Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Emma McCune, madre “adoptiva” de niños soldado

14 febrero 2010 - 20:18 - Autor:

Emma Mccune en la portada del libro "La guerra de Enma", en alemán

Emma Mccune en la portada del libro "La guerra de Enma", en alemán

Otra fecha señalada: el pasado 12 de febrero se celebró el Día Internacional contra la Utilización de Niños y Niñas Soldado. Otra fecha para los medios nos acordemos de que hay 300.000 menores armados en el mundo, matando, malviviendo, siendo torturados, asesinados, etc. Es desalentador comprobar que situaciones como esta no terminan de mejorar con los años. Recuerdo que cuando empecé en Diario 16, hace 11 años, haciendo reportajes sociales, buceamos en este asunto de la mano de Cruz Roja y Save the Children y las cifras eran muy parecidas a las actuales, parece que hay males que nunca desaparecerán.

Como siempre, el consuelo, la esperanza, está en las historias de personas que luchan por sacar a muchos de estos menores de esa situación y, sobre todo, en los propios niños que han tenido la fuerza suficiente para vencer su pasado, sus traumas y su dolor para rehabilitarse e iniciar una nueva vida. De eso sabe bastante Chema Caballero, que lleva 17 años en Sierra Leona salvando a niños soldado. Y también Enmanuel Jal, un joven sudanés, que en 1987, con apenas 7 años, se convirtió en miembro del Ejército de Liberación de Sudán, pero que, ahora, es un estrella mundial del hip-hop que, además, promueve, con su música, mensajes de paz y reconciliación. Su historia tiene diversos aspectos apasionantes y hoy voy a profundizar en uno de ellos: su “madre adoptiva”, Emma Mccune.

Emma McCune (1964 India – 1993 Nairobi) pasó los años más importantes de su vida en África, en Sudán, trabajando como cooperante, primero en el Servicio de Voluntariado Británico y después para la ONG canadiense Street Kids International. Lo que la hace especial es no solo el hecho de que salvara la vida a Enmanuel Jal, sino sobre todo su matrimonio con el líder guerrillero sudanés Riek Machar, algo insólito que llamó la atención de la periodista Deborah Scroggins, corresponsal durante varios años en Sudán, que escribió una biografía no autorizada La guerra de Enma, libro en el que, a su vez, se ha fijado el director Tony Scott para promover un proyecto cinematográfico en el que también está implicada Nicole Kidman. El libro, según algunas reseñas que he ojeado, apunta que se trataba de una mujer idealista, romántica, controvertida, que adquirió un papel relevante en la esfera política al situarse al lado de Riek y que entró en una especie de crisis de identidad que le llevó a abandonar los principios de igualdad, justicia y solidaridad que deben regir el trabajo de una cooperante en tareas humanitarias.

En cualquier caso, Enmanuel la ha definido en alguna entrevista como su “ángel de la guarda”:

Ella me llevó a un colegio,  pagó mis gastos, me dio su ropa. Nunca había recibido una atención así,  no entendía lo que significaba el amor hasta que la conocí. Ella nunca me gritó,  siempre me corrigió suavemente. Ahora que no está me doy cuenta del impacto que ha tenido en mi vida.

Seis meses después de que Enmanuel y Emma se instalaran en Nairobi (Kenia) ella fue asesinada en un accidente de coche. Estaba embarazada.

5 niños para 5 milagros

20 noviembre 2009 - 1:20 - Autor:

El pasado domingo, el maestro Juan José Millás escribía en El País Semanal en el especial sobre el 20 aniversario de la Convención de los Derechos del Niño: “Este es un artículo de cuota, uno más, sobre los desastres de la infancia en el mundo. Estos artículos deberían desaparecer o transformarse en un kit sobre buenos sentimientos que el periódico regalaría los domingos…la vulneración de los derechos de la infancia es un género periodístico agotado…”. Entonces, ¿y si lo cambiamos todo? ¿Y si hablamos en positivo?

Es lo que intentamos con este blog. Por eso, hoy, 20 de noviembre, en el 20 aniversario de la citada Declaración y de la creación de UNICEF, me voy a permitir la licencia de hablar de cinco chicos que han obrado “milagros”, son cinco historias con un elemento común: un niño que decide ayudar a otros niños y a otros mayores. Son casos extraordinarios, sí, no conviene tomarlos como modelo, pero sí como inspiración, como motivación. Si un niño de 6 años ha sido capaz de llevar agua a cientos de pueblos en África, yo tengo que poder aportar, todos podemos aportar.

Hannah Taylor: Foto:

Hannah Taylor: Foto: Ladybug Foundation

Para empezar, te quiero presentar a Hannah Taylor, una joven de Winnipeg, Canadá, que, cuando solo tenía 5 años, se quedó paralizada al ver a un tipo mayor comiendo los restos de la basura en un día infernal en la ciudad canadiense. Ese pequeño encuentro marcó a Hannah y a los 8 años creó la The Ladybug Foundation (Ladybug significa mariquita), que se dedica a dignificar a las personas sin hogar, a recaudar fondos para donarlos a los albergues, a los comedores y, también, a inspirar a otros chicos a través de un proyecto educativo en escuelas.

Hannah tiene ahora 13 años y en este tiempo ha conseguido más de 2 millones de dólares para apoyar a las personas sin hogar. En todos estos casos, no nos engañemos, también hay detrás una familia, unos padres capaces de entender la inquietud de su hija y canalizarla. En el caso de Hannah, sus padres, Bruce y Colleen,  han sido fundamentales, solo es necesario ver un documental sobre su historia para percibir su actitud.

A continuación voy a recuperar cuatro historias que ya he contado aquí, pero que, reunidas, cobran una nueva dimensión.

Alex y su puesto de limonada. Foto: Alex's Lemonade Foundation

Alex. Foto: Alex's Lemonade Foundation

Alexandra “Alex” Scott nació en Manchester, Connecticut, el 18 de enero de 1996. Poco antes de su primer cumpleaños, Alex fue diagnosticada con neuroblastoma, un tipo de cáncer infantil. En el 2000, el día después de su cuarto cumpleaños,  recibió un trasplante  y decidió que quería hacer algo por sí misma para luchar contra el cáncer “Cuando salga del hospital quiero tener un puesto de limonada”. La primera aparición en escena del puesto de limonada consiguió 2.000 dólares. En agosto de 2004, Alex falleció, tenía 8 años. En ese momento, el proyecto se había multiplicado, hasta recaudar más de un millón de dólares. Hoy, la fundación que lleva su nombre apoya 100 proyectos de investigación y ha conseguido reunir más de 25 millones de dólares.

Ryan, en el año 2000. Foto: Ryan's Well Foundation

Ryan, en el año 2000. Foto: Ryan's Well Foundation

Ryan Hreljac tenía 6 años cuando su profesora Nancy Prest le contó la realidad que sufren miles de personas, que enferman y mueren por no disponer de agua potable. El chico quedó tan impresionado de que algo tan elemental en el mundo desarrollado, el acceso al agua potable, fuera inaccesible para tantas personas, que decidió conseguir el dinero necesario para poder comprar una bomba de mano y un grifo que proporcionara agua limpia para algún pueblo del “Tercer Mundo”. Así empezó su proyecto este chaval canadiense que ahora acaba de entrar en la Universidad para seguir desarrollando una vida lo más normalizada posible, pero siempre con el peso y la responsabilidad de dar nombre a una organización que ha llevado agua potable a 640.000 personas en 16 países distintos.

Ana Dodson. Foto: dosomething.org

Ana Dodson. Foto: dosomething.org

Ana Dodson fue adoptada cuando era un bebé por una familia norteamericana, de Evergreen (Colorado), en 1992. En el 2003, con 11 años, en un viaje para conocer sus raíces, Ana, que disfruta de una vida acomodada, visitó el orfanato Hogar Mercedes de Jesús Molina, en Anta, alrededores de Cuzco. Allí descubrió la pobreza en la que vivían centenares de niños. Ana comenzó a escribirse con los niños del orfanato y a reunir material escolar. El siguiente paso fue buscar la implicación de amigos y familiares para recaudar dinero y desarrollar un proyecto más ambicioso. Así nació, en 2003, Peruvian Hearts ( “Un solo corazón a la vez” es su lema), la ONG a través de la que ha conseguido dotar de servicios básicos al Hogar.

Emmanuel Jal

Emmanuel Jal

La historia de Emmanuel Jal empieza con su madre asesinada por las tropas del Gobierno Sudanés y su padre luchando con los rebeldes, Emmanuel fue enviado a un campo de refugiados en Etiopía, donde él y cientos de niños fueron secuestrados por el Ejército de Liberación Sudanés, enviados a campos de entrenamiento y armados con fusiles Ak 47. Con 12 años consiguió escapar. Finalmente llegó a Waat, en la zona este de Sudán, donde le rescató Emma Mccune, una cooperante británica. Emma lo sacó clandestinamente de Sudán y se instalaron en Nairobi, Kenia, donde ella murió en un accidente de coche en 1993. Jal volvía a estar solo, en los suburbios de una gran ciudad. Sin embargo, allí, gracias al coro gospel de una Iglesia, descubrió el poder de la música y puso los cimientos de su carrera como rapero, una carrera que, con dos álbumes, le ha llevado a compartir escenario con grandes estrellas del pop como Alicia Keys, o a protagonizar un documental sobre su vida,  War Child.

Ahora Emmanuel apoya numerosas iniciativas que luchan contra la proliferación de armas y, como es natural, que combaten el uso de niños soldado.

7 fotografías que gritan

23 octubre 2009 - 1:20 - Autor:

Muchas personas se sienten abrumadas cuando se plantean colaborar con alguna asociación o convertirse en voluntarios, ¿Qué puedo hacer yo, si estos problemas me sobrepasan? Unas veces se trata de pura autojustificación, en otras detectas, realmente, una parálisis. Aquí voy alternando personas excepcionales que hacen cosas excepcionales con personas corrientes que hacen cosas excepcionales. Pero también hay hueco para las personas corrientes que, habitualmente, hacen cosas corrientes, pero, a veces, descubren que son capaces de algo cercano a lo excepcional. Todo suma.

Pensando en cómo podría convencerte a ti de que tú también puedes, he recurrido a una afición popular como la fotografía: un medio perfecto para conseguir transmitir un mensaje social o medioambiental. Y si el autor ha querido aplicar una licencia Creative Commons a sus imágenes y compartirlas en la mayor red social mundial sobre fotografía, Flickr, entonces, de forma definitiva, está marcando la diferencia. Así que he buceado por Flickr para intentar descubrir fotógrafos que hayan querido ofrecer un testimonio, ya sea para denunciar, para resaltar algo o, más fácil, simplemente para mostrar una realidad sobre la que el usuario saque sus propias conclusiones. He encontrado varias imágenes  a las que no voy a poner ningún adjetivo, hablan, gritan, por sí mismas.

Niña con bebé en la sala de espera del centro de nutrición de Wukro, Etiopía. Foto: Subcomandanta

Niña con bebé en la sala de espera del centro de nutrición de Wukro, Etiopía. Foto: Subcomandanta

Recomiendo vivamente las imágenes de Subcomandanta-Lorena Pajares. Solo un dato sobre el tema de esta imagen: más de 1.000 millones de personas pasan hambre en el mundo, y creciendo.

Homeless Afghan Refugees. Foto: Zoriah

Homeless Afghan Refugees. Foto: Zoriah

Zoriah, un fotoperiodista con un impresionante curriculum, tiene unas series bastante fuertes. En su blog podéis descubrir más sobre su trabajo.

Vicenç Ferrer. Foto: art_es_anna

Vicenç Ferrer. Foto: Quim Botey

Actualización: el usuario, “q”, que gestiona el blog Documentación fotográfica, apuntaba que la foto de Vicente Ferrer no era de la usuaria de Flickr art_es_anna, sino del fotógrafo Quim Botey, miembro de Foto Film Calella. El propio Quim me ha confirmado que la imagen es suya, la tomó en “en un viaje de Foto-Film Calella para inagurar un centro ortopédico en Kadiri en el año 2003″. Gracias “q” y gracias Quim.

Siempre es bueno recordar a los que, de verdad, se han dejado la vida por mejorar el mundo. El legado de Vicente Ferrer continúa con su Fundación.

Hay fotos que se respiran. El paisaje inferior pertenece al Glacier National Park de Canadá. La naturaleza sigue siendo el mejor espectáculo del mundo.

A morning swim to bird island. Foto: Stuck in Customs

A morning swim to bird island. Foto: Stuck in Customs

Muchos fotógrafos han intentado captar los efectos del cambio climático. Hace tiempo, para el suplemento Tierra del ElPaís, entrevisté a Daniel Beltrá, que tiene un increíble portfolio de imágenes medioambientales, algunas las utilizó Al Gore para su documental. En uno de sus viajes captó una instantánea única, un oso intentando saltar de un bloque de hielo a otro. La foto que sigue podría ilustrar el estado de ánimo de un pingüino al comprobar que estamos “derritiendo” sus tierras…

My Dear Keeper. Foto: Frodig - Fernando Rodríguez

My Dear Keeper. Foto: Frodig - Fernando Rodríguez

… sino fuera porque el fotógrafo leonés Fernando Rodríguez la tomó en el parque temático FAUNIA.

Kids Dream. Foto: mustharshid

Kids Dream. Foto: mustharshid

Añado parte del texto que acompaña en la foto de Flickr: “dos niños de Kaafu Guraidhoo miran a la cercana isla con el Resort de lujo. Guraidhoo fue una de las islas más afectadas durante el tsunami de 2004. Varias casas fueron dañadas y destruidas. Cuarenta y seis casas fueron reconstruidas por la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja”.

La última. Se calcula que todavía hay en el mundo 250.000 niños soldado.

Un niño en un campamento rebelde del noreste de la República Central Africana. Foto: Pierre Holtz | UNICEF CAR | hdptcar.net

Un niño en un campamento rebelde del noreste de la República Central Africana. Foto: Pierre Holtz | UNICEF CAR | hdptcar.net

Chema Caballero, 17 años rehabilitando niños soldado

8 junio 2009 - 8:30 - Autor:

Chema Caballero. Foto: ONG Dyes/Josep García

Chema Caballero. Foto: Dyes/Josep García

Desde hace 17 años lucha por  rehabilitar a los niños soldados de Sierra Leona, Chema Caballero, misionero javeriano, está convencido de que no hay que tirar nunca la toalla con el ser humano. Estos días anda por España (toma vacaciones cada tres años) y me atiende con la máxima amabilidad, aunque se le nota un poco cansado.

P. ¿Qué hacía Chema Caballero antes de Sierra leona?

R. Estudié Derecho en la Autónoma, luego entré con los javerianos y estudié teología. Después de los 2 primeros años en Sierra Leona, estuve en el Bronx 3 años antes de volver otra vez a Sierra Leona.

P. ¿Cómo fue la experiencia en el Bronx?

R. En 20 minutos de metro pasaba de South Bronx a la Quinta Avenida, la desigualdad se veía mucho más y esto creaba mucha frustración. De forma que era casi más difícil trabajar con los jóvenes del Bronx que con los menores soldado.

P. Después del Bronx, vuelves en el 98 a Sierra Leona y empiezas tu trabajo con los niños soldado. ¿Cómo se consigue rehabilitar a un niño soldado?

La clave está en la paciencia, en la disciplina, en saber estar cerca de ellos. Los niños y las niñas poco a poco, se van abriendo, encuentran su camino, sacan sus vivencias y sentimientos y es entonces cuando puedes empezar a trabajar con ellos. Luego es un trabajo de mucha paciencia y de mucho compartir.

P. Has mencionado niñas. Muchas veces parece que el tema de los menores soldado se asocia solo a chicos, pero ¿cómo es el trabajo con las niñas?

R. En mi caso personal, es mi gran espina, mi gran fracaso. Nuestro programa, que es pionero y muy exitoso en la rehabilitación de niños soldado, con las niñas tiene una asignatura pendiente. Porque ellas, además de ser soldados, también han sido esclavas sexuales y es un tema más difícil de sacar a flote, de comentar, son heridas que quedan mucho más dentro. Ha sido mucho más difícil trabajar con chicas, reinsertarlas, rehabilitarlas, muy pocas han salido adelante.

P. Pero, siempre hay una segunda oportunidad, especialmente con personas tan jóvenes.

R. Sí, siempre. Una de las cosas que me ha enseñado esta experiencia es que nunca hay que tirar la toalla con el ser humano. Si se dan las oportunidades necesarias, el ser humano es capaz de rehabilitarse y salir adelante y vale la pena seguir luchando, seguir ofreciendo oportunidades hasta que encuentren su camino.

P. Una vez que pasan por vuestro centro, ¿cuál es el futuro que les espera?

R. Lo ideal es que vuelvan a sus familias o, por lo menos, a un entorno lo más parecido. Aquellos que son rechazados por su familia o no la encuentran están en pisos tuteladas o los más mayores les ayudan a vivir de forma independiente. Hay un seguimiento en sus familias, en sus aldeas.

P. Hace poco contábamos la historia de
Emmanuel Jal, un niño soldado que ha acabado convertido en una estrella del rap. En tu centro, ¿has tenido casos de éxito social?

R. Tenemos muchos taxistas, carpinteros, sastres y también tenemos a un grupo fuerte que está en la Universidad. Esto yo lo veo como un caso de triunfo social.

P. En estos 17 años has ayudado a cambiar la vida de muchas personas. Pero,  ¿cómo ha cambiado la vida de Chema Caballero?

La gente podrá decirlo, seguramente, mucho mejor que yo. Posiblemente  valoro más el contacto humano, la capacidad de escuchar, el no tener prisa para nada, las cosas vienen como vienen, en una filosofía muy africana. ¿Por qué correr? ¿Por qué enfadarse por las cosas? Se puede vivir de una forma más relajada. La experiencia también te dice que nunca hay que tirar la toalla.

P. Habrás tenido que enfrentarte más de una vez a una pregunta que suena más a una acusación ¿Cuánto hay de evangelización en tu trabajo?

R. Ninguna. El objetivo no ha sido nunca bautizar, el objetivo es siempre recuperar personas. He respetado mucho la religión de cada uno. Y siempre digo que posiblemente haya convertido a más gente al Real Madrid que a la religión católica. A veces cuando estás en contacto con la gente, hay algunos que preguntan, se acercan y se han bautizado, pero nunca ha sido el objetivo.

El futbolista Iker Casillas en el centro de Chema Caballero. Foto: ONG Dyes

El futbolista Iker Casillas en el centro de Chema Caballero. Foto: Dyes


P. Has pasado por épocas muy convulsas, momentos muy peligrosos, como en mayo de 2000 cuando estuviste sitiado por fuerzas rebeldes. ¿Has pensado en tirar la toalla?

R. Hay muchos momentos en los que uno se desanima, te dejas ganar por el pesimismo. Lo que pasa es que ver que hay chavales que salen adelante te ayuda a superar esos momentos. He tenido momentos muy difíciles, sobre todo del 98 al 2002,  año en que se firmó la paz. Momentos en los que estás cansado emocionalmente.

P. Hace mucho que Sierra Leona no está en los medios ¿Siginifica que no pasa nada?

África solo sale en las noticias cuando hay catástrofes. Ahora estamos viviendo una época de paz, prendida por alfileres porque las causas que originaron la guerra siguen presentes. Pero es una época en la que los jóvenes tienen ilusión, a pesar de la frustración que crea no tener oportunidades y que la educación sea un privilegio al que muy pocos puedan acceder. Pero es un momento en el que se ven que las cosas pueden cambiar. Nosotros estamos invirtiendo mucho en que los jóvenes puedan estudiar y tengan una salida sociolaboral porque esa es la clave para que la paz se consolide, que no sea solo ausencia de tiros, que se pueda empezar a hablar de justicia y otro tipo de cosas.

P. ¿Cómo ve su futuro Chema Caballero?

R. Estoy allí, estoy contento. No tengo ninguna idea de cambio. Mi corazón está en Sierra Leona y espero seguir allí muchos años.

Emmanuel Jal, de niño soldado a estrella del rap

30 mayo 2009 - 20:19 - Autor:

Emmanuel Jal

Emmanuel Jal

En España conocemos casos de niños soldado rehabilitados gracias, sobre todo, al misionero javeriano Chema Caballero (en breve espero poder entrevitarle) y al reportero Gervasio Sánchez, que contó en un libro el trabajo de Chema . Ahora, gracias a Francis Pisani, acabo de conocer a Emmanuel Jal, sudanés, que en 1987 se convirtió, con apenas 7 años, en miembro del Ejército de Liberación de Sudán, pero que, ahora, es un estrella mundial del hip-hop que, además, promueve, con su música, mensajes de paz y reconciliación.

La historia de Emmanuel empieza con su madre asesinada por las tropas del Gobierno Sudanés y su padre luchando con los rebeldes, Emmanuel fue enviado a un campo de refugiados en Etiopía, donde él y cientos de niños fueron secuestrados por el Ejército de Liberación Sudanés, enviados a campos de entrenamiento y armados con fusiles Ak 47. Con 12 años consiguió escapar junto con otros compañeros y su huida, a través de campos de minas, se convirtió en una pesadilla, en un infierno que le llevó a intentar suicidarse varias veces.

Finalmente llegó a Waat, en la zona este de Sudán, donde le rescató Emma Mccune, una cooperante británica que luchaba contra la proliferación de niños soldado y que, paradójicamente, estaba casada con Riek Machar, el comandante rebelde que llegó a vicepresidente de Sudán. La peculiar historia de Emma ya ha sido objeto de un libro y se va a convertir en una película, Emma’s War, de la mano del director Tony Scott.

Emma lo sacó clandestinamente de Sudán y se instalaron en Nairobi, Kenia, donde ella murió en un accidente de coche en 1993 . Jal volvía a estar solo, en los suburbios de una gran ciudad. Sin embargo, allí, gracias al coro gospel de una Iglesia, descubrió el poder de la música y puso los cimientos de su carrera como rapero, una carrera que, con dos álbumes, le ha llevado a compartir escenario con grandes estrellas del pop como Alicia Keys, o a protagonizar un documental sobre su vida,  War Child.

Ahora Emmanuel apoya numerosas iniciativas que luchan contra la proliferación de armas y, como es natural, que combaten el uso de niños soldado.

Video de Warchild

Buscador

Sobre el blog

Durante más de 100 años la comunidad científica mantuvo un intenso debate sobre el origen y significado del altruismo hasta que en la década de 1.960, el biólogo William D.Hamilton creó una fórmula matemática que relacionaba el altruismo con el grado de parentesco entre el que da y el que recibe. Desde aquí nos proponemos poner a prueba esa ecuación al mismo tiempo que descubrimos a personas e iniciativas que luchan por sacar adelante causas sociales.

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube