Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Sadako Monma, lecciones para convivir con la catástrofe de Fukushima

8 marzo 2012 - 6:30 - Autor:

Sadako Monma, ayer, en la exposición Shadowlands. Foto. Greenpeace/Pablo Blázquez

Sadako Monma tiene miedo. Miedo de la radiación, de la contaminación de los alimentos, de la tierra, de las tuberías, del agua, de la vida. Parece lo lógico cuando solo ha pasado un año desde que a 60 kilómetros de la guardería que dirige se produjera el mayor accidente nuclear de la historia de Japón, el de Fukushima Daiichi.

Sadako, 48 años, ha salido por primera vez de Japón para presentar en España la exposición Shadowlands, de Greenpeace, y ser testigo ante el mundo de lo que supone un accidente nuclear, de cómo cambia para siempre la vida de los que lo sufren.Ella, madre de dos chicos de 19 y 17 años, directora y propietaria de una guardería, ha preferido quedarse en la prefectura de Fukushima.

Tenía miedo a perder la guardería que he creado y llevado durante 15 años, tenía miedo a perder todo lo que he construido. Con el paso del tiempo, en el último año, he llegado a la conclusión de que si cambiase la ubicación de la guardería, a lo mejor, los padres de los niños tendrían otra opción mejor que la ubicación actual.

El 11 de marzo de 2011, cuando la tierra comenzó a temblar, los 23 niños del jardín de infancia de Soramame en Watari, un barrio de la ciudad de Fukushima, dormían. Ella los fue despertando uno a uno y los saco del edificio. En su escuela, el gobierno ya ha quitado los columpios y removido la tierra para eliminar los rastros de radiación, una radiación que todavía existe y que constituye una amenaza silenciosa para toda la población.

El informe Lecciones de Kukushima que presentó ayer la ONG estima que  existen 28 millones de metros cúbicos de suelo contaminado y 150.000 personas evacuadas.

Aunque hoy solo ocho de los 23 niños siguen en la escuela, Sadako ha optado por quedarse. Junto a ella, permanecerá su hijo mayor que, antes del terremoto, había firmado un pre-contrato con una empresa de la prefectura de Fukushima y piensa cumplirlo “por respeto”; mientras que el menor irá a estudiar fuera.

Sadako, en el rato que compartimos, se muestra amable y educada, esboza una sonrisa cuando le pregunto por la paella que acaba de tomar (“en mi país la paella es de color rojo”) y se muestra orgullosa cuando comentamos la generosidad del pueblo japonés, la solidaridad que mostró en los días más difíciles de la crisis.

Había gestos de generosidad en la población. Por ejemplo, como no había gasolina, yo tenía que ir caminando a la guardería y, en el camino, gente con coche se ofrecía para llevarme, gente que no conocía de nada. Las personas que tenían pozos en sus casas ponían carteles invitando a todo el mundo que lo necesitase a coger agua. La gente compartía.

La exposición que ayer inauguró Sadako recoge testimonios de otros ciudadanos japoneses a los que la catástrofe de la central nuclear ha cambiado radicalmente. Por ejemplo, la Sra Tanji, que dirige otra escuela en Fukushima y que hubiera preferido trasladar a sus 165 alumnos a un lugar más alejado, pero el gobierno decidió “limpiar” el colegio y repartir una serie de folletos y posters informativos en los que, según cuentan los autores de la expo, recomiendan evitar el agua que se acumula en la hierba, en la tierra…

Sadako, su familia y miles de familias japonesas se enfrentan cada día a una rutina, saber el nivel de radiación que tienen ellos y todo lo que les rodea es una preocupación permanente.

Antes vivía con normalidad, ahora tengo que, por ejemplo, estar atenta a cada cosa que como, mirar la procedencia de la comida, constantemente, me lo tengo que plantear cada día.

Ayer por la mañana, en la rueda de prensa, Sadako contaba que la gente, al saludarse por la calle, se pregunta por su nivel de radiación y afirma que, antes que nadie, Greenpeace estuvo en la zona de la catástrofe para medir la contaminación e informar a la población.

Ahora, está pensando en buscar una nueva ubicación para la guardería, más alejada de la central, del foco de radiación, pero sin salir de la prefectura (la región). No quiere abandonar su proyecto de vida, el que tanto trabajo y esfuerzo le ha costado levantar y tampoco quiere dejar atrás la tierra a la que pertenece, porque si, al final, decide irse, ¿quién educará a los niños? ¿Qué futuro le espera a toda una región sin niños?

—-

Exposición fotográfica Shadowlands. Los rostros de Fukushima
Fecha: del 6 al 13 de marzo.
Hora: de lunes a viernes, de 11:00 a 14:00 y de 16:00 a 19:30h.
Lugar: Espacio utopic_Us. C/ Concepción Jerónima, 22. Madrid.

 

“Lo que dijimos hace décadas, se está cumpliendo hoy”, Miren Gutiérrez, Directora de Greenpeace España

4 junio 2011 - 23:01 - Autor:

Hace apenas seis meses Miren Gutiérrez (44 años) tomaba el relevo de Juan López de Uralde al frente de la organización ecologista Greenpeace. Donostiarra, filóloga, periodista con más de 20 años de experiencia internacional a sus espaldas colaborando con diversos medios, Miren dirige ahora una organización con más de 100.000 socios en España  de la que siempre se espera que esté en vanguardia de la lucha por la paz y la ecología.

Con motivo del Día Internacional del Medio Ambiente, Miren Gutiérrez responde 10 preguntas sobre temas  que van desde el movimiento 15M a la energía nuclear pasando por los retos de futuro de la ONG.

Pregunta. ¿Qué problema medioambiental es más urgente abordar ya, ahora, sin más demora?

R: El problema más acuciante al que se enfrenta la humanidad es el cambio climático. Es inequívoco, sin precedentes en la historia de la humanidad y de origen humano. Obviamente, no es algo que se vaya a resolver de la noche a la mañana, tardamos décadas en generarlo y tardaremos mucho tiempo en darle la vuelta. Pero existe verdadera urgencia para comenzar a poner las bases para entrar en el camino de las soluciones.

Lo que está claro es que, si seguimos como hasta ahora y permitimos una subida de las temperaturas de dos grados sobre los
niveles preindustriales (1850), sus impactos serán desastrosos, como probó en 2007 un informe del panel intergubernamental para la ONU. Si no hacemos nada, haremos que este planeta sea inhabitable en muchas partes. Tenemos que actuar en esta década.

En Greenpeace, nuestra meta es evitar un cambio climático desastroso.

P. ¿Por qué victoria sería capaz Miren Gutiérrez de permanecer un mes o un año encadenada?

R. Por un compromiso global de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero del 40% para 2020.

Como los combustibles fósiles mueven el mundo y un 80% de las emisiones de CO2 es atribuible a ellos, para conseguir metas
ambiciosas contra el cambio climático es imprescindible contar con acuerdos que obliguen a la reducción de emisiones y poner en marcha una revolución energética que sustituya los combustibles fósiles. También es necesario sustituir la energía nuclear por ser un verdadero obstáculo a las renovables, además de muy cara y peligrosa (tras Fukushima, sobran las palabras), además de que genera residuos que duran milenios.

P. ¿Es viable en España adoptar una decisión como la de Alemania con respecto a las nucleares? ¿Podemos abastecernos solo de renovables?

R: Perfectamente viable. Greenpeace ha demostrado en varios informes que es técnica y económicamente factible depender de energías renovables al cien por cien. Se podría perfectamente asumir una hoja de ruta para salir de la energía nuclear, comenzando por cerrar las centrales más viejas: Garoña y Cofrentes, y siguiendo por las demás.

P.  Las grandes empresas contaminantes se presentan en sociedad casi como ONG ecologistas y algunas ONG se benefician de las ayudas de empresas contaminantes ¿Nos hemos vuelto locos?

R:. A mí me da rabia ver la publicidad “verde” que están haciendo algunas empresas. Respecto a otras ONG, sólo puedo responder de Greenpeace, que es totalmente independiente de partidos, empresas o grupos de interés y no recibe dinero de ninguno de ellos, sino exclusivamente de sus socios y socias. Obviamente, ni olemos de lejos las ayudas de empresas contaminantes para poder hacer campaña contra ellas con total imparcialidad.

P.  ¿Cómo ha cambiado su visión del medio ambiente desde que es Directora General de Greenpeace?

R. No ha cambiado mucho. Mi visión siempre ha sido que debemos establecer una nueva relación de equilibrio entre el ser humano y la naturaleza, y también entre los propios seres humanos, que sea sostenible y armoniosa. Lo que tengo ahora es un nivel más profundo de conocimiento de la realidad.

P. Ha pasado cerca de medio año desde su nombramiento; ¿Por qué caminos ve el futuro de la organización?

R. En Greenpeace tenemos muy claro a dónde queremos llegar. Queremos ser aún más una referencia ineludible nacional e internacional en todos nuestros temas de campaña e influir en los debates y decisiones; queremos ser “glocales”, hacer llegar las grandes preocupaciones globales al nivel local, e implicar más a la ciudadanía en dichas preocupaciones; queremos tener una gran capacidad de movilización; queremos tener aún más una conversación constante con nuestro universo asociativo; y queremos tener un equipo cada vez más cohesionado, ilusionado y fuerte.

P. ¿Comparte Greenpeace el espíritu del movimiento del 15M?

R. Puedo responder a título personal. Tengo enorme simpatía por el movimiento y comparto su indignación para con la situación en la que estamos. Veo lo que se debería haber hecho y no se ha hecho (cerrar las centrales nucleares, apostar por energías limpias y los empleos verdes, preservar y usar de forma sostenible nuestros recursos, hacer que los que contaminen y expolian paguen, etc. etc. etc.), y siento la misma rabia.

P. Greenpeace es una ONG con 30 años de historia, el movimiento del 15M tiene apenas unos meses, ¿Se siente Greenpeace un poco “vieja” cuando ve la irrupción de estos nuevos movimientos ciudadanos?

R: Tendremos muchos años y muchas lides a las espaldas, pero somos un grupo de personas muy motivadas y comprometidas; algunas de ellas son muy jóvenes también. En nuestros equipos se combina el saber hacer de los más experimentados con la frescura de los más jóvenes.

Y si algo ha caracterizado a Greenpeace, no sólo en el ámbito nacional sino también en el internacional, es que siempre ha estado a la vanguardia de los movimientos y de las tendencias. Lo que dijimos hace décadas, se está cumpliendo hoy. Lo que digamos hoy, será relevante mañana también. Por supuesto, tenemos los oídos y los ojos bien abiertos para captar las nuevas sensibilidades.

P. Es el Día del Medio Ambiente, qué tres acciones puedo realizar hoy, en mi vida cotidiana, para reducir mi huella ecológica.

P: Reutilizar los objetos de consumo. Arreglar ese pantalón o esa radio que ibas tirar y sustituir por nuevos. Y todo aquello que no se pueda reutilizar, reciclarlo. Comprar alimentos kilómetro 0, a ser posible en el mercado local, sin plastificar ni empaquetar. Ir caminando o en bici a la oficina, y si no, en transporte público. Informarse bien de dónde se producen y cómo los alimentos y productos de consumo, si las empresas que los producen tienen políticas adecuadas y respetuosas con el medio ambiente.

P. Estamos en plena Feria del Libro en Madrid, ¿alguna recomendación literaria/medioambiental?

R. He leído hace poco “Solar” de Ian McEwan. Es una metáfora de la ambigua actitud internacional ante el cambio climático: el personaje, un tipo desagradable, inmerso en su egoísmo, ha llevado a su entorno a estar muy cerca de la desaparición si no cambia. Lo curioso de la novela es que ese personaje que personifica todos los vicios es también la clave para dar con la solución, la encarnación de la ciencia que tiene el potencial de salvar una humanidad en peligro.

El mensaje encerrado en estas páginas es también que, a no ser que el sector de las energías renovables se convierta en una panacea económica para los individuos, el bienintencionado deseo de salvar a la humanidad de la debacle no va a bastar.

Adiós Greenpeace, hola Congreso

10 septiembre 2010 - 8:01 - Autor:

“Para Juan, un gran preocupando por la naturaleza”, esa es la dedicatoria que Miguel Delibes escribió en un ejemplar del libro Un mundo que agoniza, en la Feria del Libro, a un chico de 16 años que se llamaba Juan y apellidaba López de Uralde.

Desde ese momento hasta hoy han transcurrido más de 30 años de activismo medioambiental, la mayoría de ellos, 23, enrolado en la organización ecologista Greenpeace, que hoy por la noche le dedica un homenaje en Madrid. Así se cierra de forma definitiva un ciclo y comienza otro, el de un ciudadano/político que promete liderar, no solo hablar.

El pasado miércoles por la tarde Juan López de Uralde visitó la redacción de lainformacion.com, estuvo charlando con el director, Carlos Salas, y luego le pudimos entrevistar en video Laura Albor y yo mismo. Fueron 30 minutos en los que Juantxo respondió muchas preguntas sobre Equo, sobre el presente y el futuro de su proyecto político. También hubo tiempo para la nostalgia y los recuerdos, para su primeras acciones de sabotaje en cacerías y bosques de eucaliptos. La “chicha” informativa, los titulares sobre su esperado desembarco en la agitada escena política los tenéis en el video, os lo recomiendo.

Juantxo no defrauda, las entrevistas le quedan bien. Tiene ya muchas horas de vuelo y se nota, además atiende con gentileza a todos los medios. En el trayecto que nos llevó desde Colón hasta la redacción recibió dos llamadas de periodistas, está sorprendido y agradecido por la respuesta ciudadana y mediática ante el proyecto que lidera. El resto de partidos parece que no se lo han tomado tan bien, ¿miedo a perder votos?

Juan López de Uralde en Barajas (enero 2010), a su llegada a Madrid tras ser liberado en Copenhague. Foto: Greenpeace/Pedro Armestre

Juantxo es una persona popular. Lo que ocurrió en Copenhague, la Navidad pasada, sigue vivo en la memoria de muchas personas. El juicio todavía no tiene fecha , ¿puede ser un inconveniente de cara a su futuro político?

Estoy muy orgulloso de lo que hice, estoy convencido de que había que hacerlo. Aquella cumbre fue una estafa, una estafa más de los líderes mundiales. Y dimos una respuesta con la que muchos ciudadanos se vieron representados. Si sale el juicio, que saldrá, como yo considero que hice todo lo que tenía que hacer, iré  a defender lo que hice y las razones. Es lo mismo, los mismos principios que voy a defender y por los que, finalmente si saltamos a la arena electoral, pediré el voto a la gente: la necesidad de dejar de eludir problemas tan importantes como el cambio climático, la pérdida de diversidad biológica, la destrucción de nuestro litoral…

Equo es el nombre de la Fundación en torno a la que Juan López de Uralde va a aglutinar a un conjunto de personas con la idea de presentarse a las elecciones generales de 2012. Por ahora también se ha sumado Alejandro Sánchez, ex-Director de SEO Bird/Life, y habrá más incorporaciones. Por ahora, dos ecologistas, ningún político “profesional”. Es una de las novedades del proyecto.

Una cosa innovadora que planteamos, y que es parecido a lo que ha hecho Daniel Cohn-Bendit en Francia, es que no se trata de un movimiento de políticos, de profesionales de la política, sino de gente de la sociedad civil. Va a haber más gente que proviene de organizaciones sociales: medio ambiente, organizaciones de consumidores o de ayuda al desarrollo…también gente de la política.

Cree que este es el momento idóneo y necesario para que haya una alternativa verde en el Congreso. Afirma que ninguno de los partidos actuales está haciendo frente a los grandes problemas  a los que nos enfrentamos, el medio ambiente ha desaparecido de la agenda política y también de las preocupaciones del presidente Zapatero.

Nos ha defraudado, en el 2008 eliminó toda la parte medioambiental que se hizo con Cristina Narbona. Es la consecuencia lógica de un Gobierno que atiende más a los intereses económicos del capital que a los intereses sociales o medioambientales que, finalmente, son los que le llevaron a gobernar.

A todo esto, Equo no tiene apenas equipo, estructura, están empezando a dar los primeros pasos. Todo ha ocurrido muy rápido, la expectación que se ha generado alrededor de su propuesta le lleva, cada día, a un rincón de España: reuniones, entrevistas con medios…tanta agitación no le ha dejado mucho tiempo para la nostalgia, pero no lo olvidemos, han sido 23 años en Greenpeace, la mitad de su vida, 10 como Director Ejecutivo. ¿Echarás de menos “la acción”?

Claro, ya lo echo de menos, porque hay un equipo muy bueno, profesional, de primera línea en todos los aspectos y ahora hay que formar otro equipo. Campañas imborrables… contra la guerra de Irak, el trabajo en el Prestige, la denuncia del tráfico de petroleros en Gibraltar, el trabajo alrededor de Copenhague, Patagonia, Polo Norte, el recuerdo de las conversaciones de los 20 días de prisión… Greenpeace ha sido muy importante en mi vida, una referencia y podrán contar conmigo en la medida que quieran.

Destaca como uno de sus mayores logros la innovación.

Greenpeace tiene más de 40 años y siempre hemos tenido la innovación como una especie de Karma. Greenpeace empezó haciendo cosas nuevas hace 40 años y creo que en los últimos años hemos seguido estando en la punta de lanza de la acción y haciendo cosas muy novedosas.

Su fiebre activista como defensor del medio ambiente vivió sus primeros episodios en lugares como Daimiel, donde con apenas 20 años consiguió sabotear y denunciar unas cacerías de patos que se organizaban  en aguas que tenían que estar en el Parque Natural. En los 80 también actuó contra las sustituciones de bosques autóctonos por eucaliptos en Galicia y en la Cornisa Cantábrica. En aquella época, el grupo en el que estaba se hacía llamar Phoracanta, en honor a un insecto que es mortal para los eucaliptos.

 

Juan López de Uralde en junio de 2009, con el capitán del Rainbow Warrior. Foto: Greenpeace/Pedro Armestre

Hace 24 años, en 1987, Juan López de Uralde participaba en su primera acción con Greenpeace. Fue en el Mar del Norte, contra un barco que quemaba residuos tóxicos y al que el Gobierno Español había dado permiso para hacerlo en el Cantábrico. Juantxo tenía que subir a una lancha, llegar hasta el barco, alcanzar las escaleras, trepar… no lo logró, acabó en unas aguas gélidas, que nunca pasan de 13 grados. Hoy, decenas de amigos y compañeros le despiden en un cálido homenaje; pero, a partir de ahora entra en aguas movidas, bravas, seguramente mucho más frías que las de aquel día en el Mar del Norte.

5 barcos de esperanza y 5 de piratas

3 agosto 2010 - 17:36 - Autor:

Mercy África, MV Esperanza, Oceana Ranger, Rainbow Warrior… son nombres que inspiran, que hacen volar nuestra imaginación,  que asociamos a la aventura y también a la protección del medio ambiente, de los mares, de las personas.

No se me ocurre un mejor momento que los 34 grados de este mes de agosto para contaros la historia de estos buques:

ÁFRICA MERCY

Desde 1978 Mercy Ships (Naves de Esperanza) ha visitado con sus barcos más de 550 puertos de 70 países en desarrollo para llevar salud y futuro a miles de personas. A bordo del África Mercy (152 metros de eslora), voluntarios médicos, ingenieros, logistas… que se dedican a realizar operaciones, chequeos, proyectos de agricultura… en los países más pobres del mundo.

África Mercy

RAINBOW WARRIOR

El más mítico de todos, “El guerrero del Arco Iris”, el que más historia acumula en sus velas y su puente de mando. El pasado 10 de julio se cumplieron 25 años del hundimiento del primer Rainbow, el actual fue construido en 1957, botado en 1989 y tiene 55 metros de eslora, 8,5 metros de ancho, capacidad para 28 personas, 650 metros cuadrados de vela y una velocidad máxima de 12 nudos. He tenido la suerte de estar a bordo (amarrado a puerto, eso sí) y os recomiendo que, si podáis, lo visitéis: Greenpeace suele hacer jornadas de “Open Boat” cada vez que llega a un puerto.

Ahora, Greenpeace está construyendo en Rainbow III, que estará operativo en 2011, cuando se cumplan 40 años de la organización. Sus mástiles se elevarán 54 metros para aprovechar al máximo el viento y reducir su huella de CO2.

Rainbow Warrior 3

La organización cuenta con más buques. El MV Esperanza, construido en Gdansk en 1984, fue usado por el Gobierno ruso como barco de bomberos. Con 72 metros de eslora (largo) y una velocidad máxima de 16 nudos es el mayor barco de la organización.

EL MV Esperanza

Y también está el  Artic Sunrise (49 metros de eslora). Antes de que Greenpeace lo comprara, era un pesquero de focas contra el que, incluso, la organización había realizado una acción en la Antártida. Greenpeace lo compró en 1995 a través de una compañía “fantasma” llamada Artic Sunrise Ventures Ltd., para que los anteriores dueños noruegos accedieran a venderlo.

Artic Sunrise

OCEANA RANGER

El catamarán de Oceana, la ONG de defensa de los oceános, tiene 23,5 metros de eslora, 10,5 de manga, una autonomía a motor de 1.000 millas y una capacidad de diez a catorce tripulantes entre capitán, marineros, buceadores y biólogos marinos.

Oceana Ranger

SEA SEPHERD

Sea Shepherd usa innovadoras tácticas de acción directa para investigar, documentar y actuar cuando sea necesario sacar a la luz y enfrentarse a actividades ilegales que se dan lugar en alta mar.

Es parte de la declaración de intenciones de Sea Sepherd, una organización ecologista que no duda a la hora de utilizar la acción-fuerza. En España no es muy conocida, pero en EE:UU es bastante potente y tiene una infraestructura poderosa: en enero de 2010 un popular ex-presentador de TV, Bob Baker,  les donó 5 millones de dólares con los que han comprado un nuevo barco para su flota. Además de recurrir a la acción directa y a la fuerza, Sea Sepherd con su líder al frente, Paul Watson, no tienen problemas en identificarse con la imaginería pirata, ya que todos sus barcos están pintados de negro, los activistas visten monos negros y su bandera muestra una calavera.

Miembros de Sea Sepherd atacando un barco ballenero japonés

Su flota es bastante extensa (5) y me llama especialmente la atención el Ady Gil, un trimarán creado para batir el record mundial de circunnavegación.

El Ady Gil

25 años del asesinato de dos Guerreros del Arco Iris

8 julio 2010 - 20:41 - Autor:

Mañana, 10 de julio, cuando falten 10 minutos para la medianoche, se cumplirán 25 años del asesinato de Fernando Pereira a bordo del primer Raimbow Warrior. Dos bombas colocadas por dos agentes secretos del Gobierno Francés hundían el buque de Greenpeace, que se encontraba en la bahía de Auckland, Nueva Zelanda, para encabezar una protesta pacífica por las pruebas nucleares de Mururoa.

Fernando Pereira. Foto: Greenpeace

Fernando, holandés de origen portugués, fotógrafo freelance, fue sorprendido por la segunda mina cuando trataba de rescatar sus cámaras. Y murió, asesinado por un gobierno democrático, en una operación autorizada por el presidente Mitterrand.

Fernando Pereira fotografiado por su hija en 1984. Foto: Greenpeace

Mañana, la organización ecologista le volverá a rendir homenaje, como ya hizo en el 20 aniversario, y aprovechará para anunciar que en 2011 habrá un nuevo “Guerrero del Arco Iris”, el tercero. Del primero, del que acabó en el fondo del Pacífico, se conservan la campana y el timón.

El Rainbow I, hundiéndose, en Nueva Zelanda, 1985. Foto: Greenpeace

La campana del Rainbow I. Foto: Greenpeace

Cuando uno sube a bordo del barco, pisa la cubierta y se agarra, aunque esté en Puerto, al viejo timón de madera, intuye el simbolismo, la leyenda del Rainbow: es la honda de David frente a Goliath.

El Rainbow Warrior enfrente del Hotel del Algarrobico, en Carboneras, Almería. Foto: Greenpeace/Arturo Rodríguez

El nuevo barco estará terminado en octubre de 2011 y aprovechará, según informa la organización, las tecnologías verdes para reducir al máximo su huella ecológica. Mañana presentan el proyecto a los medios de comunicación en Gdansk, Polonia, pero en su web ya podéis ver un adelanto de cómo será el Rainbow Warrior III.

Planos del Rainbow Warrior III. Foto: Dykstra & Partners

10 historias que te pueden interesar sobre Sudáfrica

8 junio 2010 - 20:49 - Autor:

Niños del proyecto "Stars in their eyes". Foto: Flickr. Development Works

Llega el Mundial y los medios os obsequiamos con, básicamente, dos clases de historias sobre Sudáfrica: las futbolísticas y las que inspiran miedo porque hablan de muertes, asesinatos… el clásico morbo para atraer lectores. Así que aquí traigo 10 historias/personas muy diversas sobre ese país que estará en boca de todos durante un mes.

  • Una leyenda del activismo. Nadine Gordiner. Extraordinaria mujer, luchadora antiapartheid, Premio Nobel de Literatura en 1991, a sus 87 años sigue en la vida pública y, últimamente, defendiendo a muerte las virtudes de los libros frente a los dispositivos electrónicos. “No hay sustituto para el libro, y sería una gran pérdida y un peligro si el libro debe desaparecer y ser reemplazado por algo con una batería”. Leed este artículo en el Mail&Guardian, merece la pena.
  • Emprendedores sociales. Ashoka lleva muchos años trabajando con emprendedores en Sudáfrica. En su web se pueden consultar todos.
  • 54 planes que puedes hacer durante el Mundial. Una pareja que ha recorrido el país durante dos meses  conociendo proyectos de lucha contra la pobreza y el hambre también ha reunido 54 ideas para aprovechar el tiempo si vas a viajar al país. La autora del blog Danielle Nieremberg es una destacada experta en alimentación y sostenibilidad, muy recomendable.
  • 8.952 blogs son los que aparecen listados en el principal agregador de blogs de África, Afrigator.
  • Escuelas de fútbol en zonas deprimidas. Stars in their Eyes es el nombre de un proyecto apasionante en el que fútbol es el vehículo para dar a jóvenes de zonas deprimidas de Sudáfrica un entrenamiento para la vida, un entrenamiento en habilidades sociales, en liderazgo, en concienciación sobre el SIDA… La Fundación tiene su sede en Holanda ya que todas las comunidades sudafricanas que participan están hermanadas con clubes de fútbol amateur de Holanda, que les guían y ayudan.
  • ¿Cuántos sudafricanos hay en Facebook? Es un dato “ocioso” y no tiene mucho que ver con la temática social que tratamos aquí, pero es un indicador de que hablamos, como todo el mundo sabe, del país más desarrollado del continente. A 1 de mayo tenía 2.596.980 usuarios, un millón más que el siguiente país, Marruecos.
  • Televisión con energía solar. The Jericho Project es el nombre de un proyecto de Greenpeace África (cuya oficina está situada en Johanesburgo). Jericho es una localidad al norte del país en la que los habitantes podrán ver el Mundial en televisores alimentados por energía solar.
  • Márcale un gol al SIDA. Interesante y original campaña de la ONG Inspiraction para reclamar más atención hacia el problema del VIH en el continente y, especialmente, en Sudáfrica. ¿Juegas?
  • Guía de África para periodistas españoles. Casa África ha preparado una guía “para contribuir a la difusión de todo aquello que permita ver esa África positiva, más allá de los tópicos y los estereotipos que siempre la han marcado”.
  • Gospel para tocar el cielo. El la pre-ceremonia de inauguración del Mundial se podrá escuchar a uno de los mejores y más populares coros del mundo, el Soweto Gospel Choir, formado en 2002 y encumbrado a la gloria en 2003 con el concierto 46664 en Ciudad del Cabo. Desde su fundación, el apoyo a causas sociales (orfanatos, enfermos de SIDA…) ha sido una de sus razones de ser. Por cierto, estarán en Madrid el 30 de julio. Os dejo con un video de esta maravilla.

Daniel Beltrá, testimonio gráfico desde el Golfo de México

12 mayo 2010 - 20:23 - Autor:

Daniel Beltrá

Con la cantidad de citas informativas de estos días (elecciones en Inglaterra, Plan de reducción de gastos de Zapatero, Garzón…) tengo la sensación de que la catástrofe ecológica del Golfo de México ha pasado a ser un tema menor, quizás porque después de dos semanas, la información gráfica de las consecuencias, las imágenes de tele y las fotos, no dan opción a los medios de mantenerla en sus portadas.

El caso es que he querido charlar un rato con alguien que está en la zona desde hace más de 10 días, documentando  las consecuencias del vertido. Es Daniel Beltrá, uno de mejores fotógrafos sobre naturaleza y medio ambiente del mundo, que cuenta con el World Press Photo en su histotial y que trabaja habitualmente con Greenpeace. Además de recoger algunas de sus impresiones, os dejo varias de las imágenes que ha tomado Beltrá en el Golfo de México.

Sobre la dificultad para documentar la verdadera magnitud de la catástrofe

Es una pena y el hecho de que no sea tanto es una buena noticia para las petroleras, pero mala para la gente. Se compara con el Exxon Valdez, del que se decía que había sido como un ataque al corazón, salvaje y muy rápido y esto es como un cáncer, que avanza poco a poco, y va minando todo y va a ser igual de malo o más.

Sobre cómo está trabajando, en qué condiciones.

Es complicado llegar a la mancha del epicentro. He estado un par de veces volando. Hay muchas restricciones, hay que volar a más de 3000 pies de altura (un kilómetro) y los pilotos no quieren arriesgarse a estar muy cerca.

Sobre los trabajos de contención y el uso de disolventes.

No sé cómo están obteniendo las autorizaciones para tal cantidad de químicos, están usando aviones para lanzarlos y también los están inyectando a 5.000 pies bajo el mar. Algunos dicen que no es mala idea, porque rompen el petróleo en moléculas más pequeñas que pueden ser absorbidas, pero el petróleo es tóxico, los químicos son tóxicos y la combinación de ambos es todavía más tóxica.

Sobre la gente que vive en la costa, cómo lo están viviendo.

La gente está asustada y también impotente.  Asustada porque están cortando las pesquerías, se están cerrando. E impotente porque no pueden hacer nada, mucha gente estaría más contenta si pudiera salir a ayudar con el cubo y la pala a recoger. Lo peor es que no hay una solución, no sabemos cuando va a acabar esto.

Barreras alrededor de la Isla de Breton, habitada por Pelícanos Marrones

Un barco pesquero participa en labores de recogida de petróleo

Uralde: “Estoy abrumado y emocionado por el apoyo ciudadano”

7 enero 2010 - 16:25 - Autor:

López de Uralde, en el centro, a la salida de la cárcel. Foto: Greenpeace

López de Uralde, en el centro, a la salida de la cárcel. Foto: Greenpeace

LLeva una tarde (la de ayer) y una mañana de locos, pero está “muy feliz”. Me atiende al teléfono unos minutos antes de embarcar en el avión que le ha traído de vuelta a España tras 20 días en una cárcel danesa. El Director de Greenpeace España, Juan López de Uralde, está “abrumado y emocionado” por el apoyo ciudadano que ha recibido.

P. En la rueda de prensa, tu compañero Yoris ha comentado “Hemos cometido un delito menor para evitar uno mayor”. Todo este gran lío se ha producido en el marco de una Cumbre sobre Cambio Climático ¿Cómo resumirías la cumbre, en un titular?

R. Los Jefes de Estado, incapaces de resolver el problema del Cambio Climático. Ese el tema. No ha habido voluntad para hacer frente al problema y por eso estamos donde estamos: en una situación dramática, se nos escapa el tiempo. Lo que hemos vivido en Dinamarca es contradictorio: la preocupación desmedida por una protesta pacífica contrasta con el hecho de que de aquí se fueron todos los líderes sin ningún acuerdo y no ha pasado nada.

P. ¿Crees que esta situación social y mediática que se ha producido con vuestra prisión puede ayudar a que se vuelva a poner el foco en la necesidad de actuar ante el cambio climático?

R. Es uno de los resultados buenos de todo esto. En otras circunstancias, un mes después, no estaríamos hablando de la Cumbre del Clima. Y ahora el tema sigue sobre la mesa y, por lo tanto, tenemos la oportunidad de seguir hablando. En este sentido la represión que el Gobierno danés ha intentado aplicar sobre nosotros se ha vuelto en su contra.

P. Habéis afirmado que la clave para vuestra liberación ha sido la presión ciudadana, ¿has podido ver el seguimiento que se ha hecho en España?

R. Todavía no he podido ni conectarme a internet, pero me lo han contado y estoy abrumado y bastante emocionado.

P. ¿Tenías algún contacto con el exterior, más allá de la embajada o el abogado?

R. No teníamos ningún contacto más que aquellas cosas, marginales, que alguien escuchaba en la radio o que nos contaba otro preso. Pero el nivel de información de lo que pasaba en el exterior era bajísimo, alguna percepción teníamos, de la embajada nos llegaba alguna pista, pero, desde luego, no una información clara.

P. ¿No pudiste hablar con tu familia hasta antesdeayer, ni siquiera por teléfono?

R. Nada, solo el día que vino Koro, mi mujer.

P. ¿Por qué crees que cambió su actitud la policía? El primer día, en la detención, os dieron a entender que íbais a salir inmediatamente.

R. Entre la noche de la detención y la mañana siguiente alguien de arriba dijo que nos quedábamos en la cárcel. Hubo una decisión política de ir a por nosotros.

P. ¿Cómo pasábais las horas en la cárcel?

R. Nos levantábamos a las 7, desayunábamos y, prácticamente, a las 7,15 nuestra agenda de la mañana había terminado. Hacíamos una hora de patio y nos juntábamos con otros activistas del clima para charlar de nuestra situación, aunque a veces intentábamos cambiar de tema, hablar de cine, de películas… Luego comíamos y por la tarde teníamos un rato de lo que llamaban “vida social”, que consistía en ir a visitar a otro preso a su celda. Aunque simplemente viéramos un programa en televisión o hiciéramos un sudoku, por lo menos estábamos acompañados, y eso te ayuda mucho.

P. ¿Te dejaban tener libros?

R. Una biblitecaria uruguaya muy maja me trajo algunos libros en español, antiguos. Pedí libros policíacos y para que te hagas una idea, leí alguno de Carvalho, el personaje de Vázquez Montalbán.

P. ¿Lo volverías a hacer?

R. Sí, lo volvería hacer, claro que sí.

P. ¿Qué esperas del juicio?

R. Lo que espero es que la decisión judicial sea proporcionada con la acción de protesta pacífica que realizamos en Copenhague. Greenpeace, en sus más de 40 años de historia, siempre ha acudido a todos los juicios y ha asumido sus consecuencias.

P. ¿Qué vas a hacer cuando llegues a España? ¿Vas a desconectar y pasar unos días con la familia?

R. Me gustaría desconectar y pasar los últimos días de las vacaciones escolares con mis hijos y mi mujer. Creo que va a ser un poco complicado, pero vamos a intentarlo.

Los “jefes de Estado” de Greenpeace en el coche de 007

23 diciembre 2009 - 21:57 - Autor:

A las 15:55 llegaba la noticia a la sede de la organización Greenpeace en la madrileña calle de San Bernardo: los cuatro activistas detenidos en Copenhague (Nora Christiansen, Christian Schmutz, Joris Thijssen y Juan López de Uralde, Director en España de la organización) por su incursión el 17 de diciembre en la cena de gala de la Cumbre van a seguir en prisión hasta, por lo menos, el 7 de enero, el recurso de apelación no ha prosperado. La noticia dejaba tocados moralmente a los trabajadores y voluntarios de Greenpeace, máxime teniendo en cuenta que sobre las 15 horas, desde el ámbito político/diplomático, se les informaba de que el asunto iba bien encaminado. Finalmente, el juez que lleva el caso ha decidido tenerles retenidos los 21 días que contempla la ley danesa. Juantxo pasará las Navidades encerrado e incomunicado, sin poder si quiera hablar o ver a su mujer o a sus dos hijos, a no ser que cambie la situación en los próximos días.

Ya he contado aquí mi opinión sobre el asunto en un post de hace unos días, sigo pensando lo mismo, más aún con los nuevos datos que se van conociendo: la polícia danesa está muy herida en su orgullo, han hecho el ridículo más absoluto y quieren que los cuatro miembros de Greenpeace conozcan su severidad. En el plano informativo, como decía, tenemos más, un video de Greenpeace en el que se cuenta cómo se preparó la acción.

Greenpeace afirma haber puesto a disposición de las autoridades policiales y judiciales toda la información relativa al caso. Elmundo.es publica que el juez ha justificado su decisión porque una liberación de los activistas podría entorpecer la investigación del incidente y que la policía danesa sostiene que dos presuntos implicados en la acción siguen en libertad. Por su parte, la embajada española en la capital danesa ha informado de que ha suministrado a Juan López de Uralde la misma atención que a otros detenidos, con varias visitas e información sobre el sistema judicial danés. Parece que, al menos, en la cárcel le han dejado pedir un par de libros, “extraodinaria” generosidad.

Os recuerdo que se les acusa de hacerse pasar por una autoridad pública, falsedad documental y acceder de forma ilegal al recinto. Según Greenpeace, los coches, alquilados para la ocasión, estaban claramente marcados con el logo de la organización ecologista. Uno de los carteles en que figuraba el logo estaba sujeto al parabrisas del vehículo con un par de calcetines. En la matrícula figuraban los números 007, en referencia al agente secreto (de ficción, claro) James Bond: ojo a la audacia de los policías daneses, qué avispados! En el control de entrada al recinto se identificaron, según la ONG, como “Jefes de Estado de Greenpeace”. En fin, ¿han pensado en condecorar a las fuerzas de seguridad?

Una hora después de recibir la noticia, cientos de personas se manifestaban en Madrid y otras ciudades para pedir la liberación de los activistas. En Madrid, enfrente de la embajada danesa estaban la mujer de Juantxo y sus dos hijos. A partir de ahora la organización esperará hasta que se celebre una nueva vista el 7 de enero, pero supongo que no se quedarán de brazos cruzados y continuarán su campaña de denuncia y movilización. En internet, el grupo de Facebook sigue creciendo, 11.777 miembros (21:02 del miércoles 23), el manifiesto publicado en la web de Greenpeace España roza los 20.000 firmantes, en Twitter también siguen los apoyos…  Sigo creyendo que no los podrán parar.

No los van a poder parar

20 diciembre 2009 - 21:35 - Autor:

* Actualización lunes 21 de diciembre a las 15:00. A las 11 horas se ha celebrado un rueda de prensa en la sede de Greenpeace España, en la que han participado diversos representantes de instituciones medioambientales, sindicales, sociales y de cooperación. Se ha solicitado la liberación inmediata de los activistas y se ha convocado una concentración el miércoles 23 de diciembre a las 17 horas en la embajada de Dinamarca en Madrid, C/Serrano 26.

Todo el mundo lo sabe: la cumbre de Copenhague ha sido un rotundo fracaso, lo dicen todos los medios del mundo y los expertos que saben algo de esto. Las víctimas de este monumental paripé somos todos, pero, sobre todo, los más pobres, los que no tienen nada, porque nosotros, aquí, en el primer mundo, seguiremos emitiendo CO2 como campeones y los de allí abajo sufrirán las consecuencias.

“Los políticos hablan, los líderes actúan”. Es el lema de la pancarta que el pasado viernes, en la alfombra roja de la recepción de gala de la Cumbre, mostró al mundo el Director de Greenpeace España, Juan López de Uralde, segundos antes de que fuera detenido.


Uralde, junto con otros tres miembros de la organización, está en prisión “preventiva” por riesgo de fuga y se enfrenta a penas de hasta 6 años de cárcel. En principio, hasta el 7 de enero se da por seguro que seguirá preso. Además, está incomunicado y solo puede hablar con su abogado. Se le acusa de los delitos de falsificación de documentos, entrada sin permiso a una propiedad privada y suplantación de la autoridad, agravados por producirse en un acto con presencia de la Reina. Se está a la espera de su apelación, que puede producirse entre el lunes y el martes.

Antes de seguir escribiendo este post quiero dejar claro mi situación personal, situación que, evidentemente, puede tener influencia en lo que escribiré a continuación. Mi mujer trabaja en Greenpeace España, se llama Laura y es la Coordinadora de Comunicación. Por tanto, conozco a muchas de las personas de la organización y conozco bien todos los mecanismos que se han puesto en marcha desde la organización para conseguir la liberación de Juan López de Uralde, “Juantxo”.

Evidentemente, cualquiera se puede imaginar que desde el viernes todos y cada uno de los trabajadores de la organización se están movilizando para resolver el asunto, se están haciendo muchas llamadas y contactos a todos los niveles: político, diplomático, periodístico, cultural, social, medioambiental… Está claro que no puedo contar aquí más allá de lo que estoy contando, por razones evidentes.

Me parece absolutamente desproporcionado que un activista pacifista que no ha puesto en riesgo la seguridad de ningún mandatario/político/ciudadano se encuentre en prisión preventiva incomunicado. ¿A quién se aplican este tipo de medidas? No hace falta que conteste a la pregunta, todos sabemos la respuesta. ¿Riesgo de fuga? No conozco ningún caso de activista de Greenpeace España que haya intentado eludir a la justicia, escaparse, no asumir las consecuencias de sus acciones. Y os aseguro que se ven en estas con cierta frecuencia. Está claro que la justicia danesa quiere ofrecer al mundo su lado más duro, mostrarse “ejemplarizante”, porque la verdad es que no les deja en muy buen lugar que  personas que no pertenecen ni a la CIA, ni al MOSAD, ni a ninguna superorganización de espionaje se pudieran colar en una recepción con 120 Jefes de Estado. Asombroso.

Foto de la campaña on line para la liberación de Juan López de Uralde

Foto de la campaña on line para la liberación de Juan López de Uralde

Además de los mecanismos que se han activado en la organización, la red, como casi siempre, ya está construyendo su propia campaña de apoyo y presión. En Facebook, el grupo “Libertad para el Director de Greenpeace. Que no nos callen” ya va por los 4.000 miembros (21:00 horas del domingo 20) y subiendo. Muchos usuarios de Twitter también están apoyando la causa y una de las urls que se ha generado para enlazar al grupo de Facebook, registra 15 Tweets y 224 clicks (21:11 horas del 20 de diciembre). Así que ya sabes, si quieres, puedes apoyar la campaña, difundirla.

Si hay una cosa que he aprendido en el tiempo que llevo escribiendo este blog sobre historias solidarias, sobre personas que son capaces de sacrificar muchas cosas por una idea en la que creen, es que todos los protagonistas que han logrado cambios, que han conseguido sacar adelante causas sociales y medioambientales comparten algo: “PASIÓN POR LO QUE DEFIENDEN”, ponen el corazón y el alma en lo que hacen, creen ciegamente en ello, están comprometidos al 100 por 100 y eso es muy difícil de parar, de cortar, de encerrar. Y Juantxo y las personas y organizaciones que se están volcando en la campaña, tienen pasión, así que, sinceramente, creo que no los van a poder parar.

Buscador

Sobre el blog

Durante más de 100 años la comunidad científica mantuvo un intenso debate sobre el origen y significado del altruismo hasta que en la década de 1.960, el biólogo William D.Hamilton creó una fórmula matemática que relacionaba el altruismo con el grado de parentesco entre el que da y el que recibe. Desde aquí nos proponemos poner a prueba esa ecuación al mismo tiempo que descubrimos a personas e iniciativas que luchan por sacar adelante causas sociales.

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube iPhone iPad Android