Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Los 11 mejores discos de 2011 (1ª parte)

29 diciembre, 2011 - 7:53 - Autor:

Uno no es nadie hasta que no hace su lista de lo mejor del año, así que aquí va la mía… Ya anticipo la rabia que me dará mirar esta lista dentro de un mes y darme cuenta de que me dejé algún disco, pero me podría tirar una semana entera haciendo una lista y nunca estaría conforme del todo… Este es mi top 10, partido en dos entradas.

11. Histoire de Melody Nelson, de Serge Gainsbourg

Lo pongo en undécimo lugar únicamente porque no es un disco nuevo, sino una reedición de 1971. Gainsbourg tiene docenas de excelentes composiciones en todas sus épocas y álbumes muy conseguidos (Bonnie & Clyde, Aux armes et caetera), pero ninguno tan redondo como este, el perfecto álbum conceptual: una sórdida historia sobre el encuentro de un hombre maduro (Gainsbourg) y una lolita (Jane Birkin, en la portada) que acaba, cómo no, trágicamente. Y si el tema es audaz, la música  no lo es menos: bajo la batuta de compositor Jean Claude Vannier se grabó a un trío de rock casi psicodélico, combinado con unos arreglos de cuerda que décadas después inspirarían a Beck (aquí), Air (aquí) o incluso a Danger Mouse, en el siguiente disco de esta lista.

La reedición del 40 aniversario incluye un segundo CD con tomas alternativas y una canción inédita que se desechó en su momento, además de un libreto y un documental, ambos muy interesantes por las revelaciones sobre la forma de trabajar y escribir de Gainsbourg.

Si tienes Spotify, escúchalo aquí.

10. Rome, de Dangermouse y Daniele Luppi

Miembro de Gnarls Barkley y productor de Beck, Black Keys o (se rumorea) lo nuevo de U2, Danger Mouse tiene un oído privilegiado para la música con aires cinematográficos, inspirada en los 60. Por eso no extrañó demasiado que se lanzara, junto al compositor Daniele Luppi, a hacer este homenaje a las bandas sonoras del cine italiano de los 60 y 70: Ennio Morricone, los hermanos Reverberi y demás artistas que componían para spaghetti westerns y thrillers.  Grabado en los estudios Ortophonic, fundados por Morricone, con músicos de esa época y ayudas de lujo como las de Norah Jones y Jack White, Rome alcanza momentos sublimes como Season’s Trees (con Jones), Two Against One (con White) o el instrumental de botas, espuelas y polvo (de suelo almeriense, seguro) que lo inaugura.

Si tienes Spotify, escúchalo aquí.

 

 

9. Músicas para churrasco Vol.1, de Seu Jorge

Algunos tal vez no le conozcáis por sus discos, pero sí por su participación en Ciudad de Dios (terrible Mané Galinha) o en The Life Aquatic, la peli de Wes Anderson, en la que hacía de marinero que cantaba por la cubierta del barco los éxitos de David Bowie traducidos al portugués. Seu Jorge es uno de los grandes talentos salidos en la última década de un país, Brasil, que es una infinita fábrica de monstruos musicales.

En los últimos años ha editado discos muy buenos como Brasil América o Seu Jorge & Almaz, pero este Canciones para un asado vol. 1 me parece interesante por su simplicidad: el carioca ha compuesto canciones de samba rock (con su puntito funk) con divertidas historias de barrio sobre la amistad, la noche, el amor, la tentación sexual (encarnada en la vecina)…

Se puede escuchar aquí.

 

8. El fluido García, de Sidonie

 

Tardé en meterme en el meollo psicodélico de El fluido García más de lo que me costó que me gustara Costa azul, mi disco favorito de los barceloneses. Pero una vez que lo conseguí, el “viaje” ha merecido la pena, sobre todo cuando llegan las tres últimas canciones: La huida, Perros y No mires atrás, un final potentísimo para el álbum.

Me falta comprobar qué tal la traslación a directo. Seguro que bien…

Escúchalo aquí.

 

7. Gentle Spirit, de Jonathan Wilson

Es un disco de otra época, como recién salido de la California de 1970. Tanto su duración (casi 80 minutos) como sobre todo  su atmósfera relajada y mística hacen necesario hacer una paréntesis para disfrutarlo como se merece, sin otras distracciones. Es folk-rock de la escuela Laurel Canyon (Crosby, Stills & Nash, James Taylor) de largos desarrollos, voz susurrante y guitarras acústicas y eléctricas con eco y mucho cuerpo.

Jonathan Wilson se ha convertido en pieza central de la nueva escena de Laurel Canyon (cerca de Los Ángeles), organizando unas jams a las que acude gente de los Jayhawks, Black Crowes o Vetiver.

Escucha Gentle Spirit aquí y mira el vídeo de Desert Raven, la mejor canción del disco, que a mí me recuerda lejanamente al Horse with no Name de America.

Y el lunes que viene, ya con el nuevo año, los cinco primeros discos de la lista. ¡Feliz año!

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://blogs.lainformacion.com/prueba-sonido-musical/2011/12/29/los-10-mejores-discos-del-ano-parte-1/trackback/

2 Comentarios

Deja tu comentario

Puede seguir esta conversación suscribiéndose a la fuente de los comentarios de esta entrada.

[...] producción de Danger Mouse (ya presente en esta lista) ha dado textura y profundidad con elementos como los coros femeninos a las canciones de blues-rock [...]

SUCK IT AND SEE, ARCTIC MONKEYS
SUCK IT AND SEE, ARCTIC MONKEYS
SUCK IT AND SEE, ARCTIC MONKEYS
SUCK IT AND SEE, ARCTIC MONKEYS
SUCK IT AND SEE, ARCTIC MONKEYS
SUCK IT AND SEE, ARCTIC MONKEYS
SUCK IT AND SEE, ARCTIC MONKEYS
SUCK IT AND SEE, ARCTIC MONKEYS

Deja tu comentario

Darío Manrique BIO

Darío Manrique Nacido en Burgos en 1977. Estudié periodismo en la Complutense de Madrid y he trabajado en la web loquesea.es y, durante cinco años, en la redacción de Rolling Stone.

Desde 2006 soy 'freelance' y colaboro en Rolling Stone, Esquire, Harper's Bazaar, Radio Gladys Palmera, Efe Eme, On Madrid, Muchoviaje, El Dominical, Viajar... Nos leemos.

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube iPhone iPad Android