Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Los impostores de Twitter

26 noviembre 2012 - 6:00 - Autor:

Explotaba hace unas semanas el literato norteamericano Jonathan Franzen, autor de la sublime novela “Libertad”, frente a Twitter, calificándola de “herramienta sobrevalorada”. No contento con ello, se despachaba a gusto el escritor afirmando que “Twitter, además, no facilita el trabajo de eliminar a los impostores”.

No sé muy bien si Franzen pensaba en alguna conducta en particular cuando hablaba de impostores de Twitter, pero Twitter sí lo hace. En efecto, en su último informe de transparencia, correspondiente al primer semestre de 2012, la más mundial red de microblogging alertaba del preocupante incremento de denuncias de particulares por vulneración de derechos de propiedad intelectual. Es decir, por robo de tuits, como se conoce ya a esa preocupante tendencia de copiar tuits ajenos sin mencionar a su autor.

En particular, recoge el referido informe un total de 3.378 denuncias recibidas en los últimos seis meses auditados, con 5.874 cuentas afectadas y un resultado final de 5.275 tuits eliminados.

Muchos o pocos, lo cierto es que esos 5.275 tuits han pasado ya por la trituradora del copyright de Twitter por entender sus reclamantes (y Twitter) que vulneraban sus derechos de autor. Sea como fuere, la realidad es que el robo tuits puede tener nula o escasa importancia si nos encontramos en el ámbito más doméstico o privado, pero enorme repercusión si el supuesto robo se emplea con la finalidad de ganar seguidores o para promocionar sitios web con fines comerciales.

¿Pero tenemos todos claro cuándo un tuit vulnera los derechos de autor de un tercero? Para responder a esta cuestión y saber al tiempo si Twiter va a censurar o no alguno de nuestros tuits es necesario acudir a las condiciones de uso de la red. En ellos se establece que “Usted es el titular de los derechos que le amparan sobre cualquier Contenido que envíe, reproduzca o exponga en los Servicios o a través de los mismos”. Sin embargo, prosigue, “Mediante el envío, la reproducción o la exposición de Contenido en los Servicios o a través de los mismos, usted concede a Twitter una licencia mundial, no-exclusiva y gratuita (así como el derecho de sub-licenciar) sobre el uso, copia, reproducción, procesamiento, adaptación, modificación, publicación, transmisión, exposición y distribución de tal Contenido a través de cualquier medio o método de distribución presente o futuro”.

Además esta licencia que el usuario concede implica que “todo el mundo pueda acceder a sus Tweets y que el resto de los usuarios puedan hacer lo mismo”. No obstante, recuerda, “lo que es suyo, es suyo – usted es el propietario de su Contenido (y sus fotos forman parte de ese Contenido)”. Es decir, que lo que es nuestro es nuestro, pero los demás podrán reutilizarlo siempre que guarden las formas, esto es, que citen a su autor. Osea, el retuiteo vale, pero la copia sin mención, no.

¿Y qué ocurre en el caso de que robemos un tuit? ¿qué sucede en caso de que tomemos un tuit de un tercero y lo reproduzcamos sin mencionar la fuente?

Pues, igualmente siguiendo lo que los términos y condiciones de Twitter descubrimos que Twitter se reserva el “derecho a eliminar el contenido que supuestamente infrinja derechos de propiedad intelectual sin preaviso, a nuestra total discreción y sin indemnización alguna a su favor. En el caso en que se den las circunstancias adecuadas, Twitter podrá también poner fin a la cuenta de un usuario si se determina que el usuario es reincidente”.

Así que ojo con lo que copiamos, porque la tarjeta amarilla es el borrado del tuit, pero también hay tarjeta roja, que nos saca del partido y nos deja sin cuenta ni seguidores. Pero lo más importante, los “impostores de Twitter” vulneran los derechos de terceros y, a fin de cuentas, tal y como afirma Twitter, “¡Usted es lo que Twittea!”

@AlexTourino

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://blogs.lainformacion.com/legal-e-digital/2012/11/26/los-impostores-de-twitter/trackback/

2 Comentarios

Deja tu comentario

Puede seguir esta conversación suscribiéndose a la fuente de los comentarios de esta entrada.

El problema es el limite de los 140 caracteres, Sinceramente bno es costumbre mia adoranarme con plumas agenas y yo trato de hacer siempre RT sin más, pero a veces no cabe en los 140 caracteres incorporar el nombre del autor.

Si quieres divukgar el contenido y no cabe el nombre ¿cómo lo haces?

Otara cosa el el caso de quien pone frases copiadas para “alimentar” su producción como ocurrió con una conocida escritora recientemente, No obstante, alllá cada uno con lo que hace.

Que ocurre si se me ocurre alguna frase y la tuiteo y a otro se le ha acudido la misma casi a la vez ¿el que la pública primero tiene los derechos?

Deja tu comentario

Alejandro Touriño

Alejandro Touriño en ECIJAAlejandro es Licenciado en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela; Máster en Derecho Internacional y Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Práctica Jurídica por la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad Complutense de Madrid. Ha realizado cursos de postgrado en instituciones de prestigio como la University of Brighton, la WIPO Academy o el Instituto de Empresa, en materias relacionadas con el Derecho Comparado, la Propiedad Intelectual y el Derecho del Entretenimiento.

En la actualidad ejerce su actividad Profesional como Responsable del área de Information Technology de ECIJA, asesorando a clientes nacionales e internacionales, tanto en sede judicial como extrajudicial, en cuestiones relacionadas con Derecho del Entretenimiento y las Nuevas Tecnologías, centrando su actividad en la Propiedad Intelectual, Contratación de Software, Nombres de dominio, regulación jurídica de Internet y Redes Sociales. Alejandro compagina su labor profesional con la docencia en másteres universitarios, y es colaborador asiduo de prensa jurídica especializada.

Alejandro es, asimismo, miembro de la alianza europea de Nuevas Tecnologías ‘World IT Lawyers’, miembro de DENAE (Asociación Española de Derecho del Entretenimiento), y del Comité de Dirección del capítulo español de CSA (Cloud Security Alliance).

Páginas

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube