Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Músicos con sello de calidad: Los encantos de la filatelia rock

5 junio, 2012 - 0:45 - Autor:

En 2006 Correos sacó una serie de sellos dedicados a figuras de la música española como El Canto del Loco o José Mercé. Las estampitas en cuestión eran bastante sosas, pues sólo aparecían unas notas musicales. La explicación está en que por ley no puede aparecer ninguna persona viva en un sello español a excepción de la Familia Real. Un anacronismo como muchos otros de los que padecemos con la monarquía…

En otros países, sobre todo en  muchas repúblicas rusas, no se andan con tantos remilgos.Veamos algunos ejemplos.

SIEMPRE PAPUCHI

Los Iglesias son nuestra principal exportación musical, pero no doy crédito a este sello de la familia al completo, emitido por Daguestán. ¡Es que salen hasta Chabeli, Papuchi y Julai José! Y en la hoja-bloque -en la que va el sello insertado- un joven Julio con Isabel Preysler y los niños. Impagable, ¿no? Pues no, por sólo 4 euros puede ser tuyo.

DIVAS DESFIGURADAS

En Tuva, pleno centro de Asia, le encargaron a un artista local nueve retratos de grandes damas del pop: Shakira, Britney, Madonna, Mariah Carey, una Janet Jackson zombi… ¿y alguien reconoce más?

ROCKIN’ TARTARISTÁN

En Tartaristán les va el rock alternativo y el metal de melenas al viento, por eso editaron esta soberbia hoja con Smashing Pumpkins, Red Hot Chili Peppers, Metallica, Nirvana, Guns N’ Roses y Def Leppard. Me jugaría un bote de salsa tártara a que no han pedido niun solo permiso ni han pagado por ninguna de las fotos. Google Images y para la imprenta.

Tampoco habrán pagado nuestros amigos de Tuva las fotos de esta hoja titulada Rock of the Past.

DESTINO: ALTÁI

Tanto bombo con Beyoncè y ni Dios se acuerda ya de su anterior grupo… ¿Que no? En Altái, una región rusa con una temperatura media de 1º (la máxima) les dedican nueve sellos guapísimos.

BOB Y LOS MONGOLES

No sabemos nada de los lazos culturales que unen Jamaica y Mongolia, pero el caso es que en este gigantesco país estepario han sacado una estampita bastante chula de Bob Marley. Resulta incomprensible cómo se ha revalorizado tan poco desde que apareció en 1998: en las subastas de eBay se puede comprar por menos de tres euros.

RICKY POR PARTES

Abjasia ha tenido que soportar varias guerras de independencia contra sus vecinos georgianos en los últimos años, pero aun así han podido currarse una impresionante hoja-mosaico de Ricky Martin.

¿QUÉ HACES EN UDMURTIA, JENNY?

Bastante descocada sale Jennifer López en los timbres que le han dedicado en la república rusa de Udmurtia. Quizá por eso se cotizan bien en Internet.

ELVIS EXÓTICO

No todo van a ser frías repúblicas exsoviéticas. En el Caribe y en África también sacan sellos de músicos, con el mismo honorable propósito de sacarles los cuartos a los fans y coleccionistas oligofrénicos. Miren si no estos de Elvis de la isla de St. Vincent y del Congo. ¿Esmi imaginación o en el Congo han escogido fotos en las que Elvis tiene cierto toque afro? En el primer sello parece Muhammed Ali, desde luego.


Cuando Lennon y McCartney apoyaron al IRA, y otras salidas de tiesto políticas

16 mayo, 2012 - 8:23 - Autor:

Knut Hamsun.

 

Hace poco leí un artículo sobre el escritor noruego Knut Hamsun y sus simpatías por los nazis. Lo realmente terrible para los noruegos es que el premio Nobel, tal vez el escritor más grande que ha dado esa tierra, apoyó a Hitler durante la II Guerra Mundial y la invasión de su propio país por los alemanes, llegando incluso a mandarle a Joseph Goebbels su medalla del Nobel como regalo, reuniéndose con Hitler y dedicándole laudatorios textos cuando murió. Hay que decir -aunque no sé si sirve de excusa- que Hamsun tenía ya 80 años cuando los nazis invadieron Noruega. Cuando la guerra acabó, fue detenido, juzgado y multado, muriendo en el más profundo de los deshonores (hasta se organizaron quemas de sus libros tras la guerra).

Todo esto me ha hecho pensar en los músicos que alguna vez han metido la pata dando giros radicales en sus creencias políticas o apoyando a causas y personajes de los que probablemente se hayan arrepentido posteriormente.  El primero que me vino a la cabeza fue, obviamente, John Lennon, que durante la primera mitad de la década de los 70 fue el activista que toda causa izquierdista quería en sus mítines. Lennon -y Yoko Ono, el faro que lo guió ideológicamente- apoyó por ejemplo al activista negro Michael X, un personaje controvertido que acabó sentenciado a muerte y colgado en la horca en Trinidad y Tobago por asesinato. La pareja llegó a donar una bolsa con pelo de ambos para que fuera subastada a favor de la Black House, su comuna. Posteriormente, firmaron peticiones contra su pena de muerte.

Pero el suceso que ahora más nos puede sorprender es su apoyo al IRA, aunque en su momento no era tan descabellado. Recordemos que el 30 de enero tuvo lugar en Irlanda del Norte el Bloody Sunday, durante el que el ejército británico mató a 13 civiles católicos durante una manifestación.

Pensemos qué hubiera pasado en la intelectualidad española si en esa época el ejército español hubiera masacrado a manifestantes vascos de esa forma… En 1970, durante el proceso de Burgos, Joan Manuel Serrat y otros intelectuales catalanes se encerraron en el monasterio de Montserrat en protesta por las condenas a muerte de varios etarras.

El caso es que Lennon apoyó sin reservas -tal vez hasta económicamente- al IRA, componiendo Sunday Bloody Sunday. igual que su ex compañero Paul McCartney, que impresionado por los sucesos del Domingo Sangriento, compuso Give Ireland Back to the Irish, que fue censurada en el Reino Unido por la BBC… pero alcanzó el número uno en Irlanda.

Caso diferente fue el de Neil Young, que de ser símbolo de la contracultura (recordemos Ohio, su canción sobre los estudiantes asesinados en Kent State) pasó en los 80 a alabar públicamente a Ronald Reagan. A finales de los 80, se explicaba así: “No soy liberal ni conservador. No soy así. Reagan hizo algunas cosas terribles, otras buenas”.

Otra historia son los artistas que, por codicia o simple ignorancia, han apoyado indirectamente a regímenes dictatoriales actuando para ellos (o simplemente en sus países durante un boicot internacional). Recuerdo a los Sinatra, Julio Iglesias o Queen, que tocaron en los 80 en Sun City, el complejo turístico de la Sudáfrica del Apartheid, o los que actuaron para los Gadaffi (Beyoncé o Nelly Furtado).

Todos fueron disco: Julio Iglesias, Kiss, Blondie, los Stones, etc

3 abril, 2012 - 7:53 - Autor:

Hace unos días escuché por primera vez a Escort, un grupo de Nueva York que rescata el sonido de la disco music de manera maravillosa. Escuchen su infeccioso  (y provocador) Cocaine Blues.

Recordé gracias a Escort un post que llevaba tiempo queriendo hacer, sobre los artistas que se vieron tragados por la fiebre de la músico disco, a finales de los 70, y se apuntaron a “pervertir” su estilo grabando un tema discotequero y baibable. Esto ocurrió, aproximadamente, entre 1978 y 1979. Ese fue el año en que Kiss grabaron su I Was Made for Lovin’ You.

http://www.youtube.com/watch?v=CM30iNH8TqA

Nuestro Julio Iglesias, en el inicio de su fama planetaria, no podía ser menos. En 1979 Julito grabó uno de sus discos de más éxito, Emociones, en la que estaba este Un día tú un día yo.

Rod Stewart comenzó con su desvío disco, Da Ya Think I’m Sexy, lo que para muchos sería el fin de su carrera como rockero íntegro, pero fue uno de sus grandes (si no el mayor) éxitos en solitario.

No podemos olvidar a otros rockeros que también se llevaron palos por su aproximación al disco: los Rolling Stones con este fabuloso Miss You (de su disco Some Girls, 1978), propiciado por las visitas de Mick Jagger al Studio 54.

De ese año es también el Heart of Glass de Blondie. Hoy nos parece normal, pero imagino que en su momento debió de ser un shock que un grupo nuevaolero, salido del CBGB’s, hiciera esto (y subiera la apuesta un año más tarde con Atomic, que aunque tiene algunos de sus elementos ya no es disco sino algo más moderno).

David Bowie, que para eso es David Bowie y es listo  como el hambre, se adelantó a todos y ya en 1975 editó este John I’m Only Dancing (Again) en el que jugaba con elementos del funk y la disco music.

Electric Light Orchestra también fueron disco en 1979, por ejemplo con este Shine a Little Love.

Incluso Paul McCartney y sus Wings se apuntaron -discretamente- a la moda con este Goodnight Tonight.

La ye-yé francesa Sheila se transformó en Sheila B. Devotion y con ella en toda una disco diva, con exitazos como este Spacer.

A finales de los 70 (casi) todos fueron disco. Hubo otros muchos, como Queen (Another One Bites the Dust) o Barbra Streisand, además de intérpretes de música negra como James Brown o Michael Jackson, en cuyos casos resulta menos sorprendente, pues ya hacían soul y funk, primos-hermanos de la música disco.

“Quiero”, de Julio Iglesias: ¿El mejor peor vídeo de la historia?

3 febrero, 2012 - 11:56 - Autor:

Me lo ha descubierto la lectura de un interesantísimo post pro-Yulio de Blanca Lacasa en La Fonoteca. He leído con suma atención sus argumentos a favor de la excelencia musical de las primeras décadas de Julio Iglesias (lo de los últimos 20 años no será reivindicable hasta dentro de otros 20 años, por lo menos). He asentido mentalmente, incluso, recordando alguna de sus grandes canciones (La vida sigue igual, por ejemplo), y meditando sobre mi cerrazón para ver más allá de este personaje larger-than-life, vomitivo y atractivo al mismo tiempo.

Pero entonces, nada más acabar de leer, le he dado al play en el primer vídeo, el de Quiero. Y se me han caído los palos del sombrajo.  ¡Qué vídeo, señores! Grabado a mediados de los 70 en algún país caribeño, o tal vez en Brasil, no resiste el paso del tiempo, sobre todo a través del prisma políticamente correcto de la actualidad.Vean, vean, y luego lo diseccionamos.

-Momento 1 (tiempo: 0:41): Julio hace hispánico ademán de torear a una vaca con una camisa blanca. ¡Claro que  sí! España se lleva muy dentro, aunque estés al otro lado del océano. Y estos nativos deberían abandonar sus salvajes costumbres y aprender de nuestras bonitas tradiciones, como el noble arte de Cuchares.

-Momento 2 (1:38): Entrañable gag en el que Yulio se hace un lío con las seis cámaras que lleva colgadas del cuello. ¡Qué tío, este Julio!

-Momento 3 (2:12): Julio autografía el caparazón de una tortuga. Hoy en día ya se habría llevado las protestas de las organizaciones ecologistas. Además, con lo que vive una tortuga, en 2075 nadie sabría descifrar ese autógrafo.

-Momento 4 (2:15): Como en la pesadilla de un candidato a presidente (creo que le ocurrió a Aznar alguna vez, vamos, no me extrañaría), Julio besa a un bebe y este berrea, llora y aparta la cabeza.

-Momento 6 (2:15): Un paisano toca la guitarra y Julio le da un puñetazo amistoso que, a mi entender, se pasa de fuerza. Vamos, que le mete un buen meco. SOS Racismo ya habría emitido un comunicado de protesta.

-Momento 7:  (2:35): El cantante entona el estribillo (“quiero que tú me acompañes, mujer, que mi canto amanezca dormido en tu piel”). ¿Mujer? Pero si va caminando a la vera de una niña que no habrá llegado a los 17 ni de coña… Ahora tendría a las asociaciones de protección de la infancia y al defensor del menor de garras.

-Momento 8 (2:43): Digno colofón a este videaco. Julio le intenta poner (con escasa fortuna) la canasta encima de la cabeza a  la niña.  Claro, cómo él ha visto que en Mogambo y otras películas los nativos llevan su carga de esa guisa… SOS Racismo ya habría emitido otro comunicado de queja.

 

 

 

“Lost carretera”: si Lynch hubiera elegido a Julio Iglesias en vez de a Bowie

23 enero, 2012 - 12:34 - Autor:

Un amigo me pasa esta curiosidad… ¿Os acordáis de los títulos de crédito de Carretera perdida, con David Bowie cantando I’m Deranged con el inquietante fondo visual de los faros de un coche iluminando una oscura carretera?

Difícil de olvidar esa potencia, pero la secuencia hubiera tenido más punch de no haberse emperrado David Lynch en su anglocentrismo. La canción de Bowie queda bien, pero ay6 lo que hubiera sido si el director hubiera elegido La carretera, canción  de Julio Iglesias de 1995 (la peli es del 97), que le va al pelo. ¡Es que hasta  los sintetizadores suenan como la BSO de Angelo Badalamenti para Twin Peaks! Incluso la letra, con sus referencias a la soledad de la carretera,  los “hoteles de parejas”, la lluvia y la oscuridad, casan con el ambiente de Carretera perdida

Menos mal que una calavera privilegiada lo vio claro y unió ambas cosas, canción y secuencia, en el siguente vídeo. Gracias a él/ella por el descubrimiento.

Darío Manrique BIO

Darío Manrique Nacido en Burgos en 1977. Estudié periodismo en la Complutense de Madrid y he trabajado en la web loquesea.es y, durante cinco años, en la redacción de Rolling Stone.

Desde 2006 soy 'freelance' y colaboro en Rolling Stone, Esquire, Harper's Bazaar, Radio Gladys Palmera, Efe Eme, On Madrid, Muchoviaje, El Dominical, Viajar... Nos leemos.