérdida y un peligro si el libro debe desaparecer y ser reemplazado por algo con una batería”. Leed este artículo en el Mail&Guardian, merece la pena.
  • Emprendedores sociales. Ashoka lleva muchos años trabajando con emprendedores en Sudáfrica. En su web se pueden consultar todos.
  • 54 planes que puedes hacer durante el Mundial. Una pareja que ha recorrido el país durante dos meses  conociendo proyectos de lucha contra la pobreza y el hambre también ha reunido 54 ideas para aprovechar el tiempo si vas a viajar al país. La autora del blog Danielle Nieremberg es una destacada experta en alimentación y sostenibilidad, muy recomendable.
  • 8.952 blogs son los que aparecen listados en el principal agregador de blogs de África, Afrigator.
  • Escuelas de fútbol en zonas deprimidas. Stars in their Eyes es el nombre de un proyecto apasionante en el que fútbol es el vehículo para dar a jóvenes de zonas deprimidas de Sudáfrica un entrenamiento para la vida, un entrenamiento en habilidades sociales, en liderazgo, en concienciación sobre el SIDA… La Fundación tiene su sede en Holanda ya que todas las comunidades sudafricanas que participan están hermanadas con clubes de fútbol amateur de Holanda, que les guían y ayudan.
  • ¿Cuántos sudafricanos hay en Facebook? Es un dato “ocioso” y no tiene mucho que ver con la temática social que tratamos aquí, pero es un indicador de que hablamos, como todo el mundo sabe, del país más desarrollado del continente. A 1 de mayo tenía 2.596.980 usuarios, un millón más que el siguiente país, Marruecos.
  • Televisión con energía solar. The Jericho Project es el nombre de un proyecto de Greenpeace África (cuya oficina está situada en Johanesburgo). Jericho es una localidad al norte del país en la que los habitantes podrán ver el Mundial en televisores alimentados por energía solar.
  • Márcale un gol al SIDA. Interesante y original campaña de la ONG Inspiraction para reclamar más atención hacia el problema del VIH en el continente y, especialmente, en Sudáfrica. ¿Juegas?
  • Guía de África para periodistas españoles. Casa África ha preparado una guía “para contribuir a la difusión de todo aquello que permita ver esa África positiva, más allá de los tópicos y los estereotipos que siempre la han marcado”.
  • Gospel para tocar el cielo. El la pre-ceremonia de inauguración del Mundial se podrá escuchar a uno de los mejores y más populares coros del mundo, el Soweto Gospel Choir, formado en 2002 y encumbrado a la gloria en 2003 con el concierto 46664 en Ciudad del Cabo. Desde su fundación, el apoyo a causas sociales (orfanatos, enfermos de SIDA…) ha sido una de sus razones de ser. Por cierto, estarán en Madrid el 30 de julio. Os dejo con un video de esta maravilla.

Pierre Omidyar, fundador de Ebay y millonario social

18 abril 2010 - 23:09 - Autor:

Me equivoqué. Hace unos meses escribía aquí la historia de Jeff Skoll, uno de los fundadores de eBay que, desde hace unos años, se ha convertido en un destacado filántropo y promotor de emprendedores sociales a través de su Skoll Foundation. La semana pasada reunió en Londres, en el Skoll World Forum, a cientos de líderes sociales y medioambientales de todo el mundo para debatir los grandes desafíos del futuro (paz – cambio climático) y buscar vías de colaboración para afrontarlos. Si queréis saber más sobre lo que pasó en este evento podéis seguir lo que se ha dicho en Twitter, blogs o consultar a mi bloguero de referencia sobre emprendimiento social en EE.UU, Nathaniel Whittemore.

El caso es que me equivoqué, en el post de Jeff Skoll escribí que era el fundador de eBay, pero no es así. Fue su primer presidente y uno de sus primeros empleados, pero el que creó una de las empresas más rentables y populares de internet fue un señor de 42 años nacido en París, Francia, de ascendencia iraní y criado, desde los 6 años, en Washington: Pierre Morad Omidyar. Pierre, como Jeff, también es millonario, multimillonario imagino, pero, al igual que Skoll, ha decidido dedicar una buena parte de su fortuna a promover a otros emprendedores sociales y a empresas del sector TIC/Social Media.

Pierre Omidyar. Foto: OnInnovation. Copyright 2010 The Henry Ford.

Pierre Omidyar. Foto: OnInnovation. Copyright 2010 The Henry Ford.

Lo hace con su mujer, Pam, desde 1998, tres años después de que fundara eBay y desde el 2004 a través de Omidyar Network, una firma que se dedica a invertir tanto en empresas “for-profit”, es decir las de toda la vida, hasta las “non profit”. Su filosofía es que (aunque suene a José Luis Ozores) todo el mundo es bueno y de que “cualquier persona tiene poder para crear una diferencia”.

Pierre apuesta por ese modelo que tanto se estila en EE.UU y tan poco aquí de que la caridad está bien, pero las empresas sociales están mucho mejor. Es decir, busca un acercamiento empresarial al mundo social, cree en el poder de los mercados y de la economía para desarrollar el potencial de las personas. Su “Portfolio” de entidades y organizaciones a las que apoya es bastante variado: desde compañías de internet como Seesmic o Digg, hasta otras entidades que apoyan a emprendedores, como Ashoka, pasando por numerosas entidades que se dedican a los microcréditos.

Entre sus últimas inversiones (1,4 millones de dólares), uno de los proyectos de moda, Ushahidi. Acaba de conseguir el premio BOB al mejor blog y es ya un sitio de referencia mundial del que hablé aquí con motivo del terremoto de Haití y de las aplicaciones móviles.

Su balance: 325 millones de dólares gastados/invertidos: 144 en negocios y 181 en actividades y proyectos sociales. La revista financiera Barrons lo ha situado este año como el más efectivo de los mecenas sociales.

Tanto Pierre, como Skoll, como incluso Bill Gates, tienen varias cosas en común: han hecho su fortuna en el mundo de la tecnología, son hombres que encarnan el “sueño americano”, que se la han jugado y han ganado y que, finalmente, han decidido devolver a la sociedad una parte de lo que ésta le ha dado. Todos han optado por incluir sus nombres o apellidos en el nombre de sus fundaciones, lo que se puede interpretar como cierto afán de protagonismo, de trascendencia y ninguno tiene complejos a la hora de contar su historia, de transmitir su pasión, de inspirar a los demás. Y creo que de esto último tenemos que aprender un poco en España, fuera traumas y si hay en nuestro país millonarios o, simplemente, gente con dinero que se está preocupando por apoyar iniciativas sociales, ¡¡¡que se conozcan!!! porque inspirarán a otros a hacer lo mismo.

La base de la pirámide y la empresa social

26 marzo 2010 - 8:21 - Autor:

Damos por hecho que cualquier persona hoy en día tiene una cuenta en un banco, es más, damos por hecho que casi cualquier persona en España y en otros países occidentales trabaja con las oficinas on line de sus entidades financieras o tiene tarjetas de crédito o débito para operar. Esto es algo cotidiano aquí, pero algo excepcional allí, en muchos países de África o Asia. Tampoco significa, necesariamente, que sea malo, pero está claro que limita la capacidad empresarial y económica de muchos pequeños comerciantes. Por eso, en los últimos tiempos, se ha empezado  a desarrollar un nuevo modelo de microfinanzas a través de teléfono móvil. Y lo siguiente que uno se pregunta es ¿Tienen móvil, pero no tarjeta de crédito? Pues sí, un informe de finales del 2009 de Naciones Unidas confirma el vertiginoso crecimiento de los móviles en África. El caso es que el sistema usa las tarjetas SIM de los teléfonos como “oficina virtual”. Un buen ejemplo de este nuevo modelo de negocio es M-PESA, un servicio que opera en Kenia.

Bien, vamos un poco más allá. El sistema en sí es innovador, pero no termina de provocar un beneficio social, a no ser que lo apliquemos al mundo de los microcréditos. Es sencillo: una institución que otorga microcréditos puede prestar el dinero a un emprendedor directamente a través de su teléfono móvil y este puede devolver su préstamo usando el mismo sistema, lo que reduce costes de intermediación, estructura, etc.  Es lo que está haciendo Frontline SMS: Credit.

Pirámide del sistema capitalista, 1917.

Pirámide del sistema capitalista, 1911.

Hace unos días recogía aquí una serie de aplicaciones móviles que están ayudando a mejorar el mundo, especialmente en el ámbito de las emergencias humanitarias. Como casi siempre ocurre, se trata de ideas e innovaciones que nacen a partir de una necesidad social concreta: se produce el tsunami de Indonesia y un equipo de ingenieros de diversas empresas e instituciones en Sri Lanka se ponen en marcha para crear un sistema de gestión de información on line, Sahana. Lo mismo ocurre con Ushaidi en Kenia o Haití: se presenta un problema que requiere de una solución inmediata. En España también tenemos algún caso de empresa social de estas características. Frogtek, por ejemplo. Su fundador, David del Ser, dejó su cómodo puesto de trabajo en Vodafone para estudiar en EE.UU. el modelo de empresa social y aplicarlo aquí. Frogtek se está dedicando a crear herramientas de contabilidad utilizando teléfonos móviles con sistema operativo Android para micro-emprendedores  de países emergentes.

El principal nexo de unión de Frogtek, Frontline SMS: Credit, M-PESA, el Grameen Bank o Kiva es que se dirigen, sobre todo, a “la base de la pirámide”, en inglés “Bottom of the pyramid” o “base of the Pyramid”, es decir a las personas que están en el escalón más bajo del sistema: 2.500 millones de personas que viven con menos de 2,5 dólares al día. Hay ya cierta literatura en inglés sobre el tema (la podéis consultar en el enlace de Wikipedia).

Tampoco es algo absolutamente nuevo, ya en 2006 el Grameen Bank de Yunnus y Danone crearon una alianza para proporcionar yogures de calidad a precios baratos en Bangladesh y el proyecto está funcionando muy bien. El yogurt, que se llama “Shoktidoi” (energía en bengalí) aporta el 30% de los nutrientes diarios necesarios para un niño. Además, implica a productores y ganaderos locales, mujeres que se dedican a venderlo por las aldeas… echa un ojo a la galería de Flickr para ver la fábrica en la que se produce. En cualquier caso, lo más interesante es la aparición de estos nuevos modelos de negocio “sociales” apoyados en la tecnología, porque dar el poder y el protagonismo a los que están en el fondo de la pirámide, sosteniéndola, intentando no morir aplastados.

¿Todos podemos cambiar el mundo?

3 febrero 2010 - 22:51 - Autor:

Estos días en Madrid se puede ver una campaña de publicidad exterior (vallas, marquesinas, etc) con esta frase “Todos podemos cambiar el mundo”. Al eslogan le acompañan diversas fotografías de emprendedores sociales españoles seleccionados por Ashoka. Y, ¿Qué es Ashoka? Se trata de una institución que promueve y potencia el trabajo de personas y organizaciones que buscan mejorar el mundo. Y lo hacen a través de una lógica empresarial: es decir busca individuos orientados a objetivos, con capacidad para hacer negocios, pero cuyo fin no es lucrarse sino promover un cambio social.

Campaña "Todos podemos cambiar el mundo". En este cartel, Pau Llop

Campaña "Todos podemos cambiar el mundo". En este cartel, Pau Llop

Lo viene haciendo desde 1981 a través de más de 2.000 emprendedores de 60 países, incluido España. Junto a la campaña de difusión también han lanzado una comunidad on line para buscar y detectar a nuevos changemakers, así que si estás luchando por mejorar tu barrio, tu comunidad, tu centro social o educativo… no dudes en contarlo y buscar la ayuda de una institución que te va a reforzar en tus objetivos.

Detrás de cualquier empresa, de cualquier proyecto, siempre hay personas y lo que me llama la atención de Ashoka es que siendo una iniciativa tan potente, tan importante, tan revolucionaria, su fundador e inspirador, Bill Drayton, apenas tiene protagonismo mediático. No sé si se debe a su deseo o, simplemente, a que su historia nunca ha interesado. En cualquier caso, creo que merece que dedique unas líneas a una persona que ha cambiado el guión de cientos y cientos de personas.

Hijo de una inmigrante australiana en EE.UU y de un aventurero, Bill estudió en Harvard y Yale y pronto llegó a la élite de las empresas de consultoría, Mckinsey, desde donde pasó a trabajar para la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU hasta que, finalmente, en 1980 se decidió a crear Ashoka. Pero antes de llegar a este punto, busquemos la inspiración, ¿Qué fue lo que removió a Drayton, lo que le transformó? Parece que en el verano de 1963, con apenas 20 años, Bill fue testigo de cómo un líder y una idea cambiaron el modo de vida de miles de personas. Ocurrió en la India y el protagonista fue Vinoba Bhave, un discípulo de Gandhi que recorrió durante años todo el país para conseguir una redistribución justa de las tierras y las propiedades entre las castas más bajas. Drayton caminó al lado de Vinoba durante ese verano y quedó marcado para siempre.

Bill Drayton en una foto reciente. Fuente: Wikipedia

Bill Drayton en una foto reciente. Fuente: Wikipedia

La India es clave en el proceso de creación del proyecto. En primer lugar, el nombre lo tomó del que se considera el fundador del país: el emperador Ashoka el Grande. En segundo lugar, en la India encontró Drayton a su primer emprendedor, en el año 1982.

Llegando al final del post y tras conocer la historia de Drayton y bucear en algunos de los emprendedores que propone Ashoka, la pregunta es ¿Todos podemos cambiar el mundo? ¿Es solo un eslogan que suena bien o realmente cualquier persona tiene esa capacidad? Creo que todos podemos hacer algo, cada uno en función de sus limitaciones, de sus condicionantes, pero ¿cambiar el mundo? No sé, si no somos capaces de sonreír cuando nos para un voluntario de un ONG que quiere “adoptarnos” (hacernos socios) para su causa o si renegamos cada vez que vamos a comprar el pan y nos cruzamos con el senegalés que vende La Farola, ¿realmente podemos cambiar el mundo? No lo creo, empecemos por los pequeños gestos cotidianos, por mejorar lo que tenemos más a mano y seguro que podremos seguir por objetivos más grandes.

Buscador

Sobre el blog

Durante más de 100 años la comunidad científica mantuvo un intenso debate sobre el origen y significado del altruismo hasta que en la década de 1.960, el biólogo William D.Hamilton creó una fórmula matemática que relacionaba el altruismo con el grado de parentesco entre el que da y el que recibe. Desde aquí nos proponemos poner a prueba esa ecuación al mismo tiempo que descubrimos a personas e iniciativas que luchan por sacar adelante causas sociales.

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube