Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Un paseo por Liverpool, ciudad Beatle

28 mayo, 2012 - 11:08 - Autor:

He pasado el fin de semana en Liverpool, en un viaje organizado por la AIE para ver la colaboración de Víctor Coyote con los alumnos de la LIPA, una pedazo de escuela de artes escénicas, es decir, música, actuación, danza y todos los puestos técnicos que orbitan alrededor de esos tres polos: técnicos de sonido y luces, productores, mánagers, escenógrafos, etc. La escuela me impresionó bastante (tal vez porque era la primera de estas características que veía) especialmente por lo integradas que están todas las disciplinas artísticas.

El edificio del LIPA es dónde se encontraba el colegio al que fue Paul McCartney de niño, y fue gracias a su apoyo que se recuperó, tras años de abandono, en 1995. En realidad, todo en Liverpool se mueve-al menos en cuanto a imagen y reclamos turísticos se refiere- alrededor de los Beatles, la mayor exportación reciente de una ciudad portuaria que en siglos pasados destacó por ser punto de partida de millones de esclavos africanos rumbo a América. Pero, obviamente, uno no puede hacer promoción turística de ese hecho vergonzoso (aunque los liverpulianos reconocen su protagonismo en tan luctuoso comercio con un excelente Museo de la Esclavitud), y el Liverpool FC no lleva unas temporadas muy gloriosas, así que el imán turístico es la música: el Merseybeat y los Beatles, por encima de todo.

Hay, por supuesto, tours que recorren las casas de infancia de los Fab Four, sus colegios y demás lugares importantes dentro de su historia, pero el epicentro Beatle es Matthew Street. En ese callejoncillo se encuentra The Cavern, el lugar donde se dieron a conocer, tocando casi 300 veces (recordemos que se solían hacer varios pases diarios, incluso a la hora de comer). El Cavern original cerró en 1973 y se reabrió 11 años más tarde, moviéndolo ladrillo a ladrillo unos metros más allá en la misma calle. Lo de los ladrillos tiene su aquel, pues enfrente del bar hay un muro en el que se encuentran inscritos todos -o muchos de- los artistas que han tocado allí.

Wall of Fame: Los Fab Four y unos amigos

También hay una placa que explica que dos ladrillos se han eliminado en los últimos tiempos. ¿Qué han podido hacer esos artistas para sufrir el “deshonor” de que retiraran su ladrillo? Ser pederastas. Se trata de Jonathan King, cantante y descubridor de Genesis o los Bay City Rollers, y de Gary Glitter, estrella del glam rock condenado la década pasada por abusos a menores en Vietnam.

Wall of Shame

Al lado, hay otro muro con discos dorados que representan todos los números uno de artistas liverpulianos, desde Gerry & the Pacemakers a Atomic Kitten, pasando por todos los Beatles, como grupo y en solitario.

Luego, el Cavern es ahora obviamente un no muy interesante garito para turistas, con su tienda de merchandising y todo. Lo bueno es que por lo menos no has de pagar entrada: abre todo el día y parece que siempre hay gente actuando. Cuando yo entré, a las 6 de la tarde, había un tipo tocando canciones como Stand By Me y todos los obvios éxitos de los Beatles.

Al margen de todo el circuito beatleliano (que incluye un museo interesante, Beatles Story), Liverpool es una ciudad que no ofrece mucho más. La zona del puerto está restaurada hace poco, con abundancia de museos como los ya nombrados -más una Tate Gallery-, restaurantes y tiendas, y la perspectiva del río Mersey desde allí es bonita. Además, allí hay otro homenaje musical, en este caso pre-Beatles y Merseysound, con una estatua a Billy Fury, pionero británico del rock & roll.

Billy Fury en el puerto de Liverpool

 

 

 

Cuando Lennon y McCartney apoyaron al IRA, y otras salidas de tiesto políticas

16 mayo, 2012 - 8:23 - Autor:

Knut Hamsun.

 

Hace poco leí un artículo sobre el escritor noruego Knut Hamsun y sus simpatías por los nazis. Lo realmente terrible para los noruegos es que el premio Nobel, tal vez el escritor más grande que ha dado esa tierra, apoyó a Hitler durante la II Guerra Mundial y la invasión de su propio país por los alemanes, llegando incluso a mandarle a Joseph Goebbels su medalla del Nobel como regalo, reuniéndose con Hitler y dedicándole laudatorios textos cuando murió. Hay que decir -aunque no sé si sirve de excusa- que Hamsun tenía ya 80 años cuando los nazis invadieron Noruega. Cuando la guerra acabó, fue detenido, juzgado y multado, muriendo en el más profundo de los deshonores (hasta se organizaron quemas de sus libros tras la guerra).

Todo esto me ha hecho pensar en los músicos que alguna vez han metido la pata dando giros radicales en sus creencias políticas o apoyando a causas y personajes de los que probablemente se hayan arrepentido posteriormente.  El primero que me vino a la cabeza fue, obviamente, John Lennon, que durante la primera mitad de la década de los 70 fue el activista que toda causa izquierdista quería en sus mítines. Lennon -y Yoko Ono, el faro que lo guió ideológicamente- apoyó por ejemplo al activista negro Michael X, un personaje controvertido que acabó sentenciado a muerte y colgado en la horca en Trinidad y Tobago por asesinato. La pareja llegó a donar una bolsa con pelo de ambos para que fuera subastada a favor de la Black House, su comuna. Posteriormente, firmaron peticiones contra su pena de muerte.

Pero el suceso que ahora más nos puede sorprender es su apoyo al IRA, aunque en su momento no era tan descabellado. Recordemos que el 30 de enero tuvo lugar en Irlanda del Norte el Bloody Sunday, durante el que el ejército británico mató a 13 civiles católicos durante una manifestación.

Pensemos qué hubiera pasado en la intelectualidad española si en esa época el ejército español hubiera masacrado a manifestantes vascos de esa forma… En 1970, durante el proceso de Burgos, Joan Manuel Serrat y otros intelectuales catalanes se encerraron en el monasterio de Montserrat en protesta por las condenas a muerte de varios etarras.

El caso es que Lennon apoyó sin reservas -tal vez hasta económicamente- al IRA, componiendo Sunday Bloody Sunday. igual que su ex compañero Paul McCartney, que impresionado por los sucesos del Domingo Sangriento, compuso Give Ireland Back to the Irish, que fue censurada en el Reino Unido por la BBC… pero alcanzó el número uno en Irlanda.

Caso diferente fue el de Neil Young, que de ser símbolo de la contracultura (recordemos Ohio, su canción sobre los estudiantes asesinados en Kent State) pasó en los 80 a alabar públicamente a Ronald Reagan. A finales de los 80, se explicaba así: “No soy liberal ni conservador. No soy así. Reagan hizo algunas cosas terribles, otras buenas”.

Otra historia son los artistas que, por codicia o simple ignorancia, han apoyado indirectamente a regímenes dictatoriales actuando para ellos (o simplemente en sus países durante un boicot internacional). Recuerdo a los Sinatra, Julio Iglesias o Queen, que tocaron en los 80 en Sun City, el complejo turístico de la Sudáfrica del Apartheid, o los que actuaron para los Gadaffi (Beyoncé o Nelly Furtado).

McCartney, uno de los más ricos de la música británica, en una lista con pocos músicos

30 abril, 2012 - 14:51 - Autor:

Cómo nos gusta regodearnos en nuestra miseria y en nuestros sueldazos, y saber lo que atesoran los que tienen dinero de verdad… El Sunday Times publicó ayer su lista de los 50 personajes más ricos de la industria musical británica e irlandesa. Estos son los diez primeros puestos:

1 Clive Calder (1.350 millones de libras, 1.650 m de €)
2 Cameron Mackintosh (890 m de €)
3 Paul McCartney y Nancy Shevell (815 m de €)
4 Andrew Lloyd-Webber (723 m de €)
5 U2 (630 m de €)
6 Simon Fuller (460 m de €)
7 Simon Cowell (275 m de €)
8 Elton John (270 m de €)
9 Michael Flatley (235 m de €)
10= David y Victoria Beckham (233 m de €)
10= Daniel Ek (233 m de €)
10= Mick Jagger (233 m de €)

Lo primero que me ha sorprendido es los pocos músicos que hay en este top 10. Paul McCartney es el tercero, ayudado por su boda con Nancy Shevell, una millonaria que aporta casi 200 millones de €. Después están U2, algo extraño, pues son un grupo (los Stones, por ejemplo, están cada uno por separado). Elton John se mantiene bastante arriba, seguido de Mick Jagger y -otra trampa- Victoria Beckham con su marido David, cuyo negocio primario no es la música.

El número uno lo ostenta Clive Calder, un desconocido para el gran público. Sudafricano establecido en Londres, suyas eran las discográficas Jive y Zomba, hoy absorbidas por multinacionales, que llevaron al éxito a estrellas del pop adolescente como Britney Spears, Backstreet Boys o N’Sync.

El pujante negocio de los musicales incluye en la lista a Cameron Mackintosh (productor) y Andrew Lloyd-Webber (compositor). También está por ahí Michael Flatley, el coreógrafo irlandés-estadounidense de Lord of the Dance y demás horrores.

De la relación de música y tecnología, sólo Daniel Ek, uno de los fundadores de Spotify, mientras que la televisión musical coloca a un par de Simons: Fuller (creador del formato Pop Idol) y Cowell, productor y personaje televisivo, el Risto Mejide de los jurados musicales anglos (bueno, Mejide es el Cowell hispano, más bien).

Fuera del top 10, sí hay más músicos, todos los británicos en los que podamos pensar: Sting, Keith Richards, los herederos de George Harrison, Ringo Starr, Eric Clapton, Tom Jones, Roger Waters, Rod Stewart, etc… De artistas que hayan surgido en los últimos 20 años, sólo Robbie Williams, Chris Martin (que junta su fortuna a la de su mujer Gwyneth Paltrow), los Gallagher o Gary Barlow, que cierra la lista en el número 50, empatado a 50 millones de libras con Brian Johnson, de AC/DC.

¿Os sentís mejor después de saber estas cifras? Yo no, me da igual, y ni siquiera me parecen combustible suficiente para ese argumento pirata de “no compro discos para no pagarle otra mansión a Mick Jagger”. Estos de los que hablamos están forrados, ¿pero y los que no aparecerían ni aunque hiciéramos una lista de los 1.000 músicos más ricos? Esos, los del pelotón mediano y el de la cola, son los que sufren la crisis de la industria. Jagger o Starr solo dejan de ganar más dinero, pero pobres no van a ser: dentro de este eterno retorno musical, su obra siempre va a estar cotizada al alza.

A continuación, la lista de los 50, tal como la publicó el Sunday Times ayer en su web (pinchando se agranda):

 

 

 

Vídeos de la semana: Bayona con Keane, J. Depp con McCartney, Sébastien Tellier con 30 personas en pelotas…

20 abril, 2012 - 10:15 - Autor:

Anteayer hablaba de la ausencia de videoclips en la tele, salvo algunas honrosas exceociones. Yo lo echo de menos, pero habrá que conformarse con verlos vía internet. Y esta semana han coincidido unos cuantos vídeos espectaculares, bizarros, curiosos, bonitos, etc… Veamos.

El más llamativo, al menos en España, es el que J. A. Bayona (El orfanato) ha rodado para Keane en una casa (encantada) de Barcelona, con Leticia Dolera y Félix Gómez como protagonistas. Homenaje al cine de terror italiano de los 70, ha quedado muy aparente, la verdad. Y la canción, contra lo que me esperaba, está bastante bien, recuerda al primer o el segundo disco de los británicos.

Paul McCartney, por su parte, ha dirigido a Natalie Portman y Johnny Depp en el vídeo de My Valentine, una de las composiciones originales de su disco Kisses on the Bottom.

El francés Sébastien Tellier, al que algunos recordarán por su desfasada participación en Eurovisión hace unos años,  no ha necesitado de personajes famosos: se ha disfrazado de mesías de secta, haciéndose acompañar de músicos vestidos de nazarenos, y se ha rodeado de varias docenas de personas desnudas en una orgía de sexo y algo de violencia para el vídeo de Cochon ville, su nuevo single.

The Shins han optado por el clip de animación para The Rifle’s Spiral, dirigido por Jamie Caliri e inspirado en las macabras ilustraciones de Edward Gorey.

Lo mejor del día de las tiendas de discos

19 abril, 2012 - 9:38 - Autor:

Que deba existir un Día de las tiendas de discos es, obviamente, un signo de los tiempos, pues desgraciadamente son una especie en extinción (aunque no todo el mundo opina lo mismo, atención a esta desabrida carta enviada al Guardian). Por eso, para animar a la gente a que  vaya a las tiendas a comprar música, se creó en 2008 en EEUU el Record Store Day. La filosofía es simple: las tiendas participantes acogen ese día (el tercer sábado de abril, pasado mañana día 12, en este caso) a artistas en actuaciones especiales. Además, muchos de esos artistas publican ese día discos (singles, sobre todo) en ediciones limitadas, lanzamientos especiales con colaboraciones, versiones  y en general música inédita.

Este año destacan una serie de curiosas novedades para el RSD. Por ejemplo, ¿alguien se imaginaba un disco compartido entre Feist y Mastodon? Pues lo habrá, bajo el nombre de Feistodon, y en el que los metaleros versionan una canción de la canadiense y ella corresponde.

Los Flaming Lips, como siempre, han rizado el rizo y editarán The Flaming Lips and Heady Fwends, un doble vinilo para el que han grabado versiones de temas propios con gente como -atención-Ke$ha, Bon Iver, Erykah Badu y Chris Martin, de Coldplay.

David Bowie, ya retirado de esto de grabar música nueva, hace un bonito guiño a su pasado editando el single de Starman justo cuando se cumplen 40 años de su salida, incluyendo en la cara B la versión interpretada ese año de 1972 en el Top of the Pops, una actuación memorable.

Bruce Springsteen, por su parte, editará un single con Wrecking Ball y The Ghost of Tom Joad en directo, y Paul McCartney reedita su primer sencillo en solitario, Another Day, de 1970.

En España hubo un intento de organizar un Record Store Day el año pasado, del que parece que no ha quedado mucho, aunque algo se va a hacer en varias ciudades (mira aquí la programación). Sí se prevén eventos organizados en bloque en Barcelona, donde va a haber conciertos en dos escenarios, en Gràcia y el centro (mirad toda la programación aquí) . Además, también se editan singles colaborativos, como el de los sellos Snap! Clac!, Federación de Universos Pop, Discos de Paseo y Discos de Kirlian, con canciones de Evripidis & His Tragedies, Dënver o Sundae.

Los cuatro temas se pueden escuchar en este Bandcamp y, si te gustan, comprarlo en vinilo en una tienda, que al fin y al cabo para esto se hace el Día de las tiendas de discos, para que sigan existiendo y podamos comprar música en ellas.

Acabo con el último vídeo de Evripidis, el exquisito cantante y compositor griego afincado en Barcelona. No es el tema del split del RSD, pero da igual: merece mucho la pena.

En Madrid hay eventos en Commercial Records (Jonston y Víctor Coyote) y en Cuervo Music (Le Traste y His Majesty the King, entre otros)

Los mini-Beatles: ¿Planean los hijos de los Fab Four un supergrupo?

4 abril, 2012 - 14:03 - Autor:

Patidifuso me dejó una noticia de ayer en el NME, en la que James McCartney, cuarto de los cinco hijos de Macca, afirmaba haber hablado con Dhani Harrison y Sean Lennon para formar un grupo. Parece que Zak Starkey, el retoño mayor de Ringo, que ha tocado con Oasis o los Who, pasa del tema, pero James indica que tal vez su hermano (que también, sorpresa, es batería) sí podría querer.

“No creo que Zak quiera. Quizá su hermano Jason sí. Yo estaría por la labor. Sean parece que también, Dhani también. A mí me encantaría”, dijo McCartney a la BBC.

James McCartney

Unas consideraciones al respecto:

-Hace poco Paul McCartney dijo en Rolling Stone que los Beatles hablaron en los 70 de reunirse, peor no lo hicieron por miedo a manchar su legado. No sé qué pensará ahora McCartney padre de esto…

-Cuando los Beatles se separaron en 1970 eran bastante más jóvenes que sus hijos ahora, tenían entre 27 y 30 años. Sus vástagos tienen entre 34 y 44.

-Quizá esté siendo un poco cínico, pero un supergrupo compuesto por los hijos de los Beatles pinta raro… Sabemos que Sean Lennon tiene talento, y tengo entendido que Dhani Harrison también. Ahora, de Jason Starkey y James McCartney (que ha publicado un par de EPs), no sé nada, musicalmente. Sólo este vídeo que acabo de ver y que no está mal (tampoco es una maravilla), con guitarras que recuerdan de alguna manera a las de Harrison en los Beatles.

 

Los mejores vídeos de unos Grammy en los que Adele le quitó la silla a Lady Gaga

13 febrero, 2012 - 18:55 - Autor:

Más que la silla, le quitó el trono y tampoco fue una gran sorpresa. Adele se llevó los seis premios a los que estaba nominada, incluidos los más importantes: 21 es el mejor álbum, y Rolling in the Deep la mejor canción (se premia a los compositores, Adele y su productor, Paul Epworth) y la mejor grabación (al productor y los ingenieros). Adele, además, volvía a cantar después de los problemas de cuerdas vocales que causaron la suspensión de su gira el pasado otoño. Su interpretación de Rolling fue bastante buena, ha recuperado la voz, desde luego (a excepción de un pequeño gallo en a los 3:05 minutos).

http://www.youtube.com/watch?v=IbeNYajroW8

Lady Gaga, aún sabiendo que no iba a ser su noche, aguantó como una campeona el chaparrón y ver cómo no se llevaba ni un sólo gramófono a casa. Estos últimos meses han debido de ser duros para la diva neoyorquina: parecía que con Born this Way se lo iba a comer todo, y se ha quedado a medias. La razón habrá que buscarla en cierta sobreexposición en los últimos años, pero sobre todo en la ausencia en ese disco de hits como Poker Face o Bad Romance.

Otros que triunfaron, y me alegro, fueron Foo Fighters, que se embolsaron los cuatro premios de las categorías rockeras (superando a Wilco, Radiohead o Mastodon) más el de mejor documental, con su Back and Forth. Curiosamente, ninguno de esos galardones eran por mi canción favorita de Wasting Light, Rope, que sí tocaron en directo, en una especie de dúo con Deadmau5, que la remezcló hace unos meses.

Bien le fue también a Kanye West, que se  llevó los cuatro reconocimientos de la categoría de hip-hop, aunque le debió de parecer poco tener sólo una nominación de las importantes (canción  del año, que perdió ante Adele) y no apareció en la ceremonia.

Sí estuvieron los Beach Boys, juntos otra vez sobre un escenario después de décadas de mal rollo entre ellos. Una pena que la cosa quedara un poco flojilla, entre otras cosas porque los grupos con que les pusieron (Maroon 5 y Foster the People) no pegaban ni con cola… De todas formas, sólo puede ser una buena noticia saber que este año, por su 50 aniversario como grupo, los Beach Boys girarán otra vez e incluso sacarán nuevo disco (este me da un poco más de miedo).

http://www.youtube.com/watch?v=lN6Lv20qXhE

Para nota estuvo el medley de Abbey Road (Golden Slumbers, Carry That Weight, The End) que se marcó Paul McCartney, que al final incluso tuvo su duelo de solos de guitarra con Bruce Springsteen y Dave Grohl.

http://www.youtube.com/watch?v=NUs_dXXGs44

Y muy bien también el show de Nicki Minaj, homenaje a El exorcista incluido, con Roman Holiday (pincha aquí para verlo).

La penosa muerte de Whitney Houston estuvo presente en los Grammy, claro, con una oración colectiva al comienzo (muy americano) y una interpretación de I Will Always Love You a cargo de Jeniffer Hudson. Y entre el resto de los premiados, hay que destacar el grammy de Alison Krauss, que es ya el número 27 de su carrera (sí, 27). En la categoría de mejor álbum latino de pop/rock, desgraciadamente no lo ganaron mis adorados Amigos Invisibles ni Calle 13, sino Maná. En fin, es obvio que los premios no siermpre reconocen a los mejores…

Aquí se puede consultar la lista de premiados entera.

Explosions in the Sky, Paul McCartney, Leonard Cohen y la música del 11-S

9 septiembre, 2011 - 8:00 - Autor:

Este domingo se cumplen diez años de los ataques del 11 de septiembre de 2001, lo cual da para muchos homenajes musicales y algunas polémicas. Entre los primeros, The Love We Make, un documental de Paul McCartney dirigido por Albert Maysles (el del Gimme Shelter rollingstoniano). El beatle estaba en Nueva York, listo para volar la mañana del 11-S. Obviamente, su avión no despegó y McCartney decidió  en ese momento organizar un concierto benéfico para las víctimas de los atentados en el Madison Square Garden. Eso es lo que cuenta, en sobrio blanco y negro, la película, que se estrena ahora.

Entre las polémicas, los pobres post-rockeros texanos de Explosions in the Sky, que este 11 de septiembre actúan en Boise (Idaho), y parece ser que la marquesina de la sala que lo anuncia (“Explosiones en el cielo este 11 de septiembre”) ha sido demasiado para las suspicacias de algunos honorables ciudadanos idahenses, cuyas protestas han sido recogidas (cómo no) por algunos informativos… ¡Si es que van provocando con ese nombre!

 

Pero los que se comieron buenos palos mediáticos en los días posteriores al 11-S fueron los raperos The Coup, que justo iban a sacar por esos días un disco, Party Music, que increíblemente les mostraba en la portada haciendo explotar las Torres Gemelas. Por supuesto, tuvieron que retrasar la edición del álbum y cambiar la portada, que no era un boutade de raperos gangsta: The Coup hacen hip-hop altamente político y reivindicativo.

Boots Riley, la mitad del dúo junto a Pam The Funkstress, accedió a cambiar la portada, pero no de buena gana: “Ha habido un encubrimiento en los medios en los últimos días”, declaró poco después del 11-S, “sobre el papel de EE UU en el mundo y el hecho de que se asesinan a cientos de miles de personas cada año para proteger beneficios. Ahora bien, ¿cómo podría llegar a decir eso en el escenario mundial e interumpir las mentiras que la CBS, CNN, NBC y todo el mundo está diciendo? En mi opinión, eso sería manteniendo la portada. No porque piense que mirándola pilles ese mensaje que te digo, sino como una forma de tener una plataforma  para interrumpir esa corriente de mentiras”.

En un tono exento de polémica, de homenaje a las víctimas, en los años siguientes a 2001 se produjeron muchas canciones relacionadas con el 11-S, como Let’s Roll, de Neil Young (sobre  los pasajeros del avión  que se dirigía a la Casa Blanca) o el disco entero de The Rising, de Springsteen. Pero me gusta más la canción neoyorquina que compuso Leonard Cohen, On That Day.

http://www.youtube.com/watch?v=20q1QSibaXk

Darío Manrique BIO

Darío Manrique Nacido en Burgos en 1977. Estudié periodismo en la Complutense de Madrid y he trabajado en la web loquesea.es y, durante cinco años, en la redacción de Rolling Stone.

Desde 2006 soy 'freelance' y colaboro en Rolling Stone, Esquire, Harper's Bazaar, Radio Gladys Palmera, Efe Eme, On Madrid, Muchoviaje, El Dominical, Viajar... Nos leemos.