Saltar al contenido

« ver todos los blogs

¿Es legal el nuevo Megaupload?

21 enero 2013 - 6:00 - Autor:

“MEGA respeta los derechos de autor de otros y espera que los usuarios de los servicios en la nube hagan lo mismo”. Así empieza MEGA, en nuevo Megaupload, el ultimo proyecto megalómano del ya célebre Kim Dotcom.

¿Significa esto que Kim Dotcom se ha arrepentido de su pasado convicto y quiere ofrecer un servicio legal que respete los derechos de propiedad intelectual de terceros? Pues si atendemos a lo que rezan los términos y condiciones de su sitio web, eso parece.

Pero no olvidemos que la predecesora de MEGA, Megaupload, no fue clausurada por lo que decía ser, esto es, por permitir a sus usuarios almacenar contenidos en la nube, sino por establecer un sistema parasitario e infractor de derechos de propiedad intelectual bajo una falsa apariencia de legalidad.

En efecto, lo que se achacaba a Megaupload no era el hecho de permitir el alojamiento de contenidos en Internet, sino la conducta que presuntamente se encontraba oculta bajo esa apariencia de legalidad. Así, el problema de Megaupload es que la actividad de ésta no se circunscribía, como hacían ver, a proveer servicios de alojamiento de archivos, sino a generar por medio de una serie de artificios técnicos, un catálogo de contenidos protegidos para ponerlos, posteriormente, a disposición del público a través de Internet permitiendo su acceso (y lucrándose), a través de páginas de enlaces o de buscadores, que realizaban la labor de indexación de esos contenidos.

Este matiz es importante por la relevancia y necesidad del servicio en la compartición de los contenidos. Megaupload, y quién sabe si también MEGA ahora, no sólo permitía a sus usuarios compartir contenidos, sino que realizaba la labor misma de compartir. Jurídicamente, Megaupload no podía ser considerado como un mero prestador de servicios de alojamiento o almacenamiento de datos, tal y como ésta sostenía, igual que no lo sería MEGA si participase en dicha labor de compartición. No le aplicarían entonces las exenciones de responsabilidad que regulan la operativa de este tipo de operadores y que hacen posible y legal servicios de almacenamiento en Internet.

El caso de MEGA, posiblemente fruto de la experiencia pasada, parece ir un paso más allá en su afán de evitar responsabilidad en la compartición de los contenidos, de manera que cada vez que el usuario, según expresan sus términos, sube un archivo a MEGA, el servicio lo encripta, siendo éste sólo accesible por el propio usuario y nunca por los administradores del servicio.

En definitiva, pueden decir lo que quieran los términos de MEGA (igual que en su día lo hacían los términos de Megaupload) si finalmente su actividad no se limita a la mera provisión de un espacio de Internet en el que compartir archivos, y facilita de manera activa el intercambio de los mismos. Lo hacía Megaupload y veremos si lo permite también ahora MEGA.

@AlexTourino

¿Está seguro tu dominio .es?

8 enero 2013 - 6:00 - Autor:

Si eres usuario de Internet y tienes registrado un nombre de dominio .es, esto es, un dominio con código territorial perteneciente a España, debes saber que tu dominio es susceptible de ser declarado de interés general y, sin más, “reasignado” a un tercero.

¿Qué significa esto? Pues que si tienes un dominio .es y Red.es, la empresa pública empresarial a la que corresponde la gestión de los dominios .es, considera que éste es de interés general, puede confiscar tu dominio y ordenar su registro a nombre de un tercero. Así de sencillo.

Y ésta no es una cuestión baladí. A fecha de hoy, los dominios .es suponen aproximadamente un 50% del mercado de los nombres de dominio en España, superando desde 2.007 al dominio genérico .com. Lo que es más, durante el año pasado, se produjo el alta más de 1.000 nuevos registros de dominios .es al día.

Pues bien, lo que a finales de 2.012 se publicaba como un procedimiento más teórico que práctico, el procedimiento de reasignación de dominios por interés general, ha devenido a principios de este año como la primera puesta en práctica del proceso. Nada más y nada menos que la confiscación del nombre de dominio sareb.es a su legítimo titular para entregárselo a la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria, S.A., sí, al conocido como “banco malo”.

Todo estaría correcto si no fuese porque, en realidad, éste es un privilegio para el banco malo que arroja serias dudas sobre la seguridad jurídica de los justiciables. ¿Quién nos asegura que en el futuro no exista otra entidad cuyo interés general amerite que nos confisquen nuestro dominio?

Y es que además, ya existe un procedimiento para recuperar un nombre de dominio cuando un tercero, un ciberocupa, lo ha registrado. Lo que ocurre es que para poder recuperar el dominio es necesario que concurran de manera cumulativa los tres siguientes requisitos: (i) que el nombre de dominio objeto de controversia sea idéntico o similar hasta el punto de crear confusión con respecto a una marca sobre la que se tiene derechos; 
(ii) que quien registró el nombre de dominio no tiene derechos o intereses legítimos respecto del nombre de dominio; y 
(iii) que el nombre de dominio ha sido registrado y se utiliza de mala fe.

Así, si alguien logra acreditar esos tres extremos podrá entonces, pese a haber llegado más tarde al registro, recuperar el nombre de dominio en cuestión.

En el caso de sareb.es, aun dando por bueno que concurrían los requisitos (ii) y (iii) porque el titular del dominio registró éste el mismo día que se anunciaba la creación del banco malo, lo cierto es que no concurriría el requisito primero porque el banco malo no solicitó el registro de su marca hasta casi dos meses después del anuncio de su creación.

¿Qué significa todo esto? Pues que el Gobierno, careciendo de procedimiento para recuperar el dominio sareb.es, ha utilizado (y quién sabe si creado ex profeso) un procedimiento para confiscar dominios que puedan afectar al interés general. Y digo confiscar y no expropiar, como se ha apuntado en algunas webs, porque la expropiación exige el pago de justiprecio, es decir, de una cantidad justa a cambio de la pérdida de un bien. Y en este caso, la persona que registró el dominio sareb.es se ha quedado sin dominio, pero también sin justiprecio.

En definitiva, un nuevo (e injustificado) privilegio para la banca, que proyecta oscuras sombras sobre la seguridad jurídica de quienes registren o exploten un dominio .es.

@AlexTourino

Alejandro Touriño

Alejandro Touriño en ECIJAAlejandro es Licenciado en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela; Máster en Derecho Internacional y Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Práctica Jurídica por la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad Complutense de Madrid. Ha realizado cursos de postgrado en instituciones de prestigio como la University of Brighton, la WIPO Academy o el Instituto de Empresa, en materias relacionadas con el Derecho Comparado, la Propiedad Intelectual y el Derecho del Entretenimiento.

En la actualidad ejerce su actividad Profesional como Responsable del área de Information Technology de ECIJA, asesorando a clientes nacionales e internacionales, tanto en sede judicial como extrajudicial, en cuestiones relacionadas con Derecho del Entretenimiento y las Nuevas Tecnologías, centrando su actividad en la Propiedad Intelectual, Contratación de Software, Nombres de dominio, regulación jurídica de Internet y Redes Sociales. Alejandro compagina su labor profesional con la docencia en másteres universitarios, y es colaborador asiduo de prensa jurídica especializada.

Alejandro es, asimismo, miembro de la alianza europea de Nuevas Tecnologías ‘World IT Lawyers’, miembro de DENAE (Asociación Española de Derecho del Entretenimiento), y del Comité de Dirección del capítulo español de CSA (Cloud Security Alliance).

Páginas

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube