Saltar al contenido

« ver todos los blogs

El Constitucional y su Presidente: entre el Derecho y la Política

2 agosto, 2013 - 9:57 - Autor:

El caso de la ocultada militancia conservadora del Presidente del Tribunal Constitucional, F. Pérez de los Cobos, trae a colación la vieja controversia sobre legalidad y legitimidad o, si se quiere con mayúsculas, entre el Derecho y la Política. Por supuesto, debe dirimirse sin más dilación si esa militancia respeta las disposiciones legales al respecto o no. Pero, más allá, ¿es legítimo que el postulante a cargo público de esa preeminencia y sus proponentes oculten elementos relevantes de su biografía a quienes tienen que juzgar precisamente su idoneidad para el empleo?

El Derecho…

Obviamente, el enunciado induce la respuesta, pero es el planteamiento que procede porque el análisis de la legalidad del nombramiento no merece muchas consideraciones: el artículo 159.4 de la vigente Constitución de 1978 dice que “la condición de miembro del Tribunal Constitucional es incompatible […] con el desempeño de funciones directivas en un partido político o en un sindicato y con el empleo al servicio de los mismos […]”. Así lo ha entendido el propio Tribunal ‑sorprendería lo contrario‑ al establecer que el hecho de la simple militancia partidaria de su Presidente no es incompatible con la condición de miembro de ese Tribunal.

Si las distintas impugnaciones que se han anunciado se fundamentan solo en una supuesta incompatibilidad por esa militancia, el resultado es fácilmente previsible. Una puerta entreabierta es la que sugiere la apostilla del sobredicho artículo: “[…] y con el empleo al servicio de los mismos”. En efecto, otra cosa sería que se pudiera constatar que la vinculación entre Presidente y PP era de carácter laboral, mercantil o de prestación de servicios. Tendrá que investigarse y determinarse, por ejemplo, que responden a esa categoría sus asesoramientos o consultorías a FAES. Nada fácil.

La última posibilidad, a mi juicio, es la impugnación singular de aquellos acuerdos en los que participe su actual Presidente y entren en la contradicción a la que se refiere el artículo 219.13ª de la Ley Orgánica del Poder Judicial: “Haber ocupado cargo público, desempeñado empleo o ejercido profesión con ocasión de los cuales haya participado directa o indirectamente en el asunto objeto del pleito o causa o en otro relacionado con el mismo.” En estos supuestos la ley obliga al magistrado a la abstención y, en su defecto, legitima a terceros para la recusación. Y tiene un conocido precedente en el caso del Magistrado P. Pérez Tremps, propuesto por el Gobierno socialista en 2.004 y recusado a propuesta del PP en la votación sobre el Estatut por haber elaborado un dictamen para la Generalitat de Cataluña sobre la constitucionalidad de dicho texto.

La Generalitat y la Junta de Andalucía pero también sus propios compañeros de Tribunal tendrán que tener muy presentes ese mandato y ese antecedente.

…y la Política

Hasta aquí la cuestión de la legalidad, pero ¿aguantarán por mucho tiempo el Presidente y la propia institución esa debilidad, ese estado “in dubio” en que se van a instalar? Es evidente que dar por zanjada la cuestión en este punto resulta insatisfactorio, cuando no irritante. Que el asunto no se agote en sus simples términos legales no habla sino de la presencia de otra dimensión a la que es inevitable y conveniente recurrir: la Política. Y lo haré con un ejemplo que debe agradar a quienes, con notable papanatismo, recurren a conveniencia a otros sistemas políticos, sobre todo si se trata de los EEUU.

Es sabido que la literatura conservadora apunta todos los males de los nombramientos del Tribunal Constitucional ‑en realidad, de cualquier nombramiento‑ a la presencia de los partidos, que, según ello, mancha la independencia exigible a los mismos. Pero ¿y si copiáramos el ejemplo de nuestros admirados norteamericanos y pusiéramos en manos del Presidente ‑incluido Rajoy‑ la potestad de elegir a todos los miembros del alto tribunal? Inquieta pensarlo.

Sin embargo, para abrir boca, podríamos tomar ejemplo del examen que estos sufren por el Senado americano. Como es sabido, el Senado tiene poder para hacer comparecer, tomar declaración, investigar y aprobar o rechazar los nombramientos presidenciales, en particular los del la Corte Suprema con funciones, entre otras, similares a la de nuestro Tribunal Constitucional. Es en esa sede y en ese momento donde se afloran los perfiles de los propuestos que pudieran resultar menos idóneos. La contundencia de sus actuaciones es conocida y respetada, al punto que a ningún declarante se le ocurriría negarse a comparecer y menos aún a mentir o ‑su pariente más próximo‑ ocultar dato relevante alguno.

Por lo tanto, no parece que la esencia del sistema de nombramientos esté en el tipo de proponente ni en la presencia de los partidos. Lo que han creado los norteamericanos no es un código legal perfecto sino un acuerdo, un uso sobre los principios que hay detrás de las normas. Es un trámite que viene de lejos a decirle al Presidente: “tiene derecho a proponer a discreción los nombramientos, no nos importa su partido, pero nunca arbitrariamente; tenemos unos principios y el primero es que no se nos mienta”. No se les ocurriría pasar el nombramiento de candidatos con antecedentes delictivos, que hubieran hecho alguna declaración ambigua sobre el nazismo, o que hubieran defraudado al fisco, por ejemplo.

Pero, sobre todo, si hubieran mentido u encubierto un dato biográfico relevante. Porque dan a este trámite de elegir los más altos servidores públicos una dimensión ética que trasciende los formulismos legales. Hace tiempo que se dijeron: ya tenemos una norma legal, ahora construyamos un principio. Y ese principio era que a las Cámaras representantes de la soberanía popular no se les miente. Es decir, aplicaron la Política. Es fácil imaginar que si gestionáramos el incidente F. Pérez de los Cobos con la cultura política norteamericana, jamás hubiera llegado a ocurrir. Más aun: en este punto, ni siquiera sería necesario pedir ahora la marcha del implicado.

La militancia de F. Pérez de los Cobos en el PP no solo no le mancha sino que le honra, como en principio honraría a cualquier ciudadano el compromiso participativo. Lo que le pierde, a él y a sus encubridores, es la trampa y el engaño. Pueden aprobar por los pelos el examen de Derecho, pero suspenden con traca el de Política.

Seguramente tenemos los códigos más precisos y abundantes. Pero es insuficiente. Nos falta la Política. Aprovechemos la ocasión para reivindicar, una vez más, la vigencia de los principios de esa Política entre tanta política de baratillo.

Antonio Kindelán

De la tormenta perfecta a un nuevo contrato social

6 febrero, 2013 - 20:50 - Autor:

Que España atraviesa una encrucijada muy delicada es cosa que hoy discuten pocos.
Por supuesto, no me refiero a los impenitentes profetas del maligno, los que, a cada pasado democratizador desde las Cortes de Cádiz, proclaman la desintegración de las esencias y la quiebra de los valores patrios de la monarquía católica. Esa es la parte endémica del problema y sólo debe venir al caso para recordar que el país que quiere ser empieza sencillamente donde acaban ellos. Gracias a Dios.

Pero si hoy nos miramos al espejo desde el más frío positivismo social, es fácil reconocer todos los signos de una situación crítica, de lo que en mi época universitaria se llamaba crisis estructural.

La economía de la selva

El primer presagio ha sido sin duda, la crisis económica. De su forzada inexistencia hemos pasado, en un pestañeo, a la mayor y más persistente caída del PIB, al parón de consumo, al descontrol del déficit y la deuda y a la borrachera de activos tóxicos. Si nos despojáramos de la jerigonza economista, hablaríamos más apropiadamente, de seis millones de parados, de casi dos millones de hogares donde no entra un sueldo, de la vuelta a una educación y una sanidad de mérito, de cientos de miles de expropiados de sus viviendas, de inmigrantes repatriados y de una cohorte de jóvenes adultos, más de la mitad en paro, cuyo referente geográfico está fuera de España… Hablaríamos, en fin, de la más diabólica combinación de empobrecimiento y desigualdad que conocemos desde el túnel de los tiempos. Y de desesperanza.

continuar leyendo

CiU pierde el encanto de la ambigüedad

26 noviembre, 2012 - 17:55 - Autor:

Y lo paga. Esa es, en mi opinión, la clave esencial de lo que ha pasado en las elecciones en Cataluña. Porque, siendo en general un panorama convulso el que ha afectado a los partidos catalanes en el último año, la despersonalización de CiU me parece la más notable de la novedades.
En efecto, algunos partidos han cambiado incluso de liderazgo. Particularmente el PSC, otro afectado de síndrome de identidad, que es como el viejo propietario al que le siguen girando los recibos de la comunidad, aunque haga ya más un año que fue desahuciado.

Todos los partidos minoritarios allí han sufrido cambios, por lo general de liderazgo, pero que parecen haber pasado desapercibidos y algunos incluso recompensados. El caso del PP, por el contrario, es el ejemplo de la confianza ciega en la inmutabilidad, puro faraonismo político. Por último, el aparente gran vencedor de la noche, ERC: por supuesto, que buena parte de sus ganancias vienen de desafecciones de CiU, también quizá del PSC y, muy probablemente, de un voto joven otrora abstencionista, pero parece evidente también que, por negligencia o impericia, alguien les cedió el centro del ágora y les regaló el público y la ruidosa y pegadiza vuvuzela del derecho a decidir. 
continuar leyendo

Conservadores y nacionalistas: ¿hay alguien más por ahí?

21 octubre, 2012 - 21:51 - Autor:

La valoración al tiempo de las elecciones en el País Vasco y Galicia sugiere que la contienda política ha resaltado el discurso de populares y nacionalistas minimizando otras posiciones, particularmente del PSOE y la izquierda. Y puede que eso mismo se reproduzca, con motivo de las próximas catalanas.

Continuidad en Galicia, cambio en el País Vasco. Rajoy salva los muebles en Galicia pero el cambio vasco hace más complicada la gestión del independentismo.

El caso es que el PP, a pesar de lo llovido, mejora en Galicia aunque pueda pensarse que Núñez Feijó blindó su campaña eficientemente frente a Rajoy y sus recortes. Pero sobre todo, ha alimentado todo lo que estaba en su mano que la alternativa no era ya el bipartito de triste memoria, sino un indeseable tripartito.

En el País Vasco, su retroceso tiene menor relevancia pero, salvo un más que dudoso entendimiento PNV y el PSE para que el primero Gobierne y sortear así el poder alcanzado por Bildu, le puede convertir en la voz cantante de la oposición a la mayoría nacionalista.
Los nacionalismos siempre echando una mano.

continuar leyendo

América Latina a fondo: conversaciones con cuatro politólogos

27 septiembre, 2012 - 17:56 - Autor:

Antonio Kindelán charla con cuatro polítlogos expertos en la región con el fin de ofrecer al público español una visión actualizada de Latinoamérica, lejos de tópìcos y lugares comunes.

Andrés Malamud: A América Latina le conviene más un Bush que un Obama
Andrés Malamud es un politólogo argentino, actualmente investigador en el Instituto de Gestión, Ciencias Sociales y Tecnologías de Lisboa. Opina que en América Latina hay gobiernos “un poco menos democráticos” en los últimos años, como Venezuela. Para él, “Brasil es el hada madrina y México, la cenicienta” de la economía en la región.
Ir a la entrevista

Timothy Power: A EEUU le importa poco América Latina desde el 11S, también a Obama
Timothy Power es director del Centro Latinoamericano y el Programa de Estudios de Brasil en la Universidad de Oxford. Explica que la atención de Estados Unidos se ha enfocado hacia otras partes del mundo tras los atentados del 11 de septiembre de 2001. Al mismo tiempo, asegura que “el crecimiento de China ha liberado un poco a América Latina de su dependencia histórica”.
Ir a la entrevista

Aníbal Pérez-Liñán: Latinoamérica permanece protegida de la crisis por haber diversificado su mercado hacia China y Pacífico
El politólogo y profesor en la Universidad de Pittsburgh (EEUU), Aníbal Pérez-Liñán, asegura que América Latina está en “un periodo de crecimiento económico y de euforia”, pero advierte de que “en muchos países no es claro que ese crecimiento sea sostenible”.
Ir a la entrevista

Simón Pachano: Estamos frente al posible retorno de un autoritarismo que se viste con ropaje democrático
El politólogo ecuatoriano, Simón Pachano, cree que la “maduración democrática” por la que ha pasado América Latina en los últimos años no resta peligro para algunos países donde los líderes se hacen fuertes, según este experto, asentados sobre una crisis de los partidos.
Ir a la entrevista

A buen emprendedor… (Cuando todo falla)

21 junio, 2012 - 13:01 - Autor:


Emprender es el nuevo mantra para aquellos a los que la crisis ha cerrado otras oportunidades. La figura del emprendedor está en todas las recetas económicas y políticas. Hasta la sociología empieza a ocuparse del fenómeno. O a preocuparse.

En el oscuro mundo del tardo franquismo la aspiración no iba más allá de tener un humilde puesto en alguna de las pocas entidades estables: funcionario, bancario ‑no confundir‑ o empleado de Telefónica. A la salida del túnel, la expansión de los ochenta nos ofreció al economista como el primer paradigma moderno. Por entonces se llamaban ejecutivos, tenían varios masters ‑aunque flojearan en Bachillerato‑ y predicaban con fuerza el new management.

Internet y su burbuja nos trajeron en los noventa la primera edición del emprendedor. Lo fueron sin duda B. Gates, M. Dell o S. Job, y se han reeditado luego en los M. Zuckerberg (Facebook), S. Brin y L. Page (Google), J. Bezos (Amazon) y, finalmente, E. Williams (Twitter).

Esos son solo unos pocos modelos. Las sociedades siempre crean sus propios referentes de éxito; hasta aquí nada anormal. Pero, ¿por qué tiene una música extraña la persistente invitación a emprender que buena parte de los responsables políticos nos hacen en los últimos meses?

continuar leyendo

Derecha e izquierda en la UE: ¿empieza el cambio?

24 mayo, 2012 - 16:28 - Autor:

El pasado 15 de mayo una foto ocupó las primeras de los medios internacionales: F. Hollande entra en El Elíseo. Sarkozy c’est fini. Tras la imagen, el fondo: ¿significa eso un simple cambio en un país miembro ‑importante, eso sí‑ o es el primer signo evidente de que se abre algo de más entidad y más allá de la política francesa?

El triunfo del PSF ha impulsado, en efecto, todo tipo de juicios bienintencionados acerca de un eventual cambio de ciclo en la relación de fuerzas entre la derecha y la izquierda en la EU, al punto de que parte del mundo progresista empieza a recuperarse de la justificada depresión que le embargaba desde hace años.

No es fácil hacer un pronóstico sobre el futuro electoral europeo, ni siquiera el de apuntar genéricamente un cierto cambio de ciclo. En primer lugar, los grandes titulares oscurecen los pequeños detalles. Por ejemplo, que la elección de Hollande ha sido un triunfo por la mínima y ha coincidido con la falta de indicación de voto de Marie Le Pen, más pendiente en convertirse en la lideresa de la derecha a partir de las generales de junio que de ayudar a su vecino ideológico.

Han reforzado asimismo esa impresión las recientes derrotas de la CDU de A. Merkel en lánder de gran peso, especialmente en Renania del Norte-Westfalia, con un fracaso histórico cuyo beneficiario ha sido también el partido socialdemócrata (SPD) representado por Hannelore Kraft, mujer de no menos carácter que la canciller. Sin embargo, estos resultados conviven con una amplísima popularidad que Merkel mantiene y que se granjea internamenmte a costa de actuar como cobrador del frac ante buena parte de los países periféricos.

continuar leyendo

Hollande, Benzema: franceses por el cambio

4 mayo, 2012 - 9:06 - Autor:

¿Hay algo en común entre el debate electoral francés y el triunfo madridista en Bilbao? Además de la coincidencia temporal y los altos shares de audiencia en sus países, ambos pueden apuntar cambios de escenarios, impensados hace solo pocos meses.

 

Una velada televisiva

Seguí el debate Sarkozy-Hollande casi completamente. En realidad, lo gravé para después y en directo vi el otro gran acontecimiento del día: el tronante canto al futbol total que interpretaron el Athletic de Bilbao y el Madrid.  Curiosamente, al final, acumulado uno al otro, me asaltó una simple pero trascendental inquietud: ¿a ver si es que las cosas pueden cambiar?

Me vino entonces a la cabeza K. Benzema: ese chico revelación del año futbolístico que representa al tiempo el cambio personal y el de su equipo. Porque el escenario futbolístico ha pasado por una larga fase de superioridad obsesiva y merecida del Barça en todos los planos: el juego, los resultados, el institucional, incluso en el de las simpatías, que es probablemente el más valioso activo que haya logrado en estos años, por encima de no sé cuántos trofeos. El mejor equipo del mundo parecía tener una vida interminable, sin sombras. Otro tanto sus mejores jugadores y hasta el propio entrenador. No es que yo no se lo reconozca, pero el panorama que hasta casi ayer parecía inmutable, ha cambiado.

Y Hollande. ¿Quién hubiera insinuado hace meses, incluso solo semanas, que fuera posible un vuelco de este calibre en Francia? No aseguro tampoco que su triunfo se consume el próximo domingo, tengo mis dudas; simplemente que lo extravagante hasta ayer, hoy es probable, e incluso para muchos deseable.

continuar leyendo

25M: La cara oculta de los resultados

27 marzo, 2012 - 13:04 - Autor:

La liturgia se repite: nada más cerrar los colegios electorales, los partidos reciben los datos con todo tipo de parabienes. Todos contentos. No tiene esto nada anormal, por otro lado, y coincide con similares situaciones en otros órdenes de la vida social.

Evoquemos dos casos notorios. A la hora de presentar balances, no hay empresa que no ofrezca un argumenatrio positivo, aunque esté en ley concursal o con su quinto ERE en marcha. Otrosí: cuando se publican los datos de audiencia de soportes o medios, tampoco hay quien no haya sido el primero en algo (en el dato absoluto de una memez, en alguna franja horaria aunque sea de minutos, en la tasa de crecimiento de lo irrelevante….). Este caso es aún más ridículo porque es el propio medio el que tiene que fantasear, directamente, sin intermediarios, sobre sí mismo.

¿Por qué iban a ser menos los partidos políticos? Y no los son. Como, según lo dicho, los partidos ya nos ofrecen sus caras más bondadosas, hagamos un repaso por los lados menos relucientes, por aquello en que no les gusta reparar pero que es exigido por un análisis completo y, sobre todo, para la mejora de la calidad democrática de los partidos y del propio sistema. Veamos hoy los tres principales protagonistas de estas elecciones.

continuar leyendo

Andalucía 25 M: Todas las posibilidades de Gobierno

16 marzo, 2012 - 12:16 - Autor:

Por más que se publican encuestas, y no son muchas, las previsiones para el 25M en Andalucía parecen muy estables. Pero poco determinantes.

No es una contradicción esto que digo. Desde hace meses, como si nada pasara, las encuestas reflejan pocos e imperceptibles movimientos en  la intención de voto entre los dos grandes partidos.

Y ha llovido: los socialistas se han tenido que enfrentar a un declive sin precedentes, a un Congreso todavía sin digerir y, en fin, a unos postres de mal sabor (EREs, Invercaria…) que la oposición no cesa de blandir electoralmente. Entre tanto, el Gobierno remite al Congreso el decreto ley con la reforma laboral más agresiva de la España constitucional y es incapaz de contener los cálculos de copagos sanitarios.

Quizá porque los andaluces tengan descontado el voto desde hace tiempo o porque estas circunstancias se anulen mutuamente, el caso es que los últimos sondeos no parecen mover mucho las diferencias, si acaso incluso las reducen. Por primera desde hace tiempo, la distancia ha llegado a bajar de los 10 enteros y la convicción en la mayoría absoluta del PP es menos rotunda.

Los otros datos relevantes se reducen a dos: si IU seguirá su destino de sembrar mucho entre eriales del PSOE pero contemplar como la mayor parte de la cosecha se la arrebata el PP. Y también: si el sistema electoral andaluz, fuertemente aproporcional, permitirá la entrada de alguna de las formaciones minoritarias.

continuar leyendo

____MARGEN DE ERROR____ por Antonio Kindelán

Margen de error es un proyecto para intercambiar conocimiento sobre los estudios de opinión y dinámicas sociales.
Su coordinador es Antonio Kindelán, Director de Opinática, del Grupo Análisis e Investigación.

Cuidaremos que ampare todas las opiniones, de tomar en consideración cualquier aspecto de interés y de que pueda hacerse de la manera más libre: desde el tono académico al más despreocupado, incluso humorístico.
Por lo tanto, participa, estás en tu casa.

 

octubre 2014
L M X J V S D
« ago    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube