Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Competencia permite a Google excluir anunciantes de su servicio Adwords

27 diciembre 2011 - 6:00 - Autor:

Está claro que ser Google en este país no es ser un cualquiera. Y es que en opinión de la Comisión Nacional de la Competencia (CNC), poseer una posición dominante en el mercado español de la publicidad online ligada a búsquedas en Internet, con una cuota de mercado superior al 90%, no es motivo suficiente para exigir a Google una especial diligencia en la exclusión de anunciantes.

Así, en resolución de fecha 1 de diciembre de 2011 conocida en el día de ayer, la CNC ha acordado archivar la denuncia formulada por COMPRA AMIGA, S.L., titular del sitio web migimnasio.com, contra Google Spain S.L., Google Ireland Limited, Google Inc. y Google International LLC, por entender que el veto a esta empresa en su servicio Adwords no infringe lo dispuesto en la Ley 15/2007, de 3 de julio, de Defensa de la Competencia (LDC).

En concreto, ha considerado la CNC con el dictado de esta resolución que discriminar anunciantes por razón de los productos y/o servicios ofrecidos -en este caso, productos para reforzar la musculación-, está legitimado con independencia de que se ostente o no una posición de dominio en el mercado.

El supuesto en cuestión es el siguiente. Según se desprende de la resolución dictada por la CNC, Google rechazó en su servicio Adwords la publicidad de los productos de COMPRA AMIGA (productos que, según se desprende de la propia resolución, no están sujetos a ninguna restricción relativa a su comercialización o publicidad y tienen la consideración de complementos alimenticios), por considerarlos contrarios a su política publicitaria sobre contenidos relativos a asistencia médica y medicamentos en `Google AdWords’ en relación con esteroides anabolizantes.

La cuestión se agrava por la siguiente circunstancia; tras haber notificado Google a COMPRA AMIGA el caso de un producto cuya publicidad no admitía (Nitrix, que según COMPRA AMIGA no tiene nada que ver con esteroides anabolizantes), COMPRA AMIGA retiró toda referencia a este producto y aun así Google siguió rechazando los anuncios, siendo la realidad que Google considera que este anunciante vende en general productos recogidos en la categoría ‘esteroides anabolizantes’ de su política de contenidos, lo cual conduce a que toda su publicidad se vea rechazada.

¿Es esto legal? ¿Puede un operador en posición de dominio del mercado relevante excluir a un tercero por entender que sus productos vulneran su política privada de publicidad? Pues bien, a juicio de la CNC esto resulta razonable, pues “es necesario permitir que Google conserve un cierto grado de flexibilidad en la aplicación de su política de contenidos a este tipo de productos”.

Y es que, argumenta la CNC, la posición de dominio de Google “no necesariamente significa que Google esté obligado a difundir toda la publicidad que le sea solicitada, incluso si dicha publicidad es lícita”. Y ello, en consideración de la CNC, porque “aunque disponer de una posición de dominio genera una especial responsabilidad para evitar incurrir en prácticas abusivas, esto no implica que la autonomía comercial del operador dominante deba desaparecer totalmente siempre que se establezcan criterios objetivos, transparentes y no discriminatorios para excluir de sus servicios determinadas categorías de publicidad”.

Es decir, que sobre la base de la anterior argumentación, un operador en posición dominante puede excluir a terceros siempre que establezca criterios objetivos, transparentes y no discriminatorios para dicha exclusión. Lo que no queda tan claro de esta resolución es si Google, con este comportamiento particular de vetar todos y cada uno de los productos de un anunciante, sin más examen o justificación, está realmente atendiendo a los requisitos de objetividad, transparencia y no discriminación que presiden la normativa de defensa de la competencia. Como digo, poseer una posición dominante en el mercado de la publicidad online no parece motivo bastante para exigir a Google una especial diligencia en la exclusión de anunciantes, con independencia del daño que les pueda ser causado a éstos.

Google+ y la cuestión de privacidad

19 julio 2011 - 6:00 - Autor:

Google+, el que parece ser el intento definitivo de Google por entrar en el mundo de las redes sociales, está ya entre nosotros y, aunque se trata de una versión en modo de prueba del servicio, permite intuir una clara apuesta de Google por la gestión de la privacidad como valor diferencial del proyecto.

Tras sus fracasos pasados en el mundo de las redes sociales, la empresa de Mount View no podía permitirse lanzar al mercado un producto que no tuviese algo que lo diferenciase del resto de redes sociales. Y ese valor añadido lo ha encontrado en la privacidad, no entendida ésta como la protección absoluta del usuario, sino como un elemento intuitivo y fácil de configurar, a través de un sencillo sistema de círculos.

Como digo, Google+ no es un proyecto de bondad que no vaya a hacer lo que hacen otras redes sociales con nuestros datos e información, sino que apuesta por un modelo conocido en otros ámbitos como el privacy by design, algo así como privacidad a medida. En efecto, los términos de privacidad de Google+ son tan escuetos como claros, Google podrá recabar y utilizar la información del usuario para una finalidad tan amplia e indefinida como “proporcionar una mejor experiencia al usuario”. Dicho esto, dicho todo.

Pero si por algo destaca el proyecto es precisamente por esa apuesta por la privacidad a medida que supone el sistema de círculos. Dicho sistema permite al usuario ubicar a sus contactos en uno o varios círculos -por ejemplo, círculos de amistades, de conocidos, de colegas de trabajo, etc.- y asignar un nivel de privacidad distinto a cada uno de ellos. La ventaja del modelo se produce a la hora de compartir contenidos, puesto que de manera muy sencilla se da al usuario la opción de decidir qué y con quién comparte sus comentarios, sus enlaces, sus fotografías o sus videos. Ésa es la mejor baza de Google+, los círculos nos permiten ser más selectivos al compartir nuestro mensaje.

De igual manera que en la vida ordinaria compartimos nuestra información en función del interlocutor, los círculos de Google+ crean la infraestructura necesaria para recrear los grupos existentes en el mundo offline. Es cierto que no es la primera vez que esto se hace; Facebook permite distinguir grados de privacidad (todos los usuarios, amigos de amigos, amigos y listas), Twitter permite decidir si todo es público o todo es privado; pero Google+ implica un paso más en la privacidad a medida por lo sencillo que resulta elegir el destinatario de cada mensaje.

Se ha dicho de Google+ que nace con la difícil tarea de desbancar a Facebook de su hegemonía mundial en el mundo de las redes sociales y ésa no es fácil tarea. Para ello Google ha adoptado ese innovador modelo de gestión de privacidad que aporta un diferencial frente a los sistemas conocidos. Sólo nos queda esperar para saber si será o no capaz de ello.

 

Google, condenada por difamación

27 septiembre 2010 - 13:00 - Autor:

El Tribunal de Grande Instance de París, en Sentencia de fecha 8 de septiembre 2010 que recién acabamos de conocer, ha condenado solidariamente a Eric Schmidt, máximo representante de Google, y a Google France al pago de 5.000 Euros por difamar a un individuo al que el servicio de sugerencias de google.fr añadía como búsquedas relacionadas los términos “condenado”, “satanista”, “violador” o “cárcel”.

Si bien es cierto que no es éste el primer supuesto de un individuo que ve perjudicada su reputación online como consecuencia de las sugerencias que el servicio “Suggest” de Google arroja tras introducir su nombre en el buscador, sí se trata de la primera resolución judicial que pone de manifiesto que las sugerencias del buscador pueden vulnerar el derecho al honor de un sujeto. Y es que la resolución, pese a afirmar que el servicio de búsquedas no es ilegal en sí mismo, condena a la compañía y a su responsable editorial a eliminar las sugerencias perjudiciales de la búsqueda, así como el pago de 5.000 euros en concepto de daños y perjuicios.

Lo curioso del asunto es que eran muchos los factores que jugaban en contra del afectado en este caso. En primer lugar, el hecho de que, según resultó acreditado en el procedimiento, el afectado había sido condenado por la justicia francesa por cargos de corrupción a un menor, es decir que la sugerencia del buscador era veraz. Por este motivo, la Sentencia confrontaría con la denominada exceptio veratitatis, institución romana incorporada a todos los ordenamientos jurídicos de corte continental que viene a significar algo así como que lo veraz no puede dañar el honor de nadie, precisamente porque queda amparado por la libertad de expresión.

En segundo término, sorprende la resolución por el hecho de que la intervención de Google en la búsqueda se circunscribe a la elaboración de un algoritmo que ofrece la búsqueda más popular basada en solicitudes anteriores de usuarios. Es decir, que el comportamiento de Google se trata de un proceso automático, basado en el historial de búsquedas de los usuarios, en el pagerank de una determinada web, y no en una decisión editorial del buscador.

Pese a todo ello, el Juzgador francés ha optado por reconocer el derecho al olvido del demandante y dejar a un lado cuestiones accesorias para centrarse principalmente en el derecho del individuo a dejar atrás su pasado. Recurrirán.

Google y el derecho al olvido en Internet

10 junio 2010 - 0:03 - Autor:

Cuando la sociedad internauta vive en pleno debate sobre el derecho al olvido en Internet, esto es, el derecho que a todos nos asiste a que nuestros datos personales no figuren en Internet, Google ha anunciado -a través de su blog oficial- la sustitución de su viejo motor de búsqueda por un nuevo indexador mucho más potente, de nombre Caffeine.

La nueva perla de Google, permitirá al usuario localizar la información solicitada en tiempos inferiores de respuesta y alcanzando lugares que el antiguo buscador no alcanzaba. Pero ¿qué sucede entonces con aquellos datos “olvidados” y que ahora son fácilmente accesibles por cualquiera? ¿tiene el deber el ciudadano de soportar que, por ejemplo, pulule por la red información que, aun siendo veraz, es antigua y carece de interés informativo? Definitivamente, Caffeine ha reabierto la polémica.

continuar leyendo

Alejandro Touriño

Alejandro Touriño en ECIJAAlejandro es Licenciado en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela; Máster en Derecho Internacional y Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Práctica Jurídica por la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad Complutense de Madrid. Ha realizado cursos de postgrado en instituciones de prestigio como la University of Brighton, la WIPO Academy o el Instituto de Empresa, en materias relacionadas con el Derecho Comparado, la Propiedad Intelectual y el Derecho del Entretenimiento.

En la actualidad ejerce su actividad Profesional como Responsable del área de Information Technology de ECIJA, asesorando a clientes nacionales e internacionales, tanto en sede judicial como extrajudicial, en cuestiones relacionadas con Derecho del Entretenimiento y las Nuevas Tecnologías, centrando su actividad en la Propiedad Intelectual, Contratación de Software, Nombres de dominio, regulación jurídica de Internet y Redes Sociales. Alejandro compagina su labor profesional con la docencia en másteres universitarios, y es colaborador asiduo de prensa jurídica especializada.

Alejandro es, asimismo, miembro de la alianza europea de Nuevas Tecnologías ‘World IT Lawyers’, miembro de DENAE (Asociación Española de Derecho del Entretenimiento), y del Comité de Dirección del capítulo español de CSA (Cloud Security Alliance).

Páginas

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube iPhone iPad Android