Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Rajoy esgrime la prima de riesgo e ignora las ofertas de pacto

9 mayo, 2013 - 16:15 - Autor:

En la sesión del pleno del Congreso de ayer, dedicada a debatir sobre la política económica del Gobierno, se pudo advertir hasta qué punto es diferente la percepción de la realidad que tienen el ejecutivo y la oposición. Rajoy exhibió la mejoría en la prima de riesgo para defender que su camino es el correcto, mientras que Rubalcaba apostaba por un acuerdo general para hacer frente a la austeridad impuesta por Europa.

 

Mariano Rajoy

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy

El presidente del Gobierno dedicó su intervención a repasar los datos positivos que ofrece el momento actual de la economía española, centrados en dos aspectos principales: la bajada de la prima de riesgo y el superávit de la balanza de pagos.

Mariano Rajoy insistió varias veces en que el diferencial del interés de la deuda española con el de la alemana, que “hace nueve meses llegó a estar en 638 puntos” (es decir, un 6,38% mayor), ahora se encuentra “en torno a 280 puntos”, lo que supone que el interés que se paga en la actualidad por los bonos españoles a diez años esté en torno al 4%.

La importancia que el presidente dio a este dato es doble: por una parte, se evita que los ahorros en gasto público se vayan “por el sumidero de los intereses” de la deuda, con una reducción de costes que Rajoy estimó en unos 1.000 millones de euros hasta final de año; por otra, las empresas españolas tienen mejores posibilidades de financiación exterior, lo que les ha permitido “volver a emitir bonos en los mercados internacionales”.

El presidente había puesto como “norte de toda nuestra política económica” a las 6.200.000 personas que aparecen en la encuesta de población activa del primer trimestre de 2013 como parados, y puso énfasis en remarcar que el dato de la bajada del tipo de interés debe interesar a “quien no encuentra un puesto de trabajo”, porque, aunque no lo perciba aún, “significa que pronto tendrá más posibilidades de encontrar empleo”.

Los españoles ha logrado ser más competitivos

Otro aspecto que destacó el presidente como netamente positivo (tanto, que le atribuyó dimensiones históricas) fue la reducción del endeudamiento exterior hasta el punto de que se ha generado un superávit de unos 20.000 millones de euros, en el entorno del 2% del PIB español.

El principal mérito para haber logrado este hito, según destacó el presidente del Gobierno, es de los españoles, que “se lo han ganado a base de ser más competitivos” y haber hecho así que la economía sea “más abierta”, de manera que “vende al exterior más de lo que compra y se diversifica en mercados y sectores”.

Rajoy afirmó que el desequilibrio exterior constituye uno de los obstáculos que, históricamente, “más veces ha ahogado las posibilidades de crecimiento de la economía española”, la cual se enfrenta ahora con “otro obstáculo menos”.

El límite del déficit hubiera estrangulado a España

El jefe del ejecutivo había iniciado su discurso con otra cifra: 18.900 millones de euros, que corresponde a la diferencia entre el ajuste que hubiera debido hacer el estado español con el anterior límite de déficit establecido para España por la Comisión Europea, un 4,5%, y el que se acordó en el Consejo de Ministros del 26 de abril, un 6,3%.

Rajoy reconoció la dureza del impacto de la política europea sobre España cuando aludió a que el anterior límite imponía una serie de actuaciones que “hubieran afectado dramáticamente a amplios sectores de la economía española”, lo que supondría “un estrangulamiento económico y social”.

Sin embargo, presentó el acuerdo europeo como una muestra de la confianza en España que la política económica del Gobierno está generando, algo que le lleva a reafirmarse en que dicha política es el camino correcto para que España salga de la crisis.

Atribuyó la adopción de medidas como la subida de impuestos, que ha supuesto “asumir críticas e impopularidad” y que ha tenido “efectos negativos sobre el crecimiento”, a la prioridad de evitar por todos los medios el rescate, del que dijo que se estuvo muy cerca hace un año pero del que ya nadie le pregunta.

En resumen, consideró que es necesario que el Gobierno persevere en la política aplicada hasta ahora, ya que todo exige su tiempo, e invitó al resto de grupos parlamentarios a sumarse a dicha política, para “ayudar a los parados con algo más que buenos deseos y fantasías ilusorias”.

La oposición prioriza la reforma fiscal

Por su parte, el líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, se mostró dispuesto a buscar un gran acuerdo para salir de la crisis sin que se vean afectados los derechos de las personas, pero advirtió al presidente que “negociar no es imponer la adhesión” a la postura propia.

Alfredo Pérez Rubalcaba

El portavoz socialista Alfredo Pérez Rubalcaba

Rubalcaba declaró no reconocer el país del que había hablado Rajoy, porque, según le dijo, “la España que yo veo no es la que usted ha descrito”.

El líder socialista afirmó que el problema del déficit en España “no es de gasto sino de ingresos”, por lo que consideró que la primera reforma que debería acometerse es la reforma fiscal, de manera que se iguale la capacidad de recaudación fiscal de la Hacienda española a la media de la Unión Europea.

Apuesta por el crecimiento económico

Para Rubalcaba, existen posibilidades de llegar a acuerdos entre los dos grandes partidos españoles en lo referente a la política europea, de la que dijo que es necesario equilibrarla, con un ritmo de consolidación fiscal más lento para países como España y con una apuesta clara por el crecimiento económico, así como la adopción de cambios “de fondo” para impulsar una mayor integración europea.

Defendió su propuesta de destinar la parte del crédito europeo a la banca española que no se ha usado a recapitalizar, “de manera preventiva”, a pymes y familias que tienen dificultades para atender los pagos a los bancos, y emplazó al presidente del Gobierno a explicar en la UE que si ha habido dinero para rescatar a los bancos debe haberlo también para rescatar a los ciudadanos, tal y como, según afirmó, ha hecho Obama.

En política interior, el Secretario General del PSOE mostró su absoluto desacuerdo con la política de austeridad y recortes del ejecutivo, y criticó especialmente la reforma laboral, argumentando que “facilitar el despido con recesión es provocar despidos”.

Sin embargo, expresó su convencimiento de que sería posible llegar a acuerdos en temas como el apoyo a los emprendedores, la reforma de las Administraciones Públicas, el mercado único y los servicios profesionales.

Obtener el apoyo de la oposición

En su réplica, el presidente del Gobierno rechazó la posibilidad de llegar a acuerdos “si es para retroceder” y “hacer una política económica como la que nos ha traído hasta aquí”, en referencia a lo que entiende como falta de control del déficit público por parte del anterior ejecutivo, el de Rodríguez Zapatero.

Rajoy sólo aceptó la posibilidad de hablar con la oposición de temas puntuales como la reforma de las pensiones, la de la administración pública, la reforma local y el mercado único, aunque insistió en que el sentido de tales conversaciones debería consistir en obtener el apoyo del resto de grupos para las medidas que plantea el Gobierno.

No parece, por tanto, que el jefe del ejecutivo sienta una especial necesidad de lograr pactos con la oposición, instalado como se halla en una cómoda mayoría absoluta parlamentaria.

 @FGarciaDonet

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://blogs.lainformacion.com/parlamento-y-empresa/2013/05/09/rajoy-esgrime-la-prima-de-riesgo-e-ignora-las-ofertas-de-pacto/trackback/

1 Comentario

Deja tu comentario

Puede seguir esta conversación suscribiéndose a la fuente de los comentarios de esta entrada.

Siempre estan igual
http://ow.ly/kHdlB
oigan..

Deja tu comentario

El autor

Parlamento y Empresa nace por el impulso de la agencia LLORENTE & CUENCA.
.
La autora actual el contenido, Iolanda Mármol, es una periodista con dos décadas de experiencia en prensa escrita y televisión. Es especialista en comunicación política, autora del libro "Secretos de campaña. Cuando las emociones dan más votos que los argumentos" y co-autora de "Partidos, medios y electores en procesos de cambio". Máster en Campañas Electorales (Fundación Ortega y Gasset) y en Gestión de Intangibles (Escuela de Organización Industrial). Actualmente profundiza en la investigación de planes reputacionales y su posible aplicación a partidos políticos como estrategia para frenar la crisis de confianza. Es redactora freelance de información política, colabora con diversos medios, y sigue la actualidad en el Congreso de los Diputados.

Twitter: @iolandamarmol


.

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube iPhone iPad Android