Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Cuando Lennon y McCartney apoyaron al IRA, y otras salidas de tiesto políticas

16 mayo, 2012 - 8:23 - Autor:

Knut Hamsun.

 

Hace poco leí un artículo sobre el escritor noruego Knut Hamsun y sus simpatías por los nazis. Lo realmente terrible para los noruegos es que el premio Nobel, tal vez el escritor más grande que ha dado esa tierra, apoyó a Hitler durante la II Guerra Mundial y la invasión de su propio país por los alemanes, llegando incluso a mandarle a Joseph Goebbels su medalla del Nobel como regalo, reuniéndose con Hitler y dedicándole laudatorios textos cuando murió. Hay que decir -aunque no sé si sirve de excusa- que Hamsun tenía ya 80 años cuando los nazis invadieron Noruega. Cuando la guerra acabó, fue detenido, juzgado y multado, muriendo en el más profundo de los deshonores (hasta se organizaron quemas de sus libros tras la guerra).

Todo esto me ha hecho pensar en los músicos que alguna vez han metido la pata dando giros radicales en sus creencias políticas o apoyando a causas y personajes de los que probablemente se hayan arrepentido posteriormente.  El primero que me vino a la cabeza fue, obviamente, John Lennon, que durante la primera mitad de la década de los 70 fue el activista que toda causa izquierdista quería en sus mítines. Lennon -y Yoko Ono, el faro que lo guió ideológicamente- apoyó por ejemplo al activista negro Michael X, un personaje controvertido que acabó sentenciado a muerte y colgado en la horca en Trinidad y Tobago por asesinato. La pareja llegó a donar una bolsa con pelo de ambos para que fuera subastada a favor de la Black House, su comuna. Posteriormente, firmaron peticiones contra su pena de muerte.

Pero el suceso que ahora más nos puede sorprender es su apoyo al IRA, aunque en su momento no era tan descabellado. Recordemos que el 30 de enero tuvo lugar en Irlanda del Norte el Bloody Sunday, durante el que el ejército británico mató a 13 civiles católicos durante una manifestación.

Pensemos qué hubiera pasado en la intelectualidad española si en esa época el ejército español hubiera masacrado a manifestantes vascos de esa forma… En 1970, durante el proceso de Burgos, Joan Manuel Serrat y otros intelectuales catalanes se encerraron en el monasterio de Montserrat en protesta por las condenas a muerte de varios etarras.

El caso es que Lennon apoyó sin reservas -tal vez hasta económicamente- al IRA, componiendo Sunday Bloody Sunday. igual que su ex compañero Paul McCartney, que impresionado por los sucesos del Domingo Sangriento, compuso Give Ireland Back to the Irish, que fue censurada en el Reino Unido por la BBC… pero alcanzó el número uno en Irlanda.

Caso diferente fue el de Neil Young, que de ser símbolo de la contracultura (recordemos Ohio, su canción sobre los estudiantes asesinados en Kent State) pasó en los 80 a alabar públicamente a Ronald Reagan. A finales de los 80, se explicaba así: “No soy liberal ni conservador. No soy así. Reagan hizo algunas cosas terribles, otras buenas”.

Otra historia son los artistas que, por codicia o simple ignorancia, han apoyado indirectamente a regímenes dictatoriales actuando para ellos (o simplemente en sus países durante un boicot internacional). Recuerdo a los Sinatra, Julio Iglesias o Queen, que tocaron en los 80 en Sun City, el complejo turístico de la Sudáfrica del Apartheid, o los que actuaron para los Gadaffi (Beyoncé o Nelly Furtado).

La lista: Los nombres más ridículos de hijos de músicos

26 enero, 2012 - 7:30 - Autor:

Ya lo sabréis: Beyoncé y Jay-Z tuvieron una hija el pasado 7 de enero y decidieron bautizarla como Blue Ivy, es decir, Hiedra Azul. En español suena… raro, en inglés ni tan mal. Pese a que surgieron disparatadas teorías que unían este nombre a supuestos cultos satánicos y/o de los Illuminati, este no es ni de lejos el nombre más extraño que le ha puesto una estrella de la música (en este caso, dos) a un vástago suyo. ¿Ganas de ser original? ¿Excesos en la ingesta de sustancias psicotrópicas? Lean y decidan..

10John Paul Weller y Bowie Weller: Otro que recientemente ha sido padre es Paul Weller. Respetuoso como es con la tradición, el ex The Jam ha bautizado a uno de sus gemelos como los compositores principales de los Beatles (John y Paul) y a otro como Bowie. De acuerdo, no son nombres ridículos, pero tanta mitomanía da un poco de grimilla.

9-Lennon Gallagher: Otro mitómano de pro, Liam Gallagher, que tiene a John Lennon por su Único y Verdadero Dios, le puso a su primogénito Lennon.

8-Moon Unit Zappa, Dweezil Zappa, Diva Zappa: Frank Zappa es el auténtico jefe de los bautizos llamativos. Su primogénita es Moon Unit (Unidad Lunar): al parecer, lo de Unit es porque era la primera Unidad Familiar (o sea, hija). Lo de Dweezil, el que ha seguido con más ahínco el camino musical del padre, es de traca: la pronunciación es parecida a “Weasel” (comadreja), motivo recurrente en la obra de Zappa. Diva, el más bonito de todos, al parecer se lo puso por lo que gritaba en su nacimiento, cual diva operística.Ah, y el que falta se llama Ahmet Zappa, un bonito homenaje a Ahmet Ertegun, el capo del sello Atlantic.

Al parecer, según me cuenta mi amigo zappófilo Manuel, a Frank le preguntaron al final de su vida por esto de los nombres de los hijos y respondió: “No es el nombre lo que les causa problemas, sino el apellido”.

7-Zowie Bowie: ¿En serio? Qué ganas de arruinarle la vida tenían David y Angela Bowie, o bien qué drogados estaban en 1971 para ponerle ese nombre a su hijo. El pobre, con los años se lo acortó a Duncan Jones (el completo era algo así como Duncan Zowie Haywood Jones Bowie) y se convirtió en director de cine de éxito.

6-Moroccan Carey: Sí, Mariah Carey llamó a uno de sus gemelos Marroquí ¿?¿? ¿Son amantes ella y su marido de Marruecos? ¿De la comida marroquí? ¡No! Resulta que Nick Cannon le pidió matrimonio a Carey en una habitación estilo Marroquí… Los mecanismos cerebrales de las estrellas son indescifrables… Ah, la hermana de Moroccan se llama Monroe, hablando de mitomanía.

5-Egypt Keys: Otros con filias norteafricanas… En realidad, el hijo de Alicia Keys y Swizz Beatz se llama Egypt Daoud Ibarr Dean, que no está nada mal.

4-Bronx Mowgli: El bajista de Fall Out Boy, Pete Wentz, y la ¿cantante? Ashlee Simpson debieron de tener alguna bonita conversación de borracheras cuando se conocieron en plan: -“¿Cuál es tu peli favorita?”.
-“El libro de la selva“.
-“Cojonudo, si tenemos un hijo le ponemos Mowgli de tu parte, y de la mía el nombre de mi barrio, ¿te parece bien?”.
-“¡De puta madre! Camarero, otros dos malibú con piña por aquí”.

Lo más aterrador es que tiempo después se acordaran de esa beoda charla y pensaran que era buena idea… Al lado de esto, la Apple de Chris Martin y Gwyneth Paltrow es casi como si la hubieran llamado Mary.

3-Seven Sirius Benjamin Badu: Hijo de Erykah Badu y André 3000 (Outkast). Badu lo explicó así: “El siete es un número y una fuerza indivisible”. ¿Veis? Así ya tiene sentido. Ya sin André, la estrella del neosoul siguió siendo original con sus otros vástagos: Puma Rose (¿ejemplo de branding?) y Mars Merkaba

2-Zuma Nesta Rock: Hijo de Gwen Stefani (No Doubt) y Gavin Rossdale (Bush). Zuma por la playa californiana (¿y por el disco de Neil Young?), Nesta por el segundo nombre de Bob Marley y Rock, bueno, más o menos por la relación con el trabajo de los progenitores. Ah, Stefani y Rossdale parecen tener cierto fetiche jamaicano, pues otro de sus niños se llama Kingston.

1-Fifi Trixibell, Peaches Honeyblossom y Pixie Geldof: Joder con Bob Geldof… Creo que no hacen falta muchos comentarios.

Christina Rosenvinge y las cantantes zorras

9 enero, 2012 - 7:56 - Autor:

El pasado 2 de enero se publicaba en El Periódico de Catalunya una entrevista que Núria Martorell le hizo a Christina Rosenvinge a raíz de la publicación de la caja Un caso sin resolver. En un momento dado, la periodista le preguntaba por la comparación hecha por otro redactor, algo así como que es “la Madonna española, pero en triste”. Entonces, Rosenvinge respondió lo siguiente:

“Al principio me hizo gracia, pero luego ninguna. Sobre todo cuando decía que era como Madonna, en versión triste. Me parece una visión frívola. Madonna ha ganado mucho más dinero que yo, y yo cada vez he ido ganando menos. Su mutación ha sido fundamentalmente cosmética -constata-, mientras que yo llevo los mismos vaqueros y peinado de siempre. Mi cambio es interior. Y mi trabajo consiste en escribir canciones, cosa que ella, en cambio, dejó de hacer. Toda esta estirpe, este concurso de zorras, Lady Gaga, etcétera, que han ido surgiendo, pues no sé que decirte… La música femenina se ha convertido en un concurso de zorras, la verdad”.

La polémica estaba servida, claro. Los que la aplaudían, los que la censuraban por “envidiosa” y otros motivos similares… Yo no entraría en la comparación entre Rosenvinge y Madonna, que es como comparar a Elvis Presley con Kiko Veneno: sólo se parecen en que todos se dedican a la música. Pero me parece que el uso de una sexualidad muy exacerbada en el pop femenino comercial es algo innegable, y tampoco es algo que ocurra desde hace poco tiempo.

Mirad el burdo pseudolesbianismo para tíos de T.A.T.U. o el ejemplo de Rihanna. Buena parte de sus singles y videoclips de éxito (S&M, We Found Love, etc) tiene alta carga no ya erótica, sino directamente sexual. Por no hablar de sus directos (esos bailes, esas sesiones de sado fingidas) o los títulos de sus discos. Esto último es muy gracioso: en los dos primeros, Music of the Sun y A Girl Like Me, la cantante de Barbados, aún menor de edad, iba de niña buena. Sexy, sí, pero lo justo. Pero los siguientes se llamaron A Good Girl Gone Bad (Una chica buena que se ha vuelto mala) y Rated R (ago así como No recomendado para menores). ¿Está claro hacia dónde quería tirar, no?

Rosenvinge habla de Lady Gaga, claro, pero en su caso (y mira que no soy precisamente fan suyo) creo que hay mucho de ironía y de provocación. No tanto en Beyoncé, por ejemplo, que en todos sus vídeos, todos, enseña carne al por mayor y adopta posturas que parecen sacadas de películas pornográficas. Está claro que eso vende y que es una mujer atractiva a más no poder (anda que no me habré quedado veces con cara de tonto viendo uno de sus vídeos), ¿pero es necesario mostrar cachas siempre? ¿No es minusvalorar sus méritos como artista, el supeditarlos a su físico? Todo el mundo quiere salir guapo, más si eres una figura pública, pero de ahí a usar el sexo de manera continuada hay un trecho.

(Todo esto se podría ampliar también a ciertos cantantes masculinos del mainstream, llámense Bustamante o 50 Cent, que siempre enseñan músculos bien brillantes y engrasados).

¿Hace falta usar la palabra “zorras” (o “chuloplayas”, o algo parecido, en su equivalente masculino) para describir esto de lo que hablamos? Pues igual no es muy políticamente correcto ni bonito, pero es una palabra que engloba bastante bien el concepto del que la cantante hispano-danesa habla. Unos días después quiso aclarar sus palabras en un comunicado en su página de Facebook. Aquí se puede  leer.

Esto me ha recordado a una cosa que cuenta Rosenvinge en el número de este mes de Rolling Stone. Viene a decir que cuando empezó a cantar, su madre le preguntó si después de las actuaciones tenía que “alternar” con los clientes. Christina, horrorizada, pensó que a qué tipo de locales iba su madre en su juventud. Un psicoanalista tal vez diría que en este asunto de las cantantes zorras hay algo de temor a no parecer un putón a ojos de su madre. Yo, que no soy psicoanalista, no me atrevería a decir tanto, pero me ha parecido una coincidencia curiosa.

 

Lady Gaga y Beyoncé, pornificadas

8 agosto, 2011 - 12:07 - Autor:

(No te preocupes, puedes ver el tráiler de aquí abajo sin problemas en el trabajo o donde quieras, porque no hay nada porno en él.)

La potente industria norteamericana del porno tiene la sana costumbre  de hacer parodias X de las series y películas que triunfan (¿qué tal Eduardo Manospenes?), e incluso de personajes que están en el candelero, como Sarah Palin. Las de estrellas de la música no abundan, que yo sepa, pero estaba escrito que la provocadora Lady Gaga se merecía una, y más aún desde el vídeo de Telephone con Beyoncé (un 2×1 fenomenal).

Se llama This Ain’t Lady Gaga XXX (no se han currado mucho el título, no) y llega de la mano de Hustler. Sin haber visto ninguna escena de acción, sí se puede decir que al menos Helly Mae Hellfire, la prota, se parece bastante a la Gaga, quitando los balones de baloncesto que porta en la pechera…

 

Darío Manrique BIO

Darío Manrique Nacido en Burgos en 1977. Estudié periodismo en la Complutense de Madrid y he trabajado en la web loquesea.es y, durante cinco años, en la redacción de Rolling Stone.

Desde 2006 soy 'freelance' y colaboro en Rolling Stone, Esquire, Harper's Bazaar, Radio Gladys Palmera, Efe Eme, On Madrid, Muchoviaje, El Dominical, Viajar... Nos leemos.