Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Copyright vs. Copyleft. A propósito del e-book.

26 Abril 2010 - 0:11 - Autor:

copyleft6

La pasada semana, coincidiendo con la celebración del día del libro, el Ministerio de Cultura, a través del Observatorio de la Cultura y el Libro, emitió un informe que analiza el impacto del libro electrónico en el sector editorial y que alcanza como principal conclusión la necesidad de adaptar el actual marco legal al entorno digital.

Uno de los puntos clave del informe, y que ha despertado mayor atención en la prensa, es el referido a las licencias copyleft (GNU, Creative Commons, Coloriuris, etc.), contra las que el estudio se opone de manera rotunda.

Copyleft es un término utilizado originariamente en el ámbito de la informática, estrechamente vinculado al concepto de software libre pero que en la actualidad ha trascendido a otros campos de la creación intelectual, tales como la literatura o la música. El concepto de copyleft comenzó a utilizarse allá por los años setenta en contraposición al término copyright – © -, como deformación humorística de éste y para reivindicar la libertad de creación y difusión frente a los derechos de autor que “coartaban” dicha libertad.

Probablemente este carácter reivindicativo de sus orígenes haya perdido fuerza y en la actualidad, ideologías al margen, el copyleft se concibe como una manera diferente de entender la creación, basada en la experiencia de compartir. De este modo, toda creación intelectual difundida bajo este tipo de licencias se deja a disposición del resto de usuarios, para que aquélla pueda ser utilizada libremente de manera indefinida. El copyleft es, en definitiva, un método general de creación libre que exige que las sucesivas versiones de una obra sean también libres.

Por contra de lo que muchos opinan, el copyleft no burla el derecho a la propiedad, más bien todo lo contrario, se aferra a él como a un clavo ardiendo. Rezan nuestro Código Civil (artículo 358) y nuestra Constitución (artículo 33) que “la propiedad es el derecho de gozar y disponer de una cosa, sin más limitaciones que las establecidas en las leyes”. Pues bien, por contra de la posición adoptada por Cultura en el informe, en ese espíritu de disponer de lo propio, el autor se halla, en mi opinión, perfectamente legitimado  para producir creaciones originales y difundirlas, a su voluntad, bajo este tipo de licencias. Es decir, que acogerse o no a licencias copyleft es un derecho del autor, no una obligación.

Frente a este tipo de licencias se posiciona el Grupo de Trabajo del Ministerio desalentando su uso e indicando que “en la práctica, pueden implicar perder en buena medida el control de la obra ya que, aunque el autor ejerce su derecho a decidir si su obra se usa o modifica y en qué condiciones, la difusión masiva de un libro electrónico bajo licencia Copyleft hará que existan cientos de potenciales licenciatarios y licenciatarios de licenciatarios y así sucesivamente”.

Llega el informe a tachar de “discutible” la naturaleza contractual de este tipo de licencias por considerar que “el sistema de autorizaciones en cadena implica que el autor desconozca a quién ha licenciado el uso de su obra”, indicando incluso que “el autor podría no tener conocimiento nunca de la aceptación de su oferta”. Obvia en este sentido el informe lo regulado por nuestro Código Civil y la Jurisprudencia que lo desarrolla. Y es que “los contratos se perfeccionan por el mero consentimiento” (artículo 1258 CC) y ese “consentimiento se manifiesta por el concurso de la oferta y de la aceptación” (1262 CC). Así, desde el momento que acepta la oferta el licenciatario, ya existe contrato.

Por ultimo, añade el informe que “hay determinados derechos configurados por [la Ley de Propiedad Intelectual] que son irrenunciables y cuyo ejercicio además no corresponde al autor licenciante sino a entidades de gestión”. No se me ocurre mejor respuesta a tal afirmación que la dada por la propia Fundación Copyleft: “Los autores de obras copyleft no pueden ceder la gestión de sus derechos a ninguna entidad de gestión. Por ello, las entidades de gestión no pueden reclamar cantidad alguna por las obras copyleft al no formar parte del repertorio que gestionan”.

Y como una vez me dijeron que hay que predicar con el ejemplo, desde ahora y para entonces (que dicen los contratos), ahí va mi licencia copyleft -creative commons- para que, quienes así lo deseen, difundan en los términos de la licencia cuantos contenidos literarios publique en este blog.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://blogs.lainformacion.com/legal-e-digital/2010/04/26/copyright-vs-copyleft-a-proposito-del-e-book/trackback/

254 Comentarios

Puede seguir esta conversación suscribiéndose a la fuente de los comentarios de esta entrada.

¡Anímate a ser el primero en dejar un comentario!

Lo sentimos, los comentarios para este post están actualmente cerrados.

Feed RSS

Suscríbete a nuestro RSS

Alejandro Touriño

Alejandro Touriño en ECIJAAlejandro es Licenciado en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela; Máster en Derecho Internacional y Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Práctica Jurídica por la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad Complutense de Madrid. Ha realizado cursos de postgrado en instituciones de prestigio como la University of Brighton, la WIPO Academy o el Instituto de Empresa, en materias relacionadas con el Derecho Comparado, la Propiedad Intelectual y el Derecho del Entretenimiento.

En la actualidad ejerce su actividad Profesional como Responsable del área de Information Technology de ECIJA, asesorando a clientes nacionales e internacionales, tanto en sede judicial como extrajudicial, en cuestiones relacionadas con Derecho del Entretenimiento y las Nuevas Tecnologías, centrando su actividad en la Propiedad Intelectual, Contratación de Software, Nombres de dominio, regulación jurídica de Internet y Redes Sociales. Alejandro compagina su labor profesional con la docencia en másteres universitarios, y es colaborador asiduo de prensa jurídica especializada.

Alejandro es, asimismo, miembro de la alianza europea de Nuevas Tecnologías ‘World IT Lawyers’, miembro de DENAE (Asociación Española de Derecho del Entretenimiento), y del Comité de Dirección del capítulo español de CSA (Cloud Security Alliance).

Comentarios recientes

Entradas recientes

Categorías

Etiquetas

Páginas

Archivos