Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Eduardo Berzosa, 92 años: “El voluntariado lo es todo”

5 diciembre 2011 - 0:06 - Autor:

Eduardo Berzosa en la sede del Banco de Alimentos en Madrid

Don Eduardo Berzosa está a punto de cumplir 93 años y se mueve con la misma energía y vitalidad con la que habla y bromea. Si alguien tiene el antídoto contra la depresión post-jubilación, ese es este ex-empresario (“empresarillo” dice él) que desde hace 17 años acude cada mañana a una nave dentro del recinto del colegio de San Fernando, en la carretera de Colmenar Viejo, sede del Banco de Alimentos de Madrid.

Eduardo nunca había hecho voluntariado, su vida había estado dedicada a sus tres tiendas de deportes en Madrid y a sus ocho hijos. Así que cuando desaparecieron sus obligaciones laborales y se relajaron las familiares, siguiendo la recomendación de uno de sus hijos, decidió unirse a una organización que acababa de nacer. Corría el mes de diciembre de 1994 y el Banco de Alimentos había empezado a caminar en septiembre. Tenía 76 años.

Lo que surgió como una distracción para mantener la actividad y llenar horas se ha convertido en ingrediente esencial de su vida.

Esto es todo para mí. Vengo todos los días y me he encariñado con el Banco y con la gente que trabaja conmigo, y es una labor muy bonita. Siento un beneficio muy claro y a mí me viene muy bien. Me encuentro muy a gusto.

Eduardo empezó haciendo de todo en los orígenes de la institución, desde labores administrativas hasta conducir y transportar los alimentos en su camioneta. Ahora trabaja en el departamento de distribución, él se encarga de asegurar que los suministros lleguen a su destino.

Las chinchetas azules son residencias; las rojas, comedores sociales y ONG

Esos destinos los ha ido marcado con chinchetas en un gran mapa de Madrid. Es una forma de representar visualmente su labor, de sentir que lo que hace está marcando la diferencia, es su manera de señalar la trascendencia del “papeleo” que cada día, de 9 a 14, realiza en la oficina.

Desde su posición tiene una buena panorámica sobre los efectos de la eterna crisis en las necesidades de comedores sociales y ONG. Afirma que ahora hay una buena cantidad de organizaciones en lista de espera para recibir la ayuda del Banco y sostiene que en lo que más se ha notado la coyuntura económica es en la reducción de las aportaciones que venían realizando las grandes cadenas de alimentación.

Eduardo, en su oficina.

Y aunque la mayoría de su tiempo lo pase en una mesa, acompañado de un ordenador y de papeles, se nota que le gusta salir de la oficina y pasear entre los pasillos de palés y estanterías llenos de conservas y alimentos no perecedos. Con sus zapatillas deportivas y un simple jersey, desafiando al frío que sí sentía este que escribe, Eduardo se mueve por el Banco como si estuviera en casa, soltando chascarrillos e intercambiando bromas con cada voluntario que se cruza.

Al hacer alusión a su edad, Eduardo se ríe.

Yo es que no me lo noto!!! Seguramente se me reflejará en la cara. Sí, me miro al espejo y digo, estás jodido!! Quizás lo noto más cuando me hago una foto con los nietos!

Y esquiva la insistencia del entrevistador sobre lo extraordinario de su estado físico y mental y sobre si se imagina haciendo esto con 100 años.

Yo no pienso nada!!

Eduardo disfruta en el Banco, disfruta haciendo lo suyo y “metiéndose en todos los charcos”. En los últimos 17 años solo ha faltado a raíz de un accidente “laboral”, fue atropellado por una grúa en una visita a un hipermercado y estuvo a punto de perder la pierna.

Cuesta creer que Eduardo Berzosa esté a punto de cumplir 93 años, cuesta pensar que una persona con 76 años y una vida tan intensa a sus espaldas decidiera involucrarse de tal manera en un voluntariado. Desde luego es un caso excepcional, pero es un gran espejo en el que pueden mirarse no solo los jubilados y jóvenes pre-jubilados de los tiempos actuales, sino cualquiera de nosotros.

Eduardo parece haber hecho suya una frase de un coétano, José Luis Sampedro: “El tiempo no es oro, el tiempo es vida”.

Breve guía para viajar como voluntario este verano

24 febrero 2011 - 22:21 - Autor:

Felipe Adeva en Nepal. Foto: SETEM

Si estás huyendo de un problema, si no has ajustado tus cuentas pendientes, no intentes esconderte en el uniforme de un voluntario que viaja este verano a un proyecto de cooperación. Es uno de las enseñanzas que extraigo de las diversas entrevistas a cooperantes que he ido recogiendo en este blog. Es fundamental saber esto justo ahora que algunas organizaciones abren los periodos de inscripción para participar, este verano, en sus campos de solidaridad y en sus viajes solidarios.

Otra de las lecciones aprendidas es la depresión post-voluntariado. Si habitualmente es difícil engancharse de nuevo a la rutina laboral tras dos semanas de vacaciones “convencionales”, tiene que ser todavía más duro si has pasado más de un mes conviviendo con personas que no te juzgaban por la salud de tu cuenta corriente. Felipe Adeva, voluntario de SETEM Madrid, miembro del comité Asia, viajó a Nepal en el año 2008.

Las tres primeras semanas tras volver a mi trabajo fueron realmente duras. Te sientes muy desubicado, te das cuenta de todo lo que tienes aquí: vas a un supermercado después de ver cómo viven determinadas personas y lo felices que viven y ves que aquí tenemos de todo y hay mucha menos felicidad. Te das cuenta de que la ecuación en la que vivimos no es tan correcta como pensamos. Darte cuenta es complicado, vivir de una forma alternativa en occidente es distinto.

Felipe es uno de los voluntarios formadores de la ONG SETEM. Estos días está contando en qué consisten los Campos de solidaridad (próxima reunión informativa en Madrid el 5 de marzo a las 11 h) a todos los jóvenes idealistas que quieren cambiar el mundo este verano. No van a construir puentes o una escuela, no van a montar un sistema de potabilización de agua, o una cooperativa agrícola, no. Por lo menos no con SETEM. Y esto, claro, produce algunas decepciones.

Hay más decepciones de las que nos gustarían… Intentamos que vayan con las ideas claras de lo que es la cooperación al desarrollo. A pesar de que les contamos que lo más importante es la sensibilización, lo que hace cada uno al regresar, cómo cambia su forma de consumir, de ver el Sur, a pesar de que incidimos mucho en esto, tenemos un nivel de éxito más bajo de los que esperamos. Hay gente que se queda con una experiencia bonita, pero luego se mete en su día a día y no cambia nada. Más que una decepción de ellos, lo viven como una gran experiencia, es nuestra porque al final ponemos mucho empeño en lo que hacen después y vemos que mucha gente no cambia demasiadas cosas en el día a día.

En apenas unas semanas es muy difícil entrar a fondo en el día a día de las comunidades a las que se va, pero es posible. Felipe, por ejemplo, estuvo en una cooperativa de comercio justo en Nepal, ayudando en el diseño de productos y catálogos.

Felipe en Nepal. Foto: SETEM

Todo depende de la ONG y del proyecto que selecciones. Si quieres conocer más opciones, no dejes de visitar la web http://www.hacesfalta.org, fundamental. Y si lo tuyo son más trabajos físicos, tienes que visitar el sitio del Servicio Civil Internacional.

No pierdas de vista los consejos que reuní aquí hace un año, ni las organizaciones que os proponía entonces, AIPC Pandora entre ellos. SETEM repite, no lo puedo negar, es una de mis favoritas. Este verano, sus destinos (posibles, no cerrados) son Etiopía, Nepal, India, Bolivia, Ecuador, El Salvador, Perú, Honduras y Nicaragua. Aquí te dejo otras alternativas y sus características

  • Sodepaz. En marzo informarán de los destinos definitivos y del proceso de inscripción. Estáte muy atento a la web de viajes de Sodepaz.
  • INJUVE. El Instituto de la Juventud también canaliza voluntariado internacional a través de sus delegaciones territoriales. Infórmate directamente con cada una de ellas.
  • Entreculturas. Otra apuesta segura (aviso, es una organización religiosa). Organizan estancias más largas, de todo un año. En el blog entrevisté hace unos meses a Félix, uno de sus cooperantes.

Vayas con la actitud y las expectativas que vayas, aprovecha para sacarle toda la vida a la experiencia, exprime cada minuto, cada segundo. Vive.

En Nepal, un país con mucho misticismo, el consejo es fácil, que abra los poros, que disfrute de la gente, que se nutra de toda su energía… Estar muy cerca… Quítate el pellejo occidental, quítate los prejuicios con otras formas de comportamiento… sé tú mismo, disfruta de la gente.

Enero: noticias que no han sido noticia

31 enero 2011 - 1:17 - Autor:

Inundaciones en Sri Lanka. Foto Flickr: Amantha Perera/Sarvodaya.org

Qué lejos queda Haití ya. Pasó el aniversario y el país agotó su cuota de share. Y eso fue el 12 de enero, hace apenas 20 días. De la resaca del aniversario me quedo con un proyecto muy interesante que he conocido a través de uno de los comentarios al post Haití no será trending topic mañana. Haití Aid Map es un sitio web que reúne los proyectos que están desarrollando las principales organizaciones de EE.UU en el país, con un doble objetivo: ayudar a la coordinación y favorecer la transparencia de cara a los donantes.

El Día Escolar de la No Violencia y la Paz (DENIP) se celebró ayer. Fue una suerte que cayera en domingo porque es la típica crónica (niños – escuela – paz) que encanta a los editores de informativos de televisión y que no tendría cabida de lunes a viernes. En la noticia del telediario de La1, además de escuchar a una educadora utilizando la palabra comodín “vulnerabilidad”, no me enteré de que se celebra desde el año 1964 para conmemorar la muerte de Gandhi y que lo fundó un mallorquín Llorenç Vidal Vidal

Tanto Haití como el DENIP han sido noticia, a su manera, pero las inundaciones en Sri Lanka (más de un millón de afectados) han tenido que competir con las de Australia y las de Brasil.

Y aquí, en España, ¿qué ha ocurrido en el ámbito social que haya pasado desapercibido? Ahí va una: María, una chica que estaba en un tratamiento de desintoxicación en el nuevo centro del Padre Garralda en Madrid, ha salido limpia y feliz. No es una noticia de interés general, excepto para María, su familia y sus amigos.

Punset en el III Congreso de Voluntariado. Foto: Chiara Cabrera / Obra Social Caja Madrid

Que Eduardo Punset dé una conferencia no es noticia, es algo bastante cotidiano, pero no me resisto a dejar aquí dos frases que pronunció el 27 de enero en el III Congreso Internacional de Voluntariado de la Comunidad de Madrid:

¿Es la competitividad enemiga de la solidaridad? La sociedad que viene será más solidaria, estamos volviendo a la manada.

La capacidad de altruismo, de empatizar, es lo que ha hecho único al ser humano.

En el mismo congreso estuvo uno de esos héroes callados que es capaz de cambiar la vida de las personas y de hacerlo sin ruido. Merece la pena que conozcáis a Nicolás Castellanos.

Por no dejar la filosofía, me ha gustado esta palabra “Felidaridad“, unión de Felicidad – Solidaridad. Se lo debemos a idealistas.org, cuya sección argentina realizó una encuesta para medir el grado de conexión de ambos conceptos y me llama la atención que la gente, cuanto más feliz, más solidaria.

Salgo otra vez a dar una vuelta por el mundo para comprobar que pasan cosas buenas. Por ejemplo, los bosquimanos consiguen una victoria judicial para recuperar unos derechos que les había robado el gobierno de Botsuana. En Uganda, los homosexuales respiran después de que un juez prohibiera a un periódico hacer públicas las direcciones de diversos homosexuales. Parece increíble, pero lo cierto es que en ese país hay una campaña de acoso contra el colectivo de LGTB.

Y cierro el repaso con la presentación de un nuevo proyecto social Walk on Project, puesto en marcha por Mikel Rentería y Mentxu Mendieta, los padres de Jontxu, un niño al que con seis años se le diagnosticó Adrenoleucodistrofia. Merece la pena la crónica que ha hecho Mikel Trueba en su blog.

Pepita Gallego, solidaridad de proximidad

29 septiembre 2010 - 22:56 - Autor:

Sí, muchos queremos cambiar el mundo, pero, ¿por qué no empezamos por cambiar nuestra actitud hacia el vecino ecuatoriano, la señora mayor con la que coincidimos al comprar el pan o el senegalés que vende/pide con La Farola en la entrada del supermercado? Basta con saludar, a veces, con preguntar o con responder. Es civismo, educación y, un poco más allá, solidaridad. Solidaridad de proximidad. Y de eso sabe bastante Pepita Gallego.

“Habla con Pepita, ella es la que conoce todos los movimientos sociales del barrio”. Es lo que me dijo hace unos meses Pepe Aniorte, de RAIS.

El ejemplo de Pepita no es, ciertamente, de los habituales de este blog, ni creo que sea de las historias “prototipo” que nos gustan a los periodistas y a los medios de comunicación. No es una heroína, no tiene heridas de guerra, no lo dejó todo por irse a una misión a la India o a Tanzania, no dirige ni lidera ninguna organización social, pero todo el mundo en su barrio la llama cuando necesita algo.

Y lo mejor de todo es el barrio en el que vive, el de Salamanca, uno de los más elitistas y ricos de Madrid, pero que también tiene sus cicatrices, sus problemas de convivencia y sus historias al límite.

El caso es que Pepita Gallego, casada, madre de tres hijos, ex-empleada de banca, ha recorrido desde que se prejubiló, hace 10 años, la mayoría de las asociaciones y proyectos de integración del barrio ofreciéndose para ayudar. Para empezar, es una Voluntaria por Madrid, un servicio del Ayuntamiento, y lo mismo está ayudando en una carrera popular que en unas actividades de ocio para personas con discapacidad en el Retiro. Participa en el Banco del Tiempo, colabora con RAIS…

Pepita tiene claro que nuestra sociedad tiene que cambiar, que se agota el modelo egoísta en el que hemos vivido muchos años, coincidiendo con las “vacas gordas”.

Vamos a volver a ayudar a los demás. Todos tenemos que poner un poco. Vas a comedores y te das cuenta de que hay muchas cosas por hacer.

Conoce bien los recursos disponibles en su barrio y me habla, por ejemplo, del buen trabajo que hace los Agentes de Igualdad en los distritos, una figura que yo desconocía absolutamente. También comenta las posibilidades que ofrecen los CAF en Madrid, Centros de Apoyo a las Familias, donde uno puede encontrar desde un psicólogo a un asesor legal, siempre de forma gratuita.

Su marido dice que es una “ONG andante”, ella afirma que se trata de aportar su granito de arena. Y ese granito puede ser conseguir ayer una cuna para una madre sin recursos o situaciones tan accidentales como escuchar, hoy, en el Hospital, durante cinco minutos, a una señora de la limpieza que termina contrato, se va al paro y necesita hablar.

Hay que escuchar, dar calor humano. Estamos todos en el mismo barco.

“Lo peor de un voluntario es regresar y acostumbrarse a la vida de antes”

14 julio 2010 - 18:37 - Autor:

Llegué a él a través de la cuenta de Twitter de Entreculturas, la ONG con la que Félix Delgado, canario de 30 años, ha viajado a Perú, a Ayacucho, para ayudar en un proyecto con jóvenes en exclusión social. Ahora está pasando un mes en su casa, en Tenerife, después de casi un año de trabajo, pero volverá, está enganchado y se le nota. Todavía le queda otro año allí, en el centro Loyola, en el que hace de todo, desde conducir camionetas, hasta enseñar natación, baloncesto…Su blog es un buen termómetro de su compromiso y su experiencia, un referente para los cientos de voluntarios que están viajando ahora y durante los próximos días a diferentes puntos del Mundo. Coincide con la mayoría de personas a las que he entrevistado “Un voluntario nunca tiene que ir con la idea de cambiar a los demás, sino con la de cambiarse a sí mismo”.

Félix Delgado en Perú

P. ¿Cómo está siendo el retorno a casa? Ahora, ¿echas de menos Ayacucho?

R. El retorno ha sido muy extraño… me acostumbré a muchas cosas en Ayacucho, lo que más echo de menos de allí es la comida, su sazón…la forma de hablar (no se dicen tantos tacos…), las cosas son más sencillas y las preocupaciones son otras, me cuesta acostumbrarme a preocuparme por las cosas materiales de aquí. Noto más la crisis de valores que la económica.
Pero como canario que soy quiero mucho a mi tierra, y cuando el avión se acercaba a Tenerife, los pelos se me pusieron de punta. Ahora vuelvo a paladear todos esos detalles de los que antes no era consciente.

P. Leo en el blog que en el proyecto haces de todo, desde enseñar ajedrez hasta conducir camionetas, ¿es lo que esperabas cuándo viajaste hasta Perú como voluntario? ¿Cuál es tu labor allí?

R. Claramente nunca es lo que piensas. Cuando me propusieron el proyecto sólo tenía una pequeña idea que era trabajar con jóvenes de pandillas y en riesgo de exclusión social. Pero cuando llegué fueron muy comprensivos y me dijeron que mirase todo y lo conociera bien y que luego eligiera, pero desde el principio estuve dentro del área de jóvenes. Ahora soy monitor deportivo, les enseño voley, baloncesto, natación, hago caminatas, ping pong…y por otro lado ayudo con el área de procuración de fondos, conduzco la camioneta…

Félix Delgado conduciendo una camioneta

P. ¿Qué te llevó hasta Ayacucho? ¿Qué te movió, te motivo?

R. Desde hace años quería ir de voluntario pero tenía demasiadas ataduras. Hace dos años me lo planteé seriamente y busqué una ONG adecuada, me recomendaron Entreculturas y comencé mi formación, mientras tanto daba clases de latín y griego en un instituto de Fuerteventura, y ese año me di cuenta de que necesitaba estar en otro país, con otro tipo de pobreza, que me ayudara a crecer. Al final de mi formación me propusieron el proyecto donde estoy ya que encajaba mi perfil y me gustó.

Lo que me movió fueron las ganas de ayudar en un contexto diferente, donde no se valore tanto lo material, donde pudiera crecer como persona. Siempre me ha llamado la atención Sudamérica, es otro mundo y todo allí se vive diferente. Aunque, creo, que en el fondo, todos tenemos este deseo, de hacer otras cosas, de amarrarnos gorriones y salir volando de aquí a otros planetas, lo que pasa es que algunos tienen más ataduras que otros.

P. ¿En qué has cambiado después de 10 meses en Perú?

R. Lo primero que todos dicen es que estoy más flaco y que hablo peruano. Pero he aprendido muchas cosas, a valorar lo que tengo, que somos unos privilegiados por vivir en Europa. La vida se ve con otro prisma, cuando vienes de un lugar donde la mayoría de los niños sufren desnutrición y trabajan para ganarse algunos soles…ves todo diferente.

Ahora me siento como un niño recién nacido, me parece todo nuevo y diferente, parece que me quedan muchas cosas por descubrir.

P. Ahora llega el verano y muchos españoles se van de voluntarios a países de África o Sudamérica, desde tu experiencia, ¿cuál crees que debe ser la actitud del voluntario?

R. No es lo mismo estar en un país dos años que ir de experiencia un mes. Pero todo voluntario tiene que dejar en su tierra las ideas y prejuicios. Un país nunca es como imaginamos y cada voluntariado es diferente ya que todos somos diferentes y hacemos de la vida una aventura que sólo podremos vivir de forma individual. Un voluntario nunca tiene que ir con la idea de cambiar a los demás sino con la de cambiarse a si mismo, dejarse empapar por todas las riquezas de los mal llamados “países del Tercer mundo”

P. ¿Qué crees que le has transmitido a la gente con la que trabajas cada día en Ayacucho y, sobre todo, qué te han enseñado ellos?

R. Son más las cosas que me han enseñado que las que les he aportado. Con mi ejemplo de vida han comprobado que se puede hacer lo que uno quiera si se lo propone y de ellos he aprendido tantas cosas que me resulta complicado resumirlo en pocas líneas. Me han enseñado que, aunque la vida no se canse de dar palos, se puede seguir adelante, que si uno quiere luchar, aunque tenga tantas adversidades en el exterior, conseguirá lo que se propone. He aprendido a tener más paciencia, a dejar que las cosas vayan sucediendo… En resumen, a sobrevivir y vivir feliz aunque las condiciones no sean las adecuadas.

P. Durante este tiempo has compartido muchas horas con peruanos. Aquí, muchas veces, tenemos una visión sesgada de los peruanos, ¿Cómo son, qué les define, qué piensan y dicen de España?

Creo que hasta hoy día a los sudamericanos se les sigue llamando “sudacas”, se les discrimina porque se piensa que vinieron a quitar el trabajo. Me sorprende cómo los canarios para ciertas cosas tenemos amnesia, hemos olvidado que tuvimos que emigrar a Sudamérica para poder sobrevivir y aún hoy hay muchas familias viviendo allí.

Definir a un peruano es muy complicado ya que no hay un único perfil porque hay mucha diversidad. En Lima son de carácter más europeo, están muy acostumbrados a los extranjeros, los de la sierra al principio muestran una cierta desconfianza por lo de fuera, pero cuando te conocen te entregan hasta su vida. Por lo general el peruano es muy trabajador, nunca se queja de nada, esto es una desventaja a su favor para ciertos temas como la política, las adversidades las saben sobrellevar sin perder el control y son muy alegres.

Hay muchas cosas que les llama la atención de España, como lo de que dos personas del mismo sexo se puedan casar, lo de la Ley del aborto…pero hay muchas más que admiran.

P. Entre tus problemas de salud y algún que otro conductor suicida, parece que has tenido épocas de pasarlas canutas, ¿no?

R. Hace poco murieron 4 españoles en un accidente de tráfico por lo que se puede comprobar que montarse en cualquier cosa que tenga ruedas es arriesgar la vida. Pero al final uno se acostumbra a montarse en guaguas con más personas de las permitidas, a velocidades extremas, a conducción temeraria… Mis primeros meses lo pasé muy mal en este sentido, me montaba en los coches con miedo, las comidas me sentaban siempre mal, pero con el paso del tiempo me he acostumbrado a todo eso.

P. Y, ahora, ¿qué? ¿Por dónde va a ir tu vida? ¿Cuándo piensas asentarte en España?

Lo peor que hay de un voluntariado es regresar y volver a acostumbrarse a la vida de antes, con los problemas y preocupaciones de siempre. Yo soy profesor de latín y griego y me gustaría seguir con eso, pero ahora sería con otra actitud. Me gustaría seguir ayudando al centro donde estoy, comenzar con algún programa de ayuda….son tantas ideas, tantas cosas por hacer…pero prefiero darle una oportunidad a la incertidumbre y que pase lo que Dios quiera.

Quiero irme de cooperante este verano

28 junio 2010 - 0:26 - Autor:

Un voluntario de SETEM en Nicaragua. Foto: SETEM

Quiero irme de cooperante este verano“. Es una frase que he escuchado más de una vez a amigos o conocidos. Está cargada de buenas intenciones, pero cuando avanza la conversación es fácil descubrir que la persona en cuestión tiene algunas ideas equivocadas. Un poco más adelante os facilitaré algunas direcciones y ONG por si no habéis decidido vuestras vacaciones ya, pero antes quiero aclarar varias preguntas habituales sobre este tema:

  • Más que a ayudar, se va, sobre todo, a conocer, a compartir el proyecto. Y suele ser habitual recibir una breve formación.
  • El viaje lo tiene que pagar el viajero/voluntario, ninguna ONG que conozca te paga el avión.

Canalsolidario.org ha hecho un video sencillo y directo en el que explican las diferencias entre Campos de Solidaridad, Brigadas de Solidaridad, Turismo Responsable… Recomendable.

LLego un poco tarde. La mayoría de organizaciones convocan sus “viajes de verano” en febrero-marzo, para que tengan tiempo a impartir la formación-sensibilización. Es el caso de SETEM, de Solidaridad Internacional, o de Asamblea de Cooperación por la Paz, algunas de las alternativas más serias, apuntadlas para el año que viene.

En cualquier caso, todavía tienes oportunidades. Por ejemplo, con la Fundación Casa de Agua de Coco, con cuyo presidente José Luis Guirao hablé hace unos meses. Podéis ir a Madagascar a conocer el buen trabajo que realiza esta ONG, tenéis información en su web y también algunos comentarios en su muro de Facebook. Tampoco tiene mala pinta el Hotel que esta misma ONG tiene en el sur de Madagascar.

Si colaboras con la Fundación Vicente Ferrer seguramente ya sabes que puedes ir a visitar sus proyectos en Anantapur. Hace unas semanas Sasi Kumar, traductor, nos contaba que cada año reciben a 2.000 personas. Por cierto, se acaba de cumplir u año de la muerte de Vicente, podéis ver el especial que ha preparado en su web la Fundación.

También estás a tiempo de apuntarte (hasta el 30 de junio) a los Microproyectos de verano 2010 de la Asociación para la Integración y Progreso de las Culturas AIPC Pandora, así como a los viajes de la ONG especializada en turismo solidario Cooperatour. No conozco cómo trabajan ni AIPC ni Cooperatour, sobre los segundos podéis leer más en un foro de losviajeros.com.

En cualquier caso, recomendaciones básicas: infórmate bien sobre la ONG (pregunta, por ejemplo, en la Coordinadora de ONG de Desarrollo), el proyecto y tu función/labor. Y buen viaje.

Mari Carmen puede con el Parkinson

11 abril 2010 - 10:23 - Autor:

Ponte en esta situación: una mujer de 40 años, ama de casa, con 3 hijos se queda sola, sin marido, entonces tiene que buscar un empleo para sacar adelante a su niño de 11 años y a sus gemelas de 9  y empieza a trabajar de barrendera, cuando parece que la vida la da un respiro, ya con los chicos criados, viviendo de forma independiente, felices, llegan varias caídas consecutivas en la calle, en ruta, limpiando las calles de Fuenlabrada: es Parkinson.

Mari Carmen Villanueva en la terraza de La Casa Encendida, Madrid.

Mari Carmen Villaverde en la terraza de La Casa Encendida, Madrid.

Esa es la historia de Mari Carmen Villaverde, 61 años, diagnosticada hace 4, con un estadio de gravedad del 3 (máximo 5) que se manifiesta, por ahora, en pérdidas de equilibrio, rigidez de los músculos de las piernas y trastornos del sueño. Ahora es feliz, mantiene a raya a la enfermedad gracias al tratamiento médico y al tratamiento afectivo y social que recibe tanto de su hijos como de su otra familia, la de la Asociación Parkinson Madrid. Cada semana acude a realizar talleres de musicoterapia para mejorar su equilibrio, se junta con otros enfermos y familiares para darse apoyo mutuo, acompaña a otros afectados más graves que no pueden salir de su casa…

Hay días que no tienen el despertar bueno, pero ellos encuentran siempre las fuerzas para regalarnos sus maravillosas sonrisas, con esto mi labor de voluntaria queda satisfecha.

Esto escribía hace unos meses, para una charla de voluntariado que Mari Carmen ofreció en la asociación. Su experiencia en la ayuda a los demás afectados también le ha enseñado algunos trucos.

Cuando un acompañante tiene momentos de hostilidad, la mejor forma de ayuda es cuando se calme y no dar consuelo si no dialogar con ellos.

Como decía, Mari Carmen Villanueva parece una persona feliz, sonríe y afronta con optimismo su enfermedad, pero sus últimos años no han sido fáciles: al principio, en el trabajo, no la creían y, cuando la creyeron, no quisieron darse cuenta de lo que supone tener que barrer cada mañana las calles con pérdidas de equilibrio. ¿Qué sentiste al saber que las caídas se debían al Parkinson?

Te vienes abajo. Además, en el trabajo no lo entendían. La doctora laboral no lo entendía. Le escribió mi psiquiatra dos veces y no me hacían caso. He luchado muchísimo porque no han entendido que yo podía seguir trabajando si me hubieran cambiado el tipo de trabajo.

Mari Carmen sufrió una depresión, uno de los síntomas asociados al Parkison, y hasta hace unos meses no salió de ella. El desasosiego laboral la hundió: en uno de los tribunales médicos que se formaron para decidir sobre su incapacidad le llegaron a decir “De Parkinson no se muere y de depresión, tampoco”. Pero ese mal trago ya pasó, lleva un año fuera de las calles y se la ve con fuerzas para seguir adelante. De hecho cuando la pregunto cómo ve el futuro, me contesta que le preocupa, sobre todo, que no puede bailar.

NO HAY CONSEJOS “RECETA” PARA ENFERMOS Y FAMILIARES DE ENFERMOS DE PARKINSON

Antes de terminar el post, como siempre, intento buscar algunas ideas o apuntes que puedan orientar a los enfermos y sus familiares. En esta ocasión he recurrido, directamente, a los que de verdad saben de esta enfermedad: los que viven cerca de ella. Laura Carrasco, Directora de la Asociación Parkinson Madrid, lo tiene claro a la hora de dar consejos:

Sin duda, que se acerquen a una asociación. Allí podrán recibir información y el apoyo que requieren en ese momento. Tenemos muy claro que con información adecuada y medida todo puede ser más llevadero porque sabes a lo que te enfrentas y puedes obtener estrategias para plantar cara. También es muy importante adaptar la información a la situación de cada familia, nunca hay dos familias iguales y es difícil que dos familias sigan los exactamente los mismos procesos por eso no hay “consejos receta”.

En cualquier caso, siempre podemos recurrir al teléfono de información 902 11 39 42 (lunes a viernes de 10 a 19 horas), de la Federación Parkinson España o descargar los materiales que Parkinson Madrid ha elaborado en colaboración con Obra Social Caja Madrid.

10 apuntes sobre el Autismo

2 abril 2010 - 11:24 - Autor:

Hoy, en una fecha tan difícil para encontrar un hueco en los informativos de TV o en las páginas de los periódicos, se celebra el Día Mundial sobre el Autismo. En EE.UU, la organización Autism Speaks ha montado una espectacular campaña para llamar la atención y sensibilizar. Ayer por la noche, diversos edificios en todo el mundo se tiñeron de azul, entre ellos el Empire State Building o varios de los rascacielos de Times Square en Manhattan.

La campaña Light it up Blue en Times Square. Foto: Autism Speaks.

La campaña Light it up Blue en Times Square. Foto: Autism Speaks.

Os dejo 10 apuntes que espero os puedan ayudar a conocer mejor este trastorno:

  1. Lo primero, y fundamental, no es una enfermedad, es un trastorno, definido por la RAE así: “Síndrome infantil caracterizado por la incapacidad congénita de establecer contacto verbal y afectivo con las personas y por la necesidad de mantener absolutamente estable su entorno”.
  2. ¿Qué significa TEA?. En realidad, cuando se habla de autismo y de personas con autismo, estamos hablando de un conjunto de alteraciones semejantes, pero cuya manifestación varía mucho en grado y forma de unas personas a otras. De ahí que se utilice la fórmula Trastornos del Espectro Autista (TEA).
  3. Síntomas y detección. Muchos padres peregrinan de médico en médico buscando respuestas, porque no es fácil detectar el autismo, en la sección de preguntas frecuentes de la web de Autismo España se pueden encontrar las cuestiones básicas para empezar a plantearse si estamos ante algún TEA.
  4. Datos: en la actualidad a uno de cada 150 niños se le diagnostica TEA, cuando hace veinte años la prevalencia era de uno cada 100.000. Descargar informe en la web de Autismo Europa.
  5. Instituciones de ayuda. Autismo España (91 591 34 09) es una federación que integra a 58 entidades en nuestro país. Es un buen punto de contacto si estamos perdidos y queremos un poco de orientación.
  6. Blogs. Muchos padres y familiares han decidido contar la experiencia con sus hijos para que pueda servir a otras familias. Aquí entrevisté a Anabel Cornago , que en su blog cuenta su vida con su hijo Erik, sus avances, dudas, alegrías… En los comentarios a los posts se puede ver cómo se va formando una comunidad dispuesta a comunicarse, compartir y ayudar. También Anabel me comentó que uno de los primeros sitios a los que va cualquier padre es al Foro Isis.
  7. Tecnología, Autismo y Zacbrowser. John LeSieur, un informático norteamericano, detectó la dificultad de su nieto, Zackary, para utilizar los habituales navegadores que saturan la pantalla de elementos gráficos, así que se puso manos a la obra para crear el Zacbrowser, un navegador especialmente pensado para niños autistas. Hace unas semanas hablé con él.
  8. Voluntariado. Si eres estudiante universitario, el Programa Apúntate, promovido por la Universidad Autónoma de Madrid y Obra Social Caja Madrid, organiza, cada año, grupos de apoyo a familias entre los meses de noviembre y junio.En su web también hay interesantes recursos, enlaces a materiales formativos y educativos, etc.
  9. Centro pionero. Madrid cuenta desde hace unos meses con un centro educativo y de atención integral innovador. Ubicado en el madrileño barrio de Tres Olivos y gestionado por la asociación Aleph Tea. Puedes ver algunas fotos ern Facebook.
  10. Historias excepcionales. A todos nos viene a la cabeza el papel de Dustin Hoffman en la película Rain Man. Su personaje está inspirado en Kim Peek, un savant, término que se usa para referirse a las personas que tienen alguna discapacidad, pero que presentan una habilidad descomunal para memorizar o realizar cálculos. Bien, pues Peek no era autista, presentaba algunas de las características del TEA, pero sufría el Síndrome FG. Hay más casos excepcionales como el de Kim, otro bastante mediático es el de Stephen Wiltshire, un artista británico capaz de dibujar una ciudad con gran cantidad de detalles, después de haberla contemplado tras un paseo en helicóptero.

Breve video sobre Kim Peek.

Stephen Wiltshire y la reproducción de Roma

Dedicado a Pablo y Mohamed

24 marzo 2010 - 1:13 - Autor:

Ana y Mudhat, una niña que fue operada con éxito en Madrid

Ana y Mudhat, una niña que fue operada con éxito en Madrid

Ana Sendagorta (1962) es oftalmóloga en el hospital Ramón y Cajal de Madrid. En el 2003 empezó a viajar al norte de Kenia para tratar problemas de visión y ceguera a niños malnutridos. En el 2006, un accidente se llevó a Pablo, 12 años, uno de sus cinco hijos, y ella decidió volcarse en su trabajo social en África y en España. Así nacía, unos meses después, la Fundación Pablo Hortsmann, que en apenas dos años ha construido un Hospital pediátrico en Lamu (Kenia) y ha reunido a más de 300 voluntarios dispuestos a acompañar a enfermos, a personas con discapacidad… Hablo con Ana apenas unos días después de que haya muerto Mohamed, un niño de Lamu de cuatro años que vino a operarse de un problema cardiaco.

P. ¿Cómo empieza tu trabajo en África?¿Cómo llegas hasta alí?

R. Fue en 2003 en respuesta a un misionero que nos hizo saber que en Turkana, en el norte de Kenia, había un índice de ceguera infantil enorme. En aquel momento, con dos amigas oftalmólogas y una enfermera nos fuimos para montar una consulta-quirófano. Vimos que las necesidades eran tremendas y que la ceguera se debía, sobre todo, a la malnutrición. Empezamos a montar una red de prevención, con una unidad móvil, apoyándonos en unas misioneras que atendían en las escuelas.

P. ¿Qué actitud debe adoptar uno al llegar a un sitio como Turkana u otros parecidos?

R. Fuimos con la idea de querer ayudar mucho, pero sin saber muy bien a lo que íbamos. Lo primero que aprendes es que para ayudar tienes que saber escuchar mucho, tienes que ser tremendamente humilde y querer integrarte en las redes sanitarias o misioneras locales y, lo más importante, que las motives, estimules y empujes.  Antes de crear la Fundación estaba claro que íbamos a viajar allí uno o dos meses al año, pero lo que se quedaba era lo que hubiéramos dejado de formación, prevención. Empezamos a formar personal y a dotarlo.

P. Y lo conseguiste.

R. La gran alegría es que en quinto año se inauguró la primera unidad oftalmológica de toda la región con quirófano y tres consultas. El personal local ha ido aprendiendo y  a alguno de ellos le hemos pagado la formación en Nairobi. Así que Turkana tiene en el Hospital de Distrito una unidad oftalmológica abierta, con servicio permanente. Todo esto fue antes de la creación de la Fundación.

P. Así que los africanos deben ser los protagonistas de su desarrollo.

R. No se trata de llegar tú y hacer una gran acción, sino de llegar, integrarte, motivar al personal local, darle los recursos y la formación y, una vez que lo has capacitado, entregarle el proyecto, ya que realmente es suyo.

Ana y Mudhat, en Lamu, después de ser operada

Ana y Mudhat, en Lamu, después de ser operada

P. En el 2007 nace la Fundación Pablo Horstmann, inspirada en vuestro hijo.

R. Lo que pasó es que cuando murió mi hijo Pablo (agosto 2006) quisimos hacer una fundación en su nombre, para recordarle. En su memoria, hacer todas las cosas buenas que pensamos que Pablo, con su alegría y generosidad, hubiera hecho en este mundo.

Siempre que había ido a las campañas oftalmológicas había vuelto contenta de la acción, pero con un poquito de sensación de impotencia por todos los niños que dejábamos atrás sin poder curarlos, porque nosotros, desgraciadamente, solo somos oftalmólogos. Por coincidencias de la vida, cuando estaba buscando dónde empezar a construir un hospital pediátrico, me encontré con Rafael Selas y él me hizo saber que en Lamu había unas necesidades sanitarias impresionantes: una zona rural mal comunicada y con una asistencia médica muy mala, un único médico para toda la población, ningún pediatra, apenas vacunas, el servicio no es gratuito…

P. Hemos hablado del trabajo de Rafael en este blog, ¿cómo se concretó el proyecto?

R. Rafael estaba muy angustiado porque había vivido la muerte de muchos niños sin poder hacer nada por ellos y después de visitar la zona con expertos en la materia, con el Jefe de Servicio de Enfermedades Tropicales del Ramón y Cajal, un especialista en prevención y una pediatra, decidimos hacer este hospital, que se ha convertido, en apenas 2 años, en el Hospital Pediátrico de referencia de todo el distrito.

P. Y todo, tirando vosotros, sacando, imagino, dinero de las piedras.

R. Empezamos con mucho voluntarismo, en un movimiento privado, de amigos y de socios y de empresas que confiaron en que esta idea era posible e iba a ser eficaz, como creo que se ha demostrado. Ahora podemos decir que hemos tratado a 30.000 niños y que se han salvado muchas vidas. Tratamos a 100 niños de media al día. También, los fines de semana, se ve a unos 300 niños en poblados, se vacuna a muchísimos. Ahora vamos a ampliar el hospital y vamos a iniciar un departamento de renutrición e inaugurar una unidad de HIV.

Exterior del Hospital Pediátrico de Lamu

Exterior del Hospital Pediátrico de Lamu

P. Me contabas que habéis traído aquí a un chico que no ha podido sobrevivir.

R. Allí tenemos unos recursos como de centro de salud o hospital rural, pero no tenemos quirófano o UVI. Yo lo llamo Hospital, pero te tienes que hacer a la idea que es más bien como un centro de salud con posibilidad de ingreso. Los pacientes que requieren técnicas diagnósticas o tratamientos más complejos, procuramos pagárselos. Los niños que requieren un TAC o resonancia o cirugía, les remitimos dentro de Kenia a Mombasa o Nairobi, pero, en algunos casos, hasta ahora siete en estos dos años, no han tenido solución en el propio país. Tenían patologías cardiacas tan complejas que allí no hay ningún hospital que se atreva con ellos. Seis han ido fenomenal, felices; pero Mohamed, que vino con cuatro años y que ha sido un verdadero luchador, pasando seis meses entre la planta y la UVI, murió la semana pasada.

P. Supongo que ante situaciones como esta te quedas con todo lo que habéis hecho por salvar su vida y lo que vais a seguir haciendo por los que vengan.

R. Bueno, yo lo que le explico a todo el mundo es que es triste y no quiero quitarme esa tristeza. Me parece normal y humano que para mí y todos los voluntarios haya supuesto un golpe emocional, pero eso no significa que nos desanime en nuestra idea de ayudar, incluso con más ahínco aún, a todos los que vengan a partir de ahora. De hecho, es al revés, no quiero apartar la cara de Mohamed, sino ponerla delante porque, cada vez que esté cansada o sobrepasada, miraré su cara y lucharé y pelearé por cada uno de los niños que nos lleguen en un futuro. Lo haremos en su memoria.

P. Una última pregunta, me llama la atención el logo de la Fundación, las ranas.

Logo de la Fundación Pablo Horstmann

Logo de la Fundación Pablo Horstmann

R. Cuando murió Pablo e iniciamos la Fundación le pregunté a su mejor amigo, su primo Jerónimo, qué logo quería poner pensando en que le gustara mucho a Pablo. En cualquier caso, tenía que expresar lazos de unión, de apoyo, amor, uno que ayuda a otro, pero que no se sabe quién es el que ayuda y quién el ayudado y él dijo “Ya está, dos ranas abrazándose”, le salió de forma espontánea, sin pensar.

Pablo Heras (y otros 2 millones de personas) exigen dignidad

17 febrero 2010 - 0:10 - Autor:

Pablo se hizo voluntario un poco antes de entrar en la crisis de los 40, quizás por eso no tiene pinta de haber pasado por ella. Licenciado en económicas, compatibiliza su jornada laboral en Jazztel con su compromiso como activista en la oficina española de Amnistía Internacional (AI), desde donde centra sus esfuerzos en la campaña “Exige dignidad“, que denuncia los vínculos entre la pobreza y las violaciones de los derechos humanos. Conferenciante habitual de la organización en diversos foros, Pablo se maneja como un auténtico profesional de la comunicación y, además, cree en lo que piensa y en lo que defiende “Mi voz de forma individual no significa mucho, pero unida a la de otros muchos es capaz de hacer cambiar actitudes y políticas”.

P. ¿Por qué te hiciste activista de Amnistía? ¿Cómo surge el espíritu de voluntariado?

R. Nunca había participado en ninguna ONG y con cerca de 40 años me plantee un día que necesitaba hacer algo para procurar que la gente viviera mejor. Me plantee si a través de una dedicación individual era posible cambiar cosas, vi que era imposible y decidí buscar una organización. Las cosas pueden cambiarse a través del esfuerzo individual organizado de forma colectivo. Mi objetivo al hacerme activista era cambiar el mundo, suena utópico, pero es posible.

Pablo Heras en la oficina de Amnistía Internacional en Madrid

Pablo Heras en la oficina de Amnistía Internacional en Madrid

P. ¿No crees que mucha gente para no involucrarse, para no participar, se agarra a la imposibilidad de las utopías, al tópico de que las cosas no se pueden cambiar?

R. El salto, la barrera que nos impide comprender que el activismo en fundamental es la barrera de los tópicos del tipo “de qué va a servir mi firma, no sirve para nada”. Yo he podido comprobar que el esfuerzo de muchas personas sí cambia las cosas, las actitudes. Cuando un gobierno recibe millones de cartas de todo el mundo que reclaman lo mismo hacia un preso político, hacia un condenado a muerte, hacia una población indígena cuyos derechos han sido vulnerados, cambian las cosas. Es importante que sepamos que cada uno somos un granito más.

P. Ahora estás trabajando en la campaña “Exige dignidad”, ¿En qué consiste?

R. La violación de derechos humanos provoca pobreza y esta, a su vez, violación de derechos humanos. Si bien organizaciones como AI se había centrado hasta la fecha en violaciones de naturaleza civil y política, es necesario tener en cuenta los de naturaleza económica, social y cultural, porque un principio fundamental es que todos están relacionados. Es imposible procurar el derecho de la libertad de expresión cuando las personas no se pueden alimentar.

P. ¿Qué hitos tiene la campaña? ¿Qué resultados estáis obteniendo?

R. Es una campaña a largo plazo, que durará muchos años. A corto plazo hemos empezado con 3 temas fundamentales:

  1. Los alojamientos precarios y desalojos forzosos.
  2. La mortalidad materna.
  3. La responsabilidad empresarial de las corporaciones que actúan en los países pobres.

En cuanto a resultados, estamos viendo como algunos gobiernos están reaccionando, tomando en cuenta los informes que vamos lanzando de cada tema. Por ejemplo, tras el informe de mortalidad materna en Burkina Faso, el gobierno ha hecho suyas recomendaciones en cuanto a la gratuidad y  a la eliminación de las barreras a los costes de salud materna de las mujeres de este país, que tienen un índice de mortalidad materna de los más extremos del mundo.

P. Supongo que este tipo de hechos son los que, como voluntario, te hacen pensar que merece la pena el esfuerzo que estás dedicando a la organización y la campaña.

R. Te das cuenta de que tu esfuerzo individual organizado de forma colectiva en organizaciones como AI, que tiene más de 2 millones de socios, y un montón de activistas que nos movemos al unísono, es capaz de presionar a los estados. Mi voz de forma individual no significa mucho, pero unida a la de otros muchos es capaz de hacer cambiar actitudes y políticas.

P. En otras ONG de carácter más asistencial, los beneficios de la labor del voluntario resultan muy tangibles: acompañar a un enfermo, ayudar a descargar comida en un banco de alimentos… mientras que en organizaciones como Amnistía el trabajo es distinto, está centrado en la investigación, en la denuncia, en la presión… ¿Te costó ver el beneficio de tu activismo?

R. Tal vez al principio, cuando no tenía conocimiento de la influencia que podemos tener. Cuando uno entra en una organización como AI en la que aprendes mucho, y te ayudan mucho, piensas, ¿Cómo va a llegar tu mensaje, cómo voy a conseguir cambiar una ley en un país lejano en el que se está vulnerando un derecho humano o en tu propio país, incluso? Desconoces tu capacidad de influir, de lograr un movimiento unido, organizado, de tantas personas a la vez reclamando una misma cosa. Lo fundamental de una organización como la nuestra es la capacidad de provocar cambios, a través de la presión, de la investigación, de la movilización.

P. Me sorprende que, siendo voluntario, seas portavoz de la organización y hayas participado en tantas charlas, conferencias…

R. En AI, el activista es un representante de la organización, con todas las letras.

P. No suele ser lo habitual en las ONG.

R. El voluntario, en función de su capacidad, de su tiempo, etc, puede representar a la organización como cualquier miembro.

P. En La regla de William hemos ido descubriendo cómo el altruismo mejora tanto la vida del que da como del que recibe, ¿A ti también te ha ayudado, te ha mejorado ser activista?

R. Sí, claro, existe esa autosatisfacción. Me veo capaz de de aprender, que es fundamental en este campo, para poder transmitir lo que creo que es justo y para, por lo tanto, poder contribuir a cambiar el mundo.

Buscador

Sobre el blog

Durante más de 100 años la comunidad científica mantuvo un intenso debate sobre el origen y significado del altruismo hasta que en la década de 1.960, el biólogo William D.Hamilton creó una fórmula matemática que relacionaba el altruismo con el grado de parentesco entre el que da y el que recibe. Desde aquí nos proponemos poner a prueba esa ecuación al mismo tiempo que descubrimos a personas e iniciativas que luchan por sacar adelante causas sociales.

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube