Saltar al contenido

« ver todos los blogs

0081-0052-00-0004400044

26 julio 2011 - 12:45 - Autor:

Campo de refugiados de Dadaab, Kenia. © Aisha Dodwell / MSF

Sí, el titular de este post es un número de cuenta bancaria. En concreto pertenece a Médicos sin Fronteras y es una de las múltiples opciones que ofrece la entidad para hacer un donativo y ayudar en la lucha contra la hambruna en el Cuerno de África. Nunca en la historia ha sido tan fácil hacer una transferencia de dinero, nunca ha sido tan fácil ayudar sin tener que mover apenas un dedo, un click. Merece la pena.

“Toda la culpa es de los gobiernos y del sistema capitalista, de los bancos, de las grandes empresas alimentarias”, “No hay nada que hacer”, “La ayuda se pierde”… son letanías típicas que todos escuchamos y muchos pronunciamos cuando acontecen estas crisis humanitarias.

Es lógico, los grandes expertos en marketing para conseguir fondos siempre dicen que el ser humano se siente impotente ante desafíos de esta magnitud, no se ve capaz de aportar algo relevante, la dimensión de la catástrofe le supera y no es capaz de ver la relación directa entre su ayuda y el beneficio que produce. Por eso funcionan también las campañas de apadrinamiento: desde el primer momento tienes claro el resultado de tu colaboración.

Las grandes catástrofes, en cualquier caso, siempre despiertan el instinto solidario y compasivo del ser humano. Eso sí, siempre y cuando los medios de comunicación apuesten por convertir la información en un servicio humanitario. No vale con abrir un informativo o darle un lugar destacado un día y abandonar la historia al siguiente. En Haití, la atención mediática fue constante y los resultados de donación fueron espectaculares.

Con el Cuerno de África, la semana pasada alcanzamos el clímax de relevancia: la iniciativa lanzada por el blog 3500 millones llevó el hashtag “AyudaAfrica” a ser “Trending Topic”, el nuevo paradigma de la teoría de La Espiral del Silencio, incluso un periódico en papel, ABC, dedicó su portada a Somalia.

Ahora, la cuestión es “convertir” esa ola de incidencia mediática en ayuda contante y sonante y, por supuesto, indagar en las causas de semejante tragedia para saber si tiene solución y si esto es un bucle que se repetirá como un estribillo, cada dos estrofas.

Lo de “convertir” es, como decía al principio, muy sencillo. Es un acto de fe hacia el trabajo serio, constante y sacrificado de la organización que elijamos. Es importante saber que aquel que dice “la ayuda nunca llega” o “las ONG…” es alguien que, al 99%, nunca ha ayudado ni tiene pensado hacerlo. Esa frase es su auto justificación. Pero hay mucha gente que sí está ayudando, colaborando con las organizaciones que están trabajando sobre el terreno, desde Canalsolidario han hecho un magnífico trabajo para recopilar toda esa información y que así puedas elegir.

Un niño toma Plumpy Nut

Solo una razón para terminar de convencerte de que merece la pena ayudar y de que tu esfuerzo sí tendrá una recompensa, ¿te acuerdas del Plumpy nut? Es un producto hecho a base de crema de cacahuete que utilizan las agencias humanitarias para salvar a los niños que sufren desnutrición severa. ¿El coste de un tratamiento completo? 10 euros. 10 euros que salvan la vida de un niño. 10 euros, el precio de un menú del día, de una entrada del cine, de un libro… 10 euros.

Echa un vistazo a este video de Acción contra el Hambre desde Mogadiscio (capital de Somalia) y verás qué están comiendo los niños.

En cuanto a las causas. Bien, aquí el asunto se complica. Lo más lógico es acudir a los que mejor conocen la trayectoria y situación actual de la zona. Por ejemplo, Marta Arias, de UNICEF, en el blog 3500

Es un recurso fácil el de acusar a las organizaciones humanitarias de tremendistas. También se ha hecho cuando hemos hablado del impacto del cambio climático sobre las sequías en Africa (recordemos que la que ahora padece la región es la peor en los últimos 60 años), o de cómo la crisis financiera en el norte estaba opacando el terrible drama de la crisis alimentaria y la escalada brutal del precio de los alimentos en algunos de los países más pobres (en algunas zonas de Somalia el precio de alimentos básicos ha subido hasta un 270% en tan solo un año).

Es decir, tenemos ya dos factores: sequía y precio de los alimentos. El primer punto es difícil de controlar por el ser humano. El segundo, no. La campaña Crece de Intermón/Oxfam nos da más pistas sobre el segundo punto. También Gonzalo Fanjul, editor del blog 3500, relexionaba hacer poco sobre la responsabilidad de los mercados e instituciones financieras. Añade algunas claves más el post “El negocio del hambre“, que recoge información de varias fuentes acreditadas.

The Guardian, a través de una de sus firmas, introduce dos variables más: la guerra, incluido el hecho de que Somalia es uno de los países protagonistas de la “Guerra contra el terrorismo” de EE.UU; y la desaparición de los pastores nómadas, marginados por los gobiernos de los países africanos y arrinconados por las grandes extensiones de cultivo y los parques nacionales. John Vidal nos recuerda que en 2008, el Director del Programa Mundial de Alimentos anunciaba un “tsunami silencioso” para avisar sobre las crisis alimentaria.

Con este escenario, la sensación es que la ayuda de emergencia aprobada por el Banco Mundial será un alivio, desde luego, pero no impedirá que, dentro de uno o dos años, se produzca una nueva hambruna.

¿Qué nos queda a los ciudadanos de a pie? Seguir confiando en las organizaciones sin ánimo de lucro que salvan vidas y sumar nuestra voz a la de otras muchas personas para reclamar una ayuda al desarrollo más eficiente y un compromiso real de los países ricos para rescatar del hambre a miles de personas. Quizás no estaría de más que todas las ONG que trabajan en estos ámbitos dejaran de lanzar sus campañas individuales y se uniesen todas para que el mensaje llegue más fuerte y más claro.

Facebook se convierte en plataforma de apoyo a la infancia

24 mayo 2011 - 23:23 - Autor:

Niños en Ciudad del Cabo, proyecto "Children are Precious", de Save the Children

El 8 de marzo de 1999 publicaba mi primer reportaje “importante” en un medio de comunicación.  A tres columnas, en la sección de Sociedad de Diario 16  escribía sobre Bianca, Mirella y Stefan, niños rumanos que vivían en la podredumbre más absoluta en un poblado chabolista de Fuencarral, en Madrid. La denuncia de UNICEF y el eco de numeroso medios de comunicación provocó la actuación de las autoridades municipales.

Hoy, las instituciones como UNICEF o Save the Children siguen siendo capaces de producir cambios en la vida de cientos, miles de niños, hoy los medios de comunicación seguimos siendo importantes para difundir y apoyar las causas que merecen la pena, pero hoy hay una gran novedad con respecto a 1999, hay un nuevo promotor del cambio.

Hoy estamos convencidos de que las redes sociales también pueden y deben servir para proporcionar una escuela a los niños de las aldeas de LuaPua en Zambia gracias a Unicef o para que Asmaá El Bachi, un chico de 12 años que vive en Leganés siga creciendo como persona gracias a los programas de integración y formación de Save the Children.

La coincidencia no deja de ser significativa. Ayer, las dos organizaciones con más prestigio en la protección de la infancia, las citadas UNICEF y Save the Children, lanzaban dos iniciativas a través de Facebook para conseguir adhesiones y socios.

El mapa de las peqreñas acciones de Save the Children

El mapa de las pequeñas acciones es la propuesta de Save the Children: “No dudes que un pequeño grupo de personas concienciadas puede cambiar el mundo”, Margaret Mead. Desde esa frase se accede a una aplicación que nos invita a realizar pequeñas acciones de apoyo a la ONG, de forma que sumando muchas de estas pequeñas aportaciones se puedan obtener grandes resultados.

UNICEF, por su parte, con la colaboración de ING Direct, nos invita a colaborar en la “construcción” de escuelas en Zambia. “Schoolland, un colegio que se construye en Facebook y se hace realidad en Zambia“, afirma el eslogan de la campaña.

Las herramientas de comunicación se sofistican y todos vivimos seguros de que esta nueva era de las redes sociales tiene que ser positiva para producir el bien social. Es posible. Lo que es seguro es que tanto los niños de 1999 como los de 2011 siguen necesitando, si cabe más, a instituciones que les protejan y eso no deja de ser un mal síntoma de nuestra enfermedad. Todos, si queremos, podemos dibujar en el mapa de las pequeñas acciones y construir un mundo más seguro y justo para los niños.

El activismo en los tiempos del cólera

25 octubre 2010 - 17:15 - Autor:

5.707 blogs de 143 países escribimos el pasado 15 de octubre un artículo sobre el agua. La Casa Blanca reflexionaba sobre sus logros para mejorar el acceso al agua; TechCrunch escribía sobre startups que están tratando de aportar soluciones tecnológicas; TreeHuger nos contaba ocho aspectos que desconocíamos (hay más móviles que aseos en el mundo); yo escribía sobre Charity Water, la ONG superventas… Y, en Haití, mientras, se estaba gestando una epidemia de cólera causada por la falta de agua limpia.

La de Haití no es la única crisis por el cólera que ha vivido el mundo en los últimos tiempos.

Solo hay que dar una vuelta por la web de Unicef. Camerún está viviendo su peor epidemia de los últimos 20 años, con más de 7.000 casos y 500 muertes. En Chad, las inundaciones que sufren desde el mes de julio provocan en tres provincias, la capital incluida, 50 casos al día.

También en Nigeria están sufriendo los estragos de la enfermedad, con más de 1.500 muertos en lo que va de año.

El pasado 15 de octubre reflexionaba en un blog de marketing con el que colaboro si no hubiera sido más efectivo centrar el impacto del Blog Action Day en un solo tema, una sola causa, una sola petición y no que cada uno escribiera sobre lo que le apetecía (siempre relacionado con el agua). ¿A qué viene esto?

Viene a que el 15 de octubre también se celebraba el Tercer Global Handwashing Day, una iniciativa para promover que los niños se laven bien las manos para prevenir contagios y enfermedades. ¿Mató el Blog Action Day al Handwashing Day? ¿Qué era más importante?

Viene a que el origen de este post era contar diversas iniciativas novedosas para mejorar el acceso al agua potable de los más pobres. Proyectos como el de unos investigadores de la Universidad de Stanford, en California, que han descubierto un sistema sencillo y barato de filtros para matar el 98% de las bacterias que pueda haber en el agua. Podéis leer un artículo en The Economist o, directamente, consultar la investigación completa en la revista científica Nano Letters.

Pero creo que es el momento de la acción, o de la ciberacción para ser más exactos. Si en el Blog Action Day se hubiera propuesto que todos los bloggers plantearan a sus lectores que apoyasen la campaña de la ONU para llevar agua limpia a todo el mundo, quizás las  14.000 firmas actuales en change.org pudieran ser 500.000 o 1 millón; o las 600 de actuable.es podrían ser 3.000.

Todavía hay tiempo. Yo he firmado. ¿Y tú?

Verdades y mentiras sobre el hambre

14 septiembre 2010 - 22:50 - Autor:

Niños en un proyecto de Unicef en Níger. Foto Flickr: Unicef Suecia

Necesitamos escuchar noticias positivas, aunque solo reflejen un ángulo, pequeñito, de una realidad. Por esa necesidad de esperanza los medios estamos titulando “El hambre baja en el mundo por primera vez en quince años”, leído en elpais.com o en rtve.es.

Ha bajado sí, pero solo con respecto al 2009, año en el que se alcanzó la cifra más alta de la historia, 1.020 millones de hambrientos. Este juego de estadísticas me recuerda al del precio de los pisos en España: bajan sí, pero, ¿cuándo alcanzarán su verdadero valor?

Para empezar, el problema con el hambre es la rutina en la que hemos caído. Estamos inmunizados. Uno dice hambre y causa al mismo efecto que pronunciar lluvia o zapato. Y todos somos cómplices de este desgaste: los políticos, las agencias de la ONU, los medios de comunicación y las ONG que te piden a ti, pobre mortal, que acabes con el hambre. ¿Yo? ¿Conseguir que no haya hambre? Pide algo más realista.

La noticia del descenso de hambrientos la ofreció ayer la FAO como una forma evidente de intentar animar un poco al personal en la Cumbre que se celebra del 20 al 22 de septiembre en Nueva York.  El objetivo es revisar los Objetivos del Milenio que se fijaron los 189 Jefes de Estado en una pomposa reunión en el año 2000.

Resulta que una de las metas era reducir a la mitad el hambre en el periodo que va de 1990 a 2015. En 1990 había 817 millones y hoy, en 2010, a cinco años de que se cumpla el plazo, hay 925.  Había que reducir un 50% y resulta que hemos aumentado un 13%.

Por eso, el mismo día que la FAO presentaba su informe, Intermón nos decía que esta reducción se debe, sobre todo, a la suerte.

La reducción del hambre tiene más que ver con la suerte que con el buen criterio político. En cualquier momento puede estallar otra crisis global de los alimentos a no ser que los gobiernos aborden las causas subyacentes del hambre, y eso significa hacer frente a la volatilidad de los precios, subsanar décadas de muy poca inversión en agricultura, y abordar también los efectos del cambio climático.

Son declaraciones de la Directora General de Intermón Oxfam, Ariane Arpa.

También la alianza de ONG (Prosalus, Cáritas, Ayuda en Acción e Ingeniería sin Fronteras) de la campaña Derecho a la Alimentación ha realizado un comunicado bastante crítico. Una muestra.

Se celebran grandes cumbres –con un enorme coste- pero nadie salvaguarda su cumplimiento. Los compromisos no son vinculantes, no hay ninguna instancia multilateral que haga seguimiento del cumplimiento de las partes implicadas. Frente a realidades y fenómenos globales tan graves como el hambre no existe una gobernanza global.

Y aporta algunas cifras que dan miedo: en los últimos 30 años los 49 países más empobrecidos del mundo pasaron de ser exportadores a importadores netos de alimentos.

El próximo miércoles saldrá una declaración solemne de la Cumbre de Nueva York, seguro que podremos leer cosas como “si bien se han hecho progresos, en conjunto los esfuerzos realizados hasta la fecha han sido insuficientes para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio” o “redoblaremos todos nuestros esfuerzos” o “reconocemos que incrementar la productividad agrícola es el medio principal para satisfacer la creciente demanda de alimentos”: frases sacadas de la Declaración de la última Cumbre de la Alimentación (noviembre de 2009).

Champios for África y los campeones de la solidaridad

22 diciembre 2009 - 1:22 - Autor:

Cartel del partido Champions for África

Cartel del partido Champions for África

Hoy se celebra en el estadio Bernabéu el partido benéfico Champios for África, promovido por Unicef y la Fundación Kanouté. A las 20:00 horas, se enfrentará una selección de la Liga BBVA frente a un combinado de jugadores africanos. La recaudación íntegra del partido se destinará a los programas de educación Escuelas para África de UNICEF y a la Ciudad de los Niños de la Fundación Kanouté en África.

Los organizadores del partido y toda la gente que se ha involucrado está haciendo verdaderos esfuerzos para que la convocatoria sea un éxito que repercuta, directamente, en la educación de cientos de niños. Desde luego, en internet, diversos blogueros y twiteros están difundiendo la causa y en Tuenti más de 7.000 personas han mostrado su intención de asistir. Espero que la amenaza del clima no interfiera en un proyecto tan bonito como este y que la gente responda porque el fin es bueno.

Aprovechando la ocasión, voy a hacer un top de deportistas involucrados en temas sociales, educativos, culturales… No es una competición, no están jerarquizados, son, simplemente, los diez deportistas de élite de los que más conozco su labor altruista. Eso sí, tengamos claro que muchos de estos señores tienen unos ingresos tan descomunales que lo lógico es que parte de ellos los destinen a proyectos sociales ¿Es lo normal entre los deportistas de élite, están sensibilizados, les importa? Estoy seguro de que muchos no tienen ni idea de lo que podrían hacer donando una mínima parte de sus salarios. Creo que en este aspecto, los equipos a los que pertenecen tienen una importante responsabilidad. Existe en EE.UU. una iniciativa muy interesante, Athletes for hope, una entidad, fundada por diversos deportistas, cuya misión es, precisamente, asesorarlos en el desarrollo de proyectos y acciones que beneficien a la comunidad. Por otro lado, la única forma de comprobar el grado de solidaridad es investigando en las fundaciones que han creado, evidentemente desconozco si otros deportistas colaboran de forma anónima con otros proyectos y organizaciones.

1. Kanouté. Por alusiones, el futbolista del Sevilla, promotor del partido de mañana, tiene una Fundación a través de la que está intentando poner en marcha la Ciudad de los Niños en su país natal, Malí. Es uno de esos futbolistas que suele demostrar un comportamiento ejemplar tanto en el campo, como fuera.

El futbolista Iker Casillas en el centro de Chema Caballero. Foto: ONG Dyes

El futbolista Iker Casillas en el centro de Chema Caballero. Foto: ONG Dyes

2. Iker Casillas. No hace falta que diga que es uno de los deportistas más queridos, tanto por madridistas como por los que no lo son. Desde hace años le veo involucrado en diferentes causas, como la del misionero Chema Caballero y su proyecto de rehabilitación de niños soldado en Sierra Leona y, últimamente, con la Fundación Plan, con la que ha colaborado en la campaña Paremos la pobreza infantil.

Teresa Perales

Teresa Perales

3. Teresa Perales. Menos conocida para el gran público, pero sí mucho en el entorno social. Una de las más premiados deportistas paralímpicas españolas, 16 medallas olímpicas en natación, esta zaragozana que trabaja en política (Partido Aragonés) es una muy activa defensora de los derechos de las personas con discapacidad y siempre busca tiempo para apoyar a entidades como la Fundación También o para participar en documentales como La teoría del espiralismo

4. Samuel Etoo. El ex-jugador del Barcelona es una persona con cierta propensión a sobreactuar y, a veces, parece mostrarse caprichoso, pero no deja de ser cierto que su Fundación desarrolla un trabajo bastante potente en su país Camerún y que él se compromete personalmente con sus proyectos.

5. Lance Amstrong. Sí, a muchos es un tipo que nos cae bastante gordo, pero es un genio capaz de ganar siete Tours consecutivos después de pasar por un cáncer. Desde que en 1997 creó la Fundación Livestrong apoya numerosas iniciativas relacionadas con el cáncer: ayudas a organizaciones privadas y públicas, becas de investigación, proyectos de educación y voluntariado. Además, es fácil seguir sus pasos, está en todas las redes sociales: Facebook (más de 1,1 millones de fans!!), Twitter (2,3 millones de seguidores!)…

6. Andre Agassi. Andre creó su Fundación en 1994 para ayudar a jóvenes en riesgo de exclusión social en Las Vegas, ciudad natal del tenista. Desde su creación, ha apoyado a más de 20 organizaciones y recaudado más de 60 millones para programas destinados a potenciar la educación y el deporte de jóvenes sin recursos.

Steffi Graf

Steffi Graf

7. Steffi Graf. La pareja de André también se ha volcado en los últimos años en labores humanitarias desde Children for Tomorrow, la organización que ha fundado y cuya sede está en Hamburgo. Desarrolla proyectos para rehabilitar física y mentalmente a niños víctimas de la violencia o de las guerras en Kosovo, Mozambique, Eritrea y Sudáfrica.

8. Muhammad Ali. El mejor boxeador de todos los tiempos, afectado por la enfermedad de Parkinson desde hace años, es también un tipo comprometido, que ha sido embajador de la paz de la ONU y ha recibido numerosos premios por su labor humanitaria, como el que le concedió Amnistía Internacional o el Congreso de los EE.UU.

9. “Magic” Johnson. El mago de la NBA abandonó el deporte profesional cuando en 1991 hizo público que había contraído el virus VIH. Ese mismo año creó una Fundación para, sobre todo, sensibilizar e informar sobre la importancia de la prevención.

10. Edmund Hillary. Para terminar, un reconocimiento póstumo, el del mítico alpinista neozelandés que conquistó el Everest. Hillary dedicó buena parte de su vida a luchar por el pueblo Sherpa del Nepal, donde fundó escuelas y hospitales. Puedes echar un vistazo en la web de su Fundación.

5 niños para 5 milagros

20 noviembre 2009 - 1:20 - Autor:

El pasado domingo, el maestro Juan José Millás escribía en El País Semanal en el especial sobre el 20 aniversario de la Convención de los Derechos del Niño: “Este es un artículo de cuota, uno más, sobre los desastres de la infancia en el mundo. Estos artículos deberían desaparecer o transformarse en un kit sobre buenos sentimientos que el periódico regalaría los domingos…la vulneración de los derechos de la infancia es un género periodístico agotado…”. Entonces, ¿y si lo cambiamos todo? ¿Y si hablamos en positivo?

Es lo que intentamos con este blog. Por eso, hoy, 20 de noviembre, en el 20 aniversario de la citada Declaración y de la creación de UNICEF, me voy a permitir la licencia de hablar de cinco chicos que han obrado “milagros”, son cinco historias con un elemento común: un niño que decide ayudar a otros niños y a otros mayores. Son casos extraordinarios, sí, no conviene tomarlos como modelo, pero sí como inspiración, como motivación. Si un niño de 6 años ha sido capaz de llevar agua a cientos de pueblos en África, yo tengo que poder aportar, todos podemos aportar.

Hannah Taylor: Foto:

Hannah Taylor: Foto: Ladybug Foundation

Para empezar, te quiero presentar a Hannah Taylor, una joven de Winnipeg, Canadá, que, cuando solo tenía 5 años, se quedó paralizada al ver a un tipo mayor comiendo los restos de la basura en un día infernal en la ciudad canadiense. Ese pequeño encuentro marcó a Hannah y a los 8 años creó la The Ladybug Foundation (Ladybug significa mariquita), que se dedica a dignificar a las personas sin hogar, a recaudar fondos para donarlos a los albergues, a los comedores y, también, a inspirar a otros chicos a través de un proyecto educativo en escuelas.

Hannah tiene ahora 13 años y en este tiempo ha conseguido más de 2 millones de dólares para apoyar a las personas sin hogar. En todos estos casos, no nos engañemos, también hay detrás una familia, unos padres capaces de entender la inquietud de su hija y canalizarla. En el caso de Hannah, sus padres, Bruce y Colleen,  han sido fundamentales, solo es necesario ver un documental sobre su historia para percibir su actitud.

A continuación voy a recuperar cuatro historias que ya he contado aquí, pero que, reunidas, cobran una nueva dimensión.

Alex y su puesto de limonada. Foto: Alex's Lemonade Foundation

Alex. Foto: Alex's Lemonade Foundation

Alexandra “Alex” Scott nació en Manchester, Connecticut, el 18 de enero de 1996. Poco antes de su primer cumpleaños, Alex fue diagnosticada con neuroblastoma, un tipo de cáncer infantil. En el 2000, el día después de su cuarto cumpleaños,  recibió un trasplante  y decidió que quería hacer algo por sí misma para luchar contra el cáncer “Cuando salga del hospital quiero tener un puesto de limonada”. La primera aparición en escena del puesto de limonada consiguió 2.000 dólares. En agosto de 2004, Alex falleció, tenía 8 años. En ese momento, el proyecto se había multiplicado, hasta recaudar más de un millón de dólares. Hoy, la fundación que lleva su nombre apoya 100 proyectos de investigación y ha conseguido reunir más de 25 millones de dólares.

Ryan, en el año 2000. Foto: Ryan's Well Foundation

Ryan, en el año 2000. Foto: Ryan's Well Foundation

Ryan Hreljac tenía 6 años cuando su profesora Nancy Prest le contó la realidad que sufren miles de personas, que enferman y mueren por no disponer de agua potable. El chico quedó tan impresionado de que algo tan elemental en el mundo desarrollado, el acceso al agua potable, fuera inaccesible para tantas personas, que decidió conseguir el dinero necesario para poder comprar una bomba de mano y un grifo que proporcionara agua limpia para algún pueblo del “Tercer Mundo”. Así empezó su proyecto este chaval canadiense que ahora acaba de entrar en la Universidad para seguir desarrollando una vida lo más normalizada posible, pero siempre con el peso y la responsabilidad de dar nombre a una organización que ha llevado agua potable a 640.000 personas en 16 países distintos.

Ana Dodson. Foto: dosomething.org

Ana Dodson. Foto: dosomething.org

Ana Dodson fue adoptada cuando era un bebé por una familia norteamericana, de Evergreen (Colorado), en 1992. En el 2003, con 11 años, en un viaje para conocer sus raíces, Ana, que disfruta de una vida acomodada, visitó el orfanato Hogar Mercedes de Jesús Molina, en Anta, alrededores de Cuzco. Allí descubrió la pobreza en la que vivían centenares de niños. Ana comenzó a escribirse con los niños del orfanato y a reunir material escolar. El siguiente paso fue buscar la implicación de amigos y familiares para recaudar dinero y desarrollar un proyecto más ambicioso. Así nació, en 2003, Peruvian Hearts ( “Un solo corazón a la vez” es su lema), la ONG a través de la que ha conseguido dotar de servicios básicos al Hogar.

Emmanuel Jal

Emmanuel Jal

La historia de Emmanuel Jal empieza con su madre asesinada por las tropas del Gobierno Sudanés y su padre luchando con los rebeldes, Emmanuel fue enviado a un campo de refugiados en Etiopía, donde él y cientos de niños fueron secuestrados por el Ejército de Liberación Sudanés, enviados a campos de entrenamiento y armados con fusiles Ak 47. Con 12 años consiguió escapar. Finalmente llegó a Waat, en la zona este de Sudán, donde le rescató Emma Mccune, una cooperante británica. Emma lo sacó clandestinamente de Sudán y se instalaron en Nairobi, Kenia, donde ella murió en un accidente de coche en 1993. Jal volvía a estar solo, en los suburbios de una gran ciudad. Sin embargo, allí, gracias al coro gospel de una Iglesia, descubrió el poder de la música y puso los cimientos de su carrera como rapero, una carrera que, con dos álbumes, le ha llevado a compartir escenario con grandes estrellas del pop como Alicia Keys, o a protagonizar un documental sobre su vida,  War Child.

Ahora Emmanuel apoya numerosas iniciativas que luchan contra la proliferación de armas y, como es natural, que combaten el uso de niños soldado.

Crema de cacahuete para frenar el hambre

18 noviembre 2009 - 22:12 - Autor:

Hoy ha terminado la Cumbre Mundial de la Alimentación en Roma. Y lo ha hecho bajo el signo del fracaso, pero ¿cuándo una cumbre de estas ha acabado en éxito? Es imposible. Hablar de compromisos contra el hambre en los países ricos siempre es sinónimo de catástrofe, y más cuando resulta que no han asistido los gerifaltes del G-8 (excepto el anfitrión Berlusconi). Mientras cientos de funcionarios, subsecretarios, directores generales, ministros y demás perdían el tiempo en la ciudad de la Dolce Vita, la realidad sigue siendo demoledora: 1.000 millones de personas están hambrientas.

subcomandanta_etiopia

Niños vendiendo higos chumbos. Mercado de Salambasa, Etiopía. Foto Flickr: Subcomandanta. Lorena Pajares

Lo que pasa es que aquí estamos “vacunados” contra estas historias y noticias que generan tan mal “rollo”. Para qué vamos a hablar de esto si tenemos FICOD y otros asuntos trascendentales. Me temo que ni aunque se lo pidamos a Al Gore vamos a cambiar el chip. O quizás sí, quizás cuando el que tenga hambre viva en la puerta de al lado. Y, a lo peor, no estamos tan lejos de eso. Hace unos días, gente del Banco de Alimentos comentaba que están comprobando cómo cada vez más personas de la tradicional clase media, en paro o jubilados, acuden a ellos para comer. Entretanto, en África y otros lugares del mundo, cada día, cientos de médicos, cooperantes y voluntarios aplican un colorido brazalete a los niños menores de cinco años. Se llama MUAC, medida del perímetro braquial (Mid-Upper Arm Circumference) y son el instrumento que emplean para realizar un diagnóstico rápido de la desnutrición.

MUAC. Foto: Anthony Jacopucci/MSF

MUAC. Foto: Anthony Jacopucci/MSF

El significado de los colores es el siguiente. Verde: estado normal. Perímetro de más de 135 mm. Amarillo: riesgo de desnutrición. Perímetro de 125 a 134 mm. Naranja: desnutrición moderada. Perímetro de 110 a 124 mm. Rojo: desnutrición severa y peligro de muerte. Perímetro inferior a 110 mm.

Una vez en el color rojo, hace años, las perspectivas hubieran sido terribles, pero desde que existe un producto basado en el uso de la crema de cacahuete, la situación ha cambiado. El producto “milagro” se engloba en los alimentos catalogados como RUTF (Ready to Use Therapeutic Food), se llama Plumpy Nut y es obra de un pediatra e investigador francés llamado André Briend, que se inspiró, un día cualquiera, desayunando, en la crema de nutella que tomaban sus hijos. Junto al empresario francés Michel Lescanne, dueño de Nutriset, una compañía agro alimentaria dedicada al 100% a temas humanitarios, crearon en 1999 una pasta a base de leche en polvo, cacahuete, azúcar y diversas vitaminas y nutrientes que ahora usan todas las agencias hunanitarias (ONU, UNICEF…) y ONG.

plumpynut_600

Envase de Plumpy Nut. Foto Flickr: mastermaq

¿Qué ventajas tiene? No contiene agua, lo que les hace resistentes a las bacterias. No requiere preparación previa y su caducidad está fijada en 24 meses. Se reparte en sobres individuales de 92 gramos envasados al vacío, listos para comer, con un aporte de 500 calorías. Hasta entonces se venían usando diversas soluciones: sales yodadas que había que disolver en agua, con el riesgo de enfermedades que ello supone, barritas nutritivas que también necesitaban agua, suplementos alimenticios que obligaban al niño a estar en el hospital. Con dos dosis diarias de Plumpy Nut durante dos o cuatro semanas es posible devolver a este mundo a los que estaban a punto de dejarlo. Eso es, para mí, un descubrimiento espectacular, único, al que, creo, todavía no se le ha dado el reconocimiento adecuado. De hecho, ¿cómo es posible que no haya una sola entrevista en la red con el inventor? Solo he conseguido encontrar esta imagen de André Briend.

plumpynut_accion600

World Food Day 2009. Foto: DFID Kenya / Amanda Rose

Entretanto, podemos contrastar la eficacia del mismo con las impresiones de personas como Milton Tectonidis, el director en temas de nutrición de Médicos sin Fronteras, que en un especial del programa de la CBS 60 minutos, afirmaba:

Es una revolución en los temas de nutrición. Ahora tenemos algo. Es como un medicamento esencial. En tres semanas, podemos curar a un niño que esté medio muerto. Cura como un antibiótico. Es una respuesta espectacular.

Por otro lado, el hecho de que lo hayan creado un pediatra e investigador y una empresa que no busca el beneficio a toda costa, ha propiciado, además, que se haya liberado la patente y que no solo se produzca en Francia, en la sede Nutriset, sino que también haya fábricas en países como Haití, Niger o República Dominicana (en la web de Nutriset ofrecen los datos de contacto de cada uno de los productores locales). En Etiopía, Unicef produce 12 toneladas al día. El coste de un tratamiento completo para salvar la vida de un niño: 10 euros. Ahora falta que los países ricos nos pongamos de acuerdo para, una vez salvado ese niño cuyo brazo no mide más de 110 mm, también le demos la oportunidad de seguir alimentándose, de desarrollar su agricultura, de no robarle sus tierras, sus materias primas, de comerciar de una forma justa con su comunidad, etc, etc, etc.

7 fotografías que gritan

23 octubre 2009 - 1:20 - Autor:

Muchas personas se sienten abrumadas cuando se plantean colaborar con alguna asociación o convertirse en voluntarios, ¿Qué puedo hacer yo, si estos problemas me sobrepasan? Unas veces se trata de pura autojustificación, en otras detectas, realmente, una parálisis. Aquí voy alternando personas excepcionales que hacen cosas excepcionales con personas corrientes que hacen cosas excepcionales. Pero también hay hueco para las personas corrientes que, habitualmente, hacen cosas corrientes, pero, a veces, descubren que son capaces de algo cercano a lo excepcional. Todo suma.

Pensando en cómo podría convencerte a ti de que tú también puedes, he recurrido a una afición popular como la fotografía: un medio perfecto para conseguir transmitir un mensaje social o medioambiental. Y si el autor ha querido aplicar una licencia Creative Commons a sus imágenes y compartirlas en la mayor red social mundial sobre fotografía, Flickr, entonces, de forma definitiva, está marcando la diferencia. Así que he buceado por Flickr para intentar descubrir fotógrafos que hayan querido ofrecer un testimonio, ya sea para denunciar, para resaltar algo o, más fácil, simplemente para mostrar una realidad sobre la que el usuario saque sus propias conclusiones. He encontrado varias imágenes  a las que no voy a poner ningún adjetivo, hablan, gritan, por sí mismas.

Niña con bebé en la sala de espera del centro de nutrición de Wukro, Etiopía. Foto: Subcomandanta

Niña con bebé en la sala de espera del centro de nutrición de Wukro, Etiopía. Foto: Subcomandanta

Recomiendo vivamente las imágenes de Subcomandanta-Lorena Pajares. Solo un dato sobre el tema de esta imagen: más de 1.000 millones de personas pasan hambre en el mundo, y creciendo.

Homeless Afghan Refugees. Foto: Zoriah

Homeless Afghan Refugees. Foto: Zoriah

Zoriah, un fotoperiodista con un impresionante curriculum, tiene unas series bastante fuertes. En su blog podéis descubrir más sobre su trabajo.

Vicenç Ferrer. Foto: art_es_anna

Vicenç Ferrer. Foto: Quim Botey

Actualización: el usuario, “q”, que gestiona el blog Documentación fotográfica, apuntaba que la foto de Vicente Ferrer no era de la usuaria de Flickr art_es_anna, sino del fotógrafo Quim Botey, miembro de Foto Film Calella. El propio Quim me ha confirmado que la imagen es suya, la tomó en “en un viaje de Foto-Film Calella para inagurar un centro ortopédico en Kadiri en el año 2003″. Gracias “q” y gracias Quim.

Siempre es bueno recordar a los que, de verdad, se han dejado la vida por mejorar el mundo. El legado de Vicente Ferrer continúa con su Fundación.

Hay fotos que se respiran. El paisaje inferior pertenece al Glacier National Park de Canadá. La naturaleza sigue siendo el mejor espectáculo del mundo.

A morning swim to bird island. Foto: Stuck in Customs

A morning swim to bird island. Foto: Stuck in Customs

Muchos fotógrafos han intentado captar los efectos del cambio climático. Hace tiempo, para el suplemento Tierra del ElPaís, entrevisté a Daniel Beltrá, que tiene un increíble portfolio de imágenes medioambientales, algunas las utilizó Al Gore para su documental. En uno de sus viajes captó una instantánea única, un oso intentando saltar de un bloque de hielo a otro. La foto que sigue podría ilustrar el estado de ánimo de un pingüino al comprobar que estamos “derritiendo” sus tierras…

My Dear Keeper. Foto: Frodig - Fernando Rodríguez

My Dear Keeper. Foto: Frodig - Fernando Rodríguez

… sino fuera porque el fotógrafo leonés Fernando Rodríguez la tomó en el parque temático FAUNIA.

Kids Dream. Foto: mustharshid

Kids Dream. Foto: mustharshid

Añado parte del texto que acompaña en la foto de Flickr: “dos niños de Kaafu Guraidhoo miran a la cercana isla con el Resort de lujo. Guraidhoo fue una de las islas más afectadas durante el tsunami de 2004. Varias casas fueron dañadas y destruidas. Cuarenta y seis casas fueron reconstruidas por la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja”.

La última. Se calcula que todavía hay en el mundo 250.000 niños soldado.

Un niño en un campamento rebelde del noreste de la República Central Africana. Foto: Pierre Holtz | UNICEF CAR | hdptcar.net

Un niño en un campamento rebelde del noreste de la República Central Africana. Foto: Pierre Holtz | UNICEF CAR | hdptcar.net

Buscador

Sobre el blog

Durante más de 100 años la comunidad científica mantuvo un intenso debate sobre el origen y significado del altruismo hasta que en la década de 1.960, el biólogo William D.Hamilton creó una fórmula matemática que relacionaba el altruismo con el grado de parentesco entre el que da y el que recibe. Desde aquí nos proponemos poner a prueba esa ecuación al mismo tiempo que descubrimos a personas e iniciativas que luchan por sacar adelante causas sociales.

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube