Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Los mejores vídeos de unos Grammy en los que Adele le quitó la silla a Lady Gaga

13 febrero, 2012 - 18:55 - Autor:

Más que la silla, le quitó el trono y tampoco fue una gran sorpresa. Adele se llevó los seis premios a los que estaba nominada, incluidos los más importantes: 21 es el mejor álbum, y Rolling in the Deep la mejor canción (se premia a los compositores, Adele y su productor, Paul Epworth) y la mejor grabación (al productor y los ingenieros). Adele, además, volvía a cantar después de los problemas de cuerdas vocales que causaron la suspensión de su gira el pasado otoño. Su interpretación de Rolling fue bastante buena, ha recuperado la voz, desde luego (a excepción de un pequeño gallo en a los 3:05 minutos).

http://www.youtube.com/watch?v=IbeNYajroW8

Lady Gaga, aún sabiendo que no iba a ser su noche, aguantó como una campeona el chaparrón y ver cómo no se llevaba ni un sólo gramófono a casa. Estos últimos meses han debido de ser duros para la diva neoyorquina: parecía que con Born this Way se lo iba a comer todo, y se ha quedado a medias. La razón habrá que buscarla en cierta sobreexposición en los últimos años, pero sobre todo en la ausencia en ese disco de hits como Poker Face o Bad Romance.

Otros que triunfaron, y me alegro, fueron Foo Fighters, que se embolsaron los cuatro premios de las categorías rockeras (superando a Wilco, Radiohead o Mastodon) más el de mejor documental, con su Back and Forth. Curiosamente, ninguno de esos galardones eran por mi canción favorita de Wasting Light, Rope, que sí tocaron en directo, en una especie de dúo con Deadmau5, que la remezcló hace unos meses.

Bien le fue también a Kanye West, que se  llevó los cuatro reconocimientos de la categoría de hip-hop, aunque le debió de parecer poco tener sólo una nominación de las importantes (canción  del año, que perdió ante Adele) y no apareció en la ceremonia.

Sí estuvieron los Beach Boys, juntos otra vez sobre un escenario después de décadas de mal rollo entre ellos. Una pena que la cosa quedara un poco flojilla, entre otras cosas porque los grupos con que les pusieron (Maroon 5 y Foster the People) no pegaban ni con cola… De todas formas, sólo puede ser una buena noticia saber que este año, por su 50 aniversario como grupo, los Beach Boys girarán otra vez e incluso sacarán nuevo disco (este me da un poco más de miedo).

http://www.youtube.com/watch?v=lN6Lv20qXhE

Para nota estuvo el medley de Abbey Road (Golden Slumbers, Carry That Weight, The End) que se marcó Paul McCartney, que al final incluso tuvo su duelo de solos de guitarra con Bruce Springsteen y Dave Grohl.

http://www.youtube.com/watch?v=NUs_dXXGs44

Y muy bien también el show de Nicki Minaj, homenaje a El exorcista incluido, con Roman Holiday (pincha aquí para verlo).

La penosa muerte de Whitney Houston estuvo presente en los Grammy, claro, con una oración colectiva al comienzo (muy americano) y una interpretación de I Will Always Love You a cargo de Jeniffer Hudson. Y entre el resto de los premiados, hay que destacar el grammy de Alison Krauss, que es ya el número 27 de su carrera (sí, 27). En la categoría de mejor álbum latino de pop/rock, desgraciadamente no lo ganaron mis adorados Amigos Invisibles ni Calle 13, sino Maná. En fin, es obvio que los premios no siermpre reconocen a los mejores…

Aquí se puede consultar la lista de premiados entera.

Los 11 mejores discos de 2011 (2ª parte)

2 enero, 2012 - 10:21 - Autor:

¡Feliz año! Desengrasemos con la segunda y última parte de mi selección de discos del 2011 que acaba de terminar…

6. Wasting Light, de Foo Fighters

Siempre me han gustado Foo Fighters, pero creo que desde los dos primeros no me había vuelto a emocionar con ninguno de sus discos. Siempre tenían unas cuantas canciones buenas, pero a veces -me daba la impresión- se caían por el lado pastelosillo… Vamos, pasteloso para ser supuestamente un grupo de rock fiero. Y en Wasting Light han vuelto a ser fieros, sin apenas medias tintas (o sea, medios tiempos y baladas), un disco de rock y punto, que no descubre la pólvora pero suena contemporáneo.

Ya dije que Rope me parecía una de las mejores canciones del año, pero está bien acompañada con Burning Bridges, Arlandria o White Limo.

Escúchalo aquí si tienes Spotify.

5. The English Riviera, de Metronomy

No conocía a este grupo inglés, que por lo visto antes hacían un rollo nu-rave al estilo de los Klaxons. En The English Riviera juegan a que la costa sudoeste es la nueva Riviera con pop elegante, sofisticado, ochentero, electrónico y muy irónico.

El de Metronomy es un disco muy adictivo, a la altura del último de Phoenix, por ejemplo, con canciones sexys y redondas como The Bay, The Look o Everything Goes My Way (en la que canta, por cierto, la vocalista de Veronica Falls, otro de los álbumes destacados de 2011).

Escúchalo aquí.

 

4. Un gramo de fe, de Pony Bravo

Ya con su debut pensaba que Pony Bravo eran uno de los mejores grupos de rock salidos de España en los últimos tiempos, pero Un gramo de fe me ha reafirmado. Pocos usan con tanta imaginación las más diversas influencias (flamenco, kraut-rock, psicodelia, reggae). Por no hablar de la inteligencia -y el poder subversivo- de letras que comparan la religión con la droga (La rave de Dios), hablan del capitalismo global (China da miedo, Super Broker) o describen, con mucha coña, una experiencia alucinógena que no sale todo lo bien que se deseaba (Noche de setas, homenaje a los Doors incluido).  Ah, y en directo son buenísimos: el próximo 12 de enero están en el Joy Eslava de Madrid.

Descárgate Un gramo de fe aquí.

3. La Polinesia Meridional, de La Casa Azul

Se ha hecho esperar, pero el nuevo trabajo de La Casa Azul está a la altura del talento de Guille  Milkyway, tal vez el mejor compositor del pop español actual. La Polinesia meridional es un disco casi esquizofrénico: la música es acelerada y alegre (con mucha disco music y northern soul), pero las letras son bastante deprimentes y desesperanzadas. Si acaso, la esperanza se intuye únicamente en la propia música, en la vía de escape que ésta ofrece.

Escúchalo aquí.

2. El camino, de Black Keys

Si este disco lo hubiera escuchado una docena más de veces a estas alturas, tal vez hubiera adelantado al de My Morning Jacket en el primer puesto, pero como ha salido hace sólo unas semanas se tiene que conformar con el segundo…

La producción de Danger Mouse (ya presente en esta lista) ha dado textura y profundidad con elementos como los coros femeninos a las canciones de blues-rock del dúo de Ohio, que en El camino incluso tienen ramalazos glam (Gold on the Ceiling), pero sin perder un gramo de potencia.

Escúchalo aquí.

1. Circuital, de My Morning Jacket

Ya se me pasó la fiebre My Morning Jacket de este verano, que me llevó a adelantar que este iba a ser uno de mis discos del año. Pero no iba desencaminado en mi predicción: creo que no ha habido disco que me haya emocionado más que éste, que supera todo lo anterior del grupo de Kentucky. No reniegan de sus raíces en el folk.rock americano, pero tampoco de la experimentación (con electrónica, por ejemplo) o de desvíos al soul, género del que el cantante, Jim James, es gran conocedor.

Si no ha escuchado Circuital, recomiendo empezar por Holdin’ On to Black Metal, la juguetona canción que me conquistó a la primera escucha. Después, en el otro extremo, para comprobar el amplio espectro que cubre el disco, la acústica Wonderful (The Way I Feel).

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=IQ9h0ccVhgw

 

¿Cuáles son vuestros discos favoritos de 2011?

‘Rope’, de Foo Fighters, y las mejores canciones del año

20 diciembre, 2011 - 18:47 - Autor:

Fue amor a primera escucha. Sonó ese riff y ya no me lo pude quitar de la cabeza… Ah, los flechazos musicales.

He estado dudando entre Rope, de Foo Fighters, y Midnight City, de M83, como mis canciones favoritas del año. Finalmente me he decidido por el grupo de Dave Grohl porque este verano viví con ellos el mejor concierto de rock que he visto en los últimos tiempos.

La de M83 no se queda muy atrás. Es un  pepinazo tremendo de pop electrónico, con saxo ochentero incluido. A los franceses no les he visto aún en directo, pero lo haré en Madrid el próximo 11 de marzo (en Barcelona estarán el día 9). Me gustaría poner la extraordinaria actuación que hicieron en el programa de Jimmy Fallon el mes pasado, pero no consigo incrustar el vídeo… Se puede ver aquí, y a continuación el videoclip.

En tercera posición, Lonely Boy, de los Black Keys. Tema matador, vídeo inolvidable.

En cuanto a música en español, tal vez sea Deshoras, de Babasónicos, la canción que más me ha gustado este año. Gran guitarra y, como siempre, excelentes letras de Adrián Dargelos (“Me caga que me expliquen cómo es el mundo, si al final todo están equivocados”, “Te haré firmar un concordato de pasión”) . Buen vídeo, también, al estilo Street Fighter, pero en plan personal del servicio de palacio porteño.

De La Polinesia meridional, último disco de La Casa Azul, me ha gustado muchísimo el tema que le da título, con gloriosos vientos y la evocación de paraísos inalcanzables con nombres exóticos como Macquaria y Kermadec.

También me emociona No mires atrás, del disco más psicodélico de Sidonie. La verdad es que no sabía cuál escoger de este disco, que acaba con tres temazos.

Y la semana que viene, los discos del año.

‘Biophilia’, de Björk y los cinco mejores clips de Michel Gondry

22 agosto, 2011 - 8:01 - Autor:

El de Michel Gondry es uno de esos nombres que en los últimos 15 años ha ido asociado al adjetivo “genial” con frecuencia. Batacazos aparte (como The Green Hornet), creo que su talento visual merece ese calificativo, por lo que he visto en tres de sus películas y en numerosos videoclips. El último de ellos es el del Crystalline de Björk, una animación cósmica muy adecuada para Biophilia, el álbum/aplicación de iPad que la islandesa edita el próximo 27 de septiembre.

Su fructífera asociación con Björk viene de lejos, tanto como para que La Hora Chanante le dedicara una divertida parodia (“Donde vas tunante“). Uno de sus mejores vídeos para ella es el de Bachelorette, de 1997.

Del mismo año es el Everlong de los Foo Fighters, un derroche de imaginación en el que ya ensayaba la estructura circular y el mundo onírico con algunos de los trucos (la mano gigante, por ejemplo) que usaría en su largometraje La ciencia del sueño. Me gusta particularmente el final, sobre todo cuando el batería surge de la cama…

También del pródigo 1997 es este divertidísimo Around the World de Daft Punk, en el que aparece uno de los elementos que más me gustan de los vídeos de Gondry: la repetición y la descomposición casi matemática de las canciones, que le van fetén a los temas de electrónica.

Y si en Around… los personajes (momias, chandaleros, nadadoras) representaban los diferentes sonidos de la canción, el súmmum lo halló en el Star Guitar de los Chemical Brothers: En la vista desde este tren se repiten objetos (postes de teléfono, casas, depósitos, otros trenes) que aluden a cada uno de los sonidos (beats, guitarras).

Para comprender el talento matemático de Gondry así como su método de trabajo, se hace necesario ver este making off de Star Guitar, en el que primero despieza la canción en papel para a continuación pasarlo a las tres dimensiones con naranjas, tenedores o zapatos (es un poco largo, pero merece la pena llegar al final).

Algo parecido hizo con los White Stripes en The Hardest Button to Button, repitiendo la batería de Meg White.

Tal vez sea mejor clip el que hizo para el dúo de Detroit en estilo Lego (Fell in Love with a Girl), pero de The Hardest… me encanta la excelente parodia que hicieron en los Simpsons… Al final, Bart toca una batería con la cara de Homer, ne un homenaje al menú de The Work of Director, el sobresaliente DVD que recopilaba parte de su obra (ahora ha editado la segunda parte, a la venta en su web).

Queda claro con estos ejemplos que Michel Gondry ha sido uno de los directores que ha ayudado al videoclip ha dar un salto cualitativo en las últimas dos décadas, echándole muchísima imaginación… aunque quizá no sea tan sorprendente, sabiendo que el francés es nieto de Constant Martin, un inventor que creó -entre otras cosas- un antecedente del sintetizador.

El cabreo de Dave Grohl: Músicos contra sus fans

15 julio, 2011 - 12:28 - Autor:

¿Cómo de cabreado tiene que estar un músico para parar un concierto a mitad de canción, abroncar a un tipo del público y echarlo de la sala? Mucho, y más si se trata de Dave Grohl, modelo de profesionalidad y buenas maneras, al que la prensa concedió el título honorífico de El Tío Más Simpático del Rock & Roll.

Ocurrió esta semana en una actuación de Foo Fighters en Londres, y el vídeo es suficientemente explicativo: un tío -de camisa a rayas, para más señas- comienza una pelea, Grohl lo ve todo, para la canción y le echa durante un minuto la bronca del siglo, haciendo que lo expulsen. Después, retoma la canción como si nada.

Hay muchos músicos insoportables, gente con egos elefantiásicos, niños-adultos acostumbrados a que el mundo cumpla todos sus deseos. Pero también hay muchos fans insoportables, intransigentes, borrachos indeseables y hooligans que van a un concierto a desfogarse. Todos lo hemos experimentado: desde el imbécil que tira una botella al escenario al que escupe a los músicos (¿como muestra de cariño?) o el pesado que entre tema y tema se desgañita pidiendo una canción (y lo hace durante toda la actuación, llegando a enfadarse considerablemente si no la tocan).

A los músicos les toca en muchos casos tener una paciencia casi infinita: no conviene cabrear al núcleo duro de su audiencia, los que compran las carísimas ediciones especiales de los discos, amplifican sus noticias en internet o hacen cola durante horas para coger sitio en las primeras filas. Precisamente hace poco escuché algo muy curioso respecto a Arcade Fire y sus fans. No sé si es un rumor o si ocurrió realmente, pero comenzó a circular en los foros la historia de que antes de algunos conciertos un técnico se acercaba a las primeras filas, ocupadas por esos fieles que siguen la gira de una ciudad a otra, y les pedían que se fueran para atrás, pues (aquí varían las versiones) querían que otros tuvieran la oportunidad de estar cerca, o bien el grupo estaba cansado de ver las mismas caras una y otra noche.  Sea por la razón que sea, no es la mejor manera de mantener contentos a tus admiradores…

Recuerdo también una actuación hace unos seis años de Joe Bataan, el padre del  salsoul, en la que le acompañaba el guitarrista Marc Ribot. Aparentemente, Ribot no había dado su permiso para que se grabara en vídeo el concierto, pero se estaba haciendo. Ni corto ni perezoso, bajó del escenario y le pegó un par de puñetazos al que llevaba la cámara…

Lo de Dave Grohl fue otra cosa, un arrebato bastante justificado contra alguien que podía fastidiar toda la actuación si la pelea se extendía. Además, después del conciertazo que dieron los Foo Fighters la semana pasada en Madrid debo defenderle a muerte…

Aquí os dejo con una interpretación reciente de This Is a Call, uno de los puntos álgidos de su espectáculo (empieza casi a los dos minutos).

 

 

 

Darío Manrique BIO

Darío Manrique Nacido en Burgos en 1977. Estudié periodismo en la Complutense de Madrid y he trabajado en la web loquesea.es y, durante cinco años, en la redacción de Rolling Stone.

Desde 2006 soy 'freelance' y colaboro en Rolling Stone, Esquire, Harper's Bazaar, Radio Gladys Palmera, Efe Eme, On Madrid, Muchoviaje, El Dominical, Viajar... Nos leemos.