Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Alta tensión entre el Gobierno y el sector de la energía

2 abril, 2013 - 12:48 - Autor:

Tras meses de incesantes reformas para intentar reducir de alguna manera el déficit de tarifa eléctrica, parece que el ejecutivo español apuesta ya por eliminar de raíz ese grave problema financiero. La entrada de Alberto Nadal en la Secretaría de Estado de la Energía ha impulsado la búsqueda de una solución que se pretende definitiva. Además, el Gobierno quiere que sean las empresas energéticas, y no los usuarios, las que carguen con el ajuste. A medida que se conocen más detalles de lo que se prepara, van saltando chispas entre el sector y el gabinete de Mariano Rajoy.

Alberto Nadal y José Manuel Soria

El secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, en su toma de posesión

El pasado 21 de marzo, Alberto Nadal debía responder a once preguntas y a cuatro solicitudes de comparecencia ante la Comisión de Industria, Energía y Turismo del Senado, además de su propia petición de comparecer “para informar sobre cuestiones relativas al ámbito de su competencia, al inicio de su gestión como Secretario de Estado”. Este economista del Estado (hermano del director de la oficina económica de Presidencia del Gobierno, Álvaro Nadal) tomó posesión de su cargo el 8 de enero de este año, tras el cese del anterior secretario de Estado, Fernando Martí, desde hoy nuevo presidente del Consejo de Seguridad Nuclear.

Nadal heredaba una situación complicada en el sector energético español, con un déficit tarifario que, pese a las cuatro iniciativas legislativas tomadas por su antecesor en 2012, se incrementó en más de 4.000 millones de euros durante ese ejercicio, hasta superar los 28.000 millones de deuda total. Ya el 1 de febrero el Consejo de Ministros tomó “medidas urgentes para evitar subidas en la tarifa eléctrica”, con un impacto sobre el sector de unos 800 millones de euros, que repercuten principalmente sobre las energías renovables. Y el 1 de marzo se aprobaba un nuevo paquete de medidas, esta vez enfocado hacia el gasto de generación y mantenimiento de “los sistemas eléctricos insulares y extrapeninsulares”.

En su comparecencia ante el Senado, el nuevo secretario de Estado explicó el alcance de estas últimas medidas: se trata de introducir una mayor competencia en el mercado eléctrico de los archipiélagos y las ciudades autónomas, impulsar la instalación de energías renovables allí y conectar dichos territorios con la península y las islas entre sí. Todo ello, para que “el generador que ya está instalado y que tiene por tradición y por situación de facto una posición única como generador dentro de las islas vea aparecer competidores a precios inferiores a los que está generando”. El objetivo último sería rebajar el déficit eléctrico de estas zonas, que para 2013 se estima en 1.700 millones de euros, de un coste total de producción de energía y distribución en las islas y en Ceuta y Melilla de unos 2.400 millones al año.

Según explicó Nadal, con las medidas ya tomadas por el gobierno actual se habría logrado reducir el déficit total de la tarifa eléctrica en España desde los 8.500 millones hasta los 4.000 millones de euros previstos para 2013. Este año, el déficit se cubrirá con aportaciones procedentes de los Presupuestos Generales del Estado: 1.700 millones para el déficit extrapeninsular y 2.200 millones para cubrir primas a renovables. Para el secretario de Estado, sin embargo, “la solución no es una transferencia continua de los Presupuestos Generales del Estado al sistema eléctrico”, porque “en última instancia, el consumidor eléctrico y el contribuyente no dejan de ser la misma persona”. Y en una situación de crisis como la actual, la prioridad del Gobierno es no cargar con nuevos gastos a los consumidores finales de la energía, sean las empresas o los ciudadanos.

Alberto Nadal ofreció la cifra de 2.600 millones como el coste anual de amortización de “la deuda del pasado”, de manera que “el déficit técnico del sistema, la diferencia entre ingresos y gastos, se situaría en el entorno de los 1.000 o 1.500 millones de euros, que es una cifra bastante más accesible”. A continuación, anunció la intención del Gobierno de adoptar una serie de medidas para acabar de enjugar el déficit, aunque no hizo constar si el ahorro a lograr debería servir para cubrir también los costes de financiación de la deuda o no. Estas reformas definitivas serían presentadas antes de finales de junio, aunque las que afectan al régimen extrapeninsular ya fueron tratadas, en forma de anteproyecto de ley, por el Consejo de Ministros del pasado 1 de marzo.

Según declaró el secretario de Estado de Energía en el Senado, existen dos causas fundamentales del déficit tarifario, y ambas afectan a la llamada “parte regulada” por el Gobierno (la que incluye la distribución de la energía, la garantía del suministro y el régimen especial que forman las renovables y la cogeneración): por una parte, el exceso de capacidad del sistema energético español, generado a partir de unas previsiones de crecimiento que la crisis ha frustrado; por otra parte, una apuesta demasiado temprana por las energías renovables, cuyos costes actuales son el 15% de los que tenían en el momento en que se decidió impulsarlas.

Y si éstas son las causas principales para el Gobierno, las soluciones que se apuntan buscan incidir justo en esos puntos. Alberto Nadal no precisó a qué medidas concretas se refería, pero dejó dicho que se quiere adaptar la parte fija (los “peajes” del sistema) también a la evolución del mercado, con lo que el transporte, la distribución y el régimen de especiales (renovables y cogeneración) quedarían sometidos a los “riesgos de demanda”, es decir: al mercado. Con ese fin, se revisarán todas las partes de los sistemas eléctrico y gasístico con el objetivo de incrementar la competencia y reducir costes.

El Gobierno cree que, pese al sacrificio que supone que “alguien que cobraba algo, ahora vaya a cobrar algo menos”, las empresas del sector energético español apreciarán que se quiera dar estabilidad financiera definitiva al sector para generar seguridad jurídica a los inversores. Sin embargo, las primeras chispas importantes no han tardado en saltar. Endesa, la compañía que tiene la posición más relevante en los territorios extrapeninsulares, ha criticado duramente las medidas de política energética adoptadas por el Gobierno y ha anunciado su intención de recurrirlas ante los tribunales.

Sin duda, no contribuyó demasiado a mantener la calma en esta compañía que el secretario de Estado aludiera en su comparecencia ante el Senado, para contestar a una pregunta sobre el carbón nacional, a que existe una empresa que “está en manos de otro Estado miembro de la Unión Europea”, en clara referencia a la propiedad de Endesa por parte de la empresa estatal italiana Enel, algo que Nadal confesó que no le gustaba. Además, después de la comparecencia se hizo público que el Gobierno obligará a las eléctricas a consumir carbón nacional en cuotas mensuales, otra medida que afecta directamente a Endesa, dado que esta compañía es la principal propietaria de centrales térmicas en España.

Las grandes empresas del sector eléctrico, agrupadas en la patronal UNESA, han mostrado su voluntad de seguir manteniendo un diálogo fluido con el Gobierno, pero al tiempo han declarado su preocupación por las críticas del secretario de Estado a una de sus asociadas. Pese a los intentos de contemporizar con las decisiones de quien detenta el poder en España, es innegable que la tensión general dentro del sector de la energía va en aumento. No parece que las últimas declaraciones del ministro José Manuel Soria, en las que anuncia para otoño la entrada en vigor de unas reformas definitivas de las que dice que “no van a gustar a las compañías”, sirvan mucho para relajar la situación.

  @FGarciaDonet

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://blogs.lainformacion.com/parlamento-y-empresa/2013/04/02/alta-tension-entre-el-gobierno-y-el-sector-de-la-energia/trackback/

No hay comentarios

Deja tu comentario

Puede seguir esta conversación suscribiéndose a la fuente de los comentarios de esta entrada.

¡Anímate a ser el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario

El autor

Parlamento y Empresa nace por el impulso de la agencia LLORENTE & CUENCA.
.
La autora actual el contenido, Iolanda Mármol, es una periodista con dos décadas de experiencia en prensa escrita y televisión. Es especialista en comunicación política, autora del libro "Secretos de campaña. Cuando las emociones dan más votos que los argumentos" y co-autora de "Partidos, medios y electores en procesos de cambio". Máster en Campañas Electorales (Fundación Ortega y Gasset) y en Gestión de Intangibles (Escuela de Organización Industrial). Actualmente profundiza en la investigación de planes reputacionales y su posible aplicación a partidos políticos como estrategia para frenar la crisis de confianza. Es redactora freelance de información política, colabora con diversos medios, y sigue la actualidad en el Congreso de los Diputados.

Twitter: @iolandamarmol


.

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube iPhone iPad Android