Saltar al contenido

« ver todos los blogs

¿De dónde vienen las flores que vas a regalar hoy?

13 febrero 2011 - 23:47 - Autor:

Almacénes de FloraHolland. Foto: FloraHolland

Es la pregunta que me hice ayer en la puerta de una caseta de flores en la calle Eduardo Dato, en Madrid. “¿De dónde son estas margaritas? – Se producen en Chipiona -me comenta el vendedor- en Cádiz, pero se envían hasta el mercado central de Holanda, en Amsterdam, y luego llegan aquí. Sí, es bastante absurdo, pero es así. La gente me pregunta por qué son tan caras (7 euros el ramo) y es que solo con los portes…”

Lo cierto es que mi interés por el mundo de las flores, de su procedencia, de su producción, viene de unos días atrás. El 8 de febrero recibo el boletín de change.org (plataforma de activismo on line) y, entre las diversas causas para las que proponen movilización, me quedo con esta “Pídele a 1-800 que ofrezca flores de comercio justo por el Día de San Valentín“.

En el texto de la carta que me invitan a firmar leo que 1-800 es una de las mayores compañías dedicadas al comercio de flores en el mundo, que en San Valentín venden cerca del 50% del total anual, que muchos de sus productos proceden de Ecuador, Colombia o, Kenia, países en los que los derechos de los trabajadores son pisoteados con frecuencia, obligándoles a trabajar hasta 70 y 80 horas cada semana con motivo de estas fechas.

Jamás se me hubiera ocurrido interesarme por el mercado mundial de flores, pero esta es una buena oportunidad para descubrir que la Unión Europea consume más de 50% de la producción mundial, que Holanda es el primer productor y exportador mundial con mucha diferencia sobre el segundo, Colombia, país en el que 185.000 personas trabajan en el sector, y sobre el tercero, Ecuador.No deja de ser curioso que Holanda importe para luego reexportar (como con mis margaritas).

El 10 de febrero vuelvo a entrar en change.org y compruebo que más de 50.000 personas demandan a 1-800 que ofrezca flores certificadas de comercio justo y que la compañía se ha comprometido a vigilar las condiciones de trabajo de las empresas que le suministran flores y que, de hecho, ya contaban con una oferta de flores “justas” que no eran demandadas por los usuarios.

La empresa norteamericana expresa su compromiso, pero ¿será capaz de controlar cómo trabajan las compañías que suministran las flores desde Ecuador o Colombia?

Feria de flores de Medellín, Colombia. Foto Flickr: Felimartinez

En la Unión Nacional de Trabajadores de las Flores de Colombia (Untraflores) informan, en un extenso y complejo reportaje, de cómo funciona el mercado mundial de las flores, además señalan las injusticias que cometen las empresas que controlan los cultivos en Colombia y apuntan que incluso en Holanda, los trabajadores del sector, polacos en su mayoría, están sometidos a condiciones penosas, que incluyen aceptar jornadas maratonianas “voluntariamente”.

Otras fuentes nada sospechosas, como Intermón, hablan de una explotación salvaje de las mujeres en Colombia (suponen el 70% de la mano de obra del sector de la flor en el país) expuestas a pesticidas y tóxicos, cobrando apenas dos dólares al día. El mensaje lanzado por Untraflores con motivo del fin de la temporada alta en Colombia es poco alentador

En este contexto, si quiero regalar flores hoy, Día de San Valentín, ¿Qué puedo hacer para no participar en esta cadena de explotación? Difícil. La mayoría de las rosas que verás hoy proceden de Ecuador y de Colombia. Por otro lado, el sello de Comercio Justo en España no especifica si hay floristerías que ofrezcan mercancía garantizada, como sí ocurre en Reino Unido, donde Interflora ofrece diversas alternativas. Quizás en España también las tengan, pero desde luego la web no lo especifica.

Siempre puedes preguntar a quién te lo venda de dónde proceden de las flores o “compensar” facilitando un microcrédito a través de Kiva a algún agricultor ecuatoriano (a Nancy María Rodríguez, por ejemplo) o, simplemente, puedes no comprar flores ya cortadas y preparadas, ya sabes, el campo es de todos, y algunos jardines, también.

Capitalismo 2.0: las empresas sociales cambiarán el mundo

29 diciembre 2010 - 0:44 - Autor:

Si estás enfadado puedes ser un emprendedor social. Según el libro Capitalismo 2.0: el poder del ciudadano para cambiar el mundo (Plataforma Editorial) escrito por Patricia Sáez y Luis Pareras, “estar enfadado es importante. En el mundo emprendedor, las mejores oportunidades aparecen cuando alguien está muy enfadado”.

Un ejemplo: Mikkel Vestergaard estaba enfadado porque millones de personas mueren cada año por no tener acceso a agua potable. Mikkel, danés, 39 años, descendiente de una familia de comerciantes, puso en marcha una empresa con fines sociales y en 2005 lanzó uno de sus productos estrella:LifeStraw, un dispositivo sencillo y relativamente barato (alrededor de 3,5 euros para ONG y 25,87 euros para particulares)  en forma de tubo que elimina las bacterias y virus del agua.

Patricia Saéz es la directora académica del primer  MBA Social de España, impartido por la UOC y lleva más de cuatro años analizando las mejores prácticas de todo el mundo y asesorando a decenas de emprendedores a definir su proyecto. Está convencida de que 2011 será el año del emprendimiento social y tiene muy claro que el Estado y las ONG no son suficientes para acabar con la pobreza.

Necesitamos soluciones más duraderas. Estamos cansados del discurso 10 euros para este niño, 10 euros para tal… creemos que la solución no va por ahí, mover dinero de un sitio a otro, sino que pasa por crear soluciones que cambien las cosas. La innovación social va por ahí, intentar regenerar sectores enteros.

Ahora bien, el camino para crear en España un tejido relevante de empresas sociales no es fácil, nos cuesta mucho emprender y todavía más si se trata de hacerlo con un fin no meramente económico. Y, además, está el espacio que ocupan las ONG. 29.000 entidades sociales sin ánimo de lucro trabajan en la actualidad en nuestro país.

Nosotros no planteamos prescindir de las ONG, ni decimos que lo hagan mal, simplemente vemos que las cosas están marchando muy bien en esa hibridación de tres sectores: las mejores prácticas del mercado, el mejor acercamiento del gobierno y la voluntad y modo de trabajo de las ONG.

Capitalismo 2.0 recorre la incipiente historia de este nuevo fenómeno social, analiza los diferentes modelos de negocio y reúne numerosos ejemplos de iniciativas de éxito. Es un buen libro para inspirarse, para buscar ideas y confrontar con la realidad nuestras utopías, “Nunca antes en la historia de la humanidad la capacidad de los individuos había sido mayor para cambiar las cosas“, señalan los autores al inicio.

Kimanza Secondary Schoo, Kenia. Foto: Neil Thomas

Escuela de cocina de DC Central Kitchen. Foto: DC Central Kitchen

Los microcréditos on line de Kiva, la base de la pirámide, Bill Drayton y Ashoka, la movilización de los agricultores y productores de café de Liga Masiva, la barrita de crema de cacahuete que salva a los niños desnutridos, la escuela de cocina para adultos excluidos de DC Central Kitchen, el modelo de integración de inmigrantes de Jean Claude Rodríguez, el compostaje de Eugeni Castejón … son algunas de las historias que nos propone el libro de Patricia Sáez y Luis Pareras. ¿Alguna especialmente simbólica?

Patricia comenta la auténtica revolución que ha supuesto el modelo de microcréditos creado por Yunnus o el avance que supone poder diagnosticar y prevenir enfermedades como la malaria o la hepatitis mediante una solución de biotecnología que sustituye la toma de una muestra sanguínea en medio líquido (imposible de almacenar y transportar en muchos lugares de África) por una toma sobre papel de filtro. Es lo que hace Diagnostics for all.

A los que hacen una fiesta de todo” es la dedicatoria que encabeza el libro, una filosofía que inspira a los emprendedores y de la que se ha contagiado Patricia, que lleva tres meses viendo una media de 3 o 4 proyectos al día, con lo que no es raro que se le hayan pasado por la cabeza diversas ideas y proyectos interesantes para poner en marcha. Por ejemplo.

Una empresa que haga un catálogo de iniciativas sociales que hayan triunfado en otras partes del primer mundo y disponga de franquiciados.

¿Qué falta para que la empresa social adquiera en España la relevancia y trascendencia que ya tiene en países como Estados Unidos?

Muchas cosas, desde transferencia de conocimiento entre las academias y los emprendedores… la cultura de las entidades educativas que tienden a evitar los riesgos, la falta de incentivos desde el Gobierno… Este ecosistema está por hacer, veremos surgir muchas cosas en 2011.

Gracias, patata

25 agosto 2010 - 22:25 - Autor:

Para Domingo Santos Guzmán la patata es algo más que un tubérculo comestible, es su medio de vida. Domingo podrá seguir viviendo de ella, cultivándola en Tarija, Bolivia, gracias a los 28 donantes que a través de Kiva.org le han prestado los 1.000 dólares que necesita para semillas y para herramientas de trabajo.

Vuelvo a Kiva, la plataforma de financiación de micro-emprendedores en países en desarrollo a la que ya dediqué dos posts: uno para comentar su historia y la de su fundador y otro para aclarar el sistema de gestión de los prestámos.

Cada mes, Kiva envía un boletín en el que nos invita a seguir de cerca su trabajo y a sus emprendedores y siempre propone ideas y proyectos interesantes. En agosto han querido rendir un pequeño homenaje a la patata. Y he decidido dos cosas: primero, sumarme y, segundo, recoger las impresiones de un usuario español habitual de la plataforma.

Papa andina. Foto Flickr: Licor de Mandarina

El usuario se llama Arcadi Magre, es el Director de Tecnología de entradas.com, empezó probando con un préstamo de 25 dólares, al que luego han seguido otros 14. Sobre todo me interesaba saber el nivel de satisfacción con el servicio y el tiempo medio de retorno del préstamo. “Depende del proyecto, pero vienen a devolver el importe en unos 6 meses. El sistema me parece muy bueno. No hay que hacer realmente nada, todo funciona por sí mismo. Tú solo debes elegir a quien prestar”. Está claro, Kiva funciona.

En cuanto al homenaje, ni Kiva ni yo somos muy originales, la verdad. Y es que ya en el 2008, la ONU celebró el Año Internacional de la Patata.

La historia de la patata está plagada de hazañas y de anécdotas increíbles,  que podéis leer en un texto ágil y ameno de un gastrónomo, Jorge Fernández Nogueira. La llegada a Europa y su posterior uso masivo en la Revolución Industrial o en países como Rusia ha salvado muchas vidas.  Ahora bien, como todo recurso natural, necesita que la mimemos, la cuidemos y hagamos políticas agrarias con sentido común. Cuando esto no sucede, se producen desastres como La Gran Hambruna Irlandesa.

Las bondades son infinitas y eso lo saben bien aquellos en cuyas tierras está el origen del Solanum_tuberosum (nombre científico de la patata): los peruanos. Su cultivo se remonta al quinto milenio antes de Cristo en las regiones andinas. Para preservarla y potenciarla han creado el Centro Internacional de la Papa, un organismo que se dedica a “reducir la pobreza y alcanzar seguridad alimentaria sobre bases sostenibles en los países en desarrollo, mediante la investigación científica y actividades relacionadas con la papa, el camote y otras raíces y tubérculos”.

¿Por qué la importancia capital de la patata? Algunas razones:

  • Es el producto no cerealero número 1 y su consumo es vital en el mundo en desarrollo, que hoy produce más de la mitad de la cosecha mundial, y donde la facilidad del cultivo la han convertido en valioso producto comercial para millones de agricultores.
  • La ONU sostiene que es un producto esencial para la seguridad alimentaria ya que, a diferencia de los principales cereales, sólo una parte del total de la producción entra en el comercio internacional y los precios no dependen de las fluctuaciones del mercado mundial. Y esto es bueno para los agricultores de bajos ingresos y los consumidores en países pobres.
  • La patata necesita poco tiempo, se puede cultivar en terrenos pequeños y en climas difíciles y es comestible un 85%, frente a un 50% en el caso de los cereales.

En este punto, solo me queda añadir una cosa: gracias, patata.

El arte de dar

6 noviembre 2009 - 0:54 - Autor:

Acaba la semana y quiero cerrarla cambiando un poco el ritmo. Tras más de seis meses de blog, me gustaría volver a los orígenes, a la filosofía que inspira La regla de William: cuál es la razón del altruismo. Acaba de publicarse un libro en EE.UU. que busca respuestas a esa pegunta “The art of giving. Where the Soul Meets a Business Plan (El arte de dar: el alma se encuentra con el plan de negocio). Los autores, Charles Bronfman y Jeffrey Solomo, (directivos de una fundación que promueve valores relacionados con la cultura judía).

Foto Flickr: Slimmer_jimmer

Foto Flickr: Slimmer_jimmer

Una de las tesis principales del libro, según leo en distintos blogs, es que dar/donar es, sobre todo, gratificante para el donante. Una de las reflexiones de los autores me llama la atención.

El placer de recibir a través de dar puede ser tan tangible y tan importante para el éxito general del sector social como la capacidad que tiene la organización de ejecutar su misión.

Es decir, es fundamental que la gente que está trabajando ayudando a los demás y, sobre todo, los que aportan los medios y los recursos para realizar ese trabajo (los donantes, mecenas, socios…), se lo crean, lo sientan, estén felices por el simple hecho de dar. El asunto va más allá (hay que llenar 288 páginas) y plantea la necesidad de que todo aquel que colabora económicamente con ONG sea muy consciente de porqué lo hace, que no sea una decisión arbitraria, ya que solo de esa forma será capaz de profundizar más en la causa que apoya.

El caso es que creo que es un buen momento para recapitular y recordar algunas de las ideas y motivaciones de los protagonistas del blog que expliquen su comportamiento desinteresado. Es un buen momento para hacer un mini-balance y saber si, como decía William D.Hamilton, el altruismo está directamente relacionado con el grado de parentesco entre el que da y el que recibe. Según el razonamiento de los autores de “El arte de dar…”, Hamilton estaría en lo cierto, ya que no hay más relación de parentesco que la que tiene uno consigo mismo.

  • Toni, electricista, 54 años, voluntario de Solidarios, lleva 8 años acompañando por la noche a los sin techo de Madrid.

Es mi forma de cambiar el mundo. Además, es el sitio donde cargas las pilas. El voluntariado le aporta más al voluntario. Un porcentaje de las personas que hacen voluntariado viene por temas de carencias personales, emocionales, problemas familiares, etc

  • Matt Flannery, creador de Kiva, el revolucionario sistema de microcréditos on line.

Crecí en una familia cristiana … mi madre fue  voluntaria para World Vision, mi hermana trabajó para World Vision.  Me di cuenta  de que tenía espíritu emprendedor y que era para lo que estaba preparado. Inicié varias empresas y fracasé. Todo cambió cuando fui a África, con Jessica (su esposa y confundadora de Kiva). Me encantó hablar con la gente de Kenia sobre sus planes y sueños.Se trataba de un ambiente diferente del que había percibido cuando apadrinaba niños, tenía una idea de África como un lugar desolado. Me pareció divertida y vibrante. Quería transmitir ese sentimiento de esperanza

  • Maite Mompó, 42 años, activista de Greenpeace. Desde hace casi 12 años vive entre el arpón y la ballena. Su motivación:

Luchar por lo que creo es el motor de mi vida. Desde mi punto de vista, se trata de puro egoísmo. Soy muy feliz haciéndolo.

  • Cristóbal Colón, creador de La Fageda, una cooperativa agrícola en Gerona formada, casi en exclusiva, por personas con enfermedad mental . Su éxito social y empresarial es objeto de estudio en  IESE, ESADE o Harvard.

Estoy totalmente en desacuerdo (con La Regla de William D.Hamilton). Todas las teorías de la biología y de la psicología modernas parten de una concepción antropológica. Si lo interpretas todo en clave de animal inteligente intentas buscar las respuestas a las preguntas desde este prejuicio previo. Yo pienso que el hombre es un ser espiritual y que el afán de la perfección y de la belleza y de la bondad son innatas a la esencia espiritual no a la esencia animal.

Es como tener un hijo. Lo cuidas, lo quieres, lo proteges, es lo mismo, no puedes dejar de hacerlo y eres feliz haciéndolo. Así de simple.


La verdad sobre los e-microcréditos

25 octubre 2009 - 23:25 - Autor:

Llevo varios días queriendo escribir de esto y lo voy a hacer ahora, antes de que esta semana vuelva a centrarme en personas, en las historias de personas que están luchando para conseguir una vacuna contra la malaria y en la de un hombre, José Luis Fernández-Iglesias, que defiende los derechos de los personas con discapacidad a través de los medios de comunicación. El caso es que hace dos semanas se montó una polémica tremenda en el mundo blog social USA en torno al proyecto social estrella del momento: Kiva. Y el fondo de la cuestión me recuerda mucho al tema de los apadrinamientos, mejor dicho, a la fórmula de comunicación de las ONG que promueven apadrinamientos. Vamos por partes.

Cuando empezaba con el blog, conté la historia del creador de Kiva, Matt Flannery.

Matt Flanney se ha enfrentado a una auténtica guerra de blogs. Foto: Joi. Vía: Flickr

Matt Flanney, derecha, se ha enfrentado a una auténtica guerra de blogs. Foto: Joi. Vía: Flickr

Resumo: Kiva es una plataforma on line de microcréditos que pone en contacto a emprendedores de países en vías de desarrollo con pequeños prestamistas (o donantes, ya que no hay intereses en las operaciones) ubicados, en general, en los países ricos. Y todo con el aval  de entidades y empresas locales. Según se desprendía de lo que contaban en su web, el sistema era el siguiente: María (por poner un nombre), una emprendedora de  Bolivia necesita un microcrédito para su negocio, canaliza su petición a través de una contraparte local (cooperativa, empresa…), que sube el caso a la web y los donantes la financian. Así de sencillo, tanto como el esquema siguiente:

Diagrama de Kiva antes de la polémica

Diagrama de Kiva antes de la polémica

Bien, pues resulta que Matt y su equipo habían simplificado las explicaciones y que a raíz de un post de David Roodman (uno de los mejores bloggers sobre temas sociales de EE.UU.) hemos descubierto todo el proceso, un proceso que por otra parte, tiene todo el sentido del mundo. ¿Cómo es? Pues, básicamente, cuando el emprendedor acude a la contraparte de Kiva, la contraparte analiza el caso y si lo ve viable “adelanta” la financiación, para después subir el caso a la web y conseguir la colaboración de cientos de personas. Pero tú, como donante, estás financiando a la contraparte (la Fundación Adelante en el gráfico) que habrá adelantado el dinero no solo a uno sino, probablemente, a varios micro-empresarios. Es decir, se relativiza un poco el concepto de acción-reacción, se pierde el efecto persona-persona que tanto gusta a los expertos de marketing, pero al mismo tiempo la lógica misma del sistema dice que tiene que ser así para garantizar que casi ningún micro-emprendedor se quede en la estacada.

Estamos pues ante un caso de omisiones en el proceso de comunicación, el recurso tan habitual de contar una historia para conectar al rico con el pobre. Ante la polémica, Matt Flannery respondió rápidamente con un post bastante extenso, pero muy clarificador, en el que nos cuenta que cuando empezaron en 2005 su sistema era realmente así, sobre todo porque sus socios sobre el terreno (las contrapartes) no tenían la posibilidad de adelantar el dinero. Matt sostiene que algunos de los gráficos y explicaciones de la web son de esa época, de forma que no estaban mintiendo. Además, afirma que intentaron simplificar al máximo las explicaciones sobre la complejidad del sistema ya que muchos de sus usuarios no tenían ningún tipo de cultura sobre los microcréditos. En cualquier caso, Kiva ha reaccionado rápido y ha cambiado el gráfico anterior por el siguiente:

El ciclo de Kiva, después de la polémica

El ciclo de Kiva, después de la polémica

Resumiendo: la reacción de Matt ha sido rápida, eficaz y transparente, lo que ha minimizado el daño “reputacional” que ha podido causar una polémica que ha estado, sobre todo, en los blogs, por lo que muchos usuarios de Kiva ni se habrán percatado. El fondo y el contenido del proyecto siguen indemnes, pero, de nuevo, se pone el foco en el mal y poco ético uso de la comunicación y el marketing para ONG y causas humanitarias. Y aquí llegamos a los apadrinamientos.

Los apadrinamientos surgieron porque eran una forma muy clara y fácil de vincular a un donante: “Tú puedes cambiar la vida de Arielito… con XX euros al mes le darás comida, educación…él te escribirá y podrás ir a visitarle…”. Ese era el tipo de comunicación que, a finales de los 90, se puso de moda entre algunas ONG españolas para captar fondos; y se captaron, muchos, muchos en supertelemaratones, en los que se mostraba al niño etíope de turno rodeado de moscas… Nunca se destina el dinero a una familia/persona en concreto, siempre va a la comunidad. Hoy, en las webs de las principales ONG que trabajan con padrinos, ese punto queda claro:

  • Ayuda en Acción: “Cuando comenzamos a trabajar en una zona, establecemos un estrecho contacto con la comunidad. El sistema de apadrinamiento se expone a las familias y una vez que éstas han expresado su aprobación, realizamos una ficha personal de los niños y niñas. Toda la comunidad es partícipe de la gestión y aprovechamiento de los recursos destinados a través del apadrinamiento. La colaboración económica de los padrinos y madrinas repercute, por tanto, en el desarrollo de toda la comunidad”.
  • Plan: “El apadrinamiento es una forma personal de ayuda sostenible con la que tú puedes dar a un niño un futuro mejor, creando relaciones cercanas desde lugares muy diferentes del mundo. Su contribución no va directamente al niño sino que, junto con otras donaciones de Plan en todo el mundo, se destina preferiblemente a mejorar las condiciones de vida de la comunidad donde vive el niño apadrinado en las áreas de: salud, educación, hábitat, ocupación  y establecimiento de relaciones.
  • Fundación Vicente Ferrer. “Apadrinar significa contribuir al desarrollo de un niño o niña de Anantapur, y al de toda su comunidad. Porque la contribución mensual de 18 € no se destina únicamente a ese niño o niña, sino a mejorar las condiciones de todo su entorno”.

Matt Flannery, creador de los microcréditos 2.0

3 mayo 2009 - 19:02 - Autor:

La idea es sencilla: una plataforma on line de microcréditos que pone en contacto a emprendedores de países en vías de desarrollo con pequeños prestamistas (o donantes, ya que no hay intereses en las operaciones) ubicados, en general, en los países ricos. Y todo con el aval  de entidades y empresas locales. Esto es kiva.org, una idea puesta en marcha por Matt Flannery, un treintañero de San Francisco (EE.UU) que en 2005 dejó su trabajo como programador para dedicarse a fondo a esta iniciativa que, parece, funciona.

Matt Flannery (izquierda) y el presidente de Kiva, Premal Shah

Matt Flannery (izquierda) y el presidente de Kiva (derecha), Premal Shah. Foto: Daniel Lemin

Así se desprende de los últimos datos. En abril han superado su récord en cuanto a dinero prestado: cerca de 5 millones de dólares, con un ritmo diario de 150.000 dólares. Desde que empezaron, estos son las cifras, grandes cifras:

  • Más de 70 millones de dólares en préstamos
  • 484.852 prestamistas
  • 169. 405 emprendedores (un 82% mujeres)
  • Porcentaje de impagos: 1,82%

Detrás de todas estas cifras están miles de personas que han podido desarrollar sus pequeños negocios, gente con nombres y apellidos procedentes de todos los rincones del planeta. Y detrás está una infraestructura tecnológica y humana que se sostiene mediante patrocinios de grandes corporaciones y donaciones de los prestamistas registrados en el site (en cada transacción te invitan a donar a Kiva un 15% del montante total de tu préstamo, pero se puede suprimir).

¿ Cuál es el secreto del éxito? Hace un mes, Matt ofreció una conferencia en Seattle y Elena Acín (una de las pioneras del emprendimiento social en España con la Fundación Chandra) asistió y recogió las ideas clave en su blog Botellas de luz.  ¿Cómo empieza todo? Casualidad, Matt escuchó a Muhammad Yunus (Premio Nobel de la Paz, fundador del Grameen Bank)  y se fue a África para conocer el funcionamiento de los microcréditos.

Recomendaciones. Empieza poco a poco con expertos en plataformas similares (en su caso Ebay), ahorra todo lo que puedas (tardaron dos años en tener oficinas), sé transparente, asume riesgos, aprende de los fracasos (un clásico de los emprendedores) y no te asustes cuando el Departamento de Seguridad de los EE.UU te da el listado de terroristas mundiales para que compruebes si estás prestando dinero a alguno de ellos.

En el futuro, Matt está pensando en ampliar su modelo a cualquier lugar en el que haya pobreza, lo que implica operar también en EE.UU.Y, ahora, la pregunta es ¿qué motiva a Matt, qué hay de la regla de William? Lo cuenta en una entrevista reciente en el Seattle Times

Crecí en una familia cristiana … mi madre fue  voluntaria para World Vision, mi hermana trabajó para World Vision.  Me di cuenta  de que tenía espíritu emprendedor y que era para lo que estaba preparado. Inicié varias empresas y fracasé. Todo cambió cuando fui a África, con Jessica (su esposa y confundadora de Kiva). Me encantó hablar con la gente de Kenia sobre sus planes y sueños. Se trataba de un ambiente diferente del que había percibido cuando apadrinaba niños, tenía una idea de África como un lugar desolado. Me pareció divertida y vibrante. Quería transmitir ese sentimiento de esperanza… Las personas tenemos muchas cosas en común si logramos romper las barreras que nos separan. Los vecinos no solo están a tu alrededor, también están en Nicaragua o Camboya.

Y una última pregunta, ¿tendría éxito este modelo en España?

Buscador

Sobre el blog

Durante más de 100 años la comunidad científica mantuvo un intenso debate sobre el origen y significado del altruismo hasta que en la década de 1.960, el biólogo William D.Hamilton creó una fórmula matemática que relacionaba el altruismo con el grado de parentesco entre el que da y el que recibe. Desde aquí nos proponemos poner a prueba esa ecuación al mismo tiempo que descubrimos a personas e iniciativas que luchan por sacar adelante causas sociales.

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube iPhone iPad Android