Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Insultar en redes sociales puede salir muy caro

4 abril 2011 - 6:00 - Autor:

Si tenías en mente utilizar una red social para desatar tu ira, quizás deberías pensártelo dos veces antes de hacerlo. Que se lo digan sino a las dos jóvenes, tristes protagonistas de estos hechos, cuya “broma” les ha salido muy cara.

Y es que el Juzgado de Instrucción nº 4 de Segovia, por medio de Sentencia nº 8/2011, de 21 de febrero, ha condenado a dos jóvenes al pago de 18.284,22 euros como autoras de una falta continuada de vejaciones a consecuencia de los insultos vertidos por éstas desde un perfil falso en la red social Tuenti, creado previamente por ellas.

La situación es la siguiente. Según resultó acreditado en el procedimiento penal instado frente a ellas, las dos jóvenes se pusieron de acuerdo para crear en Tuenti un perfil falso a nombre de una tercera persona -una compañera de instituto-, haciéndose pasar por ella y utilizando el perfil ficticio para verter comentarios que ridiculizaban a la propia víctima y a sus compañeras de instituto, llamándolas entre otras lindezas, “payasas creídas” o “niñatas que parecen travestidas”.

continuar leyendo

La era de las redes sociales

29 octubre 2010 - 6:00 - Autor:

Vivimos tiempos líquidos. No lo digo yo, lo dice el filósofo polaco Zygmunt Bauman. En su concepción, la modernidad líquida es un tiempo de incertidumbre, una suerte de tiempo de transición en el que los individuos, los mismos que durante siglos lucharon por consolidar sus derechos civiles, se encuentran ahora ante el reto de ser libres. Y en ese reto de libertad surge, de repente, Internet.

La concepción de la sociedad actual como líquida es posiblemente uno de los mayores aciertos de la sociología contemporánea. El término “líquido” describe con enorme grafismo el tránsito de una sociedad sólida y estable a una modernidad en la que las estructuras sociales no perduran en el tiempo lo suficiente como para asentarse y gobernar las costumbres de los individuos. La consecuencia más palpable de todo ello es que las pautas de comportamiento ya no son las mismas y, en ese cambio, Internet ha jugado un rol fundamental. El nuevo marco de convivencia propiciado por Internet exige a los individuos replantearse la forma de interactuar con los demás en sociedad.

continuar leyendo

Geolocalización y privacidad

25 agosto 2010 - 8:00 - Autor:

A propósito del reciente lanzamiento de servicios de geolocalización en entornos sociales online, me refiero a Tuenti Sitios y a Facebook Places, se ha reabierto en España el debate sobre la privacidad en Internet o, más bien, el debate sobre si el usuario de redes sociales en Internet es verdadero dueño de su privacidad.

Reflexionando sobre ello, creo que el primer punto de fricción entre usuario y red social se halla en el término mismo de privacidad. Todos entendemos qué es privacidad, pero jurídicamente privacidad no significa nada. Me explico, el término privacidad es una traducción literal de un concepto anglosajón (“privacy”), el cual alude a la protección de la esfera más íntima y personal de un sujeto. La asimilación de ese concepto a nuestro sistema jurídico se encuentra posiblemente en el Derecho a la Intimidad, expresamente reconocido por nuestra Constitución en su artículo 18, y en Derecho a la Protección de Datos de carácter personal, desarrollado legal y jurisprudencialmente. En efecto, suena mejor privacidad que intimidad, razón de más (anglofilia al margen) para que el mercado haya optado por este término en lugar de por el recogido en nuestro ordenamiento jurídico (una nueva muestra de que el Derecho siempre va por detrás de la sociedad- y es que, la verdad, no imagino cargos como “director de intimidad” o un “community manager de intimidad”).

continuar leyendo

Facebook, Tuenti y el agravio comparativo

1 junio 2010 - 22:35 - Autor:

Ayer, 31 de mayo de 2.010, fue –para algunos- el día mundial para dejar Facebook. Esta incitativa, surgida en torno a unos pocos grupos de Internet y que se ha extendido en la red como la pólvora, surgió como respuesta a los problemas de privacidad de la plataforma norteamericana, de los que puntualmente nos tienen informados los medios de comunicación en los últimos tiempos.

Esta iniciativa, que tiene más de anecdótica que de real, bien puede servir de excusa para abrir una vía de debate sobre una realidad que concierne a las redes sociales que operan en nuestro país: pese a lo dispuesto por la LSSI, no todos los prestadores de servicios de la sociedad de la información que dirigen sus servicios a los usuarios españoles cumplen la ley española y Facebook es el más claro ejemplo de incumplimiento.

Si algo provechoso ha traído el sistema democrático es la posibilidad de tomar decisiones libremente –y entre ellas, aunque pueda parecer banal, decidir si queremos formar parte de una red social y, en su caso, de cual de ellas -. Pero la toma de decisiones sólo puede ser entendida como consciente y libre cuando se cuenta con la información necesaria para ello. Por volumen de usuarios, por popularidad y por comportamientos antagónicos ante al ordenamiento jurídico, Facebook y Tuenti son los operadores perfectos para el anunciado debate.

continuar leyendo

Facebook y el delito de suplantación de identidad.

28 abril 2010 - 0:33 - Autor:

redes-sociales1

“¿Se incurre en un delito si una persona se hace un perfil falso en una red social haciéndose pasar por otra persona? ¿Qué consecuencias puede traer esto? ¿Cómo denunciarlo?”

Éstas eran algunas de las preguntas que me formulaban hace apenas unas semanas en el encuentro digital sobre redes sociales al que había sido invitado por “eleconomista.es” y que me ha venido rondando la cabeza en los últimos días.

Por cuestiones de espacio, en ese momento la respuesta no dio para mucho pero, como digo, es algo que de manera recurrente ha vuelto a mí y que, creo, merece un análisis en mayor profundidad tanto en su configuración jurídica como en su posible resolución.

Obviamente la pregunta estaba formulada de manera genérica pero escondía, o así lo entendí yo, una preocupación que todos tenemos respecto de que alguien registre un perfil en (digamos) Facebook sin nuestro consentimiento, haciéndose pasar por nosotros.

continuar leyendo

“Millones de usuarios no pueden estar equivocados”

14 abril 2010 - 9:37 - Autor:

Me gustó “La brigada justiciera de Tuenti”. Y me gustó porque dio a conocer algo que no todos conocen; la profunda labor de autorregulación que está detrás de una red social.

Vayamos por partes, decir que las redes sociales son un fenómeno en alza no es un dato que sorprenda a nadie. Pero si ponemos cifras a este fenómeno, quizás la cosa cambie. Sólo por aturdir un poco con números; España está a la cabeza mundial en utilización de redes sociales, sólo por detrás de Brasil. Facebook, por nombrar la más conocida de las redes, supera en la actualidad los 400 millones de usuarios registrados, mientras que Tuenti cuenta, sólo en España, con una cifra de usuarios cercana a los 8 millones. Pocos fenómenos tienen, en mi opinión, un grado de difusión similar.

Pero como todo en la vida, los fenómenos masivos entrañan riesgos, riesgos legales en este caso. Y es que por su propia razón de ser, las redes sociales implican interacción entre sujetos y es en esa interacción donde surgen los conflictos. No comparto la opinión generalizada de que las redes sociales han traído nuevos riesgos jurídicos. Desde mi punto de vista los riesgos legales generados por las redes sociales son los mismos que existían en el mundo off-line, lógicamente potenciados por la comunicación masiva entre individuos.

Pese a que legalmente no se hallan obligados a ello, los titulares de páginas web, en una apuesta decidida por otorgar seguridad a la red, velan por lo que se ha dado en llamar “autorregulación”. Éste era precisamente el contenido abordado en el reportaje al que antes aludía. Detrás de cada red social, de cada blog, de cada foro (a los serios me refiero) se encuentra un nutrido grupo de profesionales que cuidan de que los derechos de sus usuarios no sean vulnerados en la red. Este sistema, que puede parecer de fácil ejecución, es extremadamente costoso. Plataformas como Tuenti o Facebook cuentan con unas magníficas herramientas de reporte de abuso que permiten a sus usuarios denunciar cualquier infracción que detecten en el servicio, es decir, que ante el uso inconsentido de una fotografía, ante un comentario injurioso o ante el uso de datos personales sin el consentimiento del afectado (por nombrar solamente los abusos más denunciados), la primera opción es siempre utilizar este tipo de herramientas. La experiencia me dice que son ágiles y efectivas.

social_network_id469214_size4404El trabajo de los profesionales que se ocupan de tales incidencias es ímprobo, los “falsos positivos” son habituales y el trabajo de detección no tiene fin. En última instancia, cuando las denuncias recibidas de los usuarios no pueden ser solventadas mediante el simple borrado de un perfil o mediante el requerimiento de identificación al usuario para comprobar su verdadera identidad (especialmente en el caso de los menores), las mismas son puestas en conocimiento de las autoridades. Son los menos casos, todo sea dicho.

No me gustaría, en cualquier caso, poner fin a este asunto de las redes sociales, que daría para escribir largo y tendido y sobre el que seguro volveremos, sin hacer referencia a una cuestión que lamentablemente está de plena actualidad. Al hilo de la noticia del crimen de Seseña, al igual que ocurriera en su momento con el asesinato de Marta del Castillo, han sido difundidos por ciertos medios datos de carácter personal (incluidas fotografías y conversaciones privadas) que habían sido previamente colgados en Tuenti. Si bien es cierto que determinados derechos de los individuos deben ser sacrificados en aras a garantizar la libertad de expresión, la difusión mediática que se ha hecho de determinados datos de las víctimas no puede quedar amparada por tal derecho pues es cierto que la libertad de expresión es un bien jurídico superior pero en ningún caso puede servir de excusa para alimentar el morbo y la curiosidad ajenas.

Nada más lejos de mi voluntad que concluir este post desalentando el uso de redes sociales. Sinceramente creo que las redes sociales, usadas con las debidas cautelas, son un fantástico instrumento de ocio y, en ocasiones, de grandes oportunidades profesionales. En definitiva, y como bien dijo Juan Faerman, autor del best-seller Faceboom (libro que desde aquí recomiendo), “millones de usuarios no pueden estar equivocados”.

Alejandro Touriño

Alejandro Touriño en ECIJAAlejandro es Licenciado en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela; Máster en Derecho Internacional y Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Práctica Jurídica por la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad Complutense de Madrid. Ha realizado cursos de postgrado en instituciones de prestigio como la University of Brighton, la WIPO Academy o el Instituto de Empresa, en materias relacionadas con el Derecho Comparado, la Propiedad Intelectual y el Derecho del Entretenimiento.

En la actualidad ejerce su actividad Profesional como Responsable del área de Information Technology de ECIJA, asesorando a clientes nacionales e internacionales, tanto en sede judicial como extrajudicial, en cuestiones relacionadas con Derecho del Entretenimiento y las Nuevas Tecnologías, centrando su actividad en la Propiedad Intelectual, Contratación de Software, Nombres de dominio, regulación jurídica de Internet y Redes Sociales. Alejandro compagina su labor profesional con la docencia en másteres universitarios, y es colaborador asiduo de prensa jurídica especializada.

Alejandro es, asimismo, miembro de la alianza europea de Nuevas Tecnologías ‘World IT Lawyers’, miembro de DENAE (Asociación Española de Derecho del Entretenimiento), y del Comité de Dirección del capítulo español de CSA (Cloud Security Alliance).

Páginas

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube