Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Las 10 reunificaciones más patéticas de la historia reciente del rock

10 enero 2013 - 14:10 - Autor:

Músicos abandonando el escenario en pleno show, declaraciones de odio eterno en entrevistas promocionales, fiascos sónicos, sex symbols avejentados, punks recibiendo su propia medicina… Sea por necesidad de hacer caja o de satisfacer el ego, estas son las reuniones rockeras más lastimosas de los últimos tiempos.

BARÓN ROJO

La reunión en 2011 de la formación original de los indiscutibles reyes del heavy metal español (los hermanos De Castro –titulares de la marca– a las guitarras, Sherpa al bajo y Hermes Calabria a la batería) despertó el interés de la fiel parroquia jevarra y en términos de taquilla la gira fue bien, que es de lo que se trataba. Pero las tensiones no estaban aparcadas. “La reunión ha sido la cutrez más cutre del siglo. Este Barón era un cadáver, muy bien conservado porque en el escenario lo dábamos todo, pero no ofrecíamos nada nuevo. La gente veía el montaje y decía, ‘Qué cutre, tío’, y a mí me daba vergüenza”, ha comentado Sherpa a posteriori. 

 

THE BEACH BOYS

Lo que prometía ser un bombazo –la reunión de los supervivientes de los Beach Boys, Brian Wilson, Mike Love, Al Jardine, Bruce Johnston y David Marks, tras más de dos décadas sin pisar juntos un escenario– finalmente se quedó en gatillazo. Sucedió en la gala de los Grammys de 2012. Ver a unos “chicos de la playa” septuagenarios y devastados por los excesos recrear feblemente algunas gemas de su obra maestra “Pet Sounds”… más que emoción lo que da es lástima. De hecho, no hay ni grabación oficial del momentazo.

 

NKOTBSB

Las boy bands son de por sí poco estimulantes, así que una gira de dos boy bands los es aún menos, y la cosa empeora si hace 20 años que dejaron de ser “boys”. Es el caso de los New Kids On the Block y los Backstreet Boys, quienes, bajo un impronunciable acróstico, se embarcaron en 2010 en un tour que atufa a necesidad de sanear cuentas corrientes y que pasea su patetismo por el mundo. Un despropósito de cuarentones cantando a los picores adolescentes, bailando coreografías dinámicas y vistiendo modelitos horteras.

 

THE MONKEES 45 ANIVERSARIO

Las imágenes hablan por sí solas. Un grupo de señores mayores con pinta de ídems se esfuerza por insuflar algo de vida a una melodía, “I’m a Believer”, que en su contexto fue un trallazo energizante. Entre el público, apenas unos pocos hacen amago de mover la cabeza. Quizá esa fuese la razón de que Davy Jones, cara visible de los Monkees, hubiera rechazado hasta 2010 suculentas ofertas de reunión. Moriría un año después, contratiempo que al menos le hizo ahorrase el bochorno del 50 cumpleaños.

 

THE DOORS DEL SIGLO 21

Que pierdas a tu cantante y líder carismático, como pasó en 1971 cuando a Jim Morrison le dio por morirse en una bañera parisina, es una faena. Tanta que The Doors dieron el paso lógico de disolverse. Hasta que en 2001 parece que pesó más el llenar los bolsillos que el arruinar el prestigio de un legado legendario y dos de los miembros originales, Robbie Krieger y Ray Manzarek, reactivaron el proyecto. El lugar de Morrison lo ocupó el británico Ian Astbury, ex cantante de The Cult, quien optó por la imitación descarada. Recientemente, el batería original les demandó por manchar el nombre de la banda. “No pueden ser The Doors [las puertas] sin Jim. Pueden ser Las Ventanas o Las Bisagras, no me importa mientras no sean The Doors”, declaró.

 

SEX PISTOLS

Que tu lema en los años 70 fuese “No future” le resta credibilidad (por no hablar de coherencia) al hecho de que decidas regresar 20 años después tocando el mismo repertorio. Es el caso de los Sex Pistols, que al menos tuvieron la sinceridad de bautizar su gira de regreso de 1995 como la del “Lucro Indecente”, explicitando así los motivos de la reunión. Ver a Johhny Rotten convertido en una especie de avejentado Bart Simpson no debió resultar muy estimulante para el público, que entre bostezo y bostezo no dudó en lanzarle objetos (como en su actuación en Vitoria). Las famosas palabras con las que se despidió la primera vez, “¿Alguna vez habéis sentido que estáis siendo engañados?”, se volvían ahora en su contra como un boomerang envenenado.

 

STONE ROSES

Que la vuelta de un grupo está cogida con pinzas y motivada más por necesidades monetarias que por impulsos artísticos queda patente cuando el batería del grupo abandona el escenario en plena actuación, dejando a compañeros y audiencia estupefactos. Es lo que sucedió el verano de 2012 en Ámsterdam durante la gira de reunión de Stone Roses, adalides del sonido Manchester a finales de los 80 y principios de los 90. “El batería se ha ido a casa. No estoy de coña, el batería se ha ido a casa. Podéis pagarlo conmigo si queréis, puedo soportarlo. Qué puedo decir… el batería es un hijo de puta”, anunciaría en directo el egocéntrico líder, Ian Brown. Ni que decir tiene que Reni, el baterista a la fuga, volvería al redil y la banda siguió haciendo caja por los numerosos festivales en los que estaban anunciados.

 

THE VELVET UNDERGROUND

La muerte de su mentor, Andy Warhol, a quien dedicarían el disco “Songs for Drella” (1990), dio a Lou Reed y John Cale la oportunidad de aparcar sus diferencias. Estimulados por el éxito debieron pensar que ya era hora de reparar la injusticia de ser una de las bandas más influyentes del rock que menos caja había hecho (“El primer disco de la Velvet vendió sólo 10.000 copias, pero cada persona que lo compró formó un grupo”, diría Brian Eno). Así que en 1992 se unieron a los miembros originales Mo Tucker y Sterling Morrison para una gira (que incluyó algunos “humillantes” bolos como teloneros de U2) y un disco que finalmente no vio la luz, dado que las rencillas entre sus dos principales compositores no tardarían en reaparecer. Un broche feo para una carrera legendaria.

 

MöTLEY CRüE

Cualquiera que haya leído “Los trapos sucios”, la muy recomendable (aunque nada edificante) biografía del cuarteto angelino, sabe el motivo de las numerosas reuniones de la banda: la imperiosa necesidad de dinero con el que pagar las jugosas pensiones de las ex esposas y sostener un delirante –por excesivo– estilo de vida. Entre ellos, Vince Neil, Mick Mars, Nikki Sixx y Tommy Lee, por decir algo suave, no se soportan. Pero cuando te vendes como el grupo de metal “más peligroso del mundo” y es el anciano Larry King el que hace una conexión en directo para entrevistarte momentos antes de salir a tocar en tu gran concierto de reunión, cosa que sucedió en 2001 a santo de la publicación de “Saints of Los Angeles”, es que algo falla estrepitosamente. “Aún nos odiamos”, confiesa Neil en el vídeo.

 

LED ZEPPELIN

Terminamos este infame repaso volviendo la vista hasta 1985. Cinco años después de la muerte de su excesivo batería, John Bonham, ahogado en su propio vómito, Jimmy Page y Robert Plant deciden juntarse para tocar unas canciones en la edición americana del mítico concierto Live Aid. Así, ante una de las audiencias más millonarias de la historia de la música, este par de ex dioses del rock ofrecieron una de las actuaciones más lamentables que se recuerdan (ese día sólo fueron superados en patetismo por Ron Wood y Keith Richards, pero eso es otra historia). Echarle la culpa del fiasco a un anémico Phil Collins, que se encargó de tocar la batería, no sería del todo justo. Aquí está el vídeo para certificar la magnitud del desastre.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://blogs.lainformacion.com/strambotic/2013/01/10/reuniones-pateticas/trackback/

4 Comentarios

Deja tu comentario

Puede seguir esta conversación suscribiéndose a la fuente de los comentarios de esta entrada.

Creo que donde Williams daba asco era en Take That, no en NKOTB ni en BSB.

Tienes toda la razón Iosu. Corregido. Gracias!

Que lastima que cualquiera a día de hoy pueda ser bloguero, porque se habla sin mas, con historias de relleno y sin contrastar. Ademas que me gustaría saber, ya no solo tus gustos musicales, sino tus conocimientos en ellos. Si es cierto que esa no fuera la mejor actuación de led zepelin, pero sigue siendo grandiosa, no como tu enorme boca y la de muchos que ni llegáis a redactores, habitándoos convertido en simples becarios-lacayos devoradores de basura, difamando continuamente y con noticias de este índole. Y en ocasiones he visto mas sensacionalismo en peores artículos de esta web, así que no te sepa mal. Que el tuyo no es el peor.

P.D: me he molestado en ver tus artículos y decir que me gusto el de “El mayor pirata de la historia fue…una mujer”.

Gracias, por permitirme comentar, espero que este comentario no sea borrado como otros que ya he enviado anteriormente.

LO DE LOS BEACH BOYS FUE HISTÓRICO, IGUAL QUE LO DE ZEPPELIN. TIENEN 70 AÑOS, OBVIO QUE NO CANTAN O TOCAN COMO A LOS 20, ES UNA CRÍTICA MAS QUE OBVIA Y SI SOS AMANTE DE LAS BANDAS DE ROCK (DEBES SER REGGAETONERO) TU SENSACIÓN DEBERÍA SER DE ADMIRACIÓN Y NO DE CRITICAS TONTAS.
¿CUÁNDO SE VAN A VOLVER A REUNIR? NUNCA MÁS. MIENTRAS QUE LAS BANDAS PEDORRAS LATINAS -DE LAS QUE DEBES SER AMANTE- HAY PARA UN PAR DE MESES MÁS HASTA QUE PASEN DE MODA.
NO TENES CRITERIO PARA CRITICAR. EL DICCIONARIO DICE QUE LA GENTE QUE NO POSEE CRITERIOS NI ARGUMENTOS PARA JUSTIFICAR SU DISCURSO ES UN I-M-B-E-C-I-L.

Deja tu comentario

Sobre el blog

De los creadores de Sonotone, el Desternillador, la Cacharrería y el Mundo Insólito, entre otros muchos fracasos, llega para sus ojos Strambotic. De esta nos forramos. Síguenos en @strambotic y en facebook.com/strambotic.

Facetrambotic

Suscríbete a este Blog

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube