Saltar al contenido

« ver todos los blogs

La letra pequeña de Google Drive

25 abril 2012 - 11:07 - Autor:

En el día de ayer Google lanzaba al mundo su última creación, Google Drive, un nuevo servicio de almacenamiento online de contenidos que permite al usuario crear, compartir, colaborar y guardar contenidos en la red. Permite además el servicio acceder a los contenidos desde cualquier dispositivo conectado a Internet, bien se trate de un ordenador o un dispositivo móvil.

Con esta propuesta, Google responde a otros servicios de almacenamiento en la nube, que ya operan con éxito en el mercado, tales como Dropbox o SkyDrive. Pero no es oro todo lo que reluce. La letra pequeña de Google Drive nos informa que cuando subimos contenido al servicio concedemos a Google y a cualquier colaborador de éste un derecho a usar, almacenar, reproducir, modificar, crear obras derivadas (tales como traducciones, adaptaciones, etc.) y distribuir libremente dicho contenido. Además esa licencia continúa incluso cuando dejemos de utilizar el servicio.

Y si bien la cesión de derechos es operada con el fin de prestar un mejor servicio, nada impide a Google utilizar de por vida esos contenidos para ese servicio o cualquier otro que desarrolle en el futuro, incluso con fines publicitarios. Así rezan sus términos:

“When you upload or otherwise submit content to our Services, you give Google (and those we work with) a worldwide licence to use, host, store, reproduce, modify, create derivative works (such as those resulting from translations, adaptations or other changes that we make so that your content works better with our Services), communicate, publish, publicly perform, publicly display and distribute such content. The rights that you grant in this licence are for the limited purpose of operating, promoting and improving our Services, and to develop new ones. This licence continues even if you stop using our Services (for example, for a business listing that you have added to Google Maps).”

Esta amplia facultad que el usuario de Drive concede a Google contrasta con los términos y condiciones de los otros dos grandes operadores del Mercado, Dropbox y Microsoft SkyDrive.

De un lado, Dropbox establece que todos los derechos sobre los contenidos que el usuario almacena en su servicio son y seguirán siendo titularidad exclusiva del usuario, concediendo el usuario una licencia a Dropbox limitada a la propia prestación del servicio.

“Your Stuff & Your Privacy: By using our Services you provide us with information, files, and folders that you submit to Dropbox (together, “your stuff”). You retain full ownership to your stuff. We don’t claim any ownership to any of it. These Terms do not grant us any rights to your stuff or intellectual property except for the limited rights that are needed to run the Services, as explained below.”

Por su parte, Microsoft establece en los términos de uso del servicio SkyDrive que los contenidos de sus usuarios continuarán perteneciendo al usuario y que los mismos no serán cedidos a ningún tercero.

“Your Content: Except for material that we license to you, we don’t claim ownership of the content you provide on the service. Your content remains your content. We also don’t control, verify, or endorse the content that you and others make available on the service.”

Así las cosas, la realidad es que, de acuerdo a lo establecido en los términos y condiciones de Google Drive, Google tiene el control sobre nuestros contenidos.

[ACTUALIZACIÓN] 

Al hilo de la publicación de este post, y sobre el contenido del mismo, esta mañana se ha puesto en contacto conmigo una agencia de comunicación que dice representar a Google en España para hacerme llegar la posición oficial de Google a este respecto. Me indican que “Este parrafito [el texto de los términos y condiciones de Google Drive reproducido en el post] está sacado del contexto general de todos lo[s] términos y condiciones, por lo que tendríamos que entenderlo en su contexto con los demás términos y condiciones”.

A continuación reproduzco la posición oficial de Google, según me ha sido indicado por la referida agencia de comunicación:

“Tal y como indicamos claramente en nuestros términos de uso, Google no reclama la propiedad o control sobre el contenido que el usuario almacena en Google Drive. Aconsejamos leer en su totalidad nuestros términos de uso. En ellos se especifica que los usuarios que deciden compartir sus archivos con otros, previamente nos han dado el permiso para mostrar esos archivos a otros y gracias a ese permiso nosotros podemos dar la ayuda técnica (alojamiento, almacenamiento, traducción, etc.) y el formato adecuado en función de las distintas pantallas de los dispositivos donde se vayan a mostrar esos archivos. Para ser claros, Google no utilizará los datos de los usuarios más allá del alcance que el usuario indique y controle. Por ejemplo, las hojas de cálculo que un usuario haya podido crear en ningún momento serán compartidas de manera pública salvo que el usuario haya indicado que así sea”.

Los términos y condiciones dicen lo que dicen, por lo que juzguen ustedes mismos.

@AlexTourino

¿Qué hará Pinterest con nuestros contenidos?

16 febrero 2012 - 1:28 - Autor:

Por aquello de que uno debe predicar con el ejemplo, siempre procuro leer los términos y condiciones de aquellos sitios web en los que me voy a registrar o en los que voy a compartir ciertos datos o información. Y así, leyendo, es como aparecen los disgustos. Revisando los términos de uso de la nueva red social Pinterest, me encuentro con el siguiente texto, relativo a la cesión de derechos por parte del usuario:

“By making available any Member Content through the Site, Application or Services, you hereby grant to Cold Brew Labs (Pinterest) a worldwide, irrevocable, PERPETUAL, non-exclusive, transferable, royalty-free license, with the right to sublicense, to use, copy, adapt, modify, distribute, license, SELL, transfer, publicly display, publicly perform, transmit, stream, broadcast, access, view, and otherwise exploit such Member Content only on, through or by means of the Site, Application or Services”.

Sobre la base de la anterior redacción, el usuario que comparte contenidos en Pinterest, cede a Pinterest una licencia que permite a la red social hacer uso de los contenidos sin límite temporal, es decir, más allá del tiempo en que permanezcamos en la plataforma y lo que es más grave, vender dichos contenidos a cualquier tercero.

Estos términos chocan con la práctica habitual del resto de operadores del mercado, los cuales, como normal general, eliminan los contenidos del usuario una vez éste se da de baja en la cuenta y se limitan a solicitar una licencia respecto de aquéllos que les permita, sin más, compartir los contenidos con el resto de usuarios de la red.

Así, por ejemplo, Facebook establece que “concedes una licencia no exclusiva, transferible, con posibilidad de ser sub-otorgada, sin royalties, aplicable globalmente, para utilizar cualquier contenido de PI que publiques en Facebook o en conexión con Facebook (…) que finaliza cuando eliminas tu contenido de PI o tu cuenta, salvo si el contenido se ha compartido con terceros y éstos no lo han eliminado”.

Tuenti, por su parte, dispone que al publicar contenidos en tu perfil “otorgas a TUENTI una licencia limitada para reproducir y comunicar públicamente los mismos (…) por todo el tiempo que tengas vigente tu perfil y con la única y exclusiva finalidad de que TUENTI pueda prestarte el servicio”.

Twitter, a su vez, establece que al enviar o publicar cualquier contenido en su plataforma “el usuario otorga a Twitter licencia mundial, no exclusiva, libre de regalías (con derecho a la concesión de la licencia a terceros) para utilizar, copiar, reproducir, procesar, adaptar, modificar, publicar, transmitir, mostrar y distribuir dicho contenido por cualquier medio”.

Quizás la red social (de entre las concurridas por el gran público) que, hasta la fecha, había ido un poco más allá es Google+, que establece en sus condiciones que al enviar, publicar o mostrar cualquier contenido, el usuario está concediendo a Google una licencia que permite a la compañía norteamericana “distribuir el contenido a otras empresas, organizaciones o personas con las que Google mantiene relaciones con el fin de ofrecer servicios sindicados y de utilizar dicho contenido en relación con la provisión de dichos servicios”.

En definitiva, que Pinterest puede aportar muchas cosas a los usuarios, pero parece que los usuarios también aportan muchas cosas a Pinterest al compartir contenidos en ella.

 

“Todo lo que lamentarás si pulsas el botón ‘acepto’ sin leer los términos y condiciones”

25 enero 2012 - 6:00 - Autor:

¿Has pulsado el botón “acepto los términos y condiciones” sin haber leído nada antes? En Facebook más de 170.000 personas lo han reconocido abiertamente, suscribiéndose al grupo que lleva precisamente ese título: “Yo también acepté los términos y condiciones sin haber leído nada”.

Las consecuencias de esta alegre conducta pueden resultar insospechadas, hasta el punto de que el usuario puede llegar a perder su alma. Así es, a efectos de probar aquello de que nadie lee los textos legales de una web, la tienda de videojuegos GameStation anunció como broma para el April’s Fools Day del año pasado que poseía las almas de sus usuarios, al haber introducido en sus condiciones de contratación un párrafo que rezaba lo siguiente: “Al enviar una orden de compra por la web el primer día del cuarto mes del año 2010, Anno Domini, estás de acuerdo en concedernos la opción no transferible de reclamar, por ahora y para siempre, tu alma inmortal. (…) Si tú a) no crees tener alma inmortal, b) habérsela ya dado a otro, o c) no quieres concedernos tal licencia, pinche por favor en el enlace inferior para anular esta cláusula y proceder con la transacción”.

Pues bien, sólo un 12% de los usuarios llegó a pinchar en el enlace, habiendo por tanto obviado el 88% restante de los usuarios la lectura de los términos que aceptaban. Obviamente, una estipulación de esta naturaleza es nula de pleno derecho, entre otros motivos, por ser contraria a la moral. Pero al margen de este supuesto anecdótico, lo cierto es que prácticamente nadie lee los términos y condiciones de una web, en muchas ocasiones por lo inmanejable de los mismos, por lo extenso de su redacción, porque están redactados en un lenguaje que no dominamos o por simple pereza.

continuar leyendo

Alejandro Touriño

Alejandro Touriño en ECIJAAlejandro es Licenciado en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela; Máster en Derecho Internacional y Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Práctica Jurídica por la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad Complutense de Madrid. Ha realizado cursos de postgrado en instituciones de prestigio como la University of Brighton, la WIPO Academy o el Instituto de Empresa, en materias relacionadas con el Derecho Comparado, la Propiedad Intelectual y el Derecho del Entretenimiento.

En la actualidad ejerce su actividad Profesional como Responsable del área de Information Technology de ECIJA, asesorando a clientes nacionales e internacionales, tanto en sede judicial como extrajudicial, en cuestiones relacionadas con Derecho del Entretenimiento y las Nuevas Tecnologías, centrando su actividad en la Propiedad Intelectual, Contratación de Software, Nombres de dominio, regulación jurídica de Internet y Redes Sociales. Alejandro compagina su labor profesional con la docencia en másteres universitarios, y es colaborador asiduo de prensa jurídica especializada.

Alejandro es, asimismo, miembro de la alianza europea de Nuevas Tecnologías ‘World IT Lawyers’, miembro de DENAE (Asociación Española de Derecho del Entretenimiento), y del Comité de Dirección del capítulo español de CSA (Cloud Security Alliance).

Páginas

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube iPhone iPad Android